Paul Auster y las subastas USA

13
Este contenido tiene más de 10 años

Uno de los libros que me he leído durante mis vacaciones esquionas ha sido "Sunset Park" de Paul Auster, fantástico como siempre. Trata de un joven que trabaja en las cuadrillas que entran en las casas recién desahuciadas para acondicionarlas para su venta inmediata.

En Estados Unidos el sistema de las subastas judiciales es muy diferente del español, pero hay cosas que son universales: el sentimiento de aprensión al entrar por primera vez en una casa recién desahuciada, el aire enrarecido, el hedor de la derrota, el desorden, la suciedad y el abandono.

Pero dejémosle a él, que lo expresa magníficamente:  

Durante casi un año ya, viene tomando fotografías de cosas abandonadas. Hay como mínimo dos servicios al día, a veces hasta seis o siete, y siempre que entra con sus huestes en otro domicilio, se enfrenta con las cosas, los innumerables objetos desechados por las familias que se han marchado. Los ausentes han huido a toda prisa, avergonzados, confusos, y seguro que dondequiera que habiten ahora (si es que han encontrado un lugar para vivir y no han acampado en la calle), sus nuevas viviendas son más pequeñas que los hogares que han perdido. Cada casa es una historia de fracaso —de insolvencia e impago, deudas y ejecución de hipoteca— y él se ha propuesto documentar los últimos y persistentes rastros de esas vidas desperdigadas con objeto de demostrar que las familias desaparecidas estuvieron allí una vez, que los fantasmas de gente que nunca verá ni conocerá siguen presentes en los desechos esparcidos por sus casas vacías.

Sacar la basura, llaman a ese trabajo, y él forma parte de un equipo de cuatro personas empleado por la Compañía Inmobiliaria Dunbar, que subcontrata sus servicios de «mantenimiento de viviendas»a los bancos de la zona que ahora son los dueños de las propiedades en cuestión. En las extensas llanuras del sur de Florida abundan esas estructuras huérfanas, y como a los bancos les interesa volverlas a vender cuanto antes, hay que limpiar, arreglar y preparar las casas desalojadas para enseñárselas a los posibles compradores. En un mundo que se viene abajo, abrumado por la ruina económica e implacables privaciones en incesante aumento, sacar la basura es uno de los pocos negocios florecientes en la zona. Sin duda tiene suerte de haber encontrado ese trabajo. No sabe cuánto tiempo podrá seguir aguantándolo, pero el salario es bueno, y en un país donde cada vez escasea más el empleo, seguro que es una buena ocupación.

Al principio, se quedaba estupefacto por el desorden y la suciedad, el abandono. Rara vez entra en una vivienda que sus antiguos dueños hayan dejado en prístinas condiciones. Lo más frecuente es que se haya producido un estallido de ira y violencia, una orgía de caprichoso vandalismo a la hora de marcharse: desde dejar los grifos de los lavabos abiertos y las bañeras desbordándose hasta muros demolidos a mazazos, paredes cubiertas de pintadas obscenas o agujereadas a balazos, sin mencionar las tuberías de cobre arrancadas, las alfombras manchadas de lejía, los montones de mierda depositados en la sala de estar. Son ejemplos extremos, quizás, actos impulsivos provocados por la rabia de los desposeídos, expresiones de desesperación, vergonzosos pero comprensibles, y aunque no siempre le da repugnancia entrar en una casa, nunca abre la puerta sin un sentimiento de aprensión. Inevitablemente, lo primero con lo que hay que lidiar es el olor, la embestida de aire enrarecido que le penetra súbitamente por las ventanas de la nariz, los omnipresentes y mezclados olores a moho, leche agria, excrementos de gato, retretes con una costra de porquería y alimentos podridos en la encimera de la cocina. Ni con el aire fresco entrando a raudales por las ventanas abiertas se elimina esa peste; ni siquiera la limpieza más atenta y escrupulosa puede borrar el hedor de la derrota.

Después, siempre, están los objetos, las pertenencias olvidadas, las cosas abandonadas. A estas alturas, ya tiene miles de fotografías, y entre su creciente archivo pueden encontrarse imágenes de libros, zapatos y cuadros al óleo, pianos y tostadoras, muñecas, juegos de té y calcetines sucios, televisores y juegos de mesa, vestidos de fiesta y raquetas de tenis, sofás, lencería de seda, pistolas de silicona, chinchetas, soldaditos de plástico, barras de labios, rifles, colchones descoloridos, cuchillos y tenedores, fichas de póquer, una colección de sellos y un canario muerto que yace en el fondo de su jaula. No sabe por qué se siente impelido a tomar esas fotografías. Comprende que es una empresa vana, que a nadie puede ser de utilidad, y sin embargo cada vez que pone los pies en una casa, siente que las cosas lo llaman, que le hablan con las voces de la gente que ya no está, pidiéndole que las mire una vez más antes de que se las lleven. Los demás miembros de la cuadrilla se burlan de él por esa manía de sacar fotos, pero no les hace caso. 

Como veis, los sentimientos al entrar en este tipo de viviendas recién abandonadas son muy parecidos a ambos lados de Atlántico.

Y vosotros, los profesionales de las subastas, ¿cómo resolvéis el problema de la limpieza? ¿Os habéis encontrado con casos extremos? Yo he tenido que contratar varias veces cuadrillas de desinfección y desinsectación, tal era el hedor y podredumbre. Y respecto a los muebles viejos que suelen quedarse abandonados en estas casas, suelo llamar a los de la Asociación Betel para que se los lleven, los reparen y los vendan. A cambio solo les pido que dejen el piso vacío del todo, es decir, que se lleven tanto lo útil como lo inútil.

Para decorar este post he estado a punto de incluir la foto de la chica que limpia en mi casa y a la que suelo llevar a limpiar las casas subastadas para alegrar un poco el ambiente, pero finalmente no me he decidido para evitar la regañina de esos curillas de la "corrección" que siempre andan diciéndome lo que está bien y lo que está mal, que si soy un machista, que si me voy a condenar, etc.

  1. #13
    10/03/11 16:22

    Me dice Juan Carlos que un buen contacto para las limpiezas de pisos desalojados y reformas en León son los de www.reformasdebarrio.es cuyo teléfono es el 616362962.

  2. #12
    07/03/11 10:07

    Muy bueno lo de la asistenta doméstica.
    Cuando he entrado en casas de gente que había fallecido he sentido sensaciones de tristeza e inquietud. Suele ser gente mayor sin familiares directos, sin hijos.
    A veces he dedicado tiempo a adivinar quienes eran las personas que aparecen en las fotos.
    Una vez, en casa de una viuda alemana, que había falledido años atrás, encontré una Cruz de Hierro.

  3. en respuesta a Alberto2010
    -
    #11
    07/03/11 08:50

    de donde sacas que sea interina??? probablemente le pague hasta trienios... sin olvidar la carrera profesional.

  4. #10
    05/03/11 19:40

    Buenas tardes Tristán:

    Me alegro de compartir tu gusto por Paul Auster, realmente ha escrito cosas muy bonitas.

    Un saludo cordial

    Javier

  5. #9
    04/03/11 12:44

    En primer lugar decirte Tristan que es más "simpática" la chica que limpia en tu casa que la que va a la mía...

    Bueno al lio, que es viernes y la cosa se calienta... Yo he asistido personalmente a varios lanzamientos, y tengo que decir que lo describe de una manera excepcional Paul Auster, hay de todo pero lo general es ese OLOR insoportable, y sobre todo mucha suciedad, todo tirado por el suelo, ropas, cosas de cocina, muebles rotos y viejos, restos de comida... sólamente en dos casos no ha sido así, una, fue porque se llegó a un acuerdo con el ejecutado para que desalojara y vaciará la vivienda y entregó las llaves en el Juzgado (tengo que decir que a cambio una pequeña compensación económica, más que nada para que no destrozara la vivienda, y otra, porque se resistían tanto a desalojar la vivienda, pensando que de su casa no les sacaría nadie y hasta el día del lanzamiento (2ª visita porque la primera se suspendió) segían campando a sus anchas, tengo que decir que el desalojo duró algo más porque ese día ya fue si o si, y tardaron en sacar muebles y enseres (aunque ya lo imaginaban porque los recogió un vecino en su casa) pero se fueron y la vivienda estaba impecable incluso aunque no lo creáis LIMPIA. Un abrazo a todos y lo de la agenda de tele´fonos que te comentan Tristan me parece una idea excelente, en el resto de provincias se podría complementar con los datos que aporten el resto de usuarios que integran este magnifico foro. salu2.

  6. en respuesta a Tristán el subastero
    -
    #8
    04/03/11 11:01

    Sisi muy bien, sobre todo los teléfonos de las "señoras de la limpieza"

  7. en respuesta a Tristán el subastero
    -
    #7
    04/03/11 10:48

    No pasa nada, que cada uno busque su homologo en sus respectivas ciudades.

  8. en respuesta a Alberto2010
    -
    #6
    04/03/11 10:27

    Buena idea. Lo malo es que solo podría aportar información local de Madrid.

  9. #5
    04/03/11 09:44

    Muy maja la chica que te hace la limpieza en casa, tienes buen ojo para escoger el personal interino.

    Cambiando de tema,

    Un dia que no sepas de que hablar puedes colgar un post que podria titularse "Telefonos imprescindibles en la agenda de un subastero"
    Cerrajero,empresas de limpieza, mudanzas,guardamuebles,empresas desinfeccion,oficinas bancarias,etc,etc

    Estoy seguro que saldria una buena lista.

    Saludos.

  10. #4
    04/03/11 09:09

    Que suerte tienen algunos con el servicio doméstico, en fin, yo os contaré que la adjudicación que mas me impactó, al margen de ser mi segunda, fue en el año 2001 un piso en Puerto Banus de un nordico que dejo de dar señales de vida en 1981. Se trataba de un piso abandonado con 19 años de deuda de comunidad acumulada. Obviamente podia encontrarme hasta el esqueleto del dueño, por lo que me hice acompañar de cerrajero y administrador de la comunidad. Hago un inciso para comentaros que el piso lo compré a "ciegas", es decir, sin verlo, yo lo denomino compra "al peso" (a tanto el m2), a veces sale bien y otras son un desastre; en esta ocasión me acababa de casar y necesitaba vivienda con urgencia. En fin que abrimos la puerta y a parte del olor nauseabundo, todo el piso estaba en penumbrilla pues las persianas estaban medio hechadas y de los techos colgaban capullos de carcoma y telarañas, parececia una de esas mansiones de terror de las películas. Todo el mobiliario era castellano, del que se gastaba en los 70, con cuadritos en las maderas y ese ski rojo tan llamativo, eso si, todo agujereado por la carcoma, manchas de cal en el suelo, signo de haberse roto alguna tuberia y moho por todas las paredes pero..... afortunadamente ni rastro del dueño. Como imaginareis me costo un fortunon vaciarlo y reformarlo hasta que puede irme a vivir a él. En General tengo que decir que nunca me he encontrado daños vandálicos en las propiedades pero si me han amenanzado con provocarlos.

  11. en respuesta a Fcalvo
    -
    #3
    03/03/11 22:26

    que si, que nos la ha alegrado, pero muy diplomaticamente como acostumbra; pasa el cursor del raton por encima de "foto de la chica que limpia en mi casa" y dale un clic, que viene en azul por ser un link. Y yo sin saber que mi chacha estaba pluriempleada.

  12. #2
    03/03/11 16:28

    Pues nos podías haber alegrado la vista ¡coño!

    Los profesionales estamos faltos de cariño y, ahora que no ganamos tantos millones como hace dos o tres años, no podemos pagarlo.

    Así que, por favor, un "pelillo" de vez en cuando no estaría nada mal.

    Bienvenido de nuevo y empezamos

    Francisco Calvo

  13. #1
    03/03/11 10:26

    Vista la foto de la chica que "limpia" en tu casa quisiera preguntarte, señor tristán, si en el 6% ese que cobras, tambien se incluye la limpieza del piso que nos hayamos adjudicado. Y no te preocupes, esta última parte puedo dirigirla yo solo.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar