25

Desde hace varios años existe una corriente que ha ido adquiriendo una fuerza creciente y amenaza, tras las elecciones USA, con volverse incontenible. Con la excusa perfecta del calentamiento global (tras muchos años de perseverante esfuerzo propagandístico), que utiliza el hecho irrefutable de la elevación de temperaturas en la Tierra, la sociedad ha admitido la necesidad de un cambio radical.

Como siempre, es un elemento imprescindible buscar el malo de la película, las autoridades o mejor el estado profundo, entendido como los poderes en la sombra (familias, corporaciones, lobbies) que mueven los hilos de las decisiones más importantes, tomadas en los organismos oficiales como el FMI (entre muchos otros), eligieron al CO2 emitido por los combustibles fósiles, como el elemento fundamental a erradicar. La campaña iniciada por Al Gore en 2006, con su documental, ha continuado hasta nuestros días. 

 

A estas alturas resulta irrelevante comentar sobre el pico del petróleo (certificado temporalmente como Noviembre de 2018), porque la opinión pública está convencida de la necesidad de sustituir el petróleo, el gas y el carbón por las energías renovables. Desde este punto de vista el pico de la producción de petróleo ha sido defenestrado ante la importancia del pico de la demanda, que viene inducido por la transición a energías renovables.

 

Esta transformación es el pilar fundamental sobre el que se apoya el nuevo orden mundial. El cambio de combustibles fósiles a energías renovables no solo va a salvar el planeta, sino que va a proporcionar una nueva industria, una creación masiva de puestos de trabajo, un cambio radial en la mejora de la eficiencia y una proyección positiva del futuro del crecimiento mundial, al sustituir la tendencia a disminuir la producción de petróleo (y su repercusión directa en el crecimiento), por un crecimiento continuo e infinito, de las fuentes renovables, con su positiva aportación creciente al PIB mundial.

 

Los otros pilares para esta transformación fundamental, conocida como gran reinicio, son la revolución tecnólogica ( empresas como Apple con su posible aportación de internet via satélite, que revolucionará  el sector, Amazón, que ha cambiado el comercio mundial tras el coronavirus, Alphabet, con su innovación perenne en campos como las redes neuronales y la inteligencia artificial) apoyada por una revolucíón, todavía en proceso, del cambio de la moneda de papel por el dinero electrónico, con todo lo que ello conlleva de control exhaustivo  de la sociedad y los pagos electrónicos, junto con la posibilidad de imponer tasas a los depósitos (al no poder sacar el dinero físico de la cuenta).

 

El último pilar,  es la cohesión social, basada en la redistribución de la riqueza, con un sistema de impuestos mundial más justo, unido a la versión para el mundo de la TMM (teoría monetaria moderna). El funcionamiento de los BC que observamos desde 2008, ha llegado para quedarse. Las deudas no importan, los intereses tienden a cero y una marea de dinero, disponible de forma directa, desde la impresión de los BC, llegará para tapar todas las necesidades, sea deuda del estado o las corporaciones más importantes, sea financiación para crear una Renta Básica Universal accesible para todos los ciudadanos, sea la intervención en el mercado de bonos, para mantener los tipos en mínimos, mientras aporta liquidez al mercado, para evitar colapsos innecesarios por falta de compradores de bonos, con tipos incluso negativos.

 

La única pega que tiene esta transformación se ubica en USA y sus elecciones.

 

La victoria de Trump,  pondría muchas dificultades a la extensión de este nuevo orden mundial, ampliamente adoptado en Europa, China, Japón  y algunas de las naciones más importantes. El equipo de Trump, es partidario de la independencia energética basada en petróleo , gas y carbón, también prefiere la vuelta de los puestos de trabajo a casa, ante la ruptura de las cadenas de suministro tras el coronavirus y la mención al American First. Políticas que chocan frontalmente con los deseos manifestados, por ejemplo desde el FMI.

 

Por eso, me atrevo a afirmar que los demócratas ganarán las elecciones USA, para cerrar el círculo del nuevo orden mundial y poner en práctica inmediatamente, los planes de desarrollo que he relatado anteriormente. Todas las piezas encajarán en su lugar  y el estado profundo (no un país como USA hasta el momento o un sustituto como China) pondrá en marcha el nuevo orden mundial.

 

Ahora viene la pregunta que da pie a este artículo,

¿Es viable esta transformación?.

 

Supongamos que Trump, pierde y se pone en marcha el aparato para transformar el mundo.

En primer lugar hay que vencer el coronavirus. Vacuna, cura o nueva adaptación a la normalidad, supondrá el cese de los confinamientos y con el tiempo, una recuperación de los sectores afectados.

En segundo lugar, hay que ayudar a los parados, desfavorecidos, perjudicados por el cese de sus negocios, o cualquier afectado como el comercio minorista y los autónomos, mediante una RBU, que entregue una cierta cantidad, mientras la economía se recupera. A su vez, los estados deberán proveer unos presupuestos expansivos, para sostener la economía, lo que producirá fuertes y recurrentes déficit´s públicos. La deuda estatal y corporativa, también necesitará ayudas para mantener la solvencia y liquidez. Los países emergentes sufrirán sin duda y un nuevo plan Marshall será preparado, Todo este apartado recae sobre los BC y la emisión continua de dinero. A su vez, determinados países se verán obligados a vender sus bonos europeos y sobre todo americanos, para conseguir financiación en moneda "fuerte", puesto que sus propias divisas (lira turca, real brasileño, peso argentino) son muy "débiles". La FED deberá intensificar su compra, para mantener el control del mercado de bonos. 

En tercer lugar, la revolución renovable se deberá acelerar para eliminar la dependencia de los combustibles fósiles. También los BC deberán aportar ingentes cantidades de dinero para sufragar todo el cambio en infraestructuras, subvenciones al coche eléctrico, y financiación empresarial.

 

En cuarto lugar, una vez eliminado Trump, puede haber intentos de crear una moneda única mundial (en varias fases) para facilitar el control de la emisión de moneda. Este punto también ayudaría como excusa para una refundación, a la planificación a gran escala y en diferentes fases, del dinero electrónico. Aunque este punto presenta tantas discrepancias por muchas naciones, que no parece posible en los próximos años. 

 

Naturalmente estos puntos incrementarán las cantidad de dinero en circulación, con el peligro latente de generar inflación, cuando la economía comience su recuperación. La cantidad es tan grande que hoy día, ya existen muchos inversores que desconfían de este nuevo modelo, incluso antes de ponerse en marcha.

 

Los mercados de derivados son enormes y cualquier falla en determinado mercado, bonos o materias primas puede desembocar en un colapso repentino, que de nuevo, obligue a los BC a intervenir.

La crisis del coronavirus ha puesto en apuros de pago a millones de personas incapaces de hacer frente a hipotecas, préstamos personales o de empresa y la consecuencia que ya estamos viendo,  es una fuerte elevación de la morosidad bancaria , que junto a los reducidos márgenes, esta poniendo en el disparadero de la crisis, al sector bancario.  

 

 

La señal del fracaso de este nuevo sistema es la aparición de una inflación galopante. La razón de que todavía no veamos inflación es que para producirse necesitamos la combinación de dos factores. El crecimiento de la masa monetaria y el aumento de la velocidad de circulación del dinero (entre nosotros, sería la rapidez con que movemos de una mano a otra el dinero). La masa monetaria ha crecido una barbaridad, pero la velocidad del dinero, tiende a cero, debido a la saturación de deuda y la crisis. La creación de una RBU es la espoleta que genera inflación, al poner en manos de la gente, dinero para gastar inmediatamente.

 Para protegerse, los inversores avezados (solo unos pocos) han comenzado a requerir la compra de oro y plata física en el COMEX (sacrosanto lugar de control mediante derivados del precio del oro y plata). La deriva es tan fuerte que el oro ha roto máximos históricos, a pesar de estar en la fase inicial del movimiento de protección.

 

Un sistema basado en la emisión infinita de papeles (o dinero electrónico), tiene una base muy débil, como se ha comprobado numerosas veces en el pasado.

 

Mi conclusión ( y cada uno puede aportar otra distinta con argumentos) es que el sistema es inviable y provocará la última burbuja antes de estallar por los aires. La burbuja del oro y la plata.

La gran crisis ha comenzado (olvidar la broma de las bolsas en máximos históricos) y los gobiernos ya van a contrarreloj. Un cambio como este no puede esperar más allá de las elecciones USA. El crecimiento de la deuda ha entrado en fase exponencial y como todos sabemos, la curva es explosiva e imposible de mantener durante mucho tiempo.

 

Sé que mucha gente está esperando una corrección de las bolsas para entrar, pero esta vez hemos ido demasiado lejos para solucionar la burbuja con una corrección del 20 o 30% y a comenzar un nuevo ciclo. Desde mi punto de vista es el final de un ciclo, marcado por el descenso de los tipos de interés desde 1980 y el abuso , hasta posiciones aberrantes, de la emisión sin control de dinero por parte de los BC, para tapar todos los agujeros. La burbuja que es imposible parar y ha sido provocada por los propios BC es la burbuja de los tipos de deuda. No puede ser, que coincidan en el tiempo, deudas en máximos históricos y tipos negativos, porque premiar al manirroto con unos increíbles tipos negativos, propicia la irresponsabilidad  y fortalece un sistema zombi. Es simplemente contradictorio e inconsistente con el mantenimiento del sistema vigente durante los últimos cien años. Seguir con el procedimiento de la emisión infinita de dinero por parte de los BC para mantener funcionando el sistema mientras se realiza la tranformación o el reinicio, solo conseguirá ganar tiempo, hasta que la curva de la deuda explote. Y esa explosión no se arregla con una corrección como la vivida en Marzo-2020, aunque le pongamos el nombre de nuevo orden mundial. 

 

Saludos.

 

PD. En este análisis no tengo en cuenta la escasez de recursos, porque una cosa es el inicio de la crisis, por abuso de la emisión de moneda y la deuda gigantesca y otra, la continuación mediante el decrecimiento, por menores inversiones que reducen la producción de elementos vitales. La relativa escasez de algunos elementos como el cobre, níquel, plata, que necesitarán mayores inversiones ante la caída de la concentración de sus minas y el menor número de descubrimientos, proporciona una caída de la producción que se realimenta al incidir sobre un menor consumo provocado por la crisis financiera. Romper este circulo vicioso, requeriría de mayores inversiones, pero la pérdida de control de la moneda fiduciaria impediría durante años (hasta crear un nuevo sistema) conseguir fondos suficientes.

Las crisis sistémicas como puede ser esta, requieren de mucho tiempo hasta que se resuelven.

 

 

      

 

  1. en respuesta a steelman1234
    #25
    01/09/20 22:40
    Muchas gracias Steelman por tu inestimable aporte
  2. en respuesta a Alex264
    #24
    31/08/20 14:34
    Mientras las bolsas americanas estén en máximos , lo mejor es la liquidez.

    Fondos de renta fija no son aconsejables por la rentabilidad-riesgo negativa, fondos de renta variable, a no ser que inviertan en mineras de metales preciosos, tienen un considerable riesgo y fondos monetarios, apenas rentan, con la posibilidad siempre presente de devaluación en su divisa, incluso un posible corralito.

    Y recordar que las burbujas no explotan cuando nosotros queremos, sino cuando terminan por explotar, aunque sea de perogrullo.

    Saludos. 

    PD. Lo han puesto muy difícil con la represión financiera. Antes si los fondos de bolsa estaban caros te podías refugiar en la renta fija y viceversa. Incluso, los monetarios rentaban algo, pero ahora parece un juego de jaque mate.  
  3. en respuesta a steelman1234
    #23
    31/08/20 14:23
    Muchas gracias Steelman.

    Queda claro. Sólo el tema cash/liquidez con fondos, recomiendas algún fondo?

    Gracias

    Alex
  4. en respuesta a Alex264
    #22
    31/08/20 12:33
    Hola Alex264.

    Como te puedes imaginar aconsejar sin tener la bola de cristal es muy difícil.

    Nos tenemos que guiar por las declaraciones de personas influyentes como el presidente de la FED, por los indicadores que vamos observando y por una cierta intuición procedente de una amplia experiencia en los mercados (aunque lo visto desde 2008, desvirtúa muchos análisis clásicos).

    La economía mundial está destrozada. Turismo, aviación, comercio han sufrido una onda de choque, que ha colocado el PIB mundial en su peor año desde la gran depresión (si descontamos la II guerra mundial).  La solución al desplome ha sido la inyección de dinero por parte de los BC.

    La declaración de Powell en Jackson Hole señala la tendencia de la FED hacia una mayor permisividad con la inflación, mientras mantiene los tipos cerca de cero.

    Las bolsas, sobre todo el Nasdaq, claramente sobrevaloradas.

    La conclusión respecto de lo que preguntas sería.

    Oro y plata físicos. Tendencia claramente alcista. Deben estar en cartera (si es posible en físico) en una parte muy importante como protección ante una posible devaluación del sistema fiduciario.

    Bonos. Mejor estar fuera. Inflación con bonos tipo cero o cerca de cero, no es lo mejor por razones evidentes.

    Bolsa. Excepto mineras de materias primas y empresas de valor, mejor estar fuera. Valores de crecimiento muy sobrevalorados.

    En general vivimos una burbuja enorme en el mercado de bonos y una fuerte sobrevaloración (me atrevo a decir que una clara burbuja) en la bolsa, sobre todo el Nasdaq. Lo que no quiere decir que las bolsas sigan engordando la burbuja, desesperando a los que esperan comparar más abajo.

    No aconsejo cortos, por lo de los mercados irracionales más tiempo de lo que nuestro bolsillo puede aguantar.

    Saludos.   
  5. en respuesta a steelman1234
    #21
    31/08/20 12:09
    Antonio, un articulo muy interesante y que en lo que respecta a la dimensión del covid, el amigo Francisco LLinares puede aportar mas datos y con mas profundidad, (creo que está haciendo una recopilación). Los que no sabemos de medicina nos tenemos que guiar por la fría estadística.
     https://www.mscbs.gob.es/estadEstudios/estadisticas/estadisticas/estMinisterio/IND_TipoDifusion.htm 
    Y que cada uno saque las conclusiones.
    Saludos

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar