Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
7 recomendaciones
Este artículo responde a la necesidad de muchas personas de saber, en líneas generales, porque se habla tanto y tan mal de las energías renovables en España, sobre todo a través de varios medios que causalmente se financian gracias a la publicidad de ciertos conglomerados energéticos. Intentaré explicar por qué se fomentaron las energías renovables, como se hizo y cuando se cambió de opinión abruptamente sobre ellas, las consecuencias letales que originó el cambio repentino de políticas y en qué situación se encuentran ahora tras numerosos parches legislativos que intentan perpetuar un modelo energético caduco e insostenible, superado ya por la mayoría de las economías avanzadas del mundo.
 
Para ello empezaré explicando las razones del fomento de las energías renovables en nuestro país, razones idénticas o muy similares a las de otros muchos países. Aviso de que el análisis no es imparcial, no puede serlo puesto que amo este sector, el del uso razonable de los recursos energéticos.
 

España, al igual que muchos países, tiene una dependencia energética brutal que hace que su balanza comercial esté tremendamente descompensada, pues importa el 99% del gas, el 99,5% del petróleo, más o menos el 50% del carbón y el 100% del uranio necesario para tener en marcha las centrales nclceares españolas. El país cuenta con un déficit comercial superlativo. España importa más del 75% de su energía a terceros países (considerando las centrales nucleares como autóctonas a pesar de que importan el 100% del combustible nuclear). Debido a la la elevada dependencia energética del país las compras de energía representaron 39.938 millones en 2011, es decir, el 86% del total del saldo negativo del comercio exterior y superan a la aportación al PIB de la principal industria del país, el turismo. Tengamos en cuenta que estas cifras son de cuando el barril de petróleo costaba unos 45$ menos, por lo que los números de 2012 serán aún peores. Los siguientes diagramas ilustran la situación perfectamente.

En la figura se observa como la energía se ha ido comiendo de forma progresiva gran parte de la renta española. La correlación con los precios del petróleo, la fuente del 45% de la energía primaria utilizada en España principalmente en forma de gasoil y gasóleo pero también GLP, queroseno y fuel-oil, es muy fuerte. Hasta tal punto llega el volumen de compras de energía al exterior que la balanza comercial española podría llegar a estar en superávit de no ser por esta dependencia energética.


 

En mi opinión, y a la vista de estas gráficas, España es un país con una balanza comercial bastante equilibrada una vez superados los excesos de los años opulentos de la burbuja, pero la dependencia energética nos convierte en un país manirroto. Con estos números y un barril permanentemente al alza, cualquier gobernante con dos dedos de frente ordenaría buscar otras fuentes de energía, y la situación no ha mejorado desde hace muchos años. La crisis del petróleo de 1973 puso ya de relieve hace casi cuarenta años lo vulnerable que es cualquier país que dependa de las importaciones energéticas a los precios externos de la energía.  En Estados Unidos se llegaron a imprimir cupones de racionamiento de gasolina que finalmente no se llegaron a utilizar.

.

De aquellos esfuerzos data por ejemplo la Plataforma Solar de Almería inaugurada con la segunda crisis del petróleo en 1981, aún plenamente operativa 32 años después y en buena forma. la PSA es el laboratorio de tecnologías de concentración solar de referencia del mundo y clave del éxito de muchas empresas españolas en el exterior como Abengoa.

Plataforma Solar de Almería

Pero claro, si las energías convencionales han tenido cien años para poder ser eficientes y abaratar sus costes de instalación (que no de combustible, ese va para arriba porque la población no para de crecer ), a las renovables les pasa algo parecido. Las tecnologías eran tremendamente caras en sus inicios. Claro que, teniendo en cuenta que el "combustible" es gratutito, es razonable estimularlas y apoyarlas para que sus precios elevados de inversión empiecen a descender a costa de una producción en masa animada por la demanda. Y aquí cabe hacer una distinción esencial: En las energías convencionales o fósiles lo caro es el combustible y es cada vez más caro y escaso. En las energías inagotables, lo caro son los equipos y plantas... cada vez más baratos debido a la curva de aprendizaje tecnológica. Y salvo la biomasa, no consumen combustible o este es gratis porque se encuentra en la naturaleza de forma abundante.

Así que, con muy buen criterio, se pone en marcha en España desde el año 2000 un programa de ayudas a las renovables en España con este sano objetivo que, bien por tarifas o bien por primas, incentive la instalación de plantas productoras de electricidad de origen renovable. En otros países se opta por créditos fiscales u otros medios dependiendo del país concreto. En España se eligió un sistema de entre todo el elenco de ayudas posible para incentivar la producción con el ánimo de estimular la generación de electricidad y así no limitarse sólo a la subvención a la inversión (nótese la diferencia entre prima y subvención). Los países europeos con más éxito en el sector, como Alemania o Dinamarca, eligieron el mismo camino.

Al pricipio todo marcha bien en España hasta que es evidente que la burbuja inmobiliaria está estallando hacia 2007 y el dinero del ladrillo se refugia en inversiones fotovoltaicas que prometen un 10% garantizado por el Estado. Pues bien, en este negocio se mete hasta el tato y con la inutilidad que caracteriza al Ministerio de Industria desde hace muchos años, se cuela en el régimen de primas una cantidad de potencia muy superior a la prevista (nueve veces superior) a un precio muy elevado, hasta 47 céntimos de euros por kilowatio-hora. Acto seguido, y tras comprobarse el desaguisado en el que ha incurrido el ministerio, la estrategia consiste en demonizar al sector renovable, Unesa pone el grito en el cielo y se habla de déficit de tarifa y se señala a las renovables como culpables, un sector que siempre ha actuado conforme a la Ley dictada por el oligopolio.

Eso sí, el oligopolio eléctrico sigue existiendo en este país, colocando a ex-presidentes y ex-ministros en sus consejos de administración (Felipe González, José María Aznar, Pedro Solbes... hasta Elena Salgado en Endesa Chile). El oligopoplio sigue arrojando beneficios en régimen de monopolio privado en un sector eléctrico desregularizado, que no liberalizado, y las empresas renovables se ven obligadas a hacer la maleta para triunfar en el exterior porque aquí no se las quiere. Pero el que de verdad sale perdiendo claramente es el consumidor, que sigue manteniendo una estructura eléctrica anárquica y arcaica, una sistema de primas sin pies ni cabeza y soportando unos precios tan elevados que hasta la misma fotovoltaica ya puede competir en precio cuatro años después de su particular "burbuja" si no fuera porque el oligopolio no permite conectar una central en casa con compra/venta de energía, tal y como hacen ya muchos países en el mundo al haber regularizado el autoconsumo y el balance neto. A todo esto, se habla excesivamente de electricidad cuando es sólo la cuarta parte de la energía que consumimos. El verdadero problema de fuga de rentas al exterior se llama petróleo y su consumidor "transporte por carretera" con un 45% del total de la sangría energética nacional, por lo que no me explico por qué el vehículo híbrido, eléctrico, recargable o enchufable no es una prioridad total y absoluta de este gobierno.

No se trata sólo de que el ministerio regularizó la situación a la vista de la chapuza fotovoltaica, eso era algo necesario y no lo discuto. Pero la tradición peligrosísima que inició el inefable Miguel Sebastián, entonces ministro con el PSOE, fue la de vulnerar la seguridad jurídica de los inversores que confiaban en la palabra dada por el Estado. Primero se recortaron las horas a la producción de energía eléctrica al régimen especial porque modificar las primas que ya estaban escritas en un Real Decreto parecía algo fuerte. Esta argucia legal significa en la práctica que las instalaciones más eficientes no se ven motivadas para producir más. También discrimina a las fotovoltaicas con más radiación (el sur) frente a las que disfrutan de menos horas de sol (el norte). Luego se han ido sacando más parches legislativos que han hecho sonrojarse y protestar a Bruselas y acudir a la corte de arbitraje a numerosos fondos de inversión que se trevieron a poner su dinero en España. Pero nada ha sido suficiente para saciar un ansia de mantener el chiringuito a toda costa con la manida excusa del déficit de tarifa. Finalmente en enero de 2012 se elimina de un plumazo el acceso al régimen especial y se anuncia una reforma energética que no existe y que finalmente se ha transmutado en un mero impuestazo en toda regla. Y por si fuera poco, el sábado 2 de febrero se publica en BOE un decreto que modifica de forma retroactiva la actualización de las primas: De actualizarse con el IPC ordinario pasa a hacerlo con un IPC inventado por el ministro Soria en el que se quedan excluídos combustibles y otros conceptos... en la práctica no se actualizarán los precios.

La verdad es que pierdo la cuenta de las violaciones legislativas a las que se ha sometido el sector en estos tres años. Si quedan inversores por aquí debe ser porque no leen la prensa.

Mientras, en esos medios fértilmente abonados con el dinero de conglomerados energéticos en régimen de monopolio u oligopolio se vierte día sí y día también sosa cáustica contra las renovables, haciéndolas culpables de un déficit de tarifa que existe desde que se liberalizó el sector eléctrico (1997), bastante antes de que las renovables cobraran cierta importancia en España por cierto, y poniendo de manifiesto los 7.000 millones que cuestan en forma de primas, pero no los 4.000 millones que abaratan el mercado mayorista de electricidad ni las ingentes cantidades de combustible que nos ahorramos importar día a día, amén de otros beneficios sociales y medioambientales que las primas tratan de internalizar. No me cabe duda de que son estos grandes grupos energéticos los que tienen más que perder si se desarrollan las renovables. Mientras, desde Alemania, uno de los paises de Europa con menor radiación solar de Europa, se nos da lecciones de de energía solar,  España se ha convertido de este modo en la reserva fósil de occidente y permite que nuestras empresas renovables, mjuy bien consideradas en el plano internacional quiebren o se tengan que buscar la vida en el extranjero. Para colmo de males, no hay ni siquiera ningún plan de ahorro energético decente en marcha, el dinero de este año fue para el plan PIVE.

No me cabe duda de que el gobierno actual está completando el plan trazado por el anterior aniquilando a la industria renovable española a golpe de decreto a las órdenes del oligopolio. No es casualidad que ex-políticos muy influyentes sin distinción entre partidos estén en los consejos de administración de estas empresas. Mientras las directivas europeas sobre renovables, eficiencia energética y edificación de consumo de energía nulo marcan el camino a seguir para salir de la crisis y crear empleo, nos empeñamos en ir en dirección contraria, como cuando votamos en contra de la Directiva de Ahorro y Eficiencia o dejamos de interesarnos por estar presentes en IRENA. Sólo ciertas empresas que venden electricidad están realmente interesadas no ya en machacar el sector renovable, sino en que no se instaure nunca una verdadera y necesaria cultura del ahorro energético en España. Ya no se trata de renovables sí o no, es que estamos andando un camino totalmente contrario al de la mayoría de los países similares al nuestro en lo que se refiere a política energética. De niño me decían que si uno se tiraba por la ventana yo no debería tirarme también. Pero de mayor aprendí que circular en un sentido determinado por una autovía cuando todos los coches van en sentido contrario es un camino seguro al desastre.

No dejo de preguntarme por qué los países más prósperos de Europa, países nórdicos y Alemania entre otros, tienen sistemas energéticos abiertos, democratizados y con amplia participación ciudadana... por qué será. Pues son estos países y los emergentes con grandes necesidades energéticas futuras los destinos de nuestras empresas y profesionales. Este es el final de mi breve y triste historia de las renovables en España: Es triste porque los mejores están haciendo las maletas y se irán a renovar otros países. Es breve porque ya terminó. Mientras no se rompa el oligopolio, bien nacionalizando las empresas, bien introduciendo medidas de verdadera competencia en el  mercado, se estará vetando la posibilidad de que la economía española se encuentre libre del chantaje al que nos someten países exportadores de energías caras y contaminantes.

___________________________________________________________________________

Ecos solares. Artículos en fase de borrador

  1. Contribución de las renovables a la factura eléctrica: Cuanto le cuestan al consumidor.
  2. Breve y triste historia de las renovables en España. HECHO
  3. Serie "Mantras Nucleares" - ¡No temáis, economistas! En caso de accidente nuclear los costes los asume el seguro.
  4. Serie "Mantras Nucleares"- Las nuevas centrales nucleares son cada vez más baratas.
  5. Tendencias para el sistema energético del futuro: microgeneración distribuida, smart grids, autoconsumo y vehículo eléctrico.
  6. Impacto de las renovables en la economía española: Que nos procuran las primas y el consumidor ni lo huele.
  7. Algunas empresas energéticas en las que se podría invertir. SCTY

 

Ecos solares. Artículos en fase de preparación

  1. Las verdaderas razones del cierre de Garoña.
  2. La eterna promesa que nunca llega tampoco será la solución: La fusión nuclear.
  3. La mal llamada reforma eléctrica: Como asfixiar aún más al personal sin llegar a resolver el problema.
  4. El dinosaurio eléctrico se extinguirá en la selva del balance neto.
  5. Serie "Mantras Nucleares"- Está prohibido construir nuevas centrales nucleares en España.
  6. Serie "Mantras Nucleares" - El mundo no puede vivir sin energía nuclear.
  7. Serie "Mantras Nucleares" - El eterno "renacimiento" nuclear del siglo XXI.
  8. Serie "Mantras Nucleares" - La energía nuclear española es una energía autóctona.
  9. Serie "Mantras Nucleares" - La energía nuclear en España es barata.
  10. Tecnología de secuestro y captura de carbono (CSS) o como esconder la basura bajo la alfombra.
  11. Shale gas desencadenado.
  12. Por qué expropiar centrales solares no hará disminuir el déficit de tarifa.
  1. en respuesta a minosabe
    #26
    Solrac

    Hola minosabe. Gracias.

    No tienes por qué pedir permiso. Basta con citar al autor, por ejemplo referenciando este blog.

    Saludos.

  2. #25
    minosabe

    Me gusta tu artículo. Tanto que desearía incluirlo en mi blog, http://ecolnomia.wordpress.com
    Con tu permiso, por supuesto.

  3. en respuesta a Solrac
    #24
    fjm36

    Hola, solrac.

    En respuesta a tu pregunta debo decirte que la parte crítica del coste son las baterías y sí, están bajando de precio con el tiempo y aumentando prestaciones. Lo importante aquí es el ritmo al que lo harán en el futuro, y eso es más difícil de ver.

    Como ya dije TODOS los fabricantes creen que es el futuro pero unos dicen que será una realidad importante en 10 años y otros que habría que esperar 20-30 años.

    Lo más importante del coche eléctrico es que, aparte de una serie de ventajas, el combustible (la electricidad) es mucho más barata que cualquier otro sistema, de unos 2 euros por cada 100 kilómetros recorridos o algo así.

    Reitero una vez más, lo importante será la velocidad de desarrollo de las baterías y eso es algo en lo que no sólo invierten las empresas de automoción, también lo hacen las de móviles y portátiles, ya que al fin y al cabo la tecnología es similar pero a diferentes escalas.

    1 recomendaciones
  4. en respuesta a fjm36
    #23
    Solrac

    Hola fjm36.

    Siempre que se habla de una tecnología sin mayores contratiempos tecnológicos que reduce notablemente costes de O&M pero que tiene unos costes altos de inversión, hago la misma pregunta: ¿Los costes de inversión están decreciendo en el tiempo? Si la respuesta es sí, es caballo ganador.

    El híbrido enchufable es ya una realidad, que sea ganador o no es cuestión de que siga reduciéndose el precio de adquisición. Y se reducirá, no te quepa duda.

    El coche de hidrógeno no me parece ganador porque tiene inconvenientes tecnológicos tremendos en la compresión y almacenamiento del hidrógeno, mucho mayores que el almacenamiento de electricidad en el caso del coche eléctrico.

    Saludos.

  5. en respuesta a 8........s
    #22
    Solrac

    Gracias 8.....s. Conocía el artículo y me parece realmente impresionante. Quería hacer una entrada sólo para publicitarlo, estoy en ello.

    Saludos.

  6. en respuesta a Kilkenny
    #21
    fjm36

    Pero es que los coches eléctricos tienen muchas ventajas, al menos en teoría.

    Ventajas:

    -> Poca contaminación.
    -> Combustible mucho más barato que la gasolina o el gasoil.
    -> Los motores eléctricos son silenciosos, pequeños y apenas necesitan mantenimiento.
    -> Libertad para la colocación de los elementos mecánicos (Aunque de momento siguen el enfoque clásico).

    Pero claro también hay desventajas.

    Desventajas:

    -> Escasa autonomía de las baterías.
    -> Dudas sobre la durabilidad de las baterías.
    -> Las baterías son muy caras.

    Básicamente el problema de los coches eléctricos son sus baterías. Cuando se consiga una tecnología de baterías que solucione los problemas las ventas de eléctricos despegarán.

    De todo lo que he leído en años (y es mucho) sobre el coche eléctrico me quedo con que prácticamente la totalidad de los constructores piensan que es el futuro, con los híbridos como paso intermedio. La duda es cuando se harán realidad las espectativas (¿10, 20, 30,... 50 años?), eso es lo más difícil de ver.

7 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar