Subasta judicial de nueve años

3
Este contenido tiene más de 12 años


Estamos contentos. Hoy me han dicho en un Juzgado que la semana que viene seguramente me darán el Auto de Adjudicación de una vivienda que compré en ...... el año 2.000
Para que luego el "vox populi" nos acuse a los subasteros de enriquecimiento indebido, de especuladores y de mafiosos. La cosa sucedió por culpa de la manía que, ya entonces empezaban a tener algunos jueces y que actualmente se ha extendido, de no permitir que los interesados en las subastas veamos el expediente del procedimiento judicial por el que sale la subasta. Nos enseñan la Certificación Registral de Dominio y Cargas y, como mucho, el Informe de Tasación.
Lagarto, lagarto, si nos encontramos con esa negativa hay que renunciar a la subasta o investigar el procedimiento a través de las partes en litigio, de forma que ellos mismos nos cuenten lo que no hemos podido ver en el sumario. El procurador de la parte actora no me contó nada especial y al visitar la vivienda y hablar con los demandados tampoco averigüé nada que me hiciera desistir. Finalmente el día de la subasta, que era martes 13, había bastante aforo (todos éramos unos pringados que no sabíamos lo que se estaba cociendo) y me lo adjudiqué yo tras una reñida puja. ¡Eureka! Llamé a mi cliente y esa misma mañana me devolvió la fianza que yo había adelantado y quedamos en rematar en 3 ó 4 días.
Una vez rematado y cobrada yo mi comisión, subimos al juzgado para ceder el remate y ¡sorpresa! Los demandados han presentado una Tercería de Dominio (obviamente todavía no se había dictado el auto de adjudicación) y la aprobación de remate ha quedado en suspenso.
¿Quéééé? ¿Cómo? ¿Cuando? ¿Qué cosa? Cuando el oficial me dijo que la Tercería de Dominio había sido presentada una semana antes de la subasta y que, a pesar de semejante bombazo, no nos había querido permitir a nadie ver el expediente, casi me da un soponcio. Todos sabemos que en los juzgados es inútil chillar y además un inmenso error, pero me acababan de robar la cartera y no me pude contener. No quise irme de allí sin que el oficial y el secretario judiciales me oyeran llamarles irresponsables y decirles muy clarito que por su negligencia e incompetencia me habían metido en un tremendo lío judicial y económico. Y mi cliente al lado con cara de póquer y de ir a preguntarme ¿Dónde está mi dinero?
Mi cliente y yo nos arreglamos inmediatamente. Lógicamente le devolví inmediatamente el dinero de la fianza, el del remate y mi comisión y el ha seguido siendo mi cliente en otras muchas compras, pero la cara de susto aún no se le ha quitado.

El resto ha sido un calvario que aún no ha acabado:

  1. Conseguí que me devolvieran el dinero del remate a pesar de la oposición de la parte actora. Al fin y al cabo yo había rematado después de la suspensión del remate.
  2. No me personé como parte en la Tercería de Dominio. Siempre hay que hacerlo para evitar que las dos partes en litigio lleguen a un acuerdo que nos perjudique, pero estaban muy enfrentadas y no era probable. Además tengo tirria a los litigios y así me ahorro el dinero.
  3. Dos años después los propietarios de la vivienda subastada perdieron la demanda de Tercería, pero recurrieron a la Audiencia Provincial.
  4. El expediente tardó la friolera de 10 meses en llegar a la Audiencia. No tengo explicación.
  5. En la Audiencia el expediente estuvo unos 20 meses metido en un cajón a la espera de que le llegara su turno. tampoco tengo explicación.
  6. Finalmente la Audiencia Provincial tuvo a bien confirmar la sentencia del Juzgado de Primera Instancia.
  7. Otra porrada de meses para que el expediente vuelva desde la Audiencia Provincial al Juzgado de Primera Instancia.
  8. Una vez que me consta que la sentencia del Juzgado de Primera Instancia es firme, lo pongo en conocimiento del Juzgado que subastó la vivienda y pido la aprobación del remate.
  9. Incomprensiblemente el Juzgado tarda el equivalente a un periodo glacial en confirmar la sentencia del otro juzgado desestimando la tercería de dominio, pero finalmente ésta es confirmada y se dispone a dictar la aprobación del remate.
  10. La parte actora deja de sonreírme y de ponerme buena cara y presenta un escrito de Recurso de Reforma solicitando que se suspenda la subasta que se había celebrado en el año 2000 en base a que, dado el mucho tiempo transcurrido el valor de las viviendas a aumentado mucho y por tanto eso puede suponer un "enriquecimiento injusto por parte del subastero" (palabras textuales), solicitando también nuevo evalúo y que vuelva a salir a subasta al nuevo precio. El verdadero motivo de esta judiada es que con la tercería de dominio y el recurso a la Audiencia, sus gastos han aumentado mucho, y ya no los cubren con la subasta de hace nueve años, por eso quieren una nueva.
  11. Finalmente el Juzgado me da la razón y dicta Auto de Aprobación de Remate.
  12. Al día siguiente ingresé el resto del precio y a seguir esperando.

Por lo visto el final ya está cerca y el Auto de Adjudicación es inminente. La suerte que he tenido es que en estos nueve años el precio de la vivienda se ha multiplicado por cuatro, aunque luego ha perdido un 30%, si es que quiero venderla a toda leche.
La pregunta es qué me hubiera ocurrido con una subasta celebrada en el 2.005 ¡Qué catástrofe!

Otra anécdota graciosa es que hace un año, mi cliente me dijo que el piso le seguía interesando, pero si le mantenía el precio del año 2.000. ¡Qué cachondo!



También te pueden interesar:
Lecciones para subastas judiciales: el Expediente Judicial
Huelga de jueces

  1. #3
    21/02/09 13:39

    Bueno, la fianza sí que ha permanecido ingresada durante los nueve años, sólo me devolvieron el remate. Pero la fianza no llegaba a los 2 millones de pesetas, así que sí, la rentabilidad será muy buena.
    Y si lo hubiera comprado en 2006, no lo dudes, ahora tendría que elegir entre palmar la fianza o ingresar el remate y quedarme con el piso.

  2. #2
    Anonimo
    20/02/09 12:18

    En realidad, si no tuviste que dejar ningun dinero en deposito (o si?), entonces la jugada te ha salido verdaderamente redonda...

    Otra cuestion, efectivamente, es si hubieras comprado en 2006 y ahora valiese un 30% menos... Crees que te hubieran obligado a comprar igualmente?

  3. #1
    Anonimo
    19/02/09 17:57

    Increible... no tengo palabras.. hay que andar con pies de plomo, porque tamb se puede perder dinero... Tengo mucho que aprender todavia.
    un saludo!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar