¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

Oikonomía: Economía de "andar por casa"

Blog de Fernando Esteve y José Manuel Rodríguez, profesores de Teoría Económica de la UAM.

El "caso" del casoplón de los señores de Iglesias-Montero y el problema de la naturaleza humana

Uno de los asuntos más debatidos desde siempre en el terreno de las Humanidaes y de las "Ciencias" Sociales es el de las características de las motivaciones que animan a los seres humanos a lo largo de la dimensión egoísmo-altruismo. A grandes rasgos se puede decir que, a este respecto, hay tres posturas enfrentadas.

 

Por un lado están quienes sostienen que los seres humanos son genéticamente, por "naturaleza", individualistas y profundamente egoístas, de modo que cada uno persigue su propio interés sin tener en cuenta las más o menos afortunadas o desafortunadas consecuencias que de su comportamiento se sigan para el resto. Cierto que ese egoísmo sustancial de los seres humanos no es enteramente  excluyente, y así los individuos a veces actúan de modo altruísta hacia "otros", aunque ello les suponga un coste personal. Esos "otros" son sus descendientes directos, los objetos y receptores de sus sentimientos amorosos,  sus decendientes indirectos y sus amigos (por este orden, normalmente).   Leer más

La "narcoautonomía" catalana. El nacionalismo catalán como droga adictiva.

              Envueltos como estamos en el incesante torbellino político, social y económico que está provocando el turbulento desenvolvimiento del “procés” independentista catalán sorprende un tanto el que pese a que no faltan estudios acerca de las consecuencias económicas del mismo en el presente y de sus posibles efectos futuros caso de que logre llevarse hasta su final  y la independencia de Catalunya acabe siendo  una realidad, sí se echan de menos sin embargo argumentos o explicaciones de tipo económico o economicista acerca de las raíces o fundamentales del propio “procés” en sí, es decir, acerca de la evolución y lógica del  comportamiento nacionalista.

          Una evolución que ha llevado a gran parte de la población nacionalista catalana a transitar a lo largo de una escala de creciente intensidad nacionalista, desde posiciones de baja intensidad del tipo de  florclorismo localista ("mi tierra es la mejor"), hasta el nacionalismo más extremo insultante,  excluyente y separatista ("los otros son inferiores e inmorales  y hay que alejarse/separarse de ellos"), pasando por niveles intermedios como el  patriotismo moderado y el nacionalismo más o menos inclusivo ("me siento catalán pero también -algo, bastante o mucho - español") . Al análisis de la lógica de ese proceso de continua y creciente polarización o radicalización se dedican las siguientes páginas.   Leer más

La lógica oculta de la política de empleo (y de la política económica en general)

                Uno de los supuestos centrales de la Economía que se les enseña a los estudiantes en las facultades de Economía de nuestro país (siguiendo en ello lo que se hace “fuera”, que como es bien sabido, siempre es mejor y más moderno)  es el supuesto que de salida se establece por el que se afirma  que el objetivo de las economías de mercado es el pleno empleo de los recursos productivos.

           

          Así, no se tiene el menor empacho en sostener –desde el enfoque del llamado pensamiento neoclásico hoy más que dominante, auténticamente dictatorial- que el pleno empleo es el objetivo intencionado, deseable y automático del funcionamiento de los agentes e instituciones económicas en los mercados, siempre que nadie (o sea, los estados, los sindicatos o los bancos centrales) “meta sus sucias manos” en tan delicados aunque estables y robustos mecanismos de asignación de recursos. La política de empleo a hacer según esta interpretación de la realidad económica, estaría clara: no hacer nada (el famoso laissez faire, laissez passer) y, en todo caso, la actuación en defensa de la competencia.   Leer más

La Secuencia de Helmut Schmidt

LA SECUENCIA DE SCHMIDT

Fernando Esteve Mora


Nunca fue Felipe González muy dado a filosofías. Era un político, un hombre de acción. Por eso cabe imaginar el alivio que debió sentir cuando en el congreso de Suresnes en 1974, el PSOE abandonó el marxismo como guía de sus programas y sus políticas.

No le faltaba algo de razón si se tiene en cuenta que por aquellas fechas el marxismo había devenido en gran medida en escolástica diversión de intelectuales ociosos. Ahora bien, como es sabido, la Naturaleza aborrece al vacío, por lo que el hueco dejado en el cerebro de González por el marxismo, sobre todo por la economía marxista, requería ser reocupado por otra modelización económica no-marxista o, mejor aún, claramente antimarxista. Es dable imaginar que a esa tarea de “relleno” mental se dedicasen con esmero, quizás en clases particulares en tardes perdidas, quienes más adelante serían sus ministros en materia económica, Miguel Boyer y Carlos Solchaga, que inaugurarían así esa tradición de dar clases particulares a políticos que luego han continuado otros economistas como Jordi Sevilla con Zapatero o Xavier Sala-i-Martín con Artur Mas y Carles Puigdemont.   Leer más

La Trampa de Tucídides y el euro

Existe un acuerdo unánime de que China está en su fase ascendente en la escala del poder económico y militar. Menos acuerdo hay respecto a la cuestión de si la hegemonía norteamericana está ya en declive. En cualquier caso, el escenario geopolítico en las próximas décadas se augura complejo y marcado por esa doble circunstancia. Hay quienes anticipan el riesgo de que el mundo se vea abocado a lo que se conoce como Trampa de Tucídides y, al igual que Esparta ante el ascenso de Atenas desencadenó una guerra preventiva -la Guerra del Peloponeso-  antes de que la expansión de su rival amenazara su hegemonía, EE.UU. haga lo mismo con China. Hay quienes, por el contrario,   prevén un futuro pacífico definido por una hegemonía compartida chino-americana. Sea cual sea ese futuro, lo que parece hoy por hoy claro es que en su construcción la Unión Europea  nada parece contar. Europa es hoy por hoy un convidado de piedra en la escena geopolítica mundial.   Leer más

Marx, la idiotez de la vida rural y los resultados de las elecciones catalanas del 21D

Vistos los resultados de las elecciones autonómicas celebradas ayer en Cataluña, uno no puede sino recordar lo acertado de la opinión que K.Marx y F.Engels expusieron en el Manifiesto Comunista acerca de las diferencias entre el mundo rural y el mundo urbano. Como es de sobra conocido, dentro del increíble panegírico que se hace en el Manifiesto a las revoluciones de todo tipo (políticas, económicas, sociales y culturales) que ha traído consigo la burguesía, sorprende la alabanza de una de ellas, una que  es de tipo -digamos- que "intelectual", cual es la revolucionaria alteración de la relación de poder entre la ciudad y el campo, entre el mundo rural y el urbano que se produce con el ascenso social de la burguesía.

 

En efecto, Marx y Engels dicen textualmente: "La burguesía ha sometido el campo al dominio de la ciudad, ha incrementado en alto grado la población urbana en proporción a la rural, sustrayendo así una parte considerable de la población al cretinismo de la vida rural". Más claro, agua. Para Marx y Engels, uno de los efectos de la revolución industrial y urbana es un avance intelectual (de "coeficiente de inteligencia" podríamos decir) que se plasma en la disminución del peso en la sociedad de lo que ellos definen como  "la idiocia de la vida rural" (como aparece esta misma frase, en vez de usar la palabra cretinismo, en otras versiones del Manifiesto).   Leer más

La "banda" de los seis: los "gurús" económicos del procés

Fueron muy celebradas y, para muchos entre los que me cuento, incluso reídas, las declaraciones de don Artur Mas y de don Oriol Junqueras  en las que aseguraban a sus fervientes audiencias que no había que tener miedo a que la independencia de Cataluña desencadenase una "huída de capitales". Las risas provenían del hecho de que no ha habido que esperar a que ese tectónico acontecimiento sucediese para comprobar su falsedad, que el simple y abortado desarrollo del procés ha sido suficiente para desencadenar el cambio de sede social de más de 3000 empresas catalanas, por el momento, la mayoría medianas y grandes empresas. Y muchas de las que se han quedado ya han amenazado con su salida, caso de que el procés, como un zombie político, vuelva tras las próximas elecciones del 21-D.   Leer más

El bitcoin no es dinero

Uno de los mejores artículos que jamás he leído sobre Economía Monetaria se titula "Las dos tríadas" y fue escrito allá por 1966 por el Premio Nobel, John Hicks, uno de los escasos economistas de la escuela neoclásica que para mí es más que respetable. Se trata , pues, de un clásico. En ese artículo, Hicks pone en relación la tríada de funciones que desde siempre definen "funcionalmente" (valga la redundancia) al dinero con la tríada de  motivaciones que John Maynard Keynes señala que estarían detras de la demanda de dinero.

 

Empecemos con la primera de ellas. Definir el dinero no es cosa fácil. Creo recordar -pero recuerdo mal, como una amable comentarista me lo ha indicado- que Marx decía que era un asunto que había hecho perder la cordura a más gente que el amor. Así que, no teniendo una definición esencial  de lo que es el dinero, es decir, una definición de qué es en el dinero que sea aceptada por todo el mundo  (recuerdo aquí la bella definición del filósofo Agustín García Calvo, que definía el dinero como "el nombre de todas las cosas", que a mí me gusta mucho pero que a uno de mis profesores, Ernest LLuch, le parecía insuficiente), los economistas usan de una definición "funcional", según la cual es dinero lo que sirve o funciona como dinero.   Leer más

El cupo vasco: ¿Un cupo para capos?

Los estudiantes de Economía aprenden nada más empezar sus estudios que los intercambios, o sea, el comercio, si es libre y voluntario, es beneficioso tanto para compradores como para vendedores. Y eso sucede incluso en el caso de que no haya muchos vendedores en un mercado, sino que también ocurre cuando sólo hay uno, un monopolista. Cierto que, en este caso, el único vendedor se aprovechará de su posición ventajosa en el mercado (al no tener competencia) para cobrarle un precio más alto a los compradores por sus productos, pero aún en ese caso, algo sacarán los compradores si aceptan comerciar con el monopolista voluntaria y libremente.

 

Por eso, la alternativa "la bolsa o la vida" que un ladrón armado con una pistola "plantea" a su víctima, pese a que pueda parecer que le "ofrece" la posibilidad de una elección libre, de un intercambio voluntario, no lo es, pues no es  un intercambio voluntario, sino forzado. Es, más bien, la expresión del poder coercitivo de un agente -el atracador- sobre otro -su desafortunada víctima-, disfrazado eso sí como elección libre. La misma calificación puede darse de la "venta" de protección que "ofrecen" los capos mafiosos a sus desventurados "clientes", que "voluntariamente" les compran lo que ellos les venden: una "protección" cuya "necesidad" crean ellos mismos con sus amenazas más o menos soterradas.   Leer más

El síndrome del "charnego"

La verdad es que el "problema catalán" se está revelando como una fuente inagotable de temas a los que hacer frente desde el punto de vista de la Economía. Está sirviendo de caso práctico, casi de expermiento de laboratorio, para quienes praticamos de foma  modesta una aproximación a la realidad desde la Economía. En esta entrada le va a tocar salir a la "palestra" a la llamada Economía del Comportamiento, esa suerte de matrimonio intelectual entre la Psicología Cognitiva, la Psicología Social y la Economía.

 

La cuestión a tratar en esta entrada va a ser el comportamiento de los llamados "charnegos" de Cataluña al respecto del procés independentista. Por charnegos se entiende aquellos residentes en Cataluña de origen español no catalán. La "charneguidad" sería una característica "relativa" no absoluta, de modo que serían charnegos "puros" los nacidos en Andalucia, Extremadura y Murcia, que fueron los que constituyeron la gran mayoría de quienes emigraron a Cataluña en las décadas finales del siglo pasado. Serían menos charnegos o charnegos "impuros" en grado descendente, los nacidos en Madrid, las dos Castillas y León, y los de origen norteño. Los vascos residentes en Cataluña no serían charnegos.    Leer más


Sitios que sigo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar