¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Ecos solares. Apuntes de energía y economía.

Transición energética mundial en marcha: hacen falta fondos de inversión contra el cambio climático de verdad


Ni un solo artículo científico revisado por pares publicado en los últimos veinticinco años contradice esta hipótesis: todo ecosistema de la Tierra está en declive, ¡absolutamente todos los sistemas de soporte vital de la tierra están en declive!

Ray Anderson, presidente de Interface Inc.

 

Una frase que no me gusta demasiado cuando se habla de cambio climático, debido a las posibilidades de generar un interminable bronco debate en los negacionistas, dice:

Si no existiera el cambio climático, habría que inventarlo. Las medidas que se toman contra el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero son rentables a largo plazo tanto para la economía como para la salud y el medio ambiente, por lo que luchar contra el dióxido de carbono resulta ser un buen negocio a la larga.

 

Cuando se queman combustibles que contienen carbono en su estructura se emite a la atmósfera no sólo dióxido de carbono (CO2), un gas inocuo en pequeñas cantidades y necesario para todas las plantas del planeta, pero cuya acumulación en la atmósfera terrestre provoca un poderoso efecto invernadero haciendo subir las temperaturas, sino que también se producen centenares de compuestos químicos (venenos, carcinógenos, contaminantes...) de todo tipo que inciden directamente en la salud de las personas, flora y fauna.

Reducir los niveles de emisiones de dióxido de carbono implica también reducir la quema de combustibles fósiles y, con ello, la contaminación atmosférica producida por cientos de compuestos perjudiciales que arrojamos a la atmósfera gracias a nuestra actividad industrial y el transporte, que son con diferencia los grandes sectores emisores de carbono. Según la Agencia Europea de Medio Ambiente, sólo en Europa se producen 430.000 muertes prematuras por la contaminación atmosférica, lo que hace de este problema ya la primera causa de muerte en el mundo desarrollado. Pero según la Organización Mundial de la Salud, son más de tres millones los que mueren cada año debido a ello, llevándose sólo la muy contaminada China un tercio del total de las muertes e India más de 600.000. Las Naciones Unidas, en cambio, elevan la cifra a siete millones; cada año que pasa encuentro un dígito más en las estadísticas...

De las enfermedades asociadas y los millones de afectados así como los costes sanitarios prefiero ni hablar. Respirar veneno tiene un precio.

Ojo, este impacto no es un impacto difuso y a largo plazo como es el impacto que provoca el cambio climático en todos los ecosistemas (que tiene consecuencias también graves, pero de otra índole y en otra escala temporal); sino un impacto directo y cercano que nos afecta directamente día a día y que aquí y ahora está matando gente a diario, sobre todo entre los más débiles: nonatos, niños, enfermos y ancianos.

Reducir la quema de petróleo y carbón, los combustibles que producen con diferencia la mayoría de los contaminantes fósiles atmosféricos, implica también una brutal reducción de los costes sanitarios, preservar el capital social, dar alas a la I+D local en la búsqueda de nuevas soluciones para desplazar a los combustibles fósiles, a la exportación de productos y equipos renovables y a toda una sana cultura del ahorro, tan necesaria en los tiempos que corren de déficit público desbocado en todo el mundo.

Te creas o no el acuerdo de París y sus consecuencias, seas escéptico o no respecto al cambio climático (escepticismo que hasta los medios más conservadores ya han abandonado ante la abrumadora evidencia), al menos piensa si te gustaría respirar siempre al lado de un tubo de escape y escuchar permanentemente ruidos de motor cerca de tu casa.

A veces me paro a reflexionar y sonrío imaginándome a mis nietos en un futuro preguntándome:

Abuelo, cómo pudisteis ser tan brutos echando toda esa porquería al aire, ¿no os entraban arcadas al respirar?

Al igual que nosotros nos horrorizamos pensando en las chimeneas oscureciendo el aire de Londres durante el siglo XIX... o bastante más cerca en el tiempo.

Grat Smoke London 1952

El "Gran Smoke de Londres" de 1952 sólo duró cuatro días, pero mató a 12.000 londinenses, dejando enfermos a otros 100.000. La mayoría de las víctimas fueron niños y ancianos. Hoy día tenemos "pequeños smokes" de Londres a diario en casi todas las grandes ciudades del mundo que matan a mucha gente de forma casi inadvertida.

 

Aparte de la cuestión climática y de salud y medio ambiente, creo que es necesario insistir en que depender de un suministro extranjero de combustibles fósiles es:

... una fuente de tensiones, un elemento nocivo en las relaciones internacionales hasta el punto de ser responsable de la mayor parte de los conflictos que se han producido en los últimos tiempos. Esos recursos fósiles están desigualmente repartidos en el mundo y el control estratégico tanto de su extracción, transporte y el lucrativo negocio de la comercialización ha desatado todo tipo de tropelías por parte de gobiernos y grandes corporaciones energéticas.

Sergio de Otto

 

Quizás el motor fundamental que lleva a poner más carne en el asador es la necesidad de liberarse de cierta tiranía en la relación de dependencia con respecto a terceros países. Estoy seguro de que conceptos como soberanía energéticaseguridad en el suministro y chantaje energético han sido tratados entre bambalinas en los gabinetes de los principales gobiernos del mundo antes de la firma del Acuerdo de París. La propia Unión Europea no esconde lo más mínimo sus intenciones de depender mucho menos del gas ruso, con todo el combustible menos sucio comparado con carbón y petróleo. No hay más que leer los documentos oficiales que elabora la Comisión Europea, como el Paquete de Medidas sobre Clima y Energía 2020, ya con sucesor para 2030, o la Hoja de Ruta para una Economía Hipocarbónica 2050.

Suelo decir que a la Unión Europea se le puede acusar de muchas cosas, desde una excesiva burocracia hasta unos tiempos de respuesta tardíos. Pero nunca, nunca, renuncia a sus objetivos si los ha plasmado en papel. Así que tomen buena nota de lo que publica, aunque no tenga carácter vinculante.

Por supuesto, la fluctuación salvaje de los precios del petróleo o el carbón no perjudica sólo a los países netamente importadores, sino que ha puesto de rodillas a los productores dependientes en muchos aspectos: Rusia, Venezuela, Nigeria, Angola, Arabia, son países que están pasando severas crisis debido a confiar excesivamente en los flujos monetarios de la exportación de hidrocarburos y que aportan alta inestabilidad al tablero global.

El mundo ha elegido un modelo energético que crea inestabilidad política y económica, empozoña el aire y cambia el clima. La buena noticia es que está en nuestra mano darle la vuelta a la situación.

La muy buena noticia... es que ya estamos en ello.

 

La transición energética, en marcha.

En un post anterior, El Acuerdo de París por el Cambio Climático y sus consecuencias en los mercados (I), traté de explicar, a grandes rasgos, por qué considero que el Acuerdo del Clima de París firmado en noviembre del año pasado es un triunfo histórico no sólo para la humanidad en su conjunto, sino para la economía capitalista en general, tanto por su contenido como por los participantes que lo han firmado. Y es que, por primera vez en la historia, los grandes emisores del planeta, Estados Unidos, China, Japón, Europa y Rusia, están de acuerdo en que hay un problema global, causado por la humanidad, y que se debe resolver antes de que las consecuencias en sus propias economías sean catastróficas. 

En ese post dí algunos argumentos de por qué considero que el sector privado va a lanzarse a una carrera descarbonizadora que creo no va a tener marcha atrás.

¿Cómo? ¿Las empresas exigiendo que la economía se vaya liberando progresivamente de la tiranía del carbono? ¿Autoimponiéndose esfuerzos? Pues sí, hay numerosos ejemplos de como las empresas europeas y americanas son las que más desean andar este camino. ¿Qué les parecería, por ejemplo, que grandes empresas poseedoras de muchos, pero muchos camiones, exigieran al regulador que legislara para que estos vehículos emitieran menos? Sería en cierto modo tirarse piedras sobre sus propios tejados ¿no? Para generar menos emisiones se necesitan motores más eficientes o eléctricos, o incluso un cambio radical de modelo de transporte de mercancías. En resumen, más inversiones y más inversión en capex para las empresas. De locos, ¿verdad?

Pero lo cierto es que existen iniciativas así y no son pocas. Como muestra un botón: un manifiesto de un grupo de 19 empresas, encabezado por gigantes logísticos como Mercadona, Ikea, Nestlé y Philips, entre otras, que pide a la UE que se rebajen los límites legales de emisiones de los camiones y se aumente su eficiencia energética. Mercadona e Ikea piden a la UE que rebaje las emisiones de los camiones

La clave que está moviendo las decisiones la encuentran en el último párrafo del artículo:

Este grupo de empresas, muy centrado en el negocio de la distribución, cree que incluir estándares de eficiencia en los carburantes ahorrará dinero y reducirá la dependencia y volatilidad de los precios del petróleo.

 

Descarbonizar la economía es rentable. Introducir medidas serias de ahorro y eficiencia energética, apoyarse en las renovables como matriz fundamental y pasar de petróleo, gas y carbón es muy buen negocio. Exige desembolsos iniciales, claro, ¡pero se recuperan con creces en el medio y largo plazo!

Lo más curioso del Acuerdo de París es que se ha tomado esta decisión colectiva mundial de carácter histórico, ¡precisamente en uno de los peores momentos de mercado para acometerlo! justo en el punto más desfavorable de los últimos años según la teoría económica, cuando más barata está la energía fósil. Hoy día el barril de petróleo cotiza incluso más caro que cuando se firmó el Acuerdo de Paris. Ello indica que esta transición energética no está sujeta a condiciones de coste a corto plazo, que va en serio, o que al menos los costes operativos no son tan determinantes como se piensa en la teoría económca clásica, pues se están internalizando los costes geoestratégicos, ambientales y sanitarios de no cambiar de actitud.

El motor de la transición energética ya está, pues, en marcha. Se ha demostrado que hay interés, ganas, iniciativa empresarial y voluntad de querer ser rentable a largo plazo. Una vez se ha visto claro lo que veníamos bastante tiempo diciendo los "locos guerreros del arco-iris", que un petróleo barato no implica necesariamente que las renovables sean poco rentables, y constatándose que las cifras de inversión en eficiencia energética y renovables no sólo apenas se han visto afectadas por la sobreabundancia (temporal) de gas y petróleo, sino que el ritmo de instalación y contratación de personal directamente involucrado en centrales renovables ha ido a más a lo largo de 2015, son muchos los países y empresas que han puesto la maquinaria en marcha siguiendo a los grandes.

Ya no se trata sólo de que abundan las empresas renovables, de ahorro, de gestión energética, de smart cities y smart grids o de vehículos eléctricos. Todo el sector está sufriendo una transición energética hacia un modelo más limpio y, ojo a este detalle, con unos flujos de caja más predecibles.

Si los accionistas de Repsol pudieran elegir, ¿qué preferirían? ¿que sus ingresos dependieran de los siempre volubles precios del petróleo y el gas o  bien incorporar a la corporación una división de negocio que aporte flujos de caja mucho más estables y fiables?

Eso es precisamente lo que ha hecho TOTAL, la primera gran empresa del sector fósil que, en mi humilde opinión, se ha embarcado realmente en empezar a transformar su modelo de negocio en aras de una transición energética. Total aspira a convertirse en una de las tres mayores empresas solares y de smart grids del mundo y a contar con un negocio diversificado donde cada vez pintará menos la extracción de combustible fósil. Considero que es la primera valiente de las queridas hermanas petroleras que se ha decidido a dar de verdad el paso a ser una empresa de suministro de energía, sin más.

Este contratiming casi perfecto que se ha dado me lleva a pensar que las inversiones necesarias se van a movilizar sí o sí, independientemente del precio que alcance el crudo en un futuro. Es más, según algunas voces cualificadas es muy posible que el Acuerdo de París haya deprimido para siempre el precio del petróleo pues se empieza a percibir como una materia prima prescindible a futuro. Incluso existen estudios circulando entre las grandes casas de inversión que hablan de "reducción de presión compradora en el barril" a medio plazo por diversos motivos, desde la introducción masiva del coche eléctrico hasta el aumento de la eficiencia.

Recordemos que del 90% del crudo extraído cada día, cantidad que oscila en torno a quince mil millones de litros al día (93M bbl/d), se destina a simple combustión. Quizás la materia prima más valiosa en la Tierra hoy día, del cual se extraen más de 6.500 productos que son imprescindibles para el funcionamiento de la sociedad moderna, desde plásticos y fibras textiles de todo tipo hasta pesticidas, medicamentos, detergentes y fertilizantes.

Pues el 90% de ese tesoro simple y llanamente lo quemamos.

 

La decisión de transicionar desde una economía basada en fósiles a otra que se ha venido a bautizar como hipocarbónica (low carbon) está en mi opinión tomada y de forma definitiva. La escala de prioridades en el uso de la energía ha cambiado. El precio a corto plazo ya no es lo que más importa, sino el coste total a largo plazo de las acciones a tomar, y no sólo el coste económico.

 

Escribes hermosos textos Solrac y hasta me lo creo, pero dime algo de utilidad para invertir

Un inversor que se creyera que lo que he puesto arriba va a ocurrir intentaría alejar su capital de los sectores que tienen más que perder para pasar progresivamente a orientar sus inversiones hacia los sectores ganadores en lo relativo a energía y su impacto en el planeta. En mi humilde opinión el capital ha emprendido ya el viaje hacia sectores que contribuyen a descarbonizar y descontaminar la atmósfera. No se trata sólo de poner el dinero a trabajar donde más rentabilidad pueda haber, es que existen evidencias muy poderosas de que invertir con sensatez ahorra disgustos que veo muy probables que se materialicen en un futuro, como por ejemplo un palo muy gordo a la mayor petrolera del mundo.

 

A pesar de la espectacularidad de las imágenes de un vertido masivo de crudo, se calcula que constituyen tan sólo el 4% de las fugas descontroladas de petróleo al ambiente. Es como si ocurriera un gran vertido cada pocos meses. Un inversor enemigo del carbono no quiere de ninguna manera este tipo de riesgos en su cartera, pero figura en multitud de "fondos sostenibles".

 

Sin embargo, no es fácil hacer un capital allocation con un mínimo de sensatez. Si ya es difícil en general, como será en relación al sistema energético mundial, una de las cosas más complejas que existen. La energía es la sangre de la economía mundial, por tanto interviene en todos los procesos, relaciones internacionales e intercambios comerciales posibles. Vender acciones de Exxon para pasar a poner los huevos en, por ejemplo, compañías solares sin más, puede hacernos merecedores de un buen disgusto.

Es cierto que en el pasado día con algunas buenas ideas, por ejemplo anticipando días de vino y rosas para Gamesa y no por que fuera una muy buena empresa, sino simplemente por tener un buen gestor al frente y encontrarse en un sector con el viento de cola, nunca mejor dicho. Es relativamente sencillo elegir empresas del sector de las energías limpias que lo hagan medio bien, Pero no es nada fácil elegir el precio adecuado para entrar, debido a la escasez de alternativas conocidas suelen tener precios bastante inflados. Véase Tesla por encima de los 200$, apuesta que considero un poco arriesgado ahora. O recordemos, contradiciéndome a mí mismo sobre la "facilidad" de elegir empresas, la funesta aventura de Abengoa, la cual incluso emitió un engendro financiero para tratar de tapar la roncha, que vino a llamar, con toda la pachorra, "bono verde".

Os sorprenderíais de saber la cantidad de gestores de fondos y EAFIs que cayeron en la trampa mortal de Abengoa, una empresa a la que debo el saber leer las cuentas: Me desmarco de Abengoa (15/07/2014), o de lo entusiasmados que están muchos con la flamante compra de Saeta Yield, la cual no tardará en dar disgustos.

No, no basta con comprar acciones de empresas que no emitan dióxido de carbono. Esto sólo lo hacen los fondos malos. Vender acciones de empresas carboneras para comprar bancos porque el objeto social de un banco no es contaminar y declararse "libre de carbono" puede ser un movimiento equivocado, aparte de fullero. ¿Quién dice que nuestro banco no esté financiando la construcción de varias centrales de carbón, miles de kilómetros de oleoductos y decenas de pozos petrolíferos? ¿Acaso la responsabilidad social de un banco no pasa también por hacerse cargo del destino de las inversiones que financia?

 

Para colmo, el inversor no recibe información suficiente en muchos casos para calibrar el impacto medioambiental de las empresas.

 

Si optamos por dejar la decisión de delegar el stock picking en gestores expertos podríamos tener suerte de encontrar a personas realmente capacitadas al frente. Desgraciadamente mi experiencia al buscar lo que vengo a denominar como fondos climáticos deja mucho que desear. Existe una insoportable ausencia de verdaderos fondos de inversión buenos en energías limpias, ahorro energético o simplemente conducentes a una economía menos dependiente del carbono.

Y no sólo me quejo de que muchos de estos fondos "limpios" se limiten a comprar negocios "que no emiten carbono" (pero que tampoco hacen nada por evitarlo), sino que podemos encontrar verdaderos engendros en su interior. En este interesante hilo de Rankia tienen varios. Les invito a descubrir las primeras posiciones de algunos fondos en Morningstar, pueden encontrar desde empresas extractoras de petróleo como Exxon Mobil (eso sí, incluidas en el DJ Sustainability Index, ¡toma ya!) hasta ETFs que se limitan a replicar, abultadas comisiones aparte, un índice "medioambiental" creado ad hoc conteniendo emocionantes aventuras contables chinas en su interior.

 

Composición del Dow Jones Sustainability Index. Díganme que les parece que el índice que sirve de benchmark para muchísimos fondos "sostenibles" tenga a Exxon como segunda posición con más de un 5%, siendo el sector oil & gas uno de los más importantes con un 12,37% del total. No pocos fondos "climate friendly" se basan en este índice tramposo.

 

Muchos fondos "climate friendly" se limitan a replicar estos índices o una mezcla de ellos. Y encima te cargan un 3% de comisión, como si fueran de gestión activa. Algunos incluso se hacen llamar a sí mismos, "éticos", casi nada.

Sí, resulta complicado encontrar un buen fondo que contribuya decisivamente y con unas reglas claras a invertir en la transición energética en marcha sin correr grandes riesgos. Los productos financieros contra el cambio climático para el inversor minorista constituyen una oferta que deja mucho que desear. Pero eso no significa que no podamos contar con ciertas directrices.

Lo más inmediato es fijarse en los fondos que sí funcionan, los hay. Bueno, yo he encontrado dos, pero seguro que hay más, especialmente en los países nórdicos, campeones de la lucha contra el cambio climático (Nordea ya publica la huella de carbono de todos sus fondos comercializados en los países nórdicos.).

Por ejemplo, el Australian Ethical Fund  lleva funcionando desde 1986 con una filosofía transparente y sencilla: tener empresas en cartera que sean éticas y medioambientalmente responsables. Nada de combustibles fósiles, pero tampoco tabaco, armas, juego. Y primando eficiencia energética, renovables, cuidado del medio ambiente, educación, banca sostenible y ética, innovación, etc.

Lo más curioso del caso es que el fondo Australian Ethical le saca al índice de referencia entre dos y tres puntos de media en base anual. Funciona.

 

Otro fondo bastante curioso es el Triodos Renewable European Fund.

Este fondo sólo invierte en centrales europeas de energías renovables comerciales, principalmente solar fotovoltaica y eólica. Tener un 100% renovable en cartera no es garantía ni de éxito ni de rentabilidad puesto que la energía es un sector altamente regulado y, en España particularmente, ha sido presa frecuente de vaivenes regulatorios retroactivos, han caído ostias como panes. Sin embargo, y a pesar de que el fondo tiene el 71% de sus activos en países tan soleados como Holanda y Bélgica y de que ha tenido que lidiar con los recortes retroactivos en España (correspondientes a los dos drawdowns drásticos del gráfico en 2011 y 2013), su performance ha sido más que meritorio.
 

 

Si nos vamos directamente al arte del stock picking, sabemos que el ritmo de las renovables no decaerá en varios años, y que incluso va a más. El mercado fotovoltaico mundial crecerá un 15% durante este año, hasta 66,7 GW. Se puede decir prácticamente lo mismo del mercado eólico, con Vestas y Gamesa como quizás las mejores, que no baratas necesariamente, empresas occidentales del ramo. Sin embargo, estos son sectores que considero ya "maduros", pues compiten exitosamente en las subastas eléctricas desplazando implacablemente a las fuentes fósiles (caso de Brasil). Incluso las grandes casas de inversión han abierto organismos específicamente diseñados para ofrecer vehículos de inversión en la materia, caso de Morgan Stanley.

Respecto a los vehículos eléctricos, es complicado saber si alguien se llevará el gato al agua, si será Tesla o alguna de las grandes, de lo que no tengo duda es de que tendremos coches eléctricos cada vez más baratos, con mayor autonomía y que se conducirán "solos" cada vez más gracias al desarrollo dela conducción autónoma. Y, por supuesto, que el dieselgate no fue sino el detonante de una nueva fase en el grupo Volkswagen, que contribuirá en unos años a tirar del carro como nadie lo hará. Alemania subvenciona la compra de coches eléctricos de forma masiva porque son un buen negocio para el país. Por ejemplo, se gasta menos dinero en la subvención que importando todo el petróleo que necesitará ese coche en su vida útil.

Pero ojo, estaríamos muy equivocados si creemos simplemente que se va a sustituir un porcentaje de coches fósiles por sus homólogos eléctricos. Entre que las nuevas generaciones cada vez usan menos el coche, ya sea por gusto, por moda o por disponibilidad de renta, y que las herramientas de internet como Uber han logrado que la ruina que representa comprarse un coche se palie bastante por darle salida al capex infrautilizado, no sería de extrañar que dentro de diez años haya menos turismos en Europa que ahora.

También sería muy buena idea fijarse en el sector del ahorro energético, en particular del ahorro y eficiencia en los edificios.

Y tanto que el ahorro es una fuente de energía. En este diagrama Sankey puede observarse perfectamente como la energía que se tira al ambiente sin ser usada representa el 60% del total en Estados Unidos (en el ólvalo rojo). Y creo que la cifra es demasiado optimista.

 

Pocos son conscientes de que de aquí a menos de cinco años (tres años para el sector público, ojito que está ahí al lado la fecha) todos los proyectos de edificios que se visen deberán ser de consumo (casi) de energía nulo (Near Zero Energy Buildings -NZEB). Esto significa que tras 2020 no se podrá construir edificio alguno que no produzca tanta energía como la que consume, lo cual no es nada fácil de conseguir. Es más, la energía producida deberá provenir de las inmediaciones del edificio, no valdrá traerla de cientos de kilómetros por una línea de alta tensión (en balance neto) y será de origen estrictamente renovable.

¿Por qué tanta exigencia? Muy sencillo, el sector de los edificios consume el 40% de la energía final de la Unión Europea. Los edificios son depredadores de energía y,por tanto, emisores de contaminación y carbono aunque no se vea.

Un post sobre el tema edificatorio: Hacia los edificios de consumo de energía casi nulo a través del prefabricado a gran escala

Una empresa que me viene a la cabeza en relación a los edificios de consumo nulo de energía y que, casualidades del destino, conocí gracias a estudiar un "fondo limpio tramposete" que tenía un 20% de empresas fósiles en su interior es, curiosamente, de fuera de Europa: japonesa. En Japón no sobra la energía y son muy cuidadosos usándola, por lo que los NZEB también tienen allí un gran mercado. Sekisui House está especializada en edificación sostenible y es bastante puntera en los NZEB. Confieso que no me he zambullido en las cuentas aún, pero a priori que se comporte bastante mejor que su índice de referencia desde hace un tiempo, y cada vez mejor, invita a hacerlo.

 

Y no deberíamos fijarnos sólo en los actores principales del sector. ¿Cuántas empresas auxiliares Tier 1 suministran equipos y servicios a estas empresas? ¿Y cuántas trabajan equipos poco glamourosos como "bombillas", por hablar en plata? Acuity Brands proporciona soluciones de iluminación en Estados Unidos a empresas de todo tipo, pero trabaja sobre todo luminarias de muy bajo consumo,como los LEDs. Su beneficio crece del orden del 30% anual y su gráfica ( y su PER, claro) así lo refleja.

 

 

Finalmente, un apartado para los arrepentidos o conversos, empresas energéticas tradicionales que intentan mudar de modelo, como la finlandesa Neste OYJ [1]. La primera refinera del país que ya cuenta con los biocombustibles como base de su división de negocio más prometedora y que ni siquiera con un barril de petróleo barato procedente de Rusia, lo que le lastraba las cuentas, ha dejado de ganar dinero ni de pagar su goloso dividendo, batiendo de forma vigorosa al índice de referencia de Helsinki. Además, cada vez que presenta resultados pega un bajón para después recuperarlo en pocos días.

 

 

Y para terminar, algunas ideas generales

El inversor minorista está cada vez más concienciado, demanda más y mejor información y es más exigente con respecto a poner su dinero a trabajar por el clima o lo verde, hay demanda creciente de este tipo de productos incluso en España. Y aunque existen muchos estándares e índices “sostenibles”, desgraciadamente los productos de inversión colectiva “climate friendly" a los que puede acceder un inversor particular no cumplen en la inmensa mayoría de los casos con los requisitos mínimos exigibles, contienen elementos indeseables en su interior o no se ajustan al perfil en principio deseado.

Pronto, y a raíz de escándalos ambientales, se va a mirar con lupa que contiene cada fondo “verde”, la desconfianza entre los inversores es patente.

Existen muy buenas oportunidades individuales para el inversor minorista a la hora de invertir de forma responsable contra el cambio climático, aunque la oferta de productos colectivos de inversión deja mucho que desear, lo que representa por otra parte un inmenso campo de oportunidades para las gestoras que deseen apostar por otro modelo energético y diferenciarse siendo verdaderos pioneros. En España la competencia en este sentido es casi nula.

 

[1] Gracias Enrique Roca.

 

Disclaimer

Este post, como todos los que aparecen en el blog Ecos Solares cuando se analizan oportunidades de inversión y/o especulación, es una reflexión que comparto libremente en Rankia por motivos puramente educativos, de incremento desmesurado del ya de por sí desmesurado y soberbio ego personal y de fortalecimiento de amistad y relaciones personales con otros inversores particulares de la Comunidad de Rankia, y nunca se podrá considerar como una recomendación de inversión. El usuario que está detrás del nick "Solrac" no está habilitado para crear recomendaciones de mercado, gestionar carteras ajenas y ni lo hace ni pretende hacerlo al margen de la Ley. Este usuario, en todo caso, sólo ejerce actividades de inversión acogidas en el artículo 62.3 de la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores como excepciones a la aplicación de dicha Ley. La decisión de invertir es personalísima y autónoma y debe realizarse en un marco responsable por adultos formados.

16 comentarios

Añadir comentario
  1. #1

    Montecristo_bm

    Buenas Solrac:

    El tema " eco " me recuerda mucho al inicio de las punto com, por un tema de tiempos más que nada. Moda que llevo a burbuja y un posterior asentamiento.

    Creo que ya es hora de volver la vista a este sectorial en todas sus variables de una forma ordenada. Gracias por las ideas.

    Saludos

    Sólo sé que no sé nada

  2. #2

    Solrac

    en respuesta a Montecristo_bm
    Ver mensaje de Montecristo_bm

    Hombre, dentro de lo que llamas "eco" caben muchas cosas. Pero es indudable que durante 2007-2008 se vivió una locura en el sector renovable, por ejemplo. Recordemos Gamesa a 36€, valor que creo acabará alcanzando en un futuro, pero que indudablemente no merecía durante esos días de vino y rosas que luego trajeron la resaca. O la locura de ver a First Solar cotizando a PER 200, pa´so de 311 en 2008 a 11 en 2012 (y ahí sigue).

    Gracias por comentar Montecristo.

    Saludos.

  3. #3

    Fleischman

    "Si no existiera el cambio climático, a ver si al final vamos a intentar mejorar el planeta para nada..." :)

  4. #4

    likuta

    Gran artículo!. Mañana me lo vuelvo a leer tomando notas. Y miraré ese fondo australiano.
    Triodos tiene un tufillo sectario (dicen por ahí) que no me convence. Aunque el dinero huele siempre igual, venga de donde venga...
    Muchas gracias por tus aportaciones.

  5. #5

    inocenti

    Las cumbres del clima para poco sirven, solo para comprobar que cada vez hay menos nieve en ellas, y para concretar la próxima cita en la cumbre.
    Estoy de acuerdo con vuestros comentarios. Hice una pequeña inversión en Gamesa y en abengoa, esta última de consecuencias desastrosas para mi bolsillo. Supongo que no hay que atribuirlo a la falta de interés por todo lo renovable y sí a la mala direccion empresarial.
    Estaría muy bien que el planeta tuviera un futuro más esperanzador, pero hasta que no sea irreversible nada se hará, ojala me equivoque. Por ahora el sector del petroleo y otros contaminantes tienen muuucho peso.

  6. #6

    Greydarr

    Buenos días Solrac,

    Un par de comentarios y una corrección.

    Empiezo con la corrección: "cada año que pasa encuentro un dígito más en las estadísticas..." lo lamento pero un factor x10/anual es un craso error. A veces la emoción y la pasión nos engaña ...

    Por lo demás el post es, como siempre, veraz, claro y muy educativo.

    Y aquí van algunos comentarios.

    Con respecto a BP y Total es de destacar que los dos fueron al inicio (+/- 1980)pioneros en la fabricación de módulos fotovoltaicos, como por otra parte lo fue Siemens aún antes +/- 1970(con grandes intereses en nuclear). Creo que es normal ya que su principal negocio es la energía. Mis dudas al respecto es si su inversión en fotovoltaica era como apuesta de futuro o mas perversamente como política de bloqueo de patentes en lo que pudieran descubrir para salvaguardar su masiva inversión en energías sucias. El futuro quizás nos lo aclare pero bienvenida sea la nueva postura de Total.

    Otro. cuando hablamos de renovables debemos de tener en cuenta su carácter intermitente ¿Para cuando un post tuyo sobre acumulación? Creo que además de fundamental es un sector en gran desarrollo donde se requerirán tremendas inversiones. De algún modo los inversores que, escogiendo claro la tecnología vencedora, se posicionen tempranamente pueden obtener elevadas rentabilidades.
    ¿Alguna idea al respecto?

    Con respecto al coche eléctrico. Yo, que lo veía como una utopia, deseable utopía, creo que me equivoqué otra vez. Afortunadamente ahora lo veo mucho mas posible gracias a Tesla. Las baterías, tanto en capacidad como en precio, están mejorando a una velocidad pasmosa. Y creo que lo harán mas aún en plazos muy breves (5 años). Los fabricantes clásicos de coche empiezan a despertar ... a la fuerza ahorcan.

    Y nada mas por el momento salvo agradecerte el tiempo y dedicación que le dedicas a tus post.

    Como siempre un placer leerte.

  7. #7

    Solrac

    en respuesta a Greydarr
    Ver mensaje de Greydarr

    Gracias Greydarr, aunque intervengas para hacerme encargos de posts largos como un día sin pan, je, je. Porque el tema del almacenamiento tiene miga y lo sabes ;)

    No, no me ha traicionado el cerebelo al hablar de un dígito más. El año pasado se hablaba de cientos de miles de muertes por contaminación atmosférica, andaba por los 650.000, pero hace dos años se tenían estadísticas de unas decenas de miles. Este año vamos por los millones y más cerca de los 10 que de los 1, por lo que creo muy probable que en 2017 salga un estudio hablando de +10 millones de muertes.

    Evidentemente en algún momento, espero que en 2018, se dejarán de añadir ceros y la tasa se moderará, ¡espero! ;)

    Saludos.

  8. #9

    Gaspar

    Coincido con el post, sobre todo porque siempre he creído que el debate sobre el cambio climático o que si es Antropogénico o no lo es y todo ese rollo, la verdad es distraernos de lo que nos está perjudicando directamente en el corto plazo. Lo importante es que las emisiones que hacemos son dañinas Hoy y Ahora para la salud de todos nosotros, y esto a su vez será un Enorme problema en el Largo Plazo. Hombre!!! que los islandeses y groenlandeses están felices con el cambio climático y tener menos superficies cubiertas de hielo, pero no están muy contentos si las emisiones de coches e industrias perjudican su salud.

    Tengo un a duda cuando escribes: "Pues el 90% de ese tesoro simple y llanamente lo quemamos." Te refieres a que el 90% lo quemamos con el uso del Transporte o que se quema en las chimeneas de escape de las plataformas y pozos como la imagen 2 lo muestra. También tengo la duda cuando hablas de los 6.500 productos derivados del petróleo. Lo que pasa es que de un barril sólo se pueden extraer X% de derivados independientemente de si decidimos refinar mas o menos combustibles. Es decir, aunque no refináramos la gasolina y otros combustibles de un barril, el porcentaje que podríamos utilizar para refinar otros derivados como medicamentos, detergentes y fertilizantes sería mas o menos el mismo.

    Para terminar sólo quiero comentar que sí considero importante la existencia y creación de Fondos verdaderamente Verdes y Sustentables debido a que la familiaridad de invertir en estas tecnologías hará que también cambiemos algunos hábitos debido al efecto positivo del sesgo de compromiso y consistencia, ie, si tengo dinero invertido en empresas sustentables pues lo más consistente sería traer un coche híbrido o de pocos cilindros en lugar de una SUV de 8 cilindros. El único problema que veo es si tu le pides a la City o a Wall Street que te vendan algo por muy buenas intenciones que se tengan, entonces ellos te lo venderán y crearán todo un fenómeno de nuevos productos. Algunos pocos serán muy buenos pero la mayoría muy malos. Esto es a lo que me refería cuando escribí el post de "Demasiados ETFs: Cuando Mas es Menos".

    Saludos y un abrazo!!!

  9. #10

    Alcaravan

    Gracias Solrac por compartir una vez màs tu gran trabajo,aunque sea con retraso,llevo tiempo con el tema renta,por fin...,tomo nota ,tengo claro que como pequeño inversor voy a aumentar el porcentaje de mis inversiones destinados a este tipo de activos,llammemoslos sostenibles o como se quiera,y tus articulos me son muy ùtiles,aunque luego me quiebre la cabeza tomando la decisiòn final,siempre tengo en cuenta la informaciòn de calidad,y ademàs y creo que es màs importante ayudas a que la gente tome conciencia sobre la protecciòn del medio ambiente,que aqui ,en este pais que decir.....falta hace,me vienen a la cabeza las palabras de aquel "polìtico"no digo nombres que se supone que estàn en campaña,no quiero herir sensibilidades
    Un saludo

  10. #11

    Einhard

    Gamesa a 36...ya no la volveremos a ver....le queda menos de un año de vida...

    pero bueno, que opináis de lo que está pasando?...a corto plazo....a cuanto la veis?

  11. #12

    Solrac

    en respuesta a Gaspar
    Ver mensaje de Gaspar

    PErdona, no te respondí como te mereces.

    De un barril de petróleo se extraen cortes de hidrocarburos de todo tipo, desde gases muy ligeros como metano hasta asfaltos superpesados casi sólidos. Todos esos productos son los precursores (también podríaos incluir al gas) de aditivos para alimentación y para cualquier cosa que puedas imaginar, detergentes, aceites sintéticos, plásticos, fármacos, membranas de todo tipo, recubrimientos, adherentes, pinturas especiales, fertilizantes, fibras textiles (Lycra, neopreno, goretex, nylon, etc.), etc.

    Así hasta 6.500 productos.

    Saludos.

    P.D. Los nórdicos son los primeros preocupados por el cambio climático, a ellos les suele gustar su clima frío.

  12. #14

    Srcliment

    en respuesta a Greydarr
    Ver mensaje de Greydarr

    Efectivamente el que presente un acumulador eficiente y barato va a volar. El plan con el que todos los OEM cuentan para un futuro cercano (15 o 20 anios máximo) es el coche eléctrico, común (plataformas de movilidad) y conectado.
    De momento todas las papeletas las tiene TESLA, a pesar de que está cara, tiene buen futuro (en cuanto a baterias) los vehículos son de momento demasiado caros (excepto para los suizos, se ven a montones por aquí)

  13. #15

    Comstar

    "It's hideous" - Wonder Woman

    Lo mejor es establecer alianzas. Armar la empresa, establecer alianzas con empresas reconocidas como Tesla, no para que te respalden, sino para pedir consejo y guia.

  14. #16

    Comstar

    en respuesta a Srcliment
    Ver mensaje de Srcliment

    El mismo Musk dice que sus acciones están caras. Ahora bien, caras respecto de valor actual, pero las acciones que no resultan de especulación y corporate buyouts tienden a reflejar la expectativa futura del inversor de largo plazo. De modo que "caro" podría parecer relativo, dependiendo del punto de vista. ¿Me equivoco?

Autor del blog

  • Solrac

    Apuntes de energía y economía con el afán de ayudar a democratizar el mundo de la energía. Especulación con derivados del VIX, opciones. Transición energética en marcha... @Solrac_Solar

Envía tu consulta

https://img1.etsystatic.com/024/1/5430244/il_570xN.494352383_escl.jpg

Conoce la otra comunidad del grupo Emergia.

Verema: Vinos, Restaurantes, Enoturismo y Club de Vinos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar