Mi solución al desastre judicial

110

Aunque se que mi propuesta va a indignar a algunos, como lo prometido es deuda, hoy voy a aportar mi solución al insostenible desastre judicial español. A ver si conseguimos que portadas como la de "El jueves" no estén en el futuro tan justificadas como hoy.

En primer lugar me gustaría mencionar que casi todos estamos de acuerdo en que España necesita varias reformas estructurales para colocarnos en el lugar que nos corresponde entre los países más adelantados del mundo. Pero lo que apenas he oído mencionar es que, concretamente en España, la reforma estructural más importante y con mayor potencial de transformación del país es, precisamente, la reforma del sistema judicial. 

Necesitamos un sistema judicial capaz de dar respuesta en unos pocos meses a cualquier desencuentro legal. No me refiero a las grandes demandas civiles tipo "Torres Kio", "Gran Tibidabo" o "Forum Filatélico", sino a los pequeños y medianos pleitos, que podrían resolverse en semanas o meses porque las pruebas son aplastantes (letras firmadas, escrituras de hipoteca, etc.) pero cuya resolución se demora más de cuatro años la mayoría de las veces.

¿Cuántos acreedores legítimos se ven obligados a cancelar sus deudas por la mitad del principal porque saben que eso es mejor que meterse en un pleito de varios años tras el cual se colocarán, en el mejor de los casos, como el último de los acreedores embargantes? Este es el pan nuestro de cada día. Hay abogados que se han especializado precisamente en eso, en llegar a acuerdos que eviten el pleito a costa de que el acreedor se conforme con cobrar solo una parte de lo adeudado. Muchos morosos profesionales viven de eso, sabiendo que al final solo van a tener que pagar una parte de sus deudas.

Ignoro si existen estudios sobre el lastre que eso supone para la economía española, pero sospecho que es muy grande. Solo en el mercado del alquiler de viviendas, se calcula que más del 90% de los potenciales arrendadores prefieren cerrar sus casas que exponerse a los peligros que todos conocemos.

Hasta aquí he resaltado la importancia de tener un sistema judicial con sentencias previsibles y rápidas. El problema es cómo conseguirlo. Pero la solución la tenemos delante de nuestras narices aunque no la sepamos ver.

¿Acaso no funciona fenomenal el sistema español de Notarías y el de Registros de la Propiedad? Mi propuesta sería replicar dichos sistemas de forma que los jueces, una vez aprobada su oposición y designada la plaza en la que tienen que ejercer, simplemente tuvieran que contratar al personal del juzgado, tal como hacen los notarios o los registradores y a funcionar. Otros tendrían que hacerse cargo de juzgados existentes, como ocurre tantas veces con las contratas públicas, pero siempre con capacidad para despedir o contratar. Como en cualquier empresa.

Este Tristán es un cabrón neoliberal y lo que propone es introducir criterios de rentabilidad y de beneficio en un servicio público, QUIERE PRIVATIZAR LA JUSTICIA. 

Pues claro que quiero introducir criterios de rentabilidad, precisamente porque por tratarse de un servicio público, debemos procurar que sea rápido y eficaz y está archidemostrado que el camino más corto para conseguirlo es que los implicados directos se beneficien de ello. Y más aún si conseguimos que se haga sin costes extra ni para los ciudadanos ni para para la Administración, igual que las notarías y los registros.

En realidad lo que propongo es que se calcule el coste que tiene para el Ministerio de Justicia cada sentencia dictada por los juzgados y que el coste medio sea el precio que la Administración pague al juez por cada demanda, pero solo cuando la sentencia sea firme, haya sido ejecutada y se pueda archivar. De forma que si la sentencia es recurrida y tumbada en segunda instancia, sea esta segunda instancia quien cobre el precio y se quede el primer juez con un palmo de narices, así aprenderá que la Judicatura no está para hacer un uso alternativo del Derecho, sino para aplicar estrictamente la Ley. Si la sentencia es confirmada, cobra el primer juez y los honorarios del juzgado de segunda instancia los paga el recurrente, que así aprende que recurrir por recurrir y para dilatar los procedimientos no sale gratis.

Mi abogado siempre dice que es imposible predecir qué sentenciaran los Juzgados de Primera Instancia, pero que las Audiencias Provinciales están para poner las cosas en su sitio aplicando correctamente la Ley. Con la reforma que propongo se acabaron las sentencias creativas porque al juez le pueden suponer no cobrar por el trabajo realizado y entonces con qué dinero le pagaría el sueldo a los empleados del juzgado. Los jueces tendrían que ajustarse a Derecho y los eternos recursos disminuirían y todos ganaríamos con ello.

Lógicamente los futuros empleados judiciales ya no serían funcionarios, y de nuevo ganaríamos el resto de la ciudadanía. Menos funcionarios, menos impuestos. Simultáneamente, cuantas más sentencias dictadas, firmes y ejecutadas, más pasta gana el juzgado, miel sobre hojuelas, pasta para el juez, primas a la productividad para sus empleados que pueden ganar bastante más de lo que ganaban hasta ahora con el sistema actual, acreedores contentos y dispuestos a invertir aún más en sus negocios, etcétera. Todos ganamos y nadie pierde, bueno no, pierden los que hasta ahora se aprovechaban de la lentitud de la Justicia.

Para los que repliquen que esto es una barbaridad y que los experimentos hay que hacerlos solo con gaseosa, mi propuesta es que la reforma se aplique solo a los juzgados de nueva creación, hasta que los dichos "juzgados reformados" representen un máximo del 5% sobre el total de juzgados. Cuando la ciudadanía compruebe que ese 5% de los juzgados se cepilla tranquilamente el 25% de la carga de trabajo y que sus estadísticas de sentencias recurridas y tumbadas se reduce casi a cero, entonces habrá llegado el momento de llevar a cabo la reforma total.

Lo que le pido a los pocos lectores que aún me quedan es que piensen en esta propuesta sin etiquetas y teniendo en la cabeza exclusivamente los resultados previsibles de la misma, sin entrar en ideologías ni en politiqueos. A muchos les da grima la palabra "privatización", como si significara que el ciudadano va a perder parte de sus derechos o va a tener que pagar por ellos. Nada más lejos de mi intención. En este caso, el ciudadano no tiene por qué pagar nada más de lo que ya paga y sus derechos se van a ver incrementados con una resolución más rápida de sus conflictos judiciales y con una inmediata disminución de la conflictividad judicial.

En los años ochenta había muchos que parecían encantados con la gran utopía comunista, un sistema totalitario y criminal que tiranizó a la mitad de los europeos y engaño a parte de la otra mitad. Esta propuesta no va dirigida a los nostálgicos de aquel gulag, los cuales seguro que están vomitando de asco al leer estas líneas. No, ellos jamás aceptarán que LA ÚNICA Y VERDADERA UTOPÍA ES DISFRUTAR DE UNA JUSTICIA VERDADERA Y RÁPIDA y que lo importante es alcanzar ese objetivo sin detenerse en si alguien se beneficia o no por el camino. El resto son monsergas.

 

  1. #40
    23/03/11 09:10

    Hola Tristan,

    Hace tiempo que te sigo y cada vez estoy más de acuerdo con tus ideas. Todo lo que sea el trabajar por beneficios y productividad lo veo bien. Del tema de la justicia no puedo hablar por no conocerlo.

    En general, cada vez me doy cuenta que en España mucha gente cobra 1.000€ cuando deberían cobrar mucho más por su trabajo (esto se puede ver muy bien en países nordicos); todo el dinero que dejan de cobrar es dinero que se malgasta en los sistemas públicos INEFICACES de gestión de nuestros impuestos. Pero hay mucho politiqueo y mucha gente que vive de chupar del político de turno sin aportar nada a la sociedad, y se conforma con esos 1.000€ sin hacer nada.

    Hasta que no cambiemos esta mentalidad no llegaremos a ser nunca nada.

    Saludos

    Nebe

  2. en respuesta a Yo mismo
    #39
    22/03/11 23:38

    Resulta que el TC ha descubierto las maravillas de la externalización, y ha subcontratado con el exterior la auditorias de cuentas que debería realizar funcionarios del propio Tribunal. Los auditores tiene acceso a toda la información de las administraciones investigadas, TODA.

    Posteriormente, esas auditoras ofrecen sus servicios a las entidades auditadas, para hacerles la auditoria interna, llegando con ello a vender dos veces el mismo trabajo, una al TC y otra a la entidad auditada.

    Luego, naturalmente, ofrecen los servicios de consultoría, porque ¿quien va a conocer mejor que ellos los problemas de las entidades y como resolverlos? Pues resulta que utilizan TGN y similares (usadas para extraer el conocimiento de grupos de personas) y le venden a la Administración correspondiente los conocimientos que ya tienen ¡sus propios funcionarios! naturalmente, cobrando una cuenta bien suculenta.

  3. #38
    22/03/11 23:29

    Habría que comenzar por algunas cuestiones prejudiciales que evitarían que se convirtieran en judiciales.

    - Base de datos pública de morosos en la que cualquiera podría consultar las fechorías de determinados individuos con los que pretendiera contratar. Si tiene la fea costumbre de no pagar, no se contrata con él, ni siquiera se perdería el tiempo en hacerle un presupuesto. En ella se incluirían a los administradores de sociedades y los pufos que han dejado en las mismas. No hay contrato no hay pleito.

    - Cuenta de correo electrónico también pública vinculada al DNI electrónico, a través de la cual se pueda notificar cualquier cosa a todo hijo de vecino, con un plazo generoso de notificación. Válida para las administraciones públicas, administración de justicia y relaciones entre particulares. Fin de la pérdida de tiempo en intentar notificar a todo aquél que hace lo imposible para no ser notificado. Para los analfabetos al estilo tradicional o digital, se puede poner a su disposición en cualquier ayuntamiento un servicio de entrega de los correos electrónicos recibidos atendido por funcionarios del mismo. Como les va a joder perder una mañana en tal tarea, los que estén en condiciones de aprender aprenderán por la cuenta que les tiene y los que no se lo encargarán a un hijo, vecino o cuñao. Al final serán muy pocos. El ahorro en tiempo y en gestión y transporte de papel compensaría con creces el gasto que esto pudiera suponer.

    - Hay demandas que no se deberían admitir a trámite y las sanciones previstas para estos casos deberían aplicarse severamente e incluso incrementarse. Se evitaría que sucedieran cosas como estas: http://contencioso.es/2011/01/25/demandas-curiosas-o-extravagantes-en-materia-contencioso-administrativa/. Hay otros lugares más adecuados pora hacer el mamarracho.

    Y ahora voy con algunas cuestiones judiciales:

    - No creo que la privatización o pseudoprivatización de la justicia sea la solución. El funcionario no es un bicho raro. Si se le pone una parte del salario vinculada a la productividad y los objetivos son claros, funcionará. Lo que sucede ahora es que hacer las cosas bien tiene el mismo premio que no hacerlas o hacerlas mal. Incluso hacer las cosas bien puede ser motivo de castigo. Colocar personal a dedo o reclutarlo como se hace para atender una finca particular también tiene sus peligros.

    - Las normas de procedimiento judicial parecen salidas del mismísimo Senado Romano o desde entonces han evolucionado muy poco. Sin entrar en temas más espinosos, no es normal que para una simple citación uno reciba cinco folios. de los que sólo necesita leer tres líneas para darse por enterado.

    - La Administración de Justicia es desde siempre la cenicienta de todas las administraciones. Tiene que ser dotada de los medios tecnológicos adecuados. Si se hace el ahorro en costes compensará con creces el gasto actual, por no hablar de la eficiencia. Claro que si alguien se molesta en entrar en www.poderjudicial.es, podrá comprobar por qué no funciona nada y como no se deben hacer las cosas. Hasta que no se prohíba terminantemente la presencia en los juzgados de aparatos antediluvianos como la impresora, la fotocopiadora, el fax y el bolígrafo, no se conseguirá nada

    - Los procuradores deben ser eliminados. No aportan nada o casi nada y encarecen el proceso. Se les deberán asignar otras funciones que solucionen el problema.

    - El que pierda el pleito deberá ser siempre condenado en costas y deberán ser generosas. De este modo el que lo vea feo se lo pensará y preferirá un mal arreglo antes que un juicio.

    Esto me está quedando demasiado largo. Habrá que dejar algo para los demás.

  4. en respuesta a Sáenz
    #37
    22/03/11 23:25

    ¿Podrias desarrollar esa similitud entre el trabajo de jueces y registradores? siendo curiosidad por saber donde está el símil y donde la diferencia.

    Que los ricos tienen una justicia y los pobres otra no es ninguna novedad. Tenemos que nuestro rico número 1 el señor Botín se permite el lujo de tener incluso su propia doctrina judicial en el supremo. Tenemos a los Albertos, que con sentencia de cárcel firme, ni la han visto, tenemos al Sr. Alierta, que tras levantarse junto con su sobrino 300 M€, resulta que el delito prescribe por un tonto olvido judicial, y nunca se supo de que el CGPJ ni riñese siquiera al juez que "uy, se me olvidó".

    Piensa que los jueces son españoles, y van a usar y abusar de la ley como cualquier otro español sabe hacer, e incluso mejor (saben más del tema). El sistema se corrompería para maximizar la cuenta de resultados de Su Señoría, y la justicia sería una cuestión secundaria. Cuando conviniese se haría, cuando no, se haría otra cosa.

    Examinemos por un momento a los notarios, fedatarios públicos, se supone. En la reciente burbuja inmobiliaria salían un momento, durante los contratos inmobiliarios, solo lo justo para que cambiase de manos el dinero en B. ¿se hubiese atrevido algún notario a no hacerlo? hubiese sentido en su cuenta de resultados esa buena práctica, al dejar de realizarse contratos inmobiliarios en su despacho, lo que rápidamente habría reconducido su práctica hacia los usos habituales.

  5. #36
    22/03/11 23:04

    Mucha culpa la tiene el sistema judicial tal como está desarrollado; pero mirad que tengo un pleito parado 9 meses porque pidió justicia gratuita el demandado. Sabéis qué me dicen en el juzgado, que el colegio de abogados tarda casi año y medio en designar abogado de oficio. ¿Qué os parece?

  6. #35
    22/03/11 22:49

    y una cosa mas, los notarios gestionan procedimientos relaccionados con la jurisdiccion voluntaria (ausencia de conflicto de intereses), todo lo contrario de la Administracion de justicia (jurisdiccion contenciosa).

  7. #34
    22/03/11 22:44

    Tristán, coincido plenamente contigo en que el potencial de transformación de la sociedad de una Justicia eficiente es inimaginable.
    Pero, en mi opinión partes de una base equivocada: ¿tiene interés el Poder Ejecutivo en mejorar la eficacia de otro poder “independiente”, el Poder Judicial? Si la Justicia funcionase como es debido (de forma rápida y económica), las Administraciones públicas se enfrentarían a millones de pleitos que tienen perdidos. Y lo saben. Sólo en pleitos civiles, desde multas de tráfico a expropiaciones abusivas, con todo lo que se pueda imaginar por medio, a todos los niveles (municipal, autonómico o estatal). Si se obtuviese una sentencia en semanas y a un coste razonable, muchos ciudadanos se animarían a recurrir a la Justicia, en lugar de recordar la antigua maldición “pleitos tengas y los ganes…”. De rebote y para evitar perder juicios, la Administración tendría que cumplir estrictamente la Ley y sus plazos (que tendría que cumplir sus obligaciones para con los ciudadanos, vaya), lo que obligaría a exigir en la cantidad y en la calidad del trabajo de los funcionarios… ¡Una revolución! Y un quebradero de cabeza para los políticos…

  8. en respuesta a El cid
    #33
    22/03/11 22:06

    EN RESPUESTA AL POST DE TRISTAN EL SUBASTERO.

    En un Estado de derecho, uno de los principios básicos es el de primacia de la ley, porque la ley se hace en interes de todos, no solo del cacique neocon o politico mafiosillo de turno.

    Los funcionarios tienen una vinculacion permanente con la función pública no por capricho o suerte sino precisamente en aras a la proteccion del interes publico. Fijemonos que pasaria si tuviesemos funcionarios despedibles o acojonables a voluntad. Lo que pasaria seria que el cacique neocon de turno o sus amigos y familiares, directamente o via el politico tambien de turno impondrian su ley, la del mas fuerte, por encima de la de los demas, quizas por encima de vosotros que estais leyendo esto. Porque, "amiguito funcionario, olvidate de la ley, o lo haces como me interesa o bye bye..." Que os parece si dais por perdido de antemano vuestras pretensiones ante la justicia porque no teneis nada que hacer frente a fulanito o menganito... o si veis que quien tiene mas poder obtiene por norma privilegios que vosotros jamas llegareis a tener... etc

    Detras de cada idea hay un interes y detras de cada ideologia un monton de intereses.

    Evidentemente lo neocon esta arrollando, pero hay que explicarlo todo, y no quedarse solo en las pretendidas virtudes del mercado libre. Al menos que no nos arrollen la cabeza.

    Yo lo que propondria es reformar el sistema de subastas, hoy todavia corralito de unos pocos pese a la reforma de la Lec 2000, hacerlo verdaderamente accesible a todo el mundo, como en las subastas de la AEAT, eso si seria una modernización que aportaria algo,

    Saludos,

    OOG

  9. #32
    22/03/11 21:39

    Totalmente de acuerdo, llevo con una disolución de sociedad de gananciales 7 años, perdí una parcela, y ahora tengo el problema que habiéndome adjudicado mi propio piso en la subasta por 48000€ mi ex presenta un tercero que pretende llevarse el piso por 52000 euros mientras esperamos que el juez declare la subasta quebrada, o bien tenga que ceder mi piso, a un extraño por sólo 2000€ que paga, más que yo.

  10. #31
    22/03/11 21:12

    Eso que planteas se está haciendo en otros ambitos.

    uno es la inspección de los fondos comunitarios que está siendo revisados por auditorias, que a veces luego o antes, (dependiendo del caso), son revisadas por funcionarios.

    evidentemente el cobro de la auditora depende de la velocidad, porque cuanta mayor sea, antes acaban el trabajo y liberan antes mano de obra para otros servicios.

    Desde luego la opinión del primero manda mucho, sobre todo si es la auditoría, por lo que no se suelen detectar muchos fraudes y además todo va muy rápido.

    todos contentos, porque resulta que no hay fraudes y todo muy rápido... un pequeño matiz... ¡los fraudes existen!

    ¿que hay que reformar la justicia?. pues si, pero un juez no debe cobrar más o menos en función del trabajo que se haga. Se ha de exigir siempre el mejor trabajo, y punto. y hay razones para que el sector publico se haga por el sector publico y en determinadas condiciones; lo que ocurre es que hemos olvidado todo esto.

  11. en respuesta a Vuelva usted mañana
    #30
    22/03/11 20:46

    Me parece muy buena idea y desde luego la única en la que la separación de poderes sería efectiva.

  12. en respuesta a Tristán el subastero
    #29
    22/03/11 20:44

    "Sin embargo no contemplo este sistema para las instancias superiores, Tribunal Supremo y Constitucional, aunque habría que idear algo porque el actual sistema de cuotas políticas hiede."

    Ese sistema de cuotas es la antítesis de la justicia. Llevo años comentando con mis amistades que, precísamente una forma en que podría articularse la formación de estos altos tribunales, así como el consejo general del poder judicial, sería replicando la forma en que los colegios de notarios y registradores eligen a sus miembros, por votación entre ellos a quien reuna más méritos profesionales, ya sea por antiguedad, prestigio profesional o lo que sea. Pero siempre entre ellos, sin que los partidos políticos participen para nada, porque con la forma actual, estos jueces son la voz de su amo. Un saludo.

  13. #28
    22/03/11 20:22

    La ley es un simple juego de palabras. La justicia, la moral y la verdad no tienen contenido legal. El problema de reformar el sistema judicial en primer lugar será ¿quién va a reformarlo? Es que de ello depende que mejore, o que empeore. Si lo reforman determinados grupos, se terminará favoreciendo a esos grupos en la reforma.

    La justicia, la moral y la verdad primero debe estar en la cultura, para que luego esos valores se infiltren en el sistema judicial. Lo que pasa es que una sociedad donde esos valores no están en la cultura, no va a producir justicia, moral y verdad. No se le puede pedir peras al olmo.

  14. #27
    22/03/11 20:15

    Por último, añadir que el salario de los jueces también tiene una parte variable(Creo que va en función del número de caracteres en cada resolución dictada), pero que no representa más del 5% de la parte fija del salario.
    Creo que también hay que dotar de más medios a los juzgados. Es inadmisible, las pilas de papeles que se amontonan en todos los juzgados.

  15. en respuesta a Inversius
    #26
    22/03/11 20:14

    Inversius, los políticos son los primeros interesados en que la Justicia esté mal y sea lenta.
    Es como el chiste, que seguro conocerás del político que le dice al otro que hay que hacer buenas cárceles en vez de buenos colegios, porque a estos últimos no irán pero sí a los primeras.

    ¿Cuántos políticos se han librado porque sus delitos o faltas han prescrito o han decretado caducidad de los expedientes?

  16. #25
    22/03/11 20:04

    Está claro que en España tenemos un problema grave con la Justicia. Pero no creo que la solución pase por vincular el salario de los jueces al número de sentencias dictadas y no tumbadas.

    Existen muchos casos en los que no puede aplicarse una jurisprudencia clara, y en los que se exige al Juez interpretar la Ley, casos en los que existe jurisprudencia contradictoria, y casos en los que hay un cambio de jurisprudencia. En todos ellos, no es difícil que la sentencia se tumbe en segunda instancia.

    Si se funcionase según lo que propones, a ver quien es el Juez que sale un milímetro de la jurisprudencia en la materia, o quien pierde el tiempo resolviendo un pleito sobre algo en lo que no existe jurisprudencia. Sin ir más lejos, el otro día, un buen amigo abogado me comentaba que un cliente habitual había sufrido daños en su vehículo en un parking de un centro comercial, y que consultando jurisprudencia se había encontrado con sentencias de todos los colores. Es un caso con muy poca relevancia, pero sirva como ejemplo de que muchas veces al Juez se le exige labor interpretativa, y muchas veces, nos encontramos con figuras de creación jurisprudencial. El Derecho no es inamovible, y el Juez es fundamental en esa labor. Si se aplicase la Ley del miedo a los órganos superiores, la Justicia perdería parte de sus esencia.

    En el ámbito penal me parece insostenible tu propuesta. En este caso no se trata de resolver lo más rápido posible, no olvidemos lo que hay en juego.

    En cualquier caso me parece muy interesante abrir el debate, si los políticos no quieren solucionar los problemas que padece la Justicia española, somos los ciudadanos los que debemos empezar a promover el debate.

  17. en respuesta a Inversius
    #24
    22/03/11 19:50

    Con todo eso que propones seguro que se agilizaría la Justicia y aumentaría la productividad temporalmente. Pero como los empleados son al fin y al cabo humanos, al cabo de pocos años adaptarían sus energías de manera que se acabaran resolviendo el mismo número de procedimientos que ahora, de la misma forma que hoy en día se resuelven muchos menos que hace treinta años, con una revolución tecnológica de por medio, que la han aprovechado poco, pero que algo sí lo han hecho.

    ¿Cómo es posible que los actuales juzgados, provistos de PC´s y de Words y de Windows y de Google sean menos productivos que los de hace treinta años? Muy sencillo, los funcionarios se han adaptado a esas ayudas, de la misma forma que un mal estudiante mejora sus resultados cuando le cambias a un colegio más blando pero enseguida se adapta y acaba sacando las mismas malas notas de siempre. Es la Ley del Mínimo Esfuerzo, tan inexorable como la de la Gravedad.

    Si no hay privatización de la oficina judicial las mejoras serán mínimas.

  18. en respuesta a El cid
    #23
    22/03/11 19:39

    Sería como dices si no existieran los tribunales de segunda instancia, que en España son los de las Audiencias Provinciales o los Tribunales Superiores de Justicia. Con esa espada de Damocles y el peligro real de no cobrar si se equivocan o de cobrar solo un mínimo, los jueces tendrían sumo cuidado de no errar en sus fallos.
    No obstante, como he hablado de implementar el nuevo sistema judicial solo en el 5% de los juzgados no perderíamos nada con probarlo ¿O sí?

  19. #22
    22/03/11 19:31

    Cataluña hizo un buen estudio de imputación de costes, y calculó que cada juzgado costaba 600.000 Euros, imputando todos los costes (juez, fiscal, edificio, funcionarios, secretario, agentes judiciales etc etc), Justicia es la administración peor valorada y pocos políticos centran en Justicia con administración fundamental en la competitividad de un país.
    He de decir, que en general mejorar la justicia no da votos, mirad los programas electorales y la justicia no es una prioridad.
    Por mi experiencia en los juzgados como subastero, aporto varias ideas, muchas pueden levantar ampollas pero en fin si mejora la justicia:

    1) Revisar todos los convenios de transferencias a las comunidades autónomas, de cara a que solo tengamos un único sistema de información para toda la justicia. Un único sistema gestión procesal para todas las comunidades.
    Situación actual: Cada una de las 17 comunidades está reinventando la rueda malgastando los presupuestos, la mayoría de los juzgados no disponen de un buen SGP. Ejis o los sistemas de coordinación de las comunidades no están funcionando.
    Unificar en el Ministerio de justicia parte del presupuesto, los 100 Mill de Euros de dotación se han de incrementar, posiblemente se hace necesario 300 o 400 mill Euros de dotación en los próximos en los SI.
    2) Terminar con los boletines estadísticos manuales, que no refleja la imagen fiel del juzgado. Implantar el plan nacional estadístico aprobado recientemente, recogida de todos los parámetros de control a través del sistema gestión procesal.
    Al igual que una empresa se le solicita una contabilidad que sea su imagen fiel, el juzgado debe tener también la información que refleje la imagen fiel.
    Situación actual: Actualmente los responsables no tiene ningún dato objetivo para aumentar recursos, moverlos, o detectar malfuncionamientos. Cada juzgado rellena el boletín estadístico sin falta de criterio y están mas focalizados a sacar datos socio – económicos que detectar los problemas.

    3) Poner en marcha, un centro de recogida y análisis de datos estadísticos nacional.
    Hay algo parecido en el CGPJ, pero, basado en datos de los boletines manuales, no hay una real conocimiento de imagen fiel del juzgados.
    Recientemente, acaban de poner pago de objetivos a los secretarios digitales, es fundamental tener un sistema de imagen fiel para trasladarlo en productividad a secretarios y resto de funcionarios, también clave para la nueva oficina judicial para un buen reparto de recursos.
    4) Registro y reparto debe repartir basándose también en la carga del juzgado.
    5) Obligar a fichar a los funcionarios de justicia,
    6) Los gestores de las consejerías de justicia, no deben ser secretarios judiciales sino mas bien Jefes de operaciones o directivos con experiencia en gestión de recursos, o secretarios judiciales con postgrado en operaciones.
    Al igual que en un hospital, el Gerente no tiene por que ser médico.
    7) Expediente digital: El anteproyecto de la ley de uso de nuevas tecnologías de información, no debe dar la opción a los profesionales a presentar escritos en papel o de manera digital, debe obligar a todos los profesionales a presentar todo digitalmente. Es la única manera de digitalizar el juzgado.

    Prescindir o adecuar al procurador a otras funciones,
    8) Forzar la Jubilación a todos los profesionales que no están en el nivel básico informático, como elemento clave de renovación y modernización de la justicia.

    9) Dotar al DNI electrónico de email para notificaciones o en su caso tutor electrónico o en su caso tablón electrónico judicial al igual que ha hecho la DGT.
    Las dilaciones de tiempo en las notificaciones, han de acabar, el ahorro en servicio común será muy importante.
    10) Dotar de una averiguación patrimonial tan potente como la que tiene hacienda.
    11) Al igual se pagan tasas por un servicio público, imputar tasas en los pleitos de cara a minimizar pleitos, la justicia es cara.
    12) Obligar a todos los profesionales a estar en la notificación telemática o Lexnet, en la actualidad solo para los procuradores es obligatorio, los abogados no quieren estar para que no le cuente plazos a partir del 3 días.

    13) No tiene ya sentido ampliar número de juzgados, hay que hacerlos mas eficiente

    14) Propiciar Ciudades de justicia agrupando servicios, pero, no ciudades de arquitectos de Foxter que luego ha quedado en aguas de borrajas, sino agrupación de juzgados con agrupación de servicios y muy eficientes en servicios.

  20. en respuesta a Tristán el subastero
    #21
    22/03/11 18:56

    En mi caso el registrador me tumbo la inscripcion precisamente por eso, el juzgado olvido indicar para quien era el sobrante de la subasta, la funcionaria me dijo (cito literalmente) tendre que consultar con la secretaria y mis compañeros porque nunca me habia encontrado con que hubiera sobrante...solucionado esto, me vuelve a tumbar el registrador porque desconoce si hay inquilinos o no..asi que como solucion me han dado fecha para lanzamiento a finales de mayo (contando que en junio hace un año que me adjudique la finca)..y espero una vez pasado esto el señor registrador lo tenga todo ok para registrar.
    Imagino que no sere ni el primero ni el ultimo que se encuentra con este tipo de cosas, quiza con tu solucion la funcionaria y la secretaria estarian mas al corriente de como se hace su trabajo.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar