28
Este contenido tiene casi 13 años

Mis padres piensan que malcriamos demasiado a mi pequeña Bárbara (2 años). Y mis suegros lo mismo. Yo mismo hubiera dicho lo mismo antes de ser padre, si viera alguien haciendo lo que mi mujer y yo hacemos. Aunque eso sí, todos reconocen que es un encanto de cría!! Nadie me dice que está malcriada, sólo que la malcriamos... ¿y cómo es que si la malcriamos no está malcriada?

La mayoría de gente opinan que educar a un hijo bien educado es algo muy parecido a enseñar a un perro o un robot: tú les dices lo que deben hacer, y ellos, que son obedientes, hacen con una sonrisa exactamente lo que les has dicho. Y sinceramente, ni en las películas se atreven a tanto (normalmente), y desde luego no conozco a nadie que haya visto nunca un crío así. Y es mejor así, porque francamente, sería matarles su personalidad...

Otros hacen, por convicción o por comodidad, justo lo contrario: Este sábado estuve comiendo con un amigo que me decía que su nene, casi 2 años, "se le está haciendo muy malo". El nene estaba en la cena: se subió a la mesa, tiró al suelo las pinturas y dió patadas al perro del anfitrión, como para dar la razón a su papá. Pero ni una sola vez su papá le dijo "Nene, no hagas eso", así que yo deduje que no es que el nene se esté haciendo malo... ¡es que ni sabe lo que está mal!! Sólo espero que su madre no sea "tan así"...

En mi caso, tengo que decir que Bárbara gana el 80% de las decisiones; y con un poco de habilidad por nuestra parte, ella cree que gana el 95% o más. Si hay que vestirla y no quiere que la vista el papá, la viste la mamá; si no quiere el pantalón azul, le ponemos el marrón... o directamente le preguntamos cuál quiere hoy. Y cuando se ha salido con la suya, le decimos que tiene que ir bien abrigada porque hace frío, y ni nos lo discute... que es justo lo que queríamos. Como ese, hay mil ejemplos: lo que en realidad nos importa es que se ponga el cinturón en el coche, que coma, que pare antes de cruzar, que no pegue... y a cambio, estamos dispuestos a ceder en que coja esa hoja del suelo, que se suba al escalón, que se lleve su juguete al coche y otras mil tonterías que hacen parecer que la malcriamos demasiado. Hay que entender que los críos tienen que reafirmar su personalidad saliéndose con la suya, eso sería la "tendencia primaria"; y partiendo de esa base, hay que saber llevar las cosas a nuestro terreno. Una orden tajante "deja tu juguete y ven a comer" tiene muchas probabilidades de ser respondida con una negativa todavía más tajante... pero si en vez de eso le planteas algo que parece malcriar, como "Cariño, es hora de comer, ¿quieres comer solita? ¿quieres que te dé a comer el papá o la mamá? ¿en qué silla te quieres sentar?", es muy probable que deje su juguete y vaya a comer de buen grado. Curiosa paradoja: el niño malcriado va a comer cuando se lo piden, y el niño no malcriado sale a pataleta por comida... ¿qué es malcriar, y qué es biencriar? Y además, ¡son nuestros hijos!! Cuando algo es importante, como lo de no cruzar la calle sin mirar, hay que ser tan tajantes como sea necesario (aunque una buena explicación suele ser bastante efectiva), pero en cosas sin importancia, ¿por qué no vamos a dejar que sean felices haciendo lo que les apetezca?

Tampoco soy quien para sentar cátedra de cómo se debe criar a un hijo... quien lo haga de otra forma, si le va bien, pues estupendo!! Pero si alguien tiene dudas y quiere probar esto... a mí me funciona.

Edito: traigo al post principal algunos párrafos de los  comentarios que me han parecido interesantes...
 
Luego está el tema de dejarlos jugando con la Playstation... Respecto a la Play, no tengo opinión formada, porque ni tengo Play ni Bárbara tiene aún edad; pero sí tengo un ejemplo que podría ser similar con la tele. El caso es que me parece que dejarla viendo la tele, entre tanto anuncio y tan mala programación como hay, sería nefasto; lo mínimo es que se me haría consumista perdida, y lo normal es que además se quedara medio boba (al estilo del "americano medio" de las películas, que le llaman americano medio y está apenas un peldaño por encima del retrasado mental, supongo que será una exageración y el americano medio de verdad no será así...). Sin embargo, vía eMule se pueden descargar un montón de cosas interesantes para ver en la tele: los Baby Einstein (para cuando empiezan a hablar, o luego en inglés), los cantajuegos, los Little Einsteins, Marco, Blancanieves, Caillou, Muzzy, Nemo... todo eso, viéndolo con ella y explicándole cosas, puede ser muy bueno y educativo.
 
(PD: Después de bajarlos del eMule, hay que comprar legales los que nos hayan gustado, of course)
 
Y en el caso de los niños que se portan mal... en muchísimos casos basta con ver a los padres para comprender por qué el crío es así. Lo de los padres gilipollas que insultan a los profesores es moneda corriente, pero en realidad basta con llevar a tu hija al parque y ver cómo se comportan otros padres e hijos: El gamberrete dando un pisotón a propósito a un bebé pequeñín, y su madre diciendo "si no le ha tocado", también son moneda corriente. Y claro, criados sin ley o bajo la ley del "todo vale para mi hijo", acaban de adolescentes que no los aguantan ni sus propios padres, que en el pecado llevan la penitencia!!
 
También es verdad que cada crío es un mundo, y no vale lo mismo para todos. Pero aun así, yo creo que hay cosas como lo de "quieto y callado" o lo de "haz lo que te dé la gana" que sí son malas para todos. Respecto a lo que es bueno, quizá para otros sea mejor otra receta, o quizá incluso sirva esta misma receta pero bajando los porcentajes del 80% y 95% al 50% y 75%, si es más rebelde y no atiende a razonamientos.
 
Aparte de eso, siempre hay truquillos que en algunos casos no funcionan pero en muchos sí: Si está haciendo algo, avisarle con antelación de que va a tener que dejarlo y dejarle un tiempo para que termine va bien (también me lo hace a mí mi mujer, cuando estoy con el ordenador), o convertir algunas cosas en juegos... si no quiere que le pongan el termómetro, pues el termómetro puede hacer una cuenta atrás, un despegue con ruiditos, un intento fallido, a ver si el segundo lanzamiento llega... y el termómetro acaba puesto, casi siempre de buen grado, pero aunque no quiera acaba puesto igualmente.
 
Y cuando ya la cosa se sale de lo normal, pues quizá haya que irse a métodos más agresivos, como los de Estivill... pero el problema de comentar esto es que lo comentas y ya la gente empieza por ahí!! Con lo de Estivill yo creo que se ha generado un malentendido bastante generalizado... Este tipo de técnicas más "agresivas" se recomiendan como terapia. Terapia significa solucionar un problema, así que si no hay problema, no hay que aplicar terapia, porque sería tan contraproducente como tomar corticoides o antibióticos estando sano... pero alguien (muchos "alguiens", en realidad) ha confundido lo que es una terapia con una forma de educar, y ahí la hemos "cagado"!!
 
Lo primero que hace falta es saber qué es normal y qué es un problema. Que un bebé se despierte muchas veces por la noche y fastidie a sus padres (sobre todo a la madre), eso es normal, y no hay que aplicar terapia del sueño a los que lo hacen. Igual que también es normal que quieran salirse con la suya, y eso no es bueno reprimirlo vía "aquí mando yo y tú harás lo que a mí me salga de los cojones", sino que hay que dejar que se salga con la suya muchas veces, cuando eso no sea malo, e imponerse (de la forma más razonable posible, pero imponerse) cuando realmente es importante. Ahora, si un crío no duerme, o si no hay forma de que haga caso nunca, ahí hay un problema que hay que resolver; quizá el problema sean los padres, que no lo están haciendo bien, y se resolvería enseñándoles, pero quizá el problema sea el crío y haya que aplicarle terapias tipo Estivill... aunque si te fijas, el porcentaje de críos donde existe un problema REAL, no un problema percibido, y donde además el problema está EN EL CRÍO y no en los padres, va a ser un % muy reducido, por lo que las técnicas tipo Estivill nunca deberían generalizarse...
 
Y antes de acabar, quisiera matizar una frase que puede malinterpretarse: mi frase "Hay que entender que los críos tienen que reafirmar su personalidad saliéndose con la suya", no hay que sacarla de contexto. Hay que dejar que los críos desarrollen su personalidad dejándoles que decidan si quieren pintar el dibujo de rojo o de azul (no hay por qué imponerles que pinten el sol de amarillo en SU dibujo), o si quieren galletas redondas o cuadradas. Hay que ponerles límites, y hacerlos cumplir, en cosas importantes como llevar el cinturón en el coche, no pegar a otros y cosas así, pero si al parar el coche ella quiere pasar adelante y salir por la puerta del conductor, ¿por qué no?


Y lo siento... hoy no hay símil bursátil. Lo más parecido que podría decir sería "tener en cuenta la tendencia primaria", pero es una analogía débil.

s2

  1. #28
    Anonimo
    04/12/08 00:20

    Fernan2, básicamente estoy de acuerdo contigo pero no coincido en el tema Estivill, ya que según sus parámetros todo dios es insomne, los lactantes se despiertan con mucha frecuencia y lo que él considera cómo “dormir mal” es normal y habitual, por lo tanto casi todos los niños son “víctimas objetivas” de este taimado vendemotos (aprende a dormir con el Dr Estivill, aprende a comer con el Dr E, aprende valores con el D.E, aprende a hacer ganchillo con el D.E y así un largo etc, pero coño, con tanto panfleto cuándo pasa visita este Sr?..).

    El problema en si no radica en separar al niño, sino en dejarle llorar, Estivill se pasa por el forrete las recomendaciones de la asociación española de pediatría y les deja bramando en períodos crecientes (a partir de 5 minutos y in crescendo hasta los 15 min); a mi me parece una burrada; he visto en vídeo la aplicación de un método similar (supernanny) con un crío de 2 años y me resulta harto desagradable; en un bebé me parece muy cruel; es separarle de aquello que le proporciona confort y seguridad, obviamente me refiero a su madre.

    Respecto al tema galletil, hombre a toda la generación de los 70 nos ha caído algún que otro revés y no por ello nos hemos vuelto unos psicópatas ávidos de sangre ni ello implica que nuestros padres sean criminales de guerra; pero vamos, yo no recuerdo que arreglara nada; en todo caso genera más miedo que respeto, además convierte al padre / madre ser arbitrario (poco previsible que viene a ser lo mismo) ya me dirás que referencia le das al niño para que sepa dónde está el límite.



    Turkelton

  2. #27
    Anonimo
    01/12/08 23:46

    Como han dicho por ahí, dar una torta es una muestra clara de falta de recursos...

    Pero es que miles de padres se quedan sin recursos ante los hijos. En general es culpa y responsabilidad suya, hoy día como padres podemos tener mucha mejor formación que cualquiera de nuestros mayores, ¡¡pero es que muchos nos damos mus!! estamos demasiado ocupados como para decicar tiempo a algo tan difícil y poco urgente, por muy importante que sea...

    ¿Y qué hacer cuando un padre se queda sin recursos? Pues si la cosa es seria, la rendición incondicional de los padres es muchísimo peor solución que un tortazo, porque el que no sepan manejar una situación, no quita para que no busquen el bien del niño. Eso sí, la pena por ello debía ser pasarse un par de meses estudiando y aprendiendo a educar, para tener más recursos la próxima vez.

    Aún no me he quedado nunca sin recursos, y trabajo a conciencia para no hacerlo, pero si algún día me ocurre, escogeré el mal menor. Y me dará una gran vergüenza y haré lo posible para que no vuelva a ocurrir, pero antes eso que "darme mus" educando a mis hijos, o permanecer pasivo por haber sido un cenutrio que no ha hecho sus deberes.

  3. #26
    Anonimo
    01/12/08 21:55

    Yo pienso que lo de sacudir una bofetada a tiempo es un sistema educativo de PENA.

    A mi me educaron de esa manera, y más de una vez te cae alguna por el simple hecho de que es la forma más fácil que tienen de castigarte.

    Hay miles de castigos más decentes que una torta. Desde estar 15 minutos en el rincón castigado, etc, para enseñarle que ha hecho algo mal y que reflexione.

    Por supuesto que estoy a favor de que si le hace falta se defienda y sacuda buenas tortas a quien sea, pero nunca como método educativo, más bien como método de defensa.

    Cuando tú te das leña con alguien no lo haces para enseñarle nada, sino porque te tiene hasta los mismísimos.

  4. #25
    Anonimo
    01/12/08 13:09

    Te equivocas de pleno, ni lo se todo ni pretendo saberlo, pobre de aquel que crea saberlo todo...

    No me gusta juzgar a las personas, pero sí me fijo muchísimo en las acciones y forma de actuar de la gente, es algo innato, supongo. Y son esas acciones las que me pueden parecer bien o mal, que NO SIGNIFICA que sean buenas o malas acciones, yo tengo mi criterio y cada cual tiene el suyo.

    Parece que no has leído bien lo que digo sobre el posible trauma que tengo, digo que no me parece importante, pero que SÍ ha influido en mi personalidad que me diesen "en el culete", y repito, puede ser que sea por ser demasiado sensible, pero a día de hoy soy una persona insegura a la que le cuesta horrores decidirse por cualquier cosa, como bien dices me contradigo, y es que hay tantos puntos de vista posibles que elegir el correcto es..., imposible??, y más aún, hay algún método "correcto"??, lo dudo.

    Como digo en mi primer mensaje, cada padre cría a su hijo de la mejor forma que puede o sabe, yo no me considero mejor madre que otras, sólo intento ser lo mejor posible para con mi hija, y estoy segura que cometo errores que más tarde ella puede echarme en cara, lo que intento es tener la conciencia tranquila pensando en que lo hago lo mejor que se, como lo hicieron mis padres conmigo, aunque no comparta sus métodos se que lo que hicieron fue pensando en mi bien y que me quieren con locura.

    Tampoco creo que yo haya encontrado "la mejor forma" de criar, he conocido la que usaron conmigo, y aunque no lo creas antes de tener a Bárbara yo era partidaria de "la vieja escuela", y no es que ahora haya visto la luz y sea una iluminada, pero algo ha cambiado en mi forma de ver las cosas.

    Cuando te quedas embarazada te pones a mirar libros, revistas, foros..., lo lees todo, y crees que "tienes las respuestas", pero cuando la tienes en brazos ves que nada de lo "aprendido" sirve, estás hecha un auténtico lío, recuerdas que por un lado te dicen que no cojas al niño de la cuna y por otro lado que le des mucho contacto y cariño, incluidos mis padres y suegros, los unos me decían que no la dejase llorar y los otros me aconsejaban que no le diese demasiados brazos que yo también necesitaba mi espacio y la tenía que "ir acostumbrando"...

    Y qué quieres que te diga, luego sigues leyendo y leyendo hasta que te das cuenta que eres tú, tus entrañas las que han de mandar, que la naturaleza lleva millones de años haciendo "su trabajo" y que los instintos no hay que esconderlos por ideas o corrientes pedagógicas. Como dicen por ahí arriba, cada padre cría a sus hijos según su forma de ser y según lo que a él le han enseñado, pero también es responsabilidad nuestra que si algo no nos convence intentemos cambiarlo o mejorarlo, y probablemente nuestros hijos sean reflejo no sólo de nuestros genes si no también de nuestra forma de actuar, pienso que se educa más con el ejemplo que con "charlas" o "bofetadas".

    Hay algo que tampoco comparto contigo, lo de "pegar si tienes motivos", cuando un niño en la guardería pega a otro lo hace por un motivo!!, quizá el otro niño le ha quitado el juguete, quizá aún no sabe hablar y dar un mordisco es su forma de decir "quiero tirarme primero por el tobogán"..., todo esos son motivos!!, que a nuestros ojos no sean motivo suficiente para agredir a otro niño, para ellos es una causa más que importante!!; al igual que nosotros, o es que no tenemos motivos a veces para dar un mamporro a algún compañero de curro que..., jeje..., bueno, alguno hay que no le vendría mal..., pero no lo hacemos!!, porque NO SE PEGA!!, yo no creo en que cada uno se tome la justicia por su mano, ni en el ojo por ojo. Si me agreden, me roban o me..., pues acudiré o confiaré en la policía que para eso está, ingenua?, ilusa?, es una mariconada? puede, pero es mi forma de pensar y he de ser consecuente con ella.

    Ah!, y no digo que pegar una bofetada a un niño sea un crimen contra la humanidad, hablo de justificar la violencia diciendo que es para prevenir la violencia..., pos en mi opinión, va a ser que no..., ese no es el camino. Ya digo que ES MI OPINIÓN.

    Por otro lado, ojala fuese mejor madre, ojala pudiese estar más horas con mi niña, ése es el gran problema de hoy en día, muchas horas en guarderías y colegios o con los abuelos y pocas con los padres, que llegamos tan cansados a casa que a penas podemos dedicarles el tiempo que todo crío necesita, ojala tuviese más temple para torear todas las situaciones, intento ponerme en su lugar y que ella se ponga en el lugar del prójimo.

    Un día me preguntó: "Mamá, por qué no se pega?", a lo que respondí, "Cariño, a ti te gusta que te peguen? (ella movió la cabeza), pues a los otros nenes tampoco".

    Saludos.

  5. #24
    Anonimo
    01/12/08 00:41

    Para Lilian, que al parecer sabe mucho de todo:
    Nunca he pegado a mis hijos ni me ha hecho falta hacerlo; tampoco soy partidario del castigo físico. Repito por última vez, sólo comparaba la educación de nuestros padres con la nuestra, para llegar a la conclusión que incluso con castigos físicos (no hablo de salvajadas sino de pequeños correctivos) ninguno de nosotros se traumatizó.

    Has dicho: "Sí me daban "correctivos" porque era "la forma" de educar, pero no creo que radique ahí la diferencia entre "biencriar" o "malcriar", si no en la atención recibida."

    Me parece genial que tu creas que esa no es la forma. Yo te digo: Yo creo esa forma con todos sus defectos era mucho mejor que el extremo al que han llegado actualmente muchos padres.
    De todas maneras te contradices, a ti te daban esos "corectivos" y te consideras una buena madre y persona; además, reconoces que no estás traumatizada, ¿entonces de qué me hablas? No me vengas ahora con que has decubierto la mejor forma de educar a los hijos porque no me lo creo.

    Respecto a esta frase: "Pero dime, ¿qué crimen realizado por un niño es merecedor de un bofetón, cuando ni a un terrorista que ha matado cientos de personas se le puede tocar ni un pelo?"
    Te has pasado Lilian. Para empezar me parece una frivolidad que compares algo tan salvaje como es un acto terrorista con el tema que estamos hablando. Pareces una mujer inteligente y estoy seguro que puedes mejores argumentos sin tener que recurrir a esta lacra.

    Más tarde vuelves a comparar una bofetada con predicar la paz en el mundo y armarse hasta los dientes. Sinceramente Lilian, ¿hablas en serio? Por Dios, pero hasta que punto de insensantez hemos llegado que hoy en día darle un bofetón a un niño se consideran un crimen contra la humanidad. Llevemos a mis padres y a los tuyos al Tribunal Penal Internacional de La Haya, porque los crímenes contra la humanidad no prescriben.
    Joerr, de verdad, no se si llorar o reírme, creo que lo primero.
    Por supuesto que no se pega a los demás, eso lo enseñamos todos los padres, pero di la verdad, les explicamos que no se pega sin motivo. ¿Si a ti tu hija viene a agredirla un tipo no le dices que tiene derecho a defenderse? Yo a la mía le he explicado la mejor forma de dejar grogui a un tipo y es con buena patada donde tu sabes, además le he enseñado artes marciales. ¿En esos casos tampoco se pega?
    Venga ya!!! si nos vamos a los extremos entonces no podemos ni debatir.

    En esta sociedad hemos llegado a unos extremos tales de estupidez, y perdón por la expresión, no hablo de nadie concreto, sino es en general, que el otro día vi una noticia en la TV de una madre que lleva 3 años sin ver a la hija por un bofetón que le dio una vez. El resto de sus hijos si los tiene a su cargo pero a esta hija no se la dejan ver, ¿te parece eso normal? Entonces todos nosotros deberíamos haber estado en un centro para menores.

    Y yo me pregunto, ¿no podemos llegar un término medio entre la manera de nos educaron nuestros padres y el libertinaje educativo de hoy en día?
    Sobre el tema les dejo un interesante artículo:
    http://www.eldia.es/2008-11-29/canarias/canarias12.htm

    Saludos

  6. #23
    29/11/08 20:51

    Turkelton, en líneas generales comparto lo que dices, pero insisto en que lo de Mercer/Estivill a mí lo que me parece una barbaridad es generalizarlo, pero puede tener sentido como terapia para un problema. Es como si a la gente le diera por pincharse insulina... eso es bueno para los que están diabéticos, que son una pequeña minoría, y sería una barbaridad que se generalizara para todos, pero no porque sea malo, sino porque se usaría mal.

    Anónimo, yo no digo que si tú quieres pegar a tus hijos los vayas a traumatizar de por vida. Lo que digo es que no les pidas que se porten como robots, porque son niños, y los niños corren, gritan, lloran y tienen sus propias opiniones, y hagas lo que hagas será así, y si tú esperas obediencia y sumisión va a ser un problema para ti y para tus hijos, porque eso es imposible. Por lo demás, yo cuento mi caso, pero cada uno en su casa que lo haga lo mejor que sepa... en mi caso, lo de "chantajear a sus padres montando una escena a base de gritos de llantos" es algo que Bárbara no hace, sin necesidad de dar palos, y te aseguro que no pienso consentirle que falte al respeto a sus profesores, sólo que no lo hago a palos sino explicándoselo... aunque entiendo que quizá esto que con Bárbara me funciona, quizá con otros niños o no funcione o no lo sepan hacer bien otros, nadie nace sabiendo y cuesta pillarle el tranquillo.

    Respecto a niños malcriados que hacen su soberana voluntad, en mi experiencia suele ser más indicativo de falta de atención de los padres que de falta de palos. Bueno, eso o... que los padres son iguales, que también hay casos!!

    Nacho, no te digo que no, pero en mi caso los críos me encantan, y jugar con mi hija y tratarla con dulzura es para mí lo natural. De hecho, cuando vienen tres o cuatro amiguitos a casa (en el cumpleaños o cosas así), se quedan las mamás hablando y yo me quedo jugando con los críos!!

    Turkelton, yo nunca he necesitado dar una bofetada, pero es cierto que a mí me daban (¿y a quién no, de los que ahora somos padres?) y eso no me ha traumatizado nunca.

    Lo que algunos de la "vieja escuela" parecen no querer ver, es lo que tú resumes perfectamente en una frase: Criar a tus hijos con cariño no implica en absoluto dejar de lado la adquisición de valores.

    Pero me da la impresión de que a ti te pasa lo contrario: No te das cuenta de que también se puede criar con cariño a los hijos aunque se escape alguna bofetada de vez en cuando. No es mi caso, yo estoy en la misma línea que tú, pero tampoco diré que alguien es un mal padre sólo porque le haya visto dar una bofetada a su hijo...

    Anónimo, con los drogatas de tu barrio se hubieran podido hacer muchas cosas, no sólo bofetadas, para evitarles llegar ahí... y quizá más de uno se llevó muchas bofetadas, y no otras cosas más importantes, y por eso están ahí.

    Respecto a mi frase "Hay que entender que los críos tienen que reafirmar su personalidad saliéndose con la suya", la sacas absolutamente de contexto. Hay que dejar que los críos desarrollen su personalidad dejándoles que decidan si quieren pintar el dibujo de rojo o de azul (no hay por qué imponerles que pinten el sol de amarillo en SU dibujo), o si quieren galletas redondas o cuadradas. Hay que ponerles límites, y hacerlos cumplir, en cosas importantes como llevar el cinturón en el coche, no pegar a otros y cosas así, pero si al parar el coche ella quiere pasar adelante y salir por la puerta del conductor, ¿por qué no?

    Lilian, muy cierto lo de que hay que ser coherentes; me ha gustado lo de que "cuando le digas a tu hijo, "no se pega" y tú le sacudas un guantazo debe quedarse muy instruído sobre el tema", jajaja!!

    Muy cierta la distinción que haces: una cosa es el respeto y otra muy distinta es el miedo. Yo antes decía que no por soltar alguna vez la mano implica que alguien sea un mal padre necesariamente, pero desde luego si el hijo le tiene miedo a sus padres, estamos cruzando el límite...

    Nacho, creo que contigo es con quien más de acuerdo estoy!!

    Lo que tú comentas es justo lo mismo que yo decía del Estivill: Si hay problemas, hay que emplearse para resolverlos. Pero lo de "Cariño, cariño, cariño, paciencia, comprensión, dejarles equivocarse mucho y no pensar que son de mantequilla" son la mejor receta para que no lleguen a haber problemas.

    s2

  7. #22
    Anonimo
    28/11/08 16:48

    Ser categórico con nuestras convicciones en cuanto a la educación de los hijos te lleva inexoráblemente al fracaso, me recuerda al último anuncio de Renault.

    Cuando tienes un angelito, todo es ternura y comprensión, pero suponer que estáis con un amigo que sufre una fuerte crisis de ansiedad y no queda más remedio que zarandearle, darle un par de bofetadas y hacerle respirar dentro de una bolsa para que se calme. Pues con los niños hay situaciones que pueden tener respuestas similares, cuando el niño pierde el control y puede dañarse a si mismo o dañar a otros, es posible que no quede más remedio que tomar medidas contundentes para reconducirlo.

    Darle la chapa a un guaje también podría considerarse violencia psicológica si le induce temores, y no sigo para no desviar el off topic

    Cariño, cariño, cariño, paciencia, comprensión, dejarles equivocarse mucho y no pensar que son de mantequilla suele funcionar bastante bien para que adquieran autonomía y desarrollen su personalidad.

  8. #21
    Anonimo
    28/11/08 15:10

    Así que hay que hay que inculcar valores, respeto por los demás y por los mayores dando un bofetón "en contadas ocasiones".

    Supongo que cuando le digas a tu hijo, "no se pega" y tú le sacudas un guantazo debe quedarse muy instruído sobre el tema...

    Sí, yo fui criada de otra manera, mi madre estaba en casa, trabajaba en casa y tenía a mi abuela que vivía con nosotros para atenderme en todo.

    Jamás he dormido fuera de casa a cargo de tíos, abuelos, o demás familia porque mis padres siempre estaban conmigo, jamás me he quedado a comer en el colegio, a las 12 salía e iba a mi casa, luego entraba a las 3 y salía a las 5, nada de "actividades extraescolares" desde los 5 años porque mis padres estaban en casa y no necesitaban "alargar" el horario lectivo. Fui a clases de solfeo porque a mi me apeteció, con edad más que suficiente para elegirlo. Sí me daban "correctivos" porque era "la forma" de educar, pero no creo que radique ahí la diferencia entre "biencriar" o "malcriar", si no en la atención recibida.

    Criar con amor y cariño no es comprar de todo a los niños como pompensación por no estar nunca en casa, ni consentirlo todo para que nos dejen tranquilos, para nada. En mi experiencia personal, los "correctivos", no muy frecuentes porque siempre he sido una niña muy buena y tranquila, han influído para mermar mi confianza, necesito siempre de una aprobación externa hasta para comprarme unos zapatos..., no, no es un trauma importante y sin duda lo tengo por ser muy sensible. Pero dime, ¿qué crimen realizado por un niño es merecedor de un bofetón, cuando ni a un terrorista que ha matado cientos de personas se le puede tocar ni un pelo?

    Una cosa es el respeto y otra muy distinta es el miedo, bajo mi punto de vista el respeto ha de enseñarse desde el respeto. Enseñar valores humanos desde la bofetada me parece tan absurdo como "garantizar la paz de los pueblos" armándose hasta los dientes, supongo que hay gente que le encuentra el sentido, yo no.

    No siempre he pensado así respecto a "un bofetón a tiempo", tener a mi niña cambió mi forma de pensar, y es que algo raro pasa cuando se justifica y defiende algo que está mal, me recuerda al síndrome de Estocolmo o a mujeres maltratadas que defienden a sus esposos diciendo que ellas se lo habían buscado. Y si necesito cientos de conversaciones para explicar a mi hija que la sociedad tiene sus límites lo haré, seguro es más costoso, pero estoy convencida que da mejores frutos.

    Saludos.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar