Historias de la Bolsa.

318 respuestas
Historias de la Bolsa.
15
suscriptores
Historias de la Bolsa.
Página
22 / 22
#316

"El dinero se gana descontando lo obvio y apostando por lo inesperado"


Comprar con el rumor y vender con la noticia. Solo la sorpresa no está descontada en los precios de mercado. Lo que la mayoría se plantea ahora: ¿Subirán las tasas? ¿Cuándo se levantarán? ¿Cuánto subirán? ¿Cuánto durará el proceso? No conozco la respuesta a ninguna de estas preguntas.


Pero lo que sí sé: el dinero se gana descontando lo obvio y apostando por lo inesperado, como dijo George Soros. 

Todo el mundo confía en la capacidad del banco central para mantener bajas las tasas y los precios de los activos ofertados. Cuando habla con los inversores, están 100% convencidos de que las tasas nunca subirán. “No es lo que no sabes lo que te mete en problemas. Es lo que sabes con certeza que simplemente no es así. "- Mark Twain", señala Tiho [email protected]


Es el recorrido que hace el cisne negro en los mercados. La teoría del cisne negro o teoría de los sucesos del cisne negro es una metáfora que describe un suceso sorpresivo (para el observador), de gran impacto socioeconómico y que, una vez pasado el hecho, se racionaliza por retrospección (haciendo que parezca predecible o explicable, y dando impresión de que se esperaba que ocurriera).

 Fue desarrollada por el filósofo e investigador libanés Nassim Taleb. Ejemplos de "cisnes negros" son el inicio de la Primera Guerra Mundial, la gripe de 1918 o los atentados del 11 de septiembre de 2001.


Con relación a la pandemia de coronavirus de 2020 algunos la han llamado un "cisne negro".

 Sobre esto a principios de 2020 el propio Nassim Taleb indicó que él no calificaría la pandemia como un "cisne negro". Pero en enero de 2021 aclaró que un fenómeno de este tipo tiene dos partes:

Un grupo de personas que está enterada de que un determinado evento es posible, siendo entonces la situación conocida y por ende un "cisne blanco".

Pero existe un segundo grupo que genuinamente no están al tanto de que este fenómeno es posible, ni está preparado para sus consecuencias. Por lo que en este caso efectivamente la situación es vivida como un "cisne negro".

De esta forma Nassim Taleb reconoce que la pandemia si podría ser denominada como "cisne negro", al menos para un grupo de personas.


Otros analistas no califican a la pandemia por coronavirus como "cisne negro" sino como "rinoceronte gris" porque era un evento predecible.2​3​


Moisés Romero



No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#317

"Los inversores harían bien en seguir a los agricultores en sus respectivos campos, ya que sabían que algunos años son..



"Los inversores harían bien en seguir a los agricultores en sus respectivos campos, ya que sabían que algunos años son mejores para plantar, mientras que otros para cosechar"


Mis padres vivieron toda su vida mirando al cielo, estudiando los ciclos lunares y tomando nota de las cabañuelas, que predecían, antaño, con buen tino, lo que sería el año siguiente en asuntos de lluvia y sequía. Bases importantes para acelerar uno u otro cultivo.


En zonas de multi cultivo (cereales, vid, olivos y huertas) hay que hilar muy fino. El cambio climático brutal ha roto muchos mapas del tiempo, tanto, que ni los propios hombres del tiempo, son capaces de prever a pesar de contar con satélites y tecnologías de última generación. Con todo, recojo una cita importante: "Hay dos oportunidades durante un ciclo económico: comprar durante la angustia / pánico y vender durante la codicia / euforia.

Los inversores harían bien en seguir a los agricultores en sus respectivos campos, ya que sabían que algunos años son mejores para plantar, mientras que otros para cosechar". (vía Tiho [email protected])


Un año más, pronto llegará la hora de las predicciones, de la publicación de informes y de proyecciones. La hora de las escopetas de feria, trucadas mil veces para que el feriante no se arruine con el juego y deje vacíos los bolsillos de osados jugadores. Muchos analistas bursátiles, nacionales e internacionales, se muestra en la actualidad incapaces de entender lo que ha pasado y de explicar lo que está pasando, pero azuzados por sus jefes han invertido mucho tiempo en dibujar una bola de cristal con la que adivinar el futuro.


Es la ceremonia de siempre, la que comienzan en el último trimestre del año y sigue con los balbuceos del siguiente. Escuché una vez a uno de los grandes especuladores de la Bolsa, ya fallecido, que una de sus tareas principales en cada comienzo de año era establecer estrategias de sentimiento contrario, es decir, apostaba en contra de los pronósticos de los denominados expertos y analistas. Me dijo que una sabia y disciplinada actuación en Bolsa siguiendo estos parámetros le había reportado mucho dinero con el paso del tiempo. Hoy, no sé por qué, me he acordado de este gran especulador. Recuerde, en cualquier caso, que el futuro, con mucha frecuencia, será el contrario al que ahora les presentan ¡Y es que el futuro es indescifrable! ¡Y qué difícil es medir el tiempo, el día D y la hora H.


La mayor parte de los actores bursátiles repasan estrategias con las que afrontar la recta final del año y anticiparse al que viene. Una de las conclusiones es el desencuentro entre todos, fenómeno que se repite hasta el hartazgo en los últimos cien años.

 No se trata de poner en la picota a los especialistas, pero sí­ recordar que el exceso verbal nos condena a todos, a unos más que a otros, más a los que están obligados a dirigirse a la parroquia todos los dí­as, que a los que divulgan sus ideas de manera pausada, con espacios prolongados en silencio, sin decir nada. Lo peor en esta disciplina es tratar de poner puertas al campo, de acotar los precios de las acciones, bien por asuntos fundamentales, bien por criterios técnicos o chartistas.


La moda de los precios objetivo, en definitiva, murió hace tiempo, porque los expertos van con la lengua fuera. El burro y la zanahoria. En épocas de turbulencias, como las actuales, el desajuste es mayor. Por eso, en nuestra gestora recomendamos calma. Ver y esperar. Por fortuna, los analistas fallan más que las escopetas de feria.


El repaso de precios objetivo desconcierta a todos, porque los mercados desarrollan sus movimientos a velocidad de vértigo. El factor psicológico, el estado de ánimo de los inversores, copiarse los unos a los otros, el contagio, no han encontrado la pócima milagrosa que los inhiba. Además, los mercados no cierran sus puertas en momento alguno, ni siquiera los festivos. 

La globalización alcanzó hace mucho tiempo a la intermediación. Los valores líderes cotizan en las principales Bolsas del mundo y favorecen el arbitraje, que es una manera de distorsionar los precios. Por eso, las estrategias duran poco, apenas superan las veinticuatro horas.


Moisés Romero






No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#318

"6 razones por las que estamos es un nuevo mercado alcista de varios años"


Nada como una pequeña turbulencia de octubre para ayudar a las débiles manos del mercado a ponerse en el lado bajista. Pero no dejes que su negatividad te contagie. Todavía estamos cerca del comienzo de lo que será un mercado alcista de varios años. Aquí hay seis razones para comprar acciones ahora, según Michael Brush.

1. El sentimiento se ha vuelto lo suficientemente bajista

Regularmente hago un seguimiento del sentimiento de los inversores para hacer “recomendaciones” contrarias al mercado. Si bien la mayor parte de su dinero debe estar en tenencias a largo plazo, las entradas cronometradas cuando la mayoría de la gente es bajista le da una ventaja. Ese es el caso ahora. El sentimiento no es extremadamente negativo, pero cayó lo suficiente esta semana como para activar una señal de compra en mi sistema.

También vale la pena señalar que los principales medios financieros se volvieron bastante negativos esta semana, otra buena señal contraria. (No nombraré nombres). Y el hecho de que su negatividad sea una señal alcista en mi sistema no significa que crea que sea determinante. Es solo que los comentaristas de los medios de comunicación de alto perfil son esponjas de consenso. Es un riesgo laboral, que podemos utilizar a nuestro favor como inversores.

Elija sus analistas de los medios financieros favoritos, luego haga lo contrario cuando se vuelvan consistentemente negativos o positivos.

2. La estacionalidad está a nuestro favor

El peor mes para las acciones es octubre, y los días más débiles son el 10 y el 11 de octubre. Luego, este mes sombrío es seguido por la fase estacionalmente fuerte de enero a mayo, cuando el mercado se ve reforzado por la entrada de dinero nuevo. En el medio, noviembre y diciembre puede ser fuerte, ya que las acciones se recuperan de la debilidad de octubre y el final de la temporada de ventas de pérdidas fiscales de los fondos de inversión. Eso termina a finales de octubre.

3. Estamos al final del COVID

No es ningún secreto que el número de casos y las hospitalizaciones han disminuido drásticamente. El año pasado, el clima frío no marcó el comienzo de una temporada de COVID en invierno. Por lo tanto, no es una locura esperar lo mismo este año, especialmente teniendo en cuenta todas las personas que han sido vacunadas o infectadas. La reapertura ayudará a impulsar la economía.

4. Es posible que ya se haya realizado una corrección

Desde el verano, el mercado ha experimentado correcciones continuas en varios sectores. El Russell 2000 bajó más del 10% en agosto, la definición de una corrección. Los cíclicos, el comercio minorista, la tecnología, etc., se han visto afectados. A principios de octubre, el 90% o más de las acciones del S&P 500 y Nasdaq habían caído al menos un 10% desde los máximos de 2021, señala Liz Ann Sonders, estratega jefe de inversiones de Charles Schwab.
En otras palabras, mientras todos buscaban una corrección, es posible que ya haya sucedido. El mercado tiene una forma divertida de engañar a la mayoría de las personas la mayor parte del tiempo.

5. Ha habido una fuerte formación de hogares

Los millennials finalmente se están rindiendo en el sótano de los padres, si es que alguna vez hubo algo de verdad en ese cliché.

Lo que es cierto: están entrando en la edad óptima para el matrimonio y la familia. Además, la economía está en auge, por lo que se sienten lo suficientemente seguros como para lanzarse a la compra de viviendas.

El resultado: la formación de hogares es ahora de alrededor de dos millones por año, más del doble de la tasa de los últimos cinco años. Los compradores de viviendas tienen que comprar muchas cosas para llenar esas casas nuevas. Eso es un refuerzo económico incorporado.

6. El consumidor está asustado, bloqueado y cargado de efectivo

Hay al menos media docena de fuentes naturales de estímulo en la economía listas para impulsar el crecimiento, ya sea que la Fed reduzca o no las compras de bonos, señala Jim Paulsen, economista y estratega de Leuthold Group. Uno es la formación de hogares, mencionada anteriormente. Otro es el bajo nivel de inventarios en las empresas, que tienen que reabastecerse a lo grande. Pero para mí, el más grande es el consumidor, simplemente porque el gasto del consumidor es el gran motor de la economía estadounidense.


La conclusión: los consumidores tienen miedo. Pero tienen mucho poder adquisitivo para aprovechar cuando sus ansiedades se alivian, tal vez a medida que el COVID esté pasando.
Ahora un poco más de detalle. La confianza del consumidor de agosto estuvo en el nivel más bajo desde que comenzó la pandemia, según lo medido por el índice de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan. Subió en septiembre, pero todavía es baja.
Al mismo tiempo, los consumidores tienen un enorme poder adquisitivo. Los ahorros personales representan alrededor del 12% del PIB. Eso es el doble del promedio a largo plazo de alrededor del 6% al 7%, señala Paulsen. El patrimonio neto en comparación con los ingresos está en niveles récord.

No cometa el error de pensar que solo los ricos se hacen más ricos gracias al mercado de valores. Las viviendas también han aumentado mucho y la mayoría de las personas son propietarias de viviendas. La relación entre la deuda de los hogares y los ingresos personales es la más baja desde 1985.

“Los consumidores están asustados y cargados de poder adquisitivo sin explotar”, dice Paulsen. "Esta mentalidad pesimista combinada con el exceso de poder adquisitivo ha producido históricamente ganancias de mercado sólidas con caídas poco frecuentes", dice.

 "Esta proporción retrata un mercado alcista que aún está en pañales".


Michael Brush.

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#319

¿Qué podría salir mal en las bolsas en esta temporada de resultados?


El optimismo para la temporada de resultados empresariales del tercer trimestre ha proporcionado un impulso oportuno para los mercados de valores, que coquetearon con el territorio de la corrección en septiembre. Las acciones mundiales acaban de disfrutar de su mayor repunte de una semana desde junio con el indicador de volatilidad favorito de Wall Street, el índice VIX, cayendo.

Actualmente se espera que las ganancias del S&P 500 y del STOXX 600 europeo aumenten un 32% y un 46% respectivamente y, hasta ahora, las empresas que ya han informado de resultados han superado las expectativas en general.




El aumento del 66% de las ganancias de Goldman Sachs el viernes, cortesía de una gran ola de fusiones y adquisiciones y salidas a bolsa, se produjo después de que los cuatro bancos de consumo más grandes de EE.UU. también brillaran.


Pero ahora que Europa espera que las empresas líderes como ASML Holding y Unilever ingresen a la arena y que Netflix inicie la presentación de informes para el grupo 'FAANG', el estado de ánimo puede volverse amargo nuevamente.


Philips bajó el lunes su perspectiva a medida que la escasez de repuestos impacta en la cuenta de resultados y en Wall Street, ahora hay más revisiones a la baja que al alza, lo que sugiere que el entusiasmo del tercer trimestre puede haber alcanzado su punto máximo.

Los datos que muestran que la economía de China alcanzó su ritmo más lento en un año debido a la escasez de energía, los cuellos de botella de la cadena de suministro y los bamboleos del mercado inmobiliario han empañado el estado de ánimo y el índice más amplio de acciones de Asia-Pacífico de MSCI fuera de Japón está perdiendo un 0,4%.

Los precios están subiendo demasiado rápido para los gustos de los políticos y el gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, advirtió el domingo a los inversores que él y sus colegas "tendrán que actuar".


Los inversores especulan que el Banco de Inglaterra podría convertirse en el primero de los bancos centrales más grandes del mundo en subir las tasas a finales de este año o principios de 2022.


Lo que hagan los bancos centrales será seguido de cerca esta semana con una reunión en Turquía, se espera que Hungría suba su índice de referencia el martes y el banco central de Rusia lo siga el viernes.

C.B.

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#320

La “tontería” del análisis técnico nunca desapareció por completo. Estos son los motivos.


Burton Malkiel, en su bestseller "A Random Walk Down Wall Street", relata que le mostró un gráfico de acciones a un amigo que era un devoto del análisis técnico. 

"¿Qué es esta empresa?" le preguntó el amigo a Malkiel.

 “Tenemos que comprar de inmediato. Este patrón es un clásico. No hay duda de que la acción subirá 15 puntos la próxima semana ". El problema es que el gráfico que compartió Malkiel no era el de una acción real. En cambio, fue el resultado de lanzar una moneda y luego asumir que el precio de la acción subía o bajaba cada día, dependiendo de si la moneda salió cara o cruz. En otras palabras, la "acción" realmente había seguido un camino aleatorio.

El libro de Malkiel, que se publicó por primera vez en 1973, dedica bastante tiempo a desacreditar el análisis técnico, lo que podría sorprender a los lectores de hoy. 

Pero en ese entonces, el análisis técnico se usaba ampliamente. Incluso Warren Buffett, en su juventud, solía trazar acciones. "Me di cuenta de que el análisis técnico no funcionaba cuando le di la vuelta a los gráficos y no obtuve una respuesta diferente", dijo.


Entonces, ¿por qué estoy escribiendo sobre análisis técnico? Parece que esta tontería nunca desapareció por completo. 

La pregunta obvia: si el análisis técnico no funciona, ¿por qué tanta gente todavía lo usa?

 Creo que hay tres razones fundamentales. Primero, estamos programados para buscar patrones —un instinto que heredamos de nuestros ancestros cazadores-recolectores— y el análisis técnico apela a ese instinto. Incluso aquellos que nunca han oído hablar del análisis técnico a menudo imaginan que ven patrones en los movimientos del mercado y luego apuestan su dinero en consecuencia.

En segundo lugar, tenemos hambre de una sensación de control . Debido a que los mercados financieros están impulsados ​​por noticias, que, por definición, no se conocen con anticipación, los movimientos de precios a corto plazo siempre serán impredecibles. Pero para muchos, ese es un pensamiento desagradable, por lo que se aferran a formas de adivinar el futuro, ya sea el análisis técnico, el modelo de la Fed , las reflexiones de un estratega de Wall Street o algún otro galimatías.


Sin duda, con los bonos y las acciones, podemos controlar de forma razonable su valor fundamental. ¿Cómo? Podemos ver el efectivo que estas inversiones probablemente devolverán a los propietarios en los próximos años y luego calcular cuánto valen estos flujos de ingresos en dólares de hoy.

 Esto no nos dirá si el próximo movimiento para una acción o un bono en particular es hacia arriba o hacia abajo, pero puede darnos la confianza de que poseemos algo de valor.

Eso me lleva a la tercera razón por la que creo que el análisis técnico sigue siendo tan popular. Para las inversiones que no analizan una corriente de ingresos y nunca lo harán, y por lo tanto no hay forma de calcular un valor fundamental, el análisis técnico es todo lo que queda. Los poseedores de cosas como bitcoin y oro están atascados mirando sus gráficos y preguntando: "¿Hay alguna razón para imaginar que el precio subirá, para que pueda descargar mi posición con una ganancia para un tonto mayor?"

Para ser justos, incluso los inversores en acciones suelen recurrir a este modo de pensar. Ignoran el valor fundamental de una acción, o tal vez ni siquiera aprecian que existe, y en su lugar piensan como analistas técnicos, extrapolando ganancias de precios, esperando reversiones, viendo topes al alza de una acción o imaginando que hay un nivel de soporte por debajo del cual el mercado no lo hará. Este tipo de pensamiento infecta gran parte de los comentarios del mercado que escuchamos en la televisión y leemos en los medios de comunicación. Pero todo es una tontería y puede llevarnos a tomar decisiones tontas a corto plazo que torpedean nuestros resultados a largo plazo.

El valor de las corporaciones, y por lo tanto de sus acciones, radica en sus ganancias, que luego permiten que estas compañías devuelvan efectivo a los accionistas mediante el pago de dividendos y la recompra de acciones. Si es un inversor bursátil, en eso debe centrarse, porque eso es lo que importa. Los analistas de S&P Dow Jones esperan que las ganancias corporativas reportadas aumenten un asombroso 97% en 2021, a medida que las ganancias de la compañía se recuperen del cierre económico del año pasado, y otro 8% en 2022. El crecimiento de las ganancias es la razón por la que desea poseer acciones, y eso es lo que ' Impulsaremos ganancias a largo plazo en el precio de las acciones.

HumbleDollar.

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar