El seguro. Luces y sombras

Artículos sobre seguros, los productos financieros y el consumidor.

Un mal consejo

 

En diciembre pasado me caí del burro. Y al hacerlo pulsé la tecla de enviar, por lo que el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas está al tanto e investigando lo que sucede en el Consejo General de los Colegios de Mediadores de Seguros de España. Me informaron el pasado 28 de diciembre que tras el estudio de la web procederían a solicitar alegaciones, si procedía.

Pero ¿qué me ha llevado a esta triste y dura decisión? 

El pasado día 10 de octubre escribí en Rankia una carta abierta remitida a mi Consejo General de los Colegios de Mediadores de Seguros (en adelante CG). En ella me dirigía a esa ilustre institución que acaba de cumplir cincuenta años, si consideramos la herencia del Sindicato Vertical, o catorce, si nos remitimos a la fecha en la que sus Estatutos fueron publicados en el BOE, un 27 de diciembre de 2001. Si es ilustre no es por el primer significado que atribuye a esta palabra la RAE ("Que tiene un origen familiar noble o distinguido") sino por el segundo: "Que es muy conocido por haber hecho algo importante o sobresalir en alguna actividad" y que procede, simplemente, de la suma de todos y cada uno de los colegiados que lo integran y que, con su actitud de servicio y profesionalidad, embellecen la cara más amable y cercana del seguro: la de quienes se dedican a auxiliar con su conocimiento a la parte más débil del contrato de seguro.

Ayer, 25 de enero de 2016 se cumplían tres meses desde la publicación de esa carta. Y considero llegado el momento de hacer algo de balance para quien pueda tener interés en conocer lo que me sugiere dicho plazo y lo que ha sucedido en su transcurso.

En mi carta anterior exponía una serie de hechos denunciados por el extesorero del CG, al dimitir, así como una serie de dislates y desaforadas manifestaciones, a título de argumentos justificativos por parte del CG, que me causaron una profunda inquietud. Pedía que saliera al trapo mi CG desmintiendo con pruebas documentales lo dicho por el extesorero y que aclarara sus inconsistentes y surrealistas argumentaciones, entendiendo que debía tratarse de un enorme error de comunicación. Pensé, tonto de mí, que un colegiado (soy el 70.332 de número, uno más) podía recibir explicaciones, simplemente porque así lo exige la Legislación vigente en materia de Transparencia y Buen Gobierno. Para algo, me dije, debe servir la ventanilla única prevista en la Ley Omnibus, ¿no? Antes de publicar esa Carta se la remití lealmente a mi CG y también a mi Colegio, el de Illes Balears. No obtuve respuesta del CG.

Tardé 60 días en caerme del burro. Fue el 9 de diciembre del 2015. Y, al igual que Colón, al descubrir una América que creía que eran Las Indias, lamento haber descubierto lo que jamás esperé encontrar en la Corporación de Derecho Público que me representa como profesional a nivel estatal.

Antes de llegar a la conclusión tuvimos un anticipo el 25 de noviembre, cuando el CG celebró su primer Pleno tras la dimisión del extesorero.

Navegué con dificultad entre los argumentos que se presentaron ese día y que impidieron un nuevo rumbo, así como aprovechar los vientos favorables de la renovación. Atraparon en el pasado a casi todo el pleno, con excepción del Colegio de Valladolid y el de Málaga y alguna pregunta aislada. En ese Pleno no se presentaron las cuentas anuales de 2013 y de 2014 ni hubo informes de auditoría; fue muy curioso el motivo que se alegó para no entregar documentos contables ni anticiparlos a los Presidentes 10 días antes del Pleno tal cual prevén los Estatutos: ¡podían ser filtrados a los medios! ¿Y qué, me pregunto? ¿Acaso no hace publicas toda sociedad sus cuentas en el Registro? ¿Qué es lo que avergüenza a estos señores o debe permanecer en secreto para preservar Occidente tal como lo conocemos? Tampoco se pudieron presentar las Memorias anuales por el mero hecho de que estas no existen en tanto no hay cuentas aprobadas.

Me llamó la atención esa falta de cuentas dado que el 26/10/2015 el presidente del CG había manifestado a SegurosTV, un medio del sector asegurador muy fiable,  que en tres semanas tendría la Auditoría de 2013, alegando una "auditoría compleja" para justificar que entre el encargo en octubre del 2014 y el presente (un añito de nada) los auditores – vecinos puerta con puerta del CG -  no hubieran sido capaces de resolver ese arduo curro que en una sociedad cotizada les lleva poco más de un mes o la CNMV reparte leña. Pero claro, ¡cómo comparar las complejas cuentas del CG con la media docena de apuntes de una cotizada! Tinta de calamar.

Eso no ocurrió en el Pleno del 25/11 ni tampoco hubo presentación de cuentas en el Pleno del 09/12 ni, por tanto, pudieron aprobarse estas. De auditoría, ni en sueños.

Ese Pleno del día 25/11 podría pasar a la historia como un día de infamia. En su orden del día hallamos el siguiente contenido (fue publicado en las noticias del sector por lo que es público):

 

"- Presentación al Pleno de cuentas anuales de los ejercicios 2013,2014 y 2015, antes de junio de 2016

- Revisión de la liquidación de presupuesto presentada y aprobada por el Pleno relativa a los ejercicios 2013 y 2014.

- Informar en el primer Pleno de 2016, tras el análisis del informe de auditoría contable del ejercicio 2013 presentado por la firma Olzewski Auditores, SL de la necesidad o no de la contratación, para su aprobación por el Pleno, de una nueva empresa para realizar la auditoría contable para dicho ejercicio conforme al nuevo artículo 39.2

- ....

- Presentación por la Comisión Permanente, para su aprobación por el Pleno, de un Código de Buen Gobierno y Conducta Corporativa del Consejo General"

 

Es decir,

  • En el primer punto proponen presentar esas cuentas del 2013 y 2014 cuando se había declarado el 26/10 que estaban conciliadas (listas para el auditor) y que el extesorero denunció que estaban en paradero desconocido ¡antes de junio de 2016! Por favor, contén la risa, lector, que el asunto es serio.
  • Proponen en el segundo punto revisar presupuestos (que son prospectivos, no forenses) que ya han sido aprobados por el Pleno con anterioridad. Es decir, ¿tunear lo que en su día se presentó, aprobó y se supone que consta en acta para que todo cuadre a toro pasado? ¿He entendido bien?
  • En el tercer punto proponen estudiar el análisis de los auditores y decidir, según lo que digan, contratar a otros auditores "para dicho ejercicio", el mismo. Supongo que no saben que ese cambio de auditores se tiene que reportar y explicar ante el órgano Ministerial que controla a los auditores. Pero ¿en serio proponen eso? Y, al hablar del "nuevo art 39.2" , parecen olvidar que solo hay unos Estatutos válidos y son aquellos publicados en el BOE y no una revisión que hicieron en 2011 y que no han llevado al Ministerio para que la apruebe y publique o, si lo hicieron, no subsanaron posibles errores. La cuestión es que lo que vale es lo que dicen los Estatutos del 2001.
  • En el último proponen presentar un documento que es obligatorio, para toda persona jurídica, desde el 1º de julio de 2015 y que, de haberse aplicado dudo que estuviera escribiendo estas líneas.

Te prometo, amigo lector, que si yo soy un presidente de Colegio en ese Pleno habría pedido la dimisión inmediata de toda la Comisión Permanente porque eso que acabo de copiar es, simplemente, aberrante.

Fue un asunto feo, además, enviar una nota de prensa en la que se daba a entender que los Colegios (y entre ellos el de Valladolid), con la única abstención de Málaga (significativamente ni se la citó) habían aprobado en ese pleno la gestión económica del CG. Pues no se había aprobado tal gestión sino una serie de medidas "de control de daños"; así lo hizo constar mediando protesta pública Gloria Galván, presidente del Colegio de Valladolid, entidad que está luchando en solitario por poner solución a este desastre. Reclamaba la Sra Galván eso que se ha dado en llamar Transparencia. ¿Mucho pedir? Pues sí, por lo visto demasiado.

El día 9 de diciembre se celebró ese Pleno en el que un servidor declara haberse caído del burro.

Se alinearon los astros y en una clarísima huida hacia adelante, a mi entender, se traspasaron todos los límites habidos y por haber en materia de ética y respeto hacia un simple colegiado, lo que soy. Puede que a otros les guste o necesiten ser tomados por tontos pero no es mi caso. Ni lo fue para Aarón García, vicepresidente del Colegio de Valladolid quien ese día tuvo que soportar hasta burlas por pedir lo que es de Justicia y exigible: transparencia y responsabilidad. Fue el único, lamentablemente. Prometo que pensé, como a veces pienso, en darme de baja del Colegio y olvidarme de todo. Tirar de la cadena y dejar que todo esto tuviera el obvio final que merece. Pero, al mismo tiempo, reconozco que desde esa institución se puede hacer mucho por mi profesión y, por traslación, por el consumidor. Solo que no con este estilo de (me cuesta llamarla así) dirección y no con estas personas que han demostrado de qué son capaces.

Acto seguido, el 10 de diciembre, el CG publicó en su web dos documentos que son los que dispararon mi preocupación en materia de Transparencia años atrás: las Memorias de 2013 y 2014. Una con año y medio de retraso, otra con medio año. Hasta ese momento se había estado fuera de la Ley. No solo la Ley de Colegios Profesionales o los Estatutos del propio Consejo General sino también aquella Ley de Transparencia y Buen Gobierno que es de aplicación a toda Corporación de Derecho Público. Por raro que parezca mi idea respecto de una Corporación de Derecho Público no contempla espacios temporales ni actos contrarios a la Ley. Les tengo una malsana aversión que, según parece, no es compartida salvo por un Colegio.

Pero, ¡un momento! ¿Memorias? ¿Seguro? Pues no: las Memorias Anuales, tal como las prevé la Ley, son documentos que presentan una imagen fiel de la entidad tanto desde el punto de vista de la gestión como desde el punto de vista financiero y contable. Pero, si no han sido aprobadas por el Pleno las cuentas anuales ni de 2013 ni de 2014 por no estar disponibles hasta "antes del 25 de junio de 2016" ¿cómo pueden publicar dichas Memorias? Y ¿Cómo pueden publicar esas Memorias si ni siquiera se han propuesto a votación del Pleno? 

¿Debería incluir la “Memoria” alguna Sentencia derivada de un litigio con un Colegio? ¿Hay otras Sentencias o litigios abiertos de obligado conocimiento para los miembros del Pleno, los representantes de los "accionistas" del Consejo por delegación de la masa de todos y cada uno de los miembros de los Colegios? ¿Debería cuestionarse la información estadística si, al menos, hay un Colegio que informa reiteradamene un número de colegiados mientras el CG le atribuye más del triple con el consiguiente cambio en canon exigible y la contabilización de una deuda potencialmente inexistente? 

¿Estamos ante una ficción, una imagen posible pero sin certeza tanto respecto de la gestión como del estado financiero de la entidad y con el plácet de la Comisión Permanente de una Corporación de Derecho Público? ¿Debería el Pleno permitir que quienes han ocasionado oscuridad - y la mantienen - sigan en sus cargos con todos los documentos a su disposición o deberían haber iniciado otro tipo de actuación para garantizar la seguridad jurídica de todos los Colegios y sus Colegiados así como prevenir posibles responsabilidades personales por esa omisión? Eso debería suscitar preguntas Colegio a Colegio, colegiado a colegiado. 

Está claro que lo de ver de lejos no es lo suyo y, con bastante probabilidad, no ven mucho más allá del tapizado de su sillón. Pero yo, colegiado de base, insisto, pagaré mi cuota como colegiado un año más - y van muchos - y dentro de esa cuota irá incluido un canon. Y pagaré servicios a los que sé que se les ha recargado el precio para ayudar a generar un fondo colectivo que sirva para algo y no para alguien  ¡Todo sea por el bien común! 

Seguiré luchando porque mi profesión sea digna y respetada, pero para ello debe ser también respetable en sus instituciones. Por ello escribo estas líneas en lugar de guardar silencio e "ir a lo mío". No tengo otro interés que contar con una referencia de calidad, independiente de cualquier poder y responsable en mi profesión.

Ya no estás ante una carta abierta dirigida a mi CG representante pidiendo lo que es mi derecho y su obligación, simplemente porque ya ni confío en ellos, ni nada espero de ellos, ni considero que merezcan mis escritos. Ahora escribo para que todo mediador de este país sepa una parte de lo que se cuece en su órgano de máxima representación y sepa que no solo no se ha gestionado con diligencia la cosa común, que ni se sabe a ciencia cierta qué es lo que han ingresado y en qué han gastado con el dinero de todos (si se supiera ¿a qué viene el modificar presupuestos de hace tres años y no disponer de cuentas de 2013 a estas alturas del cuento?), ni qué oportunidades hemos dejado de lado por carecer de un rumbo o simple información. 

Sí podemos saber que hemos pagado más de un millar de vídeos en Youtube visionados por una media inferior a 180 personas por unidad mientras en la calle apenas saben qué somos y para qué servimos los mediadores colegiados mientras otros canales nos comen terreno intoxicando o abusando del consumidor. 

Sí podemos saber que en esos 50 años de historia no hay ni una sola acción judicial contra quienes abusan del consumidor de seguros y, con ello como efecto colateral, se desmantelan carteras de mediadores colegiados por parte de quienes operan con impunidad.

Sí podemos saber que a poco menos del 1% de los colegiados se le ha perdido algo en las Américas aunque dudo que el esfuerzo inversor del CG en ese campo sea coherente con dicho porcentaje. Y sabemos muchas cosas más pero no es este el foro para exponerlo ni para pedir cuentas.

Me siento engañado, burlado. Nos intentan colar unas Memorias que no son tal cosa publicadas muy lejos de los límites temporales legales. Toman decisiones con Estatutos que no han sido publicados en BOE. Han transcurrido 120 días desde que dimitiera el extesorero alegando que el CG no tenía las cuentas de 2013 y 2014 y que eso implicaba una enorme inseguridad para la Institución, pero todo sigue igual, salvo que en el camino que media nos han dado gato por liebre y, salvo las excepciones de Valladolid y Málaga, nadie ha hecho nada en el conjunto de presidentes de Colegios salvo pensar en ese "que presenten unas cuentas, las aprobamos y corramos un tupido velo".

Hay alguien llamada Conciencia que me asalta con un consejo: que apriete el botón de la Agencia Tributaria. Sin duda esta hallaría interesante que una entidad que mueve 2.3 millones de euros anuales de los cuales el 70%, aproximadamente, está sujeto al impuesto de sociedades, haya presentado liquidaciones de impuestos del 2013 y 2014 a ojo de buen cubero y que a estas alturas aún no se aclare. Más que nada por aquello de que llevar los libros contables con retraso no está bien visto pero aún queda peor poner números en una Liquidación que no se corresponden con la realidad.

¿Es un mal Consejo?

Nota: todo lo que aquí se indica cuenta con respaldo documental. No es ficción. Desgraciadamente.

 

 

 

Carlos Lluch - Mediador de Seguros colegiado nacional nº 70.332

 

 

 
 
 

14 comentarios

Añadir comentario
  1. berebere
    #1

    berebere

    Valientes como tú hacen falta, en general los Colegios están llenos de miedosos y estómagos agradecidos.
    Mucha fuerza!

    Me gusta (2)
  2. Comstar
    #2

    Comstar

    Sugiero nombrar una comisión de asuntos sin importancia para que redacte la normativa para crear una sala de espera que tendrá la función adicional de servir de sede de la comisión de asuntos miscelaneos que diagnosticará la necesidad de contratar un tercer estudio en caso de que el segundo estudio de auditoría a la auditoría falle.

    Y por supuesto, como hay que asegurar la participación, para evitar la concentración de poder, es preciso que las dos comisiones estén conformadas por al menos 500 personas, para que así las abstenciones individuales no sean significativas. Al final, el costo de tener dicha comisión será el de la nómina de las 1000 personas que tendrá a cabo la definición de parámetros para definir parámetros para evaluar la evaluación a la auditoría, y debería darse un plazo de 14 años para que tengan el tiempo necesario y resuelvan con prontitud.

    Me gusta (1)
  3. Fernan2
    #3

    Fernan2

    Carlos, esta es una reacción absolutamente irracional...

    El hombre racional se adapta al mundo que le rodea; el hombre irracional se obstina en intentar que sea el mundo quien se adapte a él. Por tanto, todo progreso se debe al hombre irracional.
    (George Bernard Shaw)

    Ojalá salgan más irracionales como tú, que buena falta nos hace ir progresando!!

    Me gusta (1)
  4. davidkeko
    #5

    davidkeko

    Nada nuevo en este país... En las ultimas elecciones al Colegio oficial de médicos de Barcelona escribí a los 2 candidatos varias veces para preguntar por su programa y qué pensaba hacer con la sección de Homeopatía, que no pintaba nada en algo relacionado con la medicina real y científica. Por supuesto, nadie respondió...

    Me gusta
  5. Pelos sr
    #6

    Pelos sr

    Mucho me temo que la mayoría de Consejos Generales de Colegios tienen actuaciones similares al tuyo.
    Yo no cuento con prueba documentales.. sólo se me ocurrió en una ocasión leer las cuentas presentadas.. Los gastos en dietas eran escalofriantes. Amén de su revista de autobambo que ningún colegiado lee, amén de...
    Se valen de que a ningún colegiado le interesan esas cuentas (desconocimiento) y de que los únicos que las controlan (los presidentes de los colegios ) están bien amancebados como para que no den disgustos al consejo.
    Estas organizaciones están obsoletas..
    Muy buen artículo.

    Me gusta
  6. Avante
    #7

    Avante

    en respuesta a davidkeko
    Ver mensaje de davidkeko

    Hola Davidkeko,

    Yo me presenté a unas elecciones en mi colegio profesional con un programa que remití a todo el censo; las perdí.

    Quien las ganó presentó su programa en la primera Asamblea Ordinaria que siguió a las elecciones; esto es, a toro pasado.

    A veces tenemos, colectivamente, lo que nos merecemos.

    Me gusta (1)
  7. Avante
    #8

    Avante

    en respuesta a Pelos sr
    Ver mensaje de Pelos sr

    Hola Pelos sr,

    No tengo el conocimiento de otros como para señalarlos y mucho menos para generalizar.

    Sí tengo claro que la mayoría de entidades colegiales que conozco aún no han integrado que la Ley Omnibus acabó con su papel protector y corporativista para hacerlas un instrumento al servicio del cliente de los colegiados, es decir, del consumidor.

    Y también tengo claro que muchos conjugan mal el verbo y en lugar de servir han optado por servirse de su cargo.

    Yo prefiero ser un inconformista, un "desobediente inteligente", no destructivo sino motor de cambio, que un cerdo complaciente y complacido. Te dejo una cita de Oscar Wilde que considero ilustra bien la actitud que intento poner en juego:

    "La desobediencia, a los ojos de cualquiera que haya leído la historia, es la virtud original del hombre. El progreso ha llegado por la desobediencia, por la desobediencia y la rebelión."

    Una cosa obsoleta no necesariamente debe ser desechada. Pero no debe ser mantenido el status quo que la perpetúa. Debe ser rejuvenecida y adaptada no a los tiempos actuales sino a los que necesariamente están próximos a llegar puesto que su papel también consiste en ser tractor de sus miembros. Por eso debe anticiparse o, incluso, innovar.

    ¿Lo hacen los actuales colegios? Me temo que la respuesta general no va por ahí ¿verdad?

    Un abrazo,

    Carlos Lluch

    Me gusta (1)
  8. Pelos sr
    #9

    Pelos sr

    en respuesta a Avante
    Ver mensaje de Avante

    Sinceramente, no tengo la posibilidad de trabajar si no estoy colegiado,(obligatoriedad para el ejercicio de mi profesión de profesional autónomo). Si la tuviera, hace tiempo que me habría descolegiado, pues en ningún momento me he sentido apoyado, ni defendido, ni representado por mi colegio (y llevo 26 años en él), ni cuando fui aspirante al primer empleo, ni posteriormente en el ejercicio de mi profesión ( la ley Omnibus que comentas, creo que los ha dejado obsoletos).
    Se me llegó a argumentar que no sabían por qué nos quejábamos los que estábamos en el paro, pues sólo con la agenda que nos regalaban y la comida gratis del día del patrón, "amortizábamos" la cuota colegial. Dicho por el presidente... Ahí me dí cuenta de lo que representaba mi Colegio, hace 27 años.
    Suele ocurrir como con Hacienda : quien está dado de alta y regularizado tiene que acatar toda la normativa, y sin embargo, quien no aparece en sus registros, campa a sus anchas sin respetar ninguna norma... y sin embargo, el Colegio (Hacienda) se ve incapaz de perseguirlo.
    Lo que nunca ha cambiado es la cuota de CG.. en mi caso unos 70 euros al trimestre. El dinero que peor invertido me parece.
    Siento no ser más explícito y documentado... Mi a´rea de trabajo no me permite ser experto en cuentas ni legalismos formales... y precisamente es de ello de lo que se valen estas estructuras (son cargas que tenemos que llevar "per sé". Otro "impuesto" que acatar.
    Un saludo y felicidades por tu denuncia.

    Me gusta
  9. Avante
    #10

    Avante

    en respuesta a Pelos sr
    Ver mensaje de Pelos sr

    Lo mío es de psiquiatra: mi colegiación es voluntaria. Y me cuesta algo más del doble que la tuya.

    Desde luego la experiencia que relatas es un claro indicador de indigencia intelectual y moral. Pensar que el desarrollo colectivo de una profesión se sustenta en una cena y una agenda es, cuando menos, preocupante.

    El problema que surge de esta forma de pensar y de ejercer la responsabilidad respecto de un colectivo, aparte, se debe medir en coste de oportunidad. Es decir, debemos medir todas las oportunidades y acciones perdidas para siempre que estos berzas impiden desarrollar con su parálisis y necedad.

    También añado que hay que ser conscientes de que cada cuatro años (normalmente) hay elecciones y en casi todos los Estatutos colegiales está prevista la moción de censura. Por tanto la responsabilidad de poner a ineptos al frente de la institución no es de otros que de los mismísimos colegiados de base.

    Si algo me entristece de lo que ocurre en mi institución, por ejemplo, no es tanto el tener una cúpula ineficiente que tapa como puede eso cuando sus negligencias han quedado al aire, como el pasotismo e irresponsable tolerancia con que el resto ha permitido que sigan al mando.

    En fin, ojala a alguien se le ocurra pensar en qué necesitamos, de verdad, y en qué necesita el consumidor y que tan solo desde ese emprendimiento colectivo se puede impulsar. Así generarían unas instituciones colegiales que serían un "producto" que valdria la pena comprar. Eso es lo que pienso.

    Un saludo y gracias por compartir tu experiencia.

    Carlos

    Me gusta (1)
  10. Pelos sr
    #11

    Pelos sr

    en respuesta a Avante
    Ver mensaje de Avante

    Sí... también en mi caso tenemos elecciones cada 4 años. Un par de veces, los autónomos hemos eccho una candidatura para desbancar "el poder".. en mi caso, el colegio está muy politizado, baste por ejemplo,r que el presidente actual es parlamentario autonómico.... y se suele utilizar el colegio como "curriculum " para aspiraciones políticas. Tras estas elecciones..¿adivinas a quien han echo jefe provincial del Servicio que nos corresponde?? Efectivamente... al presidente de mi colegio.
    Como digo, hemos intentado un par de veces desbancar a "los viejos elefantes", pero ocurre que mi profesión es muy variada, y también están colegiados los que trabajan para la administración, que son mayoría, y corporativistas.. por lo que nunca hemos logrado más de 2 representantes de un total de 7. Es lo que hay y hay que acatar/respetar la mayoría...en el fondo, sigo siendo un demócrata, para bien o para mal.
    Reconozco que mi postura actual de "pasar olímpicamente " del Colegio.... no es la acertada... pero hace tiempo que me he rendido. Como te digo, acato el "impuesto revolucionario", porque no me queda otro remedio... y cada uno por su lado.
    Un saludo Avante. Me ha gustado tu punto de vista y el intercambio de impresiones. (nunca había visto tratarse este tema en un foro, y eso que estamos un montón de Colegiados en España.)

    Me gusta (1)
  11. Avante
    #12

    Avante

    en respuesta a Pelos sr
    Ver mensaje de Pelos sr

    Fue Edgar Faure quien dijo "El inmovilismo está en marcha y nadie podrá detenerlo."

    Son muchos quienes se sienten satisfechos con lo que obtienen para sí de ese inmovilismo. Les beneficia. Pero no solo eso: saben perfectamente que ese beneficio es injusto, inmerecido y que si no fuera por el embudo de privilegios de que gozan no saldrían tan bien parados. Status quo.

    Luego tienes a todos los idiotas útiles que sirven a ese propósito. Aplauden embobados al triunfador sin darse cuenta de que es el mismo que les esquilma, que trepa gracias a que ellos prestan sus cabezas para apoyar la bota.

    En la Administración hay grandes trabajadores y personas fuertemente motivadas y capaces que saben que aportan su valor al bien común, a la Sociedad. Pero también hay quien tan solo está ahí por la sopa boba, por ese sueldo seguro sin esfuerzo ni el requisito atávico de competir que en otros escenarios - según Darwin - tendrían un mal futuro. Esos necesitan también ese status quo.

    Y así, apreciado Pelos sr , va navegando el barco con destino incierto. Haces bien en describir un impuesto revolucionario salvo por ese epíteto pues de revolucionario poco o nada tiene el modelo al que financia ¿verdad?

    Si, tal vez tendríamos que desempolvar este tema de los Colegios Profesionales con cierta frecuencia.

    Un saludo.

    Carlos

    Me gusta (1)
  12. Pelos sr
    #13

    Pelos sr

    en respuesta a Avante
    Ver mensaje de Avante

    Mucha sabiduría hay en tus palabras y en las de los que mencionas.
    Venga... un cordial saludo.. y bueno será que se desenpolve de vez en cuando este asunto...
    PD: no había caído en lo inapropiado que es en este caso lo de "Revolucionario". Más bien me tenía que haber referido al Impuesto del Diezmo o al de pernada... que son más antigüos e "inmovilistas"

    Me gusta
  13. Avante
    #14

    Avante

    en respuesta a Pelos sr
    Ver mensaje de Pelos sr

    Gracias por tu comentario. Nada de sabiduría, no obstante; simplemente que uno no traga lo que no debe tragar y eso... lo separa de lo común, lamentablemente.

    Si me permites, sugiero apoyar lo de "pernada". Más que nada porque, en el fondo, acabamos igualmente jodidos.

    Saludos y feliz semana,

    Carlos

    Me gusta (1)

Autor del blog

  • Avante

    Avante

    Artículos y comentarios que hablan del seguro, los productos financieros y el consumidor desde la óptica de un corredor de seguros.

Envía tu consulta

  • Más leído
  • Más recomendado

Conoce la otra comunidad del grupo Emergia.

Verema: Vinos, Restaurantes, Enoturismo y Club de Vinos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar