Rankia España

Pulso de Mercado: Intradía

189K respuestas
Pulso de Mercado: Intradía
82
suscriptores
Pulso de mercado: intradía
Página
22.445 / 23.863
#179553

Re: Pulso de Mercado: Intradía

Granja Terra
Lo que también supera TEF es el -7% desde el máx. del miércoles pasado. Me piro ya.
1 recomendaciones
#179555

Re: Pulso de Mercado: Intradía

Buenas..
Para los que lean algo más que las esquelas de los periódicos..
Niveles fibo del 38% corresponde con 9800+-.
S2

5 recomendaciones
#179556

Acerca de TEF

carlosocean
 
Buenas tardes. 

 

Dentro de nuevo en TEF con la posición completada a 6.16€. 

Este valor por más que lo vendo siempre sus títulos acaban volviendo a mis manos. 

Funcionó el e eliminar la incertidumbre de los resultados vendiendo antes del día de autos, ahora se trata de que rebote y le saquemos algo cosa que no parece fácil de momento. 

Un saludo! 

Mañana sabré explicar lo que ocurrió hoy

4 recomendaciones
#179557

Re: Pulso de Mercado: Intradía

Juan1980
Estaba leyendo tangencialmente un artículo sobre un libro y me he encontrado con una crónica sobre las grandezas de Trump, que voy a reproducir para que veáis en manos de quién estamos:

" La última y definitiva estafa de la generación millennial fue la elec­ción como presidente en 2016 de un reconocido timador. Donald Trump ha sido toda su vida un estafador manifiesto, orgulloso de sí mismo y, al parecer, imparable. Durante décadas, antes de en­trar en política, vendió un relato personal fraudulento que lo pin­taba como un multimillonario hecho a sí mismo, franco y ligera­mente populista; es curioso que el hecho de que la mentira pudiese apreciarse a simple vista se convirtió en parte esencial de su atrac­tivo. En su libro de 1987, escrito por un negro literario, Trump. El arte de la negociación, Trump —rodeado entonces, como ahora, por un aura de ostentación al estilo de los rascacielos horteras— acuñó la frase hipérbole verídica, que definió como una «forma muy efectiva de promoción». Cuando estaba promocionando el libro en «The Late Show with David Letterman», se negó a aclarar a cuánto ascendía realmente su patrimonio. En 1992 hizo un ca­meo en la película Home Alone 2: le indicaba una dirección a Ma­caulay Culkin mientras estaban plantados en el vestíbulo del hotel Plaza, rodeados de columnas de mármol y arañas de cristal. (Esa era una de las condiciones para filmar en uno de los hoteles de Trump: era obligatorio incluirlo a él en una escena). Ese mismo año, entró en bancarrota por segunda vez. En 2004, el año de su tercera bancarrota, empezó a presentar el programa «The Appren­tice», en el que él, un brillante hombre de negocios, tenía que des­pedir a otras personas en televisión. Tuvo un éxito espectacular. Pero el fraude de Trump va mucho más allá de la falsa publi­cidad. Siempre ha conseguido sus ganancias explotando a los de­más y abusando de ellos. En los años setenta, el Departamento de Justicia de Richard Nixon lo demandó después de elaborar una estrategia para echar a los negros de sus casas de protección oficial. En 1980 contrató a doscientos inmigrantes polacos sin papeles para que limpiasen el solar en el que construiría la Trump Tower: los puso a trabajar sin guantes ni cascos y, en alguna ocasión, los obligó a que se quedasen allí a dormir. En 1981 compró un edificio al sur de Central Park con la intención de convertir los apartamentos de renta limitada en pisos de lujo; cuando los inquilinos no se marcharon, les envió órdenes de desahucio ilegales, les cortó la calefacción y el agua caliente, y puso anuncios en los periódicos ofreciendo alojar a indigentes en el edificio. Tiene fama de no pa­gar a sus camareros, a sus obreros de la construcción, a sus fonta­neros, a sus chóferes. En una ocasión alquiló su nombre a una pa­reja de estafadores llamados Irene y Mike Malin, directores del Trump Institute, un «taller de creación de riqueza» que plagiaba los materiales que utilizaba y que se declaró en bancarrota en 2008. Gastó decenas de miles de dólares comprando sus propios libros para inflar las cifras de venta. Su fundación benéfica, que apenas ha dedicado dinero a beneficencia, ha sido acusada en repetidas oca­siones de violar las leyes de la autocontratación. El enfoque resulta espantoso incluso cuando se representa como anécdota: en 1997, Trump hizo una buena obra por una vez en una escuela de prima­ria en el Bronx en la que el equipo de ajedrez intentaba conse­guir 5.000 dólares para un torneo. Tras entregarles públicamente un cheque falso por valor de un millón de dólares y tomarse fotos con ellos, les envió 200 dólares por correo postal. 


Antes de iniciar la carrera presidencial, la estafa más horrible de Trump fue la Universidad Trump, el proyecto en el que prome­tió enseñarle a la gente sus secretos para hacerse rico a toda veloci­dad gracias a los secretos del mercado inmobiliario. En cuanto la empresa se puso en marcha, en 2005, el Fiscal General del Estado de Nueva York envió a la Universidad Trump una notificación indi­cando que anunciarse falsamente como un «programa de gradua­dos» suponía un incumplimiento de la ley. La compañía cambió un poco la publicidad y prosiguió su alegre campaña para persua­dir a la gente de que pagase mil quinientos dólares por acudir a un seminario de tres días que prometía trucos de incalculable valor financiero pero que, en realidad, ofrecía viajes a Home Depot, ton­terías básicas sobre multipropiedad y argumentos para comprar los auténticos programas de la Universidad Trump, que costaban treinta y cinco mil dólares que había que pagar por adelantado. En una de las demandas colectivas contra Trump, un antiguo comer­cial testificó lo siguiente: 


A pesar de que la Universidad Trump afirmaba querer ayudar a los consumidores a ganar dinero en el mercado inmobiliario, en reali­dad la Universidad Trump tan solo estaba interesada en venderles a todos y cada uno de los presentes los seminarios más caros que po­dían. [...] Según mi experiencia personal como empleado, creo que la Universidad Trump era un complot fraudulento que se aprove­chaba de la gente mayor y de las personas sin formación para que­darse con su dinero. 


Tres días antes de su investidura como presidente, Trump pagó veinticinco millones de dólares para solventar las demandas por fraude relacionadas con la Universidad Trump. La orden llegó de Gonzalo Curiel, un juez del que Trump había dado a entender que había sido injusto durante el juicio por un sesgo personal con­tra él; Curiel era mexicano, indicó Trump, de ahí que tuviese pre­juicios en su contra, porque tenía planeado construir un muro en la frontera con ese país. 


En tanto que presidente, Trump recibe sus informes diarios en grandes tarjetones impresos con información que se reduce, tal como ha señalado un asistente de la Casa Blanca, a mensajes de la complejidad de «Mira correr a Jane». Se convirtió en presidente a pesar de no desearlo de verdad y, a medida que los vapores de nuestro joven pero prematuramente envejecido país lo iban em­pujando hacia la Sala Oval, realizó decenas de promesas, vacías y estrafalarias, por el camino. Prometió procesar a Hillary Clinton, lanzar a Bowe Bergdahl desde un avión sin paracaídas, lograr que Nabisco produjese sus galletas Oreo en Estados Unidos, conseguir que Apple produjese sus iPhone en Estados Unidos, recuperar todos esos puestos de trabajo para Estados Unidos, eliminar las zo­nas sin armas en los colegios, condenar a muerte a todo el que matase a un policía, deportar a todos los inmigrantes indocumen­tados, espiar en las mezquitas, eliminar los fondos para planifica­ción familiar, «cuidar de las mujeres», acabar con el Obamacare, cerrar la EPA (siglas en inglés de la Agencia de Protección del Medio Ambiente), obligar a todo el mundo a decir «Feliz Navi­dad», construir un muro «artísticamente hermoso» entre Estados Unidos y México que sería el «mayor que jamás se haya visto», conseguir que México lo sufragase, y —lo más divertido de todo, o algo así— no tomarse jamás vacaciones como presidente. (Durante sus primeros 500 días en el cargo fue a jugar a golf en 122 ocasio­nes). Hizo todas esas promesas movido por una especie de instinto de vendedor maniaco y demente, valiéndose de todas las cosas que, medio en secreto, más ilusionan a sus bases —violencia, dominio, renegar del contrato social— y lanzandoselas a multitudes que no dejaban de rugir. Cuando el mapa empezó a teñirse de rojo la noche de las elecciones y el terrible medidor del Times giró en dirección opuesta a la prevista, experimenté un nauseabundo flash-forward de lo que podría pasar, al final de la legislatura Trump, con las familias inmigrantes separadas, los musulmanes expulsa­dos del país, la entrada denegada en el país a los refugiados, las personas trans privadas de los derechos de los que apenas habían empezado a disfrutar, los niños pobres sin cobertura sanitaria, los niños discapacitados sin ayudas, las mujeres con bajos ingresos que no podrían abortar de manera segura; imaginé cómo serían las cosas cuando la gente que, de manera inconsciente, no cree que ninguna de esas cuestiones sea demasiado importante a nivel per­sonal, digan, como estoy segura que harán, que la era Trump no fue tan mala después de todo. Si todos los políticos son delincuen­tes, ¿cuál es la diferencia? ¿Por qué no dejarle nuestro país a Trump hasta mañana, cuando todo se haya desmoronado y, además, no tengamos ya ni la más remota idea de lo que nos deparará el futu­ro? Y aquí aparece uno de los detalles más estremecedores que la era Trump ha sacado a la luz: para soportar todo esto con algo de estabilidad psicológica —sin descender todos los días a un abismo emocional—, la mejor estrategia de una persona consiste en pen­sar sobre todo en sí misma. Al comprobar que la riqueza sigue fluyendo hacia arriba, al ver que los estadounidenses nos vemos cada día un poco más privados de nuestra democracia, que la ac­ción política se constriñe a los espectáculos de internet, he sentido en muchas ocasiones que la única elección que tenemos en esta época es ser destruidos o comprometernos moralmente con el ob­jetivo de ser funcionales; ser destruidos o ser funcionales para con­tribuir a esa destrucción. 


En enero de 2017, Trump dio una conferencia de prensa flan­queado por una enorme pila de papeles, aparentemente en blanco. Se trataba, según dijo, de todos los documentos que había firmado para librarse de los conflictos de intereses que le afectaban; era todo el papeleo mediante el cual había puesto los negocios familia­res en manos de sus hijos. (Como es lógico, no se permitió a los periodistas examinar dichos papeles.) En enero de 2018, Trump había dedicado una tercera parte de su primer año como presiden­te a ocuparse de sus intereses comerciales. Habló públicamente de sus negocios como mínimo en treinta y cinco ocasiones. Más de un centenar de miembros del Congreso y de cargos del ejecutivo habían visitado propiedades de Trump; once gobiernos extranje­ros habían pagado dinero a compañías de Trump; diferentes gru­pos políticos habían gastado un millón doscientos mil en propiedades de Trump. Los ingresos de Mar­a­Lago habían alcanzado un máximo de ocho millones. El beneficio económico es el objetivo final de Trump, su única ambición. No va a cumplir ninguna de sus promesas: no puede tirar a Bowe Bergdahl desde un helicópte­ro o lograr que México pague un muro, ni volver a generar un boom económico como el de la posguerra, tampoco va a poder acabar con la idea de que las mujeres y las minorías merecen igua­les derechos, por poco tradicional que sea; pero todo eso no tiene ninguna importancia. En tanto que hombre blanco y rico, intole­rante y avaricioso, para muchas personas representa la quintaesen­cia más pura del poder y la fuerza en Estados Unidos. Fue elegido por los mismos motivos por los que la gente compra boletos de lotería. No pagas por la posibilidad real de ganar; se trata de la efímera visión de la victoria. «Vendemos una quimera para el típi­co perdedor», declaró Billy McFarland ante las cámaras mientras estaba en las Bahamas grabando el vídeo de promoción para el Fyre Fest. "

2 recomendaciones
#179558

Re: Pulso de Mercado: Intradía

carlosocean
Buenas tardes socio.

Te recuerdo que hoy viernes es día de vencimiento de futuros y ya ha vencido el del EUROSTOXX 50.
Es normal que los valores afectados por el vencimiento disparen su volumen, ITX, SAN, BBVA, IBE, AMS y TEF.
Un saludo!

Mañana sabré explicar lo que ocurrió hoy

4 recomendaciones
Granja Terra
Rankiano desde hace casi 7 años
Publicaciones
Recomendaciones
Seguidores
Ir al perfil
Juan1980
Rankiano desde hace más de 6 años
Publicaciones
Recomendaciones
Seguidores
Ir al perfil
Money never sleeps
Rankiano desde hace alrededor de 4 años
SI NO ESTAS DENTRO...ESTAS FUERA!!
Publicaciones
Recomendaciones
Seguidores
Ir al perfil
carlosocean
Rankiano desde hace alrededor de 7 años
Publicaciones
Recomendaciones
Seguidores
Ir al perfil
Juan1980
Rankiano desde hace más de 6 años
Publicaciones
Recomendaciones
Seguidores
Ir al perfil
carlosocean
Rankiano desde hace alrededor de 7 años
Publicaciones
Recomendaciones
Seguidores
Ir al perfil
elenanito
Rankiano desde hace casi 5 años
Publicaciones
Recomendaciones
Seguidores
Ir al perfil
Rahomar
Rankiano desde hace más de 5 años
Publicaciones
Recomendaciones
Seguidores
Ir al perfil
Brokers destacados
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar