¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

Subastas judiciales

Las subastas judiciales desde la mirada de un subastero

La enervante avaricia de los parásitos

  

 

Estos días en los que los sufridos ciudadanos estamos pasando las de Caín para pagar el impuesto sobre la renta de las personas físicas correspondiente a 2016 es un momento fantástico para meditar en qué está el gobierno gastando nuestro dinero.

Ese dinero no es de todos, sino que el dinero es de los ciudadanos a quienes nos lo han quitado. Otra cosa es que luego se gaste para todos o se gaste solo en los pocos privilegiados de siempre.

Actualmente ya da lo mismo que gobiernen los socialdemócratas de izquierda o que lo hagan los socialdemócratas de derecha. El resultado es siempre el mismo: el gasto social para alimentar el gigantismo del estado de bienestar siempre se incrementa. Ni siquiera la peor crisis de los últimos 69 años ha tocado ni un ápice de este gasto social.   Leer más

Mi campaña anti-okupas

Si hay algo que me indigna del gobierno actual, incluso mucho más que sus evidentes meteduras de pata en materia de corrupción, es que me parece increíble que sea precisamente durante estas legislaturas supuestamente de derechas cuando más se está extendiendo, echando raíces e institucionalizándose el problema de las mafias de okupas que roban nuestra propiedad más privada, nuestros hogares, sin que aparentemente se pueda hacer nada.

Algo así se podría esperar de un gobierno comunista de Podemos.

O incluso, y mucho más plausible, se podría esperar de un gobierno del PSOE apoyado y cogido por los huevos por los de Podemos e Izquierda Unida.

Pero no me digáis que no es la releche que esté sucediendo en un país occidental, capitalista y gobernado por la derecha.

Aunque ya sabemos todos desde siempre que la derecha española no está formada más que por tontainas y mierdecillas acomplejados. De lo contrario le darían a este problema la importancia que tiene y estarían poniendo los medios para solucionarlo.   Leer más

Segundas partes nunca fueron buenas. Capítulo II de la increíble historia "Haz el bien pero mira bien a quien"

Pues como iba diciendo, este tipo, Mfmelo, es un pozo inagotable de anécdotas y chascarrillos. Lo que viene ahora es la continuación del relato de la semana pasada titulado "Haz el bien, pero mira bien a quien".

A continuación...

 

 

CAPÍTULO II

La penitencia y el Calvario, siguen.

Corría el año y mes de diciembre de 2.012

Un día me llama una inmobiliaria que decía tener una persona como inquilina y que cumplía todas mis exigencias. Al igual que otras veces, redacté el contrato de alquiler, ya que no admito los contratos que me hacen las inmobiliarias. Pero uno de mis empleados, que era el que tenía que ir a cerrar el contrato, estaba enfermo en esos días. La inmobiliaria estaba muy pesada con el alquiler y no hacía más que llamar por teléfono, para llevarse la mierda de la comisión. Al final tuve que ir yo y al llegar a unos 30 metros de la inmobiliaria vi que la empleada estaba en compañía de una mujer de etnia gitana. Me cogió totalmente por sorpresa y al acercarme a ellas me dijeron ¿tú eres fulano de tal?, dije que sí y firmamos el contrato de alquiler, pero dejé dicho a la inmobiliaria que el contrato que se tenía que firmar era el mío. Pero resulta que el avalista de la nueva inquilina era un yerno suyo, payo, que tenía nómina y al estar trabajando había dejado el contrato ya firmado, por lo que al final firmamos los dos contratos. Menos mal, de lo contrario yo no hubiera cobrado.   Leer más

Haz el bien pero mira bien a quien

Este Mfmelo es un tipo de cuidado. No solo es un subastero híper experimentado y lleno de anécdotas sino que en cuanto él lo decida... zasss, me quita de en medio. Simplemente anunciando que va a publicar su propio blog me quita dos o tres mil lectores como que dos y dos son cuatro. Si todavía no lo ha hecho es porque es muy buena gente (como pronto veremos) y un fiel seguidor del dicho "vive y deja vivir".

Y además es refranero, como yo, y eso gusta a los lectores. 

O sea, que sería muy dura competencia.

Pero no importa. De hecho, el día que él lo decida me tendrá a su lado para ayudarle y anunciar a los cuatro vientos que ha nacido una estrella. Y lo diré con el orgullo de poder añadir que sus primeras letras las redactó en mi propio blog.

Lo que vas a leer a continuación, querido lector, no es más que una de las muchas anécdotas que atesora, escrita de su puño y letra.   Leer más

¿Qué diablos pasa con las cláusulas de vencimiento anticipado?

1. Lo primero, un viaje al pasado

A mediados de la década de los noventa me dejé convencer por el director de mi sucursal bancaria del BBVA para dejar de invertir directamente mi propio dinero en las subastas. El tipo me diseñó una estructura por la cual yo invertía toda mi liquidez en algunos fondos gestionados por el banco y ellos me concedían una línea de crédito garantizada mediante la pignoración de dichos fondos de inversión. Así apalancado podría obtener beneficios por las dos vías, por la del rendimiento de los fondos de inversión y, simultáneamente, por la de mi propio negocio de invertir en subastas con el dinero de la línea de crédito, cuyo interés era muy pequeño y que no pagaba ni un duro por el capital no utilizado.

Ni se me pasó por la cabeza que si las cosas se torcían el banco podría enseñarme los dientes.   Leer más

ING Direct me roba 70.000 euros y no tengo cómo ni a quién quejarme

Antes de nada, querido lector, decirte que leas este post al completo, pues al final se producen dos circunstancias realmente sorprendentes. Estos de ING Direct no solo son unos cuatreros, sino que además son tontos de remate.

Los de ING Direct van de modernos y de guays porque todo lo hacen en la nube. Pero eso, que en teoría debería ser una ventaja para sus clientes, o al menos debería ser neutro, en realidad esconde la triste realidad de que como tengas la más mínima controversia con ellos no hay manera de protestar. Por mucho que les llames e intentes razonar con la joven que interponen para que haga de muro no te va a servir de nada. 

La valla de Melilla en un simple seto comparado con el muro que estos golfos interponen entre ellos y sus víctimas más cabreadas.

    Leer más

El Lado Oscuro, impenetrable al interés del ciudadano

Sapos y culebras pugnan por salir de mi boca mientras esta tipa me mira con desdén con sus ojos de rana.

En milésimas de segundo decido que en vez de vomitar sobre ella toda la rabia que me está produciendo su actitud mejor cojo el jarrón con flores secas que tiene en el aparador y se lo estampo en esa frente kilométrica donde los niños podrían disfrutar de lo lindo haciendo patinaje artístico. 

Pero ojo, un momento, es una mujer y si la hostio igual me salen con lo de la violencia machista y me empapelan.

Ja, pero como no estamos casados ni somos pareja no podrían acusarme de violencia doméstica. Si acaso solo de violencia contra la autoridad.

Y además, mientras le sonrío al jarrón y me decido por él, me da tiempo a pensar que quizás ni siquiera sea una mujer. Quizás sea un hombre con vagina, que ahora están muy de moda.   Leer más

Esta hipoteca es una ruina (para el banco)

Prólogo de Tristán

Francisco ha visto cosas que no creeríais. No le ha hecho falta ir hasta la Puerta de Tannhaüser para ver rayos C y otras cosas aún más cachondas. Y lo cierto es que le suceden las cosas más extrañas que os podáis imaginar. El fue el cliente que me acompañaba en nuestro encuentro con aquel okupa gitano que unas semanas después la palmó porque se electrocutó cuando estaba robando cobre en una fábrica. Luego se nos murió el expropietario de un piso subastado a quien habíamos ido a visitar. La demandada siempre le echó la culpa del fallecimiento de su marido y nos puso la proa hasta el último minuto. En finalmente también fue él quien descubrió que el expropietario de otra de sus viviendas adjudicadas había hecho de su casa la oficina de un chiringuito financiero de los chumgos, engañando a propios y extraños haciéndose pasar por un gran especulador de los mercados financieros.   Leer más

El curso Triunfa Con Las Subastas ya está a la venta (y yo casi muero de éxito)

Imaginaos la cara que debí poner en mi segundo webinar cuando, estando en directo, me dispongo a mostrar a millones de asistentes (en mi imaginación calenturienta) el curso de subastas en el que llevo trabajando casi en exclusiva durante los últimos seis meses y hago clic en el temario y el resultado es...

Resource Limit is Reached

This website is temporarily unable to service...

 

Dame veneno que quiero morir, dame venenoooo
Que antes prefiero la muerte que dormir contigo
dame veneno ay para morir...

 

Que eso le suceda a un conferenciante con tablas se puede soportar. Seguro que sale bien del paso

¿Pero que le suceda a un pobre campesino novato en estas lides?

En fin, cosas del directo.

Lo que había sucedido es que en cuanto compartí a los asistentes la url de la página de ventas del curso de subastas, hubo estampida y todos quisieron visitarla a la vez y como por lo visto no la teníamos todavía cacheada porque nadie imaginamos que tal cosa pudiera suceder, pues el servidor se cayó y hasta que el webmaster no la cacheó (a la web del curso) no pudo sostenerse en pie con una mínima dignidad.   Leer más

Apúntate a mi próximo webinar el próximo lunes 20 de febrero a las 19horas

Ayer llevamos a cabo el primer webinar de mi historia de bloguero y quiero agraderte tu asistencia al mismo y tu comprensión por mis errores de novato. Errores que no han impedido que yo lo considere un éxito de crítica y público. Lo cierto es que estoy muy satisfecho con el resultado y hubo bastante más gente de la que suponía. 

De hecho hice muy bien en multiplicar por bastante el aforo disponible.

 

       

 

Por cierto...

¿Recuerdas que aseguré que no importaba que te perdieras el webinar de ayer porque yo me encargaría de subir el video a Youtube para que pudieras verlo en diferido?

Pues no va a poder ser porque por lo visto falló la tecnología y la cámara dejó de grabar. 

Se me vio perfectamente pero la grabación solo funcionó para la pantalla pero no para la cámara.    Leer más

Autor del blog

  • Tristán el subastero

    Tristán el subastero

    Información y opiniones sobre el mundo de las Subastas Judiciales desde la mirada de un subastero.

Envía tu consulta
Yo he visto cosas que vosotros no creeríais... Atacar naves en llamas más allá de Orión, he visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la puerta Tannhaüser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia.

Subastonomics


  • Más leído
  • Más recomendado

Sitios que sigo

Conoce la otra comunidad del grupo Emergia.

Verema: Vinos, Restaurantes, Enoturismo y Club de Vinos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar