Onetime, la asesoría fiscal que me llevó a los infiernos

57

 

Este va a ser un post duro de redactar.

Mi segunda metedura de pata en los últimos diez años.

La primera la compartí en aquél post de junio en que os conté cómo es posible perder dinero habiendo comprado un casoplón por apenas siete mil euros. Solo unos pocos mierdecillas somos capaces de semejante habilidad, perder dinero cuando creíamos que íbamos a partir la pana. Y aquel post finalizaba anunciando que pronto os iba a relatar cómo pudo suceder que la contabilidad de una de mis sociedades estuvo durante 2017 en las manos de los peores gestores fiscales de España.

La cosa empezó cuando desde Ayuda T-Pymes, la estupenda gestoría fiscal que me llevaba estos asuntos desde hacía años -y siempre con gran satisfacción por mi parte- me anunciaron a finales del primer trimestre de 2017 que me iban a casi duplicar la cuota mensual. La excusa era que la mía era una empresa inmobiliaria y que ello les obligaba a llevar una contabilidad específica para este tipo de empresas, aplicando los gastos a cada activo correspondiente y teniendo que dedicarle mucha más atención que con una empresa normal.

Obviamente mi cabreo fue morrocotudo y mi primera reacción (poco meditada) fue salir pitando a buscar otra gestoría para que hiciera con urgencia la contabilidad del primer trimestre de 2017 y luego que siguiera llevando la contabilidad de la empresa.

Fue una decisión precipitada por los siguientes motivos:

  • Mi altísimo grado de satisfacción con mi asesor de Ayuda T-Pymes. De hecho esa empresa ha continuado llevando la contabilidad de mi otra empresa.
  • Su atención constante vía correo electrónico.
  • Su atención inmediata vía telefónica.
  • Su forma de involucrarse cada vez que le consultaba una duda fiscal.
  • El precio que me habían cobrado hasta entonces era bajo. No pasaba nada porque lo actualizaran.
  • Siempre es mejor lo conocido que dar un salto al vacío con proveedores nuevos, sobre todo en un asunto tan sensible como son los impuestos.
  • La increíble estupidez de elegir nuevos asesores fiscales en apenas unos días.

Y no fue un error cualquiera, porque a quienes contraté para que me llevaran la contabilidad de mi negocio inmobiliario fue ni más ni menos que a los de Onetime, los peores gestores fiscales que me he echado en cara en más de 25 años de tratar con gestores fiscales.

En fin, que fue un error gravísimo.

Y las consecuencias han sido aún más graves.

Los primeros indicios de que la decisión no había sido acertada fueron tempranos.

Una de las formas que yo tengo para calibrar la calidad del servicio de cualquier proveedor es su "atención al cliente". Si te devuelven las llamadas telefónicas, el tiempo que transcurre hasta que responden a tus correos electrónicos, el plazo que emplean en resolverte los asuntos, etc. Pero principalmente el tiempo de respuesta a los correos electrónicos.

Hace tiempo que ya no respondo los correos gorrones que me siguen llegando cada día como una maldición bíblica, pero el resto de correos los contesto sobre la marcha si me pillan sentado frente al ordenador y en el plazo de unas horas si me pillan lejos de él. Y de estos últimos, si la respuesta requiere solo un par de frases, entonces los respondo también sobre la marcha con mi smartphone.

Sin embargo yo no le exijo esa misma rapidez a mis proveedores.

Ahora bien, a partir de las 24 horas sin respuesta me empiezo a mosquear. No doy la lata ni nada de eso, pero tomo nota.

Así que en el caso de la asesoría fiscal Onetime lo primero en lo que fallaron fue en que si les enviabas un correo lo más probable es que quedara sin respuesta y que si les llamabas por teléfono, la persona que buscabas nunca estaba disponible y luego nunca te devolvía la llamada. O sea, que pasan de sus clientes.

Y esto solo fue el primer indicio de lo que se avecinaba.

 

 

La primera metedura grave de pata vino en septiembre, cuando les dije a los de Onetime que iba contratar a una persona fija y que lo tramitaran todo para aprovecharnos de las facilidades que la Administración estaba dando a las empresas que hacían contratos fijos. En este caso, además, la nueva empleada tenía menos de 30 años y estaba embarazada. O sea, que cumplía todos los requisitos para que la empresa se hubiera beneficiado de hacerle un contrato fijo.

Pues bien, no se qué coño hicieron que al final no hubo subvención.

Y jamás conseguí que me lo explicaran. No respondieron mis correos electrónicos ni me devolvieron las llamadas.

¡Y tardaron un mes en enviarme la documentación laboral!

Ahí es cuando decidí que tarde o temprano tendría que prescindir de ellos. 

Aunque por ahora me tocara contemporizar.

Lo siguiente fue a raíz de un problema gordo que me había surgido con la Agencia Tributaria acerca de unas inversiones que yo había llevado a cabo en 2016. La resolución de dicho problema recayó en Fiscaly, el genial fiscalista inmobiliario con el que contamos en el curso de subastas Triunfa Con Las Subastas y al que ya he mencionado alguna vez en este blog.

El caso es que Fiscaly monitorizó la solución, me redactó los escritos que presenté en Hacienda y me indicó lo que mis gestores fiscales tendrían que hacer para regularizar la contabilidad. Pues bien, cuando se lo comenté a Nuria Herrero, una de las gestoras de Onetime, la tipa alucinó en colores y me dijo a la puta cara que no tenía ni idea de lo que la estaba diciendo. Y que si lo llevábamos a cabo me estaría asegurando una inspección inmediata.

Entonces, tras insistir e insistir, conseguí que se involucrara su jefe, un tal Alberto Bravo, quien me dijo que era muy complicado de hacer y que cuando tuviera claro como hacerlo me llamaría para reunirnos y hablar de ello.

Naturalmente ni la llamada ni la reunión tuvieron lugar nunca.

Le comenté a Fiscaly la situación y finalmente fue él quien se vio obligado a involucrarse aún más en la solución, redactando todos los escritos y dando instrucciones precisas.

Y fue entonces cuando decidí dar marcha atrás, agachar la cerviz y regresar a Ayuda T-Pymes balando como un corderito. Había sido un error dejar de trabajar con ellos por la subida de precios y un error aún mayor caer en las manos de los de Onetime (la peor gestoría fiscal del mundo), pero habría sido imperdonable no saber reconocer ambos errores y rectificarlos.

Pero los mismos de Ayuda T-Pymes me comentaron que lo mejor sería seguir con los de Onetime hasta final de año para que fueran ellos los responsables de la contabilidad del año 2017 completo.

A estas alturas yo ya estaba convencido de su incompetencia y ellos ya sabían que me iba, así que me hicieron sudar la gota gorda durante el cuatro trimestre. No me enviaban los modelos de Hacienda presentados, tampoco respondían a mis correos ni a mis llamadas, etc.

Y en 2018 me han obligado a suplicar por cada uno de los modelos anuales.

Y ello aunque, por supuesto, yo les he estado pagando religiosamente hasta que me enviaron el último modelo de Hacienda, allá por febrero.

Luego, en marzo de 2018, descubrí que no habían presentado en el Registro Mercantil las cuentas anuales de 2016, trámite que me habían cobrado en julio. Llovía sobre mojado, pero una menudencia comparado con lo que estaba por venir.

El caso es que cuando me fui desde Ayuda T-Pymes hacia Onetime, la colaboración de los de la antigua gestoría fiscal con los de la nueva fue ejemplar. Les enviaron todos los archivos y documentos que les pidieron los de Onetime y la transición fue modélica.

Al contrario de lo que sucedió cuando hicimos el viaje de vuelta.

Ya en febrero me contactó mi gestor de Ayuda T-Pymes para comunicarme que no les estaban enviando nada de lo que les habían solicitado.

Pues bien, hasta bien entrado el mes de junio, y tras llamarles dos o tres veces semanales, no conseguimos que los de Onetime encontrasen el momento de enviarnos los documentos que los de Ayuda T-Pymes necesitaban.

Que, por cierto, tampoco eran nada del otro mundo:

 

  • Asiento de apertura 2018
  • Balance de situación a fecha 31/12/2017
  • Pérdidas y Ganancias a fecha  31/12/2017
  • Libro diario 2017
  • Listado de inmovilizados con sus amortizaciones correspondientes.
  • Libro de facturas emitidas 2017
  • Libro de facturas recibidas 2017
  • Modelos trimestrales que correspondan: 111, 115, 123, 202, 303, etc.
  • Modelos anuales que correspondan: 180, 190, 193, 200, 347, 390, etc.

 

Y cuando los enviaron en junio... zas, saltó la liebre.

Un simple vistazo a la cuenta de pérdidas y ganancias me dijo que algo iba muy mal.

Todos los empresarios sabemos más o menos cómo nos ha ido en el año y lo que vamos a tener que pagarle a Hacienda. Y como mi año había sido extraordinario yo sabía que el palo iba a ser de órdago.

Pues bien, según las cuentas de los tipos de Onetime, el año había sido regular y los beneficios más bien modestos.

Así que le pido al nuevo gestor que lo revise todo y el resultado es desolador: así, por encima y a ojo de buen cubero, detecta que los de Onetime no han incluido en la contabilidad cuatro ventas de casas ni tampoco varias facturas de gastos. Facturas de las gordas, una de ellas la comisión de casi diez mil euros de una inmobiliaria que había intermediado en una venta.

 

¡¡Ostras, no me fastidies!! ¿Qué cojones han estado contabilizando estos...?

 

Yo soy bastante valiente para algunas cosas, pero con Hacienda soy un cagueta. Y súper cumplidor. Lo quiero tener todo siempre en perfecto estado de revista. Y solo así soy capaz de conciliar el sueño por las noches, teniendo la conciencia tranquila con mis semejantes y las cosas claras con Hacienda.

Así que me asusté y llegué a la conclusión de que lo de esta gente de Onetime iba mucho más allá de la falta de profesionalidad y que no podía fiarme ni un pelo de nada en lo que hubieran intervenido respecto a la contabilidad ni a la fiscalidad de 2017.

De manera que le encargo al nuevo gestor hacer de nuevo toda la contabilidad de 2017 y hacer una auditoría respecto a los modelos de Hacienda presentados en el periodo.

No me importa el coste.

Solo quiero tener la contabilidad en estado de revista y estar al día con Hacienda.

Y las conclusiones de toda esta revisión han sido desoladoras:

 

  • Efectivamente los incompetentes de Onetime no habían contabilizado la venta de 4 casas
  • Tampoco habían contabilizado algunos ingresos de alquileres
  • Tampoco habían contabilizado muchísimas facturas de gastos. Alguna de ellas tan notable como el que he mencionado más arriba. Pero el caso es que no faltaban algunas facturas sino que faltaban "muchísimas", según palabras del nuevo gestor fiscal.
  • Cosas que sí habían contabilizado lo habían hecho bailándoseles las cifras, es decir, mal
  • No habían aplicado la contabilidad especial para inmobiliarias, que consiste en ajustar los gastos aplicándolos a cada inmueble correspondiente
  • Con la nueva contabilidad los modelos 303 (trimestral de IVA) y 390 (anual de IVA) presentados no coincidían con la realidad
  • Los modelos 111 y 190 (trimestral y anual de las retenciones por rendimientos del trabajo) tampoco coincidían con las facturas con retención ni con las nóminas, por lo que hubo retenciones realizadas y no declaradas y por lo tanto que no aparecerían en los datos fiscales de los emisores de los contribuyentes.
  • Como hacemos operaciones con proveedores intracomunitarios estamos obligados a presentar el modelo 349 en los cuatro trimestres. Sin embargo no se había presentado ninguno.
  • Y respecto al modelo 347 (de operaciones con terceras personas), modelo de suma importancia para Hacienda, se había declarado un tercero que no se debía declarar en este modelo, dos terceros de los que sí se habían declarado tenían los importes incorrectos y 7 terceros que se debían declarar no se habían declarado. Tela marinera.

 

¿No os parece dramático?

Aquí los términos "negligencia" e "incompetencia" se quedan cortos cuando se quieren aplicar a los gestores fiscales de Onetime.

O sea, que estos tipos de Onetime, el tal Alberto Bravo y la tal Nuria Herrero, contabilizaban a voleo, se dejaron 4 ventas de viviendas por contabilizar, dejaron de lado innumerables facturas de gastos, otras las contabilizaron pero equivocando las cifras, no presentaron modelos que son obligatorios, otros los presentaron mal, etc.

Un desastre sin paliativos.

Y un problemón con Hacienda si no lo resolvía a toda leche.

Tal acumulación de errores es incomprensible a menos que le hayan encargado picar los datos a un niño de 10 años incapaz de mantener la atención 5 minutos seguidos y que lo hiciera mientras le daba de merendar su mamá y veía dibujitos en la televisión.

Y me recuerda mucho a aquél anuncio que echaron un tiempo por televisión de un mono conduciendo un coche.

 

 

No nos ha quedado más remedio que presentar complementarias de todos los modelos de Hacienda de 2017.

Y ya nos están llegando los primeros expedientes sancionadores.

 

Por ahora los daños han sido los siguientes:

  • A los asesores fiscales de Onetime les he pagado unos 2.500 euros por no hacer nada o al menos por no hacer nada a derechas.
  • He gastado unos 1.000 euros para contabilizar de nuevo todos los gastos e ingresos de 2017
  • He gastado otros 1.000 euros para realizar y presentar las declaraciones complementarias y las sustitutivas de los modelos de Hacienda correspondientes a 2017
  • Por ahora ya nos han llegado unos mil euros de expedientes sancionadores y de expedientes de recargos. Pero esto no ha hecho más que empezar.

 

Y esta ha sido la historia que confirma lo que ya mencioné anteriormente, que he perdido el ojo para contratar a la gente adecuada. 

Y aquí es cuando os pido a todos una opinión.

Obviamente esto no puede quedar en una simple pataleta. Esta gente me ha puesto en la situación de tener que gastar dinero para rehacer su mierda de trabajo. Y lo pero es que me ha expuesto a quemarme en la hoguera de Hacienda. Y esto último no hace ninguna gracia.

¿Qué haríais vosotros?

¿Una simple demanda judicial? ¿sabéis si hay forma de meterles mano en algún tipo de colegio profesional de gestores fiscales o algo así? 

¿Cómo puedo ir a por ellos para que no solamente me indemnicen por los dineros gastados sino también por los perjuicios morales derivados de la situación en que me han colocado frente a Hacienda?

A ver, que opinen los mejores lectores del mundo.

Y que opinen especialmente los que sean gestores fiscales. Su opinión me interesa muy especialmente.

Y los abogados, que me digan lo que puedo y lo que no puedo hacer.

Lo importante es que estoy cabreado.

 

 

  1. en respuesta a Tristán el subastero
    #40
    02/10/18 11:51

    Me has visto venir...

  2. en respuesta a Fiscaly
    #39
    02/10/18 11:47

    Que se lo pregunte a Pedro Duque

  3. en respuesta a da555
    #38
    02/10/18 11:02

    La solución es fácil. No obstante, ¿tienes total conocimiento de lo que conlleva tener una vivienda a nombre de una SL?

  4. en respuesta a Escaja
    #37
    01/10/18 15:31

    Hola Escaja. He repasado las fechas y creo que están bien. En julio de 2017 les pagué para que registraran las Cuentas Anuales de 2016, algo que no hicieron hasta bien entrado el 2018 porque me di cuenta de que no lo habían hecho en su momento.

    También menciono de pasada unos problemas que tuve con Hacienda por unas inversiones realizadas en 2016, pero sobre esto ni los de Onetime ni los anteriores gestores fiscales tuvieron nada que ver. Fue una metedura de mata exclusivamente mía.

    Los de Onetime solo me han llevado la contabilidad y fiscalidad de 2017 y solo son responsables de las cagadas cometidas en ese periodo. Y de los modelos presentados en enero y febrero de 2018 relativos al año anterior.

  5. #36
    01/10/18 09:32

    Buenas, por mi parte, como letrado, sólo puedo añadir que el daño moral hay que demostrarlo (informes médicos por ansiedad, por ejemplo), y, aún así, su cuantía siempre es una lotería.

    Y, ya que hablamos de fiscalidad, aprovecho para desahogarme también, pero contra Hacienda, que, cuando quiere, es la peor ladrona:

    Tengo aceptada desde julio una disconformidad por el Consejo de Defensa del Contribuyente, que también fija en noviembre la posible prescripción.
    Bueno, pues a Hacienda (que es parte en el CDC) aún no les consta esa disconformidad, y dicen que tardan unos 3 meses en recibirla, aunque yo ya se la haya enviado... así que, con torearme hasta noviembre, ya me podrán decir que ha prescrito...
    Quizá ignoran que existe la prevaricación por omisión, y me toman por gilipollas.

    Saludos,

  6. en respuesta a da555
    #35
    30/09/18 21:01

    La Sociedad te compra el crédito y luego hacéis la dación en pago.
    Los impuestos, los que correspondan en cada caso.
    Saludos.

  7. en respuesta a da555
    #34
    30/09/18 20:24

    O tambien podria ser al contrario tu hermano te hace la dacion en pago a ti y posteriormente se hace la ampliacion de capital aportando la finca, pero en esta opcion pagarias 2 veces el registro de la propiedd

  8. en respuesta a da555
    #33
    30/09/18 19:59

    Pues puedes hacer una ampliacion de capital de la sociedad en la que en lugar de aportar dinero lo que aportas es el credito que tienes a tu favor y posteriormente tu hermano hace la dacion en pago a la sociedad

  9. en respuesta a da555
    #32
    30/09/18 19:28

    Se me ocurre realizar en sede de la sociedad una ampliación de capital realizada por su hermano, con renuncia suya al derecho de adquisición preferente, bajo la óptica de que su hermano no es accionista actual mediante aportación no dineraria del inmueble. Luego (me refiero unos meses más tarde), su hermano le vende las participaciones en la sociedad con compensación de la deuda que mantiene con usted, operación entre particulares. Como todo en la vida, con matices

  10. #31
    30/09/18 17:39

    Interesante post Tristan, como casi todos los que publicas (algunos demasiado viscerales pero bueno..... ya te conocemos todos!).
    Aprovecho el mismo para que me recomendéis un asesor fiscal competente para hacerle una consulta, actualmente tengo un "contable" que me lleva todo lo relativo al negocio que es bastante sencillo pero tengo una duda que no sabe responderme.
    Es sencillo pero supongo que tendrá su "intringulis", lo expongo aquí por si alguien puede recomendarme a un asesor fiscal al que pueda recurrir para que me la resuelva:

    Hace unos años, a titulo personal, no de la SL que tengo, de dejé un dinero a mi hermano (préstamo entre particulares debidamente registrado en hacienda) para que comprara una vivienda sin hipoteca. Ahora quiere dejar de pagarme y que me quede la casa que él compró con ese dinero.

    A mi me parece bien la propuesta de quedarme con la casa y anular la deuda, he llamado a hacienda y dice se puede hacer, tendría una consideración de "dación en pago entre particulares", por lo que tendría que pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales y listo.

    Mi pregunta a ese asesor sería: ¿Como podría pasarle previamente la deuda a la SL que tengo, para que la casa quede a nombre de la SL y no al mío personal? Que costes fiscales tendría esta operación?

    Gracias por vuestras recomendaciones!

  11. #30
    30/09/18 16:46

    Soy asesor fiscal. Hablas de errores en la contabilidad del 2017, pero te refieres a requerimientos de hacienda del año 2016, año que tenías otro asesor. Hablas de junio de 2018, cuando la fecha límite para legalizar los libros contables del 2017 venció el 30/04/2018. Esos libros deben ser formulados por el administrador. Es la fecha límite para conocer, entre otros, el resultado del ejercicio, y por contraste, con el resultado que el administrador tiene en la cabeza (es el que conoce mejor los números de su empresa). Por lo que comentas, que posible que los asesores del 2017 no hayan contabilizado correctamente las operaciones, no diferenciando las que van a la cuenta de resultados, de las que suponen mejoras de activos, y por tanto

  12. #29
    30/09/18 13:26

    te costara mas, el collarlar que el perro.
    Mal dia cojiste. Solo te queda denuncia en el colejio de gestores..esto duele.

  13. #28
    30/09/18 13:17

    Tienen seguro de RC, demanda, recupera tu dinero y pasa pagina...sigue ganando dinero y olvidate de mediocres, salvo que no valores tu tiempo

  14. #27
    29/09/18 09:39

    Yo, que no tengo nada salvo un alquiler (simple y fácil de hacer, 303 porque es un local comercial y iva que se desgrava, que, básicamente era el que me cobraba la gestoría) también tuve problemas al nivel de plantearme si realmente alguien se preocupaba por lo que hacía.

    Presentaciones mal hechas, cambios que les pedía que "se les olvidaban", etc, un desastre.

    Imagino los nuevos gestores podrán asesorarte también sobre cómo actuar contra los de onetime.

    Suerte y espero nos cuentes cómo ha ido.

  15. en respuesta a Tristán el subastero
    #26
    28/09/18 21:05

    Extremo, para nada, el día a día, contínuamente, bueno, siendo realista, al menos de cinco a diez veces al año viene algún nuevo cliente con marrones similares de su Asesoría/Gestoría anterior.... cuando empiezas diciéndole que hay que picarse todo el año pasado entero (como mínimo), por que no cuadran las cuentas y que no te extraña los requerimientos que tiene, por defectos en distintos modelos, plazos y otras zarandajas, fruto del "servicio" que le venían prestando... empiezan a adquirir una tez verdosa...

    Nada que ver con el tono ya amoratado que puede tornarse, cuando empiezas a indagar y te encuentras con Sociedades Limitadas Laborales, con empleados sin justificar el aumento del volumen de trabajo y facturación, altas y bajas fuera de plazo, inspecciónes de trabajo y seguridad social por personal subvencionado despedido, sin que se haya solicitado una nueva contratación a otra persona con características similares, en fin....una detrás de otra....

    En definitiva, euros y más euros en sanciones, disgustos y muchas muchas horas...

    Tristán, muy común, mucho... al menos, los que vienen así, no buscan el más barato, si no quien les solucione la papeleta, y pagan gustosamente, por un servicio que efectivamente reciben.

  16. en respuesta a Charles knigth
    #25
    28/09/18 20:35

    Cooooñoooo, ahora sí que me has dejado intrigado, Charles, espero que cuando llegue el momento nos lo cuentes todo. Aunque sea solo a mi por correo privado.

    En cuanto a los gestores fiscales, que se vayan preparando, que por ahora Tristán solo está enseñando los dientes. En el siguiente enlace estoy en Berlín: https://www.visitberlin.de/en/event/tristan-berlin-shows-teeth

  17. #24
    28/09/18 12:01

    Mi opinión, primero darles la oportunidad de que te paguen y así evitar la demanda judicial y si no entran en razones les demandas de inmediato. Yo trabajo en una empresa de IT mediana (subcontrata con Telefónica) y mi jefe tuvo un problema muy similar al tuyo, pero fue un periodo de 3 años y mucho más dinero de multas de Hacienda(Casi se va a la ruina) El caso es que sus gestores fiscales no quisieron saber nada del asunto ni de indemnizar y mi jefe tuvo que demandarles. Al final no solo le pagaron las multas, sino que también le tuvieron que indemnizar por los daños morales y pagar todos los gastos del procedimiento judicial. Es decir, la auditoría pericial, el tema de la certificación de los correos electrónicos, el facturón que les metió el abogado de mi jefe, etc.

    Por cierto, enhorabuena por tu éxito con la casa de indianos, pero te comunico que eso no es nada comparado con el pelotazo que estoy a punto de dar con una finca que compré a los cuatro meses de matricularme en tu curso de subastas. Todavía no puedo dar detalles porque aún los estoy negociando con el comprador(Aun me tiemblan las piernas), pero pronto podré alardear de ello. Solo te adelanto que voy a multiplicar por veinte la inversión realizada. ¿Cómo se te queda el cuerpo? Eso sí, reconozco que ha sido cuestión de suerte y que sin la confianza que me dio tu curso jamás me hubiera atrevido a meterme en esta aventura.

  18. en respuesta a Valencia Law
    #23
    28/09/18 09:58

    El del dentista es el mejor ejemplo de la gilipollez que hice cambiando una asesoría fiscal con la que estaba muy satisfecho por un aumento de los precios. Algo tan delicado como la contabilidad y fiscalidad de una empresa no puede dejarse en las manos de cualquiera. Aunque creo que mi caso es extremo porque no creo que haya muchos asesores fiscales capaces de engendrar semejante desastre en solo un año.

  19. #22
    28/09/18 08:24

    Buenos días a todos,
    En primer lugar comentar que nuestro despacho está compuesto por una parte de asesoría empresarial y otra por letrados.
    Cuando se le indica a un cliente que se le debe subir la cuota, al menos en nuestro caso, es porque ya no se puede mantener la cuenta a ese precio. Nos pensamos mucho este supuesto ya que se corre en riesgo de perderlo. No obstante, debo decir que las asesorías que captan por precio suelen ser deficitarias en servicio. La rama de asesoría te implica a mayor volumen de clientes mayor coste laboral (al menos para dar un servicio de calidad), por tanto no cuadran los números.
    Hemos llevado reclamaciones por negligencia profesional de asesores. No es plato de gusto, pero si ha ocurrido se debe actuar.
    En Valencia tenemos una sentencia de abril de este año en la que condenan al asesor fiscal a pagar intereses, sanciones y recargo. Nos ha abierto mucho el camino y es norma en os despachos serios que nuestro cliente asuma únicamente lo que le corresponde por su responsabilidad. No por la nuestra. Yo nunca me iría a un dentista por precio....

  20. en respuesta a mfmelo
    #21
    27/09/18 23:50

    "pero el trabajo que ellos hacen, yo no lo haría por el importe que me cobran" esta es la frase con la que yo me autosilencio, cuando me enfado con ellos, y se me pasa mfmelo