Acceder

Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones

402 respuestas
Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones
3 suscriptores
Reuniones del BCE: seguimiento y opiniones
Página
26 / 27
#376

Christine Lagarde cobró 444.984 euros como presidenta del BCE en 2023, un 4% más

 
El salario básico anual de Christine Lagarde por su labor como presidenta del Banco Central Europeo (BCE) ascendió en 2023 a 444.984 euros, una cifra un 4% superior a la cobrada un año antes, según ha informado la institución.

De su lado, Luis de Guindos recibió una salario básico como vicepresidente del BCE de 381.444 euros, retribución que representa también un incremento anual del 4%.

Los sueldos del resto de miembros del directorio del BCE que permanecieron en el directorio todo el ejercicio (Philipp Lane, Isabel Schnabel y Frank Elderson) alcanzaron los 317.856 euros anuales, mientras que el italiano Fabio Panetta cobró 264.880 euros, ya que abandonó el órgano a finales de octubre, siendo reemplazado por su compatriota Piero Cipollone, que recibió 52.976 euros por los meses de noviembre y diciembre.

De este modo, la remuneración básica de los miembros del directorio del BCE alcanzó el año pasado un montante agregado de 2,097 millones de euros, frente a los 2,015 millones en 2022.

Por su parte, Andrea Enria percibió también una remuneración básica anual de 317.856 euros en 2023 por su labor como presidente del Consejo de Supervisión del BCE, cargo que desde enero de 2024 desempeña la alemana Claudia Buch.

El BCE precisó que los ejecutivos de la entidad y los miembros del Consejo de Supervisión reciben un salario base y un complemento por residencia. Sin embargo, la presidenta de la institución dispone de una residencia oficial propiedad del BCE en lugar de dicha prestación por residencia.

Asimismo, los miembros del Comité Ejecutivo del BCE y el presidente del Consejo de Supervisión también reciben un complemento por representación.

"De acuerdo con lo dispuesto en las condiciones de contratación del personal del Banco Central Europeo, los miembros del Comité Ejecutivo y del Consejo de Supervisión tienen derecho a complementos salariales por residencia, hijos y educación, en función de sus circunstancias individuales", explicó el instituto emisor europeo.

En esta línea, añadió que las prestaciones salariales están sujetas a tributación a la Unión Europea y a deducciones por aportaciones al plan de pensiones y a los seguros médico y de accidentes, mientras los complementos salariales no están sujetos a tributación y no computan a efecto de pensiones.

En 2023 los complementos salariales abonados a los miembros del Comité Ejecutivo y del Consejo de Supervisión y las aportaciones del BCE a los seguros médico, de cuidados de larga duración y de accidentes ascendieron a un total de 1,16 millones e euros, frente a los 1,11 millones de 2022 

#377

El BCE sufre en 2023 sus primeros 'números rojos' desde 2004 al perder 1.266 millones por la subida de tipos

 
El Banco Central Europeo (BCE) registró al cierre del ejercicio 2023 pérdidas por importe neto de 1.266 millones de euros como resultado del impacto de las subidas de los tipos de interés en su balance, según ha informado la institución, por lo que no se distribuirán beneficios a los bancos centrales nacionales (BCN) de la zona euro en relación con el pasado ejercicio.

Se trata de los primeros 'números rojos' contabilizados por el BCE en casi dos décadas, después de esquivar las pérdidas el año anterior con un resultado en equilibrio, ya que el último resultado negativo del instituto emisor de la eurozona se remontaba a 2004, cuando la entidad se anotó pérdidas de más de 1.600 millones de euros.

Las pérdidas del BCE en 2023 habrían sido sustancialmente mayores de no haber utilizado el saldo íntegro de la provisión para riesgos financieros, que ascendía a 6.620 millones de euros, con el fin de compensar las pérdidas incurridas durante el ejercicio, lo que permitió enjugar los 'números rojos' a 1.266 millones, que se reconocen en el balance de la entidad para su compensación con beneficios futuros.

"El principal factor determinante de estas pérdidas fueron los considerables gastos netos por intereses", explica el BCE.

En concreto, en el pasado ejercicio los ingresos por intereses del BCE sumaron 63.751 millones de euros, frente a los 12.536 millones de 2022, aunque los gastos por intereses se dispararon a 70.944 millones desde los 11.636 millones de 2022, lo que arrojó un desequilibrio negativo de ingresos por intereses netos de 7.193 millones, frente a un saldo positivo de 900 millones en 2022.

En este sentido, el BCE ha precisado que el aumento de los gastos por intereses en 2023 respondió principalmente a los gastos derivados del pasivo Target neto del BCE, que se situaron en 14.236 millones de euros, siete veces más que el año anterior, a consecuencia de la subida del tipo de interés de las operaciones principales de financiación (OPF), que pasó de una media del 0,6% en 2022 al 3,8% en 2023.

Asimismo, como consecuencia de la subida del tipo de interés de las OPF también dio lugar a incrementos de los ingresos por intereses generados por la cuota correspondiente al BCE del total de billetes en euros en circulación y de los gastos por intereses abonados a los bancos centrales nacionales en concepto de remuneración de sus activos exteriores de reserva transferidos al BCE, que se situaron en 4.817 millones y 1.335 millones de euros, respectivamente.

De su lado, los ingresos netos por intereses obtenidos de los valores mantenidos con fines de política monetaria aumentaron hasta 3.467 millones de euros desde los 1.534 millones en 2022, mientras que los ingresos netos por intereses procedentes de los activos exteriores de reserva se incrementaron un 198%, hasta 2.382 millones de euros, como resultado principalmente del aumento de la rentabilidad media en la zona euro y en Estados Unidos.

Asimismo, las minusvalías no realizadas ascendieron a 38 millones de euros, frente a 1.840 millones en 2022, fundamentalmente como consecuencia de las pérdidas no realizadas por precios en algunos valores mantenidos en las carteras en dólares estadounidenses y de recursos propios.

A este respecto, se realizaron análisis del deterioro de los valores mantenidos por el BCE en sus carteras relacionadas con la política monetaria, que se valoran a coste amortizado (sujeto a deterioro) y, sobre la base de los resultados de esos análisis, no se registraron pérdidas por deterioro en esas carteras.

Por otro lado, el BCE indicó que sus gastos de personal aumentaron un 3,7%, hasta 676 millones de euros, como consecuencia del aumento del número medio de empleados en 2023, en su mayoría en supervisión bancaria, así como de los ajustes salariales.

El importe de otros gastos administrativos se incrementó un 4,2%, hasta 596 millones de euros, debido principalmente al retorno a niveles de plena actividad después de la pandemia, en particular en supervisión bancaria, así como al impacto de la inflación.

En el caso de los ingresos por tasas de supervisión, procedentes de las tasas cobradas para recuperar los gastos incurridos por el BCE en el ejercicio de sus funciones supervisoras, estos ascendieron a 654 millones de euros frente a los 594 millones de 2022. 

#378

El 'halcón' austriaco del BCE no ve probable bajar tipos antes que la Fed

 
El gobernador del Banco Nacional de Austria y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), Robert Holzmann, considera que en las circunstancias actuales no es probable que los tipos bajen antes en la zona euro que en Estados Unidos, mientras que ha señalado el riesgo para la inflación que puede suponer la crisis en el mar Rojo.

En una entrevista con Bloomberg TV, recogida por Europa Press, el banquero central austriaco, considerado uno de los principales representantes de los 'halcones' en el seno del Consejo de Gobierno del BCE, ha señalado la interrelación existente entre Estados Unidos y Europa, recordando que, en los últimos años, la Reserva Federal "siempre ha ido primero aproximadamente medio año".

"Así que supongo que hay muchas cosas en las que también seguiríamos este retraso", ha apuntado Holzmann, subrayando que depende de las circunstancias. "De momento no veo circunstancias que nos lleven a bajar antes", ha afirmado.

A principios de febrero, el presidente de la Fed, Jerome Powell, descartaba un inminente recorte de tipos en Estados Unidos al asegurar que no veía probable que el banco central alcance para marzo el nivel de confianza adecuado para decidir un giro en la política monetaria estadounidense

"Sólo queremos un poco más de confianza antes de dar ese paso tan importante de comenzar a recortar las tasas de interés", añadía.

Las actas de la última reunión del Comité de la Fed mostraban la preocupación de sus miembros sobre el riesgo de relajar demasiado deprisa la política monetaria, algo que también revelaban los documentos publicados por el BCE sobre su reunión de finales de enero, en la que los consejeros consideraban "prematuro" discutir sobre recortes de tipos ya que "el riesgo de bajar las tasas oficiales demasiado pronto superaba el de hacerlo demasiado tarde".

En este sentido, Holzmann defiende que un escenario en el que el BCE espera antes de bajar tipos, incluso un poco tarde, resultaría "menos dañino" que aquel en el que recorta tipos ahora y por alguna razón debe volver a subirlos.

De tal modo, si bien el banquero central austriaco ha asegurado que todos están esperando poder tomar la decisión, ha recordado que la institución "ya se equivocó en el pasado" y por eso ahora los miembros del Consejo están siendo un poco más cautelosos.

En este sentido, Holzmann se ha mostrado partidario, en caso de tener luz verde para los recortes y de "llegar tarde", de hacer un recorte mayor una vez, seguido de otros, si se dan las condiciones. "Creo que esta es una mejor manera de hacerlo, aunque normalmente en el descenso también es mejor tener cortes continuos que tener grandes recortes, pero no los excluiría", ha explicado.

En cualquier caso, para el austriaco los recortes estarán determinados por el futuro y las perspectivas, sobre las que ha advertido de que el principal riesgo "es el riesgo geopolítico en torno al Mar Rojo".

"Lo que podemos ver es que por el momento no tenemos un plan de paz, no tenemos una solución. Como resultado de ello, el conflicto puede explotar en algún momento. Y si es así (...) los precios del petróleo se dispararían enormemente", ha advertido.

Asimismo, ha llamado la atención sobre los riesgos relacionados con el crecimiento salarial y las diferencias entre los distintos países de la zona euro, con un aumento mayor en Países Bajos, Alemania o Austria, a la espera de que las negociaciones culminen en primavera.

"Entonces la cuestión es cómo se traduce esto en un aumento de precios", subraya el banquero central austriaco, recordando que la productividad es prácticamente nula en Alemania, Austria y también en los Países Bajos, por lo que se traduciría en tasas de crecimiento de precios mucho más altas. "Así que ésta es otra área donde existe mucha incertidumbre", ha apostillado 

#379

Guindos asegura que el BCE modificará los tipos en función de los datos y no de las fechas

 
El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, ha asegurado que la institución ajustará el sentido de su política monetaria en función de los datos que vaya recibiendo sin marcarse un calendario predeterminado.

"Nosotros somos dependientes de los datos, no somos dependientes de las fechas", ha afirmado el exministro español de Economía en una entrevista con 'Espejo público', recogida por Europa Press, donde ha asegurado que si los datos confirman una mejora de la inflación hacia el entorno del 2%, entonces el Consejo de Gobierno modificará el nivel de tipos.

De este modo, ha expresado su confianza en que continúe el proceso de desinflación en curso y, una vez que efectivamente las proyecciones del BCE indiquen la cercanía de esta meta, así como los datos entrantes de inflación general y subyacente "pongan de manifiesto que nos acercamos al 2%, pues entonces el sentido de la política monetaria cambiará".

El Consejo de Gobierno del BCE volverá a reunirse el próximo 7 de marzo para discutir la política monetaria de la zona euro, cuando también hará públicas sus nuevas previsiones macroeconómicas para la eurozona.

"Tenemos que estar absolutamente convencidos que esa inflación va a acabar convergiendo en el 2%", ha resumido el vicepresidente del BCE.

En este sentido, Guindos ha reiterado que la inflación "es un mal absoluto", añadiendo que no solamente tiene un impacto negativo sobre la actividad económica, sino que también tiene un efecto sobre la distribución de la renta que especialmente penaliza a las personas con menos renta.

Así, para el economista español habría que tener en cuenta no solamente la evolución salarial, "que están subiendo y tienen que subir", sino también la evolución de la productividad, que en Europa y en España tiene una evolución muy reducida y eso aumenta los costes para las empresas, que están siendo absorbidos por los beneficios.

Por otro lado, Guindos ha señalado también otro tipo de riesgo relacionado con la situación en Oriente Próximo y la posibilidad de un incremento del precio del petróleo y de los costes de los fletes como consecuencia del bloqueo de la travesía del mar Rojo.

"Esos son los factores que tenemos que ir vigilando y que podrían tener un impacto negativo desde el punto de vista de la inflación", ha apostillado 

#380

Bank of America apunta que el BCE podría acercar la posibilidad de recortes la próxima semana

 
Bank of America (BofA) ha señalado este viernes que el Banco Central Europeo (BCE) podría acercar la posibilidad de recortes de los tipos de interés la próxima semana, cuando el 'guardián del euro' celebre su reunión de política monetaria y de la que el mercado espera una nueva pausa que deje las tasas de referencia en el 4,5%.

El informe firmado por el economista jefe de Bank of America para Europa, Rubén Segura-Cayuela, argumenta que, si bien esperan que el BCE no modifique sus orientaciones ('guidance', en la jerga) en el comunicado de prensa, es probable que "durante la conferencia de prensa ofrezca una orientación suave en el sentido de que ya casi hemos llegado a los recortes".

De producirse esas declaraciones, desde Bank of America han apuntado que podrían venir en forma de una sugerencia de que, siempre y cuando los salarios y la inflación subyacente a corto plazo confirmen las expectativas, se darán las condiciones para iniciar un ciclo de recortes.

"También esperaríamos que [la presidenta del BCE] Lagarde reconociera que han empezado a discutir las condiciones adecuadas para el inicio del ciclo de recortes", ha incidido Segura-Cayuela, quien asimismo ha apuntado que, de reproducirse también esos mensajes en el comunicado de prensa, se enviaría una señal más fuerte -aunque este no es el escenario base de la entidad-.

Además, desde la firma han apuntado que el BCE seguirá dependiendo de los datos macroeconómicos que se vayan publicando antes que de una dependencia propiamente marcada por el calendario de las reuniones venideras.

Con todo, desde Bank of America, mantienen sus previsiones de recortes de los tipos de interés del BCE por las que el primer recore, de un cuarto de punto, llegará en junio y le seguirán otros dos recortes en lo restante de 2024: "Para junio esperamos que los datos reconforten lo suficiente al BCE como para creer que la desinflación tiene recorrido", ha explicado la entidad.

De cara a 2025, pronostican recortes por valor de 125 puntos básicos, por lo que la tasa de depósito del BCE se situaría en el 2% a mediados de ese año, en tanto que "los datos acabarán empujando al organismo a acelerar el ciclo de recortes más de lo que espera actualmente".


NUEVA CAÍDA DEL IPC DE EUROPA

La tasa de inflación de la zona euro se habría situado en febrero en el 2,6% interanual, dos décimas por debajo de la subida del 2,8% de los precios en el primer mes de 2024, según el dato preliminar publicado este viernes por la oficina comunitaria de estadística, Eurostat.

En ese sentido, los expertos de eToro, han apuntado que se mantiene la puerta abierta a que el BCE sea el primero de los grandes bancos centrales mundiales en recortar los tipos de interés a mediados de año.

De su lado, en España la tasa de inflación armonizada se situó en febrero en el 2,9%, frente al 3,5% de enero, reduciendo a tres décimas el diferencial de precios desfavorable para el país respecto de la media de la eurozona 

#381

El mercado no espera cambios el jueves y buscará pistas de un BCE dividido sobre las bajadas de tipos

 
El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) mantendrá estables los tipos de interés en su reunión de este jueves, donde lo más reseñable será conocer las nuevas proyecciones macroeconómicas de la entidad a la espera de más pistas sobre cuando podrían comenzar las bajadas de tipos en la eurozona, después de las diferentes posturas al respecto expresadas por varios miembros del órgano de gobierno de la institución.

De tal modo, el 'Guardián del euro' no tiene prisa por actuar sobre los tipos de interés y se mantendrá en modo de esperar y ver, según apunta Kevin Thozet, miembro del comité de inversión de Carmignac, para quien la probabilidad de un recorte de tipos "se acerca al 0%" y "lo mismo cabe decir de abril".

"Un problema para Christine Lagarde esta semana es que el debate sobre la bajada de tipos ya ha comenzado de forma muy pública, con bastantes miembros del Consejo de Gobierno tomando la palabra para expresar sus opiniones", apunta Gilles Moëc, economista jefe de AXA Investment Managers, por lo que considera difícil que Lagarde logre eludir por completo a entablar una "conversación sobre la conversación", necesaria antes de la primera bajada de tipos.

Sin embargo, considera que el Consejo de Gobierno está "demasiado dividido" para que la presidenta del BCE pueda ir públicamente más allá de admitir que el debate interno ha comenzado, aunque existe poca presión inmediata del mercado, ya que se han retirado prácticamente las expectativas de un recorte inminente, incluso en abril.

En este sentido, Ronald Temple, estratega jefe de mercado de Lazard AM, también da por hecho que el BCE mantendrá constante su política monetaria, pero apunta que las nuevas proyecciones económicas, combinadas con los comentarios que haga Christine Lagarde en la conferencia de prensa, deberían orientar las expectativas sobre el momento de la primera bajada de tipos.

"Los mercados valoran en un 20% la probabilidad de un recorte de 25 puntos básicos en la reunión de abril y en un 93% la probabilidad de un recorte de 25 puntos básicos hasta la reunión de junio", apunta.

De la misma opinión se muestra Konstantin Veit, gestor de cartera en PIMCO, quien considera que el Consejo de Gobierno probablemente querrá avanzar más en el proceso de desinflación antes de tener la suficiente confianza en que la inflación alcanzará el objetivo de forma sostenida y oportuna.

De este modo, lo más relevante de la reunión del jueves, aparte de las nuevas proyecciones macroeconómicas del BCE, será "el tono de Lagarde en rueda de prensa", apunta Germán García Mellado, gestor de renta fija de A&G, para quien es poco probable que se concrete en este cónclave el momento para comenzar a bajar tipos, después de los últimos datos de inflación publicados.

"Es por ello, que condicionará la bajada de tipos a los datos que conozcamos en los próximos meses, planteando probablemente un escenario central en que comiencen dichas actuaciones en los meses de junio o julio, que es lo que espera actualmente el mercado", añade.

En esta línea, la firma de inversión Muzinich apunta que los datos de precios de febrero indican que, si bien continúa el proceso de desinflación, lo hace a un ritmo más lento de lo esperado, sugiriendo que el BCE podría retrasar el comienzo de los recortes de tipos hasta el verano.

Asimismo, Charles Diebel, responsable de renta fija de Mediolanum International Funds (MIFL), añade que, mientras que el BCE no mencionará explícitamente cuándo, espera que el primer recorte de tipos se lleve a cabo en junio, por un valor de 25 puntos básicos.

En este sentido, desde Abrdn apuntan que el ciclo de recortes de tipos parece "a la vuelta de la esquina" y consideran que el proceso de desinflación está lo suficientemente avanzado como para justificar una primera bajada en el primer semestre del año, aunque advierte de que la preocupación sobre las presiones salariales impedirían que suceda en abril.

"Esperamos que Lagarde reciba algunas preguntas 'incómodas' durante la conferencia de prensa de esta semana y sus respuestas probablemente proporcionarán más pruebas de lo dividido que está el Consejo de Gobierno sobre los siguientes pasos", concluye Annalisa Piazza analista de renta fija de MFS Investment Management, quien no excluye la posibilidad de que el BCE recortara los tipos antes que la Reserva Federal, ya que el panorama fundamental justifica plenamente la medida.

"Descartamos que el BCE se comprometa de antemano, ya que la incertidumbre sigue siendo elevada", apostilla 

#382

El mercado espera pistas de un BCE dividido sobre las bajadas de tipos

 
El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) mantendrá estables los tipos de interés en su reunión de hoy, donde lo más reseñable será conocer las nuevas proyecciones macroeconómicas de la entidad a la espera de más pistas sobre cuando podrían comenzar las bajadas de tipos en la eurozona, después de las diferentes posturas expresadas por varios consejeros de la institución, según apunta el consenso de analistas.

De tal modo, el 'Guardián del euro' no tiene prisa por actuar sobre los tipos de interés y se mantendrá en modo de esperar y ver, según apunta Kevin Thozet, miembro del comité de inversión de Carmignac, para quien la probabilidad de un recorte de tipos "se acerca al 0%" y "lo mismo cabe decir de abril".

"Un problema para Christine Lagarde esta semana es que el debate sobre la bajada de tipos ya ha comenzado de forma muy pública, con bastantes miembros del Consejo de Gobierno tomando la palabra para expresar sus opiniones", apunta Gilles Moëc, economista jefe de AXA Investment Managers, por lo que considera difícil que Lagarde logre eludir por completo a entablar una "conversación sobre la conversación", necesaria antes de la primera bajada de tipos.

Sin embargo, considera que el Consejo de Gobierno está "demasiado dividido" para que la presidenta del BCE pueda ir públicamente más allá de admitir que el debate interno ha comenzado, aunque existe poca presión inmediata del mercado, ya que se han retirado prácticamente las expectativas de un recorte inminente, incluso en abril.

En este sentido, Ronald Temple, estratega jefe de mercado de Lazard AM, también da por hecho que el BCE mantendrá constante su política monetaria, pero apunta que las nuevas proyecciones económicas, combinadas con los comentarios que haga Christine Lagarde en la conferencia de prensa, deberían orientar las expectativas sobre el momento de la primera bajada de tipos.

"Los mercados valoran en un 20% la probabilidad de un recorte de 25 puntos básicos en la reunión de abril y en un 93% la probabilidad de un recorte de 25 puntos básicos hasta la reunión de junio", apunta.

De la misma opinión se muestra Konstantin Veit, gestor de cartera en PIMCO, quien considera que el Consejo de Gobierno probablemente querrá avanzar más en el proceso de desinflación antes de tener la suficiente confianza en que la inflación alcanzará el objetivo de forma sostenida y oportuna.

De este modo, lo más relevante de la reunión, aparte de las nuevas proyecciones macroeconómicas del BCE, será "el tono de Lagarde en rueda de prensa", apunta Germán García Mellado, gestor de renta fija de A&G, para quien es poco probable que se concrete en este cónclave el momento para comenzar a bajar tipos, después de los últimos datos de inflación publicados.

"Es por ello, que condicionará la bajada de tipos a los datos que conozcamos en los próximos meses, planteando probablemente un escenario central en que comiencen dichas actuaciones en los meses de junio o julio, que es lo que espera actualmente el mercado", añade.

En esta línea, la firma de inversión Muzinich apunta que los datos de precios de febrero indican que, si bien continúa el proceso de desinflación, lo hace a un ritmo más lento de lo esperado, sugiriendo que el BCE podría retrasar el comienzo de los recortes de tipos hasta el verano.

Asimismo, Charles Diebel, responsable de renta fija de Mediolanum International Funds (MIFL), añade que, mientras que el BCE no mencionará explícitamente cuándo, espera que el primer recorte de tipos se lleve a cabo en junio, por un valor de 25 puntos básicos.

En este sentido, desde Abrdn apuntan que el ciclo de recortes de tipos parece "a la vuelta de la esquina" y consideran que el proceso de desinflación está lo suficientemente avanzado como para justificar una primera bajada en el primer semestre del año, aunque advierte de que la preocupación sobre las presiones salariales impedirían que suceda en abril.

"Esperamos que Lagarde reciba algunas preguntas 'incómodas' durante la conferencia de prensa y sus respuestas probablemente proporcionarán más pruebas de lo dividido que está el Consejo de Gobierno sobre los siguientes pasos", concluye Annalisa Piazza analista de renta fija de MFS Investment Management, quien no excluye la posibilidad de que el BCE recorte los tipos antes que la Reserva Federal, ya que el panorama fundamental justifica plenamente la medida.

"Descartamos que el BCE se comprometa de antemano, ya que la incertidumbre sigue siendo elevada", apostilla 

#383

El BCE cumple el guión y mantiene los tipos en el 4,5% por cuarta reunión consecutiva

 
El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido este jueves mantener los tipos de interés, de forma que la tasa de referencia para sus operaciones de refinanciación seguirá en el 4,50%, mientras que la tasa de depósito permanecerá en el 4% y la de facilidad de préstamo en el 4,75%.

De esta forma, el instituto emisor deja los tipos intactos por cuarta reunión consecutiva desde que pisase el freno en su cita de octubre, tras acometer diez subidas consecutivas del precio del dinero, que lo situaron en su nivel más alto en más de 20 años.

El BCE ha afirmado que los tipos de interés "están en niveles que, de mantenerse durante un periodo suficientemente largo, contribuirán de forma sustancial" a devolver la inflación al objetivo del 2%.

El 'guardián del euro' había elevado los tipos en 450 puntos básicos durante el ciclo de subidas que dio comienzo en julio de 2022, si bien ahora los mercados apuestan porque el BCE rebaje la tasa de referencia en verano.

El BCE continuará aplicando "un enfoque dependiente de los datos" para determinar el nivel de restricción y duración apropiados de la política monetaria. En particular, se valorarán las perspectivas de inflación teniendo en cuenta los datos económicos y financieros entrantes, la dinámica de la inflación subyacente y la intensidad de la transmisión de la política monetaria.

"Las decisiones futuras del Consejo de Gobierno asegurarán que los tipos de interés oficiales se fijen en niveles suficientemente restrictivos durante el tiempo que sea necesario", ha subrayado la entidad dirigida por Christine Lagarde.

En cuanto a los programas de compra de activos (APP) y el de compras de emergencia frente a la pandemia (PEPP), el BCE ha indicado que el primero sigue reduciéndose a un ritmo "mesurado y predecible" dado que se ha dejado de reinvertir el principal de los valores que van venciendo.

En el caso del segundo, el Eurosistema seguirá reinvirtiendo íntegramente durante el primer semestre de 2024 el principal del montante adquirido que vaya venciendo. Ya en la segunda mitad del año, se reducirá la cartera del PEPP en 7.500 millones de euros mensuales en promedio para poner fin a las reinversiones a finales de 2024.


CONTEXTO MACRO ACTUAL

La decisión del BCE llega después de que la tasa de inflación interanual de la zona euro fuera en febrero del 2,6%, dos décimas por debajo de la subida de precios registrada en el mes anterior. Al excluir del cálculo el impacto de la energía, los alimentos, el alcohol y el tabaco, la tasa subyacente se moderó también dos décimas, hasta el 3,1%. Esta lectura fue la menor desde marzo de 2022.

Además, Eurostat confirmó que el PIB de la eurozona esquivó la recesión tras registrar un estancamiento en el cuarto trimestre respecto de los tres meses anteriores, cuando se contrajo un 0,1%.

En el caso de las grandes economías de la UE, Alemania registró una contracción del 0,3% en el cuarto trimestre, después de estancarse entre julio y septiembre, mientras Francia repitió la parálisis de los tres meses anteriores, e Italia aceleró su expansión al 0,2% desde el 0,1% del tercer trimestre. España, con una expansión del 0,6% desde el 0,4%, volvió a ser la gran economía con mejor evolución.

El comportamiento de la economía de la eurozona entre octubre y diciembre fue sensiblemente peor que el observado en Estados Unidos, donde el PIB aumentó un 0,8% trimestral, aunque fue más positivo que el desempeño del Reino Unido, que entró en recesión técnica tras ceder un 0,3% en el último trimestre de 2024 y dejarse un 0,1% durante el tercero 

#384

El Bundesbank ve cada vez más probable una bajada de tipos antes de las vacaciones de verano

 
El presidente del Bundesbank, Joachim Nagel, ha reconocido un aumento de las probabilidades de que el Banco Central Europeo (BCE) acometa una primera bajada de los tipos de interés antes del habitual parón veraniego, aunque ha defendido que cualquier decisión dependerá de la evolución de los datos.

"Está aumentando la probabilidad de que podamos ver un recorte de tipos antes de las vacaciones de verano. Pero eso dependerá claramente de los datos", ha asegurado Nagel en una entrevista en el podcast 'Table.Today', recogida por Europa Press, donde el banquero central alemán ha reconocido que "las perspectivas han cambiado y mejorado".

En este sentido, Nagel ha destacado que la corrección en los niveles de inflación a raíz de la política monetaria restrictiva aplicada por el BCE permite albergar "mucha confianza" en el efecto sobre las subidas de precios.

De tal modo, la tasa de inflación está cayendo significativamente y con las proyecciones actuales, discutidas en la reunión del Consejo del BCE de ayer, la entidad asume que se alcanzará el objetivo de inflación del 2% en 2025, ha apuntado Nagel.

Asimismo, el presidente del Bundesbank ha expresado su confianza en que las condiciones de financiación, que han mejorado ya en las últimas semanas, mejorarán en la segunda mitad del año tanto en la eurozona como en Alemania.

En la rueda de prensa posterior a la reunión de este jueves del Consejo de Gobierno del BCE, la presidenta de la institución, Christine Lagarde, aseguró que el proceso de desinflación en curso daba una mayor confianza a la entidad, aunque aún no la suficiente, por lo que subrayó la necesidad de contar con más datos, añadiendo que para abril se dispondrá de algo más de información, pero "mucho más en junio" 

#385

El Banco de Francia ve muy probable una bajada de tipos "en primavera"

 
El gobernador del Banco de Francia y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), Francois Villeroy de Galhau, considera "muy probable" que la primera reducción de los tipos de interés en la zona euro tenga lugar "en primavera" y ha recordado que esta estación incluye abril y hasta el 21 de junio.

"Me parece muy probable que haya una primera reducción de tasas en primavera, les recuerdo que en Europa, como en otros lugares, la primavera es una estación que va de abril al 21 de junio", ha afirmado el compatriota de Christine Lagarde en una entrevista con BFM TV, recogida por Europa Press.

En este sentido, el gobernador del Banco de Francia ha señalado que el BCE debe afrontar un doble riesgo, ya que "existe el peligro de las prisas" y recortar los tipos demasiado pronto, corriendo el riesgo de no alcanzar el objetivo de inflación del 2%, pero también el peligro de actuar demasiado tarde y lastrar demasiado la actividad.

En este contexto, Villeroy de Galhau ha defendido la actuación del BCE en "el tratamiento de la enfermedad" (de la inflación), después de que esta llegase a superar el 10% a finales de 2022, mientras que actualmente la institución tiene cada vez más confianza en que reducirá la subida de los precios al 2% el próximo año.

"Hay un amplio consenso sobre un próximo recorte de tipos; para decirlo de otra manera, hay un amplio consenso en preferir lo que yo llamaría gradualismo a esperar y ver, que sería esperar demasiado", ha apostillado.

En la rueda de prensa posterior a la reunión de este jueves del Consejo de Gobierno del BCE, la presidenta de la institución aseguró que el proceso de desinflación en curso daba una mayor confianza a la entidad, aunque aún no la suficiente, por lo que subrayó la necesidad de contar con más datos, añadiendo que para abril se dispondrá de algo más de información, pero "mucho más en junio" 

#386

Varios consejeros del BCE, encabezados por Alemania y Francia, avalan bajar tipos antes del verano

 
Los gobernadores de un puñado de bancos centrales de países de la zona euro y, por tanto, miembros del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), encabezados por los presidentes del Bundesbank y del Banco de Francia, han apoyado este viernes la posibilidad de que la primera rebaja de los tipos de interés llegue antes del verano, asegurando que será una cuestión a tratar en las reuniones de abril o más probablemente junio.

De este modo, las autoridades monetarias de países como Alemania, Francia, pero también las de Finlandia o Estonia, han destacado que el proceso de desinflación en curso en la eurozona, que ha permitido reducir las presiones de precios a un ritmo mayor de lo previsto, despeja el camino hacia un alivio de la posición restrictiva del BCE en los próximos meses si los datos entrantes confirman esta evolución.

En este sentido, el presidente del Bundesbank, Joachim Nagel, ha reconocido este viernes que "está aumentando" la probabilidad de que el BCE acometa una primera bajada de los tipos de interés antes del habitual parón veraniego, aunque ha defendido que cualquier decisión dependerá de la evolución de los datos.

"Está aumentando la probabilidad de que podamos ver un recorte de tipos antes de las vacaciones de verano. Pero eso dependerá claramente de los datos", ha asegurado en una entrevista en el podcast 'Table.Today', recogida por Europa Press, donde el banquero central alemán ha reconocido que "las perspectivas han cambiado y mejorado".

En un tono aún más 'dovish' que su homólogo germano, el gobernador del Banco de Francia, Francois Villeroy de Galhau, consideraba este viernes "muy probable" que la primera reducción de los tipos de interés en la zona euro tenga lugar "en primavera", recordando que esta estación incluye abril y hasta el 21 de junio.

"Me parece muy probable que haya una primera reducción de tasas en primavera, les recuerdo que en Europa, como en otros lugares, la primavera es una estación que va de abril al 21 de junio", ha afirmado el compatriota de Christine Lagarde en una entrevista con BFM TV.

En este sentido, el gobernador del Banco de Francia ha señalado que el BCE debe afrontar un doble riesgo, ya que "existe el peligro de las prisas" y recortar los tipos demasiado pronto, corriendo el riesgo de no alcanzar el objetivo de inflación del 2%, pero también el peligro de actuar demasiado tarde y lastrar demasiado la actividad.

En este sentido, Olli Rehn, presidente del Banco de Finlandia, destaca en un artículo publicado hoy el cambio en la comunicación del BCE, que antes de la reunión de ayer no había discutido recortes de tipos de interés. "Sin embargo, ayer iniciamos un debate sobre cómo empezar a levantar el pie del freno de la política monetaria", ha apuntado.

"Es hora de discutir cómo ajustamos la política monetaria a un nivel más bajo, es decir, cómo reducimos sus dimensiones restrictivas", ha defendido el excomisario europeo, para quien los riesgos relacionados con una bajada prematura de los tipos "han disminuido sustancialmente" al tiempo que se deterioran las previsiones de crecimiento. "Volveremos sobre el tema en las próximas reuniones de abril y junio basándonos en la información más reciente", ha resumido.

Por su parte, el gobernador del Banco de Estonia, Madis Müller, era quien demostraba menor entusiasmo por la posibilidad de comenzar las bajadas de tipos en próximas reuniones, limitándose a señalar que, en la reunión del jueves, el Consejo del BCE decidió dejar los tipos de interés sin cambios, porque necesita "una confirmación más firme de que la tendencia a la baja de los precios continuará antes de comenzar con los recortes de los tipos de interés".

No obstante, el banquero central estonio ha admitido que es posible que este sentimiento de confianza surja hasta niveles suficientes a la vista de los indicadores económicos de los próximos meses.

En la rueda de prensa posterior a la reunión de este jueves del Consejo de Gobierno del BCE, la presidenta de la institución, Christine Lagarde, aseguró que el proceso de desinflación en curso daba una mayor confianza a la entidad, aunque aún no la suficiente, por lo que subrayó la necesidad de contar con más datos, añadiendo que para abril se dispondrá de algo más de información, pero "mucho más en junio".

Asimismo, Lagarde también defendió en su intervención de ayer que el BCE actúa de forma independiente a la Reserva Federal de Estados Unidos y hará "lo que tenga que hacer cuando tenga que hacerlo", al margen de ser consciente del entorno internacional en el que opera y en el que también actúa el banco central estadounidense.

En este sentido, Olli Rehn ha defendido este viernes que el BCE "no es el Distrito Federal 13 de la Reserva Federal, es decir, un banco central regional", por lo que los comentarios respecto de que no puede bajar tipos antes que la Fed "son muy exagerados".

El Consejo de Gobierno del BCE tiene previsto volver a reunirse en Fráncfort para evaluar la política monetaria de la zona euro el próximo 11 de abril, aunque el consenso de analistas considera más probable que la cita clave para la primera bajada de los tipos sea la siguiente, que tendrá lugar el 6 de junio, mientras que el órgano de gobierno de la institución se reunirá de nuevo, ya en verano, el 18 de julio, antes del parón vacacional hasta el 12 de septiembre 

#387

Bank of America (Bofa) prevé el primer recorte del BCE en junio y descensos más rápidos en 2025

 
Bank of America (Bofa) ha señalado este viernes que el Banco Central Europeo (BCE) realizará su primer recorte de los tipos de interés -el 'guardián del euro' los mantuvo ayer en el 4,5%- en junio y ha advertido de que la debilidad de la inflación subyacente a finales de 2024 se traducirá en recortes más rápidos de las tasas en 2025.

El informe firmado por el economista jefe de Bank of America para Europa, Rubén Segura-Cayuela, ha señalado que la convicción de que la inflación no alcanzará su objetivo sigue siendo "inquebrantable", por lo que la idea de un recorte en junio es "alta". En todo caso, desde la entidad les "preocupa" que los precios de mercado hasta junio "sigan siendo muy volátiles".

En lo referente a la reunión de ayer del BCE, la entidad ha valorado que no hubo grandes sorpresas en la conferencia de prensa, pero sí un mensaje claro: si no hay grandes sorpresas, los recortes pueden comenzar en junio.

Por ello, Bank of America ha redoblado su apuesta por recortes trimestrales para 2024 a partir de junio, seguidos de otros más rápidos, hasta situarlos en el 2% a mediados de 2025, por una inflación subyacente en un ritmo más descendente de lo que el mercado piensa.

El BCE decidió ayer mantener los tipos de interés, de forma que la tasa de referencia para sus operaciones de refinanciación seguirá en el 4,50%, mientras que la tasa de depósito permanecerá en el 4% y la de facilidad de préstamo en el 4,75%.

De esta forma, el instituto emisor dejó los tipos intactos por cuarta reunión consecutiva desde que pisase el freno en su cita de octubre tras acometer diez subidas consecutivas del precio del dinero, que lo situaron en su nivel más alto en más de 20 años.

El 'guardián del euro' había elevado los tipos en 450 puntos básicos durante el ciclo de subidas, que dio comienzo en julio de 2022, si bien ahora los mercados apuestan porque el BCE rebaje la tasa de referencia en verano.

En su comparecencia ante los medios de comunicación tras el cónclave de la entidad, la francesa dejó claro que, si bien el proceso de desinflación en curso ofrece una mayor confianza a los miembros del Consejo de Gobierno, no es todavía suficiente para dar un giro a la política monetaria y serán necesarios más datos, añadiendo que en junio la entidad contará con mucha más información.

Por otra parte, los gobernadores de un puñado de bancos centrales de países de la zona euro y, por tanto, miembros del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), encabezados por los presidentes del Bundesbank y del Banco de Francia, han apoyado este viernes la posibilidad de que la primera rebaja de los tipos de interés llegue antes del verano, asegurando que será una cuestión a tratar en las reuniones de abril o más probablemente junio 

#388

Bonos cupón cero (BCE)

Alguien sabría decirme por qué el BCE prefiere el uso de bonos cupón cero en sus operaciones de mercado abierto (sobre todo en las estructurales)?

Un saludo.
#389

El BCE advierte de que las expectativas de "aterrizaje suave" no descuentan plenamente los riesgos

 
Las expectativas de los mercados y economistas que apuntan a un aterrizaje suave de la zona euro no descuentan plenamente los riesgos geopolíticos y estructurales que se avecinan y sus efectos en las economías y los bancos, por lo que es necesario asegurarse de que el sistema sea lo suficientemente resistente, según advierte la presidenta del Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE), Claudia Buch.

En una entrevista con 'Financial Times', recogida por Europa Press, la alemana señala la aparición de nuevos riesgos a enfrentar por los bancos, incluyendo los riesgos geopolíticos, así como un nuevo entorno macrofinanciero.

"Es necesario un cambio estructural en nuestras economías, que inevitablemente se reflejará en los balances de los bancos porque son un reflejo de la economía real subyacente", advierte Buch, añadiendo que ya se están viendo aumentos en los incumplimientos y los atrasos.

En concreto, la jefa de la supervisión del BCE apunta a la situación del sector inmobiliario, y en particular el inmobiliario comercial, que considera "un área vulnerable" al tratarse de un negocio muy cíclico al que, además, desde la pandemia, se le suma el impacto del teletrabajo, que afecta a la demanda de espacio para oficinas en el centro de las ciudades y está teniendo un reflejo en las valoraciones.

Sin embargo, Buch subraya que al mirar las expectativas que hay en los mercados y los pronósticos centrales de la mayoría de los economistas, se espera un aterrizaje suave, lo que significa que los mercados no están descontando plenamente los riesgos geopolíticos, y también los cambios que se avecinan a través del cambio estructural, la transición energética, la demografía y la digitalización, y sus efectos en las economías y los bancos.

"Estos riesgos afectarán los balances de los bancos y el riesgo bancario en el futuro", afirma la alemana, para quien es necesario un enfoque con visión de futuro, pero lamenta que la mayoría de los modelos de riesgo de los bancos no dan una idea de cómo evolucionarán los riesgos, porque se basan en el pasado.

"Estamos viendo un aumento en los préstamos morosos en parte porque tenemos tasas de interés más altas", apunta la presidenta del MUS, añadiendo que también Tenemos está la presión por un cambio estructural, "y es extremadamente improbable que tengamos un período de cambio estructural en el que no haya un aumento de los impagos".

"Esta es la razón por la que los bancos deben ser resilientes y estar suficientemente capitalizados para poder absorber pérdidas potenciales", apostilla 

#390

El BCE admite usar IA para tareas rutinarias

 
El Banco Central Europeo (BCE) ha reconocido que está usando herramientas de IA en la actualidad, aunque ha precisado que el uso de esta tecnología se circunscribe a labores preparatorias para reducir la carga de tareas rutinarias sobre sus profesionales.

"Definitivamente estamos usando herramientas de inteligencia artificial", ha señalado la presidenta del Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE), Claudia Buch, en una entrevista con 'Financial Times'.

En este sentido, la alemana ha señalado que cuanto más pueda reducir las tareas rutinarias y cuanto más pueda liberar a colegas altamente calificados de cosas que una máquina podría hacer mejor en términos de simple análisis de texto o búsqueda de texto, "mejor será".

No obstante, ha advertido de que uso de la tecnología se ciñe a labores como sintetizar y clasificar la información, lo que supone un gran alivio en términos de tiempo para el personal encargado de esas funciones.

"Pero aún queda la parte humana, la parte del juicio, por supuesto. Estas son decisiones muy críticas. Estamos utilizando estas herramientas de inteligencia artificial para prepararlos, pero no para realizarlos. Ahí es donde definitivamente necesitas el juicio humano", explica.

En este sentido, en cuanto al uso de la IA por las entidades, Buch considera que puede resultar extremadamente eficiente a la hora de procesar solicitudes de expedientes de crédito, aunque advierte de la importancia de que los bancos se aseguren de que no haya sesgos en estos datos para que no pueda haber juicios discriminatorios.

"Hay que tener esto en cuenta al utilizar herramientas de inteligencia artificial. Realmente es necesario comprender qué está sucediendo allí, cuál es el algoritmo a partir del cual se toman o preparan las decisiones", apunta la presidenta del MUS, señalando que "eso es también algo en lo que estamos trabajando con los bancos, por supuesto, para entender lo que están haciendo".

"Los bancos tienen que demostrarnos que no están simplemente utilizando ciegamente herramientas que pueden conducir a decisiones y riesgos que no queremos ver", apostilla.

El BCE, en su labor como supervisor, se encuentra inmerso en su primera evaluación de estrés cibernético de la banca, cuyos resultados se concoerán a mediados de año, y sobre lo que Buch apunta que se están reaalizando cuestionarios sobre el terreno para conocer la preparación de las entidades para un evento adverso de estrés cibernético.

"Sabemos que los ciberataques han aumentado. La mayoría de ellos no son tan críticos. Pero si se logra, entonces podría ser muy malo para el banco en términos de resiliencia operativa y efectos reputacionales", señala.

A este respecto, apunta que, si bien la subcontratación en cuestiones tecnológicas puede ser una forma eficaz de reducir costes y, por tanto, puede ser una buena estrategia empresarial, para el BCE también existen riesgos potenciales asociados al subcontratar a un proveedor de servicios.

"¿Y si ese proveedor de servicios en realidad trabaja con muchos bancos? ¿Podría haber un factor de riesgo sistémico?", se pregunta Buch, para quien la Ley de Resiliencia de Operaciones Digitales (DORA), ofrece más herramientas para llevar a cabo también la supervisión de los proveedores de servicios 

Brokers destacados