Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
1. Visión general del año

El año 2007 ha sido un año muy complicado. Que el S&P500 haya subido un 3,53% podría engañarnos y hacernos pensar que el 2007 ha sido un año más, sin pena ni gloria. Pero, en realidad, hemos tenido problemas en todos los frentes: renta fija, renta variable, divisas, materias primas, inflación... hasta en los fondos monetarios. La volatilidad ha sido la tónica general del año: de los máximos de Julio a los mínimos de Agosto (-11,91%), de los mínimos de Agosto a los máximos de Octubre (+14,99) y de los máximos de Octubre a los mínimos de Noviembre (-10,79%). Mucha volatilidad o, lo que es lo mismo, mucho miedo.

El 2007 ha sido el año de la vuelta a la realidad. Las primas de riesgo han crecido de la noche a la mañana y por el camino se han llevado a muchísimas empresas pequeñas y otras no tan pequeñas. Constructoras, inmobiliarias, materiales de construcción, decoración de interiores, hipotecarias, financieras en general y minoristas han sufrido el impacto de este ajuste. El mercado espera que este impacto sectorial se propague y afecte al conjunto de la economía. Las previsiones a la baja del crecimiento para 2008 y 2009 se suceden, mientras los miedos inflacionistas no descienden por culpa de un crudo que no deja de subir. Miedo, mucho miedo.

En este entorno, las carteras más conservadoras se han visto muy beneficiadas tanto en términos absolutos como relativos, comparando con la evolución de los índices. Así, durante 2007, la cartera de Toros, Osos y Borricos se ha revalorizado un 11,32% frente al 3,53% del S&P500.

Las claves de este buen comportamiento relativo, son cinco: 1) clara apuesta por empresas de alta capitalización, 2) apuesta por empresas con balances extremadamente fuertes, 3) apuesta por empresas con profundas ventajas competitivas, gracias a las cuales obtienen rentabilidades muy altas, 4) precios de compra muy atractivos y 5) ignorar la volatilidad de corto plazo, invirtiendo siempre a largo plazo. En definitiva, el buen comportamiento de la cartera se debe exclusivamente a invertir siguiendo siempre los criterios value que comentamos cada semana en el blog.

Sin embargo, aunque lógicamente estos resultados nos complacen mucho, no debemos olvidar que nuestros objetivos anuales son mucho más reducidos y que, tarde o temprano, nos iremos aproximando a la media de retorno del mercado. Estos resultados en ningún caso pueden suponer un exceso de confianza que nos haga tomar mayores riesgos de los que estamos acostumbrados. Seguimos construyendo nuestra filosofía de inversión sobre el pilar fundamental de la minimización del riesgo, aun desaprovechando oportunidades de alto riesgo con gran potencial de revalorización. Por este motivo, el hecho de haber superado al índice por tanto margen, no es más que una anécdota a la que no hay que dar ninguna importancia.

2. Ventas del ejercicio

Durante este ejercicio hemos realizado importantes cambios en la cartera. Hemos hecho las siguientes operaciones:

Venta parcial de Dell y compra de Federated Investors.
Venta de Medtronic y Linear Technologies y compra de Johnson & Johnson.
Liquidación de Linear Technologies e incremento de la posición en Wal-Mart.
Liquidación de Coca-Cola e incremento de la posición en Johnson & Johnson.

En los links anteriores podréis consultar los detalles y motivos de las operaciones. En general, estos movimientos responden a un doble deseo: 1) el objetivo de concentrar la cartera en un total de 3 a 5 posiciones y 2) un giro hacia acciones más defensivas que no dependan demasiado del ciclo económico.

Aunque algunas de las decisiones de venta han sido muy difíciles (especialmente Medtronic y Coca-Cola) creo que han servido perfectamente para acerarme un poco más a los dos objetivos anteriormente mencionados y, en general, estoy muy satisfecho con la composición actual de la cartera. Creo que está formada por empresas de muy alta calidad (ventajas competitivas muy profundas) y bajo riesgo (operativo y financiero) y que ofrecen un alto potencial de revalorización a largo plazo gracias a la infravaloración común a todas ellas. En total, según los precios objetivos que barajo y la ponderación de cada empresa en mi cartera, el potencial de revalorización de la cartera a 31 de Diciembre es de un 88,97%.

El turnover medio anual de la cartera es del 22,26%. Muy por encima de mi objetivo aunque irá mejorando poco a poco hasta que la cartera esté tan concentrada como me gustaría.

3. Composición de la cartera

Por sectores, la cartera presenta la siguiente distribución: Hardware 28,36%; Healthcare 31,76%; Consumer Services 20,47%; Business Services 12,46%; y Financial Services 6,95%. En el siguiente gráfico podéis ver la composición de la cartera por acciones.

DELL (10,35%). Posiblemente sea nuestra inversión más arriesgada: empresa cíclica en plena reestructuración y con fuertes inversiones en los mercados asiáticos. La reestructuración se está haciendo notar en los resultados y por eso, aunque sea a un ritmo más pausado de lo que esperaba el mercado, confiamos plenamente en su éxito. Por otro lado, a pesar de operar en un mercado muy maduro, China e India ofrecen un crecimiento potencial muy atractivo. Desde luego, el componente cíclico de la compañía es lo que menos me gusta, pero los precios de compra ($21,28) son suficientemente bajos como para ofrecer un buen margen de seguridad. Por otro lado, con casi $11.000 millones en cash, DELL tiene liquidez más que de sobra para afrontar toda una crisis de liquidez (este es un activo estratégico fundamental) sin frenar sus objetivos de crecimiento. Su Precio Objetivo lo sitúo cerca de los $45.

Pfizer (10,08%). La acción de peor comportamiento de toda mi cartera, en ligeras pérdidas. Los vencimientos de importantes patentes pesan en la cotización, aunque confío en su espectacular pipeline y su fortaleza financiera para impulsar de nuevo la cotización a largo plazo. Su Precio Objetivo sigue en los $50.

Intel (18,01%). Uno de los triunfadores de este año, que ha contribuido enormemente al buen comportamiento de la cartera. Sigo pensando que es el claro ganador de la guerra contra AMD y que lo seguirá siendo a largo plazo. Su rentabilidad y balance le permiten invertir en I+D y en capacidad productiva más que ningún competidor. Por eso su tecnología es superior y por eso espero que siga siéndolo. De nuevo el componente cíclico me disgusta, pero sus precios de compra ($18,86) son fantásticos. Su Precio Objetivo lo voy subiendo y poco a poco se va acercando a los $60.

Johnson & Johnson (21,69%). La inversión más importante de la cartera. Es una de esas inversiones fáciles, en las que una vez identificada la empresa infravalorada, sólo es necesario comprar y esperar que las cosas sigan igual que siempre. Altas rentabilidades, un fortísimo balance y profundas ventajas competitivas en los tres segmentos en los que opera. Gracias a su valoración, ofrece un alto potencial de revalorización, mientras que gracias a su actividad y su balance, ofrece un buen refugio en caso de enfriamiento económico severo. Su Precio Objetivo está por encima de los $95.

Wal-Mart (20,47%). La otra apuesta fuerte de la cartera. Aunque su actividad depende en un 100% del consumo, debido a su naturaleza de minorista hard discount, constituye un buen refugio en caso de enfriamiento económico. Con independencia de la marcha económica, todos necesitamos hacer la compra cada semana y, en caso de recesión severa, todos iremos al minorista más barato: Wal-Mart. Creo que el mercado se equivoca con Wal-Mart (como ya dijimos hace tiempo). Su Precio Objetivo oscila entre un conservador $68,50 y un agresivo $85.

Jack Henry & Associates (12,46%). Es la empresa más pequeña de la cartera, con una capitalización ligeramente superior a los $2.000 millones. Sin embargo, goza de importantísimas ventajas competitivas en un nicho que controla por completo. Su balance y sus resultados son fiel reflejo de su dominio del sector. Es una de esas empresas imprescindibles que crece pasito a pasito aunque a un ritmo superior al de la economía. Muy bien dirigida y con un modelo de negocio perfectamente sostenible. Una joya con un Precio Objetivo cercano a los $40.

Federated Investors (6,95%). La mayor gestora de fondos monetarios del mundo, aunque con una capitalización que no alcanza los $4.000 millones. Ha sufrido el abandono del mercado a favor de otras gestoras más enfocadas a renta variable. Esto ha provocado que su valoración esté muy atractiva, siendo la empresa más barata del sector con diferencia. Por otro lado, debido a su exposición al mercado monetario, es un refugio perfecto si las cosas en renta variable se ponen feas. Sus fondos atraerán más dinero y esto generará más beneficios (las economías de escala juegan aquí un papel fundamental y muy favorable para FII). Por tanto, parece una buena inversión tanto en mercados alcistas (por su valoración) como bajistas (por su naturaleza).

4. Expectativas sobre la renta variable

Como siempre, me gustaría iniciar este punto con las palabras de Bill Miller que presiden el blog: “desconozco la dirección del mercado durante los próximos 2.000 puntos, pero lo que tengo claro es que los próximos 20.000 serán hacia arriba”.

Ya decíamos el año pasado que después de tantos años de subidas, lo mejor sería tener un 2008 y un 2009 planos o ligeramente negativos, que den descanso a las valoraciones y sirvan como lanzaderas para futuros años más alcistas. El 2007 ha terminado en esa línea y parece que el 2008 empieza con bastantes presiones bajistas, que no hacen más que dar oxígeno a las valoraciones y, por tanto, a los inversores de largo plazo.

Por otro lado, después de varios años de expansión económica, con aumentos continuados en los beneficios empresariales y en los márgenes de las compañías, no sería descabellado esperar un cierto enfriamiento económico. Es la naturaleza cíclica de la economía. Es algo normal. Algo de lo que nos recuperaremos y algo que superaremos. ¿Dónde está el problema?

Con esto en mente, si esperamos un 2008 gris o gris oscuro, la estrategia óptima es clara: a) si estamos 100% invertidos en buenas compañías a buenos precios, debemos esperar sentados sobre nuestras acciones a que todo se aclare o b) si tenemos liquidez, hay que aprovechar las caídas para comprar buenas empresas a buenos precios y esperar. Valorar, comprar y esperar. Es la fórmula que ha funcionado desde que las bolsas son bolsas.

Por tanto, como no me gusta hacer predicciones económicas que sé que no se van a cumplir, la recomendación es, pase lo que pase, tranquilidad, paciencia y búsqueda de valor. No hay más.

5. El dólar

La eterna promesa. Sigo pensando que está muy infravalorado y que debería cotizar en la zona de 1,10-1,20. La economía norteamericana tiene bastantes problemas pero también tiene muchos puntos fuertes. Es mucho más competitiva y eficiente que la europea y sus empresas son mucho más agresivas. Esto, unido a la depreciación de su divisa, genera importantes problemas al euro que ya hemos repetido una y otra vez. Aquí podréis ver algunos comentarios.

Cuando se apuesta por una divisa con tanta fuerza como he hecho yo con el dólar, hay que seguir los mismos criterios de Valoración, Compra y Espera que con las acciones. Hasta que el dólar alcance su objetivo puede pasar de todo y, sobre todo, puede pasar mucho tiempo. La clave está en no dejarse llevar y seguir buscando pacientemente valor en dólares. Tarde o temprano la eficiencia llegará al mercado y, con ella, el ajuste en la valoración.

Por otro lado, al invertir en empresas cuyo beneficio aumenta a medida que desciende el dólar, es un seguro de vida que aísla la cartera de la volatilidad provocada por la divisa. Recordad que siempre pienso en empresas y no en acciones. Estos planteamientos value de la vieja escuela son los que me permiten afrontar tantas incertidumbres desde la distancia. Por tanto, sigo tranquilo con mis dólares, sigo pensando que hay que estar en dólares y más si eres un inversor europeo que cuenta ahora con liquidez.

6. La crisis financiera

Aunque hablaré con más detalle sobre este tema en el Informe Big Banks, me gustaría comentar brevemente mi punto de vista sobre la actual crisis financiera.

Otra vez la “exuberancia irracional” ha vuelto a golpear a los mercados. La locura hipotecaria se ha ajustado y durante los últimos meses hemos visto que las provisiones de los bancos se han multiplicado. Crisis del sector bancario y “no hay más tu tía”.

Sin embargo, esta crisis supone una gran oportunidad para que los value tomemos posiciones en un sector tan atractivo a largo plazo. El sector bancario sobrevivirá sí o sí. Recordad que no estamos hablando de tres o cuatro empresas sin importancia, sino que este sector es la columna vertebral del capitalismo. Se pasará mejor o peor, pero al final sobrevivirá. Eso sí, con la misma seguridad con la que afirmo que esta crisis se superará, también digo que tomará su tiempo. Hay que purgar miles de millones de dólares de los balances de los grandes bancos y eso no se hace de la noche a la mañana. Habrá rebotes, habrá fuertes caídas, pero no se subirá de forma sostenible hasta que se limpien bien esos balances. Sólo hay que esperar y, de nuevo, valorar, comprar y esperar. ¡Qué vagos somos los value!

7. Errores

Es posible que incluir un punto dedicado a mis errores del 2007 sorprenda a más de uno. Personalmente pienso que revisar y admitir los propios errores es la única forma de ir progresando. Y es que en este 2007 he cometido muchos errores. Los más importantes son tres:

El primero ha sido la venta de Microsoft. Comprada a $22 era un auténtico regalo. Una de las mejores empresas del mundo sobre las que se sustenta buena parte del crecimiento económico mundial. Una empresa que goza de varios monopolios. Una empresa muy dinámica y con un balance impresionante. ¿Por qué venderla si no estaba sobrevalorada? A esos precios de compra tenía poder más que suficiente para darme el retorno objetivo del 8% anual, así que ¿por qué venderla? No estaba cara. Estaba muy bien comprada. Fue un error. Esto me ha hecho reflexionar mucho sobre la venta y me ha hecho entender por qué Buffett se plantea sus inversiones ad eternum (aunque luego no siempre sea así). Ahora cambiad Microsoft a $22 por Santander a 8€ o por FCC a 20€. ¿Tiene sentido venderlas? Rotundamente NO hasta que esos títulos estén muy sobrevalorados. No cometáis el mismo error que yo. Yo no volveré a cometerlo.

El segundo fue la compra de LLTC. Pequé de pardillo y centré mi análisis en el pasado de la compañía, en su potentísimo balance y en las posibilidades de OPA que planteaba. A esto, que está muy bien, hay que añadirle sí o sí un análisis de su estrategia. No lo hice y me equivoqué. La directiva, falta de ideas, destrozó el balance para recomprar acciones y no hizo nada más. Nada. Por eso es una de las pocas grandes empresas de semiconductores que no vio crecer sus beneficios durante el último año. Reconozco que el calor de la OPA me calentó las orejas. Otro error. Encima es la empresa que compré al vender Microsoft, con lo que es un error que me pica mucho. Hay que analizarlo todo y de forma muy objetiva. Si nos calentamos con los rumores de dinero rápido, nos vamos a equivocar. ¡Qué rabia!

El tercero fue el no diferenciar entre inversiones “fáciles” e inversiones “difíciles”. Esto lo he solucionado últimamente pero creo que debo destacarlo en estos resultados anuales. El ejemplo claro es GCI. Una buena empresa pero con un futuro muy muy complicado. La valoración es bajísíma y hay sitio para rebotes. Pero no son más que rebotes. ¿Qué podemos esperar de una empresa cuyo sector está muriendo lentamente? Tal vez el milagro ocurra. Pero sería un milagro y un analista no debe confiar en la Providencia. La valoración es atractiva pero la inversión es DIFÍCIL. Por tanto, no debería haberla recomendado o, por lo menos, debería haber advertido mucho antes de que nos estábamos complicando la vida. Sí lo hice con MCM y en breve lo haré con ADZ y Antena3, por ejemplo.

8. Comparativa con el S&P 500

Ya comenté el año pasado que esta es una comparativa un poco sui generis, por lo que os recomiendo que leáis este apartado de los resultados del año pasado. Aunque estas comparativas tampoco son tan importantes y no deberían pasar de la mera anécdota. Pero bueno, sé que tienen su demanda y ahí la pongo.

Durante estos dos años, el comportamiento de mi cartera ha sido mejor que el del S&P y ha superado el objetivo del 8% anual con creces. A fecha 31 de Diciembre, el performance de mi cartera ha superado al del S&P en más de un 100%. Es decir, en dos años ha subido un 22,20% frente al 11,02% del S&P (dividendos y comisiones incluidos – recordad que es una comparación especial y por eso os recomiendo ir a la explicación del año pasado).

Estoy muy contento (cómo no voy a estarlo) aunque sé que tarde o temprano mis retornos se ajustarán a una tasa de crecimiento mucho más sostenible y coherente con el bajo nivel de riesgo de la cartera. Como decía el año pasado, no es normal que un equipo cuyo objetivo es la permanencia esté en “zona Champions” durante mucho tiempo. Aunque seguimos disfrutando de estos dos magníficos años, no debemos olvidar cuáles son nuestros objetivos y cuál debería ser nuestro lugar en la tabla.

A fecha 31 de Diciembre, la única posición en negativo es Pfizer (-2,11%) comprada en Mayo de 2006.

9. Conclusión final

Parece que por fin los criterios más conservadores están dando sus frutos. Era de esperar después de tantos años de bonanzas y, en algunos casos, de excesos. El futuro más próximo se nos plantea lleno de interrogantes, pero también como una buena oportunidad para que los inversores de largo plazo podamos hacer buenos negocios.

Valorar, Comprar y Esperar son los tres pilares sobre los que se construye la filosofía value y que representan el mejor remedio contra los mercados bajistas. O, mejor dicho, son los criterios que nos permiten aprovecharnos de los mercados bajistas.

Dice Buffett que sólo cuando baja la marea se descubre quién se está bañando desnudo. Esta vez, como siempre, los value llevamos gafas de buzo, aletas, bombona y hasta traje de neopreno. Ya volverá a subir la marea. Hasta entonces, feliz pesca.

  1. #17
    Anonimo

    Jose Maria: no son bombonas, son botellas.

    Ánimo que lo haces muy bien

  2. #16
    Anonimo

    Estoy siguiendo FCC, y me gusto tu articulo sobre dicha compañia. Hay una cosa que no tengo muy clara, y es en que se ha gastado la pasta en que se ha endeudado, maxime si ademas a vendido algo de REALIA. Podrias decirme algo?

  3. #15
    Anonimo

    Gracias por tu balance anual, me crea la tranquilidad de un monasterio en medio de un precioso valle....asturiano por ejemplo:0)

    Y te lo digo porque tus comentarios me son muy necesarios para refrenar impulsos estupidos (sigo invertido en Astroc, con dos bemoles, para ver cuan estupido puede ser el ser humano...mesmamente el que suscribe).

    Y aprendo a diferenciar (literariamente que cuando vienen balances y tal me pierdo que es un gusto, pero bueno ca cual es ca cual y uno tiene sus limitaciones) entre invertir y especular.

    Ah¡ en el anterior comentario que te hice no presumí que te fuera a contratar BEST, sino un lector que comento algo de curriculums...que el tema BEST estaba mu malito y no era para bromas

    Y bromas aparte, sé positivamente que Bestinver está dejando que te curtas para que cuando acumules la sapiencia adecuada lanzarte su oferta....:0)

    Chile? joeeer que guay.

    Un cordial saludo

  4. #14
    TheRebuzner

    No sé cómo decir esto. X naturaleza soy extremadamente reservado y aunque no tengo problemas xa hablar de balances, cuando toco (aunque sea de refilón) temas un poco más personales me cuesta mucho. Así que voy a empezar x lo fácil.

    Creo que el $ está muy infravalorado y apuesto x él como si de JNJ se tratara. Y de la misma forma que el movimiento anual de JNJ no me importa, tampoco el del $.

    X otro lado, he configurado mi cartera como si fuera un fondo de inversión norteamericano. X eso comparo con el S&P. ¿Por qué? (Y aquí viene el tema más personal) XQ esta cartera es mi diversificación. Dicho de otro modo. Si el 99% del patrimonio familiar está en €, esta cartera es mi manera de diversificar divisas. Nadie en mi familia va a vivir de esta cartera. ¿Hay acciones europeas en cartera? Alguna hay. Pero no creo que mi padre tenga humor para hacer un blog. Como véis, tampoco estoy tan ponderado en $. Creo que con estas explicaciones ya basta.

    X otro lado, siempre pienso en mi cartera como si un europeo quisiera invertir en USA como diversificación. Se asume riesgo divisa a corto plazo, claro! Xo en eso consiste la diversificación.

    Me lo planteo como si algún lector quisiera dedicar un 20% de su capital a replicar mi cartera xa tener $. Esa es un poco la filosofía. De todas formas, quien no esté conforme puede aplicar el descuento por el $. No pasa nada y me parece genial.

    Lo importante (ESTO XA MÍ ES LO FUNDAMENTAL) es comprender que el resultado de los últimos 12 meses NO IMPORTA. Da igual que gane un 100% o que pierda un 80%. Da lo mismo. Fijaos en que a penas hablo del resultado anual. Hay muchos otros puntos mucho más importantes. El numerito anual es lo de menos, aunque la industria nos venda lo contrario. Ventajas de amateur.

    Bueno, estos son los motivos. Aunque no es excusa xa reconocer que aunque creo en la infravaloración del $ y, en mayor medida (como deciais antes) en la sobrevaloración del €, me he equivocado en el timing. Xo bueno, que creo que a largo el $ se recuperará y tampoco lo tendré en cuenta en el performance.

    Tomaros esto como lo que es: una cartera personal, que se mide con criterios personales y que en ningún caso cumple con los GIPS (esto es inadmisible para un profesional). Tenéis mis números publicados y podéis añadir descuento por divisa y lo que queráis, que para algo los publico.

    Me parecen muy razonables (y acertados) vuentros comentarios.

    Un saludo!!! :)

  5. #13
    Anonimo

    En qué divisa, vives, J.M?
    No es lo mismo no considerar la divisa a largo plazo como objeto de inversión, que negar la realidad.
    Deberías de invertir SIEMPRE en Dólares si así te parece, pero dar SIEMPRE tus resultados convertidos a euros. Es lo mismo, pero diferente.
    Lectura algo sesgada, la verdad.
    Enhorabuena por el Blog.

  6. #12
    Anonimo

    Jose Mª admiro tus criterios de valoración a la hora de elegir tus inversiones y creo que es muy acertado. Sin embargo discrepo en la valoración que haces del USD. Para mí sería muy acertado que fueras ponderado tu cartera y dando un fuerte sesgo EUR.
    La penalización tipo de cambio lastra terriblemente tu cartera. La variable divisa es un riesgo añadido a corto y a largo plazo, y muy difícilmente controlable.
    Por otra parte soy de los que pienso que el Dolar no ha tocado fondo y la situación macroeconómica norteamericana no ayuda.

    Quiero darte mi enhorabuena por tu blog, por tus magnificos analisis de empresas y decirte que soy un lector habitual.

  7. #11
    Anonimo

    Respecto al USD.

    Estoy de acuerdo en que en el largo plazo sea irrelevante y por tanto no te preocupe. Sin embargo, creo que atendiendo a principios elementales de diversificación y limitación del riesgo de cartera, que por otra parte sigues en tu elección de acciones, deberías equilibrar con acciones en EUR tu cartera.

    Más aún para alguien que vive en un entorno EUR... no es muy "normal" o coherente manejar una cartera sólo en USD.

    Enhorabuena por tu blog, lo leo a diario.

    Pablo

  8. #10
    Anonimo

    Hola:
    Aunque respeto tu opinión sobre el dolar, no la comparto en absoluto, pues han aumentado mucho su M3 y el dolar puede llegar a caer mucho más, la imprenta de verdes está que echa humo.
    La única razon que se me ocurre para ponernos en 1,2 es que europa no quiera perder competitividad y se dedique a imprimir papel y bajar tipos para ir detrás de USA. Es decir no espero una subida del dolar, como máximo una devaluación del euro, aunque considero que la posibilidad más probable será un euro = dos dolares, teniendo en cuenta que los paises productores de petroleo están amenazando con cambiarse a una cesta de divisas.
    Por otro lado fijate que hasta el mismo Graham recomendaba no estar al 100% en el dolar.
    H

  9. #9
    Anonimo

    Saludos:

    Creo que los bancos, financieras en cuanto pase la crisis sub prime y de confianza sobre todo serán los sectores donde hay que tomar posiciones, el problema como siempre saber cuando se va a tocar suelo y cuando puede durar la recesión en Estados Unidos.

    Otro sector que estoy seguro que cuando pase la crisis será un buen sector para tomar posiciones serán las constructoras, via acciones o quizas mejor ETFs, como siempre los grandes perdedores del presente serán los triunfandores del futuro, pues supongo que siempre haran falta casas y bancos.

    La verdad es que viendo los gráficos de constructoras y bancos dan miedo lo que han bajado y no se el recorrido que les quedara, pero como sigan bajando se van a poner en negativo.

    Suerte a todos y felicidades por el blog.

    Frespin

  10. #8
    Anonimo
  11. #7
    Anonimo

    Muchas gracias, TR. Eres un crack.

    Laruku

  12. #6
    TheRebuzner

    Kan: lo que dices puede ser cierto entre empresas de la misma calidad. Pero cuando existe una diferencia notable de calidad entre la que tienes en cartera y la que podrías comprar, empiezo a pensar que esto que tú dices (que es lo que pensamos todos) puede ser un error.

    Fíjate que comento la venta de MSFT xa comprar LLTC y no la venta de KO xa comprar JNJ. Ninguna de las dos empresas vendidas estaba cara. La diferencia está en la empresa comprada. En el caso de MSFT perdí en calidad. En el caso de KO al menos la igualé.

    Como intento comprar empresas de alta calidad, califico de error la operación de MSFT y no la de KO. Creo que esto da xa un artículo completo y un posterior debate entre todos. Lo apunto en la agenda.

    Putabolsa: depende del enfoque que tengas como inversor. Creo que hay que diferenciar entre:

    A) Casos en los que lo que tú dices es cierto:

    - Cuando evaluamos la cartera de un gestor profesional.

    - Cuando al gestionar nuestra cartera vamos alternando divisas.

    - Cuando te centras en las acciones más que en las empresas.

    - Cuando tienes una filosofía más cortoplacista.

    En todos estos casos, cualquier aspecto que afecte al performance de la cartera tiene una importancia capital.

    B) Casos en los que lo que tú dices no es cierto:

    - Cuando tu moneda de referencia es el dólar y no tienes pensado cambiar de divisa a medio plazo.

    - Cuando te fijas en las empresas y no en las acciones. Ya no te centras en el impacto de la divisa en el performance sino en su impacto en el beneficio de las empresas.

    - Cuando tu horizonte temporal es muy amplio. En ese caso el efecto divisa es despreciable.

    Es cierto que invertir en dólares en 2007 ha dado retornos negativos, pero al invertir en $ y en buenas empresas $ en 2007 se asientan las bases para tener buenos retornos a largo plazo, que es lo que a mí me interesa. No tanto el resultado en 2007 sino el resultado en 2017.

    Fíjate que el resultado que comento no es sólo el del 2007 sino que también el de 2006. El año que viene será 2006, 2007 y 2008 y así sucesivamente. Esto no es un error de presentación sino que considero que el resultado de un año (bueno o malo) carece de importancia. X eso xa mí el tema divisa no es ni secundario.

    Sé que es un planteamiento cuestionable, pero totalmente coherente con la inversión value. Naturalmente si tienes un enfoque más cortoplacista, lo que comentas es una verdad como un templo. Pero esa no es mi filosofía.

    En realidad, pubico resultados anuales x aquello de la transparencia. Si por mí fuera, publicaría cada 5 años o así. Como comprenderás, el resultado de 2007 (como el de 2006) me da lo mismo. Me pica más el del 2012 por ejemplo. Y lo que más me preocupa, es que el beneficio de mis empresas suba y sus balances sigan limpios. El impacto de la divisa en el resultado anual (que puede ser muy importante xa otras filosofías de inversión) es lo de menos para mí.

    Curioso que ni en esto nos pongamos de acuerdo dos inversores. Hay tantos puntos de vista como participantes del mercado, no?

  13. #5
    Putabolsa

    Lo siento pero esta vez no estoy nada deacuerdo en dejar de lado el efecto dilución del $ a lo largo del 2007 por mucho que esa sea una cartera de "largo plazo".La realidad es que el SP500 ha tenido rentabilidad negativa para un europeo y la realidad es que si a dia de hoy vendieses tu cartera tu 11% de plusvalias no serian tales al volver a tu moneda natal del euro.
    Que el $ esta infravalorado? Yo tambien creo que si.Que hay que invertir en Usa y aprovechar tambien la recuperación del $? pues si,pero cuando toque.
    Pero la realidad es que invertir en USA en el 2007 no ha sido nada rentable para aquel que no haya superado la devaluación del $ con creces, se mire como se mire,todo lo demas es autoengañarse.

  14. #4
    Anonimo

    Un tema sobre el primer error que dices que has cometido con la venta de Microsoft:

    Supón que por un lado tienes en cartera acciones de una empresa comprada a un precio fastántico, que ha subido por ejemplo un 20% desde el momento de su compra y que sigue subvalorada. Por otro lado tienes otra empresa con una subvaloración superior. ¿Porqué no cambiar la primera por la segunda?.

    Si el margen de seguridad es superior en la nueva que en la antigua a su precio actual y compensa el coste fiscal del cambio y el ded la propia transacción, a mi me parece que lo lógico es el cambio.

    El único argumento que se me ocurre para no cambiar el valor es el psicológico. Me explico:

    La caída reciente del 15% en Intel se sufre bien si lo has comprado hace un año y lo que ves es que tus plusvalías se reducen. Sin embargo, si vendiste en máximos y compraste de nuevo en la caída que tuvo en Noviembre tendrías una primera entrada con una plusvalía muy fuerte y una segunda en pérdidas.

    ¿Que es peor?: la primera opción porque evitaste una caída previa de cerca de un 10% (a ojo). Sin embargo psicológicamente se lleva mejor la primera porque tienes un valor en cartera en beneficios y sin embargo en la segunda opción lo tienes en pérdidas.

    Saludos,

  15. #3
    TheRebuzner

    Hola joaquín, ya comenté el año pasado que ignoro el tipo de cambio porque: 1) a largo plazo es irrelevante, 2) es una cartera para invertir en $ a largo plazo. Por eso cuando alguien compara mis resultados lo hace con el S&P y no on el IBEX. Lógicamente el retorno en euros es menor. Cada uno debe estudiar su política de inversiones y medir el performance conforme a ella.

    Al invertir en empresas cuyos beneficios aumentan con el descenso del dólar, lo que estoy haciendo es buscar coberturas. Con esto limito mi escenario negativo xo a costa de limitar mi escenario positivo. Intento mantener cierto equilibrio entre cada tipo de empresas y creo que poco a poco lo voy consiguiendo. Todos estos temas de la divisa se toman mucho tiempo. A ver qué pasa el año que viene.

    Un abrazo!

  16. #2
    Anonimo

    (Se me olvidó firmar)

  17. #1
    Anonimo

    Muchas gracias por compartir tus resultados, y sobretodo, por comentar también los errores de los que a veces se aprende tanto como de los aciertos.
    Solo faltaría una información más: la valoración de la cartera en EUR para descontar el efecto cambio. Si buscas empresas a las que beneficia la bajada del USD, su subida puede ser perjudicial.
    ¿Es posible?
    (A algunos nos asusta invertir en divisas)

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar