El penoso estado de la Justicia española (no leas este post si eres muy sensible a los insultos)

38

 

Ayer fue un día muy duro.

Tanto que si en vez de vivir en este poblachón manchego hubiéramos estado en Virginia, seguramente hubiera ido al coche a por mi Kalashnikov y hubiera regresado a cierto juzgado madrileño para no dejar vivo ni al apuntador. Tal era mi estado de ánimo cuando descendía las escaleras del juzgado.

Mira que eres exagerado, Tristán, seguro que no era para tanto. Además ya deberías estar curado de espantos.

Eso creía yo, hasta que me vi encerrado en el despacho de la secretaria judicial y tuve que elegir entre salvar la vida o defender mis derechos.

Y como la rata cobarde que soy no dudé ni un segundo en optar por lo primero.

La cosa comenzó cuando la funcionaria que había tramitado mi subasta aprovechó mi visita al juzgado para darme una buena noticia aderezada con el veneno de siempre.

 

 

A los muy hijoputas no les bastaba con decirle al demandado que tras muchos meses dando el coñazo, de la misma forma que a todo cerdo le llega su San Martín, a él le había llegado la hora de desalojar la vivienda en la que ha estado viviendo de gorra desde principios de año. Tampoco les bastaba con llevar la fecha de Lanzamiento hasta el mes de abril, lo que es un regalo incomprensible tras tantos meses de permanecer en una vivienda que ya no es suya.

No les bastaba con eso, no.

Sino que por un lado le dicen que se tiene que ir pero por otro le envenenan la mente con la sucia mentira de que si pertenece a alguno de los colectivos vulnerables puede conseguir suspender el desalojo acogiéndose a la Ley 1/2013. A continuación le explican las condiciones y le comentan cómo hacer la solicitud, remarcando que no necesita letrado ni procurador.

Y eso no es más que una sarta de mentiras ponzoñosas.

Porque eso sería así solo si el adjudicatario fuera el banco acreedor, pero es una patraña cuando los adjudicatarios somos cualquier otro.

Y el hecho de incluir esa bazofia en la Diligencia impide que Don Moroso Empedernido acepte negociar conmigo porque en estos momentos se cree que no voy a poder desalojarle de su casa en la vida. El muy lerdo ha pasado de tratarme de usted a carcajearse en mi puta cara de loco, en el convencimiento de que va a poder estar ahí apalancado por los siglos de los siglos.

Y todo porque los "incompetentes judiciales" de siempre no se toman la molestia de redactar diligencias diferentes para cuando el adjudicatario es la parte actora o cuando somos todos los demás.

No es la primera vez que me pasa.

De hecho esto es bastante frecuente.

De manera que cuando leí que otro juzgado de retrasados mentales me la había vuelto a jugar se desató mi ira y comencé a descargarla contra la funcionaria, con tan mala suerte de que en ese momento pasaba por ahí la secretaria judicial, quien me llevó a su despacho y cerró la puerta.

Y cuando me enfrentó...

 

¡¡Dios mío, Noooo, menuda napia!!

 

Y lo peor de todo, la increíblemente sobredimensionada nariz estaba coronada por una verruga a punto de explotar.

 

Dígame cuál es exactamente el problema...

 

Y ahí estaba yo, con los ojos fuera de las órbitas, mirando aterrorizado la nariz de la secretaria verrugosa y pensando que, por Dios, que no se diera cuenta de que no tenía ojos más que para esa monstruosidad que me había paralizado más eficazmente que si me hubiera mordido una mamba negra. Comencé a balbucear, pero mis pensamientos estaban concentrados solo en escapar de esa encerrona tan pronto como fuera posible.

Por favor, que no se cabree ningún lector que padezca de gigantismo napial. Mi terror no estaba producido por el tamaño de la nariz, sino por la agresividad de esa verruga que estaba a punto de saltar sobre mi contagiando mi agraciado rostro. Tan solo trato de explicar el horror que sentí. Pero apenas tengo palabras.

De ahí que escapara abochornado del juzgado y rumiando pensamientos homicidas.

Lo del Kalashnikov quizás sea excesivo, pero lo cierto es que ya va siendo hora de que le metamos mano a la Justicia española, que está plagada de ineptos, de funcionarios que, a la indolencia y negligencia en sus funciones,le unen una incompetencia elevada al cubo.

No quiero generalizar, porque existen algunas honrosísimas excepciones, pero hay que decir que en general el trabajo judicial deja mucho que desear y que la inmensa mayoría de los escritos judiciales están plagados de errores. Muchos de ellos originados por el famoso copia/pega, pero otros muchos simplemente se deben a la falta de concentración de los empleados y a su falta de espíritu de trabajo.

Y no me refiero solo a los funcionarios de base, sino que la cosa es peor cuanto más ascendemos en la escala judicial.

Entiendo que las oposiciones a juez y a letrado para la administración de justicia son muy duras y es muy meritorio aprobarlas, pero esta gente debería interiorizar que aprobar la oposición no es el final del camino y de los esfuerzos sino que solo es el comienzo de una carrera en la que se deben al servicio al ciudadano. Mi tesis es que nos hayamos ante una casta, la judicial, compuesta en una gran mayoría por holgazanes e incompetentes, que se ha convertido en un lastre para las ansias de Justicia del ciudadano español.

¿Y toda esta mierda tiene solución?

Desde luego que la tiene.

Y precisamente esto es de lo que va el último post que publiqué en Subastanomics:

El lamentable estado de la Justicia española
y la solución definitiva a tanta incompetencia

 

El post comienza con un repaso de todas las cosas que funcionan de pena en la Justicia española y finaliza con mi propuesta de reforma, una propuesta que a muchos les parecerá una barbaridad pero que si se llevara a cabo, a la vuelta de muy pocos años toda esta mierda no sería más que una mala pesadilla.

Y cuando ya casi había finalizado la redacción de este post me encuentro con la siguiente noticia, en la que lo que se cuenta es tan increíble que yo no me la creería de no llevar más de 26 años lidiando con juzgados incompetentes.

 

Se trata de un juzgado que tras la subasta,
en vez de ingresar el dinero recaudado en la cuenta del acreedor,
lo ingresa en la del deudor.
Cuando se dan cuenta le reclaman el dinero al deudor,
pero éste dice que ya no lo tiene.

 

¿No es acojonante?

¿Acaso un error semejante sería admisible en la empresa privada?

  1. #38
    03/01/18 08:38

    A vueltas con los juzgados nefastos (me gustaría haber dicho otra palabra más fuerte, en este caso) en colocar por triplicado los edictos.
    Señores/as L.A.J. en un sólo sitio es suficiente, los otros lugares de colocación son para: certificación y peritación(con fotos, si es posible, Si el perito ha hecho bien su trabajo).

    DEJEN YA DE PONER EL EDICTO EN TRES LUGARES, QUE NO SIRVE PARA NADA. Esto es muy personal: ¿son ustedes unos tontos o ignorantes?, mi respuesta es: las dos cosas.
    ¡¡Qué desperdicio de medios a su disposición!!
    ¡¡Qué desidia!!
    ¡¡Qué falta de profesionalidad!!.

    Son ustedes en general un lastre para la aplicación de las leyes por lo que les pido ahora que estamos a principios de año: ¡¡CAMBIEN, POR EL BIEN DE TODOS!! también de sus intereses.

    Saludos, por supuesto no para esos acomodados ya mencionados.

  2. en respuesta a Nuva12
    #37
    10/12/17 13:02

    A que se creó en su día para absorber el exceso de trabajo, y ni siquiera está en la ciudad de la Justicia porque no cabía.

  3. en respuesta a Jotaerre
    #36
    10/12/17 12:36

    Jotaerre, a qué te refieres con: juzgado “extra”.

  4. en respuesta a Josinpuntocom
    #35
    07/12/17 11:06

    No, de Barcelona, pero tampoco me importaría (leí mucho a Clarín de joven, y lo que me costó localizar su busto en el parque...;).
    Simplemente, me desplazo donde haga falta.
    Saludos,

  5. en respuesta a Jotaerre
    #34
    07/12/17 08:14

    eres de Asturias jotaerre??

  6. en respuesta a Inversius
    #33
    06/12/17 15:06

    A mi me respondieron recientemente a un email que les envíe. Contestaron unas 3 semanas más tarde. Y más o menos me decían que esa no era la vía establecida para comunicarse con ellos y que sólo la usaban para comunicarse internamente entre juzgados. Por la forma de contestar intuyo que fue directamente el LAJ quien me respondió al email.

    Sobre lo del apud acta electrónico supongo que conoceras la Sede Judicial Electrónica del Ministerio de Justicia. Ahí se pueden llevar a cabo varios trámites, entre ellos el apud acta. No lo he usado nunca realmente pero lo he probado un poco y parece que funciona bien:

    https://sedejudicial.justicia.es/sje/publico/sjepublico/tramites_y_servicios

    Y el certificado digital no sé si te refieres a los de persona física o los de representante de empresa (persona jurídica), o a ambos. A principios de este año renové el mío (personal) directamente desde la web de la FNMT y casi al instante ya lo tenía descargado. Y sin ningún coste. He ojeado rápidamente la web y parece que la renovación de los certificados (al menos los de persona física) sigue siendo igual.

  7. en respuesta a vespaclassic
    #32
    06/12/17 13:30

    emails ni los abren (dicen que no tienen tiempo), siguen con el fax pero no lo ven o desconectados o va a otro departamento, y ahora por ley las empresas lo han de hacer electrónico, y al utilizar el paj (punto de acceso judicial) solo unas comunidades lo tienen, otras lo están desarrollando, pero la realidad es que no lo utilizan los funcionarios.
    Lo del apoderamiento apud acta por la web del paj (para ahorrarnos tiempo y dinero), lo probé el otro dia ni funciona.
    Yo utilizo 5 vias, email, fax (en mi caso fax elecrónico), correo administrativo y notificación del paj y llamada de teléfono y además voy a la iglesia para rezar que llegue.

    Tenía un profesor que decía, primero justicia y luego democracia, en España se complica mucho.

    y lo último, ahora nos cobran por la renovación de certificado digital y además ha de ser presencial la renovación, es fantástico esto de la administración electrónica.

  8. en respuesta a Jaruh
    #31
    05/12/17 22:35

    Los juzgados tienen los teléfonos en un cuarto cerrado con llave de seguridad y habitación insonorizada a prueba de bomba.
    Después tienen otros teléfonos en las oficinas y que no facilitan los números, para gestiones varias, saber si la mujer ha recogido a los niños del cole, si ha comprado leche que se había acabado, si ha llevado el coche al taller, a qué hora sale de trabajar para ir a casa porque está reventaico de llevar muchos casos.

  9. en respuesta a Tristán el subastero
    #30
    05/12/17 21:51

    os han cogido alguna vez, un sola vez el tfno en el juzgado de merida?.

    bueno a mi si, una, para decirme que el tfno del boe esta mal e intentan cambiarle, que llame a otro. fin de mis gestiones

  10. en respuesta a Aitorbk
    #29
    05/12/17 17:06

    Y te aseguro que la cosa ha empeorado. Yo lo he notado muchísimo.

  11. en respuesta a Tristán el subastero
    #28
    05/12/17 16:33

    La misma experiencia que tuvimos informatizando los juzgados.
    La odisea de localizar a los funcionarios, simplemente que esten en su puesto de trabajo, es digna de escribir una novela, no se si de terror o o absurda.

    De esto hacen como 15 aħos, pero no se me olvidar'a en la vida.

  12. en respuesta a Tristán el subastero
    #27
    05/12/17 10:17

    Ya, lo mío ha sido solo la excepción que confirma la regla, y tiene una explicación: era un Juzgado "extra", y ha quedado limpio al crearse los de cláusulas bancarias.

  13. en respuesta a Tristán el subastero
    #26
    05/12/17 10:03

    Decir que está atascado es quedarse corto. No sólo en los tràmites, porque el juez puede demorar perfectamente 6 meses para dictar la sentencia de una disolución de proindiviso. Con semejante jefe que se lo toma con tanta calma para las sentencias más sencillas, no hay que ser un lince para adivinar cómo está el resto del juzgado

  14. en respuesta a Jotaerre
    #25
    05/12/17 10:01

    Pues muy cerquita de allí, en Castropol, yo se de un juzgado que es prototipo de la dejadez y holgazanería judiciales.

  15. #24
    05/12/17 09:24

    En cambio, yo alucino con el Juzgado de mi último retracto en Vetusta: oposición en julio, audiencia previa en septiembre (señalan un día, alego otra citación y me la retrasan solo 3 días), juicio en octubre, sentencia inmediata, diligencia de firmeza sin demora y requerimiento para tasar costas en 10 días (práctica de muchos Juzgados, que no prevé la LEC, pues uno puede pedir tasación en 5 años).
    Saludos alucinados,

  16. en respuesta a Joanpetit
    #23
    05/12/17 07:42

    Pues Si, aunque parezca mentira.

  17. en respuesta a Joanpetit
    #22
    05/12/17 06:57

    Como la vida misma, este ha sido mi pan de cada día durante los últimos veintiséis años.

  18. #21
    05/12/17 06:51

    Estos fueron mis primeros contactos con los Juzgados:
    - Telefónicamente:

    Yo: llamo para saber si me dictan el decreto de aprobación de remate.
    Juzgado: Sí. Tendrá Usted 10 días para pagar.
    Yo: No, son 40 días.
    J: Está Usted seguro?
    Yo: sí
    J: Ah, pues me tengo que volver a estudiar la Ley

    Presencialmente:
    Día 1:
    - Vengo a hablar con la Sección P, por una ejecución hipotecaria.
    - No está la compañera, ha salido. (cara compungida que me hacía ver que trabajando no estaba)

    Día 2:
    - Soy yo otra vez
    - Hoy tampoco está la compañera

    Día 3:
    - Holaaaaaaaa yo otra vez
    - (Ya me conocía...) (cara de vergüenza): Es que..... se ha ido a comprar un regalo a una compañera. (volví una hora después y no había vuelto).

    Día 4:
    - Holaaaaa
    - Ah1 Es usted!! Hoy sí que está!!! Espere que la llame.

    Se me acerca una señora con todo el expediente en las manos.
    - Tengo la mejor postura y venía a preguntar cómo está el tema. Que han pasado 4 meses para darle 10 días al ejecutado...
    - ES QUE TENGO MUCHO TRABAJO!!!! NO LLEVO ESTE EXPEDIENTE SOLO!!!

    La cara de gilipollas que se me quedó fue de órdago.

    Aunque también tengo que decir que la mayoría con los que he hablado (presencialmente), son majos y atentos y alguno me ha sacado de algún apuro.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar