Preocupado por la independencia de cataluña

1,21K respuestas
Preocupado por la independencia de cataluña
Preocupado por la independencia de cataluña
Página
125 / 152
#993

Re: Preocupado por la independencia de cataluña

Consell de Cent

El Consejo de Ciento (en catalán Consell de Cent) era la institución de autogobierno municipal de la ciudad deBarcelona entre los siglos XIII y XVIII. Recibe dicho nombre porque lo formaba una asamblea de cien ciudadanos: los llamados «jurados», que asesoraban y supervisaban a los magistrados municipales, y los «consellers» o consejeros de Barcelona. El número inicial de miembros quedó fijado en cien, aunque la cifra de jurados de la asamblea fue aumentando a lo largo del tiempo.

La ciudad aragonesa de Jaca contaba con un Consejo de Ciento desde 1238 y doce años más tarde, el rey Jaime I, el Conquistador conoció su funcionamiento y le dio su aprobación regia. En 1249, el rey creó la estructura fundamental del gobierno municipal de Barcelona: inicialmente lo formarían cuatro «paers», cada uno de los cuales nombrarían a un consejero para ayudarles, pero nueve años más tarde decidió reducir el número de paers a uno y éste elegiría a ocho consejeros. En una asamblea, formada por 200 probi homines (prohombres) que eran parte de lo mà major (la mano mayor). Cada 6 de enero, los prohombres escogían nuevos consellers, los cuales entonces procedían a renovar los prohombres.

Después de diversas modificaciones, en 1265 la organización municipal quedó definitivamente estructurada: la autoridad municipal recayó sobre cuatro consejeros, elegidos por un consejo de cien jurados. El número y proceso de elección cambió posteriormente en diversas ocasiones. Este sistema cooptatorio propició la aparición de una oligarquía ciudadana, el patriarcado urbano, que se perpetuaba en los cargos de consellers y del Consell de Cent presentando notorias y particulares afinidades con las ciudades italianas.

El Consell de Cent fue fortalecido durante la Edad Moderna por Fernando II de Aragón, mediante la sustitución del sistema cooptatorio por el insaculatorio: tras la guerra civil catalana(1462–1472), la reforma real instauró este sistema, mediante el cual los magistrados municipales eran elegidos por sorteo. En la reforma de 1510 se igualó el número de representates de todos los estamentos y se permitió, tras tres siglos, la reincorporación de los nobles al gobierno municipal. Durante la guerra dels Segadors (1640-1652), el Consejo de Ciento continuó abriéndose a todos los estamentos sociales, incorporando al «conseller» sexto, el representante de los menestrales, cuyo primer sorteado fue Andrés Saurina.

Finalmente, la institución de autogobierno municipal de la capital catalana fue abolida tras la entrada de las armas francesas del mariscal duque de Berwick en Barcelona el 15 de septiembre de 1714.

Rafael de Casanova

Rafael Casanova i Comes ( Moià , 1660 - Sant Boi de Llobregat 2 de mayo de 1.743 ), jurista catalán y doctor en derecho, fue el último Conseller en Cap ( 1714 ) del Consell de Cent de Barcelona y partidario del Archiduque Carlos de Austria como Rey de España por lo que, al final de la Guerra de Sucesión Española , durante los últimos meses del Sitio de Barcelona , y en virtud de su cargo como Consejero, también asumió las responsabilidades de miembro de la Junta de Gobierno del Principado de Cataluña , coronel de la Coronela de Barcelona , y gobernador de la Plaza y Armas de Barcelona.

Principat de Catalunya

El Principat de Catalunya , por antonomasia el Principado o también Catalunya, fue el estado creado por la unión de todos los condados catalanes (Empuries, Rosselló, Barcelona, Girona, Besalú, Cerdanya y Urgell ... y más tarde en 1491 en Comptat del Pallars Sobirà) que estaban bajo la jurisdicción del rey Alfonso I el Trovador o el Cast desde el 1162 . Los soberanos del Principat de Catalunya ostentan la dignidad de Compte de Barcelona .

Catalunya fue definida inicialmente como «la tierra que va desde Salsas hasta Tortosa y Lleida» (« de sales usque Dertusam te Ilerdam cum suis finibus ») y su definitiva configuración territorial no se completó hasta el 1491 , con la incorporación del Comptat del Pallars Sobirà.

Políticamente el heterogéneo grupo de condados agrupados bajo la denominación unitaria de Catalunya fue cohesionado mediante tres documentos de carácter legislativo, jurídico y cultural: los Usatici Barchinonae (Usos de Barcelona), el Liber dominio registro (Libro del dominio del rey), y la Gesta Comitum Barchinonensium (Gestas de los condes de Barcelona), documentos que configuraron Cataluña como un estado medieval, con unas fronteras definidas, un corpus legislativo y judicial unificado, y unos referentes culturales comunes. Administrativamente, Cataluña fue articulada mediante una estructura jurisdiccional de ámbito territorial, las veguerías , al frente de las cuales habría un representante de la autoridad real, el veguer, nombrado personalmente por el soberano y con plenos poderes en nombre del rey en materia fiscal y militar. La fundación de Catalunya como estado se ve representada simbólicamente por la aparición del término Cathalonia en la documentación legal de la cancillería del rey de Aragón , que pasa de tener la mera y vaga acepción geográfica anterior, para convertirse en la denominación oficial de un espacio político y étnico definido. En Catalunya no se le asoció inicialmente ninguna denominación nobiliaria, ya fuera la de condado, ducado, principado o reino, sino tan solamente Catalunya . A partir del siglo XIV se asoció la dignidad de Principat en Catalunya, convirtiéndose a partir de entonces la denominación oficial del estado. Catalunya fue conjuntamente con el reino de Aragón sido constituyente y fundacional de la Corona de Aragón , el soberano de la cual tenía por corona y título principal el ser rey de Aragón .

#995

Re: Preocupado por la independencia de cataluña

Que gusto da leer estas cosas.

Un abrazo.

Método, disciplina y tiempo

#996

Re: Preocupado por la independencia de cataluña

Guerra de Sucesión Española

La Guerra de Sucesión Española fue un conflicto internacional que duró desde 1701 hasta la firma del tratado de Utrecht en 1713, que tuvo como causa fundamental la muerte sin descendencia de Carlos II de España, último representante de la Casa de Habsburgo, y que dejó como principal consecuencia la instauración de la Casa de Borbón en el trono de España. En el interior de España la Guerra de Sucesión evolucionó hasta convertirse en una guerra civil entre borbónicos, cuyo principal apoyo lo encontraron en la Corona de Castilla, y austracistas, mayoritarios en la Corona de Aragón, cuyos últimos rescoldos no se extinguieron hasta 1714 con la capitulación de Barcelona y 1715 con la capitulación de Mallorca ante las fuerzas del nuevo rey Felipe V de España. Para la Monarquía Hispánica las principales consecuencias de la guerra fueron la pérdida de sus posesiones europeas y la desaparición de la Corona de Aragón, lo que puso fin al modelo «confederal» de monarquía, o «monarquía compuesta», de los Habsburgo españoles.

El Principat de Catalunya sigue resistiendo (1713-1714)

Tras la repentina muerte de su hermano, el archiduque Carlos fue elegido emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico en septiembre de 1711. Esto le obligó a trasladarse a Fráncfort para su coronación como emperador con el título de Carlos VI y en consecuencia abandonar Catalunya, si bien dejó como regente a su esposa, la emperatriz Isabel Cristina de Brunswick. Catalunya esperaba que sus leyes e instituciones propias fuesen preservadas según lo acordado en el Pacto de Génova de 1705 firmado por los representantes del Principado y de la reina Ana de Inglaterra. Así, cuando en 1712 comenzaron las negociaciones de paz en Utrecht, Gran Bretaña planteó a Felipe V el "caso de los catalanes" y le pidió que conservase los fueros, a lo cual éste se negó, aunque prometió una amnistía general. Los ingleses no insistieron, puesto que tenían prisa por que se firmase el tratado y disfrutar de las enormes ventajas que les proporcionaba. Al conocer este acuerdo y presionada por Gran Bretaña, Austria accedió secretamente a un armisticio en Italia y confirmó el convenio sobre la evacuación de sus tropas de Catalunya. Finalmente la emperatriz también se embarcó en marzo de 1713, oficialmente para «asegurar la sucesión» del trono austríaco, quedando como virrey el príncipe Starhemberg, en realidad con la única misión de negociar una capitulación en las mejores condiciones posibles, pero ni siquiera esto se consiguió dado que Felipe V no aceptaba el mantenimiento de los fueros catalanes. Por otra parte, el Tratado de Utrecht únicamente había incluido una cláusula por la que se concedía una amnistía general a los catalanes y que gozarían de los mismos privilegios que sus súbditos castellanos, pero no los suyos propios.

El gobierno catalán se componía entonces de tres instituciones, los Tres Comunes de Catalunya: el Consejo de Ciento que se encargaba de la ciudad de Barcelona, la Diputación General o Generalitat, de atribuciones sobre todo tributarias sobre el conjunto del territorio, y el Brazo militar de Catalunya. El 22 de junio de 1713 el príncipe Starhemberg comunicó a los catalanes que había llegado a un acuerdo con el general borbónico en el llamado convenio del Hospitalet para la evacuación de las tropas, y como garantía les había entregado Tarragona. Tras ello, se embarcó secretamente junto con sus soldados, dejando a Cataluña a su suerte. En Barcelona se formó la Junta de Brazos de las Cortes, la cual decidió una defensa numantina. Mientras tanto el comandante borbónico, el duque de Popoli, sometía las ciudades circundantes y terminó pidiendo la rendición de la propia Barcelona, a lo que ésta se negó. Entonces Popoli inició un bloqueo marítimo, no demasiado eficaz, ya que era burlado por Mallorca, Cerdeña e Italia. En los siguientes meses se produjeron levantamientos en el campo, que fueron rápidamente sofocados. En marzo de 1714 se firmó el Tratado de Rastatt, confirmado en septiembre por el Tratado de Baden, lo que suponía el abandono definitivo de Carlos VI. El emperador envió una carta a la Diputación General de Cataluña en la que les explicaba que había firmado el tratado de Rastatt obligado por las circunstancias y que todavía mantenía el título de rey de España.

La batalla del 11 de septiembre de 1714

Felipe V, tras superar la muerte de su mujer, volvió exigir la rendición de Barcelona que fue rechazada por los resistentes encabezados por el general Antonio de Villarroel y por el conseller en cap Rafael Casanova. La ciudad había sido asediada por un ejército de 40.000 hombres y 140 cañones, y Felipe V respondió iniciando el bombardeo. El asedio continuó durante dos meses (previamente había sufrido nueve meses de dudoso bloqueo marítimo). El 11 de septiembre de 1714 el mariscal de Berwick ordenó el asalto; la defensa de los catalanes fue «obstinada y feroz», tal como recordaba el marqués de San Felipe, y en la lucha cayó herido gravemente el Conseller en cap Rafael Casanova cuando lideraba el contraataque contra las tropas borbónicas, blandiendo la bandera de Santa Eulalia para enardecer a los defensores.

En una última llamada a la población barcelonesa, los Tres Comunes de Catalunya ordenaron publicar el siguiente bando considerado por el historiador catalanista y fundador del Centre Català José Coroleu e Inglada y José Pella i Forgas "el documento más importante de los anales de aquella guerra" porque en la Ciudad Condal, "último baluarte de las antiguas libertades de la Península, finía la independencia nacional de una raza, los habitantes de la Corona de Aragón, en otros tiempos indomable, lanzando con los últimos alientos de su vida su testamento político en digna y solemne justificación de su historia y protesta de su conducta para los venideros siglos en esta forma sublime".

El fin del Principat de Catalunya

El Duque de Berwick llevaba unas instrucciones precisas de Felipe V sobre el trato que debía dar a los resistentes cuando la ciudad cayera, en las que se decía que «se merecen ser sometidos al máximo rigor según las leyes de la guerra para que sirva de ejemplo para todos mis otros súbditos que, a semejanza suya, persisten en la rebelión».

A pesar de que pensaba, según lo que dejó escrito en sus Memorias, que aquella orden era desmesurada y «poco cristiana» —y que se explicaba porque Felipe V y sus ministros consideraban que «todos los rebeldes debían ser pasados a cuchillo» y «quienes no habían manifestado su repulsa contra el Archiduque debían ser tenidos por enemigos»—, el duque de Berwick la cumplió nada más entrar en la ciudad de Barcelona el 13 de septiembre. Al día siguiente creó con carácter transitorio la Real Junta Superior de Justicia y Gobierno, de la que formaron parte destacados felipistas, y que sustituyó a las instituciones catalanas ya que su cometido era gobernar «aquel principado como si no tuviera gobierno alguno». Así el 16 de septiembre, sólo cuatro días después de la capitulación de Barcelona, el Duque de Berwick comunicaba a sus representantes la disolución de las Cortes catalanas y de las tres instituciones que formaban los Tres Comunes de Catalunya, el Brazo militar de Cataluña, la Diputación General de Cataluña y el Consell de Cent. Asimismo suprimía el cargo de virrey de Catalunya y de gobernador, la Audiencia de Barcelona, los veguers y el resto de organismos del poder real. En cuanto a los municipios los cargos de consellers, jurats y paers fueron ocupados por personas de probada fidelidad a la causa felipista y a finales de 1715 se impuso definitivamente la organización castellana. Como han señalado varios historiadores, con todas estas medidas el Principado de Cataluña dejó de existir como Estado.

#997

Re: Preocupado por la independencia de cataluña

http://www.libertaddigital.com/nacional/el-valle-de-aran-pide-un-pacto-de-libre-union-con-cataluna-en-el-nuevo-estatuto-1276244980/

firmados por los araneses, como hombres libres, propietarios de su país, con la Corona catalano-aragonesa".

http://es.wikipedia.org/wiki/Era_Querim%C3%B2nia

Era Querimònia eran un conjunto de privilegios concedidos al Valle de Arán en 1313 por el rey Jaime II de Aragón, quien confirmó los Usatges y Constituciones de sus habitantes a cambio del pago de un tributo. Fue nuevamente confirmada por Alfonso IV de Aragón en 1328 y respetado por Pedro IV de Aragón después de aceptar la oposición aranesa a la venta del territorio al conde Hugo Roger II del Condado de Pallars Sobirá en 1385. Era Querimònia era una verdadera Carta Magna para el Valle de Arán y fue ratificada por todos los monarcas hasta Fernando VII de España.

http://es.wikipedia.org/wiki/Era_Querim%C3%B2nia

Juan II de Aragón concedió a los araneses varios derechos y exenciones y en 1389, las Cortes de Monzón declararon el Valle de Arán parte del Principado de Cataluña. En 1411, el Síndico de Arán ofreció la unión libre y pactada de Arán con los condados catalanes, la cual fue aceptada por las Cortes catalanas, hecho que acabó con la independencia del Valle.

Por lo que oigo, Ni ERC , ni CIU , ni me imagino que la CUP , están por la labor
de hablar de hombres libres .
yo entiendo que se
trata de reproducir el sistema centralista y borbónico en Cataluña ,
agravado porque la veguería de Barcelona y Cataluña serian casi lo mismo .

pienso que Aran dice que hay que ver de que va esto , pros y contras etc y además se basan en un acuerdo de unión de hace +800años .

un acuerdo que ha funcionado pese a SER ARAN geográficamente FRANCIA , .

La desigualdad importa aunque aún no lo sepas

#998

Re: Preocupado por la independencia de cataluña

El tema de la Vall d'Aran no está en la agenda de los políticos catalanes. No interesa.

#999

Re: Preocupado por la independencia de cataluña

Estoy de acuerdo que si sois malos que se os deje ir, pero eso, marcharos vosotros, no que os quedéis con algo que es de todos, incluido del resto de Españoles, el problema esta en que queréis que sean los otros lo que se vallan, y ahí esta el problema, si tan a disgusto estáis en España iros, pero fuera de España y no quedándoos con parte de la misma, (no me refiero a ti, si no a los separatistas), por que por mucho que no lo aceptéis Cataluña es parte de España y no creo que os la entreguen por el mero echo de pedirlo. Y yo hablo poniéndome en la posición del resto de España, lo cual no quiere decir que a mi personalmente me daría exactamente igual lo uno que lo otro

#1000

Re: Preocupado por la independencia de cataluña

Luego te contesto...pero mírate esto:


21 September 2012
La Falacia de la Deuda Heredada
Written by XSiM

El debate sobre la deseabilidad económica de la independencia está teniendo lugar. Y eso, de por sí, ya es muy importante. Hace solo unos meses ese debate era tabú. Nembé.

Hoy voy a comentar uno de los argumentos que más utilizan los analistas contrarios a la independencia de Catalunya que es el de la deuda heredada: “si Catalunya se independentiza”, amenazan, “tendrá que asumir el 20% de la deuda española (que es del 80% del PIB o 800.000 millones de euros) y eso, sumado al 21% del PIB que tiene la Generalitat, pondrá la deuda Catalana por encima del 100% del PIB cosa que la convertirá en financieramente inviable y perderá acceso a los mercados financieros internacionales”. Esta misma frase ha sido pronunciada o escrita por economistas, catedráticos de economía, profesores de contabilidad y políticos de diferentes colores. Sólo tiene un pequeño problema: carece de sentido. Y carece de sentido por cinco razones.

Primera, a pesar de que esos datos de los 200.000 millones y el 100% del PIB se van repitiendo una y otra vez, resulta que son... (no sé como decirlos para que no se sientan insultados),... mmmm: ¿mentira? Según el Banco de España ni la administración central del Estado tiene una deuda del 80% del PIB, ni ésta es de 800.000 millones, ni la población catalana es el 20% del total de la Española (es el 16%). El dato del 80% del PIB (o los 800.000 millones) corresponde a la deuda TOTAL que YA INCLUYE la de las comunidades autónomas. Por tanto, los que utilizan el argumento de la deuda contra la independencia exageran porque contabilizan la deuda autonómica dos veces. La deuda de la administración central del Estado es, en realidad, de 617.731 millones de euros. El 16% de esa deuda que “correspondería” a Catalunya serían 98.800 millones que es menos de la mitad de los 200.000 de los que se habla con tanta alegría. Si a esos 98.800 millones les sumamos los 42.000 de deuda que tiene ahora la Generalitat, salen 141.000 millones. La deuda Catalana, pues, sería del 70% del PIB, una deuda perfectamente asumible entre otras cosas porque está muy por debajo de lo que tiene el Estado Español en su conjunto en la actualidad y muy por debajo de la deuda media de la Unión Europea. Por lo tanto, si queremos tener un debate serio, empecemos por no exagerar los datos.

Segunda, y pasando al terreno de los argumentos, es curioso que los mismos que dicen que, en caso de independizarse, Catalunya debería asumir una parte proporcional de la deuda Española dicen que la independencia es inconstitucional y que no hay ninguna ley que tenga previsto un proceso de secesión. Eso es realmente curioso porque, si no hay leyes que prevean el proceso de independencia, ¿cómo saben que la ley va a obligar a Catalunya a asumir el 20% de la deuda española? La realidad es que la deuda española fue asumida en su día por el gobierno de España y los mercados se la van a reclamar al gobierno de España. Si luego España le pasa una factura a Catalunya por la parte proporcional de esa deuda, ya se verá si la asume. Eso dependerá del proceso de negociación política y de las contrapartidas que haya. Por ejemplo, los catalanes argumentaremos que nosotros hemos pagado unos 300.000 millones de más desde que entró en vigor la democracia (un 8% del PIB anual, cada año en promedio). Si España se ha gastado esa cantidad y además ha aumentado la deuda, ese es un problema del que los catalanes no son responsables (e incluso se podría argumentar que España le tiene que devolver a Catalunya los 300.000 millones!). En cualquier caso, lo que está claro es que, de momento, la deuda la ha pedido y firmado gobierno de España y los mercados se la van a reclamar a ese gobierno. Y punto.

Tercero, curiosamente el argumento expuesto arriba solo habla de que Catalunya sería corresponsable de las deudas o los pasivos de España... pero no habla de los activos. En caso de división, supongo que la misma ley imaginaria que dice que Catalunya debe hacerse responsable de su cuota de deuda también dirá que tiene derecho a su cuota de los activos! Entre esos activos, por ejemplo, hay empresas públicas como AENA o Loterías del Estado o propiedades como el hipódromo de la Zarzuela, el museo del Prado o el Coto de Doñana. Lógicamente también están los bienes públicos que el Estado tiene en Catalunya. Finalmente, están los fondos de la Seguridad Social, el oro que reside en las arcas del Banco de España, el Fondo Monetario Internacional o las acciones que España tiene en el Banco Central Europeo (por cierto, si Catalunya es propietaria del 16% de las acciones españolas del BCE, Catalunya automáticamente forma parte del sistema del BCE que incluye el Euro). Si España le pasa el 16% de la deuda a Catalunya, también le debería pasar el 16% de todos esos activos con lo que Catalunya podría venderlos inmediatamente y recuperar una parte del dinero para reducir todavía más su deuda.

Cuarta, si bien no sabemos si Catalunya va a tener que asumir una parte de la deuda española si se independiza, lo que sí sabemos es que va a tener que asumir esa deuda si no lo hace. Fijaos con el detalle del esperpéntico argumento: “si Catalunya se va, pagará el 20% de la deuda española y si se queda no. Por lo tanto, si se va, pierde mucho dinero”. ¡Menuda falacia! Es posible que si Catalunya se va, tenga que asumir una parte de la deuda. Pero es que si se queda también!!! Si Catalunya sigue en España, va a pagar los mismos impuestos que paga y una parte de ellos van a ir a pagar la deuda del gobierno español. Por lo tanto, en el peor de los casos, estaría igual tanto si se independentiza como si no por lo que utilizar el argumento de la deuda es una auténtica bobada. Digo que en el peor de los casos, Catalunya estaría igual. En el mejor, siendo independiente se independizaría de la deuda española y, además, se ahorrará el 40% de los impuestos que pagan los catalanes y que ahora desaparece por los fondos de solidaridad.

Y quinta, es curioso que se diga que si Catalunya se independentiza será financieramente inviable y perderá el acceso a los mercados financieros. Celebro que haya tanta gente capaz de ver el futuro. Yo como no sé predecir el futuro me limito a observar la realidad de la actualidad. Y realidad actual es que una Catalunya dentro de esta España y con este sistema de financiación autonómico, sí que es financieramente inviable y no tiene acceso a los mercados internacionales. Por lo tanto, si el argumento es que lo que hay que evitar es perder el acceso al mercado financiero a toda costa, Catalunya debe dejar de pertenecer a Espanya a toda costa!

Resumiendo, celebro que el argumento de la deuda heredada de España esté teniendo tanto impacto entre analistas y opinadores. Lo celebro porque si la decisión de si Catalunya debe independizarse o no, dependiera de la deuda, la decisión racional sería claramente la de independizarse: es decir, desde el punto de vista de la deuda y del acceso a los mercados financieros, Catalunya, sin España, estaría mejor.
http://www.salaimartin.com/randomthoughts/item/424-la-falacia-de-la-deuda-heredada.html

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar