Error en las subastas judiciales corregido por el Tribunal Constitucional

5
Este contenido tiene más de 7 años

Parar una ejecución hipotecaria no es nada fácil, aunque cada vez lo sea más. En realidad la única vía de hacerlo con efectividad es (o era) pagando la deuda o demostrando falsedad en el título hipotecario. Pues bien, en enero de 2010, en una de las muchas demandas que se tramitan en Madrid, la demandada solicitó la suspensión del procedimiento judicial alegando la existencia de un procedimiento penal contra su ex marido por un delito de abandono de familia.

Naturalmente esa chorrada no prosperó y la ejecución siguió adelante. 

Posteriormente, el 10 de marzo del 2011 volvió a solicitar la suspensión, alegando esta vez la incoación de diligencias penales contra la entidad bancaria acreedora (Caja Madrid) por posible delito de estafa procesal. Posiblemente otra chorrada poco creíble, con la diferencia de que en esta ocasión la demandada tuvo la inmensa fortuna de que el juzgado, en vez de entrar a valorar la procedencia de la solicitud, cometió el error de confundirla con la que la misma demandada había hecho el año anterior, de modo que en su respuesta a la petición de marzo de 2011, el Juzgado se negó a tramitar la cuestión prejudicial sobre la base errónea de que era la referida al ex marido y que ya había resuelto con anterioridad.

Así que la ejecución siguió adelante y la casa fue subastada y, cuando el adjudicatario estaba a punto de conseguir el Lanzamiento de la demandada y su familia...   ta, ta , ta, chaaaan, el Tribunal Constitucional toma cartas en el asunto y en septiembre del mismo año acuerda la suspensión cautelar

“de la ejecución de las resoluciones impugnadas (…) al estimar que dicha ejecución produciría un perjuicio de imposible o de muy difícil reparación que haría perder su finalidad al recurso de amparo”

Así que la señora permaneció en la vivienda.

Han pasado dos años y medio y el Tribunal Constitucional ha hablado, resolviendo que la mujer a la que había dado amparo tenía derecho a una resolución motivada (algo que el Juzgado de Primera Instancia nº31 de Madrid no le había dado) y ordena retrotraer las actuaciones al momento inmediatamente anterior al 10 de marzo de 2011.

El Tribunal no se pronuncia respecto a la conveniencia o no de suspender la ejecución hipotecaria en base a los hechos que la demandante había alegado, pues eso se trata de una cuestión de legalidad ordinaria que corresponde resolver al juzgado nº31, sino que se limita a ordenar que lo que resuelvan en el juzgado lo hagan motivándolo, no simplemente porque sí.

Y para mayor escarnio, el TC deja claro que la equivocación es atribuible exclusivamente al Juzgado nº31, y no a la negligencia de Caja Madrid, que en todo momento habían tratado de que el órgano judicial corrigiera su equivocación. Pero por lo visto, cuando los del nº31 dicen que no, quieren decir que noooooo y que no hay más que hablar.

O sea, que muy bien. El Juzgado de Primera Instancia número 31 de Madrid la ha vuelto a cag... cometer un error con consecuencias. La demandada ha conseguido tres años extra de vivir en la casa sin pagar hipoteca ni alquiler, el adjudicatario de la subasta ha visto retrasado tres años extra su derecho a una vivienda y sin derecho a una indemnización por parte del juzgado y los del juzgado fumándose un puro, que aquí no ha pasado nada, que nunca pasa nada.

¿Cómo lo veis?

La información la podréis leer también en: www.lexdiario.es

 

  1. #5
    25/01/14 14:54

    La responsabilidad civil debería extenderse a las administraciones y sus actuaciones, deberían indemnizar a caja Madrid (que manda huevos pero........) y al adjudicatario al menos.

    La señora no se si ha perdido o ganado con la cagada.

  2. en respuesta a Jotaerre
    -
    #4
    24/01/14 22:02

    Lo que dice la noticia es exactamente esto: Además, “la equivocación es atribuible al órgano judicial, y no a la negligencia de la parte, que en todo momento ha tratado de que el órgano judicial corrigiera su equivocación”

    Yo opino que en esta sección de la noticia por la "parte" se entiende a la parte actora, expresando que la misma le estaba indicando al juzgado que se estaba equivocando. Nada más acertado que intentar pararlo todo a tiempo en lugar de dejar al juzgado seguir avanzando hacia un callejón sin salida.

    Eso... a descansar el fin de semana, que el lunes tenemos que volver a levantar el país, si los políticos nos dejan.

  3. #3
    24/01/14 21:08

    Pero es que la noticia se refiere a "la demandante" en relación al amparo, es decir a la señora, me extrañaría mucho que Caja Madrid hubiera intentado que se aceptara la suspensión...
    Y allá ellos los del Juzgado si no saben reconocer un error a tiempo, ahora tienen un marrón mayor.
    ¡Buen fin de semana!

  4. en respuesta a Jotaerre
    -
    #2
    24/01/14 19:19

    Si, en donde he obtenido la info pone "la parte", es decir, la demandante. Pero en este caso la demandante es Caja Madrid y me ha parecido más sencillo para los profanos explicarlo así.

    Respecto a lo de no escuchar los recursos que sin duda puso la señora ni los apoyos que recibió de "la parte actora", mi experiencia en ese sentido es bastante negativa. Que difícil es sacar al juzgado de su carril cuando ha metido la directa.

  5. #1
    24/01/14 18:16

    Pues opino (aparte de que, donde has escrito que Caja Madrid trató de corregir la equivocación, en realidad fue la demandante) que muy ciegos debían estar en el Juzgado, no al rechazar la segunda prejudicialidad, sino al resolver los recursos o incidentes que contra ese error tan evidente debió plantear luego la señora.
    Porque lo que está claro es que, si la denuncia por estafa procesal había sido ya admitida a trámite, es el único requisito para que se conceda la suspensión por prejudicialidad penal, siempre que estén ambos procesos relacionados, claro (que quizás es lo que el Juzgado pensó que no sucedía, pero no lo razonó).

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar