Rankia España
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Subastas judiciales
Las subastas judiciales desde la mirada de un subastero

Las subastas judiciales electrónicas. Festín de cuervos

                                       

 

¿Recordáis que hace unos meses publiqué un post sobre si serían más seguras o no las ascensiones al Everest si se pudiera llegar en tren al campo base?   

En aquél artículo yo argumentaba que por mucho que los adelantos técnicos facilitaran la afluencia de personas al campo base del Everest no por eso más alpinistas alcanzarían la cumbre dado que son precisamente las marchas de aproximación, realizadas a gran altitud, las que facilitan que el cuerpo se adapte al trabajo en altura y, a la postre, que solo accedan a intentar el asalto final quienes hayan pasado ese filtro.

Mi conclusión era que con las subastas judiciales iba a suceder lo mismo, pues lo único que iba a cambiar era la forma de realizarse.

Las subastas iban a dejar de ser presenciales para pasar a ser telemáticas, lo que iba a facilitar la afluencia de nuevos postores novatos y poco preparados y, desde luego, desconocedores de la que se les iba a venir encima.

Todo se ha confirmado.

Desde la entrada en vigor, el 15 de octubre, de la Ley 19/2015 que implantaba las subastas judiciales electrónicas, el número de subastas no desiertas, es decir, con postores, se ha multiplicado por seis, pasando del 5 al 30% en tan solo cinco meses. Y eso sin tener en cuenta que en este periodo aún se han celebrado muchísimas subastas presenciales.

El éxito ha sido rotundo.

Y los subasteros habituales también lo hemos notado. 

Quien más quien menos hemos visto las barbaridades que los nuevos postores están ofreciendo en las subastas.

Hace un año se celebró en Madrid la subasta de un piso interior de 30 m2 en un segundo con ascensor en el madrileño barrio de Lavapiés. El subastero adjudicatario pagó unos 34.000 euros y todos nos hicimos cruces de aquella barbaridad. El lunes pasado se pagó por un piso similar, pero en la cuarta planta sin ascensor, la friolera de 67.500 euros. A los que el feliz adjudicatario tendrá que sumar la reforma completa.

Y esto es solo un ejemplo.

El resto de subasteros españoles esta viviendo experiencias similares y aún no sale de su asombro.

Otro ejemplo sería lo sucedido este pasado fin de semana con el piso de 96 m2 de la calle Caños del Peral subastado en el Portal del BOE con el número SUB-JA-2016-3228 y que se adjudicó en nada menos que 291.300 euros, un poquito menos de su valor real actual.

Al menos el adjudicatario del pisito de Lavapies podrá disponer de su propiedad en un periodo no muy extenso. Digamos que si lo hace todo legal y no entra al piso por las bravas (está deshabitado) podrá disponer de él en más o menos un año. Pero el adjudicatario del piso de Ópera lo tiene crudo del todo. Si consigue entrar antes de veinte meses podrá considerarse afortunado.

Y en ese juzgado... ¡guau!

Así que, queda confirmado, las subastas judiciales online están atrayendo a más postores, sí, pero también les está arruinando. Muchos primos se están llevando desagradables sorpresas en estos primeros meses de subastas telemáticas.

Un ejemplo perfecto de ello es el Relato de Daniel que publiqué la semana pasada en Subastanomics.

Daniel es un tirillas que hace unas semanas fue a visitar la casa que se acababa de comprar en una subasta de Barcelona y cuyo expropietario le dio la del pulpo. Su error fue no haber llevado a cabo ninguna investigación de la subasta, más allá de lo poco que cuelgan en el portal de subastas.

Una buena investigación de una subasta no puede limitarse a mirar una nota simple.

Daniel ni siquiera había visitado el piso subastado ni había hablado con el demandado.

De haberlo hecho, o al menos de haber hablado con los vecinos del inmueble, habría averiguado que el tipo era una bestia parda y que obtener la posesión de esa casa iba a resultar un calvario.

Ahora está en tratos con cierto oportunista que le va a comprar su "magnífica" adjudicación por bastante menos dinero de lo que le costó a él.

De verdad que os recomiendo la lectura de ese post porque las consecuencias de comprar a lo loco no son ninguna broma.

Aunque sí, el post es desternillante.

Lo siento Daniel.

Y ojo, que el próximo post que publicaré aquí, en Rankia, también va de otro iluso que creyó que se iba a hacer rico con las subastas electrónicas y que también ha dado otro patinazo de órdago.

Este también va a perder un buen montón de dinero.

Y de muchos de estos fiascos yo soy un testigo privilegiado pues muchos de ellos acaban contactándome y relatando sus malas experiencias.

Ventajas de publicar los dos únicos blogs de subastas judiciales en castellano.

CONCLUSIÓN, que los peligros inherentes a invertir en este negocio van a seguir por muchas subastas electrónicas que haya, PORQUE NO DEPENDEN DEL FORMATO DE LA SUBASTA SINO DEL SISTEMA JUDICIAL ESPAÑOL y que hasta que los legisladores no eliminen de la ecuación la inseguridad jurídica, garantizando la transparencia absoluta en las subastas y entregando los pisos limpios de polvo y paja, sin cargas ni ocupantes, llave en mano y completamente libres de desagradables sorpresas, los novatos que se acerquen a este negocio atraídos por la facilidad para pujar online van a ser triturados como carne de cañón.

Y los inversores con experiencia no tenemos más que sentarnos a la puerta de casa para ver desfilar sus cadáveres. A la vuelta de no demasiados meses.

¿Apostamos?

Atentos al próximo post que va a ser la monda.

 

34 comentarios (mostrando del 21 al 35)

Añadir comentario
  1. #21

    Licitador

    en respuesta a mfmelo
    Ver mensaje de mfmelo

    El gran problema como ya dije hace meses con las subastas electrónicas de que esto esta terminado en el sentido de que comprar regalado se acabo (EL JAMON QUE VE TODO EL MUNDO NO ES JAMÓN ES TOCINO SOLO) y el otro problema son los kamikazes que no se van a terminar nunca, cuando uno se estrelle hay miles detrás esperando su turno para estrellarse

  2. #23

    Inversius

    Hará ya como un mes me decidí a probar mis herramientas informáticas recién horneadas,

    sniper incluido y ni corto ni perezoso busqué una subasta cuyo depósito fuera muy pequeño, y

    es que si tenía que probar mi sniper en varias subastas simultáneas y algo fallaba, en fin,

    siempre quedaba el asumir como mayor coste de mi diseño la posibilidad de perder el

    depósito que hubiera efectuado.

    Buscando y rebuscando vi la oportunidad de pujar en las últimas horas de un maravilloso

    concurso con varios lotes entre lo que era instrumental médico y material sanitario, y demás

    aparatos propios para gestionar una clínica típica: ordenadores, impresoras, centralita, fax,

    etc., etc., con un valor de poco más de 33 mil euros, … o eso decía el edicto.

    Mientras estaba ultimando los preparativos de mi programita, me dediqué a pujar por uno de

    los lotes de ese concurso en los que no había hasta ese momento postor, y debo decir con

    cierto sentimiento de culpa que estuve disfrutando como un enano viendo como pasaban las

    horas e imaginando como los pobres que estaban pujando en los lotes más suculentos de esta

    subasta no podían irse a dormir porque un pedazo de … desvelado por los últimos retoques de

    programación, no dejaba que la subasta se cerrara pues seguía pujando incansablemente

    céntimo a céntimo en un lote escondido antes de que concluyera cada hora.

    Pues bien, ya de madrugada, con sniper en pruebas acabado, dirigí mis esfuerzos a probar mi

    desarrollo y, bueno, como hacía ya varias horas que a Cenicienta le habían sonado las

    campanadas, antes de convertirme en calabaza me fui a dormir sabiendo que unos enanitos, o

    más bien un ordenador de última generación, haría el trabajo por mí.

    Tras una “subasta maratoniana” con prórroga de 19 horas aproximadamente, yo descansado,

    fui a ver el fruto de mis pujas y voilá, el sniper había funcionado, se había parado donde debía

    y había pujado por debajo del 5% del valor del concurso. Bueno, eso en mi caso. Teniendo en

    cuenta que dirigí mi atención a los instrumentos de mayor valor en el mercado de segunda

    mano, tengo asegurada mi inversión y encima tendré una ganancia probablemente mayor del

    250%; eso sí, tras hablar con el administrador concursal y con el administrador de la empresa y

    preguntarles por la realidad de lo que se había subastado ese fin de semana me enteré de que

    ese pedazo de ordenador valorado en 1800 euros de marca desconocida “mc intosen”, así

    decía el edicto, y por el que alguien pujó un 12% del valor, se trataba de un impresionante

    Macintosh lo último de lo último… en su época claro, hace unos 20 años más o menos, con

    flamante disquetera, ¡ah que recuerdos me trae!, a lo que ya no me atreví a preguntar si se

    trataba de los de floppys de 31/2 ó de 51/4, lo que sí os puedo decir es que me habría gustado ver

    la cara del postor que se lo adjudicó cuando se haya interesado para ir a recogerlo. Bueno,

    siempre le queda la posibilidad de donarlo a un museo para que nuestros hijos puedan

    disfrutar conociendo cómo era el desarrollo la informática en el siglo en el que nacimos. Y es

    que a nuestros críos les gustan los libros del estilo Cuando papá era pequeño había

    dinosaurios.

    Y después hay quien se pregunta por qué pujamos tan bajo.

  3. #24

    Lajin

    en respuesta a Jotaerre
    Ver mensaje de Jotaerre

    Sin duda sera una de las mas bellacas jamas contadas... DIABLO!! Pero con el final de las pelis americanas... Muchos tiros mucho saltos guerras insultos haaaaa la espero Jotaerre!!

  4. #30

    ppeleon

    en respuesta a Licitador
    Ver mensaje de Licitador

    Sí señor, cojonudísimo. Y el mamarracho que ha enjendrado ese notición seguirá por ahí suelto, ufano de su obra. Con lo que se está mostrando y adviertiendo en este blog, de las cantidades de dinero que hordas de incautos van a perder, y ese cretino animando a hacerlo y predicando las bondades de un mecanismo pésimo, engañoso y fallido desde su nacimiento.
    Digo esto indignado, porque noticias como esa, en multitud de medios, y comunicaciones estrafalarias casi a diario, en un portal de anuncios de ventas inmobiliarias, cuyo nombre no cito, que cada quien idealice lo que quiera, llevan años engañando, tergiversando, despistando, confundiendo y haciendo un gran daño a las ventas inmobiliarias. A día de hoy, el noventa por ciento de los propietarios de un inmueble de segunda mano, aún mantienen la ilusión de venderlo en el cuarenta o cincuenta por ciento más de lo que realmente van a obtener, si de verdad lo quieren vender. Y informaciones de ese cariz, alimentando la falsa ilusión y propiciando, que quien puede vender su inmueble hoy en cien, lo haga dentro de un año en sesenta. Así desde 2008.

    Pido disculpas por salirme del tema subastero. No pude aguantarme.

    Por lo demás, agradecer a los partícipes el peso que me habéis quitado de encima, pues creía estar volviéndome loco. Desde hace un par de meses, sigo algunos portales de subastas de concursales y otras gaitas, y estaba alucinado y no encontraba explicación. He visto llegar a pagar por algún inmueble hasta el doble, sí, sí, el doble de lo que valdría en mercado.

  5. #31

    trag0m

    en respuesta a mfmelo
    Ver mensaje de mfmelo

    La virgen, que diferencia entre lo tasado y lo ofertado. Casi por 6.

    Tristán, quiero leer ya el nuevo post, ¡publícalo ya!
    Se hace muy ameno siempre leer tus post, los redactas muy bien, se leen en su suspiro.

  6. #32

    chustazo

    en respuesta a Tristán el subastero
    Ver mensaje de Tristán el subastero

    Hola Tristán, ¿es el relato de la adjudicación directa de Lajin y su apuesta de 300K€? En septiembre nos dejó con curiosidad...

  7. #33

    Tristán el subastero

    en respuesta a chustazo
    Ver mensaje de chustazo

    No es el relato de Lajín, que finalmente ha tenido un final feliz sino el de uno de los nuevos novatos llegados al calor de las subastas electrónicas y que se ha dado una hostia de órdago a la grande por no investigar lo suficiente.

Autor del blog

  • Tristán el subastero

    Información y opiniones sobre el mundo de las Subastas Judiciales desde la mirada de un subastero.

Envía tu consulta

Sitios que sigo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar