El 2021 va a ser un gran año para quien lo sepa ver

66


¿Qué nos empuja a querer ganar dinero, mucho dinero? ¿Las ganas de vivir mejor? ¿Tener ropa de la mejor calidad planchada en el armario, los interminables viajes exóticos, las comidas elegantes? ¿Las gafas de diseño y los muebles caros, la alta calidad, la buena calidad, la mejor calidad en todo lo que nos rodea?

Para unos será, por encima de todo lo mencionado, la sensación de paz que transmite una cuenta bancaria con muchas cifras, el capital bien diversificado y generando rentas, los pisos alquilados, los paquetes de acciones, las participaciones en fondos de inversión, los dividendos anuales, los bonos y sus intereses.

Para otros, esa placentera sensación de saber que, pase lo que pase, tienen la vida resuelta. Que podrían parar de ganar dinero, podrían vender su parte de la empresa, retirarse, desanudarse la corbata y regresar definitivamente a casa, al terruño, y aún así, seguir llevando una vida súper cómoda sin necesidad de trabajar un solo día más de su vida.

Vives holgadamente, aunque no eres ni por asomo multimillonario. Pero no hay duda de que ya eres clase alta. Ni siquiera clase media-alta. Pero aún no eres multimillonario. Aún no. Todo lleva su tiempo, y tal vez llegue, tal vez no, pero, pase lo que pase, no te vas a quedar con una mano delante y otra detrás. Hace mucho que dejaste atrás esa posibilidad.

Pero para mí no se trata de eso.

¿Hay algo más aburrido que esa “libertad financiera” que consiste en dejar de trabajar y hundirte poco a poco en la mediocridad del nada que hacer, en el sopor de los programas de la televisión matutina, con Ana Rosa Quintana y Susanna Griso, en las siestas diarias de dos horas, en la confusión de los días de la semana?

La sensación de saber que, pase lo que pase, ya tienes la vida resuelta es ya una gran victoria, pero quedan muchas más batallas que podemos dar. Podemos averiguar hasta dónde somos capaces de llegar.

Por eso yo prefiero sustituir el concepto de "libertad financiera" por el de LIBERTAD FINANCIERA ACTIVA, que parte de las mismas sensaciones placenteras de quien tiene dinero más que suficiente, pero que todavía quiere seguir haciendo cosas más que interesantes.

Ya no se trata sólo de ganar dinero, aunque también se sigue tratando de dinero.

Pero como digo, ni el dinero sirve solo para rodearnos de cosas hermosas y de calidad, ni tampoco se trata solo de ganar mucho dinero.

El dinero, además de rodearnos de cosas hermosas y de proporcionarnos la placentera sensación de que tenemos la vida resuelta, el dinero es, sobre todo, una herramienta para actuar en el mundo, el medio más eficaz para conseguir continuar haciendo cosas, seguir transformando nuestro entorno.

¿Para qué, para conseguir ganar aún más dinero? No, aunque para eso también, pero sobre todo porque podemos hacerlo y, aún más, porque nadie más que nosotros somos capaces de hacerlo.


Estoy convencido de que 2021 nos va a dar la oportunidad de dar un gran salto adelante. Pero solo para aquellos empresarios que no se achiquen y sepan ver por encima de las ruinas que tenemos delante.

España es un país que nunca ha confiado en sus empresarios, que nunca ha confiado en lo que ha hecho ricos y prósperos a algunos países del mundo. En España siempre ha existido esa vieja idea de que si eres rico es porque le has robado el dinero a alguien. 

Pero, como debería ser evidente, ser rico no es un delito. Ser rico es haber servido a la comunidad ofreciéndole productos o servicios por los que la gente está dispuesta a pagar. Si lo hace bien, el empresario que acierta con su oferta puede volverse multimillonario. El dinero que reciben esas personas no es acaparado por ellas en un sentido despreciable, sino ganado legítimamente. 

El pasado mes de marzo, cuando todos estábamos encerrados en nuestras casas acochinados de miedo y nada invitaba a emprender, yo hice de tripas corazón y continué con mi idea previa de llevar a cabo un movimiento estratégico cuyo resultado es que 2020 sea mi año record en ingresos y en pago de impuestos. 

Por eso os animo a que este año 2021 que ya se nos echa encima, todos sepamos ver por encima de las apariencias y empujemos lo máximo que podamos. Para enriquecernos nosotros, sí, pero también porque enriqueciéndonos estaremos también beneficiando al interés general.

El 2021 va a ser un gran año para quien lo sepa ver.

Os deseo a todos que en 2021 dupliquéis vuestros objetivos, que tengáis el empuje necesario y que, no solo eso, sino que además logréis todos y cada uno de ellos.


  1. en respuesta a Anrabro
    #20
    01/01/21 01:55
    Ya sabemos quien era el menos listo en tu clase.
  2. #19
    31/12/20 23:46
    Me alegro de que tu 2020 haya sido tan genial, yo me he pasado con médicos y rehabilitación del 2 de enero hasta fin de agosto por un problema de salud, y aunque me inicié con CFDs comenzando con 400€ que llegaron a 2000 casi en cuestión de semanas y lo perdí casi todo al olvidarme varias posiciones abiertas que se dieron la vuelta estando apalancado x20 y x30, cambié de trabajo y aunque tengo mayor salario y menos trabajo, sin horas extras en tres meses (en el anterior llevaba 72h en 5 meses), me aburro como una ostra, el problema es que por contrato he de estar únicamente dedicado a mi empleo por lo que no puedo hacer nada, y estando las cosas como están, no quiero dejar la empresa aunque entre ahorros y bolsa tengo algo más de 100k ahorrados que sin alquiler ni hipotecas me dan para vivir cómodamente muchos años sin ingresos, así que estoy por gastarme 3K e intentar hacer unas cositas y si veo que tengo éxito dejo la empresa y si no me vendo la máquina por la mitad, total es menos de una mensualidad... ah, y de lo que perdí en CFDs ya he recuperado así como un 5% con operaciones flojitas y siempre usando el dinero que me quedó, ni un céntimo más. 
  3. en respuesta a Anrabro
    #18
    31/12/20 19:24
    El Estado actual no se dedica a librar al subastero de los okupas, sino de aumentar los privilegios de los okupas, darles subvenciones y promocionar cursos para que aprendan los últimos trucos para okupar. 

    Resumiendo: El Estado se pasa los títulos de propiedad y a los propietarios por el arco del triunfo. Pero eso sí, cada año se inventa impuestos nuevos sobre la propiedad.

    El Estado es el parásito alfa, que tiene que dar de comer a los parásitos betas para que lo mantengan en el poder. 

    Las leyes vigentes sobre los okupas y la propiedad privada son dignas de una monarquía bananera.
  4. #17
    31/12/20 19:00
    Precioso.. ¡Felicidades!
  5. en respuesta a Tristán el subastero
    #16
    31/12/20 16:42
    Evitar que los menos favorecidos sean explotados se llama ahora progresismo de siempre.
    El esfuerzo no es el del notario, medico, ingeniero o empresario que crea riqueza.
    El merito es del subastero que requiere un estado que le libre de los ocupas.


  6. en respuesta a Enverto
    #15
    31/12/20 16:38
    El gobierno es prescindible y a continuacion quiere que sea el gobierno a traves de asuntos sociales quien arregle la situacion.
    ¿Como se hace eso?
  7. en respuesta a Inversoreficiente
    #14
    31/12/20 16:29
    jejeje, a mi me preocupan más otros saqueos más recientes que los del siglo pasado. Ojo, que los saqueos habidos en los siglos XIX y XVIII también me importan un pito. Ya se preocuparon bastante mis tatarabuelos de aquello.
    Aprovecho para pedir un minuto de silencio por el dinero perdido en el saqueo que he sufrido en diciembre a cuenta del 3er pago del Modelo 202 de Hacienda. 
  8. #13
    31/12/20 11:36
    El problema es que en España realmente muchas fortunas se hicieron o se incrementaron durante el franquismo robando literal y efectivamente a los perdedores de la guerra y recibiendo luego las prebendas de la corrupción del régimen.

    Naturalmente que existen ricos en España hechos a si mismos sobre los cuales nada que objetar. Y es una pena que terminen pagando justos por pecadores peri es que en nuestro país los ricos patrios prototípicos del Ibex o los grandes terratenientes, son gente que le ha venido todo heredado, que pertenecen a familias que ya vivían muy bien durante la dictadura y que se vieron extremadamente beneficiadas por apoyarla y sustentarla. Y son esos ricos los que dan la mala fama.

    Ese es el motivo que explica la diferente percepción de España con otros países que no tienen ese pasado reciente de saqueo a manos llenas que ha quedado impune.
  9. #12
    31/12/20 10:47
    Grande Tristán....gran reflexión como siempre
  10. en respuesta a Anrabro
    #11
    31/12/20 10:44
    Tus palabras me recuerdan al progresismo de siempre, enemigo declarado del talento, el esfuerzo y el mérito. Yo quizás sea un poco cínico, pero si uno quiere que lo amen, lo mejor que puede hacer es dejar de quejarse. Con un poco de suerte, igual se lo follan. Y eso ya sería un primer paso bien prometedor. 
  11. en respuesta a Anrabro
    #10
    31/12/20 10:00
     
    El Gobierno, el único que es siempre prescindible es el gobierno, chupa la sangre al huésped hasta dejarle seco 

    Imagina que fácil seria: 

    -Buenos días, somos de asuntos sociales, el juzgado nos notifica que subastaran su piso, le hemos preparado un piso mientras buscamos una solución, este piso, el suyo, lo pondremos en una inmobiliaria para su venta, usted lo venderá a precio de mercado y posiblemente reciba dinero y los compradores se multiplicaran por 1.000 o mas 

    Sencillito, quien es el problema ? 
  12. en respuesta a Anrabro
    #9
    31/12/20 08:51
    El elemento perfectamente prescindible es aquél que no estudia, que no se esfuerza y que no se arriesga. 
    Trabajo duro, ahorro e inversión, ¿O como crees que nuestros abuelos lo hicieron para dejarnos el actual estado de bienestar del que disfrutamos (y nos llevará a la perdición)?
  13. en respuesta a Tristán el subastero
    #8
    30/12/20 23:20
    Tenemos un pobre hombre trabajador que gana poco y que de pronto lo despiden.
    Como no puede pagar su casa  que vale 100 se la subastan.
    Aparece un ángel especulador que paga 60, se gasta 6 en notario, registro e impuestos, además le da a ganar a un pobre albañil 1 y se gasta 5 en lavar la cara del piso.
    Lo vende a un pobre trabajador por 100 que necesita toda la vida para pagarlo.
    En la historia tenemos pobres trabajadores que son los que ponen el dinero, un notario y un registrador que en general fueron los más listos de su colegio y que en esta operación se llevan menos de 1, un albañil que hace la reforma y se lleva menos de 1, el estado que de impuestos se lleva menos de 6-12 y que además se lo da a los más pobres y un especulador que no fue el más listo de su colegio pero que  se lleva 15.
    Adivina qué elemento es perfectamente prescindible.?
  14. #7
    30/12/20 20:54
    Un razonamiento perfecto Tristán. 
    El dinero no lo es todo en esta vida, pero si tienes un buen respaldo económico y buenas rentas a futuro mejor que mejor, hay proyectos que seguro habrás tenido en mente de hacer y que por unas cosas u otras nunca has podido realizar y ahora tendrás la oportunidad de ir realizando. y eso te da una satisfaccíon personal fenomenal y si encima te dan beneficios ya es la caña!!!!!!!..
    Puedes dejar de acelerar en tu vida de retiro pero no levantar del todo el pie del acelerador.
    Un abrazo a todos y una  Feliz salida y entrada de año.
  15. en respuesta a lancerovic
    #6
    30/12/20 20:38
    Lo primero, el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales que pago a la comunidad autónoma, que va desde el 6% en Madrid hasta el 10% en Cataluña y Valencia. ¿A cuántos gorrones sociales podemos mantener con ese dinero?  Luego está el dinero que pago en el Registro de la Propiedad, con lo que el Sr. Registrador puede ampliar o, al menos mantener a su plantilla en lugar de echarles al frío de la calle. Luego está también el dinero que gasto en reformas, con su IVA correspondiente (más gorrones sociales o más hospitales para todos). Con ese dinero, el contratista puede mantener a sus trabajadores en vez de echarles al paro. Luego vendo el piso, con lo que se vuelve a pagar el Impuesto de Transmisiones, lo que da lugar a que la plantilla de parásitos siga creciendo, todos chupando de la teta del Estado, o mejor dicho, de la teta de los ciudadanos exprimidos. ¿Y qué pasa con el dinero conseguido especulando? Pues con ese dinero pago más impuestos, primero el IRPF que me quitan directamente de la nómina de gestor de mi empresa, luego el Impuesto de Sociedades, etc. 

    De manera que en cada pueblo y ciudad de España debería haber al menos un monumento a los pringados como yo que cada día madrugamos para producir y generar ingresos, cuya mitad de los beneficios se va a gastar en esos otros que se levantan de la cama tres horas más tarde y que gastan sus días en llamarnos oligarcas, ladrones y fachas y en preguntarnos en qué beneficia a la sociedad nuestra actividad. Ojo, no lo digo por ti, que se que lo has preguntado con buena voluntad.


  16. #5
    30/12/20 20:22
    En qué sirve al interés general especular con el ladrillo?
  17. #4
    30/12/20 19:50
    Totalmente de acuerdo, Tristan! Tener pasta es genial, pero no para poder tocarte los huevos a dos manos, sino para poder hacer cosas chulas sin preocuparse de ¿y si no tengo suerte y sale mal? Y con la ventaja de que cuanto uno quiere hacer cosas chulas, muchas veces salen bien y consigues más pasta
  18. #3
    30/12/20 18:18
    Enhorabuena! Me parece un articulo genial. De lo mejor que he leído estos días. No sólo lo podría firmar sino que me hubiera gustado escribirlo. Me alegro de estar suscrito. 
  19. #2
    30/12/20 18:14
    ¡FELIZ AÑO 2021¡  a todos 
     y vamos a por ello
  20. #1
    30/12/20 15:57
    Se multiplicarán las oportunidades, pero también las amenazas. Sólo los recios lo podrán hacer. 

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar