Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Invertir en Bitcoin: cómo, cuándo y dónde

Invertir en Bitcoin no es una operación compleja, aunque encierra más riesgos de los que puedas imaginar a priori. A continuación, te exponemos cómo, cuándo y dónde puedes realizar esta inversión.

Invertir en Bitcoin

Muchos ahorradores e inversores particulares ven interesante a Bitcoin como inversión, bien sea a corto, medio o largo plazo. Los motivos son diversos:

  • Tiene una fuerte volatilidad en los mercados, lo cual provoca que tenga un gran potencial de rentabilidad a corto plazo (al igual que un mayor riesgo).

  • Es un depósito valor. Tener Bitcoins equivale a tener cualquier activo financiero. Puede revalorizarse a largo plazo, dadas sus características. Sin embargo, no ofrece ni intereses ni dividendos.

Bitcoin es una moneda digital: una criptomoneda. Fue creada en el año 2009 por Satoshi Nakamoto. Su objetivo era crear un sistema de pago paralelo al tradicional. Sin la intervención de ningún banco central o gobierno.

No es la única criptomoneda que existe, pero sí es la más antigua y la que más peso tiene en el mercado (la más grande por capitalización de mercado, así como la más popular). Las oscilaciones en su precio marcan la tendencia general.

Como cualquier otro activo financiero, Bitcoin cotiza en un mercado y es posible su inversión mediante la compraventa. 

Existen diferentes motivos para invertir en Bitcoin. Así como existen diversos mecanismos o alternativas. Si quieres saber cómo puedes comenzar a diseñar tu estrategia y elegir el medio que mejor se adapte a tus objetivos, puedes seguir leyendo.

 

¿Cómo invertir en Bitcoin?

Invertir en Bitcoin se ha vuelto una actividad popular gracias a la gran aceptación que tuvo desde su nacimiento. Se le otorgó valor como medio de pago y como moneda en depósito.

Es posible tener Bitcoins almacenados en una plataforma que actúa como monedero digital. Las transacciones se realizan a través de una red consensuada, en la cual los usuarios confirman por unanimidad cuándo una operación de transferencia es legítima. Así se producen los intercambios de Bitcoins.

En otras palabras, se trata de una especie de contabilidad pública (pese a que se mantiene el anonimato de los dos usuarios que realizan el intercambio de Bitcoins). Nadie controla la red. Y nadie puede alterar esta contabilidad sin el consentimiento de los demás participantes, con lo cual se evitan los fraudes. A esta tecnología se le denomina “Blockchain” (cadena de bloques).

La Blockchain es la tecnología que le da soporte a Bitcoin y a la mayor parte de las criptomonedas que existen. Se trata de una red descentralizada “Peer to peer” (P2P). Cualquier usuario puede enviar y recibir Bitcoins, de forma totalmente anónima.

Por otra parte, muchas criptomonedas, con Bitcoin a la cabeza, cotizan en un mercado y es posible negociarlas (comprarlas y venderlas). Las oscilaciones en su precio le confieren atractivo para la inversión a corto plazo (es decir, el trading con Bitcoin).

Es más, uno de los mayores atractivos que tiene la inversión en Bitcoin es su capacidad de revalorizarse en el mercado.

En síntesis, invertir en Bitcoin es conseguir hacerse con estos activos, por los medios legítimos, y venderlos cuando se hayan revalorizado en el mercado. Es la forma de ganar rendimientos a este tipo de inversión.

Paralelamente, puede utilizarse como medio de pago, pero esto se escapa a lo que sería la inversión (sería utilizarlo para su finalidad principal).

¿Por qué invertir en Bitcoin?

Una característica única de Bitcoin es que sólo existen 21 millones de esta moneda. Al ser un activo limitado, se le otorga valor. Con lo cual, podemos deducir que la oferta es limitada; pero no así su demanda (por el momento). Podría asemejarse al oro.

En realidad, tiene varias similitudes con el metal amarillo, de ahí que sea interesante para invertir. De hecho, a Bitcoin se le llama “el oro digital” o “el oro 2.0:

  • Es escaso.
  • Es duradero.
  • Es inmune a la inflación.
  • Es difícil de falsificar.
  • Es almacenable.
  • Tiene aceptación como medio de pago.

Esto explica por qué muchos inversores desvían su mirada (y su capital) hacia este activo. Además de ello, las criptomonedas tienen una serie de ventajas de cara al inversor:

  • Tienen una gran liquidez: es posible canjearlo por dinero líquido de un modo sencillo y rápido, sin tener que alterar su precio para poder venderlo. Bitcoin es una de las criptomonedas más líquidas.
  • Presentan una gran volatilidad: el hecho de tener una capacidad para fluctuar de precios en el mercado le convierte en una fuente de oportunidades para obtener rentabilidad (aunque también aumenta sustancialmente el riesgo).
  • No están sujetas a ningún tipo de política gubernamental: lo único que altera su precio en el mercado es la oferta y demanda. No dependen de ninguna decisión de tipos de interés, fiscalidad, etc. Es una inversión descentralizada, no hay ninguna institución que controle a Bitcoin.

Las criptomonedas tienen una gran capacidad para convertirse en la divisa de referencia del futuro; un depósito valor en formato digital. Por este motivo se hace interesante su inversión.

Aunque, más allá, para invertir en Bitcoin con vistas a obtener beneficio a corto o medio plazo, se debe aplicar la vieja máxima del mundo de trading: comprar barato y vender caro”. El mercado hace posible cumplir esta premisa con sus fuertes altibajos.

¿Dónde invertir en Bitcoin?

Si te preguntas cuándo es el mejor momento para comprar, debemos advertir que no existe una única respuesta: todo depende de tus objetivos, la estrategia que lleves a cabo y el método que utilices para su compraventa.

Existen varios métodos para invertir en Bitcoin, cada cual con sus ventajas e inconvenientes. Estas son las diferentes alternativas que tienes a tu alcance.

Minar Bitcoins

La minería de Bitcoins es la obtención primaria de los mismos. Se trata de la fuente original para hacerse con estos activos financieros.

Tal y como se ha comentado anteriormente, Bitcoin es una moneda digital, sustentada en la tecnología Blockchain. De esta manera, los usuarios que ponen sus equipos informáticos al servicio de la Blockchain para dar soporte al sistema, pueden conseguir una cierta cantidad de esta criptomoneda; a este proceso se le denomina minería de Bitcoin.

Minar Bitcoins no es un proceso sencillo, es una actividad competitiva en la que se exige potencia informática para hacer cálculos complejos.

Cada diez minutos, los mineros de Bitcoin reciben un nuevo problema informático. El más rápido en resolverlo, obtiene como recompensa estas criptomonedas, nuevas, recién salidas a circulación.

También se ha expuesto anteriormente que la cantidad máxima de Bitcoin es de 21 millones. Esta es toda la oferta monetaria existente. En el momento que se hayan extraído los 21 millones, no es posible minar más. Equivale a extraer todo el oro que pueda existir en el planeta.

Minar bitcoin

Compra física (invertir al contado)

Otra forma de invertir en Bitcoin es a través de su compra, es decir, intercambiarlo por dinero tradicional. El objetivo es mantenerlos almacenados para su posterior venta (esperando una revalorización en su precio).

La ventaja de la compra al contado es el hecho de no tener que preocuparse por su caída de precio. No exige ningún tipo de apalancamiento financiero y el inversor puede conservarlos en cartera todo el tiempo que precise, sin vencimientos y sin preocuparse por los márgenes de garantía. Es una alternativa interesante cuando se plantea una estrategia de inversión a largo plazo (comprar y mantener).

Para realizar esta operación, es necesario contar con una plataforma Exchange. Se trata de una compañía que proporciona todas las herramientas necesarias para comprar y vender Bitcoins, así como mantenerlos en una cuenta digital (un wallet).

Algunos de los Exchanges más populares son:

  • Bitpanda
  • Bitstamp
  • Coinbase
  • GDAX.com
  • Kraken
  • Binance

El problema de invertir en Bitcoin mediante la compra al contado es el alto precio de cotización que puede alcanzar, lo cual puede exigir una suma importante de capital. Por otra parte, es un método seguro para mantenerlos y estar protegido de las fuertes oscilaciones que se producen en su cotización (una posible caída anterior a un alza). Es importante vigilar las comisiones y el riesgo de robo (mediante un ataque informático a nuestro monedero electrónico).

Obtener Bitcoins como contraprestación económica

Otra forma de adquirir Bitcoins es aceptarlos como pago por un trabajo realizado, por algún servicio prestado o producto vendido.

Por ejemplo, la plataforma Coinbase remunera a sus empleados con criptomonedas.

Conseguir Bitcoins como pago por la prestación de un servicio o la venta de un producto exige tener una plataforma dónde poder almacenarlos, con el riesgo de robo y comisiones anteriormente citados.

Fondos de inversión

Además de las tres formas para invertir en Bitcoin que acabamos de tratar, las cuales representan la obtención física de esta criptomoneda, existen otras alternativas para evitar tenerlos almacenados.

Una de ellas es la suscripción de participaciones en un fondo de inversión que construya una cartera con criptomonedas (o que incluya Bitcoin en su cartera, junto con otros activos financieros).

Un fondo de inversión es un patrimonio común, gestionado por un profesional que lo invierte según una política definida y conocida de antemano por el inversor. Suscribir y/o reembolsar participaciones en cualquiera de estos productos financieros es sencillo y está al alcance del ahorrador medio. La liquidez está garantizada.

La ventaja de invertir en criptomonedas a través de fondos es la obtención de una cartera diversificada. Y esto, reduce el riesgo de volatilidad en los mercados que presenta este tipo de activos de forma individualizada.

En cualquier caso, las diferentes criptomonedas se encuentran estrechamente correlacionadas. A no ser que se diversifique con activos financieros de otra naturaleza, no se conseguirá una eficacia completa con la diversificación.

Otro problema de la inversión en fondos es que desvirtúa la cotización pura de Bitcoin y dificulta su análisis para lo que sería el trading a corto plazo con este activo financiero. En otras palabras, no se trata de la compraventa pura y directa de Bitcoin a corto plazo para ganar dinero con la diferencia en su precio. 

Además, se deben tener en cuenta las comisiones de gestión y depósito del fondo, así como la inversión mínima.

CFDs sobre Bitcoin

Una de las formas más sencillas y populares de hacer trading con Bitcoin es a través de CFDs (Contratos por Diferencias). Un CFD es un derivado financiero, un contrato por el cual se intercambian las diferencias de precio entre el momento de apertura y cierre de una posición.

Para hacer trading con Bitcoin mediante CFDs tan sólo es necesario contactar con un bróker que ofrezca estos activos y abrir una cuenta. Es un proceso sencillo.

Comprar o vender un CFD es realizar un contrato privado con la contraparte, es decir, no se trata de un mercado organizado. Por este motivo, resulta fundamental que el bróker con el cual se realice el contrato esté debidamente regulado.

Una de las mayores ventajas de estos productos financieros es la ausencia de compra física de Bitcoin. Se realiza un contrato sobre el cual se especula sobre su precio, sin llegar a adquirir el activo financiero. Con la imposibilidad de que se produzca un ataque informático en nuestro monedero electrónico y el consecuente robo.

Gracias a los CFDs, el inversor puede adoptar una posición larga o corta:

  • Posición larga: Se trata de comprar el activo con intención de cerrar la operación con su posterior venta. El inversor espera un aumento en el precio para obtener beneficios.
  • Posición corta: Es la operación inversa. El inversor vende el CFD con intención de recomprarlo a un precio inferior (y así cerrar la operación). En este caso, se obtiene beneficio con la caída del precio del activo.

Este tipo de productos derivados hacen que sea posible adoptar una posición corta con la misma facilidad que ponerse en largo. Simplemente se trata de comprar o vender el CFD.

Una operación con CFDs puede mantenerse abierta todo el tiempo que se desee (no tienen vencimiento). La única condición es tener que abonar diariamente el coste de los intereses por mantener la posición abierta (la llamada comisión Swap, por refinanciar la operación diariamente).

Los CFDs ofrecen apalancamiento, por ello se deben extremar las precauciones. El apalancamiento financiero implica no tener que depositar el montante total que exige la operación, sólo un porcentaje en concepto de margen de garantía. No obstante, ante un movimiento en el mercado en nuestra contra, el margen se verá mermado y puede derivar en tener que depositar más dinero como garantía o se cerrará la operación, asumiendo las pérdidas.

En cualquier caso, cuando se realiza una operación con un bróker con sede en Europa, el apalancamiento se encuentra restringido para las inversiones en Bitcoin en 2:1 (por cada euro depositado como margen de garantía es posible abrir una posición en el mercado de 2 €). Esta restricción fue impuesta por la Autoridad Europea de Mercados Financieros (ESMA) como medida de protección de cara a mitigar el peligro del apalancamiento a los inversores minoristas.

Invertir en Bitcoin a través de CFDs está al alcance de cualquier inversor minorista. El mayor problema es el apalancamiento. Se debe ser consciente del riesgo que encierra el apalancamiento financiero (sumado a la volatilidad que de por sí presenta este activo financiero).

Futuros sobre Bitcoin

Un futuro, como su nombre indica es un instrumento derivado que implica la compraventa con entrega “a futuro”. Dicho de otro modo, se pactan las condiciones del contrato, pero el intercambio de la compraventa se realiza en una fecha posterior.

Las partes intervinientes deben dejar un margen como garantía. Con lo cual, los futuros financieros también son productos apalancados (con los riesgos que esto conlleva). También hacen posible que el inversor pueda adoptar posiciones cortas con facilidad.

Por otro lado, los futuros son contratos estandarizados que cotizan en un mercado oficial, con mayores garantías. Sin embargo, esto también supone el tener una menor flexibilidad a la hora de hacer trading. Las comisiones son más altas y las posiciones tienen vencimiento.

¿Cómo invertir en Bitcoin de forma segura?

Las inversiones en Bitcoin, del mismo modo que ofrecen un alto potencial de rentabilidad, tienen sus riesgos. El primero de ellos viene de la mano de utilizar productos apalancados (tales como los CFDs, los futuros financieros y los derivados en general). Pero, no es el único.

Ofrecemos algunos tips para poder invertir en Bitcoin de forma segura:

  • Al tratarse de un activo financiero carente de regulación (aunque existen intentos para paliar este asunto), es conveniente que el inversor se cerciore de qué medio utiliza para invertir. Tanto si se trata de una plataforma que actúa como monedero digital como un bróker de futuros, se debe leer bien la documentación legal, investigar acerca de si se trata de un intermediario confiable.

  • Utilizar un wallet fuera de línea proporciona seguridad para el caso de comprar Bitcoins y tenerlos almacenados.

  • El mercado de Bitcoin se comporta de forma violenta, se debe tener esta cuestión muy presente a la hora de diseñar una estrategia de trading y definir el volumen de la posición. Se trata de un activo financiero con un alto grado especulativo. No es apto para aquellos inversores con una alta aversión al riesgo.

  • No emplees dinero que puedas necesitar para realizar cualquier tipo de inversión.

  • Invertir en Bitcoin no está exento de pagar impuestos. Debes incluir las compras y ventas en la declaración de la renta, como una ganancia o pérdida patrimonial. Los Bitcoins que mantengas en tu monedero electrónico no tributan en la declaración de IRPF, pero sí en el Impuesto sobre el Patrimonio.

Invertir en Bitcoin

  1. #1
    Luis Angel Hernandez
    Una de las cosas importantes a señalar es que ahora mismo la inversión en criptomonedas no se puede hacer a través de fondos UCITS que son los que se comercializan en España al no entrar en la categoría de activos invertibles para cumplir esa normativa.


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar