Rankia España Rankia Argentina Rankia Brasil Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Deutschland Rankia France Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polska Rankia Portugal Rankia United Kingdom Rankia USA
Acceder

Renta variable

Renta variable es un concepto que hace referencia a un tipo de producto o activo financiero. Cuando compramos un activo de renta variable, la devolución del capital, así como los rendimientos, no están garantizados, a la vez que dependen de la evolución del precio del activo en el mercado.

Cuando buscamos un vehículo de inversión en el que depositar y rentabilizar nuestros ahorros, como sabemos, contamos con numerosas alternativas. Desde la compra de activos en el mercado hasta la compra de joyas o viviendas, contamos con numerosos productos o activos en los que podemos invertir y, de ello, obtener un rendimiento.

Entre esos productos o activos, encontramos a la renta variable.

En este sentido, hablamos de un tipo de instrumento financiero que permite a aquellos inversores menos conservadores invertir su dinero, con un riesgo más elevado que si se tratase de un activo de renta fija, y obtener un rendimiento por este. En la renta variable, dicho de otra manera, el capital depositado y los rendimientos esperados dependen de la evolución del precio del activo en el mercado, por lo que no se garantiza la devolución del capital invertido, de la misma manera que tampoco se garantiza una rentabilidad como consecuencia de esta inversión.

El hecho de que se denomine "renta variable" se debe a que desconocemos los flujos de caja, pues son variables y, valga la redundancia, dependen de diversas variables, como puede ser la gestión de la empresa, el clima político y social, la situación económica, entre otros aspectos que condicionan el valor de nuestra inversión en tanto en cuanto afectan al precio de nuestros activos.

En resumen, cuando hablamos de renta variable, hablamos de un tipo de producto financiero en el que podemos invertir. Por lo general, productos de los que esperamos obtener un rendimiento y en los que, al invertir en ellos, corremos el riesgo de perder dicha inversión, así como los rendimientos esperados, debido a que el rendimiento, a diferencia de lo que ocurre en la renta fija, es variable.

Con todo, veamos un poco más sobre este concepto.

Diferencia entre renta variable y renta fija


Cuando hablamos de invertir nuestro dinero, al igual que hablamos de renta variable, también hablamos de su opuesta, que sería la renta fija.

La renta fija engloba otros tipos de vehículos de inversión, como podrían ser los bonos o los pagarés de empresa, entre otros muchos.

La principal diferencia entre la renta variable y la renta fija la encontramos en que en la renta fija, a diferencia de lo que ocurre en la renta variable, conocemos el interés o el rendimiento que nos dará el producto que hemos comprado, así como el plazo en el que este comenzará a darnos dichos rendimientos.

Por esta razón, en la renta fija está garantizada la recuperación del capital invertido, así como la propia obtención de rendimientos.

En otras palabras y como su propio nombre indica, la devolución del capital depende de lo pactado previamente con el emisor, de la misma manera que ocurre con el rendimiento, que se anuncia previamente a la adquisición del activo en cuestión.

Algunas diferencias entre la renta fija y la renta variable
Algunas diferencias entre la renta fija y la renta variable


No obstante, además de lo anterior, hay otras particularidades que presenta la renta fija y que la diferencian de la variable.

En este sentido, podemos destacar que, al tratarse de títulos representativos de deuda, el inversor de renta fija, a diferencia del inversor de renta variable, se incorpora a la sociedad como acreedor y no como propietario o accionista de la misma. Por esta razón y como establece la ley concursal, en caso de que la sociedad sea liquidada, el acreedor, es decir, el inversor de renta fija tiene prioridad frente a los accionistas, o lo que es lo mismo, frente al inversor de renta variable.

Con todo, hemos de señalar que, a modo de resumen y para entenderlo rápidamente, la renta fija hace referencia, como su propio nombre indica, a un producto financiero que nos aporta una renta fija y previamente conocida, mientras que en el caso de la renta variable, como también indica su nombre y hemos visto en el artículo, esta rentabilidad es variable y desconocida por el inversor.

Por esta razón, y como veremos a continuación, hablamos de inversiones que, atendiendo al perfil de riesgo, presentan un riesgo muy distinto, entre otras cuestiones que debemos tener en cuenta a la hora de invertir en un tipo de producto u otro.

Mercado de renta variable


El mercado de renta variable es el mercado en el que se negocian los valores o títulos de renta variable.

En este mercado podemos adquirir, por tanto, cualquier instrumento de renta variable, como son las acciones, las opciones, los futuros, entre otros vehículos de inversión de renta variable. a través de un intermediario financiero, como podría ser un broker o un dealer.

Dicho de otra manera, en este mercado podemos adquirir aquellos productos de renta variable que, como explicamos al inicio, no solo no garantizan la devolución del capital invertido, sino que, además, presentan un interés indeterminado. Como su propio nombre indica, la evolución del capital invertido, así como los rendimientos, es variable y dependen de la evolución del activo en cuestión.

Este mercado, como mencionábamos anteriormente, es un mercado enfocado a inversores menos conservadores, y que quieren asumir el riesgo que supone invertir en renta variable. Es decir, un mercado en el que los inversores que depositan su capital no tienen garantizada la devolución del capital, así como tampoco la obtención de un rendimiento.

Valores o instrumentos de renta variable


Como es obvio, en los mercados de renta variable se adquieren valores o instrumentos de renta variable.

Entre los principales instrumentos de renta variable que encontramos en el mercado, podemos resaltar los siguientes:

  • Acciones.
  • Materias primas.
  • Divisas (Forex).
  • Criptomonedas.
  • Índices bursátiles.
  • Derivados.
    • Futuros
    • Opciones
    • Swaps

Fondos de inversión de renta variable


Además de los anteriores, existen otros vehículos de inversión de renta variable que, pese a que no son considerados un instrumento de renta variable como tal, en la práctica si podrían comportarse como un activo de renta variable.

Es el caso de los fondos de inversión de renta variable.

Esto es posible por el hecho de que estos fondos de inversión compran, exclusivamente, activos de renta variable, obviando la renta fija o la composición de ambos, que llamaríamos "composición mixta". De esta manera, el fondo de inversión compone su cartera con instrumentos de renta variable como los mencionados en el punto anterior.

Dado que los activos adquiridos son de renta variable, el comportamiento del fondo es el mismo que si se tratara de un activo de renta variable, pues su evolución está ligada a la evolución de su cartera, y su cartera, como señalamos en estas líneas, se compone únicamente de activos de renta variable.

Ventajas y desventajas de invertir en renta variable


Invertir en renta variable, al igual que presenta una serie de ventajas para el inversor, también presenta otra serie de desventajas que deben ser tenidas en cuenta.

A continuación, se exponen algunas de las principales ventajas, así como desventajas, que presentan este tipo de inversiones.

Ventajas de invertir en renta variable


  • La renta variable, por lo general, ofrece mayor rendimiento potencial a los inversores que se deciden por ella.
  • No existen plazos, ni la inversión está sujeta a ningún vencimiento. En la renta variable se tiene en cuenta nuestro objetivo con esa inversión y nuestra capacidad para mantener la posición.
  • Es un mercado muy accesible.
  • Existen numerosos instrumentos, más que de renta fija, que permiten una mejor adaptación del inversor.
  • En algunos casos, algunos productos ofrecen rendimientos periódicos, como ocurre con las acciones y el reparto de dividendos, que complementan los rendimientos obtenidos debido a las variaciones en el precio de cotización.

Desventajas de invertir en renta variable


  • La renta variable, como su nombre indica, es volátil y corremos el riesgo de perder todo nuestro capital.
  • Los activos presentan más volatilidad y, por ende, mayor riesgo.
  • Además, en algunos casos, el valor de los títulos de renta variable no solo depende de la gestión de la empresa en cuestión, sino que también podría verse afectado por fluctuaciones que se produzcan en el mercado bursátil como consecuencia de otros fenómenos, o las propias expectativas de los inversores.
  • Por lo general, la devolución del capital no está garantizada, al igual que ocurre con la obtención de rendimientos.
  • De la misma manera, no se conoce el interés con anterioridad, como sí ocurre en la renta fija, por lo que no podemos planificar nuestras inversiones con la misma seguridad.
  • En caso de liquidación de la sociedad, por ejemplo, el inversor de renta variable se encuentra por debajo, es decir, no tiene prioridad frente al de renta fija, que se liquidaría antes.

Ejemplo de renta variable


Para terminar, veamos un sencillo ejemplo de cómo funcionaría un activo de renta variable para terminar de entender este importante concepto.

En este sentido, imaginemos que compramos una acción de una empresa.

Esta acción, hoy, cotiza a 4,5 dólares. Por ello, compramos 10 acciones a un broker, que nos exige el pago de 45 dólares más su correspondiente comisión.

Al cabo de un año, imaginemos que la bolsa no ha ido muy bien, la empresa se ha visto sacudida por un conflicto político y las expectativas no se han cumplido y la acción, que se cotizaba a 45 dólares por título, hoy cotiza a 3,7 dólares.

En este escenario, nuestras 10 acciones tendrían un valor de mercado de 37 dólares.

Al calcular la variación, no solo vemos que dicha inversión no ha ofrecido ningún rendimiento, sino que, además, el capital invertido, hoy, vale menos. Recordemos que la inversión era de 45 dólares y hoy, atendiendo al precio de mercado que presenta el activo, vale 37 dólares.

En este ejemplo podemos entender perfectamente el funcionamiento de la renta variable. Pues, pese a que nuestro objetivo era generar rendimientos, la volatilidad de la acción y ese comportamiento indeterminado que mencionábamos al inicio nos ha llevado, finalmente, a registrar pérdidas que previamente no estaban previstas.
Aquí te dejo 3 brokers más baratos que el tuyo:
Scalable Capital

Sin comisiones

Ver más
Interactive Brokers

+1,5M cuentas de clientes

Ver más
ETORO

Acciones y ETFs sin comisión de compra-venta

Ver más

¿Quieres referenciar esta definición?
Renta variable, Francisco Coll, 27 de julio del '22, Rankia.com

Lecturas relacionadas

Definiciones de por letra

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Configurar
Rechazar todas
Aceptar