14
Me ha gustado mucho la iniciativa de @salva-marques comentando nuestras ventas más dolorosas en el foro de bolsa. Resulta bastante curioso (¿o no tanto?) que la mayoría de las veces son operaciones con beneficios, típicamente vender demasiado pronto y luego que siga subiendo una burrada, cosa en la que caemos demasiadas veces. Tan es así que en Marzo, cuando escribí ¡Hora de ser avariciosos!, terminé el post diciendo:
Pero las compras son sólo la mitad de la jugada... para ganarle, además de comprar, hay que aguantarlas. A ver cómo llevo la tentación de vender para hacer alguna operación a corto plazo... más allá de lo dicho en el párrafo anterior (para incrementar la beta en caso de caídas), mi intención es no vender nada en mucho tiempo; a ver si lo consigo!
Y las buenas noticias son que de momento lo he conseguido; no he vendido ni una sola acción desde entonces (aunque sí algunos derechos), y los resultados han sido muy positivos, pasando de un año malísimo a estar en positivo en 2020; comiéndome las caídas de Repsol e IAG, sí, pero también las subidas de Apple o MTY Food.

Pero esto es un comportamiento aprendido tras más de dos décadas invirtiendo; mi venta más dolorosa, que ya mencioné de pasada en el podcast que me hizo Juan Such, fue exactamente la típica operación de vender antes de hora. Y ya hace mucho de aquello...

Muchos no conoceréis que en la bolsa española cotizaba una empresa que se llamaba Aceralia; yo la compré a 9 € allá por el 2000-2001, porque estaba barata, y se tiró como un año con la cotización estancada, y de repente empezó a subir y vendí. Como suele pasar en estos casos, Aceralia siguió subiendo, y días después salió la noticia de una fusión con la luxemburguesa Arbed y la francesa Usinor, para crear Arcelor, el nuevo gigante europeo del acero, con una valoración de Aceralia muy por encima de su cotización de mercado. Obviamente la subida era porque había mucha gente con información privilegiada comprando a manos llenas, mientras la CNMV miraba al tendido, como suelen hacer...

La fusión se realizó, y las acciones de Aceralia se canjearon por acciones de Arcelor en condiciones muy favorables: 4 Arcelor por cada 3 Aceralia, y Arcelor salía a 13,65, lo que equivalía a Aceralia a 18,2... pero además Arcelor siguió subiendo y subiendo, hasta que en 2006 y tras una guerra de OPAs, Mittal acabó comprando Arcelor a 40,37 para fusionarse en Arcelor Mittal, precio que equivale a 53,83 por cada acción de Aceralia

Pero no acaba aquí la historia... tras la fusión, Arcelor Mittal salió cotizando a 54, pero aún siguió subiendo otros dos años, hasta 136.

Y yo había aguantado un año en cartera las Aceralia a 9, y las vendí con una subida mínima "para recomprarlas cuando volvieran a 9"... 😞

¿A que os ha pasado también alguna de estas?

PD: Mi segunda venta más dolorosa también fue con beneficios... pero a diferencia de estas, no me precipité en la venta, sino que aguanté como un campeón y me hice el recorrido completo. ¿El problema? Que era una operación en corto, y operando en corto nunca se gana más del 100%; le saqué un 85%, pero si hubiera hecho el mismo recorrido al revés, habría ganado un 600%. Detalles en A veces pierdo, pero... si gano, gano (o lo bueno de estar largo).

PD2: La CNMV debería haberle metido un buen paquete a los que compraron Aceralia con información privilegida. "La CNMV debería"... es como empiezan frases en donde se habla de cosas que querrías que pasen pero al final no pasan. Es un aviso a navegantes, especialmente a los que están afectados por la OPA de exclusión a precio ridículo en Barón de Ley; "La CNMV debería"... pero lo más probable es que no. Y ojalá no sea el caso, porque realmente "debería", pero mi experiencia no invita al optimismo.
  1. #15
    13/12/20 21:30
    Mi mayor perdida fue la compra de 7 bitcoins a 90 USD (el USD a 1,40) y venderlos a 300... No digo nada más
  2. #14
    23/11/20 12:16
    En mi caso compré Smurfit Kappa que venía bajando fuertemente durante la crisis del 2.008 debido a la gran deuda que tenía. La compré a 1, 68 € y en 2 meses se puso a 5 € y las vendí. Un 200% de beneficio muy rápido y con bastante dinero invertido en ella.
    Esta acción ahora está a unos 32 €... Un 20 bagger podría haber sido.
    Me faltó experiencia, calma y conocimiento.
  3. #12
    19/11/20 11:52
    Hola fernan, me encanta tu blog, me veo reflejado en un monton de cosas que escribes, lastima que mayoritariamente sean las malas, pero , es logico que despues de bastante tiempo mirando una accion que esta parada o bajando, cuando recuperas, lo primero que se te viene a la cabeza es venderla, sobre todo si desde que la compraste no a hecho mas que bajar, asunto diferente es si estas en ganancias, aqui si que tenemos todos mas paciencia.
  4. #11
    13/11/20 07:28
    A mi me pasó con Mongo DB. Compré en su día a 30€/a sabiendo que tenia mucho futuro, y así fue porque al final del siguiente año estaba por 90€/e. Mi error fue rallarme y pensar que iba a caer porque a Trump le estaban saliendo muchos granos en las noticias e ingenuamente mi mente creyó que se caería de la Casa Blanca..jaja. Esto era 2018. El caso que vendí a ese precio y no paró de subir. Ahora ronda los 240€/a....
  5. #10
    12/11/20 21:06
    La frase "la CNMV debería" es una Ley física. Casi empata en grado de certeza con del segundo principio de la termodinámica.
  6. #9
    12/11/20 18:18
    Me ha resultado muy interesante esto de las ventas dolorosas. Todos los que invertimos lo hemos experimentado. Aporto mi experiencia, por si le sirve a alguien. Sobre todo, para evitar ese "dolor". En mi caso, el verano pasado vendí dos posiciones de empresas de regalías de oro con pingües beneficios (aproximadamente un 70% de ganancia en una y un 50% en la otra). Estaba exultante. Pero durante las semanas posteriores vi con dolor cómo seguían subiendo y subiendo hasta alcanzar niveles de +120% respecto a mis precios de compra. "¿No podías haber esperado un poco más después de haberlas tenido en cartera años?", me dije.

    Sin embargo, el dolor fue limitado, tanto en duración como intensidad. ¿Por qué? Pues porque esas ventas respondían a un plan. Un plan que tenía concebido y que estaba ejecutando a rajatabla hasta alcanzar el objetivo. El que me enseñó a jugar al ajedrez hace décadas me enseñó que no puedes afrontar una partida a lo bobo; siempre hay que tener un plan. Y eso no solo vale, sino que es imprescindible en una partida de ajedrez, en la vida y, por supuesto, en las finanzas. Tienes que tener un plan general y otro particular para cada activo de tu cartera. Toda compra tiene que tener un "por qué" y un "para qué".

    En mi caso, hace años que vengo practicando aquello de "vende en mayo y sal del mercado". No es que no mantenga valores todo el año o que deje de comprar en otros meses. Pero sí es cierto que mayo suele ser un momento álgido de valoración de las empresas (olvidemos 2019). Otro aspecto que no todos los inversores tienen en primer plano es el fiscal. Yo procuro equilibrar ganancias y pérdidas a lo largo del año para hacer un ni-pa-ti-ni-pa-mí con Hacienda en la declaración de la renta. Hay muchos por ahí que solo venden cuando ganan y se dejan las pérdidas en cartera "por si remonta" y luego viene hacienda y les hace un 19/21/23 sobre las ganancias.

    Pues bien, mi plan para 2019 era compensar las pérdidas pendientes de 2018 y eliminar cartera podrida. De manera que decidí qué pérdidas iba a acumular para decidir cuánta ganancia necesitaba. Ya había hecho algunas ventas positivas a principios de año (menos mal que lo de mayo este año lo adelanté a febrero). A eso hay que añadir una jugadita que me salió bien con INDRA. Calculé lo que me faltaba y las cuentas me salían vendiendo las dos acciones que menionaba al principio. Así que a principios de julio ya tenía el objetivo principal del año cumplido. Obviamente, si hubiera previsto que esas dos acciones iban a subir tanto después de mi venta, hubiera aguantado más, pero la satisfacción del plan ejecutado y del objetivo cumplido es muy superior al dolor de haber podido ganar más. Yo ya tengo cubiertas todas las pérdidas de este año y las que tenía pendientes de declaraciones previas, y aún tengo ganancias, con lo que soy yo el que tiene el control de aquí al final del año para decidir qué vendo de lo que va perdiendo, según evolucionen las cosas.

    Ten siempre un plan. Por supuesto, no tiene por qué ser estático; puedes optimizarlo y evolucionarlo con la experiencia que acumules. Puedes tener un plan A, un plan B y hasta un plan C. Y, si te va mal, cambiálo. Analiza en qué has fallado y modifica el plan o créate uno nuevo. Pero ten siempre un plan. 

    Besos, salud y ganancias para todos.
  7. #8
    04/11/20 20:09
    A mí me pasa con Aena, he tenido que salir de manera my dolorosa y estoy esperando a que pase todo esto y entonces volveré a entrar
  8. en respuesta a Hispanofondista
    #7
    03/11/20 10:57
    Yo la compré porque me parecía buena, y la vendí porque había subido... por eso la meto como "mi venta más dolorosa". Si el fallo hubiera sido que me parecía que la empresa era mala y por eso vendí, no me habría resultado tan dolorosa... 

    En Grifols p.ej. no me dolió perderme la subida, porque nunca creí en ella (lo que obviamente ha sido un fallo mío), pero en Apple sí que me fastidia no haber comprado hasta hace dos años, porque ya sabía que era buena hace mucho más.
  9. en respuesta a Fernan2
    #6
    03/11/20 10:46
    De acuerdo en que no hay que vender una buena empresa simplemente porque haya subido ni comprar basura simplemente porque haya bajado, pero ¿era Aceralia una excelente empresa cuando la vendiste? desconozco lo que fueran las acereras hace 20 años, pero hoy sin duda son empresas cíclicas en las que puede ser peligroso quedarse mucho tiempo invertido.
  10. en respuesta a Hispanofondista
    #5
    03/11/20 10:34
    De hecho con las empresas que van mal, como Santander o Telefónica, el problema es comprarlas porque bajan, no venderlas porque suben. Justamente mi anterior post era un ejemplo de esto: Intel va mal, no compraría aunque haya bajado.
  11. en respuesta a Hispanofondista
    #4
    03/11/20 10:30
    El problema es vender una empresa que va bien porque sube, no vender estas basuras que comentas. Cuando vendes Santander, haces bien, porque los bancos son una inversión apestada; cuando vendes Telefónica haces bien, porque desde hace muchos años está sobreendeudada y demasiado apalancada, y eso es malo.

    Pongamos el ejemplo con una empresa que va bien, como Inditex; pudiste haberla vendido a 35, y hoy está a 21, así que habría sido buena idea venderlas, ¿verdad?

    Mmm...

    Para empezar, fíjate que cuando una empresa que va bien cae, no cae tanto; Inditex ha caído menos del 50% desde máximos, no es como Telefónica o Santander.

    Y luego, pues en este caso habría salido bien vender, pero por evitarte una vez perder un 30%, te juegas quedarte fuera de una subida de un 100%, 300% o lo que sea; con que tengas una Apple o Amazon en tu cartera, la estrategia de "no vender empresas que van bien" te asegura el éxito a nivel de la cartera, aunque haya algunas posiciones en donde no haya salido bien.
  12. #3
    03/11/20 09:47
    Pues sinceramente, este tipo de historias para mí que aportan bien poco. Lo único que podías saber cuando vendiste es que tenías buenos beneficios ¿cómo demonios ibas a saber que seguiría subiendo y que multiplicaría por 10? de sobra sabemos que si lo hubieras sabido no solo no hubieras vendido sino que hubieras invertido todo tu dinero en esas acciones.

    Pongamos por caso que hubieras vendido Telefónica a 18 euros o Santander a 14 euros ¿también habrían sido ventas dolorosas? ¿siempre es precipitado vender en bolsa?
  13. #2
    02/11/20 10:26
    Con todos mis respetos ,solo hay que seguir la Tendencia y tener claro que nunca se va a comprar abajo y nunca vas a vender arriba, si la TENDENCIA vuelve a ser alcista ...pues se vuelve a comprar.
  14. #1
    01/11/20 23:05
    Excelente post con mucho conocimiento concentrado.