Rankia España Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Historias de la Bolsa.

502 respuestas
Historias de la Bolsa.
17 suscriptores
Historias de la Bolsa.
Página
31 / 34
#451

Re: Historias de la Bolsa.


Ya pero ahora son imprescindibles esas "pamplinas", el metaverso  será un buen negocio por que nos educan para que esas pamplinas sean imprescindibles, te imaginas la vida sin whatssapp? sin el Facebook, sin la nube?

Quizás los que no hemos nacido con ello sin podemos volver a vivir sin ello pero las nuevas generaciones consumirán todo lo que les pongan por delante, cada vez vivimos mas todos en la "nube" mas bien en las nubes...

Antes los chavales salían a la calle a jugar,  con 8 años ya estabas en la calle, salías del cole y a a la calle a jugar al fútbol, chapas a las bolas, la peonza a lo que estuviera de moda en ese momento... yo no veo niños por las calles jugando a nada....

Si los veo metidos en una tablet mirando como bobos la tableta, e ignorando relacionarse cara a cara y viviendo la vida real, vivimos ya todos en una nube unos mas que otros  pero ya casi todos somos victimas de la tecnología que nos aleja cada vez mas de nuestra humanidad.


Saludos.  


No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#452

Esta es la regla más importante que hay que seguir ahora para ganar dinero en bolsa



 
La regla más importante en la inversión de los últimos tiempos es "no luches contra la Reserva Federal". La Fed es la entidad más poderosa del sistema financiero mundial. Y como descubrimos en 2020, su poder casi no tiene límites: la Fed pudo detener la caída del mercado más agresiva de la historia... y llevar las acciones a nuevos máximos históricos, en un momento en que la economía real estaba cerrada.



Nuevamente, la Fed logró forzar las acciones a nuevos máximos históricos durante un cierre económico. Puede concentrarse en la inversión de valor, la inversión de impulso, el trading diario... pero haga lo que haga, NO luche contra la Reserva Federal.




Y ahora mismo la Fed está GRITANDO que va a endurecer agresivamente la política monetaria.

Durante las últimas seis semanas, varios funcionarios de la Fed, incluido el presidente de la Fed, Jerome Powell (el miembro más poderoso de la Fed en el mundo), han declarado que la Fed está MUY atrasada en inflación y necesita comenzar a aumentar las tasas en un 0,5% varias veces este año. .

Si no me crees, quizás le creas a Lael Brainard.

La Sra. Brainard es la vicepresidenta de la Fed, la segunda al mando de la Fed. Podría decirse que es la funcionaria de la Fed más liberal y pro-impresión de dinero actualmente en el cargo. Rara vez, si alguna vez, ha declarado públicamente algo que no esté a favor de la relajación monetaria de la Fed.

Esta semana la Sra. Brainard pronunció un discurso en el que afirmó lo siguiente:

La alta inflación coloca una “carga sobre las familias trabajadoras”.

Es de “importancia primordial” que la Fed detenga la inflación.

La Fed comenzará a reducir su "hoja de balance a un ritmo rápido" a partir de mayo.

La Fed está preparada para tomar "medidas más enérgicas" si es necesario.

Nuevamente, esta es la funcionaria de la Fed más pro-impresión de dinero actualmente en el cargo que afirma públicamente que el enfoque más importante para la Fed hoy es terminar con la inflación.

Esto significa aumentos de tasas agresivos y una reducción del balance de la Reserva Federal lo más rápido posible.

Entonces, mientras los inversores tontos continúan comprando cada caída en el mercado de valores... y están dispuestos a apostar en compañías que no pudieron ganar dinero incluso cuando la Reserva Federal estaba relajando la política monetaria... los inversores inteligentes se están preparando para lo que viene.


No luches contra la Reserva Federal. Especialmente cuando quiere detener la inflación reventando una burbuja.






C.B.

 

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#453

Abril podría ser un gran mes para las acciones, si crees en la magia


 
Confíe en mi palabra: abril es el mejor mes del calendario para las acciones. O no lo es. Sin embargo, algunos gestores alcistas les dicen a sus clientes que las tendencias estacionales del mercado de valores son más fuertes en el mes de abril.

Si bien no tengo ninguna duda de que los datos históricos pueden ser torturados para hacer que abril parezca el mejor mes para las acciones, la extracción de datos necesaria para hacerlo significa que la conclusión no tiene importancia estadística. Es posible que desee apostar a que el mercado de valores tendrá un buen desempeño este mes. Pero necesita respaldar su optimismo en otros terrenos además del calendario.


Uno de los tuits que vi apoyando la afirmación de que abril es el mejor mes se basó en datos que se remontan a 1950. Pero, ¿por qué elegir 1950? Si el tuitero hubiera ampliado el período retrospectivo hasta 1920, abril no habría estado en primer lugar. A menos que haya alguna explicación teórica de por qué abril debería ser un mes particularmente fuerte para las acciones desde 1950, la clasificación inconsistente de abril es un claro indicio de una minería de datos desvergonzada. 

 





En la tabla anterior se proporciona otra ilustración de esta inconsistencia. Lo construí segregando todos los datos históricos del Promedio Industrial Dow Jones en cinco grupos de igual tamaño de aproximadamente 25 años cada uno. Observe que, durante el período más largo del que se dispone de datos mensuales del Dow (desde su creación en 1896), julio ocupa el primer lugar en rendimiento promedio y abril ocupa el tercer lugar. Y en solo uno de los quintiles está abril en primer lugar. Esta tabla es la imagen misma de un patrón aleatorio.


Esta revisión del lugar de abril en la historia del mercado de valores vale la pena porque nos recuerda lo fácil que es para los inversores "descubrir" un patrón donde no existe.
Los psicólogos han sido conscientes de esta tendencia durante mucho tiempo, incluso si la mayoría de los inversores no lo son. Un buen resumen de la investigación se proporciona en un estudio titulado "Inversores 'supersticiosos'", que fue realizado por Jessica Wachter, profesora de gestión financiera en Wharton School, y Hongye Guo, estudiante de doctorado en finanzas en esa institución. Todos nosotros, ya sea cuando estamos invirtiendo o participando en cualquier otra actividad, tenemos grandes dificultades para contemplar verdaderamente la aleatoriedad. Encontramos patrones en datos aleatorios incluso cuando recibimos capacitación específica sobre cómo diferenciar lo que es aleatorio y lo que no lo es.


No es una imagen halagadora, pero los investigadores establecen una analogía entre el comportamiento de los inversores y el de las palomas en los famosos experimentos realizados por el famoso psicólogo B. F. Skinner hace muchas décadas. “En el estudio de Skinner, a las palomas hambrientas se les daba comida a intervalos regulares. La mayoría de las palomas desarrollaron hábitos de comportamiento extraños, la razón por la cual habían mostrado ese comportamiento específico cuando se les ofreció la comida [anteriormente]”. Al igual que los inversores, las palomas tienen la "tendencia a crear estructuras a partir de la aleatoriedad".


Por eso es tan importante que los inversores basen sus decisiones de inversión en estadísticas objetivas y no en intuiciones subjetivas. Incluso cuando eres consciente de tu tendencia a encontrar patrones en la aleatoriedad y tratas de evitar hacerlo, sigues siendo vulnerable.


C.B.


No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#454

“Es muy bueno aprender de tus errores. Pero es mejor todavía aprender de los errores de los demás.” Warren Buffett


 
En la Bolsa y en la vida. No bajes la mirada. Mírale a los ojos. La Bolsa es un totum revolutum

 "Es muy bueno aprender de tus errores. Pero es mejor todavía aprender de los errores de los demás. Algunas personas no deberían invertir en acciones porque no toleran las fluctuaciones / volatilidad de los precios.


Sí vas a hacer tonterías porque tus acciones bajan, no deberías invertir en acciones en absoluto", dijo Warren Buffett. Entonces, ¿invertir a nivel personal o dejar, que su dinero lo gestionen los profesionales? Es lo que se llama gestión activa o pasiva. 

 
La gestión activa es un juego de perdedores. 

A pesar de una abrumadora cantidad de investigaciones académicas que demuestran que es más probable que la inversión pasiva le permita alcanzar sus objetivos financieros más importantes, la mayoría de los activos de los inversores individuales todavía se mantienen en fondos activos. 

El año pasado fue otro en el que la gran mayoría de los fondos activos tuvieron un rendimiento inferior al de los mercados. VOO (ETF del índice 500 de Vanguard) superó al 76 por ciento de los fondos activos en su categoría Morningstar, con un rendimiento del 28,8 por ciento. 

Sin embargo, como todos los años, 2021 brindó una gran oportunidad para que los administradores activos generaran alfa a través de la gran dispersión en los rendimientos entre las acciones con mejor y peor rendimiento de 2021. Por ejemplo, 10 acciones dentro del índice S& P 


 Para tener un rendimiento superior, todo lo que un gestor activo tenía que hacer era sobreponderar a los grandes ganadores, que superaron al índice en al menos 89 puntos porcentuales. Por otro lado, 10 acciones perdieron al menos un 22 por ciento, y el peor desempeño perdió casi un 41 por ciento.  

Para superar, todo lo que un administrador activo tenía que hacer era tener un peso inferior al normal, y mucho menos evitar, estos perros, cada uno de los cuales tuvo un rendimiento inferior al VOO en al menos 50 puntos porcentuales. Esta amplia dispersión de rendimientos es típica. Sin embargo, a pesar de la oportunidad, año tras año en total, los gestores activos fracasan persistentemente en su rendimiento.  

En caso de que pensara que a los administradores activos en acciones de pequeña capitalización les fue mejor, el iShares Core S&P Small-Cap ETF superó al 66 por ciento de los administradores de pequeña capitalización, con un rendimiento del 26,6 por ciento. Los resultados dejan claro que la gestión activa es una estrategia de la que se puede decir que está “llena de oportunidades”. Año tras año, los gerentes activos inventan excusas para explicar por qué fracasaron y luego argumentan que el próximo año será diferente. Por supuesto, nunca lo es. 

Moisés Romero.



No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#455

¿Winter is coming?


 
Con las acciones estadounidenses cayendo más del 7% y el mercado de bonos casi un 9% en lo que va del año, muchos inversores parecen sentir que tienen que correr más riesgos para ponerse al día. De hecho, deberías tomar menos. En mercados que no perdonan, es más difícil recuperarse de los errores. Durante la última década o más, las acciones, los bonos, los bienes raíces y las criptomonedas, casi todos los activos, se dispararon. A menudo se le recompensaba por riesgos imprudentes e, incluso si se le castigaba, los mercados en alza le ayudaron a recuperarse rápidamente de sus errores garrafales. Eso no durará para siempre.

Una encuesta global de casi 300 inversionistas profesionales realizada por BofA Global Research encontró en marzo que el porcentaje de administradores de fondos con una exposición mayor que el promedio a las acciones estadounidenses aumentó 27 puntos porcentuales desde febrero . Eso sucedió incluso cuando muchos de ellos dicen que sus tenencias de efectivo han aumentado. 

 
Y los dedos en el gatillo de los administradores de fondos están picando aún más de lo habitual, con el 42% informando que su horizonte de inversión es de tres meses o menos, frente al 26% del mes anterior.

Las “alternativas” como el capital privado, la deuda privada, los fondos de cobertura y los bienes raíces no negociables se han puesto tan de moda que los inversores están renunciando a la flexibilidad y las tarifas bajas para comprarlas.

Una de las formas más populares de invertir en alternativas es a través de fondos cerrados no cotizados, carteras de activos alternativos que están registrados en la Comisión de Bolsa y Valores pero que no cotizan en bolsa.

Por lo general, los inversores no pueden sacar su dinero todos los días, como pueden hacerlo en los fondos mutuos tradicionales o en los fondos cotizados en bolsa. En cambio, pueden vender solo en momentos predeterminados, a menudo cuatro veces al año, a veces solo dos, o incluso cuando el administrador del fondo lo permita.

Mantenerse durante años podría ayudar a los gerentes a producir ganancias; mientras tanto, les permite cosechar comisiones. Los gastos de gestión suelen superar el 1,5% anual. Dichos fondos administraron un total de $ 93,7 mil millones a fines de 2021, frente a los $ 54 mil millones en 2018, según Patrick Newcomb, director de Fuse Research Network en Needham, Massachusetts.

Los días de gloria para enfoques como estos probablemente hayan terminado, dice Antti Ilmanen, estratega de inversiones de AQR Capital Management en Greenwich, Conn. Es autor de un nuevo libro, "Investing Amid Low Expected Returns".


El volumen del Sr. Ilmanen no es una lectura playera; está lleno de sutilezas y complejidades. Pero su mensaje es claro y simple. Con muchos activos aún cerca de máximos históricos, es probable que los rendimientos futuros sean más bajos, dice Ilmanen, en todos los ámbitos, tanto para las inversiones negociadas como para las no negociadas.

Eso es lo que muchos comentaristas del mercado han estado diciendo durante años . Y los mercados siguieron subiendo de todos modos. ¿No es esto sólo más negativismo?

No. Los altos rendimientos recientes lo hacen sentir rico, lo que lo lleva naturalmente a extrapolar más ganancias. Pero solo los estás tomando prestados del futuro. Cuanto más valoradas sean sus participaciones, menor será su rentabilidad en el futuro.

Para ver por qué, supongamos que posee un bono hipotético. Para mantener las cosas lo más simples posible, imagine un bono simple de $ 1,000 pagando un 3% anual durante 10 años.

Si lo compra por $ 1,000, el interés anual de $ 30 de este bono le daría un rendimiento del 3%. Sin embargo, si paga $1,200 por un bono con los mismos términos, su interés de $30 le rinde un 2.5%.

Cuanto mayor sea el precio que pague, menor será el rendimiento del bono; no hay forma de evitarlo.

A diferencia de un bono, el flujo de ingresos futuros de una acción puede crecer. Sin embargo, si no cumple con las expectativas, se aplica el mismo principio general, sin ninguna garantía de recuperar su inversión original al final.

Para emitir juicios generales sobre el precio de las acciones, Ilmanen utiliza una versión modificada de una medida desarrollada por el economista de la Universidad de Yale, Robert Shiller . Las matemáticas del Sr. Ilmanen indican que las acciones de EE.UU. podrían rendir menos del 3% anual, después de la inflación, durante los próximos cinco años o más, entre sus estimaciones más bajas. Aunque no se pueden usar esos datos para decir exactamente cuándo las acciones están sobrevaluadas, dice Ilmanen, "el mensaje es que la perspectiva de bajos rendimientos esperados debe tomarse en serio".

¿Qué pueden hacer los inversores? Algunas sugerencias son obvias.

Ahorre más, gaste menos (especialmente en tarifas de gestión de inversiones).

Evite perseguir activos ilíquidos, algunos de los cuales, como el capital privado, ya no son definitivamente baratos en relación con las acciones que cotizan en bolsa, sugiere la investigación de Ilmanen.

Mire fuera de los EE.UU., donde las acciones están considerablemente más baratas.

Sobre todo, no se arriesgue más para tratar de ponerse al día. Las participaciones más arriesgadas, como las acciones y los bonos no negociables, parecían seguras durante los mercados alcistas de la última década. Pero podrían generar "malos rendimientos en malos tiempos" que no son tan fugaces como a principios de 2020, dice Ilmanen.

“Si obtenemos rendimientos crecientes [a medida que aumentan las tasas de interés], se desafiarán más valoraciones”, dice. “Si te arriesgas menos ahora, no más, podrás hacer swing a los lanzamientos gordos cuando lleguen”.

Fuente: The Wall Street Journal 

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#456

No se trata de tener una ventaja de información, sino más bien de paciencia implacable y juicio agudo


 
Usted habrá ganado mucho dinero en bolsa, ¿Verdad?". Más que una pregunta era una afirmación en algunas de mis charlas y conferencias en reuniones de expertos o aulas universitarias en Madrid y Barcelona. Eso fue hace ya algunos años y siempre, en cualquier ciudad o foro, la misma cantinela.

Leyenda urbana. Siempre les decía, que cuando una información sensible pasa a este o aquel periodista ya ha pasado por varias manos del consejo; de amigos y amigas de los consejeros y otras especies. "El juego del mercado público no se trata de tener una ventaja de información, sino más bien de paciencia implacable y juicio agudo. El juego del mercado privado se trata de tener una ventaja de información. A menudo, todo se reduce al conocimiento interno y/o la reputación para atraer un flujo de negocios superior.", señalaTiho [email protected]

En el mercado es imprescindible aprender de los errores si quieres sobrevivir.

 Todos cometemos errores. Nadie es perfecto. Especialmente cuando se trata de nuestras finanzas. Como señala Ramit Sethi : “El camino hacia una Vida Rica no es perfecto.

 Cometerá errores de dinero, errores de relación, incluso puede cambiar la apariencia de vida rica para usted. Y eso está totalmente bien. Comete tus errores temprano cuando hay menos en juego y puedes aprender de ellos”. No creas que puedes racionalizar tu camino. Realmente ayuda a sentir la pérdida. Tracy Bower de Fast 


Company escribe:

Es un mito que debes evitar sentir el dolor de una pérdida o un fracaso. De hecho, una investigación de la Universidad Estatal de Ohio descubrió que cuando las personas se enfocan en sus emociones después de una pérdida, es más probable que lo hagan mejor la próxima vez. Con demasiada frecuencia, las personas tienden a racionalizar las derrotas y las procesan cognitivamente, diciéndose a sí mismas que la pérdida no importaba o que estaba fuera de su control.

Pero hay una diferencia entre sentir una pérdida y revolcarse en ella. Como escribe Barry Ritholtz en Big Picture :

“Cuanto antes comience a aceptar que los errores son inevitables, deje de castigarse por ellos y simplemente arregle lo que no funciona, más rápido podrá comenzar la capitalización”.

Los errores solo son valiosos si los convertimos en lecciones aprendidas. Cuanto antes lo hagamos, mejor, porque las cosas buenas llevan su tiempo. Como escribe Tim Maurer :

El único tema que probablemente sea común entre la multitud de intenciones activadas en su planificación financiera es que tardarán en materializarse. Afortunadamente, hemos aprendido que gran parte del disfrute que obtenemos de los momentos de referencia en nuestras vidas se debe a su anticipación.

Esperamos que pueda aprender de sus errores y acrecentar sus éxitos.


Moisés Romero


No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#457

¡La inflación es alta, así que compre acciones!


 
Con una inflación galopante que provoca un caos en el mercado, destaca el consejo de Jim Paulsen de Leuthold. Él dice que el tema más importante no es qué tan alto exactamente o cuánto tiempo la inflación excede el objetivo de la Reserva Federal, sino si la inflación está cerca de un pico.


Incluso si se mantiene alta por un tiempo, si la inflación está cerca de un techo, "el mercado de valores históricamente ha producido resultados satisfactorios", escribe Paulsen.


Paulsen argumenta que con "una inflación tan extrema (y probablemente cerca de tocar techo), ¡es hora de comprar!" Entonces, si la inflación está cerca de una inflexión y lista para contraerse, "no solo el entorno para las acciones probablemente no sea traicionero, sino que probablemente resultará muy gratificante".


Por supuesto, la advertencia es que si la tasa de inflación actual se acelera hacia el 10% (o peor) para el resto del año, "el mercado de valores se enfrentará a un camino difícil".

Pero Paulsen no espera esto y enumera un montón de argumentos para un pico. Menciona las tarifas de flete, las encuestas de precios de manufactura y servicios de ISM siguen siendo altas pero no aumentan, y un IPC subyacente de marzo por debajo de las expectativas.


También señaló la tendencia lateral de la inflación salarial anual desde octubre y el estancamiento del aumento de las expectativas de inflación en el mercado de bonos (tasas de equilibrio) en los últimos meses. Si bien los precios de las materias primas han sido volátiles desde la invasión de Rusia y Ucrania, observa cierta estabilización desde principios de marzo.

A esto, agrega una tendencia a la baja en las ventas minoristas reales, un aplanamiento en muchas medidas relacionadas con la vivienda y una "destrucción de la demanda", así como mejoras en la oferta.

Así que Paulsen ve una caída probable en la inflación por debajo del 6% (y quizás más cerca del 4%) para fin de año y, por lo tanto, les dice a los inversores que la oportunidad de comprar acciones puede ser fugaz.

En apoyo de la confianza de Paulsen el viernes, la secretaria del Tesoro de EE. UU., Janet Yellen, comentó que la economía de EE. UU. está siendo muy resistente frente a una serie de shocks y que la inflación puede haber alcanzado su punto máximo.

Gráfico de Leuthold con rendimiento S&P 500 cuando la inflación se acelera o desacelera:





 

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#458

"Las buenas oportunidades de inversión no aparecerán con demasiada frecuencia y no durarán demasiado. Por lo tanto...


 

"Las buenas oportunidades de inversión no aparecerán con demasiada frecuencia y no durarán demasiado. Por lo tanto, debe estar listo para actuar", Charlie Munger



  
No hay ni un solo día en que la prensa salmón a este y al otro lado del charco resalten las bondades de ciertos valores en sus primeras páginas: chollos, gangas, pelotazos y demás formas de hacerse rico. Desconfía de todos y de todos. Incluso de los insiders.

Los chivatazos, el sé de buena tinta, te pueden ocasionar la ruina. En los últimos meses, uno de los mejores bancos de inversión que he conocido en mi trayectoria profesional me ha recomendado tres valores, que, según ellos, contaban, siguen contando, con buenos fundamentos.

 O sea, auténticos chollos. Tres valores, que, en efecto, han rendido a sus accionistas buenas cuentas y buenas noticias. Tres valores, no obstante, que se han pegado tres batacazos importantes, con caídas promedio del 35% en un abrir y cerrar de ojos. La experiencia me dictó poner pocos huevos en estas cestas, pero los puse llevado por la codicia. Y los huevos se han roto. Para eso sirven los soplos, los chivatazos, lo que llaman gangas que decimos en nuestro argot. Huye de los rumores, de los soplos de buena tinta.

 Las buenas noticias no se cotizan y si lo hacen su efecto apenas dura un par de horas. Hay un fenómeno contra el que no se puede luchar: contra el sentimiento de mercado", me dice un viejo lobo de la Bolsa española, ya jubilado, que aconseja los siguientes pensamientos al respecto.

B&[email protected] señala que "si en los últimos 10 años hubieras esperado caídas de más de un 15% para invertir hubieras cometido un grave error. Invertir cuando tienes el dinero y de golpe impidiendo hacer DCA, normalmente ser la decisión acertada, pero pocos podemos hacerlo.El tiempo en los mercados supera al cronometraje del mercado 

 
"Las buenas oportunidades de inversión no aparecerán con demasiada frecuencia y no durarán demasiado. Por lo tanto, debe estar listo para actuar". —Charlie Munger Pero para actuar, también necesitas polvo seco (opcional). Eso viene de la paciencia y de no perseguir la tendencia de valoración siempre creciente anterior, recuerda Tiho [email protected]


"En cuaquier caso ponle precio a tu tranquilidad. La próxima vez que te sientas perturbado, solo pregúntate: "¿Esto significa tanto para mí que debería perder la paz en mi mente por eso?" Suena bastante simple, pero funciona, señala The Irrational [email protected]_comerciante 


Moisés Romero.

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#459

A largo plazo, mantener efectivo es un enorme error



 
El efectivo es el rey. Al menos por el momento. En el primer trimestre de 2022, las letras del Tesoro a corto plazo terminaron ligeramente al alza (+0,03 %), mientras que tanto el bono del Tesoro a 10 años (-6,64 %) como el S&P 500 (-4,95 %) cayeron. 

El mayor temor entre muchos inversores es que esta tendencia continúe. ¿Es este un miedo racional? ¿Con qué frecuencia el efectivo ha superado históricamente a las acciones y los bonos? Vamos a ver. Tenemos datos anuales sobre acciones (S&P 500), bonos (Bono del Tesoro a 10 años) y efectivo (Letras del Tesoro a 3 meses) desde 1928 ( Fuente de datos: Stern.NYU.edu/~adamodar ).

Desde entonces, el efectivo ha tenido el mejor rendimiento en solo el 13% de los años. A medida que su período de tenencia aumenta de 1 año a 30 años, las probabilidades de que el efectivo sea el rey disminuyen del 13% al 0%.

 
Lo contrario es cierto para las acciones, que han tenido el mejor rendimiento en el 64% de los períodos de 1 año, el 81% de los períodos de 10 años y el 100% de los períodos de 30 años.

Si las probabilidades de que el efectivo supere el rendimiento son tan bajas, ¿por qué mantenerlo? 

Porque es posible que no tenga un período de posesión de 20 años o que no tenga una tolerancia al riesgo lo suficientemente alta como para mantener la volatilidad/reducciones a corto plazo en acciones y bonos.

El efectivo es la única clase de activo que le garantizará un retorno del principal a corto plazo. Si bien los bonos a menudo funcionan bastante bien en ese frente, los períodos de fuertes aumentos de las tasas de interés pueden cambiar esa dinámica, como estamos viendo en lo que va de 2022.

¿Cuál es la compensación de la seguridad que proporciona el efectivo a corto plazo?

 Menores rendimientos a largo plazo. El efectivo se ha anualizado en un 3,3% desde 1928 frente al 4,8% de los bonos y el 10,0% de las acciones.


Para los inversores con un período de tenencia de 1 año, aceptar estos rendimientos más bajos suele ser la opción más prudente, ya que tanto las acciones como los bonos podrían disminuir durante ese período de tiempo. Pero a medida que su período de tenencia aumenta más allá de los 10 años, el efectivo tiene cada vez menos sentido, ya que la probabilidad de obtener un mayor rendimiento de las acciones y los bonos aumenta significativamente.

Otra forma de ver esto es comparar los rendimientos máximos y mínimos de acciones, bonos y efectivo durante varios períodos de tenencia. Lo que encontramos es que las 3 clases de activos muestran una variabilidad mucho más baja (máximo-mínimo) de rendimientos en períodos de tenencia más largos en comparación con períodos de tenencia más cortos. Por ejemplo, el mejor período de 3 años para las acciones fue del 30,8 % anualizado, mientras que el peor período de 3 años fue del -27,3%. Eso es un diferencial de más del 58%. Compare esto con los mejores y peores períodos de 30 años para las acciones en 13,6% y 8,0%, un diferencial de 5,7%.

En los bonos, los diferenciales son menos drásticos que en las acciones, pero muestran una reducción similar a medida que se alarga el período de tenencia. Cuando el rango de resultados posibles es amplio, como es el caso de períodos más cortos de tenencia de acciones y bonos, el efectivo es una opción más atractiva. A medida que ese rango se reduce con el tiempo, las acciones y los bonos se convierten en una apuesta de mayor probabilidad.

¿Cuándo fue la última vez que el efectivo superó tanto a las acciones como a los bonos en un solo año calendario? 2018, que fue solo la cuarta vez en la historia que las acciones y los bonos terminaron a la baja. No hemos visto un período prolongado en el que el efectivo haya superado a ambas clases de activos desde la era de la estanflación de la década de 1970 y principios de la de 1980.

¿Es más probable que el efectivo sea el rey en el futuro? 

Con valoraciones elevadas en las acciones de EE.UU. y bajos rendimientos/tasas en aumento en los bonos, tal vez este sea el caso a corto plazo.

 Pero a largo plazo (más de 20 años), es poco probable que el efectivo supere a una cartera de más riesgos de acciones y bonos. Eso no quiere decir que tener algo de efectivo para dormir por la noche, para emergencias o para soportar la mayor volatilidad en acciones/bonos sea una mala idea. 

No creo que lo sea en absoluto. Pero probablemente no debería estar deseando que el efectivo sea su mejor inversión. Para un entorno en el que el efectivo es el rey durante un período prolongado de tiempo, no será bueno para los inversores. 

 Charlie Billello 








 

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#460

“Si no sabes a dónde vas, cualquier camino te llevará allí”


 
Hace poco le leí una historia a mi hijo que trataba sobre un estudiante de artes marciales que acudió a un maestro consumado para buscar entrenamiento bajo su guía. Le preguntó al maestro: 

“Me dedico a estudiar su arte marcial. ¿Cuánto tiempo me llevará dominarlo? El maestro respondió: "Diez años". El estudiante estaba impaciente y preguntó: “¿Pero qué pasa si quiero dominarlo más rápido? Trabajaré muy duro. Practicaré todos los días. 

¿Cuánto tiempo me llevará entonces?”

El maestro pensó por un momento y dijo: “20 años”.

"Oh, y si entreno durante diez horas todos los días, ¿cuántos años me llevaría entonces?"


"Treinta años."

El estudiante se mostró horrorizado y preguntó: “¿Cómo puede ser? Si estoy entrenando más y más duro, mi período de entrenamiento debería ser más corto, ¿verdad?


El maestro le respondió tranquilo: “Hijo, estás mirando tu objetivo final con un ojo. ¿Cómo pudiste emprender tu viaje con un solo ojo?”

Esta historia me conmovió y me recordó lo que dijo Charlie Munger en una reunión anual del Daily Journal hace unos años cuando se le pidió que reflexionara sobre su viaje y compartiera el secreto de su larga y feliz vida:

"El secreto es fácil porque es muy simple...

Recibimos mucho estas preguntas de los jóvenes emprendedores. Es una pregunta muy inteligente: miras a un viejo que es rico y le preguntas: "¿Cómo puedo llegar a ser como tú, excepto que más rápido?"

Pasa cada día tratando de ser un poco más sabio de lo que eras cuando te despertaste.

 Cumple con tus deberes fielmente. Paso a paso se avanza, pero no necesariamente en rachas rápidas. Pero construyes disciplina preparándote para rachas rápidas... Pelea una pulgada a la vez, día a día... al final del día... si vives lo suficiente... la mayoría de las personas obtienen lo que se merecen".

La mayoría, probablemente todos, de nuestros viajes en la vida se emprenden con la vista puesta en el destino. Y a menudo queremos llegar allí rápido. Conocer el destino, o hacia dónde nos dirigimos, es importante porque, como escribió Lewis Carroll en Alicia en el país de las maravillas, "si no sabes a dónde vas, cualquier camino te llevará allí". En otras palabras, si no sabes el destino o la dirección, simplemente no vas a ninguna parte. Sin dirección, sin destino, sin meta, ¿cómo eliges una dirección, eliges un camino o trazas un curso para llegar “allí”?

Pero lo que sugiere la historia anterior y las declaraciones de Munger es que no debemos perder el enfoque de nuestros viajes en la búsqueda total de nuestras metas o destinos.

En la vida, el aprendizaje e incluso la creación de riqueza, no hay atajos. Es todo una serie de buenos pasos y buenas apuestas, uno tras otro, durante décadas. También es evitar las minas terrestres que nos pueden matar en los viajes.

Cuando se trata de invertir, específicamente, recuerda que la velocidad (tratar de hacer dinero rápido) no triunfa. La consistencia y la disciplina (al apegarse a un proceso de inversión sólido a lo largo del tiempo) sí lo hacen.

Te enfocas en la velocidad cuando te enfocas en el resultado o la meta, como el estudiante impaciente.

Te enfocas en la consistencia y la disciplina cuando te enfocas en el proceso o el viaje, como el maestro paciente.


Decide quién quieres ser, porque eso decidirá qué cómo de pronto alcanzarás tu meta.
 

 Safal Niveshak

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#461

Los próximos seis meses son históricamente los peores en promedio. Es conocido como el período “Vender en mayo”. Pero..


 
Los próximos seis meses son históricamente los peores en promedio. Es conocido como el período "Vender en mayo". Otras buenas noticias potenciales son que estos "peores" 6 meses del año en realidad han sido más altos 9 de los últimos 10 años. La disminución fue una modesta caída del 0,3% en 2015. (ver gráficos adjuntos, vía Ryan Detrick, [email protected])

Hay una en inglés que dice sell in May, and go away, but remember to come back in September. 

En la city londinense queda así­ resumida la percepción de que el mes de mayo es el que abre el periodo de venta de acciones, el inicio de la tendencia bajista. Entre mayo y septiembre, según los que siguen este método, se produce el periodo de menor rentabilidad bursátil respecto al conjunto del ejercicio.

 En un estudio publicado hace años por Jacobsen y Bouman se destaca el denominado efecto sell-in-May, la incidencia de este es mayor en los mercados europeos y dentro de estos en el del Reino Unido. Al menos así ha ocurrido desde 1964. El año pasado no sucedió, en contra de todos los pronósticos, ¿Qué pasará en esta ocasión?...", me dice el analista jefe de una gestora, que añade:

Ryan Detrick, [email protected] 

 
Otras buenas noticias potenciales son que estos "peores" 6 meses del año en realidad han sido más altos 9 de los últimos 10 años. La disminución fue una modesta caída del 0,3% en 2015.

"Por estas fechas siempre recuerdo que en el recetario de inquietudes y sentimientos históricos, que abundan en el comportamiento de los mercados de acciones, el recurso a las citas facilita a muchos profesionales del mercado sus disertaciones a la vez que las hace más inteligibles y próximas al gran público inversor, con frecuencia ignorante de esos asuntos, como de otros muchos más. 

Entre los expertos bursátiles es muy conocida la frase de comprar por Santa Lucía y vender por San José, en ese periodo que va desde el 13 de diciembre al 19 de marzo..."

"El aserto está fundamentado en el análisis del comportamiento del mercado entre el último tramo de cada año y el primer trimestre del siguiente, porque generalmente es ahí donde se producen los mejores rendimientos del mercado. Citas, en cualquier caso, para adornar un momento de clara aversión al riesgo en la Bolsa..."

"Quienes siguen la teoría de los ciclos parciales, que conviven con los generales, se encuentran así, ante la duda de comenzar a deshacer posiciones o esperar que pasen dos meses más. Lo normal, según demuestra la experiencia, es que el corto plazo imponga su ley y que los más nerviosos se dejen llevar por el efecto contagio de la mayoría. Ambos razonamientos destacan, ante todo, cómo crece el grado de incertidumbre conforme pasa el tiempo y en este caso, las expectativas de estabilización de los mercados no se cumplen ni en el grado ni el plazo previsto..."

"¿Va a ser diferente este año tras el batacazo histórico de Wall Street desde enero? Ya saben que las FAANG han mordido el polvo y algunos dicen que seguirá el calvario. O no..."


Moisés Romero

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#462

El error de un «broker» de Citi al enviar una orden hundió las bolsas europeas el lunes


 

El banco americano admitió el incidente, que se extendió en minutos por los parqués del continente y llegó a costar hasta 300.000 millones en capitalización bursátil


 
Lo que en el argot financiero se conoce como fat finger (dedo gordo o dedazo en inglés), es decir, un error humano no intencionado del bróker al introducir una orden en el mercado, es lo que explica el batacazo que las bolsas europeas —con la sueca a la cabeza— sufrieron este lunes.

En este caso, el patinazo, o dedazo, fue de un broker del banco americano Citigroup, concretamente de su mesa de contratación en Londres, que cometió un error al tramitar una operación (no ha trascendido ni el activo, ni el volumen ni su precio), lo que provocó una avalancha de ventas que acabó con un desplome repentino del 8 % en la bolsa sueca, y que se extendió después por el resto de parqués del continente.

Así lo admitió en un comunicado Citi, que aseguró que la equivocación se «identificó y corrigió en cuestión de minutos». Pero esa rapidez no evitó en que cinco minutos el índice OMX Stockholm 30 contagiara la ola de ventas a París, Varsovia o Madrid. De hecho, el Ibex 35 retrocedió un 2,5 % y un 3 % el Euro Stoxx 50, con todos los ojos vueltos hacia China, la invasión rusa de Ucrania o los vaivenes de la política monetaria, sin que esta vez fueran los responsables —como tampoco lo fue el socorrido fallo técnico— de la volatilización de hasta 300.000 millones de euros en capitalización bursátil.



Aunque en los últimos años hubo algún incidente similar, nunca un desplome de tanta intensidad como el de ayer. 

 

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#463

Las predicciones más seguras siguen siendo una cuestión de probabilidad y no de certeza. Cierto de por vida...



 

Las predicciones más seguras siguen siendo una cuestión de probabilidad y no de certeza. Cierto de por vida. Cierto para invertir


 
Las predicciones más seguras siguen siendo una cuestión de probabilidad y no de certeza.

 Cierto de por vida. Cierto para invertir", señala A Simple [email protected]_trader. "Excelente gráfico adjunto ¿Quién se atreve a predecir el comportamiento de los mercados? Las pifias han sido espectaculares.

"Las previsiones mueren el mismo día que se publican”, dijo Pedro Solbes el día que adelantó la cifra de crecimiento y, efectivamente, la estimación tuvo poco recorrido. No estaba solo. 

Los Gobiernos, El FMI, la OCDE y otros supra organismos han fallado más que las escopetas de feria en múltiples ocasiones. El asunto tiene bemoles. En términos de Bolsa, los estrategas y visionarios dicen que les pagan para eso y que lo negativo, cuando es en exceso, aunque sea cierto, no es aconsejable. 

Tanto, como los pronósticos que lanzan a los mercados desde tiempos inmemoriales. Los fallos en cadena se han multiplicado por los siglos de los siglos. Las predicciones van de la mano de las fanfarrias. Esas bandas de música formadas por instrumentos de metal, en ocasiones acompañados de percusión, que suelen (solían) tocar por las calles en las fiestas populares y en ocasiones ceremoniosas. Recuerden que "la música de la fanfarria anunciaba la llegada del presidente"


¿Quién se atreve a predecir?



Pasen y lean: "Con este correo que le envío, señor director, no quiero ningunear a nadie ¡Dios me libre! Reconozco los esfuerzos de los expertos y de los especialistas, que están en la nómina de los grandes organismos supranacionales, agencias de rating , firmas de Bolsa, gestoras, bancos de inversión, banca comercial, banca rural y demás, porque soy un jubilado de esta industria de la intermediación bursátil, antaño un negocio muy próspero y rentable y ahora cada vez más difícil, penoso, escasamente rentable, muy competitivo, especialmente regulado y en manos de tres manos anglosajonas..."


"Llevo en la sangre la Bolsa. También, en el bolsillo, unas veces con agujeros y otras, bien surtido ¡Es la Bolsa! Son días, querido director, de proyecciones, semblanzas, apuestas, dibujos, perfiles y demás. Todo, para que la industria de la intermediación financiera no decaiga y para que los que viven o malviven de la misma sigan en pie. Leo y releo los informes y conforme cumplo más años, más alejado me encuentro, presa del escepticismo 

¿Por qué?..."


"Porque la experiencia demuestra que lo normal es que nada o muy poco de lo que se pronostica en la actualidad se cumpla más tarde. Incluido el Fin del Mundo, como vienen pronosticando algunos desde hace años y ahora ha vuelto con doble fuerza. Esto es Los que pronostican, no saben lo que pasó ayer ni lo que está pasando hoy, pero se atreven a pronosticar lo que pasará dentro de un año, incluso dos ¡Manda huevos! ni con la pandemia, ni..."


Moisés Romero

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#464

¿1970 de nuevo?


 
2022 se está pareciendo inquietantemente a los mercados bajistas de 1970. La enorme caída de ayer, la peor desde 2020, no alivia esta alarmante comparación. Tanto 1960 como 1970 tuvieron recesiones y aumentos de tasas en el año anterior.

La inflación en 1970 estuvo más cerca de las condiciones actuales con un IPC que alcanzó un máximo de alrededor del 6,5% interranual. A finales de abril de 2022, el S&P 500 bajó un 13,3 %, el peor comienzo desde 1939. Solo 1932 y 1939 fueron peores. El segundo peor comienzo desde la Segunda Guerra Mundial fue en 1970.


Sería bueno que 2022 se jugara más como 1960 con pérdidas más leves.

 Desafortunadamente, las circunstancias actuales son más parecidas a 1970. 1960 también fue un año electoral, mientras que 1970 fue un año de mitad de período como 2022.


Esta vez es un poco diferente debido a las cadenas de suministro interrumpidas por el covid y las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania con precios de energía y materias primas en alza. No estamos dando a entender que las pérdidas del 36% del mercado bajista desde el máximo de 1968 hasta el mínimo de 1970 están sobre la mesa, pero sospechamos que todavía no hemos encontrado el mínimo.

Sin embargo, cada vez es más probable que toquemos fondo más temprano que tarde, como lo hicimos en mayo de 1970 con la Fed aumentando las tasas 50 puntos básicos esta semana y Rusia buscando anotarse una victoria en el Día de la Victoria de la Segunda Guerra Mundial celebrado el 9 de mayo en Rusia.




 C.B.

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#465

Los rumores son la mejor fuente para arruinarse. Los bancos centrales, también


 
El ejemplo más llamativo de los últimos años ha sido el del Popular. Antes de dejar en pelotas y arruinados a muchos, las acciones eran nido de rumores fantásticos sobre operaciones especiales. Desconfía de todos y de todos. Incluso de los insiders.

Y, por supuesto, de los bancos centrales, sin excepciones. Nadie cree en ellos desde hace tiempo. Desconocen el camino a seguir. Suben tipos de interés, con economías, con niveles de deuda impagables, y con empresas, familias e individuos endeudados, también, hasta las cejas. Por eso, de una u otra manera, los chivatazos, el sé de buena tinta, te pueden ocasionar la ruina. En los últimos meses, uno de los mejores bancos de inversión que he conocido en mi trayectoria profesional, me ha recomendado tres valores, que, según ellos, contaban, siguen contando, con buenos fundamentos. O sea, auténticos chollos..."


"Tres valores, que, en efecto, han rendido a sus accionistas buenas cuentas y buenas noticias. Tres valores, no obstante, que se han pegado tres batacazos importantes, con caídas promedio del 35% en un abrir y cerrar de ojos. La experiencia me dictó poner pocos huevos en estas cestas, pero los puse llevado por la codicia. 

Y los huevos se han roto. Para eso sirven los soplos, los chivatazos, que decimos en nuestro argot. Huye de los rumores, de los soplos de buena tinta. Las buenas noticias no se cotizan y si lo hacen su efecto apenas dura un par de horas. Hay un fenómeno contra el que no se puede luchar: contra el sentimiento de mercado", me dice un viejo lobo de la Bolsa española, ya jubilado, que recomienda: 

 
Ha escrito Carlos Montero que Bernard Baruch vivió una doble vida financiera al principio de su carrera. Se mantuvo cauteloso y siempre atento al dinero de su cliente, pero esa naturaleza conservadora terminó donde comenzó su propia cartera. Baruch tendía a comerciar en exceso. También manejó una cuenta de margen y nunca dejó dinero en reserva. En otras palabras, le gustaba apostarlo todo. Pero como tenía poco capital, siempre ponía el menor margen posible. En aquellos días, las cuentas de margen permitían entre un 10% y un 20% de margen. Baruch podría comprar una acción usando su propio dinero para cubrir tan solo el 10% del precio de una acción y pedir prestado el otro 90%. Que es exactamente lo que hizo. Excepto que no tener dinero en reserva significaba que un pequeño cambio en el precio lo aniquilaría rápidamente. 

Y así fue.

Cada vez que Baruch se encontraba con una acción o un bono del que estaba seguro, apostaba todo lo que tenía. Casi como un reloj, el mercado fluctuó en la dirección equivocada y volvió a quebrar. No ayudó que la mayoría de sus ideas vinieran de chismes y consejos. Este proceso se repitió varias veces antes de que finalmente se diera cuenta de que necesitaba un poco de reserva en caso de que el mercado se moviera en su contra.


Su gran punto de inflexión, sin embargo, llegó en la primavera de 1897. Fue la primera vez que Baruch cambió su enfoque de inversión. Puso sus ojos en American Sugar Refining. Podía permitirse comprar acciones, pero antes de hacerlo, estudió la empresa.


American Sugar era casi un monopolio. Controlaba el 75% de la producción de azúcar en los EE.UU. El éxito de la empresa se vio favorecido por un arancel sobre el azúcar en bruto. Sin embargo, el mantenimiento de ese arancel se puso en duda. La incertidumbre en torno a American Sugar, hizo que sus acciones cayeran.


Baruch vio una oportunidad. Eliminar los aranceles permitiría que la competencia extranjera ingresara al país y pondría en riesgo el sustento de los agricultores estadounidenses. Baruch no creía que el Congreso lo aprobara. ¿Qué es exactamente lo que sucedió?
Después de que el Congreso aprobó un proyecto de ley que mantuvo intacto el arancel, las acciones de American Sugar se dispararon. Baruch aprovechó sus ganancias para comprar más acciones. Cuando finalmente se agotó, tenía una ganancia de $ 60,000 en su mano.
Baruch siguió ese gran éxito con otro. La empresa para la que trabajaba estaba ganando reconocimiento poco a poco. Thomas Fortune Ryan, un gigante de Wall Street, le llamó para ayudarle en una operación de la industria tabacalera.


En ese momento existían cuatro importantes empresas tabacaleras. La más grande era la American Tobacco Company controlada por James Duke. Ryan quería combinar las otros tres en una empresa llamada Union Tobacco y quería la ayuda de Baruch para hacerlo. Baruch tenía la tarea de convencer al coronel Moses Wetmore, presidente de Liggett & Myers, para que se subiera a bordo.


Unas pocas semanas de jugar a las cartas y estar en general afable con el coronel dieron resultado. Baruch y el coronel acordaron una opción sobre más de la mitad de las acciones por $ 6,6 millones. Poco después, Union Tobacco y American Tobacco se fusionaron para crear un monopolio.

Por su parte, la firma de Baruch ganó $ 150,000, lo que elevó sus ganancias a $ 501,000 en el año. ¡Un tercio de esa ganancia fue para Baruch!

Lleno de más efectivo del que nunca tuvo, y más confiado que nunca, Baruch volvió a sus viejas costumbres y cometió un error de aficionado. Se rumoreaba que valía la pena comprar American Spirits Manufacturing. En ese momento, era el mayor fabricante de whisky del país. Se corrió la voz de que cuatro compañías de licores, incluida American Spirits, querían fusionarse.


Baruch le dio un poco más de peso a los rumores porque Ryan estuvo de acuerdo en que era una buena compra. O eso le dijo alguien que no era Ryan. Puso todo lo que tenía, el pago de la empresa y las ganancias de American Sugar, en acciones de American Spirits.
El mercado tomó la noticia de la fusión con decepción, ya que el precio de las acciones cayó. Una vez más, Baruch no dejó reservas con las que trabajar. Se vio obligado a vender otras posiciones para cubrir su margen.


En cuestión de semanas, cerró el mayor negocio de su carrera, cobró una grab comisión, luego lo apostó todo y lo perdió en por un rumor. Fue la pérdida más rápida de su historia. Como porcentaje del patrimonio neto total, también fue su mayor pérdida. Para colmo de males, Baruch se enteró más tarde por Ryan nunca creyó que valiera la pena comprar American Spirits.


Pasaron meses antes de que Baruch reuniera el valor para volver al mercado. También comenzó a estudiar sus pérdidas para ver dónde se equivocó. El objetivo era no cometer el mismo error dos veces. En este caso, no llevó mucho esfuerzo resolverlo.

"Aprendí mucho de esta desventura en el whisky. Me enseñó una cosa sobre los rumores, principalmente, la gente a veces lanza comentarios calculados para llevar a los pececillos a la red para servirlos al pez grande. Yo había sido un pequeño pececillo ...


No es simplemente que la información privilegiada a menudo se fabrica para engañar a los crédulos. Incluso cuando los de adentro saben lo que están haciendo sus empresas, es probable que cometan errores graves solo porque están al tanto.

Hay algo en la información privilegiada que parece paralizar la capacidad de razonamiento de un hombre. Por un lado, la gente le da mucha importancia a saber algo que otras personas no saben, incluso si no es cierto. Un hombre sin canales de información especiales estudiará los hechos económicos de una situación y actuará con frialdad sobre esa base. Dale al mismo hombre información privilegiada y se sentirá mucho más inteligente que otras personas que ignorará los hechos más evidentes.

 He visto a personas con información privilegiada aferrarse a sus acciones cuando era obvio para casi todos los demás que deberían venderse.

A largo plazo, he descubierto que es mejor confiar en el propio juicio frío e imparcial de los hechos económicos ... Mi proceder violó todas las reglas sólidas de la especulación. Actué sobre la base de información no verificada después de una investigación superficial y, como miles de personas antes y después, obtuve justo lo que merecía mi conducta."

En un momento en el que las redes sociales permiten que todos difundan sus opiniones en el mundo, es probable que encuentre "consejos" sobre acciones. Pero, ¿por qué lo comparten? ¿Qué sacan ellos de eso?

Una razón, como señala Baruch, es aumentar la demanda. Una mayor demanda eleva el precio de las acciones y facilita la descarga de sus acciones en otra persona. Una vez que la demanda se agota, como aprendió Baruch, el precio de las acciones cae y se pierde mucho dinero.

Por eso estudiar la empresa es tan importante. Cuando se sabe poco sobre una empresa, no se sabe si existe una razón para seguir mejorando. No sabe si pagó de más por las acciones o no. Y no saber hace que sea mucho más difícil tener confianza en una posición que va hacia el sur.

Para evitar que se repita el error nuevamente, la solución de Baruch fue simple. Hizo todo lo posible para no dejarse influir por las "opiniones" de otras personas sobre las empresas.

Fuente: Baruch: My Own Story . Novel Investor



No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

Te puede interesar...
  1. Berkshire Hathaway Inc. sigue cayendo. Warren Buffet nos da lecciones con su bolsillo
  2. ¡¡Hiperinflación!! ¡¡Desastre!! Espera un momento... ¿Dijiste que no?
Brokers destacados

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar