¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog El blog de Echevarri
O lo que se me ocurre sobre el mundo financiero

Apatrullando las licencias de taxi

Hubo una época en que tenía cierto conocimiento del mundillo del taxi. Somero eso si. Lo cierto es que un microcosmos de lo más curioso, lleno de contradicciones, arbitrariedades administrativas, reinos de tarifas, pero también de esfuerzos individuales y colectivos dignos de alabanza (a pesar del carácter reconocidamente individualista de los taxistas, la organización de algunas emisoras-empresas de servicios, cooperativas de viviendas, de estaciones de servicio o incluso la fundación de algunas compañías de seguros es de quitarse el sombrero). Recuerdo, sin embargo, que había una serie de problemas que se les atoraban de mala manera y no conseguían solventar. Y me voy a centrar en los de tema financiero, especialmente en uno de ellos, aunque haré alguna alusión al que considero más grave y que no es de ese mundo.

Como digo, y en relación con el tema de los dineros, veo que los tiempos estan permitiendo que se empieza a desarrollar en España lo que es ley de vida. Estoy hablando del pago de los viajes, las carreras, por tarjeta. Lo que es un tanto alucinante es la lentitud con la que se esta implantando algo que aún es minoritario, así como las reacciones de algunos frente al avance de este medio de pago.Yo voy a ser claro, y mira que no soy partidario de la abolición de los billetes y la instauración del monopolio del dinero electrónico, pero si hay un sector donde merecería muy mucho la pena sería este. Incluso creo que podría tener algún tipo de compensación en materia de reducción de costes de seguros. Pero no es este el tema clave que quería.

A lo que yo quería referirme en esta entrada es a la cuestión de la financiación de las paradas de taxi, de las famosas licencias. Estas concesiones administrativas, para el que no lo sabe, pueden valer un congo. Servidor ha llegado a ver como en alguna capital de provincias se pagaba por ella una cifra superior a los 240 mil euros. Si, he dicho 240.000 euros por una concesión transmitida entre particulares (ya que no se sacaban nuevas por los Ayuntamientos, organismos competentes, en las poblaciones interesantes y por motivos fáciles de deducir).

Aun teniendo en cuenta que la regulación es sumamente fragmentaria, dado que se basa en ordenanzas municipales que hacen de su capa un sayo, con unos marcos legales estatales un tanto demodés, y alguna que otra normativa autonómica, se puede afirmar que, con excepciones como algunos casos puntuales como Madrid, donde me cuentan que hay quien posee 40 o 50 licencias, no se apuesta por modelos empresariales al estilo NY, por ejemplo. Es puro y duro autoempleo,o como mucho taxis a doble turno. ¿De que manera entonces se mueven los capitales necesarios para adquirir esas paradas?

Pues salvando el tema de indemnizaciones laborales golosas,vía EREs de grandes empresas, por ejemplo, o donaciones familiares, el caso es que la manera de amasar dichas sumas suele ser recurrir a la financiación inmobiliaria. Hipotecando el piso. El propio o el de mama. Claro que entre la caída del sector inmobiliario, la masificación de las hipotecas en todos los estratos sociales, y la crisis financiera que ha hecho que muchas entidades financieras reduzcan los porcentajes de financiación, la cosa se ha puesto chunga. ¿Soluciones?

Pues parece que recuperar una posibilidad que ya se barajaba antaño y que parecía evidente, aunque luego veremos los matices. Que la propia licencia, la propia concesión administrativa sirva de garantía, única o complementaria con la inmobiliaria. Hay quien se refiere a ello como hipotecar la licencia del taxi. Técnicamente estaríamos hablando de constituir sobre la misma un derecho real de prenda sin desplazamiento, de tal modo que no se pueda transmitir(ojo, que un piso hipotecado si se puede transmitir sin el consentimiento del Banco, véase la diferencia entre una y otra garantía) sin el consentimiento del acreedor y que este tenga un derecho preferente de cobro sobre la misma en una venta forzosa o ejecución en caso de impago del préstamo. Para ello, la base legal la encontraríamos en la Ley de Hipoteca Mobiliaria y Prenda sin Desplazamiento ( a algunos asiduos del Blog les puede sonar dicha Ley en relación con el post sobre las farmacia, aunque los artículos en que se basa son diferentes). Concretamente nos vamos al articulo 54

Podrán sujetarse a prenda sin desplazamiento los créditos y demás derechos que correspondan a los titulares de contratos, licencias, concesiones o subvenciones administrativas siempre que la Ley o el correspondiente título de constitución autoricen su enajenación a un tercero. Una vez constituida la prenda, el Registrador comunicará de oficio esta circunstancia a la Administración Pública competente mediante certificación emitida al efecto.

Así, en Barcelona o Valencia se ha comenzado a operar con dicha figura, aunque me da que dada la juventud del experimento aún no hay una valoración sobre el mismo y su funcionalidad. Así por ejemplo, salvo en este artículo, apenas he encontrado referencias al hecho de que es necesaria la previa inscripción en el Registro de la Propiedad, amén de la posterior inscripción en el registro Administrativo Municipal correspondiente, pues de no hacerlo, el acreedor pignoraticio pierde su preferencia. Y ojo, dicha inscripción implica necesariamente el pago de AJD, igual que en el caso de una hipoteca inmobiliaria.

A alguno le sonará que esta cobertura legal de la Prenda sin Desplazamiento no es de anteayer, y que entonces a que se debe que apenas se haya desarrollado. Pues hay motivos: la existencia de alternativas ahora más cegadas,pero sobre todo una ausencia de seguridad jurídica derivada, en parte de la falta de experiencia, pero sobre todo de un marco legal donde se entremezclan disposiciones civiles, administrativas y una jungla, un reino de taifas municipal que impiden el desarrollo de un producto único de financiación a nivel nacional.

Y es que hay opiniones para todos los gustos, por ejemplo los de aquellos que consideran que las licencias no pueden ser embargables o si, por no hablar de como resolvemos administrativamente el hecho de que el acreedor se adjudique en la ejecución forzosa la licencia ante la ausencia de terceros interesados (por cierto, interesantes paralelismos con el tema de las VPO). Casi nada, vaya, el tipo de cosas que anima mucho a las entidades financieras a la hora de invertir y desarrollar un negocio. Ojalá la Administración hiciese algo , ¿verdad?

Pues me temo que el principal problema para el sector viene dado de la Administración, y es que la principal pega, al igual que ocurre con el tema de las farmacias, estriba en los posibles cambios normativos que hagan perder valor, de un modo abismal a dichas concesiones(liberalización, trabas administrativas a la transmisión, recuperación de las concesiones a precios por debajo del mercado, etc....). Ese, y no otro en mi opinión, es el miedo latente que ha impedido una apuesta financiera decidida. Ya se sabe, los bancos son así de raros, no les gusta la arbitrariedad pública (salvo que les beneficie, pero esa es otra historia).

Os dejo con un clásico dedicado a los caballeros del volante.

 

 

  1. #1

    Tristán el subastero

    ¿Cómo que las licencias no son embargables? Por supuesto que lo son y, de hecho, de vez en cuando salen a subasta. Lo que no se, porque nunca he asistido a estas subastas, es si hay leches por comprarlas o se las tiene que quedar el acreedor por falta de postores

  2. #2

    Echevarri

    en respuesta a Tristán el subastero
    Ver mensaje de Tristán el subastero

    Hola Tristán, me consta que se embargan, pero como ves hay opiniones para todos los gustos. Si la AP de Navarra se puede inventar el derecho, cabe todo...

  3. #3

    Fernan2

    Muy buen artículo!! pero claro, al 22 de mayo hay elecciones, y si el nuevo alcalde dice que el que quiera ejercer de taxista puede hacerlo libremente (beneficiando a sus votantes, algo que debería preocuparles), me río yo de las hipotecas.

    s2

  4. #4

    Remo

    Esta forma de financiación de licencias se ha hecho en Jaén capital ya, al menos en tres de ellas y en los años 2004 - 2005. Lo que no sé cómo se articuló fue una especie de aval de los padres por el hipotético caso de no poder ejecutar el impago

  5. #5

    Echevarri

    en respuesta a Fernan2
    Ver mensaje de Fernan2

    Ahí esta el problema. Historicamente, esa inflacion de licencias ha tenido ejemplos claros. Por ejemplo en Madrid hubo un episodio vinculado al Mundial del 82

  6. #6

    Echevarri

    en respuesta a Remo
    Ver mensaje de Remo

    No tenia ni idea. De hecho, la experiencia catalana que cito se ha vendido como la pionera. Eso si, me da la sensacion, con el tema del aval ese de los padres, que no las tenian todas consigo y que quiza no era una PSD propiamente dicha. Quizas...

  7. #7

    El sujeto pasivo

    en respuesta a Echevarri
    Ver mensaje de Echevarri

    Me temo que el precio de una licencia de taxi ha debido sufrir en los últimos años una disminución más o menos pareja al de la vivienda.

    Suponiendo que la fórmula se generalice ¿aceptaría alguna enidad financiera un valor de tasación superor al 50 por ciento del de mercado, sin aportación de otras garantías?

    ¿Y si un alcalde decide que necesita dinero y se pone a repartir licencias a discreción?

    Por no hablar de los costes del servicio. Hasta hace poco el precio de una carrera en un corto recorrido nocturno era aproximadamente al de una cerveza. Uno a determinadas horas se vuelve más vago. En la actualidad la equivalencia es casi de dos cervezas. Últimamente veo mucho taxi ocioso incluso cuando llueve.

    Por último y haciendo un poco de ciencia ficción ¿qué pasaría si pongamos en diez años se empieza a ver esto como algo habitual?

    http://www.youtube.com/watch?v=d0Ny-uztjS8&feature=related

    ¿Cuál sería entonces el valor de una licencia de taxi?

    Demasiadas dudas.

  8. #8

    Echevarri

    en respuesta a El sujeto pasivo
    Ver mensaje de El sujeto pasivo

    Efectivamente, depende de las zonas ha experimentado un bajon, pero ojo, aún aí estamos hablando que en muchos casos supera los 120 150 mil de lejos.
    Yo tengo las mismas dudas que tu. Loveo más como algo complementario a otras garantias.

  9. #9

    Abdelkrim

    ¿Soluciones? La que yo propongo es liberalizar el sector, pero de verdad. O sea, que los Aytos vendieran licencias por un precio ajustado a todo el que quiera ser taxista y con ese dinero compensaran en algo a los titulares de licencias antiguas. A partir de ahí, barra libre y libertad de tarifas. Porque resulta que como cliente estoy hasta las narices de que cada año los señores taxistas, amparados en la impunidad de un mercado cerrado, presionen para que no se den más licencias y de paso exigen subidas de tarifas. Todos los años sin faltar uno, desde que tengo memoria, las tarifas del taxi (en mi ciudad) han subido. Ahora se quejan de que han perdido un alto porcentaje de clientes.... ¿y qué es lo que quieren, ser cada vez más ricos mientras sus clientes somos cada vez más pobres? Me alegro de que pierdan recaudación y de que el valor de las licencias se hunda.... ojalá proliferasen los taxistas piratas como sucede en otros países, así al menos existiría un verdadero mercado y unas tarifas reales.

Autor del blog

  • Echevarri

    Usuario de Rankia desde sus inicios. Su blog está considerado uno de los más representativos de Rankia.

Envía tu consulta

Sitios que sigo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar