Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
4 recomendaciones

Ya con la crisis mundial tenemos suficiente.  No necesitamos crisis en casa.  Tratarse bien en el matrimonio parece una idea simple, pero es muy poco común encontrarla, y la idea de igualdad y buen trato termina siendo excepcional y revolucionaria.  Hablemos sobre cómo construir esa utopía revolucionaria en casa (re-evolución, volver a evolucionar).

Las ideas abundan para confundir a la gente, sumergirla en dipolos binarios tradicionales y angostos, de los cuales la gente no se pueda salir.  Hace un par de años se editó el libro, "Cásate y sé sumisa", precisamente por el Arzobispado de Granada. O te casas y eres sumisa o te quedas soltera y haces carrera.  O te casas y sometes a tu mujer o te quedas soltero.  ¿Sólo tenemos esas opciones?  La realidad es que no.  Comprendamos los fundamentos de la construcción de esa utopía.  Todos sabemos cómo se mira lo que no funciona, cómo fracasar, pero ¿alguien nos ha dicho cómo se ve o se construye lo que sí funciona, cómo se hace para ser exitoso?  A lo largo del tiempo he ido recopilando información de distintas fuentes, y presento los hallazgos, por si lo encuentras útil.

El algoritmo de búsqueda de pareja

Sabemos que para el buen cocinero, la buena receta comienza con la búsqueda de los buenos ingredientes.  Aprendamos cómo ir de compras, en la búsqueda de pareja.

Si caminas hacia el este, nunca llegarás al polo norte.  ¿Cómo es que la chica busca un hombre bueno, pero se va donde están los chicos malos a buscar uno?  ¿Cómo es que el chico busca una mujer buena, pero se va donde están las chicas malas a buscar una?  No se puede buscar en el canasto de frutas podridas para encontrar una fruta fresca.  Menos aún traerse la fruta podrida esperando que cambie y se vuelva fresca, o que al menos tenga buen sabor.  Evidentemente esa búsqueda va a terminar mal. 

La búsqueda defectuosa sucede porque nos dejamos llevar por los estereotipos de las películas, o lo que nos muestran los medios de comunicación, por lo que otros de nuestra edad nos cuentan o nos enseñan.  Eso que parece "emocionante", deslumbra, pero la verdad es que las buenas parejas son algo menos deslumbrantes, pues buscamos espejos y no oro.  Entonces empezamos mal y lógicamente la relación termina mal.  Antes de buscar hay que afinar los parámetros de búsqueda.

¿Has notado que aunque llegues a distintos lugares y conozcas distintos grupos, siempre terminas conociendo gente similar?  Esto es porque inconscientemente seleccionas a las personas.  Esta persona sí, esta no, aquella sí, la otra no... Ese es el proceso mental que tiene lugar cuando buscas.  Y al final encuentras lo que debías encontrar en función de tu algoritmo de búsqueda.  Mucha gente se queja de que solo encuentra gente bribona.  ¿Cómo estás filtrando a la gente?  Revisa tus parámetros, porque si no, el cocinero no va a tener buenos ingredientes para su receta.  ¿Qué tipo de persona te parece macho y varonil, o femenina y sexy? ¿Será que lo aprendiste cuando te enamoraste de un personaje de una película?  ¿O acaso le haces caso a lo que te enseñaron otros de tu misma edad?

Machismo hacia las mujeres

El algoritmo de búsqueda es especialmente crítico en las mujeres.  Aunque se digan no ser machistas, por desgracia muchas mujeres buscan hombres machistas, y los encuentran.  Sufren y luego se vuelven "defensoras de la mujer", y se quedan solteras, porque se han decepcionado de los hombres.  Pero cuando hurgas en sus recuerdos, miras cómo ignoraron a chicos buenos, pues no eran tan "varoniles".

He conocido el caso de una persona que de joven había decidido no ser machista, pues con su cara de niño las chicas no le volvían a ver, porque a ellas les gustaba los hombres mayores.  Pensaba que como las mujeres se quejan de los machistas, la solución para el éxito instantáneo sería no ser machista y tratar con respeto e igualdad.  El resultado es que su sex-appeal disminuyó, y terminaba en la "peligrosa zona de la amistad de la cual no hay regreso".  Incluso una novia le dijo "es que te falta carácter" (en realidad lo que pasaba es que él no la pisoteaba).  Escudriñas casos de "mujeres sufridas" y entiendes que el problema inició con el algoritmo de búsqueda.  La idea que tenían acerca de lo que debían buscar era inapropiada.

Hay signos que pueden verse durante el noviazgo.  Para las mujeres puede parecer que los celos son una demostración de que le quiere, cree que su "carácter fuerte" es sinónimo de masculinidad.  Le dice qué vestir y qué no.  Luego trata de alejarle de sus amigas, y finalmente de su familia, para finalmente encerrarle y aplastarle la autoestima para que se sienta insignificante y él pueda controlarle a su antojo.  Será su esclava, y vivirá mal.  Si hay una fórmula que he visto que sirve para arruinar la vida de las mujeres y sumergirlas en la miseria existencial y sufrimiento más absolutos, es buscarse un hombre machista.

El día en que las mujeres rechacen a los hombres machistas como pareja, se extingue el machismo.

Iguales se atraen

Claro, algún oportunista podría colarse en este post y decir que va a buscar gente buena para aprovecharse.  Lo que desconoce es que por más que los medios te digan los contrario, en realidad los iguales (y no los opuestos) se atraen.  Dicho de otra manera, a como estés hoy , si empiezas a buscar vas a conocer gente que es más o menos similar a tí en algunos aspectos claves de tu psique actual.  Por ejemplo, si te hirieron, probablemente vayas a conocer gente herida también.  Y aunque tu pienses en que vas a hacer que nadie sufra lo que tu sufriste, puede que la otra persona haya decidido cobrarse venganza contigo por lo que alguien antes que tu hizo.  Entonces lo saludable es sanarte tú y luego buscar pareja.  Así no vas a correr el riesgo de encontrarte con un némesis negativo de ti mismo.

De esta manera el oportunista que vaya a buscar pareja, puede encontrar víctimas educadas para ser víctimas de oportunistas, pero tarde o temprano se convertirá en víctima de oportunistas también.  Se deja de ser víctima cuando uno aprende a valerse por uno mismo.  Aprender a volar no es fácil, pero tiene grandes recompensas.  Y para el oportunista (o la oportunista), hay que indicarle que "a todo cerdo le llega su navidad"

Un buen ejercicio para atraer iguales de buena calidad, es hacer una lista de lo que quieres y lo que NO quieres como tu pareja ideal.  No te limites, anota la perfección pura, sin restricciones.  Una vez que hiciste esa lista, compárate tú mismo para ver si tu cumples con todos los requisitos que anotaste.  Notarás que te falta bastante para llegar allí, y entonces tendrás que hacer un esfuerzo consciente para alcanzar ese estado de perfección de manera consistente de modo que se vuelva hábito y costumbre, y al lograrlo, empezarás a notar que conoces personas que cada vez se acercan más y más a ese estado deseado que buscas.

Lo que no es amor

La gente suele hacerse de pareja por razones equivocadas, más que todo empujados por lo que los medios de comunicación erróneamente te enseñan.  Veamos las tres formas de no-amor.

  • Enamoramiento: Es una emocion, y las emociones son efímeras.  El enamoramiento llena de estrellitas a la pareja, pero es sólo una máscara que proyecta nuestros ideales en la otra persona, pero no es la persona real.  Por eso se dice que "el amor eterno dura 6 meses".  No es extraño, sobre todo en parejas jóvenes que aún no se conocen bien a sí mismos, decir "es que esta no es la persona con la que yo me casé".  Por supuesto que lo era, pero se casaron embobados por el enamoramiento.  Normalmente si uno no se conoce a uno mismo, es muy difícil comprender a otros, y eso es clave si uno va a querer envejecer con esa persona.
  • Pasión tórrida: Es cierto que sin nada de química la cosa apunta a una amistad y no tanto a un matrimonio.  Pero la gente generalmente va por el extremo contrario.  Tienen sexo salvaje y es así que empiezan a pensar con lo que tienen debajo de la ropa interior. Puede sentirse muy emocionante, pero en realidad sólo se está ejercitando la parte del cerebro que los reptiles tienen, una parte que apunta a los instintos básicos, que incluyen territorialidad y violencia.  Si esa relación se basa en eso, es poco probable que evolucione hacia algo serio, o que se conozcan como pareja para otras cosas más serias y sean amigos también.  Y se corre el riesgo de que por las zonas cerebrales que se activen, los problemas lleven a la pareja a pleitos de cocodrilo, o a agresiones mutuas de tipo pasional, que dejan de ser emocionantes para ser estresantes.
  • La codependencia: No es lo mismo "te amo porque te necesito" que "te necesito porque te amo".  La codependencia viene cuando una persona tiene tantas necesidades emocionales insatisfechas, que en su búsqueda de pareja busca nutrir esas necesidades, y esencialmente la palabra "te amo" significa "hazme feliz".  ¿Quién quiere tener un parásito colgando que dice "hazme feliz, que sin ti no puedo vivir"?  ¿No sería mejor una persona feliz para compartir felicidad entre ambos?  La persona codependiente suele sentirse poca cosa y vive con miedo de perder al ser amado, pero irónicamente siente tanta necesidad que eso le impide realmente amar a la otra persona.  Al final la persona codependiente se cuelga y martiriza a su pareja, que tarde o temprano sufre hastío de la relación.  Es que pasa tanto tiempo necesitando y buscando satisfacer las propias necesidades, que no se preocupa por las necesidades de la otra persona.  Dice el codependiente que haría todo por la otra persona, pero no puede dar lo que no tiene, por más disposición que tenga.  Normalmente la codependencia construye esquemas de relación muy tóxicos del tipo "triángulo del drama" y si quieres detalle sobre cómo superarlo, pincha el enlace (The Drama Triangle).

Si nada de esto es amor, entonces ¿qué es?  Por más sin gracia que suene, el amor sano es una decisión de dos personas de compartir un camino.  Dos personas que ya eran felices viviendo solas, deciden juntarse para tratar de multiplicar esa felicidad.  Tu no miras a dos montañistas escalando mientras uno le da órdenes a otro, y le invita a la sumisión.  Así no funciona en el montañismo y así tampoco va a funcionar en el matrimonio. 

Un plan de vida

Al conocer a una persona con aspiraciones más serias, primero tendrías que hablar con esa persona sobre su plan de vida, para ver si va con el tuyo.  Es muy importante la charla honesta.  No vaya a ser que a uno le guste viajar por el mundo y a la otra le guste quedarse en casa.  O que uno guste de estar dentro del bosque, y al otro le guste las comodidades de la ciudad.  La disparidad de planes de vida suele empujar a divorcios, que aunque son amistosos por lo general, no dejan de dejar el sinsabor de terminar una relación.  Evitar hacer la pregunta para no obtener la respuesta que no deseamos no va a evitar este desenlace.  Es mejor saber adonde estás poniendo los pies.  Por más que se gusten, la relación va a causar disconformidad si hay incompatibilidad de planes de vida, y someterse al plan de vida de otra persona, tarde o temprano llevará al hastío.

Infidelidad y heridas

En algún momento del camino, por más que hagas todo bien, puede ocurrir una infidelidad.  Te sentirás culpable y te preguntarás si podías haber hecho algo para evitarlo.  La verdad es que no, pues cada persona es honesta hasta que quiere.  La persona infiel tuvo un fallo en su sistema ético y cruzó la línea, y no había nada que pudieras hacer.  La persona infiel es la responsable de sus actos, porque nada le costaba terminar la relación antes de meterse en otra.  Y a menos que estés dispuesto(a) a aguantar eso en reiteradas ocasiones, y si ese es tu plan de vida, lo mejor es poner punto final  Las malas costumbres no llevan a buen puerto.  Si ha de suceder (espero que no) es mejor que suceda durante el noviazgo, porque así no habrá necesidad de lamentar un divorcio.

Las heridas te durarán un tiempo, y quizás tengas miedos e inseguridades que no tenías, y que tendrás que sanarlas, sabiendo que todo el mundo es distinto.  Habrá momentos en que no crees poder correr el riesgo de lanzarte a una relación, y eso está bien.  Y luego habrá momentos donde estarás dispuesto a correr el riesgo de que funcione bien o no, y aceptarás que puede haber cualquier resultado.  Y todo lo que habías aprendido de tus relaciones anteriores, no te servirá de nada, porque todas las personas son diferentes.

Ahora bien, más adelante trataré algunas ideas para hombres y mujeres para revisarse a sí mismos y evitar situaciones hirientes.

El secreto de los expertos

Antes de casarme hice la tarea preguntar a los expertos, gentes con décadas de matrimonio, pero no de estar por estar o de aguantarse y soportarse, sino matriomonio feliz.  Pregunté a un hombre con 35 años de matrimonio, y a una mujer muy sabia de 100 años con más de 85 de casada, y felizmente casada.

  1. El rencor mata el amor, no hay que dejarlo que se meta
  2. En la vida hay cosas más grandes que uno y uno necesita a Dios en la relación
  3. El secreto de esta sonrisa es recordarse todos los días que se aman, como si fuera el primer día

Cuando era joven, la mujer de 100 años y su esposo a veces peleaban, pero luego veías a los DOS disculpándose uno con el otro, porque al calor de su juventud se decía cosas que no salían del corazón.  Esta mujer tuvo bastanes hijos, y algunos murieron, y Dios fue lo que les sostuvo en pie.  Ese tema de Dios aún es algo cuyo significado estoy descubriendo, porque esta mujer no andaba predicando, sino simplemente contando, como hacen los abuelos, las anécdotas del pasado.

Mitos de la vida conyugal

Hay muchos mitos de la vida conyugal que empujan a la gente a casarse por las razones equivocadas.

  • "Cuando me case voy a tener más sexo".  De hecho, un matrimonio se parece mucho a una empresa, y las actividades de la empresa hacen que se vean menos que cuando eran novios, aunque duerman en la misma cama, y probablemente tengan menos sexo.  Si la idea es tener más sexo, esa no es una buena razón para casarse.
  • "Él/ella va a cambiar". Las personas no cambian.  Los cambios repentinos suelen ser flor de un día.  Las personas pueden crecer, madurar, pero eso toma años.  No esperes que cambie, puede no cambiar nunca.  Y al entender eso, tómalo o déjalo.
  • "Cuando me case, se acaban mis problemas": Casarse es sólo una forma de vida alterna, con sus problemas. No hay una forma mejor o peor. Casarse agrega problemas nuevos, y no elimina los que ya tienes.  Casarse es como fundar una empresa.  Nadie funda una empresa y se le acaban los problemas.
  • "Cuando me case, se acabará mi soledad".  No es verdad.  Atraes a iguales, lo que significa que ambos traerán soledad interior (vacios emocionales) que no se resuelve con compañía externa.  Lo más probable es que entre ambos multipliquen la soledad.  Si ya es malo sentirse solo estando soltero(a), es peor sentirse solo teniendo pareja.  Mejor arregla tu soledad primero, y empieza a disfrutarla, como el monje disfruta de la soledad de su monasterio, y cuando lo hayas hecho, puedes empezar a pensar en buscar pareja.
  • "Tengo que casarme, todos mis amigos(as) se han casado".  Casarse es una pistola con una sola bala.  Si la disparas equivocadamente y apresuradamente, simplemente por seguir la tendencia, puedes terminar con enredos por estar con una persona que no es la correcta.  Tus amigos no van a aceptar que les reclames que te casaste por error simplemente por seguirles.  No hay nada de malo en ser la única persona soltera en tu grupo de amigos.  Si la amistad depende de eso, y tejuzgan por ello, tienes los amigos equivocados.
  • "Casarse es una buena manera de huir de casa".  Error.  Casarse es como fundar una empresa.  Fundar una empresa, con todos los problemas asociados no es algo que sea bueno para personas que buscan huir de la resolución de problemas, porque en la empresa conyugal, la vida se trata de resolver problemas, igual que como sucede en el trabajo y en las empresas de verdad.  Huir de casa hacia el matrimonio, es como huir de los deberes y responsabilidades hacia un lugar donde tendrás deberes y responsabilidades mayores.  Huir viene precisamente de no afrontar los problemas en casa.  Si quieres salir de casa e independizarte, aprender lo que significa hacer todo por tí mismo(a), perfecto.  Pero casarte tendría que ser un paso que podrás dar cuando ya aprendas a vivir independiente y valerte por tí mismo(a).

Si vas a casarte, por favor hazlo bien.  Hay una sola bala, y no es que se trate de las tonterías de las películas del "único amor", sino que si te casas mal, al final al volver a casarte tendrás enredos de hijos de otras relaciones, pensiones alimentarias y una vida más complicada.  Mejor vive simple, vive bien.  Te lo mereces.

La negatividad y los estados anímicos

El cerebro es una máquina bioquímica, y esa máquina deforma tus pensamientos, emociones y tu manera de ver el mundo.  El cerebro es como el sistema de navegación del avión, y tú eres el piloto.  La manera de saber que la bioquímica deforma todo es preguntarte "¿En este momento me siento 100% feliz?".   Si la respuesta es 99% o menos, hay una alteración en el sistema de navegación. Cuando esto ocurre, no podemos confiar en nuestros pensamientos feos, en nuestras emociones feas, o la manera fea en que se mira la realidad.  Lo mejor en esos momentos es postergar cualquier reacción.  No se trata de reprimir, sino postergar, hacer lo que pensabas hacer cuando te sientas 100% feliz.  Si estando feliz siempre lo ibas a hacer, pues adelante, pero la mayoría de las veces miramos que lo que pensábamos hacer habría sido un error.

Cuando vivimos solos eso no es mayor problema, pero viviendo en pareja, lo mejor es avisar a la pareja, "por favor, no hagas caso a lo que diga, pues hoy ando engañado(a) bioquímicamente por mi cerebro", y por supuesto tratarás de no volcarle emociones encima.  Y por supuesto debiste explicarle previamente a tu pareja lo que es ese engaño bioquímico del cerebro.  Muchos pleitos se pueden evitar con esto, porque se entiende que lo que sientes no es hacia tu pareja, ni causado por tu pareja, y lo que digas será el producto de un mal procesamiento mental temporal.  Y por supuesto, sería bueno que tu pareja te avise también cuando anda con engaño bioquímico.

La importancia de alertar sobre la presencia de estados bioquímicos es que normalmente lo que decimos o hacemos es visto como un acto intencional y premeditado.  Las alertas de estado bioquímico avisan que el proceso descrito puede fallar, y así se reduce la posibilidad de pelea frente a una reacción, que si fuese intencional, sería signo de pelea.  En el caso de los hombres, luego me referiré acerca de cómo manejar emociones.  Y en el caso de las mujeres, resulta claro que aquellos días del mes ella estará bioquímicamente engañada, y es preciso que haya conciencia de ambos acerca de la presencia de ese engaño.

Al final lo que debe prevenirse es la aparición de la negatividad.  La negatividad es el primer enemigo, antes del rencor, y empieza con peleas pequeñas, y va contaminando una relación si no se detiene.  Si enfrentan una adversidad causada por agentes externos, vale, pero hay que hacer que internamente en la relación la negatividad no tenga cabida.

Reir es una buena manera de resintonizar el cerebro. Reduce el cortisol y adrenalina (reduce el estrés) y aumenta la producción de células NK del sistema inmunológico que entre otras cosas combaten el cáncer, y además te recompensa químicamente con hormonas que te alegran.

Otra manera es dormir bien y levantarse descansado.  Y por supuesto hay que deshacerse de las cargas personales (Reboot your life: 20 mental barriers you should let go of):

  1. Desapégate
  2. Abandona la culpa y resuelve
  3. Abandona el pensamiento negativo, el pesimismo que paraliza
  4. Abandona la autocrítica destructiva que desanima
  5. Abandona la amargura y reconéctate con otros
  6. Abandona el pensamiento compulsivo, piensa en algo útil
  7. No necesitas la aprobación ajena
  8. Abandona los límites y creencias autoimpuestos que te impiden crecer
  9. Deja atrás los rencores
  10. Abandona la actitud de "lo haré mañana"
  11. Abandona los pensamientos que producen ansiedad
  12. Atraviesa y supera el luto de desamores del pasado
  13. Deshazte de los malos recuerdos
  14. Deshazte de las cosas inútiles
  15. Abandona las malas compañías, las que te arrastran, las que te impiden crecer
  16. Abandona la idea de que eres el producto de tu pasado
  17. Deja de identificarte siempre con tu profesión
  18. Abandona hábitos que no te producen bienestar
  19. Deja de tomarte las cosas de manera personal
  20. Olvida que el reloj existe cada vez que puedas

La negatividad no sólo puede destruir una relación.  Puede destruir tu propia vida.  No permitas que la negatividad se apodere de tu vida.

La relación comprende dos personas, y puede haber cierta sensibilidad hacia la negatividad, ya sea interna o causada por terceros.  Ir fortaleciendo las barreras contra la negatividad, al curar al niño interior herido que todo el mundo tiene, ayuda a evitar situaciones innecesarias y evitables.

La negatividad es lo que en Star Wars se conocería como "el lado oscuro".  ¿De donde viene el lado oscuro?

«"Ese lugar… es fuerte con el lado oscuro de la Fuerza. Un dominio del mal es. Dentro tú debes ir."
"¿Qué hay allí?" "Sólo lo que llevas contigo."» ― Yoda y Luke Skywalker [El Imperio Contraataca]

La negatividad viene de lo que ya llevamos por dentro, que viene de nuestro pasado.

Comunicación

Cuando tenemos problemas de comunicación, tu dices A y el otro entiende B.  Y cuando hay problemas, cormalmente los interlocutores se culpan uno al otro.  La comunicación tiene emisor, receptor, mensaje, canal y lenguaje de referencia.

  • Lenguaje de referencia: Aunque todos hablamos español, los mensajes a veces pueden distorsionarse por el contexto.  No es lo mismo decir "te felicito, muchas gracias" mientras sonríes y estrechas la mano, que si lo dices con mirada de enojo.  Somos una sociedad de alto contexto, donde la literalidad de las palabras viene acompañada de muchas otras cosas, como gestos, posturas, o incluso el lugar y momento en que se diga, la presencia o no de terceros, etc.  Las mismas palabras no se comprenden igual en distinto contexto.  Lo mejor es no usar tu lenguaje de referencia propio, sino el lenguaje de referencia del otro, ponerse en los zapatos del otro para ver cómo es que el otro entiende lo que dices.
  • Mensaje: Cuando hablas, transmites primero un mensaje emocional que hace sentir bien o mal al interlocutor.  Y sólo despues de que el mensaje supera la barrera y hace sentir bien a la otra persona, entonces el mensaje racional llega. 
  • Canal: Cuando hablas frente a frente, los resultados son mejores, especialmente si hay una disputa.  tratar de resolver un problema de pareja por medio de mensajes de texto, por teléfono o por algún mecanismo del internet, tiene el fracaso casi asegurado.  La comunicación electrónica carece de ciertos elementos emocionales, que tornan hostil la comunicación.

Cabe añadir que en materia de comunicación hay hábitos de las personas que vienen de sus familias, y por eso una relación de pareja es un choque cultural, el choque de formas de comunicación de dos familias distintas.  Lo que tu puedes hacer es intentar comunicarte, pero no hay resultados asegurados.  No te hagas ilusiones acerca del resultado.

Lo que sí es necesario es atacar al problema, y no a las personas.  Cuando hay ataque a las personas, generalmente el problema se quedó sin resolver, y las dos personas quedan heridas.

Colaboración: Aprender a ser "egoista"

Dicen que todo se devuelve, y en la relación de pareja eso es especialmente cierto.

Un día en la oficina un compañero de trabajo me decía que envidiaba mis almuerzos, que eran excelentes, que iba a reclamarle a su esposa.  Le dije que no hiciera eso.  Le dije que al llegar a casa apagara la TV y toda fuente de distracción y se sentara a la mesa y dijera, "mujer, hoy he decidido que voy a probar la comida que me hiciste, saborearla bocado a bocado", y así lo hizo.  Sus niños exclamaron "¡¡Oh!! ¡¡Papi se está sentando en la mesa a comer!!".  Y esta experiencia les ayudó a acercarse un poco como pareja.  El asunto es que ella empezó a sentirse bien, y sus almuerzos empezaron a mejorar.  Él entendió que si hacía sentirse bien a su mujer, él recibía de vuelta algo bueno.  Le expliqué que esto es lo que podría llamarse "egoísmo", hacer algo bueno por ella y al final el beneficiado sería él mismo.  En cambio, le expliqué, hay gente que agrede tan desinteresadamente, sin esperar nada a cambio, sin beneficiarse.  Por supuesto, esa nueva definición de egoísmo le hizo reir.  Y entonces le dije que le explicara ese concepto a su esposa y que compitieran a ver quién era más egoísta.  Como comprenderás esto les acercó aún más, y él pudo en un momento dado fijarse el propósito de dejar de fumar.  Empezó a notar que el dinero le rendía mucho más.

Normalmente entre hombres, mientras más groseros, más machos. Con las mujeres es muy distinto.  Desafortunadamente muchos hombres no comprenden las ventajas de esta forma de proceder.  Una relación es un sistema cerrado donde todo rebota en las paredes, varias veces.  Te convendría, si eres lo suficientemente egoísta, beneficiarte al hacer rebotar cosas buenas, para que esas cosas buenas vengan de regreso.  Claro, para eso tendrías que tener una pareja que no sea oportunista, una relación sin codependencia, una relación como la de los montañistas de la que hablamos antes.

Somos muy machistas

Creemos que ya nos hemos librado del machismo, y por supuesto nos comparamos con los musulmanes en nuestro trato a las mujeres, ignorando que en nuestros propios países ocurren atrocidades contra las mujeres que son equiparables a las del Islam.  Miramos casos como el mencionado en mi post La maldad del periodismo corrupto, donde los medios de occidente apredrean al mismo tiempo a una mujer cuyo pecado fue tener una vida personal complicada y que a nadie le importa.  Esa mujer ya no vuelve a encontrar empleo, y no era de la realeza como para tener renta fija.  Era profesora de francés, madre y ahora desempleada, y ahora tendrá que buscarse otras maneras de ganarse la vida.  Y los medios de comunicación en ningún momento se echaron la responsabilidad por apredrearla, y trataban de decir que el fallo era de la presidente (otra mujer) de la cual no dijeron nada bueno, aunque había sobradas razones para decir algo bueno.  No en vano ahora la población cree que la presidencia es trabajo para hombres.  La primera entrevista televisada de la mandataria electa, tuvo a un periodista hombre haciendo la pregunta "cuando usted se baña, ¿piensa en los problemas del país?". ¿Machismo mediático?  Está claro que en trato a las mujeres, occidente es tan maltratador de mujeres como aquellos a los que la prensa señala con el dedo.  La diferencia es que en occidente no reconocemos los maltratos a nuestra mujeres.

Miramos a la mujer gitana, ciudadana de segunda, o de tercera en España. ¿Es esto mejor o peor que el trato a las mujeres musulmanas?

Hablas con mujeres y tratas de ver cómo tratar de no ser machista.  O tal vez te conformas con aceptar que la mujer vote y trabaje, que aborte y que tenga sexo por doquier, y aplaudes en el día de la mujer mientras que no se hace nada por detener los homicidios de mujeres a manos de sus parejas.  Crees que no eres machista, porque ya hiciste todo lo que las mujeres te dijeron que era el machismo.  Pero eso no es suficiente.  Hay hombres que han aprendido a luchar contra su propio machismo, redefiniendo su concepto de la masculinidad, para adaptarlo del símbolo de troglodita cavernícola  rey del mundo, a un modelo más civilizado y apropiado para el mundo actual.  Hablemos de las reglas no escritas del machismo.

Hombres analfabetos emocionales

Creemos que ya nos hemos librado del machismo, y por supuesto para agrandar el ego nos comparamos con los musulmanes en nuestro trato a las mujeres.  Pero ¿nos hemos dado cuenta de cómo el machismo nos daña a nosotros los hombres?

Nos criaron para ser analfabetos emocionales.  Mientras la niña recibe la muñeca hacia la cual se lanzan emociones de cariño y protección, contacto físico de abrazo y caricia, entrenando las emociones, al niño se le da el muñeco de luchador. cuyo contato físico es el golpe al otro muñeco.  Ya desde niños nos dijeron "big boys don't cry".  Y por el resto de nuestras vidas teníamos que levantar la máscara de hombre fuerte ante los hombres y ante las mujeres, y cuando vienen cosas que te golpean emocionalmente (que no estás hecho de piedra), te dicen que aguantes como los machos, y la única emoción que se te autoriza expresar es la ira.  Entonces si tienes miedo, ira.  Si estás triste, ira.  Si te molesta algo, ira.  El problema es que una vez saturado de estrés, la ira se suelta como violencia machista, con los efectos emocionales y legales, y de pasar a ser el desahogo se vuelve otra fuente de estrés.  Entonces sigue tragando y tragando por siempre, con tu máscara de hombre fuerte, encerrado en esa profunda soledad detrás de la máscara.  Si bajas la máscara, las mujeres dirán que ya no eres tan hombre y los hombres te dirán lo mismo.  Es una trampa sin salida, una máscara de hombre fuerte con un hombre destruido que llora y grita desconsoladamente por dentro.  ¿No sería mejor expresar tristeza como tristeza, disgusto como disgusto o miedo como miedo?  Eso sería la libertad de sentir.  ¿No sería mejor poder hablar con tu pareja y poder mostrarte vulnerable sin la máscara?  Claro, si lo logras y tu pareja no te dice que eres poco hombre, has dado el primer paso hacia tu libertad del yugo del machismo.

Y si creías que la miseria machista llega hasta allí, te diré que no, que es peor.  El hombre vale como proveedor.  Ante los amigos del bar, vale por su capacidad de invitar tragos, y ante su mujer por la capacidad de traer dinero a casa.  Con el paro, el hombre pierde esa virilidad, y lo triste para el machista es que todo el mundo mira que el hombre vale por su billetera y por el funcionamiento de su gónada.  Al llegar a viejo es muy probable que ese concepto de masculinidad se venga a menos, con una pensión pequeña (si tiene suerte) y una disfunción propia de la edad en el cuerpo.  Y sobre la gónada, los amigos del machista le controlan su baja autoestima, y debe esforzarse por tener sexo con cuanta mujer pueda para demostrarse viril, pero esa virilidad no incluye criar a los hijos.  La virilidad incluye beber hasta caer, y quizás hasta dormir las borracheras en la calle teniendo cama, algo que va a angustiar a tus padres.  Al final de la vida, cuando ya seas viejo, los hijos que tuviste y a los cuales vas a querer conocer, serán extraños a los que nunca viste crecer, los amigos ya no estarán allí para alabar tus proezas sexuales o aplaudir tus borracheras.  Y las mujeres a las que atacaste para sentirte macho, no querrán que les mires, y si tuviste algo con alguna hija de alguna de tus mujeres, seguro que te odiarán.  Y llegaste a viejo, completamente solo.  ¿Cómo lo sé?  Conozco a un anciano que fue el machista perfecto, vive en una miseria existencial absoluta.  No te gustaría terminar así si lo vieras.

Una vez conocí a un hombre que fue violento machista, estaba tratando de cambiar.  Decía que él creía que tenia un carácter fuerte, pero en realidad tenía un carácter débil.  Cuando llegaba a casa era el rey, En casa se hacía lo que él dijera.  Cuando llegaba todos se paralizaban de miedo, y cuando se iba, respiraban aliviado.  Que bueno que eran los que le querían.  ¿Te imaginas lo que es inspirar miedo y no cariño entre los que te quieren?  ¿Te imaginas lo que es que tus seres queridos se alegren cuando te vas?  Él valía ante sus amigos por su billetera.

Un día este hombre se queda sin trabajo, sin dinero para mostrarse hombre, y la policía lo saca de la casa en un episodio de violencia machista.  Tocó fondo.  Le indicaron que existía Instituto WEM, donde por apenas 3 euros por sesión grupal, era un lugar donde los hombres ya no tienen que mostrar su máscara de hombre fuerte, un lugar donde podía aprender a educar sus emociones que nunca fueron entrenadas, y manifestar lo que nunca se atrevieron a decir sobre cómo se sentían, un espacio para que el hombre pueda ser él mismo, libre del yugo del machismo.  Es un lugar donde llega gente de todo tipo, periodistas, trabajadores, empresarios, y por propia voluntad, pues excepto por el tema de dinero, todos los seres humanos tenemos los mismos problemas.  El estaba en el proceso de restaurar su relación familiar, comunicarse mejor, manejar su ira.  Todavía había mucho camino por recorrer, pero ya había tenido importantes avances.  El pecado no es ser analfabeta emocional, sino el no querer curarse.  Y él se estaba curando.  La experiencia de ese instituto ha sido tan interesante que han venido de países como Alemania a estudiar y aprender de la forma de trabajar.

Habiendo visto lo que hacía este instituto, y tras conocer a un adulto mayor americano que padecía del corazón y tenía emociones que ventilar, le remití allí y desde entonces se le mira más feliz y tranquilo.  Deleita mucho mirar cuando una persona se vuelve cada vez más libre y feliz.  La libertad respecto de la prisión del machismo no tiene precio.

La libertad empieza cuando reformamos el concepto propio de masculinidad, pues el concepto de antaño, ya no sirve.  Antes podías ser violento y eso era macho.  Hoy el sistema legal no te lo permitirá.  Ese concepto de masculinidad significa aprender a sentir, y a decir lo que sentimos, perder el miedo a decirlo.  No hay nada de cobarde en ello.  No somos seres de piedra, y aunque veas a otros "machos" que sí aguantan, es porque no les has visto detrás de la máscara.

Al final entrenarnos en nuestra emociones es la manera en que vivimos más felices, más libres, y así dejamos de ser analfabetos emocionales.

Feminismo necesita una reforma

El machismo perjudica a hombres y mujeres, y por los daños que causa, puede verse casi como una enfermedad mental colectiva.  El feminismo parece plantear guerra a los hombres.

“He descubierto que mientras más hablo de feminismo, más me doy cuenta de que luchar por los derechos de las mujeres es para muchos sinónimo de odiar a los hombres. Si de algo estoy segura es de que esto tiene que acabar. Feminismo, por definición, es creer que tanto hombres como mujeres deben tener iguales derechos y oportunidades”, dijo en su discurso ante la ONU, en Nueva York, la actriz Emma Watson (Hermione en Harry Potter). - De las serendipias al feminismo: 9 tendencias para 2015

Sin embargo, la relación armniosa e igualitaria no es cosa de guerra, sino de paz en casa.

Otras reflexiones

Hay otras cosas sobre el matrimonio que mucha gente no sabe:

  • Los primeros dos años de matrimonio son años de duro ajuste, de lidiar con costumbres que no venían en el contrato, de establecer acuerdos sobre quien hace qué en la casa, sobre el manejo de finanzas y de los excedentes de dinero.
  • Más o menos a los 7 años la vida marital se puede volver rutina, y si no se rompe esto, puede llegar a romperse una relación.
  • El sexo la mayoría de las veces no es la causa de los problemas en una relación, sino una consecuencia.  Si no se ataca la causa, no desaparecerá la consecuencia.  La mayoría de los problemas de corte no sexual, provovarán problemas en la cama.  Tratar de arreglar lo sexual no sirve, hay que arreglar todos los problemas no sexuales primero.
  • Hablando se entiende la gente.  A veces es sólo cosa de hablar con sinceridad, poner las cartas sobre la mesa, y decir "sentémonos y hablemos".  Andar hablando por detrás, andar en juegos de indirectas no sirve, es una buena receta para el autoengaño, el fracaso.
  • Decir la verdad no sirve cuando hay estados de ánimo.  El mejor momento para hablar sinceramente es cuando hay paz.  Por eso es tan importante promover la paz en casa.
  • No es lo mismo sinceridad que grosería.  Calibra la comunicación.
  • Nadie puede adivinar lo que piensas y sientes.  No esperes que tu pareja lo adivine, y menos aún molestarse porque no adivinó.  Si no le dices, no va a saberlo.  Es que el matrominio es como una empresa, no como un curso de adivinación.
  • No le metas prisa.  Hay gente que se casa joven, pero hay otros que se casan a los 80.  Si te toca, será tu momento, y si no, por más que insistas, no será.  No te desesperes.  Primero se feliz con tu vida de soltería, y luego acepta lo que venga.
  • Aprende de los errores ajenos.  No tenemos tiempo de cometerlos todos.
  • El matrimonio no es un árbol grande y fuerte, como en las películas, sino una pequeña planta que se va cuidando por años.  Se aplasta muy fácil y es fragil.  Si no se le cuida, se muere.

Como siempre, todo lo que diga estará incompleto, pero me parece un buen compendio de ideas para hacer las cosas bien.  Normalmente nos dicen cómo se mira lo que funciona mal, pero no nos dicen cómo hacer bien las cosas, cómo prevenir o corregir problemas.  Podría extenderme en lo que funciona mal, en todas las situaciones que son atendidas por consejeros matrimoniales, pero eso sería hablar de lo que está mal.  Me interesaba hablar sobre cómo construir una relación positiva.

 

  1. #1
    Padawan

    Que complicada es la naturaleza humana… y es sabido… cada persona es un mundo… hay tanto que aprender… de los demás…

    Hablas de plan de vida, parte para mí de la escalera de valores… esa escalera que si no es coincidente en la parte alta en los dos miembros de la pareja difícilmente el barco llegue a puerto.

    ¿Y los hijos?... ese elemento tan importante en una familia… que puede ayudar a unir… o también romper una relación de pareja… por desgracia son los que más sufren… por la tensión… por el estrés… y porque por mucho que digan, porque todo niño necesita de la figura de un padre y de una madre.

    Remarcar la importancia de hacer un buen noviazgo… periodo en el que tiene que hablarse todo y saltar chispas… Aunque queda implícito en tu relato, mencionar los maltratos psicológicos ¡cuánto daño hacen!... Por otro lado el no estar en perfectas condiciones (por nuestros bajones) nunca puede ser excusa por no saber controlar nuestras palabras, nuestro genio, nuestras acciones…

    Me pregunto si haber fomentado que la mujer ‘aborte y tenga sexo por doquier’ la hace tener más libertad y dignidad, o más bien al contrario, facilita usarla como objeto…

    “¿Es más fuerte el lado oscuro?
    No… es más rápido, más fácil, más seductor… pero más fuerte no es, no…”
    Luke Skywalker y Yoda [El Imperio Contraataca]

    Para poder percibir a Dios es imprescindible no poner muros… y mantener los sentidos abiertos…

    1 recomendaciones
4 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar