Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones

37 respuestas
Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones
Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones
Página
2 / 3
#16

Previsiones sobre la próxima reunión del BCE

He recibido varios informes sobre las previsiones del BCE

Aberdeen
" Es poco probable que el BCE anuncie nuevos estímulos esta semana, ya que acaba de aumentar sus compras de activos en junio y la recuperación económica europea parece muy fuerte por ahora. Es posible que se hagan ajustes técnicos al tietering, lo que aliviará parte de la tensión de los tipos negativos en los bancos. Sin embargo, la verdadera atención se centrará en Christine Lagarde, que utilizará la rueda de prensa para animar a los líderes políticos europeos a acordar el Fondo de Recuperación de la UE en la cumbre de emergencia que se celebrará a finales de la semana. Pero con el dinero del Fondo de Recuperación que se desembolsará gradualmente durante un período de varios años, pensamos que el BCE puede tener que volver actuar más adelante este año, y es muy posible una nueva expansión del QE en septiembre o diciembre".

MFS
The overall macro picture has not changed significantly since the June meeting. The economy continues to recover and the inflation outlook is muted. We still see enough flexibility in the Pandemic Emergency Purchase Programme (PEPP) to combat any unwarranted tightening in financial conditions. The June targeted longer-term refinancing operation (TLTRO) was a successful exercise and the extra liquidity added (around €550bn) is seen as enough to support the private sector into the recovery phase (or at least reduce liquidity crisis).  Overall, we do not believe there is a strong need for further action from the European Central Bank (ECB) at the current juncture. If anything, the ECB communication will be closely watched.
 
Recent comments by some ECB Governing council officials have sounded somewhat more mixed. In our view, we can rule out that Lagarde will assume a less dovish stance for now but more optimism on the developments of activity will be overall 'good' news. The recent progress on the German Constitutional Court ruling is also likely to be discussed. Recent decisions from the German Bundestag suggest the 'proportionality' is not an issue, given the papers the ECB presented recently. Lagarde is expected to confirm the ECB 'approach' has been judged as lawful and the discussion should be kept at bay for now.
 
 
We ultimately believe something like what was proposed by the European Commission will eventually emerge. After all, this was broadly based on the proposal announced with the support of France and Germany.  We consider the involvement of grants and the use of new budgetary measures as significant. We believe it symbolically represents and politically signals: a move towards further EU fiscal integration. We therefore expect that the Recovery Fund will be welcomed by investors and the market, alleviating euro area concerns by its show of inherent solidarity.
 
 
Should the European Union Council discussion on the Recovery Fund lead to some progress in the right direction, we anticipate very little movements in the European rates space. The market appears to be pricing in a sort of compromise between the major EU counterparts. Indications that the major building blocks (size, share of loans and grants, funding) have created the foundations for a temporary but robust European common fiscal project would be positive for the markets and the current low risk premium will be maintained.
 
Based on current information and the forward looking event calendar, our central case would be for yields to stay generally low in Europe. This is based on the size of ECB accommodation which is now coupled with a tentative recovery and an evolving (and sizable) fiscal response. All eyes remain on the extent of the return in economic activity – particularly the effects on the labour market – and we must also continue take all coronavirus data seriously.

Allianz
La respuesta política del BCE a la pandemia del coronavirus ha sido efectiva hasta el momento, pero debería reiterar su capacidad, y disposición, de hacer más si es necesario”
 
Principales conclusiones
  • No esperamos que se anuncien nuevas medidas en la reunión de política monetaria del Banco Central Europeo del 16 de julio. Pero el banco debería reafirmar la postura acomodaticia que ha tomado hasta ahora en respuesta a la pandemia del coronavirus.
  • El BCE puede estar satisfecho de la gran mejora de las condiciones financieras en la zona euro. Sin embargo, ante la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia, en la zona del euro y en el mundo, que ponen en duda las perspectivas de crecimiento y la economía global, el banco central debe permanecer alerta y reiterar su capacidad de hacer más si es necesario.
  • Los mercados deberían permanecer tranquilos, con la seguridad de que cuentan con la presencia de un BCE que mantiene el control de la curva de rendimiento.
 
­­­­­­­
El Banco Central Europeo (BCE) puede estar satisfecho con los resultados de su política a gran escala, implementada desde marzo, y con la fuerte mejora en las condiciones financieras dentro de la zona euro.
 
  • La recuperación, impulsada por el consumo, ha sido más fuerte de lo esperado: el Índice del Gerente de Compras (PMI) para la industria manufacturera en la zona euro se situó en el 47,4% en junio, frente al 39,4% en mayo, mientras que el Índice de Servicios alcanzó el 48,3%, comparado con el 30.5% en mayo.
  • La tasa de crecimiento interanual del agregado monetario amplio M3 fue del 8,9% interanual, en comparación con el 8,2% de abril. Esto confirma la efectividad de la política de concesión de créditos y la fluidez en la transmisión de la política monetaria.
  • Finalmente, la contracción de los diferenciales de crédito confirma un mercado de crédito activo.
 
Por lo tanto, el contexto general está más calmado que en la reunión anterior del BCE en junio. Sin embargo, el BCE debe reiterar su vigilancia y su voluntad de intervenir aún más, si es necesario.
 
El entorno sigue caracterizándose por la incertidumbre en torno al desarrollo de la pandemia, en la zona del euro y en todo el mundo, lo que genera dudas sobre las perspectivas de crecimiento y la economía global en general. Además, los índices de inflación y las perspectivas de inflación siguen siendo extremadamente bajos. La tasa de inflación anual en la zona euro (IPC) se ubica en 0,3%, el IPC subyacente en 0,8% y las expectativas de inflación permanecen en niveles históricamente bajos con un indicador de intercambio a 5 años en 1,10% en junio.
 
Por lo tanto, anticipamos una extensión del Programa de Compra de Emergencia frente a la Pandemia (PEPP) en el otoño para satisfacer las considerables necesidades financieras de los gobiernos en 2021, que debería alcanzar los 1,1 billones de euros dentro de la zona euro en 2021. El PEPP, ya extendido en la reunión anterior el 4 de junio, debería extenderse hasta 2022.
 
Los mercados de bonos deberían permanecer en calma. Los tipos a corto plazo están bien anclados en puntos muy bajos, y la curva de rendimiento permanecerá bajo la influencia del BCE durante mucho tiempo.
 
Nota:
M3 es una medida de la oferta monetaria que incluye divisas en circulación, como monedas y efectivo, depósitos a la vista como cuentas corrientes, depósitos de ahorro y certificados de depósito, y acuerdos de recompra que no vencen durante días o semanas.

Wisdom Tree

The Federal Reserve (the Fed), has taken unprecedented measures during the current Covid-19 crisis, but many market participants are currently asking, ‘could it go one step further and engage in yield curve management?’.
 
The released minutes from the most recent[1] Federal Open Market Committee[2] (FOMC) meeting has indicated that FOMC members are generally supportive of data-based forward guidance methods but continue to question the feasibility of yield curve control (YCC).
 
While there are benefits to YCC, one cannot ignore the significant cost implications. It is likely that the Fed, along with other central banks are studying the implications very carefully before deciding whether to use such a tool.
 
The Bank of Japan (BoJ) forged the path to YCC as a policy tool back in 2016 and participated in this methodology to circumvent significant rate declines. After moving policy rates into negative territory in January 2016, the Japanese government bond (JGBs) yield curve exhibited a downward shift across the full curve with 10-year JGBs offering -0.12% and 30-year JGBs offering 0.32% on June 2016. This eventually led to the BoJ introducing YCC as a policy tool incorporating a 0% target yield for 10-year government bonds and -0.1% in the short end of the yield curve.
 
As a policy tool, YCC helped lower the yields at which corporates could borrow given that JGB yields were esstentially anchored at lower levels. While the BoJ has somewhat managed to apply YCC to meet its target, the size of the Japanese government bond market is significantly smaller than the size of the U.S. Treasury market making YCC a more challenging tool for the Fed to undertake over an extended period of time.
 
Anchoring government bond yields to lower yield levels could lead investors to seek higher yield elsewhere. There is a risk and reward trade off in fixed income whereby higher yields compensate investors for the greater risks associated with a given investment. Therefore, one of the unintended consequences of YCC, or other policy tools aimed at keeping government bond yields lower, could be that investors may allocate a larger portion of their portfolios to riskier assets in order to meet certain return targets.
 
Higher demand for credit risk has in the past resulted in credit spreads moving lower and corporations being able to borrow in the primary markets at lower rates. In 2019, investors demonstrated strong demand for corporate bond exposures driving the credit spreads for investment grade bonds and high yield bonds lower which lead to both asset classes providing double digit total returns[3].
 
One of the key consequences that the Fed will likely consider as it navigates discussions around YCC, is that a cap on yields will impact the valuable information that investors obtain from a free trading bond market. There has already been strong criticism from investors on the impact that quantitative easing has had on government bond yields and the shape of the yield curve. While other policy tools currently in use do influence government bond yields, the bond market is still able to function in a manner that allows the Fed and investors to obtain useful information about financial conditions. Therefore, any new policy tool introduced by the Fed will likely at least consider ways to maintain that independence.
 
Given the already utilised forward guidance tool, the need to use front-end YCC is very much a topic of debate.  While the debate amongst FOMC members is still on the cards, the tone seems to be leaning towards the possibility that YCC may not be the most desirable policy tool in the near term.
 


#17

Re: Previsiones sobre la próxima reunión del BCE

Previsiones Monex Europe

he ECB awaits for the recovery plan decision as EU leaders struggle to find common ground

The 27-EU leaders gather in Brussels on July 17th-18th to discuss the bloc´s proposal of the 2021-2027 budget and emergency recovery plan in response to the current coronavirus-driven economic crisis. Expectations for a breakthrough next week are fairly low since interim negotiations have exposed major disagreements. In an interview with the Financial Times last weekend, Christine Lagarde downplayed hopes of a resolution by the mid-July summit, although the ECB President seemed confident on a potential agreement by the end of the summer. The prospective response to the biggest recession in EU history has created stringent divisions between fiscally conservative states led by the Netherlands and anti-austerity governments aligned to the European Commission proposal. The main objections by the frugal countries focus on the size and composition of the proposed €750 billion recovery plan, as well as the conditions attached to it.

European Council President Charles Michel recently unveiled a revised draft of the recovery plan to the European Commission aiming to facilitate an agreement. The new proposal still conceives the same overall size for the recovery plan, while the balance between loans and grants remains unchanged at €250 and €500 billion respectively. In turn, a package of concessions looks to throw an olive branch to opposing countries, including earlier repayments and the continuation of the complicated existing system of budget rebates. Additional concessions go along the lines of more money for green projects and a faster distribution of funding. It remains unclear, however, whether these ´soft´ concessions will be enough to bring the frugal members aboard, while the headline figures of the package – especially the amount allotted to grants- remain untouched. Charles Michel himself claimed that “these are very complex negotiations” and an unknown EU official reportedly said it wasn´t a given that a deal would be reached this month.

The budget and recovery fund proposal marks a new era in the joint approach to debt issuance in the European Union. Previously, the lack of fiscal integration has filtered negatively into investor's confidence in the monetary union. The plan is designed to shrink spreads on financing costs in peripheral bond markets, while boosting confidence in the European project. The proposal not only represents a solid joint EU response to the unprecedented coronavirus crisis, but also creates an important precedent into an integrated fiscal policy. The proposal is controversial, however, since it drastically limits the government's control over national finances. A consensus view among experts signals that a final agreement will not be reached as soon as next week and that some reduction to the overall package will be necessary for a compromise. 1-month options in EURUSD trades are only slightly net long on the euro, while spot pricing recently traded near the top of the pair’s 12 month range. 

Meanwhile, the ECB is expected to take a breather at the July 16th meeting after almost doubling the size of its Pandemic Emergency Purchase Programme (PEPP) in June. In the same FT interview, Lagarde stated that she is in no rush to ramp up stimulus in the upcoming meeting as the current measures unfold and until the economic data further reveals the pace of recovery. Instead, much of the discussion next week might center on the shape of the economic rebound in the Eurozone, after the European Commission recently downgraded GDP growth forecasts. Lagarde is likely to remain agnostic on a given V or U shape of the recovery, while highlighting that growth would be uncertain, constrained and uneven across domestic economies. Lagarde might also be asked about the apparent split within the Council, especially regarding the speed and form of PEPP purchases. Breakout data on March to May purchases showed the great flexibility embedded in the program, which could raise some additional vigilance by national institutions like the German Constitutional Court. 

Deviation from capital key on March-May PEPP purchases leaves room for concern as the Eurozone heads to an uncertain economic recovery.

In a survey conducted by Bloomberg, more than half of the economists predicted that the ECB would increase the current €1.35trn PEPP by another €500bn by December while also extending the duration of the programme, which is currently expected to hold until the middle of next year. The survey responses highlight the unprecedented uncertainty of the pandemic’s aftermath and the recovery from the crisis as a whole, especially in the context of the eurozone economy still being on course for a contraction of 9% this year. 

#18

Análisis de las medidas del BCE

Análisis de Aberdeen
"Hoy no se han producido cambios en las principales palancas de la política monetaria del BCE, tal y como se esperaba. El BCE está satisfecho por ahora con la extraordinaria relajación que ya ha puesto en marcha, y se siente especialmente motivado por la adopción de su programa de préstamos bancarios TLTRO, que está ayudando a evitar cualquier tensión en la financiación bancaria. 

Se espera que durante la rueda de prensa posterior, la presidenta de la autoridad monetaria europea, Christine Lagarde, mantenga la línea de que el repunte de los datos macro es alentador, pero la política monetaria tendrá que seguir siendo extremadamente solidaria durante mucho tiempo, y los líderes políticos deberían unirse e impulsar el Fondo de Recuperación de la UE en la cumbre de este fin de semana.
#19

Opinión MFS sobre reunión BCE y Fondo de Recuperación

Opinión MFS 
Peter Allen Goves, European Interest Rate Strategist, MFS Investment Management

Market fragmentation

Lagarde was strong in her language that the ECB stands ready to address market fragmentation. The flexibility of PEPP had been deliberately used to mitigate any tightening of financial conditions and Lagarde outlined various metrics by which the ECB judged this.

 

The Recovery Fund

Lagarde made an interesting comment that she hoped/assumed the Recovery Fund would come about. This adds weight to the idea that although differences unsurprisingly exist among EU member states, ultimately the Recovery Fund will come into being at some point. She said that EU leaders are well aware of the importance not to waste time and welcomed the "ambitious" and "coordinated" efforts.
 

Key takeaway

ECB accommodation is going to be with us for quite some time. The determination to address market fragmentation risk is important and helps not only keep government bond spreads low but also dampen volatility. In our view, this is likely to be the market context for the foreseeable future.

#20

Re: Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones

Informe de Groupama sobre la informes del BCE

Maryse Pogodzinski, Economista de Groupama AM
 
La encuesta del BCE sobre las condiciones de crédito (oferta y demanda) publicada esta semana para el segundo trimestre de 2020 y las perspectivas para el tercer trimestre de 2020 muestran un impacto significativo del Coronavirus en la demanda de préstamos de las empresas, que está aumentando considerablemente, en línea con sus necesidades urgentes de liquidez. Al mismo tiempo, los bancos también declararon que las condiciones de préstamo prácticamente no han cambiado en el segundo trimestre, gracias a las medidas de apoyo presupuestario y una política monetaria muy acomodaticia.

 Los bancos, por otro lado, esperan un endurecimiento significativo de las condiciones crediticias para las empresas en el tercer trimestre, lo que estaría relacionado con el final de los programas de garantía de préstamos del gobierno, y esperan que la demanda disminuya. Del lado de los hogares, las condiciones de oferta y demanda de préstamos se vieron significativamente afectadas por la pandemia, una fuerte caída en la demanda de préstamos y condiciones más estrictas para los préstamos del segundo trimestre. 

Los bancos esperan un repunte en la demanda, pero se espera que las condiciones crediticias continúen endureciéndose en el tercer trimestre. La desagregación por país muestra que el fuerte aumento en la demanda de préstamos de las empresas es común a todos los países, al igual que la fuerte caída en la demanda de préstamos de los hogares.
 
Los resultados de la encuesta del BCE de julio en detalle: debe tenerse en cuenta que existe una amplia dispersión de respuestas de los bancos, similar a la observada en 2009 durante la crisis financiera, lo que ilustra el alto nivel de incertidumbre.
 
Empresas
-        Las condiciones de crédito no han cambiado en general a nivel agregado (gráfico), respaldadas por medidas de política fiscal y monetaria; sin embargo, los estándares de crédito se han endurecido ligeramente en Alemania, mientras que se han reducido en Francia, Italia y España. Hay que tener en cuenta que las normas de crédito se han endurecido un poco para las pequeñas y medianas compañías, pero se han mantenido sin cambios para las grandes empresas.
-        La percepción del riesgo relacionado con la situación económica general o las perspectivas específicas del sector continúan ejerciendo presión sobre las condiciones crediticias (es decir, un endurecimiento), compensado por el importante papel de las garantías de préstamos por parte del Estado (efecto de flexibilidad); Como resultado, los márgenes bancarios siguen bajo presión.
-        Las tasas de rechazo disminuyeron considerablemente en variación durante el trimestre, lo que también puede explicarse por las garantías de préstamos del Estado (el número de rechazos disminuyó en todos los países, excepto Alemania).
-        Los bancos esperan un endurecimiento significativo de los estándares de crédito en el tercer trimestre, en línea con el final de los programas de garantía de préstamos del Estado.
-        La demanda de préstamos a empresas aumentó en el segundo trimestre, alcanzando un nivel récord nunca visto desde que se lanzó la encuesta en 2003 (gráfico); la explosión de la demanda está vinculada a las necesidades urgentes de tesorería de las empresas para hacer frente a la crisis; es visible en todos los países y más marcado para las PYME que para las grandes empresas; Como era de esperar, ha habido una marcada caída en la demanda de préstamos de inversión en todos los países.
-        Los bancos esperan una disminución en la demanda de préstamos de las empresas en el tercer trimestre de 2020.
 
Hogares
-        Las condiciones para la concesión se han endurecido considerablemente para los préstamos destinados a la compra de bienes inmuebles en el segundo trimestre de 2020, el movimiento más fuerte desde 2011 lo que afecta a casi todos los países, excepto Italia donde las condiciones se han mantenido casi sin cambios; Como era de esperar, también se endurecieron considerablemente para los créditos al consumo y otros préstamos, el movimiento más fuerte desde el segundo trimestre de 2009 (particularmente en España).
-        La percepción de los riesgos vinculados a las perspectivas económicas generales, la solvencia de los prestatarios y las perspectivas del mercado inmobiliario son los factores que explican el fuerte endurecimiento de las normas crediticias en el segundo trimestre.
-        El porcentaje de préstamos rechazados aumentó para todos los préstamos, pero más particularmente para préstamos al consumo y otros préstamos; esto está relacionado con un mayor riesgo para el prestatario en el contexto de una pandemia (deterioro de la situación financiera de los hogares y el empleo).
-        Los bancos esperan un mayor endurecimiento de los estándares de crédito otorgados a los hogares en el tercer trimestre de 2020, especialmente para préstamos destinados a la compra de bienes inmuebles.
-        La demanda de préstamos destinados a la compra de bienes inmuebles ha disminuido considerablemente (no es sorprendente, está vinculado a las medidas de confinamiento) en todos los países afectados por la encuesta; Los bancos esperan un repunte en la demanda de préstamos "post confinamiento" en el tercer trimestre.
 
(*)Encuesta del BCE realizada entre el 5 y el 23 de junio de 2020
 
 
               
 
 
 
#21

Previa de la reunión del BCE

Previa de la reunión del BCE
Germán García Mellado, gestor de renta fija de A&G Banca Privada, previos a la reunión del BCE de mañana:
No esperamos cambios relevantes en política monetaria para la reunión del jueves, ni en materia de tipos ni en programas de QE. En esta reunión la autoridad monetaria europea actualizará las previsiones económicas de los próximos años, donde probablemente revise a la baja las estimaciones de inflación, sobre todo tras los últimos indicadores de precios conocidos. En este sentido, habrá que ver cómo afecta tanto el Fondo de Recuperación europeo acordado en julio como la fortaleza de la divisa comunitaria, a las nuevas estimaciones de crecimiento.
 
Para la rueda de prensa esperamos un mensaje dovish, dejando la puerta abierta a mayores estímulos en el futuro en el caso de que fuera necesario. La apreciación del euro respecto al dólar y la valoración del cambio de estrategia comunicada por la Reserva Federal en Jackson Hole, marcarán la comparecencia de Lagarde en rueda de prensa.
#22

Re: Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones

Comentarios de Franck Dixmier, Director de Inversiones Global de Renta Fija de Allianz Global Investors, previos a la reunión del BCE del 10 de septiembre.
 
 
“La respuesta del BCE al Covid-19 hasta ahora significa que es poco probable que se tomen medidas adicionales, por el momento, pero querrá asegurarse de que tiene margen para más intervenciones”.
 
Principales conclusiones:
  • Debido a las acciones que ya ha tomado en respuesta a la pandemia, no esperamos que el Banco Central Europeo (BCE) anuncie nuevas medidas de política monetaria en su próxima reunión del 10 de septiembre, ya que busca mantener su margen de maniobra.
  • El Banco debe reiterar su mensaje de apoyo constante a la política monetaria, su sesgo acomodaticio y volver a enfatizar su capacidad para intervenir en cualquier momento.
  • Ante una inflación baja, un euro fuerte y una vacilante recuperación económica, el BCE podría intensificar sus acciones en los próximos meses, con medidas relacionadas con el Programa de Compras de Emergencia para Casos de Pandemia (PEPP) y las Operaciones de Refinanciación a Largo Plazo (LTRO).
 
Esperamos que en la próxima reunión del Banco Central Europeo (BCE) se produzcan menos anuncios que en el reciente simposio de la Reserva Federal en Jackson Hole. No se prevé la revisión estratégica del BCE antes de 2021, y las últimas cifras relativas a la recuperación y la inflación no parecen justificar nuevas medidas de política monetaria en esta etapa.
 
Por tanto, el BCE debería reiterar su mensaje: ante un alto grado de incertidumbre sobre la evolución de la pandemia, la baja inflación y las perspectivas macroeconómicas, el apoyo constante de la política monetaria y el mantenimiento de un sesgo acomodaticio son fundamentales, y el Banco está preparado para hacer más.
 
Sin embargo, parece prematuro tomar nuevas medidas ahora; el BCE ya ha hecho mucho desde marzo y querrá mantener un margen de maniobra. Además, la reciente apreciación del euro simplemente corrige su subvaluación previa en relación con su valor de equilibrio (definido por la paridad del poder adquisitivo), refleja una mejor perspectiva macroeconómica en la zona euro y, cabe señalar, también acoge con satisfacción la respuesta significativa y coordinada de los gobiernos del BCE y de la zona euro.
 
De todas formas, es probable que el BCE intensifique sus acciones en los próximos meses. El crecimiento en la zona euro está perdiendo impulso a medida que se desvanece el efecto de la recuperación que siguió a la relajación de las medidas de confinamiento antes del verano. Esta desaceleración se ilustra claramente en las estadísticas de julio, con un crecimiento más débil de los pedidos industriales en Alemania (+ 2,8% después de un repunte del 30% el mes anterior), y unas ventas débiles minoristas en la zona euro (+ 0,6% interanual en comparación con + 1,5% en junio). Además, la división norte-sur, que la pandemia ha exacerbado, es cada vez más evidente: mientras Alemania revisa al alza sus previsiones de crecimiento, los países del sur se hunden en una desaceleración.
 
Por último, los datos sobre la inflación destacan el carácter de desinflación del choque económico provocado por la crisis sanitaria, con el IPC en el -0,2% en agosto (frente al + 0,4% en julio) y el IPC subyacente en el + 0,4% (frente al + 1,2%). en julio), aunque estas cifras se explican en parte por el aplazamiento de los balances en algunos países y el recorte del IVA en Alemania.
 
Cualquier nueva medida podría incluir una extensión de los importes del Programa de Compras de Emergencia para Casos de Pandemia (PEPP), que el BCE considera su herramienta más efectiva, o un cambio en sus parámetros, que se puede ajustar en cualquier momento. También parecen posibles unas condiciones más favorables para las T-LTRO (operaciones de refinanciación a largo plazo específicas). Por otro lado, nos parece menos probable una caída de los tipos de los depósitos, que reabriría el sensible debate sobre los tipos de interés negativos.
 
Esta reunión no debería tener ningún impacto en los mercados. La presencia permanente del BCE en los mercados de bonos seguirá permitiendo que los gobiernos y las empresas se beneficien de unas condiciones de financiación extremadamente favorables, manteniendo los tipos de interés bajos durante mucho tiempo y los diferenciales en niveles ajustados.
#23

Re: Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones

Comentarios de Annalisa Piazza, Analista de renta fija de MFS Investment Management, previos a la reunión del BCE de mañana.
 
“Se prevé que en la reunión del Consejo de Gobierno que celebrará mañana, el BCE mantenga su actual sesgo acomodaticio pese a algunos cambios leves habidos en el panorama macroeconómico desde la reunión de julio”
 
Principales conclusiones
 
  • El escenario general del crecimiento es ligeramente menos sombrío de lo que algunos habían temido.
  • Con la inflación más desviada a la baja que nunca respecto al objetivo, ¿cómo abordará el BCE el actual desplome? Esperamos que la postura general del BCE sobre la evolución de la inflación se mantenga prudente el jueves.
  • Esperamos que el BCE explique que las presiones deflacionistas serán temporales pues se deben a factores aislados (la reducción del IVA en Alemania y algunas distorsiones relacionadas con el coronavirus) y que —técnicamente— para poder hablar de deflación se necesitan varios meses seguidos de inflación negativa.
 
                    
Se prevé que en la reunión del Consejo de Gobierno que celebrará en septiembre, el BCE mantenga su actual sesgo acomodaticio pese a algunos cambios leves habidos en el panorama macroeconómico desde la reunión de julio.
 
El escenario general del crecimiento es ligeramente menos sombrío de lo que algunos habían temido. No solo la decisión de la UE sobre el Fondo de recuperación fue una grata noticia para el BCE (quien venía reclamando coordinación en las políticas desde hace tiempo), sino que además la mejora tanto de los indicadores de confianza como de los datos objetivos reduce los riesgos bajistas para el escenario base sobre la evolución económica del BCE en los próximos trimestres. Huelga decir que sigue habiendo una gran incertidumbre, pues el fuerte incremento de nuevos casos de COVID-19 en algunos países de la UEM siembra dudas en torno al patrón de consumo futuro. Por otro lado, la inflación se ha desplomado (el dato preliminar del índice armonizado de precios al consumo de agosto descendió hasta el -0.2% interanual), lo que ha retrasado las probabilidades de que la inflación regrese a corto plazo al objetivo, o tan siquiera a sus niveles anteriores al coronavirus. 
 
Con la inflación más desviada a la baja que nunca respecto al objetivo, ¿cómo abordará el BCE el actual desplome? Esperamos que la postura general del BCE sobre la evolución de la inflación se mantenga prudente el jueves. No obstante, las proyecciones actualizadas que el BCE publique sobre la inflación en septiembre (ver más abajo nuestras expectativas para las proyecciones de septiembre) reflejarán el reciente descenso tanto de la tasa general como de la inflación subyacente, lo que deja entrever meses de crecimiento negativo de los precios antes de regresar a terreno positivo.
 
Esperamos que el BCE explique que las presiones deflacionistas serán temporales pues se deben a factores aislados (la reducción del IVA en Alemania y algunas distorsiones relacionadas con el coronavirus) y que —técnicamente— para poder hablar de deflación se necesitan varios meses seguidos de inflación negativa. En este sentido, los datos de un solo mes no son suficientes para mostrar reacciones de «pánico», también porque las expectativas de inflación (medidas por las expectativas de mercado) se han recuperado bruscamente tras los dos últimos meses y han vuelto a niveles anteriores al COVID-19 (véase gráfico inferior). Dicho lo cual, el descenso de la inflación materializada hará que resulte probablemente más complicado un final prematuro del actual programa de compras de emergencia contra la pandemia (PEPP), como algunos miembros del Consejo habían empezado a proponer en julio.
#24

Re: Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones

Artículo de Reto Cueni, economista jefe de Vontobel Wealth Management.  
 
Es probable que el Banco Central Europeo contrarreste el cambio de política de la Fed, pero no se espera ningún cambio en el objetivo de inflación
Reto Cueni, economista jefe de Vontobel Wealth Management
 
  • La presidenta del BCE, Lagarde, probablemente recurrirá al lenguaje dovish para amortiguar la apreciación del euro y apoyar las débiles cifras de inflación de la eurozona.
  • Lagarde probablemente reaccionará al cambio del objetivo de inflación promedio de la Fed recordando a los mercados que el BCE ya estableció un objetivo de inflación simétrica bajo la presidencia de Mario Draghi
  • - El BCE utilizará su propia revisión de estrategia actual para compensar finalmente el cambio expansivo de la Reserva Federal
  • La presión alcista sobre el euro debería disminuir durante el resto del año
Recientemente, el banco central se ha situado en el foco por el cambio de política estratégica que ha llevado la Reserva Federal. La institución estadounidense se centra ahora en un objetivo de la inflación media y en el refuerzo del mercado laboral después de la crisis de la COVID-19. Esto ha aumentado las expectativas de que otros bancos centrales, especialmente el BCE, también se aventuren en el territorio de la política social por medio de una interpretación aún más suave de su mandato. El cambio de política de la FED, junto con el aumento de las expectativas de inflación, llevó a la perspectiva de un dólar más débil. Esto da apoyo al euro, algo que, sin embargo, podría pesar sobre la competitividad de la economía de la eurozona si se vuelve demasiado fuerte.
En este contexto, todas las miradas estarán puestas en el BCE cuando el consejo de gobierno se reúna el jueves. Sin embargo, aquellos que esperan grandes movimientos probablemente se decepcionen. Porque, aunque la FED ha sentado un precedente para que los bancos centrales reescriban sus mandatos sobre la gestión del mercado laboral a medio y largo plazo, el BCE no anunciará ningún cambio inmediato en su política de objetivos de inflación mientras su propia revisión estratégica esté en marcha. De hecho, la autoridad europea ha estado apuntando a un objetivo de inflación simétrica, es decir, permitir que la inflación fluctúe en torno a un objetivo del 2%, ya desde 2014. Lamentablemente, la institución que preside Christine Lagarde, tuvo dificultades para comunicar de manera convincente su objetivo de inflación, ya que su redacción de "cerca pero por debajo del 2%" tiene un giro no simétrico. Como resultado, los mercados han estado asumiendo que el BCE prefiere mantener la inflación por debajo del 2% en lugar de permitir fluctuaciones alrededor del objetivo. En consecuencia, es probable que Lagarde recuerde a los mercados su objetivo de inflación simétrica y recurra a un lenguaje muy suave para equilibrar algunos de los efectos que la medida de la Reserva Federal ha tenido en los mercados, pero no se deben esperar cambios significativos.
La fortaleza del euro a largo plazo depende de algo más que los diferenciales de inflación
En reacción al cambio de política de la Reserva Federal, el euro ha ganado algo de terreno en relación con el dólar, alimentando los temores de que un euro envalentonado perjudique a la economía de la zona euro al encarecer las exportaciones. Este efecto de la moneda se debe principalmente a las expectativas de un aumento del diferencial de inflación entre la zona euro y los EE.UU., que se ha visto apoyado por el cambio de política de la Reserva Federal. Sin embargo, como esperamos que la inflación de la Eurozona repunte durante el resto del año, la presión de la apreciación de la divisa debería disminuir un poco. Además, una apreciación persistente del euro dependerá de otros factores fundamentales, como el hecho de que los inversores retiren las monedas seguras, como el dólar, debido a la mejora de las perspectivas económicas mundiales, un mayor estímulo fiscal y los progresos en la integración de los mercados financieros europeos con la emisión regular de deuda en euros mutualizada. Por último, es probable que el BCE utilice su propia revisión de la política monetaria para contrarrestar la impresión de los mercados de que la Reserva Federal mantendrá una postura más expansionista que el BCE a largo plazo. En resumen, un euro más fuerte podría convertirse en un problema en algún momento, pero actualmente, en combinación con un dólar más débil, el nivel actual debería ser todavía digerible para la economía de la eurozona y manejable para el BCE.
Una mayor inflación sería una señal positiva para la recuperación económica
Si bien la inflación tiende a socavar la estabilidad de los precios a lo largo del tiempo, también allana el camino para la normalización de la política monetaria, una circunstancia que los bancos centrales esperan en el futuro. Una mayor inflación significa que la economía se está calentando debido a que la demanda crece más rápidamente que la oferta, lo que hace que las empresas amplíen su producción y su empleo. Un aumento de la inflación mediante ese círculo de demanda y oferta sería un signo positivo para la economía y podría alentar a los bancos centrales a considerar una "normalización" de su política monetaria, ya sea mediante la reducción de la compra de activos, el aumento de los tipos de interés o la reducción de los balances. Sin embargo, debido a la enorme cuantía de la deuda pública y a la delicada situación económica de la mayoría de los países desarrollados, es muy improbable que los bancos centrales anuncien una estrategia de "normalización" en un futuro próximo. Por el contrario, esperamos que el BCE adopte nuevas medidas de acomodación aumentando sus compras de activos hacia finales de año.
Esta es la opinión personal del autor y no refleja necesariamente la opinión de Vontobel Asset Management.
#25

Re: Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones


Yo creo que mientras no hagan algo para evitar que el euro suba y depreciarlo, nos seguirán comiendo la merienda los americanos.

El euro se tiene que depreciar respecto al dólar sobre todo, con el dólar bajo los americanos son  mas competitivos, y Europa  esta penalizada, parecemos los primos tontos que siempre pagan las fantas a los demas.

El euro fuerte nos perjudica.

Un saludo.

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#26

Comentarios Gestoras sobre reunión del BCE

Paul Diggle, economista principal de Aberdeen Standard Investments, sobre la reunión de hoy del BCE.

"El BCE fue desconcertantemente halcón en su reunión de hoy. Hizo revisiones al alza de sus previsiones de crecimiento e inflación, y en la conferencia de prensa Christine Lagarde sonó un poco más optimista en las perspectivas de lo que creemos que está justificado. Con el fuerte rebote inicial ya perdiendo fuerza, y la inflación básica en mínimos históricos, creemos que el BCE se verá obligado a una mayor relajación más adelante en el año".

Olivia Álvarez, analista de Monex Europa

El Banco Central Europeo mantuvo sin cambios su posición de política monetaria, prácticamente replicando la declaración emitida en el mes de julio. En línea con las expectativas generales del mercado, la revisión de las proyecciones macroeconómicas no ameritaron una reconsideración de los instrumentos del banco, debilitando recientes preocupaciones sobre el impacto del euro en el horizonte de política monetaria. La principal sorpresa en la presentación de Lagarde esta tarde resultó de la revisión del perfil inflacionario de la Eurozona, con una expectativa ligeramente superior en el pronóstico para el 2021, de 0.8% a 1%. Esta revisión se acompaña de un tono generalmente relajado de Lagarde en relación a la evolución de la divisa y su impacto en el sector exportador, un tema especialmente observado después de que Philip Lane y otros oficiales del BCE levantaran alarmas al respecto. En cualquier caso, los argumentos detrás de esta postura no son un secreto. El tipo de cambio real efectivo que perciben los exportadores domésticos actualmente no es mucho mayor que la media de la última década (después de que el euro se apreciara más de 10% en términos nominales en los últimos meses). Estudios del propio BCE demuestran que la relación entre el tipo de cambio real y la inflación se ha debilitado a lo largo del tiempo. En cualquier caso, Lagarde reiteró que, aunque el tipo de cambio de la divisa no es un objetivo explícito en el diseño de política del BCE, la institución continuará monitoreando de cerca la evolución de la divisa y su traspaso al crecimiento de los precios domésticos.
 
La exposición del BCE esta tarde fue recibida con un impulso positivo del euro frente al dólar, que cotizaba cerca de un punto porcentual por encima del precio de apertura al cierre de la presentación. Básicamente un BCE despreocupado sobre el nivel del euro determinó este impacto, si bien el balance de riesgos al crecimiento económico en la Eurozona continúa notablemente sesgado a la baja y dependiente de la incierta evolución de la pandemia. Los movimientos de hoy ratifican nuestras previsiones de una tendencia ascendente de la moneda única a lo largo del siguiente año, aunque la magnitud con que el euro pueda seguir apreciándose a partir de los niveles actuales probablemente es más limitada en comparación con los últimos meses. Las iniciativas de estímulo fiscal conjunto en la Eurozona se llevaron unas palmadas de júbilo por parte de la Presidente del BCE, un soporte que también yace en la fortaleza estructural de la divisa. Más allá de la postura relajada que mostró el BCE sobre el euro, no podemos descartar que el tema se desvanezca por completo en las intervenciones verbales de algunos oficiales del banco, generando movimientos puntuales en la divisa. Debilitar el precio del euro en discursos y declaraciones ha sido una práctica habitual en el BCE. Sin embargo, la efectividad que puede tener este “mecanismo” bajo el actual panorama económico es limitado en comparación con los tiempos de Mario Draghi, quien fuera popularmente etiquetado por su habilidad para atenuar el euro. El reducido diferencial de tipos de interés entre EE.UU. y la zona euro, unido a un soporte de política económica sin precedentes en la Eurozona, sostienen la apreciación de la moneda única a nivel fundamental.
 
El euro borra las pérdidas de la semana tras la rueda de prensa del BCE.
 
#27

Re: Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones

Comentarios Diaphanum

El BCE no ha ampliado el programa de compra de activos ni ha reducido adicionalmente los tipos de interés a pesar de la moderación de la confianza empresarial durante el mes de agosto, la debilidad del consumo por la recaída de la pandemia en algunos países europeos y la apreciación del euro en más de un 11% desde finales de marzo.

Lagarde admite que de momento no hay razones para sobrerreaccionar a la apreciación del tipo de cambio, impulsada recientemente por el cambio de estrategia de la Fed, pero sí lo irán monitorizando por su impacto sobre la inflación.

Este comentario unido al hecho de que de momento no han discutido ampliar adicionalmente los estímulos, han impulsado el euro a niveles de 1,19 dólares frente a los 1,12 de principios de año, lo que supone una revalorización superior al 6%.

En su actualización del cuadro macroeconómico prevén una recesión del -8% acompañado de una inflación del 0,3%, recientemente presionada a la baja por el recorte del IVA en Alemania y los bajos precios energéticos.

En la reunión de hoy no han sorprendido las decisiones aunque el mercado esperaba algún comentario adicional para limitar la apreciación del euro durante los últimos meses, agravado por la última política monetaria de la Fed.  Sin embargo, Lagarde admite que de momento no hay que sobrerreaccionar a la apreciación del tipo de cambio, pero sí lo irán monitorizando por su impacto sobre la inflación.

#28

Re: Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones

Maryse Pogodzinski, Economista de Groupama AM
 
Como era de esperar, el BCE no ve ninguna razón, en estos momentos, para cambiar su política. Las perspectivas de crecimiento son algo menos malas a corto plazo, pero en general prácticamente no han cambiado para el periodo 2020-2022; la incertidumbre se mantiene alta y los riesgos siguen una tendencia a la baja. El BCE parece un poco más confiado sobre las perspectivas de inflación, incluso si estas siguen siendo débiles durante el periodo 2020-2022. Por último, el BCE expresó una gran confianza en la eficacia de su programa de compras de emergencia, el PEPP.
 
La única sorpresa vino de la ligera revisión al alza de la inflación subyacente de 0,2 puntos en 2021 y 2022 a pesar de la apreciación del euro. El BCE admite que se trata de un nuevo riesgo que podría pesar sobre las ya débiles perspectivas de inflación a medio plazo (ver tabla). En esta etapa, el BCE se compromete a monitorizar la evolución del euro "atentamente" sin intervenir.
 
Nuestro escenario: las previsiones de inflación a medio plazo se mantienen bajas (1.3% en 2022); En diciembre, el BCE comunicará la previsión de inflación para 2023 que mostrará que todavía estamos lejos del objetivo. Como tal, todavía estamos considerando una extensión del programa de emergencia PEPP en la reunión de diciembre. Esta opción sigue siendo la más sencilla y fácil de obtener por todo el Consejo.
 
La presidenta del BCE y Philip Lane hablarán en los próximos días; sus intervenciones, obviamente, serán escrutadas, especialmente la de Philip Lane. Este último, había hablado durante su discurso en Jackson Hole, una estrategia basada en dos pasos para enfrentar el riesgo de baja inflación en el medio plazo; 1 / utilizar medidas de emergencia para devolver la inflación al escenario de referencia antes del Covid-19 y 2 / una recalibración de la política "pospandémica" para llevar la inflación al objetivo.
 
 

#29

Opiniones próxima reunión BCE

Próxima reunión BCE opiniones

 Peter Allen Goves, estratega de tipos de interés europeos de MFS Investment Management, previos a la reunión del BCE de este jueves.
 
                    
No major change in policy is expected, but mounting risks mean more easing is likely at subsequent meetings in our view.  Before acting further, the ECB looks may want to wait until the next set of staff projections (in December) and take stock of unfolding events.
 
The main downside risks concern how renewed Covid-19 concerns are likely to weigh on the economic outlook together with the subdued inflation backdrop. We live in a world where despite record levels of monetary support, the last HICP print was -0.3% YoY in September (with core at 0.2% YoY). Meanwhile the ECB's own forecasts for long-term inflation are below target and market based inflation expectations remain subdued.
 
There is likely to be further acknowledgement of how the ECB welcomes the EU's fiscal initiatives. Lagarde herself at the last meeting stated that "regarding fiscal policies, an ambitious and coordinated fiscal stance remains critical". The President also talked again of the dual mandate of PEPP and how one its key functions is to stabiles markets and ensure a smooth transmission of ECB policy.
 
For markets, this means core European rates will likely remain low because of the strength of forward guidance, powerful policy signals and the overall accommodative policy stance. The flexibility of PEPP remains key and has been successful in mitigating against unwarranted market fragmentation and in guarding against any tightening of financial conditions. Given the likelihood that ECB accommodation is ongoing, EGB spreads look to remain contained for the foreseeable future.
#30

Previa del BCE

Principales conclusiones:
-          No esperamos que el Banco Central Europeo anuncie nuevas medidas de política monetaria en su reunión del 29 de octubre.
-          Ante el deterioro de las perspectivas económicas y la baja inflación en el contexto de una crisis de salud que se agrava, Christine Lagarde debería afirmar con determinación su voluntad de tomar medidas de apoyo monetario adicionales a finales de año.
-          Un mensaje contundente debería ser favorable a la reducción de los diferenciales de los bonos periféricos
 
 
El tono de la reunión del Banco Central Europeo (BCE) del 29 de octubre debería ser decididamente pesimista. El BCE debería subrayar el deterioro de las perspectivas macroeconómicas debido a las nuevas restricciones derivadas del agravamiento de la crisis sanitaria y su preocupación por una posible doble caída del crecimiento. El PMI compuesto, que combina la actividad de los sectores de servicios y manufacturero, se sitúa en 49,4 en octubre, por debajo del 50,4 de septiembre y por debajo del umbral de 50 que separa la contracción del crecimiento.
 
También se espera que el banco central reitere su preocupación por la trayectoria de la inflación, ya expresada en el acta de su reunión de septiembre. La inflación se mantiene muy por debajo de sus niveles objetivo, con un índice de precios al consumidor (IPC) en -0,3% durante un año y un IPC subyacente en + 0,2% en septiembre, y es probable que se mantenga bajo durante 2021 e incluso en 2022.
 
No prevemos nuevas medidas el 29 de octubre, por tres razones principales:
 
  • En la reunión de diciembre, el BCE tiene previsto actualizar sus proyecciones macroeconómicas. Creemos que serán pesimistas, por lo que podría ser un buen momento para anunciar nuevas medidas de apoyo.
  • En diciembre, el banco central tendrá más perspectiva sobre los riesgos políticos que han surgido en las últimas semanas, como el Brexit y las elecciones estadounidenses, así como sobre la evolución de la pandemia.
  • Finalmente, el Programa de Compras de Emergencia Pandémica (PEPP) aún conserva su potencia, por lo que no hay urgencia de actuar ahora.
 
En términos de la orientación futura de su política monetaria, esperamos un fuerte mensaje de Christine Lagarde con respecto a su voluntad de implementar medidas de apoyo adicionales al final del año. Estos deberían incluir una extensión del PEPP, cambiando su término, programado a junio, a diciembre de 2021, y un aumento en el programa de compras del BCE para cumplir con las emisiones de deuda soberana, que se espera récord en 2021, así como nuevas condiciones favorables para las T-LTRO.
 
Es probable que la ampliación del PEPP provoque debates internos en el Consejo de Gobierno del BCE. De hecho, ha resurgido la vieja división entre palomas y halcones. Christine Lagarde, partidaria de la búsqueda de consensos, tendrá mucho trabajo por hacer para zanjar un debate ya antiguo: existe el riesgo de que una política de compra de bonos soberanos aún más agresiva sea vista como financiación monetaria de los déficits públicos, ya que está prohibido por los tratados.
 
Los mercados, que se inclinan ligeramente a anticipar un recorte de tipos, podrían verse decepcionados. Pero un mensaje contundente sobre futuras medidas monetarias adicionales debería ser favorable a una reducción de los diferenciales de los bonos periféricos.
Brokers destacados
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar