142

Cuando comencé a escribir en el blog de Rankia, mi objetivo principal era trasladar a la comunidad mi sensación de que nos encontrábamos en el cenit de la civilización actual. La combinación de un sistema fiduciario saturado de deudas y el agotamiento de los recursos, formaban un  complejo entramado, con una clara tendencia a desplomarse.

 

La definición de cenit, incluye también el hecho de que nunca hemos vivido mejor. Por eso es el pico, lo más alto, el mejor de los mundos. Pero precisamente por ser el pico, lo que viene a continuación es un descenso.

Con la aparición del coronavirus y los efectos el confinamiento mundial, el esquema ponzi  que los BC mantienen desde hace tiempo, ha llegado a su máximo esplendor.  Solo cuenta el "efecto riqueza" que se genera cuando las bolsas marcan máximos, día tras día, trasladando a la población, tranquilidad. Es irrelevante, que el PIB mundial tenga la mayor caída desde hace cien años, que el paro mundial se haya disparado, que el turismo prácticamente esté  muerto, que las líneas aéreas caigan como fichas de dominó, que las ventas en tiendas minoristas se derrumben, que los déficit públicos rompan record, que la deuda mundial presente cifras como el 425% de deuda sobre PIB en los EE.UU.  Nada de esto importa, solo hay que mirar los índices bursátiles.  

 

Un paseo por los foros de Rankia enseña muchas cosas. No hay miedo en absoluto, solo se busca que fondo tiene mejor rentabilidad y qué  valor puede darnos más dinero. Ni siquiera hay precaución, a pesar de reconocer que sin los BC, el sistema estallaría inmediatamente. Las caídas se ven como oportunidad de cazar gangas, no como aviso de un descenso mayor. 

Estamos ante la mayor burbuja de la historia.  El mercado de la renta fija ha atravesado todos los límites y nadie ve un peligro en la existencia de tipos negativos,  como si fuera lo más natural del mundo. Solo recordar, que todas las burbujas sin excepción, terminan explotando, tarden el tiempo que tarden.

El pico del petróleo tanto tiempo anunciado, ya se ha producido. En Noviembre de 2018 se alcanzó el máximo y hasta que esa cifra no se supere, quedará marcado como un hito importante, con las consecuencias anunciadas, de menor crecimiento.

La transición a las renovables lleva 20 años. En todo ese tiempo, el total de la energía primaria cuya generación corresponde a las energías solar y eólica, alcanza solo el 4%, frente al 80-85% de los combustibles fósiles. Ahora pretenden que nos creamos que en los próximos 20 años, alcanzaremos el 40%. Cada uno puede creer lo que quiera, pero las cifras están al alcance de todos para su revisión.

Ahora, tras revisar el balance de mi aportación en Rankia, puede decir que el resultado ha sido un fracaso total.  No solo no he conseguido acercarme al objetivo, sino que ni siquiera se plantea en la comunidad, la posibilidad de una mínima duda. 

 

Los BC han hecho bien su trabajo.

Despues de estrellarme repetidas veces contra un muro, llega la hora de tirar la toalla. No sé hacerlo mejor y la reflexión final es que resulta mucho mejor que esté equivocado, porque nadie quiere un colapso.

Respecto al coloquio pendiente, sinceramente no estoy de humor, en estos momentos.

La decepción me invade, porque si tengo razón soy un fracaso de la comunicación y si no la tengo, todos mis análisis van al basurero. Pierdo todo en cualquiera de los casos.

 

Un saludo cordial a todo Rankia.

Nos vemos. 

 

PD. También es justo reconocer, que el trato (y el respeto ) con los foreros es extraordinario en general y el comportamiento del equipo de Rankia, fantástico, a diferencia de la mayoría de foros que conozco.  

  1. #20
    21/09/20 13:01
    de eso nada de nada. Es normal que la gran mayoría no quiera o pueda darse cuenta de que esto va a mal. es que es de sentido común.  Yo entiendo lo que dices y estoy nervioso.
    No se si explotara en 6 meses o quizá en 6 años.
    en la crisis del 2007-8 con mi hermano ya veamos venir el follón el el año 2002 y mis amigos se reían a mandíbula suelta.
    a mi me interesan tus opiniones y las comprendo, eso sí ojalá fueran erróneas , que creo  no lo serán.
    De fracaso nada de nada  a  no ser que midas el éxito en cuantitativo.
    yo soy uno y soy cualitativamente seguidor y entendedor de lo que dices. La bici se ha roto, Niño becerra hace años que lo dice, pero tienen fuerza suficiente para que creamos que pedaleamos .

    yo te pido ayuda, en el hilo de cobas he colgado un enlace de la perth mint que me parece muy interesante como modo de inversión mixta. parte en físico parte en certificado. Te pueden robar el f´1sico y el gobierno de Australia también  te la puede jugar, pero me gustaría que me comentases  que opinión te merece.
    Atentamente
    Santiago 
    si me quieres mandar un correo es el [email protected]
  2. en respuesta a steelman1234
    #19
    21/09/20 12:56
    Gracias, Steel, son por estas cosas por las que foreros cómo ustedes no deberían irse nunca.

    Tiene mucho mérito lo que hace. Lamentablemente su blog nunca será mass media (támpoco quiero decir que pretenda serlo) ya que seguirle no es nada fácil. Ya sabe que vivimos en la época de la inmédiatez y sus textos requieren lectura sosegada.

    Me ha gustado en general y en particular lo de que el medio de intercambio tiene que ser/tiende a ser en si mismo un lujo por tema de escásez y facilitad de almacenamiento.
  3. en respuesta a steelman1234
    #18
    21/09/20 12:49
    Yo leo tus articulos. Tengo claro que estamos en una burbuja y que las bolsas en máximos no pueden durar. Eso si, en una burbuja hay todavía posibilidades de inversión y de sacar beneficios. En 2003 era consciente de que estabamos en una burbuja inmobiliaria, que tardo cinco años en pinchar. En esos 5 años se sacaron beneficios. Ahora mismo estoy en eso ( y guardando unas monedas de plata que había en el desván). Una pena si dejas el blog, eres uno de los que me ha hecho ver que estamos en una burbuja. 
    Saludos
  4. en respuesta a Copex
    #17
    21/09/20 12:42
    Hola Copex. Gracias, pero esto es lo que no entiendo. 

    Ya he comentado cual es mi objetivo, ¿cómo puedo saber si estoy llegando, si no recibo contestación?. La idea de pertenecer a un foro es facilitar el intercambio de opiniones, contrastar argumentos y en función de las respuestas, modular las tesis de cada uno. 

    En cualquier caso, gracias, aunque me dejas sorprendido.

    Saludos.
      
  5. #16
    21/09/20 12:37
    De fracaso nada .... uno que representa a la mayoría silenciosa ... Que haber-los, hay-los y muchos. Además de leer tus aportaciones las reenvío a los colegas. Así que es difícil precisar el impacto real de tus artículos.
    Gracias.
  6. #15
    21/09/20 12:16
    Muchos te leemos y lo que escribes nos hace pensar y recapacitar en cosas que aunque las pensabamos considerabamos que eramos bichos raros por pensar asi.
    No pienses en absoluto en fracaso de ningun tipo, puesto que somos muchos los que te leemos.
    Un abrazo , y mi total apoyo.
  7. #14
    21/09/20 12:11
     
    El ser humano es, somos, así, ayer no existe, mañana ya veremos, lo importante hoy y que hay de lo mío, si pensamos en España y últimamente veo que se esta generalizando 

    La crisis no es a nivel global, preguntémosles a los chinos, es occidental, se resume en que se acabo la tarta o que más quieren su parte 

    Pero esto no es bueno ni malo, es la vida a veces para subir el siguiente escalón hay que retroceder y tomar impulso, en cada retroceso mas vigor, por eso avanza la humanidad, de no ser así todavía estaríamos en Altamira pintando bisontes 

    Y sigue que tus comentarios son muy interesantes 
  8. en respuesta a Zackary
    #13
    21/09/20 12:10
    Zackary, esta pieza la puse el otro día en "el final del sistema".

    Explica con claridad, que es un medio de intercambio de dinero y por qué el oro llegó a la cima. Y no, no fue por casualidad. El autor es uno de los más prestigiosos presidentes de la FED, en 1966. Se puede leer con deleite, hasta para un opositor al oro.

     
    Un antagonismo casi histérico hacia el patrón oro es un tema que une a los estadistas de todas las tendencias. Parecen sentir, quizás más clara y sutilmente que muchos defensores consistentes del laissez-faire, que el oro y la libertad económica son inseparables, que el patrón oro es un instrumento del laissez-faire y que cada uno implica y requiere al otro.

    Para comprender la fuente de su antagonismo, primero es necesario comprender el papel específico del oro en una sociedad libre.

    El dinero es el denominador común de todas las transacciones económicas. Es esa mercancía que sirve como medio de intercambio, es universalmente aceptable para todos los participantes en una economía de intercambio como pago por sus bienes o servicios y, por lo tanto, puede usarse como patrón de valor de mercado y como depósito de valor. es decir, como medio de ahorro.

    La existencia de tal mercancía es una condición previa para una economía de división del trabajo. Si los hombres no tuvieran alguna mercancía de valor objetivo que fuera generalmente aceptable como dinero, tendrían que recurrir al trueque primitivo o se verían obligados a vivir en granjas autosuficientes y renunciar a las inestimables ventajas de la especialización. Si los hombres no tuvieran medios para almacenar valor, es decir, para ahorrar, no sería posible ni la planificación ni el intercambio a largo plazo.

    Qué medio de intercambio será aceptable para todos los participantes en una economía no se determina arbitrariamente. Primero, el medio de intercambio debe ser duradero. En una sociedad primitiva de escasa riqueza, el trigo podría ser lo suficientemente duradero para servir como medio, ya que todos los intercambios ocurrirían solo durante e inmediatamente después de la cosecha, sin dejar valor excedente para almacenar. Pero cuando las consideraciones sobre la reserva de valor son importantes, como lo son en sociedades más ricas y civilizadas, el medio de intercambio debe ser una mercancía duradera, generalmente un metal. Generalmente, se elige un metal porque es homogéneo y divisible: cada unidad es igual que cualquier otra y se puede mezclar o formar en cualquier cantidad. Las joyas preciosas, por ejemplo, no son homogéneas ni divisibles. Más importante, la mercancía elegida como medio debe ser un lujo. Los deseos humanos por los lujos son ilimitados y, por lo tanto, los artículos de lujo siempre están en demanda y siempre serán aceptables. El trigo es un lujo en las civilizaciones desnutridas, pero no en una sociedad próspera. Los cigarrillos normalmente no servirían como dinero, pero lo hicieron en la Europa posterior a la Segunda Guerra Mundial, donde se consideraban un lujo. El término "bien de lujo" implica escasez y alto valor unitario. Al tener un valor unitario alto, un producto de este tipo es fácilmente transportable; por ejemplo, una onza de oro vale media tonelada de arrabio. pero no en una sociedad próspera. 

    En las primeras etapas de una economía monetaria en desarrollo, podrían utilizarse varios medios de intercambio, ya que una amplia variedad de productos cumplirían las condiciones anteriores. Sin embargo, una de las mercancías desplazará gradualmente a todas las demás al ser más aceptable. Las preferencias sobre qué guardar como reserva de valor se desplazarán hacia el producto más ampliamente aceptable, lo que, a su vez, lo hará aún más aceptable. El cambio es progresivo hasta que esa mercancía se convierte en el único medio de intercambio. El uso de un solo medio es muy ventajoso por las mismas razones por las que una economía monetaria es superior a una economía de trueque: hace posibles los intercambios en una escala incalculablemente más amplia.

    Si el medio único es oro, plata, conchas, ganado o tabaco es opcional, según el contexto y el desarrollo de una economía determinada. De hecho, todos han sido empleados, en distintas épocas, como medio de intercambio. Incluso en el presente siglo, dos productos básicos importantes, el oro y la plata, se han utilizado como medio de intercambio internacional, y el oro se ha convertido en el predominante. El oro, que tiene usos artísticos y funcionales y es relativamente escaso, tiene ventajas significativas sobre todos los demás medios de intercambio. Desde el comienzo de la Primera Guerra Mundial, ha sido prácticamente el único estándar internacional de intercambio. Si todos los bienes y servicios se pagaran en oro, los pagos grandes serían difíciles de ejecutar y esto tendería a limitar el alcance de una sociedad ''. s divisiones de trabajo y especialización. Así, una extensión lógica de la creación de un medio de intercambio es el desarrollo de un sistema bancario y de instrumentos de crédito (billetes y depósitos) que actúan como sustitutos del oro, pero son convertibles en oro.

    Un sistema bancario libre basado en oro es capaz de extender crédito y así crear billetes de banco (moneda) y depósitos, de acuerdo con los requerimientos de producción de la economía. Los propietarios individuales de oro son inducidos, mediante pagos de intereses, a depositar su oro en un banco (contra el cual pueden retirar cheques). Pero como rara vez es el caso de que todos los depositantes quieran retirar todo su oro al mismo tiempo, el banquero necesita mantener solo una fracción de sus depósitos totales en oro como reservas. Esto permite al banquero prestar más de la cantidad de sus depósitos de oro (lo que significa que tiene derechos sobre oro en lugar de oro como garantía de sus depósitos). Pero la cantidad de préstamos que puede pagar no es arbitraria:

    Cuando los bancos prestan dinero para financiar actividades productivas y rentables, los préstamos se liquidan rápidamente y el crédito bancario sigue estando disponible en general. Pero cuando las empresas financiadas con crédito bancario son menos rentables y tardan en pagar, los banqueros pronto descubren que sus préstamos pendientes son excesivos en relación con sus reservas de oro, y comienzan a restringir los nuevos préstamos, generalmente cobrando tasas de interés más altas. Esto tiende a restringir el financiamiento de nuevas empresas y requiere que los prestatarios existentes mejoren su rentabilidad antes de que puedan obtener crédito para una mayor expansión. Por lo tanto, bajo el patrón oro, un sistema bancario libre se erige como el protector de la estabilidad y el crecimiento equilibrado de una economía. Cuando el oro es aceptado como medio de intercambio por la mayoría o todas las naciones, un patrón oro internacional libre y sin trabas sirve para fomentar una división mundial del trabajo y el comercio internacional más amplio. Aunque las unidades de cambio (el dólar, la libra, el franco, etc.) difieren de un país a otro, cuando todas se definen en términos de oro, las economías de los diferentes países actúan como una sola, siempre que no haya restricciones. sobre el comercio o sobre el movimiento de capitales. El crédito, las tasas de interés y los precios tienden a seguir patrones similares en todos los países. Por ejemplo, si los bancos de un país otorgan crédito con demasiada libertad, las tasas de interés en ese país tenderán a caer, lo que inducirá a los depositantes a trasladar su oro a bancos que pagan intereses más altos en otros países.

    Aún no se ha logrado un sistema bancario completamente libre y un patrón oro completamente consistente. Pero antes de la Primera Guerra Mundial, el sistema bancario en los Estados Unidos (y en la mayor parte del mundo) se basaba en el oro y, aunque los gobiernos intervenían ocasionalmente, la banca era más libre que controlada. Periódicamente, como resultado de una expansión crediticia demasiado rápida, los bancos se prestaron hasta el límite de sus reservas de oro, las tasas de interés subieron bruscamente, se cortaron nuevos créditos y la economía entró en una recesión aguda, pero de corta duración. (En comparación con las depresiones de 1920 y 1932, las caídas comerciales anteriores a la Primera Guerra Mundial fueron realmente leves). Fueron las limitadas reservas de oro las que detuvieron las expansiones desequilibradas de la actividad comercial. antes de que pudieran convertirse en el tipo de desastre posterior a World Was I. Los períodos de reajuste fueron breves y las economías restablecieron rápidamente una base sólida para reanudar la expansión.

    Pero el proceso de curación se diagnosticó erróneamente como la enfermedad: si la escasez de reservas bancarias estaba provocando una caída empresarial, argumentaron los intervencionistas económicos, ¿por qué no encontrar una manera de proporcionar mayores reservas a los bancos para que nunca tengan que quedarse cortos? Si los bancos pueden seguir prestando dinero de forma indefinida, se afirmó, no será necesario que se produzcan caídas en los negocios. Y así, el Sistema de la Reserva Federal se organizó en 1913. Consistía en doce bancos regionales de la Reserva Federal que nominalmente eran propiedad de banqueros privados, pero de hecho estaban patrocinados, controlados y respaldados por el gobierno. El crédito otorgado por estos bancos está en la práctica (aunque no legalmente) respaldado por el poder impositivo del gobierno federal. Técnicamente, nos mantuvimos en el patrón oro; los individuos todavía eran libres de poseer oro, y el oro siguió utilizándose como reservas bancarias. Pero ahora, además del oro, el crédito otorgado por los bancos de la Reserva Federal ("reservas de papel") podría servir como moneda de curso legal para pagar a los depositantes.

    Cuando los negocios en los Estados Unidos sufrieron una leve contracción en 1927, la Reserva Federal creó más reservas de papel con la esperanza de prevenir cualquier posible escasez de reservas bancarias. Sin embargo, más desastroso fue el intento de la Reserva Federal de ayudar a Gran Bretaña que había estado perdiendo oro ante nosotros porque el Banco de Inglaterra se negó a permitir que las tasas de interés subieran cuando las fuerzas del mercado lo dictaban (era políticamente desagradable). El razonamiento de las autoridades involucradas fue el siguiente: si la Reserva Federal inyectara excesivas reservas de papel en los bancos estadounidenses, las tasas de interés en los Estados Unidos caerían a un nivel comparable con las de Gran Bretaña; esto actuaría para detener la pérdida de oro de Gran Bretaña y evitar la vergüenza política de tener que subir las tasas de interés. La "Fed" tuvo éxito; detuvo la pérdida de oro, pero casi destruyó las economías del mundo, en el proceso. El exceso de crédito que la Fed inyectó en la economía se desbordó en el mercado de valores, provocando un fantástico boom especulativo. Tardíamente, los funcionarios de la Reserva Federal intentaron absorber el exceso de reservas y finalmente lograron frenar el auge. Pero era demasiado tarde: en 1929 los desequilibrios especulativos se habían vuelto tan abrumadores que el intento precipitó una fuerte reducción y la consiguiente desmoralización de la confianza empresarial. Como resultado, la economía estadounidense colapsó. A Gran Bretaña le fue aún peor, y en lugar de absorber todas las consecuencias de su locura anterior, abandonó por completo el patrón oro en 1931. desgarrando lo que quedaba del tejido de la confianza e induciendo una serie mundial de quiebras bancarias. Las economías mundiales se hundieron en la Gran Depresión de la década de 1930.

    Con una lógica que recuerda a la generación anterior, los estatistas argumentaron que el patrón oro era en gran parte el culpable de la debacle crediticia que condujo a la Gran Depresión. Si el patrón oro no hubiera existido, argumentaron, el abandono británico de los pagos con oro en 1931 no habría causado la quiebra de los bancos de todo el mundo. (La ironía fue que desde 1913, no habíamos estado en un patrón oro, sino en lo que podría denominarse "un patrón oro mixto"; sin embargo, fue el oro el que tuvo la culpa). Pero la oposición al patrón oro en cualquier La forma -de un número creciente de defensores del estado de bienestar- fue impulsada por una idea mucho más sutil: la comprensión de que el patrón oro es incompatible con el gasto deficitario crónico (el sello distintivo del estado de bienestar). Despojado de su jerga académica, el estado de bienestar no es más que un mecanismo mediante el cual los gobiernos confiscan la riqueza de los miembros productivos de una sociedad para apoyar una amplia variedad de planes de bienestar. Una parte sustancial del decomiso se efectúa mediante impuestos. Pero los estatistas del bienestar reconocieron rápidamente que si deseaban retener el poder político, la cantidad de impuestos tenía que ser limitada y tenían que recurrir a programas de gasto deficitario masivo, es decir, tenían que pedir dinero prestado mediante la emisión de bonos del gobierno, para financiar los gastos de bienestar social a gran escala. Una parte sustancial del decomiso se efectúa mediante impuestos. 

    Bajo un patrón oro, la cantidad de crédito que una economía puede respaldar está determinada por los activos tangibles de la economía, ya que cada instrumento de crédito es, en última instancia, un derecho sobre algún activo tangible. Pero los bonos gubernamentales no están respaldados por una riqueza tangible, solo por la promesa del gobierno de pagar con los ingresos fiscales futuros, y los mercados financieros no pueden absorberlos fácilmente. Un gran volumen de nuevos bonos del gobierno puede venderse al público solo a tipos de interés progresivamente más altos. Por lo tanto, el gasto público deficitario bajo un patrón oro está severamente limitado. El abandono del patrón oro hizo posible que los estatistas del bienestar utilizaran el sistema bancario como un medio para una expansión ilimitada del crédito. Han creado reservas de papel en forma de bonos del gobierno que, a través de una compleja serie de pasos, los bancos aceptan en lugar de activos tangibles y tratan como si fueran un depósito real, es decir, como el equivalente de lo que antes era un depósito de oro. El tenedor de un bono del gobierno o de un depósito bancario creado por reservas en papel cree que tiene un derecho válido sobre un activo real. Pero el hecho es que ahora hay más reclamaciones pendientes que activos reales. La ley de la oferta y la demanda no debe ser engañada. A medida que la oferta de dinero (de reclamaciones) aumenta en relación con la oferta de activos tangibles en la economía, los precios deben aumentar eventualmente. Así, las ganancias ahorradas por los miembros productivos de la sociedad pierden valor en términos de bienes. Cuando la economía '

    En ausencia del patrón oro, no hay forma de proteger los ahorros de la confiscación a través de la inflación. No existe una reserva segura de valor. Si lo hubiera, el gobierno tendría que ilegalizar su tenencia, como se hizo en el caso del oro. Si todos decidieran, por ejemplo, convertir todos sus depósitos bancarios en plata o cobre o cualquier otro bien, y luego se negaran a aceptar cheques como pago de bienes, los depósitos bancarios perderían su poder adquisitivo y el crédito bancario creado por el gobierno no tendría valor como un reclamo sobre bienes. La política financiera del estado de bienestar requiere que los propietarios de la riqueza no tengan forma de protegerse.

    Este es el miserable secreto de las diatribas de los estatistas del bienestar contra el oro. El gasto deficitario es simplemente un plan para la confiscación de riqueza. El oro se interpone en el camino de este proceso insidioso. Se erige como un protector de los derechos de propiedad. Si uno comprende esto, no tendrá ninguna dificultad para comprender el antagonismo de los estatistas hacia el patrón oro.

    ###

    Alan Greenspan
    [escrito en 1966] 
    Saludos.


      
  9. #12
    21/09/20 12:05
    Buenos días,

    soy un novato absoluto en el mundo de la inversión y las finanzas, poco puedo aconsejar al respecto. Sigo puntualmente tus entradas en Rankia y en tu blog, que me ayudan a comprender este mundo financiero que para mi es un misterio. Tus reflexiones me son de gran ayuda.
    En cuanto a tu sensación de fracaso, te puedo decir que es difícil llegar a mucha gente cuando  se intenta comunicar una opinión incómoda o que pueda entenderse como desagradable. Es más sencillo mirar para otro lado.
    Por eso quiero transmitirte mi ánimo. Las tres potencias del alma según el Cristianismo son el Entendimiento, la Razón y la Voluntad. Tú entiendes la realidad desde la razón, por favor no desistas en la voluntad.

    Un saludo
  10. #11
    21/09/20 11:59
    Creo que a veces nos cansamos todos, pero sinceramente si lo dejas nos privarías de unos de los mejores textos que se pueden leer en castellano ahora mismo sobre economía . Animo y adelante
  11. en respuesta a steelman1234
    #10
    21/09/20 11:59
    Gracias a ti, Steel, el hecho de que no des recomendaciones específicas (de ningún tipo) hace más grande tus aportaciones desinteresadas.

    Entiendo lo que dices pero no iba por hay. Disculpa si digo tonterías pero mi nivel (y menos en oro, plata, materias primas) es simplemente inexistente. Dicho esto lo que yo "cuestiono" es la validez del oro cómo medio de intercambio. ¿Quién nos asegura que no cambian el medio de intercambio?

    Secundo totalmente que el dinero fiat es una engañifa, en lo que diferimos es en cómo protegerlo. A mi me gustan las cosas que tengan una utilidad (por eso me hice ingeniero jaja) cómo una casa, una tierra fértil, una fábrica, una empresa que fabrique cosas. No es que quiera sacarle dividnedos al oro, lo que me da miedo es que no le veo utilidad si algún día se decide que el nuevo medio de intercambio es cualquier otro bien físico. No me eche a los leones, simplemente piense que le he salido protestante. :-) (Póngame en el club ese de los de vieja reliquia bárbara)
  12. #9
    21/09/20 11:57
    Hola Steelman,

    Si te sirve de consuelo yo mantengo posiciones bajistas.

    De ti he aprendido cosas, yo creo que eres de los mejores rankianos.

    Y sobre su habilidad predictora, con todo respeto pero no hay ni un solo premio Nobel de economía que tenga ni idea de predecir nada relacionado con la bolsa. No te desanimes si no aciertas, la bolsa es un tema probabilístico y hay que buscar la ventaja con estrategias que intenten predecir lo menos posible.

    S2!
  13. #8
    21/09/20 11:39
    Creo que te precipitas una vez más... Y pienso que, probablemente, necesites de un descanso, menor o mayor, pero tus aportaciones son necesarias, independientemente de que llegues a más o menos gente. Eso no es lo relevante o no debería serlo.

    Y te voy a decir más: Algunos nos diferenciamos de los "charlatanes" porque no tenemos ningún problema en tocar temas polémicos y debatirlos.

    También es cierto que estamos en una Comunidad de inversores y, quizás, no sea el mejor lugar para dar a conocer nuestras inquietudes, pero como contrapartida tenemos que aquí predomina la tolerancia y la educación.

    Respecto al coloquio a mí me va a resultar imposible realizarlo. Con el "rollo" del Coronavirus ya tengo la agenda sobrecargada.

    Dicho todo esto, Antonio, toma un descanso si lo precisas y vuelve con las pilas recargadas.

    Un abrazo.
  14. #7
    21/09/20 11:23
    Para nada creo que su esfuerzo sea un fracaso, al revés, mucha gente le habra leido y recapacitado ante mucho del sinsentido de la política monetaria actual. y eso es un éxito

    Respecto a la incomprensión, cuando en otro foro y en este redacte el hilo Quiebra de España, se tacho de apocalíptico, que habría que comprar latunes o que el eurin o € del sur era una locura. Esa misma gente entro en pánico absoluto en Marzo.
    Italia ya fantaseo el verano pasado con crear una moneda paralela interna y cargarse el concepto del € (el BOT para uso impositivo interno). Y eso sin pandemia era mas peligroso de lo que parecía.

    Ahora mismo estamos en terreno ignoto en el tema monetario, sin inflación, el mercado inundado de dinero que no produce, solo da alas para subsistir y no quebrar, tipos negativos a cargo de los ahorradores... Cuanto sonara la música? Dejará de sonar?
    Eso es lo que no sabemos y es difícil de predecir.

    Aquí un lector atento que echara de menos su punto de vista. Espero sea solo un paso atrás y quizá nos obsequie con nuevas reflexiones aun cuando sea mas esporádicamente.
    Gracias


  15. en respuesta a Zackary
    #6
    21/09/20 11:16
    Gracias Zackary, pero no creo que mi objetivo sea aconsejar la mejor cartera.

    Respecto al oro (prefiero la plata), veo claro que no se entiende su función. El oro no es una inversión, es una protección. Su misión no es dar rentabilidad ni dividendos, solo tiene que estar para cuando haga falta. Es decir para cuando, el sistema  fiduciario-ponzi establecido por los BC, salte por los aires.

    Gracias por todo.

    Saludos.
  16. en respuesta a Ramonld
    #5
    21/09/20 11:11
    Gracias Ramonld.

    Rankia tiene cientos de miles de lectores. Llegar a 20-30-40 personas, que además probablemente ya estuvieran convencidos antes de leer una sola letra,  no se puede considerar un éxito precisamente.

    Lo que empiezo a detectar es hartazgo ante la repetición del mensaje. No quiero convertirme en un pesado con sus proclamas del fin del mundo, y llegados a este punto es mejor dejarlo.

    Tampoco me satisface el tener razón y pasar al "te lo dije", porque eso no beneficia a nadie. Las medidas hay que tomarlas  antes. Después todos los remedios son malos.  

    Saludos.
  17. #4
    21/09/20 11:09
    @steelman1234

    Es un lujo tener a alguién cómo usted por aquí, ¡no nos deje nunca!

    Entiendo que se muestre incomprendido pero ya sabe aquello de la viñeta:



    En mi caso, aún entendiendo lo que dice, digamos soy neofito en muchas cosas y aprender lleva su tiempo. Hace unas semanas me dió por leerme artículos pasados suyos y de algún otro forero cómo Fernandojcg y aprendí cosas cómo que era el COMEX.

    Luego está que cada uno tiene sus manías y -no me pegue por esto- soy ignorante y un poco Buffetiano en cuanto al oro. Si, he leido que se lleva usando cómo medio de intercambio 5000 años, ¿pero qué le vamos a hacer?, no le veo la utilidad ad-eternum de activos cómo una vivienda, una fábrica, etc

    Respecto a la locura de las cotizaciones actuales, estoy de acuerdo con usted, es prácticamente imposible encontrar algo comprable a estos precios y menos siendo un inversor particular "conservador".

    Por mi parte estoy en torno a un 50% invertido y un 50% en liquidez y esta es mi cartera (a excepcion de una posición que estoy construyendo y me reservo). Agradecería saber que le parece. Leyéndole respecto a lo de materias primas estoy pensando en bascular el AZ Managers al AZInternacional. También he pensado cargarme el Bestinfond por el cambio de gestor actual aunque el hecho de que estén basculando a growth y que no llevase nada de eso en mi cartera me tienta a darles 1 año y ver resutados.


    | Azvalor Internacional FI 12%
    | Azvalor Managers FI 12%
    | Bestinfond FI 13%
    | Cobas Global PP 8%
    | Cobas Selección FI 11%
    | Fidelity China Focus A-Acc-EUR 8%
    | iShares Asia Property Yield ETF USD A... 1%
    | iShares European Prpty Yld ETF EUR Acc 1%
    | Magallanes European Equity M FI 9%
    | Magallanes Microcaps Europe C FI 5%
    | Robeco Asia-Pacific Equities D € 8%

    Lo dicho, Steel, un lujo tenerle en el foro y poder aprender. 
  18. #3
    21/09/20 11:07
    Hola, sinceramente no creo que sea un fracaso el exponer tus tesis, y más cuando tienes la capacidad de presentarlas de forma adecuada y razonada.
    Es de agradecer poder leer tus artículos que no siguen la línea generar de "tirar palante" sin miramientos, que parece ser que es la única opción que entienden nuestros dirigentes, por mucho que delante tengamos el precipicio que unos cuantos intuimos desde hace mucho tiempo.
    Para mi es muy importante poder acceder a artículos que discrepen de la visión oficial de como vamos.
    Aún recuerdo que de pequeñín no entendía como el mundo podía funcionar a base de producir millones de barriles de petroleo, y siempre me decían que durante el transcurso de mi vida no me afectaría. Pues vaya si me va a afectar...
    Respecto al mercado, ya sabes que puede ser más tozudo en llevar la contraria a la lógica que el tiempo que un particular pueda aguantar su opinión sin dudar de todo, y creo que ahora mismo estamos en ese punto. Hace tiempo que hemos superado cualquier lógica en el comportamiento del mercado, y cuando más tardemos en aplicar criterios correctos, más dura será la corrección económica.

    Suerte, y te animo a que sigas publicando artículos.
  19. #2
    21/09/20 10:54
    Discrepo completamente aunque te entiendo. Quiero decir, de fracaso nada, porque somos muchos los que te leemos (aunque muy pocos participan, porque entre otras cosas, a veces, no tenemos nada que aportar, salvo la de agradecerte tu tiempo generoso y desinteresado). Somos muchos los que hemos tomado medidas (cada uno al alcance de sus posibilidades), siguiendo tus consejos, los de Fernando, los de Knownutting.... Somos muchos los que hemos intentado explicar lo que comentas  (tu y otros) a nuestros "amigos" y conocidos, con escasísimo éxito, en mi caso, no solo porque está argumentado de mil maneras y fuentes, sino porque es de sentido común. Todo en esta vida es una campana de Gauss. Nace, crece, llega al máximo, decrece y muere. Esta ley nos rodea (es la poesía de la prosa expresada en la segunda ley de la termodinámica) y es visible en todas partes.

    El problema es que quieres competir con los medios de manipulación de masas y estás en franca desventaja. Si tu mensaje llega a 1000, los MMM legan a cientos de millones. Y como decía el sabio Mark Twain, "Es más fácil engañar a la gente, que convencerlos que han sido engañados" .

    No te rindas. Por favor. Es como Reverte en su crónica semanal. Si dejáis de escribir, que será de nosotros, los de infantería.

    P.D. Mi corazón espera que no tengas razón pero mi cabeza sabe que la tienes...La realidad que se nos presenta es muy jodida...y aunque se esté preparado, no deja de ser jodida.

    ¡ANIMO! 

    - Si fijáis un encuentro, tengo el atrevimiento de decir que me gustaría unirme al menos como espectador.
  20. #1
    21/09/20 10:47
    en los próximos 20 años, alcanzaremos el 40%

    Me temo que, al paso que vamos, eso se va a cumplir antes de esos 20 años...

    Pero como dice el dicho: 

    Si tu mal tiene remedio, ¿por qué te preocupas?
    Y si no lo tiene, ¿por qué te preocupas?

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar