Acceder

Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones

414 respuestas
Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones
3 suscriptores
Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones
Página
16 / 28
#226

Lagarde no cree que la inflación haya tocado techo y advierte de que seguirá subiendo los tipos de interés

 
La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha asegurado este lunes que la entidad subirá los tipos de interés tanto como sea necesario para alcanzar el objetivo de estabilidad y llegar a la "fase adecuada", después de que la inflación en octubre se acelerase al 10,6%, un nivel que la banquera central de la eurozona aún no considera un techo para la subida de los precios.

"No hemos terminado con la inflación y tenemos mucho que hacer", ha aseverado Lagarde durante su intervención ante la comisión parlamentaria de Asuntos Económicos y Monetarios, donde ha advertido de que hará "lo necesario" para que la inflación vuelva al 2% a medio plazo, ya que su mandato es la estabilidad de precios.

El pasado mes de octubre, la inflación de la zona euro alcanzó un récord histórico del 10,6%, y aunque Lagarde ha reconocido que le gustaría este hubiese sido el pico, ha afirmado que eso "le sorprendería", pues existe "demasiada incertidumbre", en especial en lo que respecta a los precios de la energía y la cesta de la compra.

"La inflación disminuirá gracias a las políticas monetarias y a la desaparición de los cuellos de botella pero aún no veo los componentes ni la dirección que me lleven a pensar que hemos alcanzado el pico de la inflación", ha explicado 

#227

El BCE advierte de la exposición de la banca al sector de la energía y el 'ladrillo' ante subidas de tipos

 
El Banco Central Europeo (BCE) confía en que la mayoría de bancos mejore su rentabilidad con las subidas de tipos de interés, aunque ha alertado del probable deterioro de la calidad de los activos en los próximos meses ante el riesgo de recesión y la crisis energética, por lo que la exposición a empresas electrointensivas es un área de "particular atención", mientras que el alza de tasas señala también vulnerabilidades en el mercado inmobiliario.

"Muchos sectores de uso intensivo de energía se encuentran al comienzo de la cadena de valor, donde las interrupciones pueden desencadenar reacciones en cadena", ha advertido Andrea Enria, presidente del Consejo de Supervisión del BCE, en su comparecencia ante el Parlamento Europeo.

En este sentido, el italiano ha destacado que la institución está centrando su atención en las exposiciones crediticias y en derivados a los principales comerciantes de materias primas energéticas y se están analizando las exposiciones al sector de los servicios públicos de energía ('utilities'), vigilando también de cerca los mercados de derivados energéticos.

"Las exposiciones a servicios públicos de energía aumentaron alrededor de un 14% en los primeros tres trimestres del año, y una mayor extensión de crédito podría acercar a los bancos a sus límites de riesgo internos", ha señalado Enria.

Asimismo, el italiano considera que la normalización acelerada de las tasas de interés está destacando las vulnerabilidades en sectores como los mercados inmobiliarios residenciales y comerciales, la financiación al consumo y la financiación apalancada, que a nivel agregado suponen el 60% del capital ordinario de nivel 1 de los bancos de la zona del euro.

"Una gran parte de estos son exposiciones a empresas altamente apalancadas. Esta es la categoría de mayor riesgo de una clase de activos de alto riesgo, y los bancos continúan otorgando préstamos de este tipo", ha advertido, señalando que el BCE realizará un seguimiento específico.

En este sentido, ha apuntado que, si bien los análisis del BCE sugieren que para la mayoría de los bancos "el aumento esperado en las tasas de interés debería mejorar la rentabilidad", algunos modelos de negocios podrían verse afectados a medida que los tipos suban más porque la capacidad de pago de sus prestatarios sea particularmente sensible al precio del dinero.

Asimismo, ha advertido de que los riesgos subyacentes apuntan a un probable deterioro de la calidad de los activos en los próximos meses, a pesar de la disminución en los últimos trimestres del índice de morosidad (NPL) general, ya que los NPL en el segmento de préstamos al consumo y la morosidad anticipada, tanto para hogares como para empresas, están aumentando.

"Nos enfrentamos a un período de menor crecimiento y posible recesión, con una gran incertidumbre sobre el suministro de energía. Si bien las tasas de interés y los márgenes más altos están impulsando la rentabilidad de los bancos en este momento, también afectan la capacidad de los clientes altamente apalancados para pagar sus deudas o cumplir con las llamadas de margen y pueden desencadenar ajustes bruscos en los mercados financieros volátiles", ha resumido Enria.

De esta manera, el supervisor ha instado al sector a prepararse para los posibles impactos adversos de este entorno incierto en su negocio, alertando de que "varios bancos parecen utilizar supuestos macroeconómicos relativamente moderados en sus escenarios adversos", lo que se traduce en un impacto moderado en sus índices de capital, por lo que se examinará más de cerca la planificación del capital para garantizar un nivel adecuado de conservadurismo 

#228

Varios consejeros del BCE sugieren una subida de 50 puntos básicos en diciembre

 
A medida que se acerca la próxima reunión de política monetaria del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), que tendrá lugar el 15 de diciembre, nuevos miembros del órgano de decisión del instituto emisor expresan una mayor preferencia por aminorar el ritmo de subidas, sugiriendo un alza de medio punto porcentual en vez de los 75 puntos básicos de las dos últimas decisiones de la entidad.

En esta línea, Gabriel Makhlouf, gobernador del Banco Central de Irlanda, ha señalado este lunes que un aumento de 50 puntos básicos de los tipos de interés en la reunión de diciembre supone "el mínimo necesario" para avanzar en la senda necesaria para devolver la inflación a la meta del 2%.

"Es prematuro hablar sobre el punto final de las tasas de política en medio de los actuales niveles de incertidumbre", ha declarado el banquero central irlandés, para quien la justificación para la expansión del balance del BCE "ha terminado, y es hora de considerar reducir su tamaño".

El Consejo de Gobierno del BCE ha acometido una subida de 200 puntos básicos de los tipos de interés de la eurozona en sus tres últimas reuniones, con un primer incremento de 50 puntos básicos en julio al que siguieron sendas alzas de 75 puntos básicos en los cónclaves de septiembre y octubre.

En una entrevista con Rádio Renascença, por su parte, el gobernador del Banco de Portugal, Mario Centeno, ha admitido que los futuros apuntan a que el BCE adoptará una subida menos agresiva en su próxima reunión que en las anteriores.

"Si miramos hoy a los tipos futuros, en función de las decisiones esperadas por el BCE, tenemos para diciembre una subida menor a la de las dos últimas reuniones. Es decir, los mercados esperan este menor aumento", ha declarado en referencia a un subida de tipos inferior a 75 puntos básicos.

Las declaraciones de ambos consejeros del BCE llegan menos de un día después de que el gobernador del Banco de Francia, François Villeroy de Galhau, expresara su preferencia por elevar las tasas en medio punto porcentual.

"Creo que es deseable llevar las tasas (de depósito) al 2%, es decir, un aumento de 0,5 o 50 puntos básicos", dijo en una entrevista con la cadena de televisión LCI, apuntando que esto supondría el final de la primera mitad del partido y subrayando que "en la segunda mitad del partido, las tasas seguirán aumentando", aunque los aumentos serán más flexibles y a un ritmo más lento.

En la reunión del Consejo de Gobierno del BCE del próximo 15 de diciembre no podrán votar los gobernadores de los bancos centrales nacionales de España, Bélgica, Eslovenia y Finlandia, según la rotación de votos de la institución 

#229

Lane (BCE) cree que los efectos de segunda ronda serán los impulsores de la inflación en 2023 y 2024

 
El economista jefe del Banco Central Europeo (BCE), Philip Lane, ha subrayado este martes en una entrevista que la institución cree que los efectos de segunda ronda serán los principales impulsores de la inflación en 2023 y 2024.

"Muchos sectores necesitan subir los precios porque sus costes han aumentado. Muchos trabajadores también han sufrido hasta ahora una gran reducción en sus estándares de vida y esperamos que reciban mayores subidas de sueldo en el próximo año y también en 2024 y 2025. Estos van a apoyar el gasto y subir los precios", ha asegurado en una entrevista con el medio italiano 'Milano Finanza'.

Lane, no obstante, considera que "es probable" que la eurozona se encuentra cerca del pico de inflación, pero la volatilidad de los precios del gas dificulta predecir si este tope ha llegado o se producirá durante los primeros meses de 2023.

El miembro del Comité Ejecutivo del BCE confía en una normalización de la demanda para el próximo año tras la reapertura después del coronavirus del año anterior, y que las subidas de los tipos de interés comiencen a hacer efecto.


TIPOS DE INTERÉS

Lane ha definido la subida de tipos de interés del BCE como "una aproximación prudente" y, aunque considera necesarias más subidas de tipos, ha señalado que "ya se ha hecho mucho".

Por ello, ha subrayado que el BCE tomará decisiones sobre los tipos "reunión a reunión" y ha indicado que, de cara a nuevos aumentos, la situación ha cambiado y se parte de unos tipos más altos que en las reuniones anteriores, lo que enfría la posibilidad de otra subida de 75 puntos básicos.

Asimismo, ha asegurado que la recesión en Europa será "relativamente suave y corta", lo que también significará que su impacto antiinflacionario será "muy limitado".

PAPEL DE LOS GOBIERNOS

En cuanto a los gobiernos, Lane ha advertido de que las políticas fiscales expansionistas pueden provocar más subidas de tipos y ha llamado a poner en marcha programas para proteger a los más vulnerables y no dirigidos a toda la población.

"Los gobiernos todavía necesitan hacer mucho para proteger a los más vulnerables y ofrecer apoyo a las empresas que se enfrentan a retos particulares. Pero ayuda, si esto se produce de forma temporal y dirigir en lugar de aumentar excesivamente la demanda agregada de forma persistente", ha subrayado.

Asimismo, ha llamado a los Estados miembro a acordar un marco fiscal y el nuevo Pacto de Estabilidad y Crecimiento "tan pronto como sea posible en 2023", ya que esto ayudará al BCE a elaborar sus recomendaciones para 2024 y los próximos años 

#230

El BCE pide "prudencia extrema" ante el posible aumento de la morosidad por el alza de tipos y la recesión

 
La incertidumbre que domina la actual coyuntura económica se ha agravado por la invasión de Ucrania y las dudas sobre la evolución de la economía y de los mercados financieros ante el riesgo de recesión y las subidas de los tipos de interés, lo que ha incrementado los riesgos para el sector bancario por un potencial aumento de los créditos dudosos, ante el que el Banco Central Europeo (BCE) demanda "una prudencia extrema" de entidades y supervisores.

La institución, que ha dado a conocer este lunes sus prioridades supervisoras para el periodo 2023-2025, ha señalado que la elevada incertidumbre y los riesgos a la baja asociados al actual entorno macrofinanciero y geopolítico están afectando significativamente a las perspectivas del sector bancario europeo, por lo que las entidades de crédito deberán reforzar su capacidad de resistencia ante perturbaciones macrofinancieras y geopolíticas inmediatas.

Además de esta primera prioridad, el BCE ha señalado también como elementos prioritarios en su labor como supervisor del sector para los tres próximos años la capacidad de las entidades de afrontar los retos de la digitalización y potenciar las capacidades de dirección de los órganos de administración, así como la intensificación de sus esfuerzos para hacer frente al cambio climático.

En este sentido, si bien las prioridades de supervisión establecidas en 2022 siguen siendo adecuadas para hacer frente tanto a los retos urgentes como a las vulnerabilidades más estructurales del sector bancario, el BCE reconoce que las circunstancias han cambiado sustancialmente, aumentando la probabilidad y la gravedad de los riesgos.

De este modo, subraya la necesidad de realizar algunos ajustes para afrontar los riesgos emergentes relacionados con la guerra y la elevada inflación, así como los vinculados a la evolución de los tipos de interés y los diferenciales de crédito, incluyendo el riesgo de contraparte y la financiación apalancada.

En concreto, alerta de que las empresas, especialmente en el segmento de alta rentabilidad o en sectores con uso intensivo de energía, se verían afectadas por el incremento de los costes de financiación, de explotación y de los insumos, así como por las perspectivas de crecimiento menos favorables, pudiendo aumentar las tasas de impago, al mismo tiempo que la solvencia de los hogares más endeudados, rentas más bajas o hipotecas a tipo variable también podría deteriorarse en el futuro.

"Las condiciones de financiación más restrictivas y el aumento del riesgo de recesión han empezado a pesar sobre las condiciones crediticias en Europa. Esta situación afectará a los hogares y a las empresas, aunque en distinto grado, dependiendo de factores como su nivel de endeudamiento o su sensibilidad adversa al entorno macrofinanciero actual", señala el BCE.

Asimismo, el supervisor advierte de la situación del mercado inmobiliario comercial, donde las condiciones "parecen estar estabilizándose", aunque señala que el sector de oficinas europeo "sigue estando muy afectado por la subida de los tipos de interés y el acusado aumento de los costes de construcción", que se están sumando al efecto del desplazamiento hacia el teletrabajo, mientras que los precios de la vivienda siguen subiendo, a pesar de persistentes indicaciones de sobrevaloración en la zona del euro.

"Esta situación, unida al encarecimiento del coste de la vida, al descenso de los salarios reales y a la subida de los tipos de interés suscita preocupación, especialmente para las entidades de crédito que operan en países con una elevada proporción de hipotecas a tipo de interés variable", añade 

#231

El BCE subirá medio punto los tipos en diciembre y no parará hasta mediados de 2023, según Credit Suisse

 
El Banco Central Europeo (BCE) continuará subiendo los tipos de interés al menos hasta mediados de 2023 dada la persistentemente elevada tasa de inflación subyacente, según anticipa el banco Credit Suisse, que ha rebajado a un medio punto porcentual el endurecimiento de las tasas en la reunión de la institución este jueves.

"En nuestra opinión, una inflación subyacente persistentemente alta llevará al BCE a subir las tasas más de lo esperado e impedirá cualquier recorte de tasas hasta 2024", advierte la entidad.

De este modo, Credit Suisse considera que el BCE alcanzará una tasa terminal del 3% en el caso de la facilidad de depósito, actualmente situada en el 1,5%, en el primer semestre de 2023, con una secuencia de subidas esperadas de 50 puntos básicos en las reuniones de diciembre y de febrero a las que seguirán sendas subidas de 25 puntos básicos en las reuniones de marzo y mayo.

Los analistas de la entidad helvética han revisado ligeramente a la baja su pronóstico de subida para la reunión de este jueves, hasta 50 puntos básicos, cuando anteriormente anticipaban un alza de 75 puntos básicos, en línea con las decisiones de las reuniones de octubre y septiembre, mientras que ahora esperan que el BCE seguirá subiendo tipos en mayo cuando antes preveían el final de la senda de subidas en la reunión de marzo.

"Es probable que la inflación subyacente comience a disminuir a partir del segundo semestre de 2023, pero solo gradualmente", advierte el banco, señalando que, aunque es probable que el crecimiento de los salarios siga siendo elevado, la desinflación de bienes básicos se acelerará a medida que la demanda mundial de bienes se frena, los precios de los productos básicos bajan, los cuellos de botella en la oferta se alivian y los inventarios aumentan.

"Nuestro modelo muestra que el crecimiento de los salarios en la zona euro depende en gran medida de la inflación pasada y, como tal, es probable que se acelere aún más en los próximos trimestres", advierte.

A diferencia de la situación en la zona euro, Credit Suisse apunta que en Estados Unidos la inflación "parece haber alcanzado su punto máximo" y debería tener una tendencia de desaceleración a lo largo de 2023, aunque se prevé que los indicadores se mantengan por encima del objetivo de la Reserva Federal durante todo el año, pero reduciéndose hacia el 3% con señales de una mayor desinflación en 2024, que deberían ser suficientes para detener las subidas de tipos después del primer trimestre.

"Esperamos una moderación a una subida de 50 puntos básicos en diciembre a la que seguirán dos subidas de 25 puntos básicos cada una en el primer trimestre para alcanzar una tasa terminal del 4,75% al 5%", anticipan.


ESPAÑA, A LA CABEZA DEL CRECIMIENTO ENTRE LAS GRANDES ECONOMÍAS

En su informe, Credit Suisse confirma las previsiones del pasado mes de noviembre para España, con un pronóstico de crecimiento del PIB del 0,8% en 2023 y del 1,8% en 2024, después de una expansión estimada del 4,6% para este año.

De esta manera, España será la gran economía occidental con mejor comportamiento los dos próximos años, esquivando la recesión que afectará a la eurozona, cuyo PIB caerá un 0,1% en 2013 para rebotar un 1,3% un año después.

Asimismo, el crecimiento estimado para España superará el proyectado para Estados Unidos, que crecerá un 0,8% el próximo año y un 1,4% en 2024, así como para Reino Unido, donde el PIB caerá un 1,3% en 2023 y solo rebotará un 0,5% un año después.

En cuanto a la inflación, a pesar de que Credit Suisse estima una subida de los precios del 9% en España en 2022, frente al 8,6% de la zona euro, la entidad confía en una moderación más intensa en el país, donde la tasa caerá al 4,6% el próximo año, que en la región del euro, donde los precios subirán un 6% en 2023 

#232

Re: El BCE subirá medio punto los tipos en diciembre y no parará hasta mediados de 2023, según Credit Suisse

50 pb , para una economia que inflaciona a una media del 8%,.... es reirse un poco de los Europeos. 

Aun que entiendo porque no suben mas... si el euro se aprecia con fuerza, destrozan a Alemania. (que es el jefe) 
#233

La deuda de la banca española con el BCE se redujo un 5,5% en noviembre

La deuda de los bancos españoles con el Banco Central Europeo (BCE), que refleja la apelación bruta de las entidades al instituto emisor a través de las operaciones regulares de financiación, se situó en 273.673 millones de euros en noviembre, un 5,5% menos frente al dato de octubre, lo que supone una reducción de 15.995 millones de euros en términos absolutos.

Este descenso es el primero que se registrada desde septiembre de 2021. En comparación con noviembre de 2021, también cae un 5,4%, en torno a 15.800 millones de euros, según los datos de la financiación del Eurosistema que ha publicado hoy el Banco de España.

Por su parte, la apelación bruta del conjunto del Eurosistema al BCE se redujo un 3,88% en el mes de noviembre, hasta situarse en 2,037 billones de euros. Esta cifra es un 7,7% inferior a la de un año antes.

Así, la apelación de los bancos residentes en España al instituto emisor representó en noviembre el 13,43% del total del Eurosistema, frente al 13,66% de octubre, pero por encima del 13,10% registrado en noviembre de 2021.


OPERACIONES TLTRO-III

Cabe destacar que el pasado 27 de octubre, el BCE decidió recalibrar los términos y condiciones del programa de subastas TLTRO-III, lo que implica una reducción de la liquidez de los bancos con el objetivo de contribuir a la normalización de los costes de financiación bancaria y, a su vez, ayudar a reducir la inflación.

Así, desde el 23 de noviembre y hasta la fecha de vencimiento o la fecha de amortización anticipada de cada operación TLTRO-III pendiente respectiva, el tipo de interés de las megasubastas de liquidez estará indexado a los tipos de interés clave medios del BCE aplicables durante este período.

Entre noviembre y diciembre, la banca de la eurozona ya ha devuelto alrededor de 800.000 millones, incluyendo tanto reembolsos anticipados como ordinarios, lo que supone el 38% del total de la cartera de créditos a la banca en el marco de estas subastas antes del 23 de noviembre.


PROGRAMA DE COMPRA DE ACTIVOS

Por otro lado, el volumen agregado de activos adquiridos en España en el marco de los distintos programas de compra de activos implementados desde 2009 por el BCE sumaba 623.231 millones de euros en noviembre, un 0,75% menos que en octubre, aunque es un 7,1% más que en noviembre del año pasado.

En el conjunto del Eurosistema, el importe agregado de las compras de activos se situó en el undécimo mes de 2022 un total de 4,94 billones de euros, lo que implica un descenso del 0,06% en el mes y un aumento del 7,0% en el año.

Según los datos del Banco de España, el volumen agregado de compras de activos en España representa un 12,60% del total correspondiente al balance consolidado del Eurosistema, frente al 12,69% de octubre y el 12,58% de un año antes.


BENEFICIOS DE LA SUBIDA DE TIPOS

El Banco de España también señala la significativa recomposición en las posiciones de exceso de liquidez observadas en septiembre de 2022 desde las cuentas de reservas en favor de los saldos de la facilidad de depósito para beneficiarse de la subida de tipos aplicada por el BCE. Actualmente, el tipo de referencia para los depósitos está en el 1,5%.

Entre septiembre y octubre, la cifra que la banca española tenía en las facilidades permanentes aumentó hasta los 370.865 millones de euros, si bien en noviembre se ha reducido hasta los 353.914 millones de euros

#234

El BCE sube los tipos medio punto porcentual, hasta el 2,50%, su nivel más alto desde 2008

 
El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido elevar los tipos de interés en 50 puntos básicos, de forma que el tipo de interés para sus operaciones de refinanciación se situará en el 2,50%, mientras que la tasa de depósito alcanzará el 2% y la de facilidad de préstamo el 2,75%.

"El Consejo de Gobierno ha decidido hoy subir los tres tipos de interés oficiales del BCE en 50 puntos básicos y, sobre la base de la considerable revisión al alza de las perspectivas de inflación, prevé seguir aumentándolos", ha anunciado la entidad en un comunicado.

Con esta cuarta subida consecutiva del precio del dinero, que se ha situado en su nivel más alto desde diciembre de 2008, el BCE ha moderado la intensidad de la normalización de su política monetaria, después de los dos incrementos de 75 puntos básicos acometidos en las reuniones de octubre y septiembre, tras una subida inicial de medio punto porcentual en julio.

En particular, el Consejo de Gobierno estima que los tipos de interés "tendrán que incrementarse aún significativamente a un ritmo sostenido", hasta alcanzar niveles suficientemente restrictivos para asegurar que vuelvan a situarse de forma oportuna en el objetivo del 2 % a medio plazo.

La decisión del BCE llega días después de conocerse que la tasa de inflación interanual de la eurozona se situó en noviembre en el 10%, seis décimas por debajo del récord histórico registrado en octubre y su primera desaceleración en 17 meses.

La menor agresividad del BCE se suma a la línea de otros grandes bancos centrales, como la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco de Inglaterra, que en sus respectivas reuniones de diciembre de política monetaria han anunciado subidas de menor intensidad de los tipos.

En concreto, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) decidió ayer aprobar por unanimidad una subida de los tipos de interés del país de 50 puntos básicos, hasta situarlos en un rango objetivo de entre el 4,25% y el 4,5%, moderando el ritmo de subida desde los 75 puntos básicos de la anterior decisión.

De este modo, el precio del dinero en Estados Unidos alcanza máximos desde diciembre de 2007, pocos meses antes de que se desencadenara la crisis de ese año con las quiebras de Bear Sterns y Lehman Brothers. Con el incremento de este miércoles, la Fed ha subido los tipos en siete ocasiones de las ocho veces que se ha reunido durante 2022.

De su lado, el Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra ha decidido este jueves elevar en 50 puntos básicos el tipo de interés de referencia para sus operaciones, que pasará a situarse en el 3,50%, su nivel más alto desde el otoño de 2008, después del alza de 75 puntos básicos en su reunión anterior 

#235

BCE empeora sus previsiones de inflación y crecimiento

 
El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha actualizado este jueves sus proyecciones macroeconómicas trimestrales, en las que empeora sustancialmente sus pronósticos de inflación y recorta el crecimiento del próximo año para la zona euro, que podría registrar una recesión entre el cuarto trimestre de 2022 y el primero de 2023.

En concreto, las nuevas proyecciones del BCE contemplan que los precios suban en promedio en 2022 un 8,4%, tres décimas más de lo que esperaban en septiembre, con una inflación subyacente del 3,9%.

"En el contexto de un grado excepcional de incertidumbre, los expertos del Eurosistema han revisado sus proyecciones de inflación significativamente al alza", advierte el BCE.

El próximo año, la inflación se moderará solo al 6,3%, cuando anteriormente anticipaban al 5,5%, con una tasa subyacente del 4,2%, mientras que en 2024 será del 3,4%, frente al 2,3% previsto en septiembre, y la inflación subyacente será del 2,8%.

Asimismo, en sus primeras previsiones para 2025, el BCE contempla que la tasa de inflación general sea del 2,3%, aún por encima de su objetivo, con una tasa subyacente del 2,4%.

En cuanto al crecimiento del PIB, si bien ha mejorado al 3,4% desde el 3,1% previsto anteriormente la estimación para 2022, la entidad ahora espera una expansión de apenas el 0,5% en 2023, cuando en septiembre confiaba en un crecimiento del 0,9%.

En este sentido, ha señalado que la economía de la zona del euro podría experimentar una contracción en este trimestre así como en el siguiente, debido a la crisis de la energía, a la elevada incertidumbre, al debilitamiento de la actividad económica mundial y al endurecimiento de las condiciones de financiación.

"De acuerdo con las últimas proyecciones de los expertos del Eurosistema, si se produjera una recesión, sería relativamente corta y poco profunda", ha destacado.

De cara a 2024, los expertos del BCE esperan un rebote del PIB del 1,9%, en línea con lo anticipado en septiembre, mientras que para el año 2025 confían en que la economía de la zona euro crecerá un 1,8% 

#236

El duro tono de Lagarde sobre la inflación y próximas subidas de tipos sorprende a los analistas

 
El Banco Central Europeo (BCE) ha confirmado este jueves las expectativas del mercado al aminorar el ritmo de sus subidas de tipos a 50 puntos básicos desde los 75 de las dos reuniones anteriores, aunque el tono "sorprendentemente duro" del comunicado de la entidad y de la presidenta del instituto emisor, Christine Lagarde, ha sorprendido al consenso de analistas consultado por Europa Press ante el riesgo de recesión para la zona euro.

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido este jueves elevar sus tres tipos de interés clave en 50 puntos básicos, de forma que la tasa de referencia para sus operaciones de refinanciación se situará en el 2,50%, mientras que la tasa de depósito alcanzará el 2% y la de facilidad de préstamo el 2,75%, adelantando que "tendrán que incrementarse aún significativamente a un ritmo sostenido", en próximas reuniones.

En la rueda de prensa posterior a la reunión, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, ha explicado que la lectura conjunta de ambas condiciones de las próximas subidas (significativas y a un ritmo sostenido) significa que, en función de los datos disponibles por el momento, debería esperarse subir tipos "a un ritmo de 50 puntos básicos durante un período de tiempo", debido a que la inflación sigue siendo demasiado alta y se prevé que permanezca por encima del objetivo del 2% durante demasiado tiempo.

En este sentido, Silvia Dall'Angelo, analista de la gestora Federated Hermes, considera que este tono 'hawkish' de Lagarde indica que el BCE está claramente preocupado por la posibilidad de que la elevada inflación se consolide por los efectos secundarios, y la reciente evolución de los salarios probablemente sea una señal de alarma.

En este sentido, dado que las previsiones de los expertos muestran que la inflación se situará por encima del objetivo del BCE hasta 2025, la entidad "siente que su credibilidad está en juego y, en consecuencia, está decidido a errar por el lado 'hawkish', a riesgo de exagerar".

No obstante, para Dall'Angelo resulta "desconcertante" que el BCE se haya vuelto más agresivo en un momento en que la economía ya ha entrado en recesión, según sus propias previsiones.

En esta línea, Víctor Alvargonzález, director de estrategia y socio fundador de Nextep Finance, opina que la rueda de prensa muy restrictiva por parte de Lagarde, anticipando varias subidas más de 50 puntos básicos, ha contribuido a que los mercados hayan pasado de pensar en que los tipos se quedarían en el 3% a que superarán el 3,5% o incluso más.

"La combinación de subidas de tipos de esa magnitud y recesión puede que acabe con la inflación, pero también con cualquier expectativa de crecimiento en Europa, de ahí la reacción bursátil", señala el experto, para quien el BCE "quiere cubrirse las espaldas", ya que "llegó muy tarde a luchar contra la inflación y ahora quiere evitar cargar con las culpas".

En este sentido, advierte de que si volviera a subir el precio del gas y mientras se mantenga la disrupción en la cadena de producción y distribución de alimentos, "la inflación seguirá elevada haga lo que haga el BCE", que está aplicando una política ortodoxa a un problema sobre el cual tiene relativamente poca capacidad de control y existe el riesgo de exacerbar la desaceleración europea, hasta convertirla en una recesión profunda.

Asimismo, Luke Bartholomew, economista senior de abrdn, destaca que Lagarde parecía querer dirigir explícitamente las expectativas del mercado hacia un tipo terminal más alto. "No es habitual que Lagarde intente orientar a los mercados de forma tan contundente, lo que demuestra la urgencia de lo que quiere decir el BCE", subraya.

Sin embargo, el experto considera que en el caso de que la economía de la zona euro cayera en una recesión más profunda de lo que prevé el BCE, "es poco probable que los tipos suban de forma tan agresiva", ya que la debilidad económica se encargaría del problema de la inflación subyacente.

De su lado, Martin Moryson, economista jefe para Europa de DWS, afirma que el BCE está más decidido a luchar contra la inflación de lo que esperaban los mercados y que el ritmo constante de subidas "sólo puede interpretarse en el sentido de que habrá dos subidas más, de 50 puntos básicos cada una, con un importante riesgo al alza" 

#237

El BCE prohíbe a sus altos cargos invertir en acciones o bonos individuales desde 2023

 
El Banco Central Europeo (BCE) prohibirá a sus altos cargos cualquier tipo de inversión que se realice en acciones o bonos concretos, por lo que las transacciones financieras privadas se limitarán a fondos de inversión mutualizados o cotizados y que, además, tengan una estrategia "muy diversificada", según ha indicado la entidad este viernes.

Las nuevas reglas actualizarán el Código de Conducta del BCE que es de aplicación para todos sus altos cargos. Según las reglas anteriores, la inversión a nivel particular estaba permitida, aunque se recomendaba que se delegara en un gestor.

La única limitación previa que tenían los miembros del BCE en referencia a transacciones financieras individuales, y que sigue vigente, era la prohibición de comprar o vender bonos, acciones o derivados de entidades financieras con presencia en la Unión Europea. El personal del BCE sigue sin poder invertir en fondos cuyo principal propósito sea invertir en estas clases de activos prohibidos.

"Aunque el Código actual ha demostrado ser sólido y efectivo, las nuevas reglas llevarán los estándares éticos del BCE al próximo nivel y asegurarán que permanezcamos como una de las instituciones líderes en este ámbito", ha indicado la presidenta del BCE, Christine Lagarde.

El personal que tenga en propiedad acciones o bonos individuales podrá mantenerlos, pero no ejecutar ninguna compra adicional. Su venta estará sujeta a aprobación por parte del Comité de Ética del BCE.

Asimismo, para mejorar la transparencia, el BCE publicará todas las transacciones financieras que han realizado sus altos cargos de forma anual. También se incluirán las transacciones financieras de cónyuges e hijos menores de edad si superan los 10.000 euros anuales.

Asimismo, las inversiones se tendrán que mantener al menos un año en cartera, frente al mes obligado actual. Cualquier transacción que exceda los 50.000 euros se tendrá que notificar con 30 día de preaviso al Comité de Ética 

#238

Guindos no sabe cuándo dejará de subir tipos el BCE pero advierte de que el final no está cerca

 
El Banco Central Europeo (BCE) continuará subiendo los tipos de interés "a una velocidad parecida" a los 50 puntos básicos de la reunión de la semana pasada hasta que las proyecciones apunten a una convergencia estable con el objetivo de estabilidad de precios, algo que no está cerca todavía, según ha indicado el vicepresidente de la institución, Luis de Guindos.

"Habrá más subidas de tipos, ¿hasta cuándo? Soy honesto, no lo sé", ha indicado el exministro español de Economía en un desayuno informativo, organizado por Nueva Economía Fórum, donde ha explicado que el precio del dinero en la zona euro seguirá subiendo hasta que las proyecciones del BCE indiquen una convergencia estable con el objetivo de estabilidad de precios, "pero eso no está cerca todavía".

En su intervención, Guindos ha justificado la postura del BCE por el notable empeoramiento de las proyecciones de inflación recogido en las últimas proyecciones macroeconómicas de la institución, que para 2025 aún espera que la inflación supere su meta del 2%.

En este sentido, ha defendido la creciente importancia de fijarse en la evolución de la inflación subyacente, añadiendo que la proyección del BCE que apunta a un repunte de la inflación prevista para 2024 indica el "efecto escalón" relacionado con la retirada de las medidas implementadas por los gobiernos para aliviar las subidas de los precios en 2022 y 2023.

"Por tanto, en un entorno de menor crecimiento y peores previsiones de inflación se justifican nuestras actuaciones de política monetaria", ha apostillado Guindos, insistiendo en que actualmente el 'mix' de políticas (fiscal y monetaria) debe ser diferente al desplegado en la pandemia y dejar atrás la política fiscal "del whatever it takes' para enfocarla en los más vulnerables.

En este sentido, tomando como ejemplo la crisis en Reino Unido este otoño tras la presentación del 'minipresupuesto', el vicepresidente del BCE ha advertido de que si la política fiscal no es la adecuada puede acabar provocando una reacción "más fuerte" de la política monetaria.

"Si los mercados empiezan a detectar incompatibilidad entre ambas políticas habrá subidas de los tipos de interés en los mercados y eso puede tener impacto en la estabilidad financiera", ha recordado.

En cualquier caso, Guindos ha defendido la eficacia de la nueva herramienta antifragmentación del BCE, conocida por las siglas TPI, de la que ha destacado que "está cumpliendo su función sin haberla utilizado" 

#239

La banca de la eurozona resistiría una variedad de 'shocks' en los tipos de interés, según BCE

El sector bancario de la zona euro "seguiría siendo en general resistente" ante una variedad de sacudidas en los tipos de interés, incluso en un escenario base de desaceleración económica en 2023 con riesgo de una recesión superficial, según señalan en un artículo Luis de Guindos, vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) y Andrea Enria, presidente del Consejo de Supervisión de la institución.

"Nuestra evaluación de la resiliencia bancaria bajo diferentes escenarios macroeconómicos muestra que el sector bancario es lo suficientemente sólido para manejar los efectos del aumento de las tasas en sus balances", señalan.

Sin embargo, los directivos del banco central subrayan que los bancos deben prepararse para abordar los posibles efectos a largo plazo relacionados con la normalización de la política monetaria, prestando especial atención al riesgo del tipo de interés en su gestión de activos y pasivos.

En su análisis, contemplaron por un lado un escenario de "aplanamiento de la curva de rendimiento", con un aumento de 300 puntos básicos para la tasa a corto plazo y de 100 puntos básicos a diez años, así como una segunda hipótesis de "empinamiento de la curva de rendimiento", con un alza de 100 puntos básicos en los tipos a corto plazo y de 300 puntos básicos a largo plazo.

El primer escenario sería consistente con la necesidad de reducir la inflación de manera más contundente en el corto plazo y una expectativa de éxito en el mediano plazo, mientras que el segundo caso reflejaría una rápida disminución de la inflación, acompañada de preocupaciones a mediano plazo sobre la economía mundial.

"En general, nuestro análisis muestra que el sector bancario de la zona del euro seguiría siendo en general resistente a una variedad de shocks de tasas de interés", afirman Guindos y Enria.

"Eso también se mantendría en un escenario base de desaceleración económica en 2023 con el riesgo de una recesión superficial, como el escenario incluido en las proyecciones macroeconómicas de los expertos del Eurosistema de diciembre de 2022", añaden.

En este sentido, apuntan que la rentabilidad del sector aumentaría en general, impulsada por los ingresos netos por intereses, aunque las provisiones también aumentarían, reflejando posibles dificultades para los prestatarios.

De este modo, los resultados del impacto general sobre la solvencia siguen siendo, en promedio, bastante moderados, con una gran heterogeneidad entre los bancos, dentro y entre los diferentes modelos de negocio.

Sin embargo, advierten de que la resiliencia general del sector bancario de la zona euro "no debería distraer la atención de las situaciones específicas de las entidades que podrían justificar acciones de supervisión".

Los dos representantes del BCE destacan que los resultados destacan que los bancos europeos enfrentan bien las sacudidas en las tasas de interés ya que los cambios en los ingresos netos por intereses son en promedio positivos bajo los diferentes escenarios.

Sin embargo, bajo el escenario de aplanamiento, unos pocos bancos enfrentarían un aumento significativo en su coste de financiación que sería incluso mayor que el proyectado para sus ganancias porque los pasivos bancarios tienen un vencimiento más corto en relación con sus activos.

Asimismo, advierten de que los bancos podrían enfrentar mayores pérdidas crediticias por las mayores dificultades para las empresas y los hogares a la hora de pagar sus deudas en un entorno de tasas al alza.

"Si bien el sector bancario experimentó recientemente una recuperación de la rentabilidad, hay señales incipientes de deterioro de la calidad de los activos, que pueden requerir mayores provisiones", apuntan en referencia al impacto "levemente negativo" de este aumento en el capital de los bancos en un escenario de fuerte endurecimiento.


DEFICIENCIAS EN LA GESTIÓN DE RIESGOS.

Por otro lado, los dos banqueros señalan que la reciente revisión de las prácticas de gestión de riesgo de tipo de interés y diferenciales de crédito confirmó el impacto positivo en el margen de intereses de una perturbación al alza de los tipos de interés a corto plazo, pero mostró que los bancos no deberían ignorar el impacto típicamente negativo en el valor económico de las acciones a medio plazo.

"Nuestros resultados revelaron que los modelos que utilizan los bancos para administrar activos y pasivos a menudo se calibraron en entornos de tasas bajas y no capturan los cambios en las preferencias y comportamientos de los consumidores que generalmente ocurren cuando las tasas aumentan, como los retiros de depósitos", apuntan.

Asimismo, señalan que muchos bancos utilizaron derivados para cambiar su perfil de gestión de activos y pasivos y beneficiarse de los aumentos en las tasas de interés, pero una revisión detallada de una muestra de entidades reveló deficiencias con respecto al seguimiento de los riesgos que surgen de las transacciones de cobertura de derivados, lo que deja margen para una atribución de riesgos potencialmente incorrecta.

En cuanto al riesgo de diferencial de crédito, se observaron deficiencias en la medición y gestión de los riesgos relacionados con los bonos gubernamentales y otros instrumentos, mientras que también se observaron problemas en los marcos de las pruebas de resistencia internas porque los escenarios eran demasiado indulgentes en comparación con episodios anteriores de dificultades en el mercado.

Finalmente, la revisión destacó deficiencias en la identificación y preparación de posibles efectos de segunda vuelta y cambios estructurales relacionados con la normalización de las tasas de interés, como nuevas presiones sobre las necesidades de refinanciamiento y los costos de financiación

#240

Guindos (BCE) advierte de que la eurozona se encuentra en una situación económica "muy difícil"

 
La economía de la eurozona se encuentra en una situación "muy difícil" al coincidir unas tasas de inflación muy elevadas con un proceso de desaceleración, según señala el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, quien estima que la inflación no se situará en línea con el objetivo de la entidad hasta la segunda mitad de 2025.

"Actualmente nos encontramos en un contexto económico muy difícil", reconoce Guindos en una entrevista con la Confederación Española de Asociaciones de Jóvenes Empresarios (CEAJE), donde advierte de que este escenario supone "un reto para las empresas y su sostenibilidad".

Según las últimas proyecciones macroeconómicas de la institución, la ralentización mundial y el endurecimiento de las condiciones de financiación están lastrando la actividad económica y ya han provocado una fuerte desaceleración del crecimiento del PIB real en el tercer trimestre de 2022, mientras que el BCE espera que la inflación se sitúe en línea con el objetivo del 2% para la segunda mitad de 2025.

En este sentido, el exministro español de Economía subraya que la prudencia es muy importante debido a que la incertidumbre actual hace aún más difícil para empresas y emprendedores distribuir su capital.

"El actual entorno económico, con alta inflación, bajo crecimiento y endurecimiento de las condiciones de financiación, plantea considerables retos a las empresas de toda la zona del euro y afecta a su competitividad general", señala 

Te puede interesar...
  1. Nvidia impulsa el ‘superciclo’ entre la realidad y la exageración. ¿S&P 6000?
  2. Atención al empleo USA. Bolsas en riesgo?, niveles a vigilar
Brokers destacados