6
Este contenido tiene más de 12 años


Ángel, el mismo del que incluí dos preguntas en el post consultorio de ayer, me ha enviado esta pequeña anécdota para solaz de algunos y amargura de otros.

Hola Tristan.

Me "gocé" una guinda en un juzgado que igual te apetece publicar.

A la subasta acuden el abogado y procurador por la entidad bancaria y yo que voy de observador.

Deudas: unos 120.00 euros
Tasación: unos 66.000 euros

El procurador acude al secretario/a para indicarle que por parte del banco ofrecen 80.000 euros por el inmueble.

El secretario/a le dice que la LEC sólo contempla 2 opciones:
o se carga los 120.000 euros que corresponden al 100% de la deuda o pide el 50% de la tasación que son 33.000 euros.

El procurador insiste en que será mejor para el deudor que se aporte 80.000 euros que no los 33.000, pero el secretario/a insiste en la LEC.

Así que nuestro deudor se queda sin el ofrecimiento que el ejecutante estaba dispuesto a dar y se tendrá que ver toda la vida con una deuda de 87.000 euros porque la LEC no contempla otras alternativas aunque vayan a favor del más débil.

Bonito, ¿no?

Bueno, esta es la anécdota tal como me la relató Ángel, que cada cual saque sus propias consecuencias. Seguro que si tiramos del hilo, habrá hilo para rato.

  1. en respuesta a Cincoalamos
    -
    #6
    28/12/10 20:11

    No lo sabemos, pero puede que hubieran pactado con el ejecutado quedárselo por 88k y que el ejecutado les pagara el resto mediante la suscripción de un crédito personal por la diferencia. Eso es un pacto bastante usual.

    Lo que pasa es que en este caso los del banco pecaron de timoratos y no se les ocurrió la fácil solución de llevar a alguien para que pujara en la subasta y así no quedara desierta. Puede que no fuera una entidad bancaria sino otro tipo de acreedor menos ducho en estas lides. Y con un abogado novato.

  2. en respuesta a Tristán el subastero
    -
    #5
    28/12/10 18:30

    Hola, muy curioso este episodio....
    Se supone que los bancos son expertos en subastas.
    Me extraña mucho que el banco halla insistido por pagar 88.000 cuando podía pagar 33.000, y más sorprendente es que insiste!!!
    Quiero decir, el banco sabe que puede llevar a 2 de los suyos y poder así participar pujando por lo que le convenga.
    Si hubieran querido adjudicársela por 88.000 lo hubieran podido hacer, y no es porque la ley lo impida, si no lo han echo es porque hay algo detrás de este movimiento que desconocemos y que lo justifica, pero mientras no se sepa, es lógico que sea curioso. La ley está bien, como va a contemplar la posibilidad de que el acreedor pudiendo pagar lo mínimo quiera pagar más??
    A lo mejor en este relato falta algún dato, no me veo al banco diciendo..."Que pena, yo soy bueno y quiero ayudar al pobre deudor pujando por 88.000 pero solo me dejan hacerlo por 33.000, pero es que no me dejan, que le vamos a hacer....!...como diría en mi tierra.....andaaaaaaa!!

  3. #4
    27/04/09 12:11

    Yo creo que el problema de la subasta de esta anécdora de Ángel es que la Ley dice que la parte actora (el acreedor) no puede pujar en una subasta en la que no hay otros postores. Con que sólo hubiera habido un postor que hubiera ofrecido mil euros, la parte actora ya sí habría podido ofrecer sus ochenta mil. En estos casos lo que están haciendo los bancos es llaver a alguien para que la subasta no quede desierta y así ofrecer lo que les convenga.

  4. #3
    25/04/09 11:41

    En la empresa privada también pasa: vas a una sucursal y te atienden de pena, y en otra sucursal del mismo banco todo va como la seda... al final, las personas cuentan, para bien o para mal.

    s2

  5. #2
    Anonimo
    25/04/09 08:16

    Mis felicitaciones por el blog Tristan,es de esos sitios en los que empiezas a leer y no te cansas, aparte de que despierta la curiosidad por algo que en mayor o menor medida todo el mundo es susceptible de verse envuelto o le puede afectar directa o indirectamente,independientemente de "invertir".

    Espero seguir leyendo tus post...

    En cuanto al tema de este, pues ya se sabe la logica suele escasear a veces en gente que se le presupone
    que la posee,en este caso el
    tipo se limito a hacer su trabajo,el cual algunas veces puede entrar en conflicto con el sentido comun.

    La ley no creo que en este caso de mucho margen de interpretación es A o B

    Igual me equivoco o igual un licitador hubiera ofrecido 30.000€ mas de el precio que hubiera tenido en mente para que le
    quedara algo al otro :D

  6. #1
    24/04/09 13:08

    Quiero decir que, aunque el relato de ésta anécdota de Ángel esté un poco sesgado, mi propia experiencia con los funcionarios de Justicia no ha sido siempre tan desastrosa. La mayoría de ellos conocen su trabajo, conocen la Ley y no tienen la cabaza tan cuadrada con el del relato, es decir, saben hacer uso del sentido común.
    La Justicia es ciega o tuerta según el sentido común de los que la sirven.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar