Rankia España
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Subastas judiciales
Las subastas judiciales desde la mirada de un subastero

Elogio a la gente honesta que abandona a tiempo los bienes subastados

Me he quejado en muchas ocasiones de los demandados marrulleros que hacen mil barrabasadas inútiles con tal de permanecer en sus viviendas subastadas todo lo que la anquilosada maquinaria judicial les permita. Algunos incluso tienen la desvergüenza de pedirme que les asesore sobre cómo alargar los plazos.

Incluso he elaborado un ranking sobre la honorabilidad de estos demandados:

 
  1. El honesto e inteligente: Como su casa va a salir a subasta, la abandona unos días o semanas antes de la misma y entrega las llaves en el juzgado. Su buena acción es premiada con pujas más elevadas y un precio de adjudicación que aminora su deuda y que incluso puede dejarle algo de sobrante
  2. El honesto: Como su casa se ha subastado, la abandona en los días inmediatos a la subasta y entrega las llaves al juzgado. 
  3. El honesto ingenuo: Sabe que su casa se ha subastado y es consciente de que la casa donde vive ya no le pertenece, pero decide esperar a que el nuevo propietario se ponga en contacto con él con la idea llegar a un acuerdo sobre plazos. Pero si se tiene que ir se va sin poner problemas. Es un inocentón y alberga la secreta esperanza  de que el adjudicatario sea aún más inocente que él y le alquile la casa, pero...  ¿quién le alquila la casa a un moroso manifiesto?
  4. El listillo aprovechado: Es consciente de que está viviendo de prestado en una casa que ya no es suya, pero tiene intención de aprovecharse de la oxidada maquinaria judicial y su intención es aguantar en la casa hasta que el juzgado le notifique la fecha de Posesión. Se suele ir unos días antes de dicha fecha.
  5. El moroso marrullero: Este es un moroso profesional y ha caído tan bajo que ya ni le queda honorabilidad ni honradez ni respeto a la palabra dada. Se siente a gusto en el Lado Oscuro de la Fuerza y considera que el resto de los ciudadanos somos unos "pringaos" y existimos solo para correr con sus gastos. Prepara mil marrullerías para retrasar en lo posible el Lanzamiento Judicial y cuando le sale mal, que suele ser casi siempre, se hacen las víctimas y claman contra la injusticia de su situación. 

Ya he hablado bastante sobre los dos últimos clasificados y no quiero darles más espacio. A lo largo de la Historia siempre han existido en nuestras sociedades parásitos de esta especie y siempre existirán. No creo que haya solución al respecto (lo malo es que vamos a peor). Esta misma mañana he lanzado a uno de ellos y hacía muchos años que no me obligaban a llegar hasta el final. Pero ha sido para bien porque he demostrado estar en plena forma.

Lo que hoy quiero sobre todo es elogiar a los tres primeros tipos de demandados subastados, los honestos que, cada uno según su carácter, son las verdaderas víctimas de la crisis económica, que no son responsables de su propia ruina sino más bien de su mala cabeza y de su excesivo optimismo y que cuando las cosas se les tuercen se comportan como lo que son, ciudadanos honrados, pobres pero honrados, que asumen las consecuencias de sus actos con la cabeza bien alta y que sabiendo lo que tienen que hacer, lo hacen aunque no les guste o incluso aún más, aunque se les parta el corazón en ello. Gracias a Dios, hoy por hoy, aún son la mayoría.

Con algunos de estos "honestos subastados" he llegado a congeniar hasta el punto de considerarles amigos e incluso en alguna ocasión les he convertido en clientes. Que vueltas da la vida.

 

  1. #2

    7.......s

    Tristán ... solo quie no tiene deudas ( o asumibles) no es esclavo, aun lo soy , esclavo, no porque no son asumibles mis deudas ( incluyo la de mis empresas a las que avalo) sino porque mis deudores son duros de cobrar, demasiado duros, con respecto a los deshonestos, tiene que ser duro que alguien que tiene deudas crea que es dueño de algo que no sean estas, aunque en su balance estas asan contablemente asumidas, pero Tristán en toda esta historia se nos olvida que el optimismo fue vendido a bombo y platillo por los que ahora son acreedores... y no entender que aquellos han sido víctimas de estos no es sino querer justificar lo que no se puede, de cualquier forma me gusta mas tus formas de ahora.. Un saludo.

  2. #3

    Tristán el subastero

    en respuesta a 7.......s
    Ver mensaje de 7.......s

    No he cambiado de formas, sino que trato de forma diferente a quienes son diferentes. Y entre el número uno de mi clasificación y el número cinco hay tantas diferencias de calidad humana como entre Gandhi y Stalin, o sea, que no tienen nada que ver unos con otros.

  3. #5

    Tristán el subastero

    en respuesta a 7.......s
    Ver mensaje de 7.......s

    Y para que tengas claro que no he cambiado de formas, te diré que sobre los subastados de las categorías cuarta y quinta de mi clasificación, los listillos y los marrulleros, lo que pienso es que son unos morosos profesionales, quintaesencia del parasitismo social, que no merecen el sistema judicial del que se aprovechan y sin el que no podrían prosperar y, sobre todas las cosas, que a cada cerdo le llega su San Martín y que siempre acabamos ganando los buenos, si andamos espabilados, claro.

    Ah y que la Fuerza te acompañe

  4. #6

    7.......s

    en respuesta a Tristán el subastero
    Ver mensaje de Tristán el subastero

    si que las has cambiado, modelado o como quieras llamarlo, es mas te has alejado de la barrera del lado oscuro, el que esta por el otro lado, para muestra es que ya la mayoria son honestos, es un buen principio, ves ? hablando se entiende la gente, cuando quitamos los extremismos en nuestras vidas, es mas posible que la FUERZA quiera estar contigo ...pero esta solo se te ofrece para darla...y es mas tienes que saber cual de las dos visitas es la que tienes que elegir...y elegirla...un saludo

  5. #7

    El sujeto pasivo

    Y ahora te invito a que le des la vuelta a la tortilla y prepares la siguiente entrega.

    ¿Qué tal una clasificación de subasteros?

    Por si también existen los malos en el otro bando. Supongo que alguno habrá.

  6. #9

    Seldon

    Lo importante en esta vida debería ser honrado con uno mismo y muchas veces eso te hace ser honrado con los demás.

    Por curiosidad... ¿Cuánto puede subir en porcentaje las pujas de los pisos de 'honestos e inteligentes'?
    ¿Y a este tipo de gente le dejarías vivir de alquiler o recomprar la casa?

  7. #10

    W. Petersen

    Yo creo que no es tan simple …… porque la subasta es al final una consecuencia de un hecho, que puede perfectamente ser:

    Compra excesivamente financiada
    Error de cálculo en la capacidad de pago
    Inconsciencia del comprador, por ejemplo sin un trabajo estable
    “Enredo” o “Medio engaño” del vendedor, del financiador, del intermediario o un poco de los tres.
    Inoportuno momento de compra

    Pero es también posible (y real) consecuencia

    De una correcta compra
    De una correcta financiación
    De un perfecto sentido común cuando se compró
    De un más o menos oportuno momento de compra
    De consecuencias “no dominables” o “no dominadas” por el hipotecado, perdida del trabajo por ejemplo.

    Y la morosidad o moRRosidad, es a la vez un problema de situaciones.

    No tener otro lugar a donde ir
    De agarrarse a “un clavo ardiendo”
    De pensar que alguien va a regular esto de alguna forma porque es un problema social, y tiene tintes de convertirse en un serio problema de orden publico.

    Yo, Tristán, entiendo que la óptica de tu blog es solo “a partir del momento en que ……” sin entrar en consideraciones previas, ya que al menos de momento, el objeto del mismo, nos lo has dejado con claridad meridiana desde el primer momento, sin embargo, no, no es tan simple, no se trata solo de honradez o cara dura …... la línea de separación, lo siento, no la veo tan definida como tus 5 situaciones.

  8. #11

    Falcata

    No sé si te habrá pasado esto alguna vez supongo que si:

    hace unos años en una sucursal bancaria, financiamos a un cliente nuestro la compra de un piso, se firma compraventa e hipoteca en el mismo acto, todo normal, todo corriente, entregan las llaves y todo eso.

    bueno al día siguiente se presenta nuestro cliente -el comprador- con cara de no haber dormido en toda la noche, como así pasó, las llaves que le entregaron no abrían la puerta de la vivienda, y además estaba habitada por el hijo del matrimonio que había vendido la vivienda.

    nos pusimos en contacto con el matrimonio, el niñito, al parecer era un "ni-ni" de mucho cuidado, sus padres hartos de no conseguir que se fuera de casa, la vendieron y se fueron ellos, dejando allí el mochuelo.

    inmediatamente fuimos a por la tasación, por si el tasador había puesto algún condicionante que nos "hubiesemos pasado por los guevos",(auditoria y sanción laboral al canto) pero no.

    al final resulta que la pataleta del niño duró una noche, y tras tocar el dueño el timbre acompañado de un policia municipal se marchó.

    pero lo sorprendente es que el letrado de nuestra entidad nos dijo que nuestro cliente tuvo suerte. ¿porqué tuvo suerte?

    ¿te ha sucedido esto alguna vez? ¿no sería más lógico aprovechar una salida del okupa y cambiar la cerradura en ese momento?

    gracias anticipadas por la lección.

  9. #17

    Mulligan

    No sé si entiendo tu planteamiento. O mejor, no quiero entenderlo. Culpabilizas al demandado en lugar de alinearte junto a él. No te veo con la plataforma de afectados por la hipoteca, defendiendo a una pobre gente que va a ser "lanzada" de una propiedad que ha perdido sin comerlo ni beberlo.

    Lo tuyo va de ejecuciones efectivas y careces de crítica con respecto a los responsables del desaguisado inmobiliario. Porque quien se metió en una vivienda no es el responsable del tsunami financiero que nos tien con la soga al cuello.

    Yo animo desde aquí a los de la categoría moroso-farrullero, e incluso crearía una nueva que denominaría el resiste-hasta-morir y que se jodan todos los bancos y todos los subasteros del mundo. Me cuesta ponerme en el papel de un demandado como manso corderito que abandona su casa porque el proceso lo ha ganado el banco o el subastero. Porque basta ya de alimañas.

    S2

  10. #18

    Mulligan

    en respuesta a W. Petersen
    Ver mensaje de W. Petersen

    Vaya, es lo mismo que yo pienso, pero, llevado de viscerales impulsos, no he sabido explicarlo de forma ponderada y rigurosa como sí has hecho tú, Petersen. Mi reconocimiento.
    Saludetes

  11. #19

    Tristán el subastero

    en respuesta a Mulligan
    Ver mensaje de Mulligan

    No amigo, las cinco categorías de subastados existen desde que el mundo es mundo y la crisis económica no tiene nada que ver. Hay morosos que lo son por su mala cabeza y/o mala suerte y otros que los son porque elloslovalenysonasídechulos. Me dedico profesionalmente a las subastas desde otoño del 91 y los he conocido de todos los colores. Solo que ahora se esconden tras la crisis financiera.

    Insisto en que no poder pagar la hipoteca no es un baldón en sí mismo, sino la forma en que cada uno afronta esa situación.

  12. #20

    Tristán el subastero

    en respuesta a Falcata
    Ver mensaje de Falcata

    Hola Falcata, qué fuerte eso que cuentas. Claro que tuvo suerte ese comprador porque si el ni-ni se atrinchera no hubieran podido entrar así como así. Antes habrían tenido que instar un procedimiento judicial en el que a lo mejor el niñato habría argumentado que si la sociedad es injusta, que si la crisis financiera internacional, que si él era una víctima de la falta de valores, etc. Vamos, que los compradores habrían perdido la salud en un par de mesecitos.

  13. #21

    Tristán el subastero

    en respuesta a W. Petersen
    Ver mensaje de W. Petersen

    ¿Qué tal W. Petersen? Como le he dicho a Mulligan, claro que hay morosos que lo son solo por su mala cabeza y/o por la mala suerte (como tú dices), pero no hay que olvidar al moroso de toda la vida, al mal pagador, que va tirando engañando a unos y a otros hasta que le atrapan.

    Pero el post no va de morosos, que lo son los de las cinco categorías, sino de cómo afrontan estos la subasta de su casa y si asumen con dignidad y honestidad el tener que irse o si se atrincheran en un "alargo cuanto pueda el vivir aquí por la cara" sin tener en cuenta que hay un nuevo propietario con derecho a disfrutar en paz de su propiedad. Personalmente yo no soportaría vivir así.

    Y claro que tienen a dónde ir, siempre lo tienen. El Lanzamiento se puede retrasar pero no impedir indefinidamente y cuando llega siempre tienen donde meterse. Al menos te aseguro que yo, después de tantos años de subastas, jamás he dejado a nadie en la calle debajo de un puente.

    No se si viste hace un par de semanas un programa, creo que en TVE-1 en el que un subastado de un pueblo de Guadalajara contaba que le habían subastado el Chalet hacía un par de meses y que aunque él ya se había instalado en otra casa, iba a seguir utilizando el chalet hasta el último minuto, cuando le lanzaran, porque tenía dos perros y no cabían en su nuevo domicilio. Es el ejemplo perfecto de la poca consideración que tienen algunos por la propiedad ajena. Por lo visto este hombre había pasado por una penosa experiencia pero no había aprendido nada.

Autor del blog

  • Tristán el subastero

    Información y opiniones sobre el mundo de las Subastas Judiciales desde la mirada de un subastero.

Envía tu consulta

Sitios que sigo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar