Acceder

Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones

404 respuestas
Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones
3 suscriptores
Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones
Página
22 / 27
#316

De Guindos (BCE) afirma que la subida de tipos de interés se encuentra en su "recta final"

 
El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha asegurado este jueves en un seminario organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo que nos encontramos en la "recta final" de las subidas de tipos de interés.

"Estamos entrando en la recta final", ha afirmado De Guindos, aunque ha advertido contra los efectos de segunda ronda y las expectativas de inflación, por lo que cree que la decisión de tipos de mediados de septiembre aún está "abierta".

De Guindos ha indicado que la subida de tipos ya está endureciendo las condiciones de financiación, lo cual está derivando en una caída en la demanda de crédito. El exministro de Economía ha recordado que las decisiones en política monetaria se expresan con un "retardo" de entre 12 y 24 meses.

De Guindos ha subrayado los efectos negativos de la inflación, que ha calificado de "mal absoluto para la vida económica y social" por el impacto que tiene, sobre todo, en los segmentos de población con menor renta, ya que estos consumen más y adquieren más productos.

De esta forma, ha defendido la política de subida de tipos de interés como una "medicina amarga, pero una medicina necesaria" para que la economía se sanee y vuelva a crecer. "La mejor contribución que puede hacer, sin duda, un banco central al futuro de la actividad económica es reducir la inflación", ha resumido De Guindos.

En línea con lo anterior, De Guindos también ha puesto en valor la intervención expansiva del BCE durante la pandemia, ya que el respaldo a la liquidez evitó que "el derrumbe [del sistema] fuera muy superior".

No obstante, a medida que se reactivaba la economía y estallaba la guerra de Ucrania, el ejecutivo ha reconocido que los economistas se equivocaron al creer que la inflación sería "temporal", lo cual desembocó en un posterior endurecimiento monetario para atajarla.


COYUNTURA ECONÓMICA

El exministro ha señalado que los potenciales riesgos a la baja para el crecimiento "se han ido concretando", ya que los indicadores de julio, de agosto y los adelantados "apuntan a una desaceleración" en el tercer trimestre y, "seguramente", también durante el cuarto. De Guindos ha sostenido que, en estos momentos, es más "visible" la ralentización de la economía que la de la inflación.

El español ha considerado "importante" usar el "sentido común" a la hora de retomar los planes de ajuste y de reducción del endeudamiento a través de la contención del déficit público. Así, ha considerado poco "realista" el anterior objetivo del 60% de deuda pública por la divergencia entre los niveles de deuda de los distintos Estados de la Unión Europea, por lo que se ha mostrado favorable a una revisión de los objetivos que supongan un "punto medio" en el que "todos tengan que ceder".

En cuanto a China, De Guindos considera que el impacto de la inestabilidad fruto de las dificultades del sector inmobiliario del gigante asiático sobre la economía europea no deriva de una exposición "directa" de las entidades financieras europeas a dicho sector, sino, fundamentalmente, por vía "indirecta" como consecuencia del menor crecimiento de la economía mundial.

Por otro lado, De Guindos ha augurado que "en las próximas semanas o meses" los bancos españoles comenzarán a remunerar los depósitos y el ahorro en línea con sus pares europeos "como no podía ser de otra manera". El vicepresidente del BCE ha explicado que esto hasta ahora no ha ocurrido por falta de competencia, sino por "un exceso de liquidez" que ya está desapareciendo.


AYUDAS PÚBLICAS Y EURO DIGITAL

De Guindos ha rechazado que "los países más poderosos" y que tienen mayores márgenes fiscales inviertan en sus empresas y concedan "ventajas competitivas" que otros países no puedan igualar al carecer de posiciones fiscales más saneadas. El español ha abogado por la vuelta de las políticas públicas a su espíritu original y por que haya en Europa un "mercado competitivo" en el que "todos tengan las mismas posibilidades".

En cuanto a los Fondos Next Generation de la Unión Europea, De Guindos ha celebrado que contribuyeran a "romper una especie de tabú", pues se concedieron como transferencias a los países, y no como préstamos.

De Guindos también se ha referido al euro digital para asegurar que será un método de pago, no de inversión, útil para 'mantener a raya' a los criptoactivos y 'stablecoins'. Igualmente, ha recordado que el efectivo no desaparecerá, pues existen países como Alemania donde este tiene una notable presencia o por la potencial enmienda constitucional que se pretende introducir en Austria para blindar su circulación.


IDIOSINCRASIA DEL BCE

De Guindos ha explicado que, aunque el BCE está al cargo de la política monetaria y supervisión de la zona euro, difiere de otros bancos centrales por la fragmentación financiera derivada de la existencia de distintos Estados-nación soberanos.

"No siempre es fácil cuando tienes 20 Estados miembro porque también sigues teniendo intereses nacionales y sigues teniendo divergencias desde el punto de vista nacional", ha elaborado.

A su vez, De Guindos ha calificado de "curiosa" la gobernanza del BCE, pues en el consejo de Gobierno del mismo, cada miembro posee un voto. "El voto del gobernador español es idéntico al voto del gobernador de Malta", ha ejemplificado De Guindos, que ha calificado este sistema de "extremadamente democrático" y pensado para salvaguardar los "intereses generales".

El español ha contrapuesto este modelo al Consejo Europeo, donde el voto está ponderado en función de factores como la población, por lo que los grandes países pueden "imponer de vez en cuando lo que son sus planteamientos" 

#317

Las expectativas de inflación a largo plazo de los consumidores de la eurozona repuntan en julio, según BCE

 
Las expectativas de los ciudadanos de la eurozona sobre la evolución futura de la tasa de inflación han repuntado en julio y se mantuvieron por encima del objetivo del 2%, según constata el Banco Central Europeo (BCE) en su última encuesta entre los consumidores de la zona euro.

De esta forma, los ciudadanos esperan que la inflación caiga al 3,4% dentro de un año, sin cambios. Mientras tanto, para dentro de tres años, los europeos esperan que sea del 2,3%, una décima más que el mes anterior.

En cuanto al crecimiento económico, los encuestados esperan que el PIB se contraiga un 0,7% en los siguientes 12 meses, una décima más en comparación con el retroceso del 0,6% anticipado en junio.

Asimismo, el mercado laboral empeorará según los ciudadanos, pues los desempleados que prevén encontrar trabajo dentro de tres meses ha caído al 22,9% desde el 26,6% de abril. Además, las personas con empleo que temen perder su trabajo en el mismo periodo ha aumentado al 8,2% en julio en comparación con el 7,8% del cuarto mes del año.

De forma similar, la población espera que sus ingresos nominales crezcan menos de lo que esperaban en mayo, cuando anticipaban un avance del 1,2%, y que ahora se quedará en el 1,1%. No obstante, las expectativas sobre el gasto nominal auguran un avance del 3,4%, sin cambios y al menor ritmo desde marzo de 2022.

Los consumidores de la eurozona pronostican que sus hogares valdrán un 2,1% más en doce meses, sin cambios desde mayo, pero el pago por intereses de hipoteca experimentará un alza del 5,1%, una décima más.

De su lado, la percepción pasada de acceso al consumo mejoró "ligeramente", mientras que la futura "se endureció un poco". El porcentaje de ciudadanos que solicitaron un crédito al consumo en los últimos tres meses creció en un 1,4%, hasta el 14,8% de julio, su mayor cifra desde octubre de 2020, por el protagonismo de la franja etaria de aquellos con edades comprendidas entre los 18 y 34 años 

#318

El BCE decide esta semana si respalda a Delgado para liderar el Consejo de Supervisión

 
El Banco Central Europeo (BCE) se reunirá el próximo miércoles para decidir finalmente a qué candidata respalda para suceder a Andrea Enria al frente del Consejo de Supervisión del organismo: a la española Margarita Delgado, actual subgobernadora del Banco de España, o a la alemana Claudia Buch, vicepresidenta del Bundesbank.

La decisión la tomará el Consejo de Gobierno del BCE, que no solo reúne a los seis miembros de la Ejecutiva de la autoridad monetaria, sino también a los presidentes y gobernadores de los otros 19 bancos centrales de la zona euro.

Aunque el nombramiento del BCE tiene un peso casi total, no le corresponde al organismo la decisión. La candidata que elija el BCE tendrá que someterse al visto bueno tanto del Parlamento Europeo, tras lo cual pasaría al Consejo de la Unión Europa, que finalmente sería el encargado de refrendar a la futura sustituta de Enria.

El propio Parlamento Europeo sitúa a Delgado como su favorita, después de una vista preliminar que tuvo lugar en el mes de julio a puerta cerrada.

La candidatura de Delgado siempre se ha visto como una de las más fuertes, aunque la prensa especializada apuntaba que en su contra podía acabar jugando que en la actualidad varios altos cargos financieros de la UE estén en manos de españoles, aparte de la vicepresidencia del BCE que desempeña Luis de Guindos, ya que José Manuel Campa preside la Autoridad Bancaria Europea (EBA); el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, es presidente del Comité de Basilea, y Fernando Restoy lidera el Instituto de Estabilidad Financiera (FSI) del Banco de Pagos Internacional (BPI).

El tradicional equilibrio informal y no escrito que mantienen los altos funcionarios de España, Italia, Alemania y Francia quedaría así afectado, a la espera de quién se postule como candidato para suceder tanto a Guindos, cuando su mandato venza en 2026, como a Christine Lagarde, presidenta del BCE, en 2027.

No obstante, en favor de la española se considera que cuenta con una mejor comprensión del funcionamiento interno del BCE, ya que ayudó a establecer su brazo de supervisión y se desempeñó como directora general adjunta.

Antes de eso, Delgado fue una funcionaria clave en el Banco de España lidiando con la crisis bancaria del país, y como subgobernadora se ocupa de una amplia gama de temas, incluida la estabilidad financiera.

De su lado, Buch es economista en lugar de reguladora, pero ha adoptado posiciones agresivas cuando se trata de obligar a los bancos a acumular capital para prepararse para las recesiones económicas. A principios de 2023, se unió al Consejo de Supervisión del BCE, que se reúne cada tres semanas para debatir, planificar y llevar a cabo la supervisión.

Además, la decisión sobre la futura presidenta del Consejo de Supervisión del BCE también se entrecruza con la decisión de la futura presidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI), cargo que se disputa la actual vicepresidenta primera, Nadia Calviño, junto con la hasta ahora vicepresidenta ejecutiva de la Comisión Europea responsable de Competencia, la liberal danesa Margrethe Vestager, y otros tres candidatos de Italia, Suecia y Polonia.

Debido al equilibrio entre países, sería altamente improbable que tanto Delgado como Calviño resulten nominadas para ambos puestos. Sin embargo, la decisión final sobre la presidencia del BEI no se conocerá hasta que el BCE decida sobre su candidata.

España, que este semestre ocupa la presidencia de turno de la UE, prevé incluir en la agenda de la reunión informal de ministros de Economía y Finanzas (Ecofin) del 15 y 16 de septiembre en Santiago de Compostela la discusión y votación sobre las candidaturas a presidir el BEI, si bien la decisión final corresponde al Consejo de Gobernadores del Banco, que integran los mismos ministros, previsiblemente en octubre.

El Consejo de Supervisión del BCE está compuesto por el presidente, el vicepresidente, cuatro representantes del BCE y representantes de los supervisores nacionales que participan en la supervisión bancaria europea, formalmente conocida como Mecanismo Único de Supervisión (MUS) 

#319

Enria (BCE) avisa de que los impuestos a la banca pueden "reducir el atractivo inversor" del sector

 
El presidente del Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE), Andrea Enria, ha afirmado este lunes que los impuestos a la banca, como el que existe en España, corren el riesgo de "reducir el atractivo inversor" del sector financiero, ya que "da la impresión" de que si un banco tiene beneficios, alguien debe "intervenir".

Además, el italiano se ha mostrado preocupado por la posible cronificación de tasas de este tipo, ya que podrían perjudicar la apreciación por parte de los bancos de los riesgos derivados de los tipos de interés.

Esto sería así porque estos impuestos se orientarían, precisamente, hacia los márgenes obtenidos por la subida de tipos sin tener en cuenta la provisión necesaria para hacerles frente.

No obstante, Enria ha reconocido que los bancos pueden tener "parte de la responsabilidad" en que estos impuestos existan por su tardanza en trasladar las subidas de interés a sus clientes.


SUPERVISIÓN BANCARIA

Por otro lado, Enria ha afirmado que el BCE retirará las penalizaciones de necesidades extra de capital a la que están sometidas algunas entidades financieras tras haber solucionado sus problemas de apalancamiento.

No obstante, el italiano no ha dado nombres concretos y ha recordado que algunos bancos continuarán con estos requisitos "por algún tiempo más". También ha dejado claro que "probablemente" exigirá capital extra a más firmas el año que viene.

En este sentido, el presidente del Consejo de Supervisión del BCE ha señalado que el proceso de revisión anual a los bancos (SREP, por sus siglas en inglés) debe "enfocarse más al riesgo", ser más selectivo y no ser estar tan centrado en el capital.

Esto, sin embargo, no tiene por qué traducirse en menores requisitos de capital, sino en más "medidas cualitativas", que no tienen por qué ser "menos exigentes o menos desafiantes" para los bancos que las existentes.

Enria, como ejemplo, ha citado multas periódicas que entrarían en vigor si una entidad no remedia a tiempo deficiencias detectadas por el supervisor en sus cuentas, u órdenes 'cease and desist' que limitan la capacidad para llevar a cabo adquisiciones si no solucionan sus problemas de gestión y gobernanza 

#320

El BCE afirma que el impuesto italiano a la banca no es proporcional a la rentabilidad de las entidades

 
El Banco Central Europeo (BCE) ha cuestionado distintos aspectos del impuesto extraordinario que el Gobierno italiano quiere imponer al sector bancario al considerar que el gravamen podría llegar a poner en peligro una transmisión fluida de las medidas de política monetaria, añadiendo que el importe del mismo podría no ser proporcional a la rentabilidad de las entidades ni afectar a todas por igual.

El BCE señala que el impuesto italiano grava los ingresos de interés netos de 2023, año en el que las instituciones financieras "podrían registrar menores beneficios o pérdidas justo en el momento en el que la tasa se recaude" y que no tiene en cuenta el ciclo económico completo. Asimismo, el decreto ley mantiene el impuesto incluso si el ente registra pérdidas en el componente de los beneficios que no derivan de los intereses netos.

El BCE ha indicado que se debe ser "prudente" para evitar que el impuesto imposibilite a las instituciones crediticias construir reservas de capital adecuadas o provisiones frente a deterioros en la calidad de sus activos. Especialmente, si el gravamen va a tener una mayor incidencia sobre bancos pequeños que se concentran en conceder préstamos, mientras que las entidades con más peso tienden a percibir sus ingresos por otras vías.

Además, añade que el daño a la solvencia "hace peligrar" la transmisión "suave" de la política monetaria hacia el resto de la economía y hace al sector bancario "menos resiliente ante 'shocks' económicos". Por otro lado, unos mayores costes y las restricciones al crédito podrían "afectar de manera adversa al crecimiento económico" en general.

Según el BCE, los efectos netos de unos tipos más altos pueden ser "menos positivos o, incluso, negativos" en el largo plazo frente a lo estimado, ya que el endurecimiento de la financiación restringe la necesidad de crédito por parte de los agentes económicos e incrementa la morosidad.

Del lado inversor, el instituto emisor ha recordado que el impuesto puede dificultar la atracción de capitales y de financiación por parte de las entidades afectadas ante un "panorama más sombrío". Además, el BCE rechaza la retroactividad del impuesto italiano, ya que daña la "confianza de los inversores" y podría derivar en dificultades legales sobre su aplicación.

A nivel europeo, el BCE asegura que el impuesto "fragmenta el sistema financiero" del continente, genera riesgos de doble imposición, "distorsiona el mercado" y "lesiona la resiliencia del sector bancario".

El BCE ha advertido de que el decreto por el que se aprobaba el impuesto a la banca italiano no venía acompañado de un memorándum que justificase la necesidad del tributo. No obstante, ha asumido que el motivo es tratar de financiar los costes para familias y empresas dado el entorno de tipos altos, pero ha recordado que es importante separar este tipo de impuestos de la recaudación general que hacen los Estados para evitar el abuso de un tributo que se supone extraordinario en los planes de consolidación fiscal nacionales.

Por otro lado, la institución que dirige Christine Lagarde ha advertido de que el impuesto no aclara cuál es el tratamiento al que se verán sometidas entidades con procesos de adquisiciones o fusiones abiertos durante el periodo de vigencia del impuesto, ni cómo esta circunstancia afectará al cálculo de la cantidad a abonar 

#321

El BCE descarta a Delgado y propone a Buch como sucesora de Enria al frente de la supervisión bancaria

 
El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha remitido al Parlamento Europeo la propuesta para nombrar a la alemana Claudia Buch, actual vicepresidenta del Bundesbank, como próxima presidenta del Consejo de Supervisión del BCE a partir del 1 de enero de 2024, en sustitución del italiano Andrea Enria, cuyo mandato expira a final de año.

De esta forma, Buch se ha impuesto a la candidatura de la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, a pesar de que esta última era la candidata preferida por el Parlamento Europeo.

La decisión del BCE no es definitiva. La todavía candidata ha sido remitida al Parlamento Europeo que la invitará, a su vez, a una comparecencia ante la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios y luego someterá a votación su elección en sesión plenaria.

Después, el nombramiento tendrá que ser confirmado finalmente por el Consejo de la Unión Europea. Solo entonces la decisión será plenamente efectiva.

La candidatura de Delgado se había visto como una de las más fuertes, aunque la prensa especializada apuntaba recientemente que en su contra podía acabar jugando que en la actualidad varios altos cargos financieros de la UE estén en manos de españoles, aparte de la vicepresidencia del BCE que desempeña Luis de Guindos, ya que José Manuel Campa preside la Autoridad Bancaria Europea (EBA); el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, es presidente del Comité de Basilea, y Fernando Restoy lidera el Instituto de Estabilidad Financiera (FSI) del Banco de Pagos Internacional (BPI).

El tradicional equilibrio informal y no escrito que mantienen los altos funcionarios de España, Italia, Alemania y Francia quedaría así afectado, a la espera de quién se postule como candidato para suceder tanto a Guindos, cuando su mandato venza en 2026, como a Christine Lagarde, presidenta del BCE, en 2027.

Buch, vicepresidenta del Bundesbank desde hace casi una década, es economista en lugar de reguladora, pero ha adoptado posiciones agresivas cuando se ha tratado de obligar a los bancos a acumular capital para prepararse para las recesiones económicas. A principios de 2023, se unió al Consejo de Supervisión del BCE, que se reúne cada tres semanas para debatir, planificar y llevar a cabo la supervisión.

Con anterioridad, la alemana ocupó cargos de responsabilidad en el Instituto Kiel para la Economía Mundial (IfW), uno de los principales institutos de estudios económicos de Alemania, además de formar parte de un comité de la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS) y liderar el Instituto de Investigación Económica de Halle (IWH).

La candidatura de Delgado estaba entrecruzada con la decisión que deben adoptar los líderes europeos sobre quién ocupará la presidencia del Banco Europeo de Inversiones (BEI), cargo que se disputa la actual vicepresidenta primera, Nadia Calviño, junto con la hasta ahora vicepresidenta ejecutiva de la Comisión Europea responsable de Competencia, la liberal danesa Margrethe Vestager, y otros tres candidatos de Italia, Suecia y Polonia.

Por el equilibrio entre países en los principales puestos de instituciones comunitarios, era altamente improbable que tanto Delgado como Calviño resultaran elegidas en ambas candidaturas al mismo tiempo.

España, que este semestre ocupa la presidencia de turno de la UE, prevé incluir en la agenda de la reunión informal de ministros de Economía y Finanzas (Ecofin) del 15 y 16 de septiembre en Santiago de Compostela la discusión y votación sobre las candidaturas a presidir el BEI, si bien la decisión final corresponde al Consejo de Gobernadores del Banco, que integran los mismos ministros, previsiblemente en octubre.

El Consejo de Supervisión del BCE está compuesto por el presidente, el vicepresidente, cuatro representantes del BCE y representantes de los supervisores nacionales que participan en la supervisión bancaria europea, formalmente conocida como Mecanismo Único de Supervisión (MUS).

En 2022, el presidente del Consejo de Supervisión percibió un salario anual de 305.400 euros, cifra que representó una mejora de un 1,5% respecto a la remuneración de 2021 

#322

El BCE sube los tipos en 25 puntos básicos, hasta el 4,50%, y apunta a que pueden haber tocado techo

 
El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido elevar los tipos de interés en 25 puntos básicos, de forma que la tasa de referencia para sus operaciones de refinanciación se situará en el 4,50%, mientras que la tasa de depósito alcanzará el 4% y la de la facilidad de préstamo el 4,75%.

Con esta décima subida consecutiva del precio del dinero, que se ha situado en su nivel más alto en más de 20 años, el BCE sigue adelante con el endurecimiento de su política monetaria, si bien ha apuntado a que los tipos pueden haber tocado techo.

"La subida de tipos de hoy refleja la valoración del Consejo de Gobierno de las perspectivas de inflación a la luz de los nuevos datos económicos y financieros, la dinámica de la inflación subyacente y la fortaleza de la transmisión de la política monetaria", señala el BCE en un comunicado.

Por otra parte, el BCE ha afirmado que los tipos de interés "han alcanzado niveles que, de mantenerse por un tiempo lo suficientemente prolongado", contribuirán de forma "sustancial" a devolver la inflación al entorno del 2%.

Con la subida de un cuarto de punto anunciada este jueves por el BCE, en línea con la adoptada en julio, el 'Guardián del euro' ha elevado el precio del dinero en 450 puntos básicos durante el actual ciclo de subidas, que dio comienzo en julio del año pasado.

El Consejo de Gobierno del BCE ha señalado que las anteriores subidas de los tipos de interés "siguen transmitiéndose con fuerza" y las condiciones de financiación han vuelto a endurecerse y están frenando cada vez más la demanda, "lo que es un factor importante para que la inflación vuelva al objetivo".

Asimismo, el organismo dirigido por Christine Lagarde ha pronosticado que la inflación media este 2023 se sitúe en el 5,6%, para moderarse al 3,2% y al 2,1% en 2024 y 2025, respectivamente. Esto supone una revisión al alza de dos décimas para este año y el siguiente, que se justifica en los precios de le energía, pero es una corrección a la baja en una décima para 2025.

La variable subyacente, que excluye de su cálculo los precios de la energía y los alimentos dada su mayor volatilidad, también se ha revisado "ligeramente a la baja", para quedar en el 5,1% este año, en el 2,9% en 2024 y en el 2,2% en 2025.

De su lado, el BCE ha pronosticado que el producto interior bruto (PIB) de la eurozona se expanda este año un 0,7%, un 1% el que viene, y que se registre una aceleración al 1,5% para 2025. Estas cifras implican una corrección "considerable" a la baja (dos décimas menos en el caso de 2023, medio punto la de 2024 y una décima la de 2025) que el banco justifica en el impacto de la política monetaria restrictiva sobre la demanda doméstica y el debilitamiento del comercio internacional.


CONTEXTO MACRO ACTUAL

La decisión del BCE llega después de que la tasa de inflación interanual de la zona euro se desacelerase en julio hasta el 5,3%, dos décimas por debajo de la subida de precios registrada en junio y su nivel más bajo desde enero de 2022. Al excluir del cálculo el impacto de la energía y de los alimentos, el alcohol y el tabaco, la tasa subyacente se mantuvo estable en el 5,5%.

Además, hace una semana Eurostat informó de que el crecimiento del PIB de la zona euro registró una contracción del 0,1% en el segundo trimestre de 2023, idéntica cifra a la del primer tramo del año 

#323

Previsiones económicas del BCE

 
 
#324

Lagarde (BCE) no aclara si los tipos han alcanzado el "pico" y dice que no hubo unanimidad en la subida

 
La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha reconocido en la rueda de prensa posterior a la subida de 25 puntos básicos acordada este jueves que el foco a la hora de determinar el precio del dinero se desplazará hacia la "duración" de los tipos altos y, también, que no ha existido unanimidad en la reunión que fijó el alza de tipos, si bien no ha aclarado si los tipos han alcanzado el "pico" con esta última subida.

Lagarde ha afirmado que los tipos de interés "han alcanzado niveles que, de mantenerse por un tiempo lo suficientemente prolongado", contribuirán de forma "sustancial" a devolver la inflación al entorno del 2%, si bien no se ha abordado qué se entiende por 'tiempo suficientemente prolongado'. Posteriormente ha matizado que la frase no equivale necesariamente a que estemos en el "pico" de tipos.

"El foco de atención se va a desplazar probablemente un poco más hacia la duración, pero no quiere decir, porque no lo podemos decir, que ahora estamos en el pico", ha advertido, para añadir que el BCE se asegurará de que la política adoptada sea lo "suficientemente restrictiva" como para controlar la inflación. Lagarde también ha admitido que la palabra 'recorte' [de tipos] "ni siquiera ha sido pronunciada" en las reuniones del BCE.


ALGUNOS MIEMBROS DEL BCE APOSTARON POR UNA PAUSA

En cuanto a la toma en sí de la decisión de hoy, Lagarde ha confirmado que "algunos habrían preferido hacer una pausa" y esperar a una reunión futura para evaluar con "mayores certezas" los efectos de los incrementos ya acometidos. No obstante, la exministra de Economía gala ha asegurado que ha existido "una mayoría clara" que ha respaldado la subida de tipos acordada.

De esta forma, el Consejo de Gobierno del BCE ha decidido elevar este jueves los tipos de interés en 25 puntos básicos, de forma que la tasa de referencia para sus operaciones de refinanciación se situará en el 4,50%, mientras que la tasa de depósito alcanzará el 4%, y la de la facilidad de préstamo el 4,75%.

El BCE ha justificado la subida de tipos en que la inflación permanece elevada y las previsiones coinciden en que así será. "La inflación sigue cayendo, pero aún esperamos que continúe elevada por demasiado tiempo", ha explicado Lagarde.

El banco central sigue "decidido" en devolver la inflación al objetivo del 2% "a su debido tiempo". Asimismo, Lagarde ha afirmado que seguirán "centrándose en los datos" a la hora de fijar los tipos de interés, para lo que se apegarán a las proyecciones de inflación general y subyacente y, también, en la "fortaleza de la transmisión de la política monetaria", que está siendo "más rápida" que en otros ciclos de subidas.


PRONOSTICA UN CRECIMIENTO DÉBIL EN EL TERCER TRIMESTRE

Por otro lado, la presidenta del BCE ha asegurado que la economía "probablemente" seguirá dando muestras de debilidad en los próximos meses. "En términos generales, se estancó en la primera mitad del año y [...] también será débil durante el tercer trimestre", ha indicado.

Lagarde ha sostenido que los motivos se encuentran en el comportamiento de las exportaciones europeas y el impacto de la política monetaria, que "está enfriando el crecimiento", incluidas en las inversiones residenciales y empresariales. Igualmente, el sector servicios se está "debilitando", a pesar de haber resistido hasta ahora.

Aun así, el crecimiento repuntará a medida que los ingresos reales crezcan gracias a la menor inflación, el incremento de la masa salarial y un mercado laboral "fuerte". En este sentido, Lagarde ha apuntado a que la tasa de desempleo se encontró en julio en un mínimo histórico del 6,4%.

Por otro lado, ha animado a los gobiernos a revertir las medidas de apoyo desplegadas para aliviar el impacto de la crisis, ya que es "esencial" evitar que cristalice en presiones inflacionistas en el medio plazo, lo cual, ha explicado, "requeriría de una respuesta monetaria aún más fuerte".


PREVISIONES MACRO

El organismo dirigido por Christine Lagarde ha pronosticado que la inflación media este 2023 se sitúe en el 5,6%, para moderarse al 3,2% y al 2,1% en 2024 y 2025, respectivamente. Esto supone una revisión al alza de dos décimas para este año y el siguiente, que se justifica en los precios de la energía, pero es una corrección a la baja de una décima para 2025.

La variable subyacente, que excluye de su cálculo los precios de la energía y los alimentos dada su mayor volatilidad, también se ha revisado "ligeramente a la baja", para quedar en el 5,1% este año, en el 2,9% en 2024 y en el 2,2% en 2025.

De su lado, el BCE ha pronosticado que el producto interior bruto (PIB) de la eurozona se expanda este año un 0,7%, un 1% el que viene, y que se registre una aceleración al 1,5% para 2025. Estas cifras implican una corrección "considerable" a la baja (dos décimas menos en el caso de 2023, medio punto la de 2024 y una décima la de 2025) que el banco justifica en el impacto de la política monetaria restrictiva sobre la demanda doméstica y el debilitamiento del comercio internacional.

Según Lagarde, los riesgos para el crecimiento económico estarían sesgados a la baja si los efectos de la política monetaria se manifiestan "con más fuerza de lo esperado" o si la economía china "se ralentiza aún más".

Por el contrario, si el mercado laboral se muestra "sólido", aumentan los ingresos reales y se despeja el ambiente de "incertidumbre", la confianza de familias y empresas crecerá y 'tirará' del crecimiento 

#325

Analistas apuntan a que el BCE da por concluido el ciclo de subidas de tipos

 
El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido elevar por décima vez consecutiva los tipos de interés en 25 puntos básicos, de forma que la tasa de referencia para sus operaciones de refinanciación se situará en el 4,50%, lo que los analistas interpretan como el fin del ciclo de las subidas de tipos.

Según su evaluación actual, el BCE ha considerado que los tipos de interés han alcanzado niveles que, si se mantienen por "un periodo lo suficientemente largo, contribuirán de manera sustancial al retorno a su debido tiempo de la inflación al objetivo [del 2%]". Asimismo, ha asegurado que las decisiones futuras del BCE garantizarán que los tipos se establezcan en "niveles lo suficientemente restrictivos durante el tiempo que sea necesario".

Desde Mapfre Economics creen que el BCE ha tomado la decisión de aumentar las tasas de interés "en contra de las expectativas", lo que muestra su compromiso con el control de la inflación al subir los tipos de interés más allá de lo esperado. Esto, según el servicio de estudios de la compañía, indica su confianza en el nivel de endurecimiento monetario alcanzado, además de anticipar que esta puede ser la última subida de tipos.

Tras la decisión adoptada, el euro se ha depreciado frente a otras monedas, pero, en general, se considera que la medida es positiva para el euro. "Esto se debe a que el BCE está respaldando al euro mediante la credibilidad del banco central y las expectativas de tasas de interés reales", afirman desde el servicio de estudios de la aseguradora.

A pesar de la desaceleración económica en la eurozona, el BCE busca prevenir los efectos secundarios inflacionarios del aumento en los precios de la energía, incluso si no está bajo su control. "La caída de los rendimientos de los bonos a largo plazo en la eurozona después de la decisión refleja la confianza en que el BCE logrará llevar la inflación de vuelta a su objetivo", añaden.

Por otro lado, desde Morgan Stanley apostaban a que se mantuvieran los tipos, y tras la decisión adoptada por el BCE, valoran que se mantenga la "dependencia de los datos", así como que los tipos se consideren lo "suficientemente restrictivos" y el acento se ponga en mantener los tipos altos por más tiempo.

Para el banco de inversión, esto da pistas sobre que el BCE puede haber alcanzado la tasa terminal de tipos, incluso aunque Lagarde en la rueda de prensa haya asegurado que es prematuro afirmarlo.

La gestora de activos Janus Henderson considera que "probablemente la decisión estuvo muy reñida", pero que, finalmente, el instituto emisor ha llevado a cabo la última subida de tipos con la que contaban la mayoría de los mercados bursátiles.

"A juzgar por el lenguaje de la declaración y la rebaja de las estimaciones de inflación a medio plazo, parece que el BCE ha dado por concluido el ciclo de subidas, y deberíamos esperar una larga meseta", indica Robert Scramm-Fuchs, gestor de carteras del equipo de renta variable de Janus Henderson.


CAMBIO DE PARADIGMA

De opinión similar es el jefe europeo de FX Research de HSBC, Dominic Bunning, que coincide en que el BCE "haya llegado probablemente al pico de tipos", y apunta a un cambio de paradigma en el que se pasará de "más altos por más tiempo" a "más bajos por más tiempo".

En este sentido, Bunning augura que los mercados comenzarán a inclinarse por bajadas de tipos más adelante, "aunque no necesariamente en un futuro próximo".

De su lado, el jefe de inversión de Global X, Jon Maier, indica que la decisión del BCE da a entender que los actuales tipos de interés son "adecuados" para devolver la inflación al 2%. Además, aunque la intención sea "mantener los tipos elevados tanto como sea necesario para alcanzar el objetivo", la dependencia de los datos seguirá siendo la brújula de sus decisiones.

Para el analista de XTB Joaquín Robles, lo más "sorprendente" ha sido la falta de consenso, ya que el BCE ha tratado siempre de telegrafiar todos sus movimientos para "controlar la volatilidad"

Con el alza de hoy, el BCE ha reiterado su mensaje de que "hará todo lo posible para estabilizar los precios, aunque esto genere un menor crecimiento". Además, se adelanta a los posibles repuntes que pueda sufrir la inflación durante los próximos meses ante el avance de los precios energéticos 

#326

De Guindos (BCE) no descarta que se empiecen a recortar los tipos de interés en junio de 2024

 
El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha avanzado este viernes en una entrevista en la 'Cope' que no es descartable que se empiecen a recortar los tipos de interés en junio de 2024.

"Es una apuesta [de los mercados], puede que sea correcta, puede que no sea correcta, va depender de muchísimos factores", ha señalado De Guindos, que ha hecho hincapié en el mensaje del BCE de que se ha llegado a un nivel de tipos que si se mantiene el tiempo necesario, será una "aportación muy importante" durante los próximos trimestres para devolver la inflación al entorno del 2%.

De hecho, el exministro español de Economía ha admitido posteriormente que, con el nivel actual, "hay una posibilidad alta" de que "en un periodo de tiempo no muy largo" la inflación se controle. No obstante, De Guindos se ha mostrado cauteloso, ya que es importante vigilar la evolución de las proyecciones y cómo las subidas de tipos se transmiten a los mercados financieros.

De su lado, De Guindos ha rechazado las críticas de quienes se muestran contrarios a las subidas de tipos por encarecer las hipotecas, ya que la inflación es el "mal superior" para los ciudadanos "de renta reducida" por reducir su capacidad adquisitiva.

"Si nosotros no hiciéramos nada, nos encontraríamos fundamentalmente con que la inflación se dispararía, habría inmediatamente unas expectativas de inflación absolutamente desmadradas", ha asegurado.


ECONOMÍA Y DEUDA

Según De Guindos, el primer semestre de la economía española ha sido "relativamente bueno", si bien el segundo trimestre ha sido más "flojo" en línea con el resto de la economía europea, como es el caso alemán.

Aun así, el vicepresidente del BCE ha reseñado que la economía española, por el momento, es "muy competitiva", dado su componente exportador, y cuenta con un sistema bancario saneado.

Sobre la posible condonación de deuda a las comunidades autónomas, De Guindos ha afirmado que, al producirse entre administraciones públicas, es "neutra" desde el punto de vista del conjunto de la deuda, aunque sí que produce "un beneficio extraordinario a los que se ha perdonado la deuda y una pérdida extraordinaria a los que han perdonado la deuda".

Sin embargo, ha recordado que llevar a cabo una condonación general no favorecerá a todos por igual, ya que la situación de las distintas regiones "no es idéntica".

En cualquier caso, De Guindos ha apuntado a que es "importante tener un Gobierno con capacidad de actuación" para elaborar Presupuestos y decidir sobre "determinados proyectos de inversión", máxime ante "retos" como la desaceleración europea y mundial o el repunte de los precios del petróleo.


MECANISMO ÚNICO DE SUPERVISIÓN

Por otra parte, el exministro también se ha referido a la cuestión del nombramiento al frente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), sobre lo que ha afirmado que "no sabe qué hará el Parlamento Europeo" tras la nominación por parte del BCE de la candidata alemana, Claudia Buch, para dirigirlo.

Con anterioridad, el Parlamento valoró a la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, como preferible por contar con más experiencia supervisora previa. El Parlamento Europeo deberá ratificar la decisión del instituto emisor 

#327

Schnabel (BCE) asegura que "aún no se ha despejado del todo" el problema de la inflación en la eurozona

 
Isabel Schnabel, miembro del Consejo del Banco Central Europeo, ha afirmado este lunes en una conferencia en Ratisbona (Alemania) que es demasiado pronto para dar por finalizada la lucha contra la alta inflación en la eurozona, incluso a pesar de la contracción de la masa monetaria en el bloque.

"Es poco probable que la inusual contracción actual de los agregados monetarios augure una recesión profunda, más bien refleja un reequilibrio considerable de las carteras tras un largo periodo de bajas tasas de interés", ha afirmado. "Por lo tanto, aún no se ha despejado del todo el problema de la inflación", ha agregado.

La economista germana ha sostenido que "los hogares y las empresas están reequilibrando activa y rápidamente" sus carteras hacia depósitos a plazo y otros instrumentos con tipos de remuneración más elevados.

Schnabel ha concluido que "el crecimiento monetario sigue siendo importante", y que lo es más en condiciones inestables, cuando las perturbaciones adversas que presionan sobre los costes corren el riesgo de alejar la inflación del 2%. Pero, también, ha reconocido que un "pilar monetario diferenciado ya no es esencial para elaborar la política monetaria".

La miembro del BCE ha afirmado que la política monetaria laxa del 'quantitative easing' "no es inflacionista", sino que solo lo es cuando bancos, hogares, empresas y gobiernos "quieren y pueden responder a esos bajos tipos de interés, impulsado, así, el crecimiento monetario, la actividad económica y, en última instancia, la inflación".

Por otro lado, alemana ha asegurado que la "subida sin precedentes" de la inflación ha requerido de un "endurecimiento súbito" de la política monetaria para devolver la inflación al entorno del 2%.

Con este fin, se han subido los tipos de interés al 4,50% y se ha reducido el balance del BCE toda vez que los bancos deben devolver los programas de operaciones de financiación a plazo más largo con objetivo específico (TLTRO) y el instituto emisor no reinvierte los vencimientos de los bonos públicos para adquirir más emisiones de deuda.

"Todas estas medidas han tenido un efecto material en las dinámicas monetarias apoyando la desinflación", ha sostenido Schnabel. Asimismo, ha indicado también que la actividad de la zona euro "está claramente moderándose" 

#328

Elderson (BCE) no descarta que sea necesaria alguna subida de tipos de interés adicional

 
Frank Elderson, miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE) y vicepresidente de su Consejo de Supervisión, ha afirmado este miércoles en una entrevista con 'Market News International' que no es descartable una nueva subida de tipos de interés.

El directivo neerlandés ha asegurado que no puede darse por garantizado que los tipos "hayan alcanzado su pico" debido a la "enorme incertidumbre", ante lo que ha recordado que las decisiones en política monetaria se toman reunión a reunión en función de los datos recibidos. "Llevar a cabo predicciones sobre qué será lo siguiente que haremos no sería coherente con ese planteamiento", ha resumido.

No obstante, Elderson ha subrayado el hecho de que mantener la tasa de referencia en el 4,50% actual "contribuirá sustancialmente a alcanzar el objetivo de inflación en el medio plazo".

Aun así, el miembro del BCE ha reconocido que los riesgos de inflación "están al alza". De hecho, "podría" haber incrementos en los precios de los alimentos y la energía.


TRANSICIÓN ECOLÓGICA

Ya más en el largo plazo, Elderson ha alertado sobre la posibilidad de que el cambio climático impulse la inflación, recordando, a modo de ejemplo, que las olas de calor de 2022 encarecieron los alimentos un 0,67% adicional respecto del año previo.

El holandés también ha advertido, en línea con la publicación de los test climáticos del BCE a principios de mes, de que no completar o posponer la adaptación climática "conducirá a una situación económica subóptima que termine con una transición más costosa" 

#329

Guindos (BCE) cree "prematuro" hablar de bajar tipos y afirma que acabar con la inflación "no será fácil"

 
El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha afirmado en una entrevista con el diario 'Financial Times' que es "prematuro" hablar de recortes en los tipos de interés y ha anticipado que recorrer "la última milla" para devolver la inflación al objetivo del 2% "no será fácil".

En este sentido, De Guindos ha advertido de que el repunte en el precio del petróleo, la revalorización de los salarios, la fortaleza de la demanda de servicios y la debilidad del euro podrían mantener la inflación alta y tener un "impacto negativo" sobre las expectativas de inflación de hogares y empresas.

"Estamos en la senda del 2%. Eso está claro. Pero debemos monitorizarlo muy de cerca, ya que la última milla no será fácil", ha resumido el exministro español de Economía.

De Guindos ha calificado de "crucial" determinar la velocidad con la que el endurecimiento monetario acometido se transmite a la economía para evitar excederse o quedarse corto con los tipos.

El vicepresidente del BCE ha asegurado que si esta transmisión es "incompleta", tocará "ser más pacientes", pero, por otro lado, ha indicado que, si estuviera "cerca de completarse", se "tomarán en consideración los siguientes pasos a seguir para garantizar que la inflación converja con el objetivo".


FISCALIDAD

De Guindos también ha señalado la importancia de que las políticas fiscales y monetarias estén alineadas, ante lo que ha calificado de "muy mala combinación" que las primeras sean expansivas a la vez que la monetaria adopta una postura restrictiva.

"Mi impresión es que tras cuatro años sin reglas fiscales a nivel europeo, los Gobiernos pueden haberse acostumbrado un poco al 'lo que haga falta' en materia fiscal", ha manifestado sobre los déficits públicos en la eurozona.


PIDE ELIMINAR LOS 'ESCUDOS SOCIALES'

Asimismo, De Guindos ha afirmado que las ayudas desplegadas durante los dos últimos años deben ser eliminadas antes de que acabe el año.

De su lado, el español también se ha referido al fin de los programas de compras de emergencia pandémica (PEPP, por sus siglas en inglés), que, aunque aún no se ha abordado en el seno del BCE, su cese "llegará antes o después" 

#330

Lagarde garantiza tipos en niveles "suficientemente restrictivos" durante el tiempo que sea necesario

 
La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha asegurado que las decisiones futuras de la institución respecto de su política monetaria garantizarán que los tipos de interés se fijen en niveles suficientemente restrictivos durante el tiempo que sea necesario.

En su discurso inaugural del ciclo de conferencias sobre política monetaria que celebra esta semana el BCE, la francesa ha defendido la solidez del marco de las políticas de la entidad para abordar la complejidad y la incertidumbre del panorama.

Específicamente, Lagarde ha recordado que la institución ha condicionado sus decisiones futuras a la evolución de las perspectivas de inflación, la dinámica de la inflación subyacente y la fortaleza de la transmisión de la política monetaria.

"Nuestras decisiones futuras seguirán basándose en estos tres criterios y garantizarán que los tipos de interés se fijen en niveles suficientemente restrictivos durante el tiempo que sea necesario", ha subrayado.

En este sentido, para la presidenta del BCE este marco ha ayudado a trazar una senda de ajuste de los tipos de interés que, sobre la base de la evaluación actual, han alcanzado niveles que, mantenidos durante un periodo suficientemente largo, contribuirán sustancialmente al retorno oportuno de la inflación al objetivo de medio plazo 

Brokers destacados