Subastas judiciales y mercados financieros

10

¿Qué es más arriesgado, invertir en bolsa o en subastas?, ¿Cuánto dinero podemos perder?

El común de los mortales tiene la extraña idea de que las subastas es un mundo cerrado y peligroso en el que es poco menos que imposible invertir dinero y que, si lo haces, lo más normal es perderlo. Nada más lejos de la realidad, siempre que tengamos unos conocimientos básicos y usemos el sentido común, que mira por dónde es el menos común de los sentidos, como he comprobado en múltiples ocasiones.

Lo que si es peligroso de narices es invertir en los mercados financieros, donde no basta con tener conocimientos o sentido común, porque la bolsa va por donde menos se lo espera nadie. Esa es la primera diferencia entre ambos tipos de inversión: un simple aficionado con algunos conocimientos y con sentido común no puede invertir en bolsa pero sí puede animarse a comprar en subastas judiciales.

Por otra parte la bolsa es tan anarcoide que ni los más sesudos expertos se ponen de acuerdo sobre si va a subir o va a bajar ni mucho menos en qué grado va a hacer una cosa o la contraria. De manera que en la misma web de finanzas te puedes encontrar simultáneamente a Bolinches apostando por que hemos visto los techos y a Truzman augurando subidas en el S&P500, estando ambos igualmente preparados y siendo respetados igualmente por la comunidad inversora.

Esa sería la segunda gran diferencia entre las subastas y los mercados financieros, que en subastas, si vas de la manos de un experto no corres ningún peligro serio, si acaso que tu expediente se retrase un poco en función del juzgado;  pero en la bolsa da igual si inviertes o no bajo el ala protectora de un profesional, el éxito o el fracaso son aleatorios y ambos serán minuciosamente explicados detalladamente a posteriori, nunca antes de los hechos.

Pongamos por ejemplo la situación actual. Si invertimos ahora en los mercados financieros, el recorrido al alza de los índices está más que acotado, nadie espera que suban un 30% en el próximo año. Sin embargo el recorrido a la baja es casi infinito, pueden perder desde un uno hasta un noventa y nueve por ciento de su valor. Hace un par de años algunos índices perdieron más de un cincuenta por ciento y apuesto doble contra sencillo a que en el futuro volverá a suceder. Lo que no apuesto es si será muy pronto o dentro de cinco o diez años.

En cambio en las inversiones en subastas no se pierde dinero, si acaso, si eres descuidado en el estudio previo de la inversión, te puede suceder que no hayas comprado tan barato como pensabas porque valoraste mal el inmueble o quizá, porque haya un inquilino que no viste y eso retrase la toma de Posesión. Pueden ocurrir varias cosas en función del error cometido, ganarás más o ganarás menos, pero tu dinero sigue ahí.

Así que ya tenemos la tercera diferencia, que en la bolsa se puede evaporar el dinero de la inversión pero en subastas hay que ser rematadamente tonto para que eso suceda.

Otra característica de los mercados financieros es que en ellos, son precisamente las entidades más prestigiosas las que mayores agujeros te pueden hacer. Respecto a eso Fernan2 ya dijo todo lo que se puede decir sobre los fondos de inversión y luego lo amplió y resumió en este manual del buen uso de los mismos. Y eso que todavía no sabíamos lo que hoy conocemos sobre Goldman Sachs y sus diabólicas conspiraciones para quedarse con la pasta de sus inversores.

El caso es que en el mundo de las subastas no existen grandes corporaciones organizadas para separarnos rápidamente de nuestro dinero. Como tantos negocios, este está también lleno de pillos, pero no hace falta ser Sherlock Holmes para distinguir el grano de la paja, la seriedad de la verborrea. Al menos yo les veo venir de lejos.

¿Cómo os ha ido a vosotros en las subastas judiciales? ¿Algún quebranto importante? ¿Y en la bolsa?

  1. en respuesta a Ciberet
    #10
    09/06/11 03:03

    Claro, pero precisamente el hechonde que no hayancompetencia perfecta y el mercado no sea liiquido ni transparente es lo que te permite obtener beneficios, eso es lo que dice la teoria, competencia perfecta = imposible obtener beneficios en el largo plazo y solo los arbitrajistas de muy corto plazo pueden obtener beneficio en determinadas situaciones (bancos y profesionales con acceso a operaciones extremadamente rapidas).

    Enmlos mercados financieros el 95% de losmparticulares tiene perdidas, no cre que se pueda decir lo mismo de los subasteros... Las estadisticas dicen que el 90% de los conductores se consideran mejores conductores que el 80% de los conductores. Y eso mismo pasa en los mercados financieros, la mayoria de la gente se pinsa que esta en ese 5% de los queueden hacer beneficiosmpero no es cierto, solo cabe un 5% y no una mayoria. Por lo tanto ese peaje que dices es precisamente el castigo de los que se creen mas listos de lo que son.

    Yo llevo mas de una decada trabajando para traders profesionales, no tiene nada que ver con lo que hacen los individuales en casa, es otro juego distinto, absolutamente distinto, y no hablo de comisiones, hablo de los que juegan de verdad con el dinero propio del banco y hacen sus estrategias y apuestas, es otro juego con otras reglas, con la diferencia de que se llevan el dinero de losnque juegan en el lado de los pequenios, y ellos no ganan un 5% de las veces ganan muchisimo mas, aunque no siempre, ademas no juegan con su dinero, juegan con el de los demas y se llevan parte del beneficio pero no de las perdidas.

  2. en respuesta a Dalamar
    #9
    08/06/11 14:31

    Lo que dices es cierto porque el mercado inmobiliario en realidad son miles de mercados inmobiliarios, muy fragmentados. Esto puede ser bueno para el que se dedica a ese mundo, pero a nivel global es malo, pues no se pueden establecer precios óptimos, que se dan cuando la competencia es perfecta (esto es lo que dicen los manuales de economía).

    En las subastas, digo lo mismo: sin duda alguna, al que participa en las mismas, le apetecería acudir él solo a los inmuebles que le interesen. Lo mejor para él es tener el menor número de competidores, y si puede ser ninguno, mejor. En cambio, si se le da máxima difusión a las subastas (desde luego, no por medio de los edictos como decidió el iluminado legislador), habrá muchos más licitadores (y si no los hay, es que algo huele mal en el procedimiento). Esta transparencia y difusión es buena para casi todos, salvo para el que se dedique ya al negocio. Esto es algo que es muy viejo: a los taxistas no les interesa que se liberalice su sector, ni a los estanqueros, ni a los loteros,...

    En los mercados financieros, lógicamente tienes que competir con gente muy lista de todo el mundo, pero es el "peaje" que hay que pagar para tener una liquidez inmensa.

  3. en respuesta a Ciberet
    #8
    08/06/11 08:00

    Precisamente esa liquidez de la que hablas es lo que hace que tus competidores puedan estar en cualquier lado del mundo, sean los tios mas listos, mas culificados, mejor remunerados y mas competitivos del mundo. En el mundo de las subastas e inmobiliaria no hay tanta liquidez, pero ves cara a cara a los pocos con los que compites y puedes llegar a conocerlos y saber sus debilidades, creo que es mucho mas facil tener una ventaja en el juego, siempre y cuando no necesites esa liquidez.

  4. #7
    08/06/11 07:54

    Mi regla numero uno, cuando inviertas O especules debes de saber quien es el tonto, si no lo sabes seguramente lo seas tu. En subastas esta mucho mas claro que en los mercados financieros.

  5. #6
    07/06/11 23:52

    Sinceramente son bastante arriesgadas las dos opciones, por mucho que sepas y domines tanto en subastas como en inversiones financieras se puede ganar o se puede perder ante cualquier imprevisto. Es como apostar el dinero al numero cero en la ruleta o ganas o pierdes, puedes ganar mucho o puedes perder lo jugado. Yo me dedico mas a subastas que a bolsa, mis experiencies en bolsa son malas y en subastas un poco de todo, lo que si sé que sorpresas te da la vida. Gracias por tu blog TRISTAN. Saludos desde Asturias. Estas intitau a un culin de sidra.

  6. en respuesta a Ciberet
    #5
    07/06/11 20:21

    Incluso el subastero más pintado puede verse de repente metido en una buena pesadilla.

    Y ahora, tocando madera te digo que hasta hoy a mí no me ha pasado nunca y que lo que único parecido que he experimentado que algunos llamarían pesadilla fue la ocasión en que mientras mi expediente se eternizaba en los juzgados, el valor del piso que había comprado se multiplicó casi por tres.

  7. #4
    07/06/11 20:10

    Reitero la gran ventaja de la liquidez que indicaba erkritt: los mercados financieros son los más líquidos que conozco, pues puedes comprar y vender no ya en un día, sino en segundos simplemente desde tu ordenador (si no, preguntádselo a los "day traders"). Esto evidentemente no es posible en los inmuebles: por muy barato que vendas (o muy caro que compres), tienes que ir al juzgado, al notario, a Hacienda,... En las acciones, en los derivados, en los fondos de inversión, etc., haces un click en tu ordenador (o una llamada de teléfono), y ya está.

    Además, en los mercados financieros puedes comprar desde tu ordenador casi cualquier producto del mundo mundial, sin apenas restricciones (si no directamente como en algunos países emergentes, al menos siempre vía fondos de inversión). En los inmuebles, evidentemente esto no es así: necesariamente tienes que enfocarte en una o pocas ciudades, pues el mercado inmobiliario es muy local y heterogéneo.

    Aparte, los costes de transacción y mantenimiento son mucho más caros en los inmuebles que en los productos financieros. En los primeros, cada vez que compras tienes que pagar nada menos que ¡¡el 7%!! de ITP, y cada año tienes que pagar IBI, tasa de basuras, imputación de rentas,... En cambio, en las acciones, tienes unos costes de compraventa y de mantenimiento comparativamente muchos más bajos. Esto hace que la rentabilidad mínima exigible a un inmueble sea mayor que a un activo financiero.

    Otra ventaja importante de los productos financieros es la posibilidad de hacer pequeñas inversiones: por ejemplo, yo puedo comprar sólo 1.000 euros en acciones de Telefónica, ó 500 euros de un fondo de inversión (salvo unos mínimos muy pequeños que suelen establecer las entidades financieras). Evidentemente, yo no puedo comprar un piso ni una plaza de garaje por esa cantidad, sino que hablamos de decenas de miles de euros. En mercados financieros, puedo invertir cientos, miles o millones de euros, lo que me apetezca. Además, por si fuera poco, como apunta David, puedo pedir dinero prestado para invertir en activos financieros (cosa que, por cierto, a mí no me gusta mucho), pero ni de coña para invertir en subastas judiciales (sí en el mercado inmobiliario "normal").

    Pero en mi opinión, la mayor diferencia entre las subastas judiciales y los mercados financieros reside en la palabra "judicial". En las subastas, tienes que entrar, quieraas o no, en el mundo de la justicia, que como bien sabéis, lo "carga el diablo". Es cierto que con un buen asesoramiento o información propia, se minimizan los riesgos mucho, pero nunca puedes poner la mano en el fuego de que tu expediente se vaya a librar de una judicialización y duerma durante años en los juzgados. Podrás decir, Tristán, que con las acciones tampoco puedes asegurar que vaya a ir bien tu inversión. Por supuesto, y en este sentido, te doy la razón, pues lo que vaya a hacer la bolsa no lo saben ni los expertos, pero a diferencia de una subasta judicial, si el valor bursátil no va como yo creía que iba a ir, me salgo en dos segundos perdiendo una cantidad limitada (si me pongo un "stop loss"), y santas pascuas. ¿Cuánto no daría alguno de tus atribulados lectores que están pillados en auténticas pesadillas, por salirse en dos segundos de esos expedientes infernales, incluso aun perdiendo dinero? Por supuesto que muchos de los casos más terroríficos que has contado son por culpa de la inexperiencia o la temeridad, pero nunca puedes estar prevendido al 100%.

    En fin, puede parecer que estoy en contra de las subastas judiciales, cosa que no es exacta. Sólo estoy reseñando las ventajas de los mercados financieros frente al mercado inmobiliario en general y a las subastas judiciales en particular. Pero estas últimas tienen también sus ventajas y su público (como muestra, un botón que es este fantástico blog). En esas, mejor que ahonden otros intervinientes más puestos en la materia y tú mismo, Tristán.

    Saludos.

  8. #3
    07/06/11 15:49

    También habría que tener en cuenta que los inmuebles tienen un mantenimiento y/o una remodelación en el momento de comprarlos o con el paso del tiempo. Además, las sumas a invertir son más altas que al comprar unas acciones, por ejemplo. Y el riesgo de retraso con el papeleo para disponer del inmueble.
    Por contra, si que es cierto que el riesgo parece algo menor y los rendimientos no están mal. Además, las entidades financieras pueden prestarte parte del total de la inversión. Luego ya, se vende o alquila, como cada uno vea.
    De cualquiera de los modos, tanto en inversión inmoviliaria como financiera es recomendable tener un mínimo de formación, o solicitar los servicios de alguien con experiencia.
    Saludos.

  9. en respuesta a erkritt
    #2
    07/06/11 14:48

    Si has comprado ladrillo barato, también lo podrás vender barato y en ese caso, el ladrillo también es muy líquido.

  10. #1
    07/06/11 14:10

    Se te olvida una. La bolsa es mucho más líquida que los inmuebles. En caso de necesidad recuperas tu dinero (o lo que quede de él) en un plis, mientras que en una vivienda pueden pasar años hasta que recuperes tu dinero (o lo que quede).

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar