Me mojo: acuerdo el 30 de junio "in extremis" por la mediación de Estados Unidos. Europa se lo merece

68

A veces acierto, a veces fallo. Pero siempre digo las cosas por adelantado, nunca a toro pasado. Y como muestra este botón.

 

Grecia y sus acreedores firmarán un acuerdo in extremis el último día disponible de negociación, que muy posiblemente será mañana martes día 30. La intervención de Estados Unidos habrá sido decisiva para ello. El acuerdo incluirá una reestructuración de la deuda, quita o como lo quieran llamar, puesto que la deuda griega, tal y como está, es impagable. Tsipras venderá el acuerdo a los griegos como el mejor posible, mantendrá el referéndum para el 5 de julio y recomendará votar que sí, como lo hará la inmensa mayoría del arco parlamentario de Syriza, todos quizás a excepción del partido comunista y su exigua representación en Syntagma.

Es posible que el acuerdo se alcance más adelante a lo largo de la semana si se parchea la cuestión del default entre el 30 de junio y el 5 de julio, pero no podrá ir más allá del sábado, día de votación para TODOS los griegos. Y es que en Grecia votar es obligatorio.

Soy optimista al respecto desde el principio, no tanto por una cuestión de simpatía hacia los pueblos griego y alemán (Ja, die gefallen mir sehr gut!), sino porque las consecuencias de que no exista ese acuerdo son casi apocalípticas.

Y aquí no estoy hablando de un escenario típico de Grexit que tantos economistas cortos de luces están manejando. Más allá de que Grecia vuelva a neodracma, sus importaciones se doblen en precio y sus exportaciones y turismo se vuelvan terriblemente competitivos, más allá de la suspensión de pagos, el corralito y las dificultades transitorias por las que pase tan pequeño país, creo que los negociadores del bloque acreedor al frente no se han dado cuenta aún de lo que nos jugamos TODOS los europeos en esto. La cosa es gorda, y no porque el euro vaya a más o a menos. Hay mucho más en juego, prácticamente nuestra prosperidad e independencia como continente.

Se creen que la cosa se reduce a unos 400 millones de euros arriba o abajo, a pagar la deuda e incluir los asientos en un excel de colorines. Quienes crean esto no tienen ni idea, pero NI PUTA IDEA del trabajo que ha costado construir Europa y de los sacrificios, orgullos masacrados y paciencias infinitas que jalonan el camino de los últimos 60 años.

Europa como tal es una anomalía histórica, la confirmación de que lo imposible es posible con esfuerzo y voluntad. Es un continente cuya historia habla de sangre, malentendidos y guerras por un quítame allá esas pajas. Es el ente terrestre irradiador de cultura por excelencia, es el estandarte de la cultura grecorromana que tiene su más brillante proyección en toda América. Pero Europa como ente político ha sido un completo desastre.

Hasta 1951

En esa fecha cambió todo. Humeaban aún los rescoldos de la Segunda Guerra Mundial, una guerra en la que Europa perdió su papel preponderante en el mundo, puede que para siempre, y los rusos entraron como un elefante en una cacharrería hasta la mismísima Berlín. El imperio británico desapareció, Alemania renunció a sus sueños de grandeza y Francia vio claramente que no era tan "grandeur" como antaño. Todos estaban humillados, la depresión colectiva duró bastante desde 1945.

Pero entonces llegaron ellos. Ya insuflaban esperanza desde 1943 con los desembarcos de Sicilia y Normandía. La Guerra, esa guerra que nos buscamos los europeos solitos por no poner coto al loco, se veía prácticamente ganada.

 

Desde entonces toda la historia europea ha sido una búsqueda constante de la paz, el consenso y la armonía. Hemos tenido nuestros más y nuestros menos, nuestros fallos, como la guerra yugoslava, con un papel decepcionante. Pero en líneas generales hemos ido progresando.

Hasta ahora.

No es ninguna tragedia que un país abandone el euro o la Unión. Pero sí es extremadamente grave que ese abandono sea a disgusto, con infinita pena y por una diferencia de 400 millones de euros.

La futura base naval que Rusia instalará en alguna isla del Mar Egeo, comprada o alquilada al gobierno griego, vale muchísimo más que una quita de deuda griega.

Recordar a los chinos que su ideario político está regido por cinco puntos muy concretos, uno de los cuales reza que los asuntos internos de otros países no son asunto de China, no tiene precio. Conviene recordárselo, porque no podemos resucitar a Zhou Enlai para que se lo grite al PCCh, que China nunca se ha metido en berenjenales ajenos, hasta ahora.

Resucitar las ideas de Keynes sobre el tratado de Versalles, ese gran e inteligente economista cuyas ideas han sido mil veces prostituidas por la falsa socialdemocracia y mil veces retorcidos por el credo neoliberal que se cree perfecto,  tampoco estaría de más.

Si lo que nos proponemos es que, por lo menos durante una generación Alemania no pueda adquirir siquiera una mediana prosperidad; si creemos que todos nuestros recientes aliados son ángeles puros y todos nuestros recientes enemigos, alemanes, austriacos, húngaros y los demás son hijos del demonio; si deseamos que, año tras año, Alemania sea empobrecida y sus hijos se mueran de hambre y enfermen, y que esté rodeada de enemigos (...) Si tal modo de estimar a las naciones y las relaciones de unas con otras fuera adoptado por las democracias de la Europa occidental, entonces, ¡que el Cielo nos salve a todos! Si nosotros aspiramos deliberadamente al empobrecimiento de la Europa central, la venganza, no dudo en predecirlo, no tardará

 

Sabemos que puede haber más negocio en perdonar y ayudar que en exigir reembolsos imposibles, los americanos lo practicaron con el Plan Marshall, y salió de maravilla. Sería muy mala noticia que no se alcanzara el acuerdo para, a continuación, comprobar que Estados Unidos acude en ayuda de Grecia, dejando a la Unión al margen, antes de que lo haga Rusia, que está deseando tirar el anzuelo. Significaría que Europa no puede hacer frente a sus propios problemas y sigue necesitando de la ayuda generosa del socio yanqui.

No olvidemos quienes somos y donde estamos. Somos europeos, occidentales en el mismo club de los Estados Unidos, sus socios más fiables y estables (con permiso de Arabia Saudí). Y si estamos aquí es gracias a tipos como Keynes, Schuman, Adenauer y Kohl, tipos orgullosos que supieron tragarse su orgullo. Nada debemos a los malos tecnócratas que no saben levantar la vista de los asientos contables y mirar más allá, de querer a Europa como una idea realizable, como un modelo para el mundo.

 

Soy optimista, habrá acuerdo in extremis. Porque, de lo contrario, Europa derivará hacia algo muy distinto de lo que pensaron sus padres fundadores, un ente en descomposición que volverá a llevarnos atrás en la historia. Un continente del que no querré formar parte quizás nunca más porque nunca más me reconoceré en él.

 

 

Texto íntegro de la Declaración Schuman

La paz mundial no puede salvaguardarse sin unos esfuerzos creadores equiparables a los peligros que la amenazan.

La contribución que una Europa organizada y viva puede aportar a la civilización es indispensable para el mantenimiento de unas relaciones pacíficas. Francia, defensora desde hace más de veinte años de una Europa unida, ha tenido siempre como objetivo esencial servir a la paz. Europa no se construyó y hubo la guerra.

Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho. La agrupación de las naciones europeas exige que la oposición secular entre Francia y Alemania quede superada, por lo que la acción emprendida debe afectar en primer lugar a Francia y Alemania.

Con este fin, el Gobierno francés propone actuar de inmediato sobre un punto limitado, pero decisivo.

El Gobierno francés propone que se someta el conjunto de la producción franco-alemana de carbón y de acero a una Alta Autoridad común, en una organización abierta a los demás países de Europa.

La puesta en común de las producciones de carbón y de acero garantizará inmediatamente la creación de bases comunes de desarrollo económico, primera etapa de la federación europea, y cambiará el destino de esas regiones, que durante tanto tiempo se han dedicado a la fabricación de armas, de las que ellas mismas han sido las primeras víctimas.

La solidaridad de producción que así se cree pondrá de manifiesto que cualquier guerra entre Francia y Alemania no sólo resulta impensable, sino materialmente imposible. La creación de esa potente unidad de producción, abierta a todos los países que deseen participar en ella, proporcionará a todos los países a los que agrupe los elementos fundamentales de la producción industrial en las mismas condiciones y sentará los cimientos reales de su unificación económica.

Dicha producción se ofrecerá a todo el mundo sin distinción ni exclusión, para contribuir al aumento del nivel de vida y al progreso de las obras de paz. Europa podrá, con mayores medios, proseguir la realización de una de sus tareas esenciales: el desarrollo del continente africano. De este modo, se llevará a cabo la fusión de intereses indispensables para la creación de una comunidad económica y se introducirá el fermento de una comunidad más amplia y más profunda entre países que durante tanto tiempo se han enfrentado en divisiones sangrientas.

Mediante la puesta en común de las producciones básicas y la creación de una Alta Autoridad de nuevo cuño, cuyas decisiones obligarán a Francia, Alemania y los países que se adhieran, esta propuesta sentará las primeras bases concretas de una federación europea indispensable para la preservación de la paz.

Para proseguir la realización de tales objetivos, el Gobierno francés está dispuesto a iniciar negociaciones según las siguientes bases.

La misión encomendada a la Alta Autoridad común consistirá en garantizar, en el plazo más breve posible, la modernización de la producción y la mejora de su calidad; el suministro, en condiciones idénticas, del carbón y del acero en el mercado francés y en el mercado alemán, así como en los de los países adherentes; el desarrollo de la exportación común hacia los demás países; la equiparación y mejora de las condiciones de vida de los trabajadores de esas industrias.

Para alcanzar estos objetivos a partir de las dispares condiciones en que se encuentran actualmente las producciones de los países adherentes, deberán aplicarse con carácter transitorio determinadas disposiciones que establezcan la aplicación de un plan de producción y de inversiones, la creación de mecanismos de estabilidad de los precios y la creación de un fondo de reconversión que facilite la racionalización de la producción. La circulación del carbón y del acero entre los países adherentes quedará liberada inmediatamente de cualquier derecho de aduanas y no podrá verse afectada por tarifas de transporte diferenciales. Progresivamente se irán estableciendo las condiciones que garanticen espontáneamente una distribución más racional de la producción y el nivel de productividad más elevado.

La organización proyectada, al contrario que un cártel internacional tendente a la distribución y a la explotación de los mercados mediante prácticas restrictivas y el mantenimiento de grandes beneficios, garantizará la fusión de los mercados y la expansión de la producción.

Los principios y compromisos esenciales anteriormente expuestos serán objeto de un tratado firmado entre los Estados. Las negociaciones indispensables para precisar las normas de aplicación se llevarán a cabo con ayuda de un árbitro designado de común acuerdo, cuya misión consistirá en velar por que los acuerdos se ajusten a los principios y, en caso de desacuerdo insalvable, decidirá la solución que deba adoptarse.

La Alta Autoridad común, encargada del funcionamiento de todo el sistema, estará compuesta por personalidades independientes designadas sobre bases paritarias por los Gobiernos, quienes elegirán de común acuerdo un presidente. Las decisiones de la Alta Autoridad serán ejecutivas en Francia, en Alemania y en los demás países adherentes. Se adoptarán las disposiciones adecuadas para garantizar las vías de recurso necesarias contra las decisiones de la Alta Autoridad.

Un representante de las Naciones Unidas ante dicha autoridad se encargará de hacer, dos veces al año, un informe público a la ONU sobre el funcionamiento del nuevo organismo, en particular por lo que se refiere a la salvaguardia de sus fines pacíficos.

La creación de la Alta Autoridad no prejuzga en absoluto el régimen de propiedad de las empresas. En el ejercicio de su misión, la Alta Autoridad común tendrá en cuenta las facultades otorgadas a la autoridad internacional del Ruhr y las obligaciones de todo tipo impuestas a Alemania, mientras éstas subsistan.

  1. en respuesta a Solrac
    #60
    01/07/15 16:45

    Pues te recomiendo visitar China fisicamente, igual te ibas a llevar una grata sorpresa ;). Y de paso superamos algun prejucio y cliches. Como era aquello de los Españoles son todos toreros...ejem.

  2. #59
    01/07/15 01:18

    A todo esto, el tiempo pasa y Europa se va cada hora un poco más por el desagüe, es mi sensación.

  3. en respuesta a dilbert
    #58
    01/07/15 01:16

    De fobia nada. Es un hecho objetivo, prefiero mil veces vivir en suelo americano que en suelo ruso, desde 1865 hasta ahora.

    Otra pseudohistoria americana, "Salvar al Soldado Ryan", muestra lo brutales que podrían ser los métodos de guerra americanos, cayeron como chinches en la playa de Normandía a sabiendas de que iban a caer.
    Pero, ¿matarles por la espalda cuando trataban de buscar refugio? ¿Matar a su familia si desertaban? Ni de coña lo hace un occidental.

    El valor de la vida de un individuo en Rusia o China es el que es, no significa ello que Estados Unidos sea mejor sociedad, pero desde luego como individuo preferiría formar parte del país que respeta al máximo mi individualidad, derechos y vida. Eso es inexcusable, no soy una hormiga ni una abeja.

    Saludos.

  4. en respuesta a dilbert
    #57
    01/07/15 01:12

    A todo esto, los sajones no han hablado aún. O les conviene, o no es el momento. O ambas cosas.

  5. en respuesta a Yo mismo
    #56
    01/07/15 01:12

    Buf, ya te he leído y espero tu "árbol" no eche raíces.

    No niego que me engaño un poco a mí mismo por negar la posibilidad de tragedia griega. Pero es que es mucha tragedia para un solo país, se repartirá inexorablemente a otros muchos.

  6. #55
    01/07/15 00:45

    El artículo es muy bueno, y la cita de Keynes genialmente traída, las cosas como son. Desgraciadamente no creo que aciertes. En mi opinión Alemania y el FMI llevan tiempo dando señales que buscan una total sumisión, la derrota absoluta de Tsipras, o directamente la salida de Grecia.

    Los aliados fueron generosos con el perdón y las ayudas a Alemania y a Japón tras la guerra mundial (tambien Rusia y China, aunque esa parte no te guste reconocerla). Y eso trajo los frutos que trajo, paz y unión europea. Pero me temo que la mentalidad alemana ha cambiado. Otra vez les ha salido la vena prusiana y quieren dominar europa a latigazos y con su arma predilecta, el BCE (dirigido por Draghi que no es inocente en este drama).

    Los alemanes han recuperado el orgullo, no hay vocación europea o apoyo a los desfavorecidos. En Europa se salva la banca pero no a las sociedades. Las generaciones alemanas que hicieron la guerra al mundo y esperaban ser aniquiladas como revancha ya no están. Ahora las nuevas generaciones mandan y sólo esperan sumisión (como la de Rajoy 'rescatando las cajas'). Eso es lo que representa el drama griego, no una disputa técnica sobre los decimales del IVA, sino el principio del fin del sueño europeo. Tanto estadista, tanto visionario para que al final Merkel sacara la fusta.

    "Deutschland, Deutschland über alles"

  7. en respuesta a Yo mismo
    #53
    01/07/15 00:31

    Entiendo tus razones Tomas, pero no sé si has considerado con la suficiencia debida el efecto de la credibilidad, o perderla, me temo que "la Troika", ni quiere ni puede permitírselo.

    En términos prácticos tienes más razón que un santo, no obstante esta batalla no tiene solamente dicho componente.

  8. #52
    01/07/15 00:30

    https://www.rankia.com/blog/nuevasreglaseconomia/2850693-vertigo-historia-explicaciones-grexit#comentario_2850736

    Tomas no coincide contigo, y lo argumenta .... yo no estoy ni contigo ni con Tomas, en primer lugar porque soy extraordinariamente malo en macro economía, ambos los sabéis y yo lo reconozco sin rubor, no obstante "mi apuesta", no es ni a tu favor ni en contra, es simplemente por algo llamado CREDIBILIDAD, la que se supone que debe tener el proyecto UE ..... y si ello cuesta un 3% del nominal de la deuda de la suma de los estados, o del PIB global, pues eso, dicha credibilidad lo vale.

  9. en respuesta a Solrac
    #51
    01/07/15 00:29

    Mal ejemplo. TODOS los ejercitos de todas las épocas han liquidado a los que desertaban. Basándote en peliculas pseudo-históricas americanas, ¿que esperabas ver? Veo que continúa tu animadversión por Rusia y China, y como siempre, te impide ser objetivo. De hecho ares hasta ofensivamente parcial, "No sé si murieron más soldados soviéticos por balas rusas o alemanas". Hay que tener una fobia muy muy fuerte para desbarrar tanto.

  10. en respuesta a Dragonbroker
    #50
    01/07/15 00:22

    Disculpa pero una película de Tarantino tiene más parecido con lo que está sucediendo con Grecia que tu parábola. Si no tienes en cuenta el origen de la deuda, ni el chanchullo para sustituir deuda privada por pública, ni la decapitación de un presidente democraticamente electo por plantear un referendum, ni tantas otras cosas... Si tu juicio sobre el tema se limita al cuento infantil de la cigarra y hormiga que nos está vendiendo la prensa, con infinidad de mentiras y medias verdades (las mismas que cuentan los alemanes sobre España, por cierto), no es de extrañar que te sientas un poco perdido al ver que otros tienen otros puntos de vista.

  11. en respuesta a Quiebra S.l.
    #49
    30/06/15 23:43

    el arbol se simplifica de una forma simple:

    si se queda la hunden hasta llegar a otro punto en el que estemos igual.
    bien ahora, bien en el punto anterior si se marcha tendremos un estado fallido a las puertas de europa o bien tendremos una unión monetaria muerta

    si analizamos el árbol así se obtienen dos conclusiones simples... agotar el tiempo logrando que se queda el máximo tiempo posible y el estado fallido a las puertas de europa que es un menos malo claramente que una unión monetaria rota.

    sobre todo porque la unión monetaria rota implica que muchos países somos Grecia.

    En todo caso falta una opción...

    estado fallido a las puertas de europa y unión monetaria muerta. (que es la más probable y que no depende de que Grecia reviva)

    ¿La solución? Un New Deal; y a esto puede estar jugando Grecia.. a aguantar hasta que el resto de los países no puedan aguantar y se solucione el problema.

  12. #48
    30/06/15 23:37

    aclararte que te he usado en un post para explicar algo importante.

    Creo que en este post te equivocas porque eres consciente del desastre al que nos encaminamos. espero que no te importe pero me pareció oportuno comentar que debemos hacer un doloroso esfuerzo y afrontar.

    lo que viene es muy malo, tanto para Grecia como para el resto. Pero podrá salir algo bueno o algo aún peor. El problema es que nadie sabe muy bien como lograr girar el barco.

  13. en respuesta a José Manuel Durbá
    #47
    30/06/15 17:04

    Vaya pedazo de comentario, me parece el resumen perfecto de lo que es Europa actualmente y de por qué nunca convergerá.

    Respecto al artículo, yo soy pesimista con el acuerdo. Pese a que todos dicen que el "cortafuegos" está perfecto, luego ves la cara de Juncker y lees claramente terror al preguntarle los periodistas, aquí la cosa va en serio.

    Ayer escuché a un economista hablar que lo de Grecia es un tema de fe, porque las medidas que le imponen ya se sabe que no funcionan, y pese a todo siguen en ello. Y comentaba que si grecia se queda, se hunde porque lo que le imponen no sirve, y si se marcha y se hunde tendremos un estado fallido a las puertas de Europa. Pero como reviva fuera del euro, la unión monetaria conceptualmente hablando estará muerta. Es decir, un árbol de decisión con todos los resultados muy malos.

    Hay que tomar nota, son conclusiones muy sabias, más lejos de los cálculos científicos.

    Saludos.

    PD: Rajoy llamando ayer a los del partido violeta como podemos - syriza, da otro ejemplo más de ombliguismo sideral. Una profunda tristeza, aquí todos a lo suyo.

  14. en respuesta a Solrac
    #46
    30/06/15 16:13

    Tal cual, no estoy nada orgulloso de mi país,de hecho mi patriotismo esta en horas muy bajas y me parece que solo las regiones industrializadas del norte y los polos tecnologicos de las grandes capitales nos salvan de ser una Grecia en grande.(de momento).

  15. en respuesta a Solrac
    #45
    30/06/15 15:49

    Bueno eso ya se esta produciendo...pero hay otros paises que pueden tomar el relevo como India

  16. en respuesta a Siames
    #44
    30/06/15 14:48

    El problema es la falta de demanda de productos del exterior que generaría una crisis china.

  17. en respuesta a Solrac
    #43
    30/06/15 14:30

    Bueno un pais que tiene superavit por cuenta corriente y mas de 2 BILLONES delos españoles en reservas puede tener burbuja pero las deudas son de una parte de una parte de su economia sobre otra...al no tenerla sobre el exterior el ajuste debería ser mas sencillo...represion financiera nyección aqui y alla. creceran menos pero no deberia ser el gran batacazo.

  18. en respuesta a Solrac
    #42
    30/06/15 13:42

    jajaja muy bueno

  19. en respuesta a José Manuel Durbá
    #41
    30/06/15 13:33

    Desde luego que no se construye así Europa.
    Pero de lo que dices de Juncker y Merkel denota que tienen habilidades negociadoras extremas, ji, ji.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar