Acceder

Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones

404 respuestas
Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones
3 suscriptores
Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones
Página
25 / 27
#361

Lagarde dice que la mejor defensa es el ataque para competir en el mercado ante una posible victoria de Trump

 
La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, considera que ante los potenciales desafíos para la competitividad de la UE en los mercados que pueden plantear eventos como la posible victoria de Donald Trump en las elecciones de noviembre en Estados Unidos "la mejor defensa es el ataque".

En un coloquio en el Foro Económico Mundial en Davos, la banquera central de la zona euro ha subrayado la importancia para tomar la iniciativa de contar con un mercado fuerte y profundo, "tener un verdadero mercado único".

"Creo que la mejor defensa, si así lo queremos ver, es el ataque. Y para atacar correctamente es necesario ser fuerte en casa", ha afirmado la francesa, recordando que, si bien la UE es una enorme zona económica en el mundo, todavía no es completamente un mercado único.

En este sentido, ha instado a que "el dinero que se ahorra en Europa, o el dinero asociado a las pensiones, se invierta realmente en una unión del mercado de capitales que realmente funcione eficientemente", con el fin de levantar las inversiones necesarias para la transición hacia una economía más verde.

Por otro lado, Lagarde, que respetando las reglas del BCE no podía hacer comentarios que afecten o puedan desvelar nada sobre la postura de la entidad al faltar menos de una semana para la reunión del Consejo de Gobierno, ha señalado que la economía mundial avanza hacia la "normalización de la no normalidad".

En este sentido, ha recordado que el consumo comienza a desvanecerse gradualmente como fuerza impulsora del crecimiento a medida que el inusualmente ajustado mercado laboral ofrece síntomas de menor rigidez y el exceso de ahorro mundial, especialmente en las economías avanzadas, está disminuyendo, acercándose "prácticamente a cero".

"Si se combinan estos dos factores, menos rigidez de empleo y menos ahorros, claramente el consumo ya no es una fuerza tan poderosa como solía ser", ha apuntado.

Por otro lado, ha destacado que el comercio comienza a normalizarse tras los perturbaciones de los dos últimos años al tiempo que una tercera normalización en todo el mundo, sin incluir la zona del euro, sería la desaceleración de la inflación 

#362

Los bancos de la eurozona anticipan el primer repunte de la demanda de hipotecas en casi dos años, según BCE

 
Los bancos de la zona euro confían en que la contracción de la demanda de crédito a raíz del endurecimiento de la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) haya tocado suelo y que en el primer trimestre de 2024 se registre un aumento de las solicitudes de préstamos por parte de las empresas, así como de hipotecas por parte de los consumidores, algo que no sucedía desde principios de 2022.

"Por primera vez desde principios de 2022, los bancos esperan un pequeño aumento neto de la demanda de préstamos a empresas y de préstamos para vivienda en el primer trimestre de 2024", destaca el BCE en la encuesta de préstamos bancarios elaborada por la institución entre el 8 de diciembre de 2023 y el 2 de enero de 2024 y en la que tomaron parte 157 bancos.

Según los resultados de la consulta, en el cuarto trimestre de 2024 las entidades de la zona euro volvieron a registrar disminuciones en la demanda de préstamos o líneas de crédito por parte de las empresas, así como en la de préstamos para vivienda y la demanda de créditos al consumo por parte de los hogares.

En todas las categorías de préstamos, la disminución de la demanda observada estuvo relacionada con el nivel de los tipos de interés, además de que la menor inversión fija frenó la demanda de préstamos de las empresas, mientras que el menor optimismo de los consumidores y las perspectivas del mercado inmobiliario redujeron la demanda de préstamos de los hogares.

No obstante, el porcentaje neto de bancos que informaron de una disminución en la demanda de crédito fue menor que en el trimestre anterior, aunque superó lo previsto en el caso de las solicitudes de hipotecas para adquirir vivienda.

Desde el lado de la oferta, los bancos informaron de un endurecimiento adicional de los estándares crediticios en los préstamos a empresas, aunque con la menor intensidad desde el primer trimestre de 2022, así como de unas mayores restricciones a la concesión de hipotecas y créditos al consumo, aunque en el caso de los préstamos para adquirir vivienda el endurecimiento fue el menos intenso desde el segundo trimestre de 2022.

"El porcentaje neto de bancos que informaron de un ajuste se moderó en comparación con el trimestre anterior en las tres categorías de préstamos y estuvo por debajo del promedio histórico para préstamos para vivienda y préstamos a empresas", destaca el BCE.

No obstante, de cara al primer trimestre de 2024, los bancos de la zona euro esperan un mayor endurecimiento neto de los estándares crediticios para los préstamos a empresas y hogares 

#363

El BCE no cambiará nada mañana y centrará su mensaje en frenar las expectativas de bajadas de tipos

 
El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) mantendrá este jueves estables, por tercera reunión consecutiva, los tipos de interés de la zona euro, mientras que en la rueda de prensa posterior al cónclave, Christine Lagarde, presidenta de la entidad, se esforzará en enfriar las expectativas sobre el comienzo de las rebajas de tipos en la zona euro.

La francesa ya envió un recado a los inversores desde el Foro Económico Mundial, celebrado la semana pasada en Davos, al reconocer que, en ausencia de cambios significativos en los datos, resulta probable que el Consejo de Gobierno del BCE alcance el consenso necesario para bajar los tipos de interés en verano.

En este sentido, advirtió de que todavía hay un nivel de incertidumbre alrededor de la situación y algunos indicadores que no están anclados en el nivel que quiere el BCE, además de la importancia de seguir recabando información sobre la evolución de los salarios.

Ante este escenario, Peter Goves, responsable de análisis de deuda soberana de mercados desarrollados de MFS Investment Management, considera probable que el tono de la conferencia de prensa de Lagarde continúe este jueves en línea con la idea de "mantener los tipos durante el tiempo que sea necesario para garantizar que la inflación alcance el objetivo de manera consistente".

"Mantenemos la opinión de que las débiles perspectivas de crecimiento, con una actividad por debajo del potencial durante varios trimestres, junto con la disminución de la inflación, harán que los recortes puedan producirse más pronto que tarde", apunta el experto, añadiendo que el momento exacto dependerá de los datos.

En este sentido, los analistas de Ebury advierten de que, mientras que las declaraciones agresivas de algunos consejeros del BCE mantienen viva la posibilidad de proceder a un recorte de tipos en abril, reconocen que se trata de un escenario "cada vez menos probable".

"Esperamos que los comunicados de la reunión de enero tengan como objetivo evitar que se aviven las esperanzas de los inversores sobre un recorte de tipos", subrayan.

De su lado, Franck Dixmier, director de inversiones global de renta fija de Allianz Global Investors, coincide en esperar que la reunión de política monetaria de mañana reafirme la postura prudente del BCE, que probablemente reiterará que sólo iniciará un ciclo de recortes de tipos cuando confíe plenamente en que la inflación volverá a su objetivo de estabilidad de precios del 2% de forma sostenible.

"La reunión se centrará en 'sentar las bases'. Se espera que la primera reunión en la que se discuta un recorte de tipos sea en marzo, pero incluso entonces, parece poco probable que se produzca dicho recorte de tipos", apunta Charles Diebel, responsable de renta fija de Mediolanum International Funds (MIFL).

En esta línea, Tomasz Wieladeck, economista jefe para Europa de T. Rowe Price, confía en que el BCE mantenga todos los parámetros sin cambios este jueves, aunque ve probable que la institución deje claro que la senda de los tipos de interés descontada en los mercados "sigue siendo demasiado agresiva".

"Espero que, aunque el BCE siga insistiendo en que depende de los datos, también haga mucho hincapié en que los datos que le permitirán evaluar si puede empezar a recortar no estarán disponibles antes de junio", señala.

Asimismo, los analistas de Bank of America se suman a la unanimidad de analistas que no espera ningún cambio en los tipos en la reunión de mañana, por lo que reiteran su previsión de un primer recorte en junio, aunque apuntan el riesgo de "una acción más rápida a partir de entonces, dependiendo de la desinflación".

Por su parte, Alberto Valle, director en la consultora financiera Accuracy, sostiene que el mercado ha sido y está siendo demasiado optimista con las potenciales bajadas de tipos por parte de la BCE este año y señala como escenario base una o dos bajadas de tipos en 2024, siempre y cuando la inflación baje del 3% de manera constante 

#364

Lagarde gana tiempo y asegura que el Consejo del BCE consideró "prematuro" discutir sobre rebajas de tipos

 
El Consejo de Gobierno consideró "prematuro" debatir acerca de futuras bajadas de tipos en su reunión de este jueves, según ha revelado en rueda de prensa la presidenta de la institución, Christine Lagarde, quien ha asegurado que mantiene sus recientes comentarios respecto de la posibilidad de que el consenso al respecto llegue para el verano.

"Todo lo que puedo decir es que el consenso en torno a la mesa del Consejo de Gobierno de esta mañana fue que era prematuro discutir recortes de tipos. Es tan simple como eso", ha afirmado la francesa en su comparecencia ante los medios, después de que la institución decidiera por tercera reunión consecutiva mantener sin cambios los tipos de interés.

Lagarde ha insistido en que el BCE seguirá siendo dependiente de los datos en vez de "obsesionarse con cualquier tipo de calendario en particular", añadiendo que el Consejo ha confirmado sus perspectivas de inflación, ya que la información recibida muestra que están siguiendo el camino proyectado en diciembre, mientras que la inflación subyacente cae de manera generalizada en los indicadores, excepto la inflación interna.

De tal modo, ha destacado que, si bien la tasa de inflación repuntó medio punto porcentual en diciembre, alcanzando el 2,9%, este aumento de la subida de precios era esperado y se debió a efectos de base, subrayando que fue "más débil de lo previsto".

Asimismo, ha asegurado que el BCE presta mucha atención a la situación en el mar Rojo y su impacto sobre los costes de envío y, si bien la mayoría de observadores coincide en que tiene un impacto moderado, si el conflicto se desarrollase aún más, "claramente eso representaría un riesgo adicional, ya sea por la interrupción del transporte marítimo o por el precio de la energía y las materias primas en general".

En cualquier caso, la francesa ha recordado que el BCE dispondrá de mucha información en los próximos meses, señalando que será en la reunión del próximo mes de marzo cuando la entidad publique sus nuevas proyecciones macroeconómicas, lo que "informará claramente sobre las perspectivas de inflación y llevará a evaluar si estamos en el camino correcto".

En este sentido, ha apuntado que, antes de la próxima reunión sobre política monetaria del Consejo del BCE, la institución contará con los datos mensuales de inflación para enero y febrero y luego continuará recibiendo datos adicionales, incluyendo datos salariales que llegarán en abril.

"Así que creo que es totalmente prematuro anticipar cuál será exactamente la proyección de crecimiento en nuestra próxima reunión de marzo", ha reiterado Lagarde, haciendo hincapié en que la eurozona se encuentra en un proceso de desinflación, que está funcionando, pero en el que es necesario "avanzar más para tener confianza" de que se trata de algo sostenible.

"Estamos decididos a garantizar que la inflación regrese a nuestro objetivo de medio plazo del 2% de manera oportuna", ha afirmado para defender que los tipos de interés se encuentran en un nivel que, si se mantiene durante un período suficientemente largo, contribuirá sustancialmente a este objetivo 

#365

El consenso del mercado considera que Lagarde deja abierta la puerta a una rebaja de tipos en abril

 
La rueda de prensa de la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, tras la reunión del Consejo de Gobierno de este jueves, no ha servido para enfriar las expectativas de una inminente rebaja de los tipos de interés, que numerosos analistas ahora ven posible que se produzca en abril, después de que la institución publique en marzo sus nuevas proyecciones macroeconómicas.

El Consejo de Gobierno del BCE tiene prevista su próxima reunión sobre política monetaria para el 7 de marzo, cuando actualizará sus proyecciones macroeconómicas, algo sobre lo que ha hecho hincapié este jueves Christine Lagarde, mientras que la siguiente reunión de política monetaria del Consejo está fijada para el 11 de abril.

Si bien Lagarde ha afirmado que "el consenso en torno a la mesa del Consejo de Gobierno fue que era prematuro discutir recortes de tipos" también admitió que el BCE dispondrá de mucha información en los próximos meses, señalando que será en la reunión del próximo mes de marzo cuando la entidad publique sus nuevas proyecciones macroeconómicas, lo que "informará claramente sobre las perspectivas de inflación y llevará a evaluar si estamos en el camino correcto", mientras que para abril dispondrá de datos sobre la evolución salarial.

"En nuestra opinión, la conferencia de prensa del BCE de hoy es alentadora para los mercados de renta variable", señala Robert Schramm-Fuchs, gestor de renta variable europea de Janus Henderson Investors, para quien Lagarde "ha dejado la puerta abierta a un inicio del ciclo de recortes de tipos en abril", al destacar la importancia de las proyecciones actualizadas que estarán disponibles en marzo.

En este sentido, señala que la eurozona se encuentra al borde de la recesión, en contraste con un aterrizaje suave "aparentemente perfecto" en Estados Unidos, por lo que los recortes de tipos del BCE deberían permanecer en el punto de mira del mercado de renta variable.

En esta línea, Peter Goves, responsable de análisis de deuda soberana de mercados desarrollados de MFS Investment Management, comenta que la reunión del Consejo del BCE confirmaría la tesis de que se producirán recortes, "posiblemente más adelante en el segundo trimestre".

"El tono de Lagarde en la conferencia de prensa también pareció respaldar la idea de que se trata de cuándo, y no de si se producirán los recortes de tipos en 2024", añade.

De una opinión parecida es Ann-Katrin Petersen, estratega senior de inversión de BlackRock Investment Institute, ya que, a pesar de que Lagarde enfatizó la dependencia de los datos, "no rebatió con fuerza a las expectativas del mercado de recortes de tasas a partir de abril".

Asimismo, Gurpreet Gill, estratega macro de renta fija global de Goldman Sachs Asset Management, considera que los esfuerzos por disipar las expectativas de recortes de tipos a partir de marzo indican una medida estratégica para influir en los mercados y moldear las percepciones de trabajadores y empresas.

"El BCE podría girar hacia recortes de tasas a partir de finales de la primavera, si la desinflación persiste y las interrupciones de la cadena de suministro impulsadas por la geopolítica no aumentan aún más", aventura.

De su lado, Orla Garvey, gestora sénior de carteras de renta fija en Federated Hermes, señala que el mercado está valorando aproximadamente 180 puntos básicos de recortes en el transcurso de los próximos dos años, la mayor parte de los cuales se producirán en el segundo semestre de 2024.

"Creemos que, teniendo en cuenta los progresos realizados en materia de inflación y las débiles perspectivas de crecimiento, esta cifra es totalmente razonable", apostilla 

#366

Guindos asegura que el BCE "no tiene ningún tipo de calendario" para bajar tipos y que dependerá de los datos

 
El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha asegurado este lunes que la institución "no tiene ningún tipo de calendario" para bajar los tipos de interés y que esta decisión dependerá de los datos y de la evolución de la inflación.

"Bajaremos los tipos de interés cuando estemos convencidos de que la inflación va a converger hacia nuestro objetivo del 2%", ha subrayado Guindos en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press.

El vicepresidente del BCE ha afirmado que la inflación "ha bajado mucho" y continuará moderándose, pues "las tendencias subyacentes de la inflación, que son las señales más permanentes de cómo va a evolucionar en el futuro próximo, indican una evolución a la baja".

"Esas son buenas noticias porque seguramente el principal problema económico que hemos vivido en Europa en los últimos dos años ha sido una inflación muy alta que ha afectado mucho a la capacidad adquisitiva y sobre todo a la capacidad adquisitiva de todos aquellos que tienen una renta más reducida. Por lo tanto, son buenas noticias con respecto a la evolución de la inflación y eso antes o después se acabará reflejando en la política monetaria", ha apuntado.

Preguntado por si se bajarán los tipos hacia el verano, Guindos ha dejado claro que el BCE "no tiene ningún tipo de calendario" y que "va a ser dependiente de los datos".

"Va a depender de la evolución de la inflación y yo soy optimista con respecto a la evolución de la inflación", ha insistido.

Guindos ha reconocido, no obstante, que existen "riesgos", como la crisis en Oriente Próximo y el Mar Rojo, que puede afectar a los costes del transporte, así como la evolución de los costes laborales unitarios, ligados a la evolución de salarios y "con una productividad muy reducida en Europa", que puede llevar a las empresas a acabar trasladando este aumento de los costes a los precios.

"Pero la tendencia subyacente yo sigo pensando que es positiva. Tendremos nuevas proyecciones económicas que para nosotros son muy importantes en un par de meses y a partir de ahí si vemos que convergencia se va produciendo, eso tendrá una influencia en la política monetaria", ha añadido.

Según ha explicado, los salarios están creciendo por encima del 5%, aunque en desaceleración. "No es igual en todos los países, hay que tener en cuenta que en la zona euro ya somos 20 países y seguramente las tensiones en los salarios son más profundas, son más evidentes en los países del Norte que en los países del Sur. Lo que también hay que ponerlo en un contexto, un contexto en el cual el mercado laboral se está comportando muy bien en Europa", ha remarcado.

Guindos ha indicado que en Europa los márgenes empresariales han crecido "mucho menos" y que la subida de los costes laborales unitarios están siendo en parte absorbidos por los beneficios empresariales y no se está trasladando a los precios, "lo cual es una evolución positiva" 

#368

Las expectativas de inflación de los consumidores caen a mínimos de febrero de 2022, según BCE

 
Las expectativas de los ciudadanos de la eurozona sobre la evolución durante el próximo año de la tasa de inflación han disminuido en diciembre hasta su nivel más bajo desde febrero de 2022, antes de la invasión de Ucrania, según constata el Banco Central Europeo (BCE) en su última encuesta entre los consumidores de la zona euro.

De esta forma, los ciudadanos esperan que la inflación se situará dentro de un año en el 3,2%, frente al anterior 3,5%, mientras que las expectativas a tres años vista repuntaron una décima, hasta el 2,5% desde el 2,4%.

De su lado, la tasa mediana de inflación percibida por los ciudadanos durante los 12 meses anteriores hasta diciembre disminuyó al 6,9%, desde el 7,6% en noviembre.

"Las expectativas de inflación en el horizonte de un año cayeron a su nivel más bajo desde febrero de 2022, muy por debajo de la tasa de inflación pasada percibida", ha destacado el BCE, añadiendo que la evolución de las percepciones y expectativas de inflación se mantuvo relativamente alineada en todos los grupos de ingresos, aunque algo mayor entre aquellos ciudadanos con ingresos más bajos.

De su lado, los encuestados más jóvenes (de 18 a 34 años) continuaron reportando percepciones y expectativas de inflación más bajas que los encuestados de mayor edad (de 35 a 54 años y de 55 a 70 años).

En cuanto a la evolución macroeconómica, las expectativas de crecimiento de los consumidores para los próximos 12 meses se mantuvieron sin cambios en el -1,3%, mientras que las expectativas sobre la tasa de desempleo a un año vista disminuyeron al 11,2%, desde el 11,4% en noviembre.

De este modo, los consumidores siguieron esperando que la tasa de desempleo futura sea ligeramente superior a la tasa de desempleo actual percibida (10,8%), lo que implica un mercado laboral ampliamente estable, aunque entre aquellos ciudadanos de ingresos más bajo continuaron observándose las tasas de desempleo esperadas y percibidas más altas.

Por otro lado, en cuanto a las expectativas de los consumidores sobre el crecimiento de la renta nominal se mantuvieron sin cambios en el 1,2%, mientras que las percepciones de crecimiento del gasto nominal durante los 12 meses anteriores disminuyeron al 6,8% desde el 6,9% en noviembre y el 7% en octubre.

Asimismo, las expectativas de crecimiento del gasto nominal durante los próximos 12 meses se mantuvieron estables en 3,6%

En el caso del mercado inmobiliario, los consumidores esperaban que el precio de su vivienda aumentara un 2,2% en los próximos 12 meses, ligeramente por debajo del 2,4% de noviembre, con mayores expectativas de revalorización entre los ciudadanos con menos ingresos en comparación con aquellos de mayor renta.

De su lado, las expectativas sobre las tasas de interés hipotecarias a 12 meses disminuyeron al 5,3%, desde el 5,5% en noviembre, siendo los hogares de ingresos más bajos los que esperaban las tasas de interés hipotecarias más altas.

Asimismo, la percepción de acceso al crédito durante el pasado año se redujo en comparación con noviembre, mientras que se esperaba que el acceso al crédito se volviera ligeramente más fácil durante los próximos 12 meses en comparación con noviembre 

#369

Schnabel (BCE) advierte contra una bajada apresurada de tipos porque la inflación podría "estallar"

 
El Banco Central Europeo (BCE) debe ser paciente y no apresurarse en ajustar su política monetaria al encarar la "última milla" del proceso desinflacionario en curso, cuando las subidas de tipos acumuladas empiezan a tener un impacto menor y las condiciones financieras comienzan a flexibilizarse, porque la inflación podría "estallar".

En una entrevista con 'Financial Times', la representante alemana en el directorio del BCE, Isabel Schnabel, advierte de una desaceleración en el proceso desinflacionario, "típica de la última milla", en el que la política monetaria restrictiva "tiene menos impacto", una vez superado "el pico de transmisión".

"Inicialmente, obtuvimos los rápidos beneficios de la desinflación, que es la reversión de los shocks del lado de la oferta", señala Schnabel, para quien, desde entonces, la inflación se ha mantenido prácticamente estable.

"Yo diría que ahora estamos entrando en una fase crítica en la que la calibración y la transmisión de la política monetaria se vuelven especialmente importantes porque de lo que se trata es de contener los efectos de segunda ronda", expone la alemana.

En este sentido, la ejecutiva del BCE considera clave la dinámica entre salarios, productividad y beneficios, ya que si la demanda se ve frenada por una política monetaria restrictiva, será mucho más difícil para las empresas trasladar los mayores costes a los consumidores y tendrán que absorber al menos una parte.

No obstante, Schnabel advierte de que este proceso "fundamental" durante la última milla es bastante prolongado y bastante incierto porque la economía podría recuperarse con más fuerza de lo esperado, lo que podría alentar a las empresas a traspasar nuevamente los costes a los consumidores.

Asimismo, la representante del BCE subraya que la inflación persiste en los servicios al tiempo que el mercado laboral ofrece muestras de resiliencia, mientras que se aprecia "una notable flexibilización de las condiciones financieras" porque los mercados descuentan agresivamente un giro en la postura de los bancos centrales, además de los acontecimiento del mar Rojo.

"Esto advierte contra un ajuste pronto de la postura política. Significa que debemos ser pacientes y cautelosos porque sabemos, también por experiencia histórica, que la inflación puede volver a estallar", advierte Schnabel. "Este es un argumento en contra de ajustar apresuradamente la postura política", apostilla 

#370

Villeroy (BCE) augura que se bajarán tipos este año, y su homólogo Kazaks cree que no se hará esta primavera

 
El gobernador del Banco de Francia y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), François Villeroy de Galhau, ha afirmado este viernes que el BCE probablemente baje los tipos de interés en 2024 a medida que la inflación vaya convergiendo con el objetivo de estabilidad de precios del 2%.

"Probablemente recortaremos tipos este año, porque estamos haciendo progresos contra la inflación", ha afirmado Villeroy en la cadena francesa de televisión 'LCI'. "Estamos dejando atrás la urgencia por controlar la inflación y estamos en el buen camino para superar la enfermedad", ha añadido.

Los mercados apuestan actualmente por una primera reducción en abril, si bien Villeroy ya aseguró con anterioridad que, en función de los datos, todas las posibilidades estaban encima de la mesa.

No obstante, su homólogo letón, Martin Kazaks, ha manifestado este viernes también que los vaticinios de los inversores sobre una bajada en alguna de las dos próximas reuniones podrían ser "optimistas".

"Yo sería cauteloso y esperaría a cerrar el capítulo de la inflación. Entonces, podríamos respirar tranquilos y bajar los tipos paso a paso", ha declarado a la emisora 'Latvijas Radio', al tiempo que ha señalado al verano como el momento adecuado para recortar la tasa de referencia si los datos recibidos lo amparan.

Ya sobre la evolución macroeconómica de Francia, Villeroy ha indicado que el crecimiento "se acelerará gradualmente" en los próximos meses a medida que la inflación avance por detrás de lo que lo hacen los salarios. El instituto emisor galo pronostica que el PIB francés se expanda este año un 0,9% y esquive el fantasma de la recesión.

A nivel europeo, el nuevo sistema de seguimiento de los salarios refleja que el ritmo al que suben las nóminas en la eurozona aún no ha alcanzado su punto de inflexión, lo que amenaza con mantener la inflación elevada por más tiempo.

Aun así, los indicadores adelantados apuntan a un "enfriamiento" de las presiones salariales para finales de 2023 desde el aumento interanual del 4,4% del segundo trimestre 

#371

Guindos defiende que el BCE no debe adelantarse, a pesar de la buena marcha de la inflación

 
El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha destacado que el proceso desinflacionario en la eurozona continúa y se espera que la subida de los precios se modere aún más a lo largo del año, aunque ha subrayado la necesidad de no adelantarse, ya que pasará algún tiempo antes de contar con la información necesaria para confirmar que la inflación está regresando de manera sostenible al objetivo del 2%.

Si bien la inflación va por buen camino, el BCE debe vigilar de cerca los factores de riesgo en juego, ha advertido Guindos en un discurso en Croacia, donde ha señalado que las presiones salariales siguen siendo elevadas y aún no hay datos suficientes para confirmar que estén disminuyendo, mientras que los márgenes de beneficio podrían resultar más resistentes de lo previsto y las tensiones geopolíticas podrían elevar los precios de la energía y alterar el comercio mundial.

En cualquier caso, el exministro español de Economía ha expresado su confianza en que el proceso desinflacionario continuará, lo que permitirá reducir la inflación aún más a lo largo de este año, tal como apuntan las expectativas de inflación, que han disminuido notablemente en horizontes más cortos y son consistentes con la meta en los horizontes más largos.

Sin embargo, Guindos ha subrayado que "no debemos adelantarnos", ya que "pasará algún tiempo" antes de que el BCE disponga de la información necesaria para confirmar que la inflación está regresando de manera sostenible a nuestro objetivo del 2%.

En este sentido, ha reiterado que el banco central seguirá guiándose por los datos, teniendo en cuenta que los próximos meses "serán especialmente ricos en nueva información sobre los factores que impulsan la inflación subyacente" a medida que haya datos sobre los últimos acuerdos salariales y reajustes de precios por parte de las empresas, junto con las nuevas proyecciones macroeconómicas que el BCE publicará en marzo.


EXPOSICIÓN AL 'LADRILLO'.

Por otro lado, el vicepresidente del BCE ha apuntado que algunas entidades no bancarias y bancos especializados "siguen muy expuestos" a sectores sensibles a los tipos de interés, como las empresas altamente endeudadas y el sector inmobiliario.

En este sentido, ha advertido de que un mayor deterioro de estos sectores podría exponer a los intermediarios a pérdidas por revaluación y a salidas de inversores, lo que resulta especialmente relevante para algunos tipos de fondos de inversión en bienes raíces con gran presencia en mercados inmobiliarios comerciales de varios países de la zona euro.

De hecho, a pesar de algunos reequilibrios recientes de carteras por parte de entidades no bancarias, el sector todavía muestra altos riesgos de duración, crédito y liquidez, ha advertido Guindos.

"Las entidades siguen siendo vulnerables a las correcciones de los precios de los activos en medio de la incertidumbre macroeconómica y la volatilidad de los mercados", ha señalado.

De tal modo, teniendo en cuenta también que partes del sector financiero no bancario también registran un importante apalancamiento dentro y fuera del balance, las fragilidades del sector plantean riesgos para el sistema financiero por sus vínculos con el sector bancario.

En este sentido, los bancos y las instituciones financieras no bancarias pueden estar estrechamente interconectados a través de canales de financiación, vínculos de propiedad y exposiciones a riesgos comunes.

En cuanto al sistema bancario de la eurozona, que ha sido una fuente de resiliencia, Guindos ha anticipado que probablemente deberá abordar riesgos a la baja relacionados con el débil crecimiento del crédito, el aumento de los costes de financiación y el deterioro de la calidad de los activos.

"Si bien los indicadores de calidad de los activos han sido bastante sólidos, hay signos tempranos de deterioro en algunas carteras de préstamos, incluidas empresas y sectores más pequeños como la construcción y el sector inmobiliario comercial", ha indicado.

De este modo, dado el actual entorno de incertidumbre macroeconómica, para el vicepresidente del BCE es importante permanecer alerta y ha recomendado a los bancos "estar preparados para un posible empeoramiento de las condiciones económicas" 

#372

Lagarde espera que continúe el proceso desinflacionario, pero dice que el BCE necesita "más confianza"

 
El proceso de moderación de la subida de los precios en la eurozona continuará a lo largo del año, después de que la tasa de inflación en enero se haya situado en el 2,8%, una décima menos que al cierre de 2023, pero el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) debe tener confianza en que desembocará de manera sostenible en el objetivo del 2%, según ha señalado la presidenta de la entidad, Christine Lagarde.

En un discurso pronunciado ante el Comité de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, la francesa ha señalado el estancamiento de la zona euro en el último trimestre de 2023, añadiendo que, si bien los datos entrantes siguen indicando una actividad moderada en el corto plazo, algunos indicadores apuntan a una recuperación durante el próximo año.

En cuanto a la evolución de los precios, Lagarde ha destacado que la inflación subyacente está disminuyendo gradualmente, aunque el componente de servicios ofrece signos de persistencia, mientras que el crecimiento de los salarios sigue siendo fuerte y se espera que sea un impulsor cada vez más importante de la dinámica de la inflación en los próximos trimestres.

En este sentido, ha recordado que el rastreador salarial prospectivo del BCE sigue señalando fuertes presiones salariales, aunque los acuerdos alcanzados indican cierta estabilización en el último trimestre de 2023, por lo que las presiones salariales para 2024 dependen particularmente del resultado de las rondas de negociación en curso.

"En general, los datos más recientes confirman el proceso de desinflación en curso y se espera que nos lleven gradualmente hacia abajo a lo largo de 2024", ha indicado la presidenta del BCE.

"No queremos correr el riesgo de que se revierta, lo que sería un desperdicio de todo lo que hemos hecho y nos llevaría a tener que tomar aún más medidas", ha defendido Lagarde en su intervención.

"Entonces necesitamos tener más confianza. Y esa confianza será el resultado de los datos que seguiremos recibiendo, recopilando y analizando para asegurarnos realmente de que vamos en esa dirección", ha apostillado.


SECTOR BANCARIO.

Por otro lado, la presidenta del BCE ha asegurado que el bloque se encuentra hoy "mucho, mucho mejor preparados" de cara a una eventual crisis, porque el sistema bancario es más fuerte, está mejor estructurado, mejor capitalizado, tiene más liquidez, más instrumentos que miden esos niveles y está mejor supervisado.

En este sentido, Lagarde ha recordado que el sector bancario de la eurozona superó la prueba de choque que supuso la primavera pasada la crisis de la banca regional de Estados Unidos, con los cierres de entidades como Silicon Valley, Signature o First Republic, además de la caída de Credit Suisse en Europa.

De este episodio, la francesa considera que se puede destacar la labor del supervisor europeo, el MUS, que había alertado con tiempo a las entidades europeas sobre el riesgo de tipos de interés ligado al cambo de sentido en la política monetaria.

"Creo que a veces está de moda criticar o cuestionar la supervisión única implementada. Pero creo que vimos el 23 de marzo que tener una supervisión única, que todos los bancos europeos estuvieran cubiertos por los requisitos de Basilea III y supervisados adecuadamente, creo que eso fue una verdadera ventaja", ha defendido.

De este modo, para Lagarde el MUS ha cumplido la misión encomendada y el sistema bancario europeo está mejor preparado y más fuerte, aunque ha lamentado que la posición de cara a futuras crisis "sería mucho mejor si se completara la unión bancaria", además de unión del mercado de capitales, "de la que todo el mundo habla y alardea, pero no pasa nada", que para la francesa representan "los dos grandes elefantes en la sala" 

#373

Schnabel defiende que el BCE no debe bajar tipos de forma prematura

 
La representante alemana en el Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), Isabel Schnabel, ha advertido del riesgo de que la institución actúe de forma prematura a la hora de ajustar la restricción de su política monetaria, lo que podría llevar a una situación semejante a la de los años 70.

En su intervención en un acto en Florencia (Italia), la ejecutiva del BCE ha defendido que, a pesar de los avances considerables en el restablecimiento de la estabilidad de precios durante el año pasado, la política monetaria debe seguir siendo restrictiva hasta estar seguros de que la inflación volverá de manera sostenible a la meta del 2% en el medio plazo.

En este sentido, para Schnabel el crecimiento de la productividad persistentemente bajo, y recientemente incluso negativo, en la zona euro exacerba los efectos del fuerte crecimiento actual de los salarios nominales sobre los costes laborales unitarios de las empresas, aumentando el riesgo de que estas trasladen los mayores costes salariales a los consumidores, retrasando el retorno de la inflación a la meta del 2%.

"El largo período reciente de alta inflación sugiere que, para evitar vernos obligados a adoptar una política de 'parada y arranque' ('stop-and-go') similar a la de los años 1970, debemos ser cautelosos y no ajustar nuestra postura política prematuramente", ha afirmado la alemana.

De este modo, la postura de Schnabel se alinea con la expresada ayer por Christine Lagarde, presidenta del BCE, quien en su intervención ante el Comité de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo, hizo hincapié de que la entidad necesita "más confianza" en que el proceso desinflacionario en curso desembocará de manera sostenible hacia el objetivo del 2% antes de acometer un giro en la postura monetaria.

"No queremos correr el riesgo de que se revierta (el proceso desinflacionario), lo que sería un desperdicio de todo lo que hemos hecho y nos llevaría a tener que tomar aún más medidas", señaló Lagarde en su intervención. "Necesitamos tener más confianza", apostilló 

#374

Julius Baer considera que el primer recorte de los tipos de interés lo hará el BCE en abril

 
Julius Baer ha previsto este martes que la primera bajada de los tipos de interés la llevará a cabo el Banco Central Europeo (BCE) -que tiene ahora los tipos al 4,5%- en abril, ya que sus datos económicos son más débiles, en tanto que la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, cuyos tipos se encuentran en el 5,25-5,5%, esperará a junio para efectuar ese movimiento.

En un encuentro con los medios para presentar las perspectivas y estrategias de mercado en 2024, la responsable de carteras del banco suizo para el mercado ibérico, Almudena Benedit, ha expuesto que ambos bancos centrales llevarán a cabo tres recortes de tipos a lo largo del año, un pronóstico que sostienen desde finales del pasado año, cuando el mercado se lanzó a apostar por hasta siete recortes.

Para Benedit, 2024 va a ser un año de transición y desaceleración, si bien el panorama es benigno a la vista de que no hay daños estructurales en la economía y tanto las familias como las compañías se han reestructurado y están mejor preparadas para capear el ciclo económico: "todavía hay mucho ahorro acumulado desde la pandemia e incrementos salariales", ha apuntado.

La clave del año es cuánto y cómo va a bajar la inflación y la recepción que hagan de ello los bancos centrales, según la ejecutiva, que piensa que al final se sentirán "cómodos" con niveles de inflación en torno al 3%.

"El único desequilibrio" de consideración para la evolución económica vendría del sector inmobiliario comercial, el cual recae sobre la banca pequeña y regional de Estados Unidos; con todo, los grandes no tienen exposición en ese sentido y cualquier escenario desfavorable cuenta con el aval de la actuación de la Fed en marzo de 2023.

Por otra parte, ha considerado a su vez que "el mayor riesgo es que la economía de Estados Unidos crezca demasiado y eso retrase los recortes de tipos de interés".


CHINA Y LAS HIPOTECAS

En lo referente a China, Benedit ha apuntado que "tiene un problema estructural severo" derivado del sector inmobiliario que requiere de la aprobación de medidas importantes de carácter fiscal y que recuerda a lo vivido en España con la crisis inmobiliaria de 2008, ya que los particulares están viendo como el coste de las hipotecas supera al de las viviendas en sí.

Eso retrotrae el gasto y ralentiza el consumo, por lo que según Benedit hace precisas políticas monetarias agresivas para incentivar ese consumo interno; ligado a esto, apuestan por mantener una posición de cautela en China, que por otra parte seguirá exportando deflación a Occidente, y prefieren centrarse en otros mercados emergentes tales como Brasil, Japón, Singapur o la India, a la que precisamente se están trasladando fábricas procedentes de China.


ESTRATEGIA DE MERCADO: "LAS TECNOLÓGICAS NO ESTÁN TAN CARAS"

A la hora de establecer la estrategia de inversión, Benedit ha expresado que el banco privado suizo apuesta claramente por las acciones tecnológicas y los llamados 'Siete Magníficos', un sector que, si bien presenta valoraciones elevadas, "no está tan caro" por las considerables perspectivas de crecimiento que tiene por delante".

Asociado a esto, ha expresado que la situación de los 'Siete Magníficos" ("los beneficios pueden duplicarse y la generación de caja es muy positiva", ha aducido) no es comparabale a la crisis de las punto.com a principios de siglo y que la Inteligencia Artificial (IA) tendrá un gran impacto en la productividad.

En un plano más general, han aducido que los beneficios empresariales empezaron a mejorar a finales de 2023 y esperan que la tendencia se mantenga en los próximos años, por lo que se decantan ahora en sectores más defensivos (eléctricas, salud) y esperan que 2024 sea una buena oportunidad para incrementar posición en sectores cíclicos, como automóviles e industria, ya que remontarían en el futuro.

Esa oportunidad de entrada, según Benedit, podría producirse en los próximos meses por una corrección de los mercados (que podría llegar la 10%) por el efecto de un catalizador (el riesgo podría venir de la geopolítica) que sirva para que el mercado corrija y el inversor tome beneficios.

En el apartado geográfico, han expresado que su cartera sobrepondera a Estados Unidos, donde el S&P 500 presenta un potencial de revalorización del 9%, mientras que otorga una posición neutral a Europa.

Del lado de la renta fija, desde Julius apuestan por la deuda de calidad, tanto de gobiernos como del crédito -en ese sentido, les gustan los bonos financieros de calidad-, e ir incrementando duración (la suya se sitúa de momento en torno a los 4 años) frente al 'high yield', ya que su rentabilidad más no compensa el riesgo que exige.

En otros mercados, Benedit ha expresado que vaticinan un precio medio del barril de crudo Brent en torno a los 70 dólares (ahora cotiza en los 80 dólares) afectado por la demanda débil de China y que del lado de la oferta no hay problemas a la vista de los intereses contrapuestos de la OPEP.

Por otra parte, han reducido al mínimo su exposición a activos alternativos (del 5% al 1% de la cartera) ya que no ven un valor añadido en un momento en el que los tipos de interés siguen elevados.

Asimismo, han considerado que la onza de oro troy, en torno a los 2.000 dólares desde octubre, está "muy cara" como consecuencia de las grandes compras de los bancos centrales y, si bien ofrece cobertura a corto plazo, en el largo arroja más dudas 

#375

El Consejo del BCE consideró mayor el riesgo de bajar tipos demasiado pronto que hacerlo demasiado tarde

 
Los miembros del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) asumieron por un amplio consenso en su última reunión de política monetaria, celebrada el 24 y 25 de enero, que era "prematuro" discutir sobre recortes de tipos al considerar que "el riesgo de bajar las tasas oficiales demasiado pronto superaba el de hacerlo demasiado tarde".

El resumen de las discusiones mantenidas en el seno del órgano rector de la institución monetaria de la eurozona, publicado este jueves, revela un tono y preocupaciones muy parecidos a los expresados por su homólogo de la Reserva Federal, cuyas actas mostraron ayer la preocupación del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) sobre el riesgo de relajar demasiado deprisa la política monetaria.

En el caso del Consejo del BCE, el documento publicado señala que existió "un amplio consenso" entre los miembros en que era prematuro discutir recortes de tipos en la reunión de enero al tener en cuenta consideraciones de gestión de riesgos.

Asimismo, aparte del mayor riesgo estimado de actuar demasiado pronto respecto de hacerlo con cierta demora, los consejeros del BCE también señalaron "altos costes para la reputación" de la entidad si una vez acometida la bajada de tipos hubiera que revertir el rumbo en el caso de que la actividad económica se recuperara con más fuerza, se acelerara el crecimiento salarial o surgieran nuevas presiones inflacionarias.

Por otro lado, en la discusión se apuntó que el riesgo vinculado a un efecto de ajuste excesivo involuntario por parte de la política monetaria se veía mitigado por el hecho de que los mercados financieros descontasen ya una serie de bajadas de tipos en 2024, contribuyendo así a una flexibilización de las condiciones financieras y de financiación.

Sin embargo, al mismo tiempo se argumentó que tal flexibilización podría ser prematura y potencialmente hacer descarrilar o retrasar el retorno oportuno de la inflación a su objetivo.

En cualquier caso, el resumen de la reunión subraya que los consejeros del BCE coincidieron en que era importante seguir un enfoque dependiente de los datos en lugar de basado en un calendario, en consonancia con los elementos de la función de reacción que el Consejo de Gobierno había comunicado en 2023 

Brokers destacados