¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Subastas judiciales

Las subastas judiciales desde la mirada de un subastero

Dos modelos de empresario

Hoy quiero mencionar a dos empresarios que han encarado de manera muy diferente las dificultades por las que atraviesan sus respectivas empresas. Ambos las crearon de la nada y consiguieron, con su esfuerzo y su talento, dar trabajo a muchas personas y de paso enriquecerse considerablemente.

Lamentablemente, en 2.009 llegaron las dificultades, la facturación se redujo e inmediatamente llegaron las pérdidas.

Antonio había levantado una empresa de comercialización de materiales electrónicos, teniendo una nave grande en Madrid y sucursales comerciales en varias provincias españolas. Tanto la nave como las sucursales estaban a su nombre (no al de la empresa), además de un pisazo de 400 m2 (sí, cuatrocientos) en una zona estupenda de Madrid y varios locales comerciales, todos arrendados. O sea, que estaba forrado.

Cuando empezaron las dificultades el banco le exigió nuevos avales para mantener el crédito y él,  incapaz de concebir la pérdida de la empresa o el despido de ninguno de sus trabajadores, hipotecó todas sus propiedades con la esperanza de capear el temporal. Al fin y al cabo, pensaba, la crisis no iba a durar para siempre.

Pero tras tres años perdiendo pasta ya no queda nada de colchón financiero y más pronto que tarde va a salir a subasta todo el patrimonio de Antonio, quien se va a quedar sin nada. Ha intentado vender la empresa pero hoy no le dan nada por ella a pesar de que antes de la crisis una empresa italiana le ofrecía un pastizal por comprarle el 60% de la misma.

Según mi punto de vista Carlos ha sido mucho más listo. Al igual que Antonio, Carlos se hizo con un patrimonio bastante importante durante los veinte años de existencia de su empresa de publicidad, pero a diferencia de él, Carlos no comparte la idea romántica de que una empresa es como una familia ni tampoco las chorradas acerca de la responsabilidad social de las empresas ni esas milongas. Para él la empresa es un conjunto de capital y trabajo dedicados a satisfacer una necesidad del mercado con el objetivo de maximizar las ganancias y el valor de sus inversiones. Nada más.

Así, cuando empezaron las dificultades, Carlos siguió gestionando y defendiendo su negocio lo mejor posible pero teniendo siempre muy clara la línea divisoria entre lo que era la empresa y lo que era su patrimonio, de manera que cuando empezó a agotarse el exiguo colchón financiero de la empresa, redujo en lo posible el negocio, empezaron los despidos y, finalmente hace unos meses cerró y santas pascuas.

Antonio no va a tener ni dónde caerse muerto y, sin embargo Carlos conserva íntegro su patrimonio, sigue igual de forrado que siempre y en cuanto vea que cambia el panorama económico volverá a la carga creando riqueza y empleo como si nada hubiera pasado. 

Qué queréis que os diga, y no es porque sea mi amigo de toda la vida, pero yo me quedo mil veces con la actuación de Carlos. Además ahora sus ex-empleados no le odian más de lo que odian a Antonio los suyos. Ambos son odiados, pero mientras eso ocurre, uno de ellos se fuma un puro y el otro se va a quedar en la calle con una mano detrás y otra delante.

 

Postdata: Tras el comentario de un lector quiero dejar claro que Carlos no ha dejado deudas sin pagar ni ha descapitalizado la empresa "llevándoselo crudo" al estilo de Gerardo Díaz Ferrán. No ha dejado ni una sola deuda y tras el cierre ha indemnizado legalmente a los empleados.

Cerrar tras haber dejado a la empresa sin activos para evitar pagar las deudas a sus proveedores y a sus ex-empleados es un delito que Carlos no ha cometido, sino que tras muchos trimestres de pérdidas la empresa se ha quedado sin colchón financiero para seguir funcionando y ya solo quedaba la alternativa de pedir créditos aportando garantías personales o hacer ampliaciones de capital con el mismo resultado y él no ha querido apostar al caballo perdedor.

 

23 comentarios (mostrando del 22 al 27)

Añadir comentario
  1. #23

    Eguzkialde

    Un empresario retribuye adecuadamente al capital , para poder seguir contando con el mismo , juega limpia y transparentemente con los proveedores ,permite a sus trabajadores mejorar sus condiciones de vida , entrega un producto a sus clientes a precios razonables y crea valor en la sociedad a la cual pertenece por haber entregado un producto o servicio superior a los recursos consumidos.

    Este tipo de empresarios (personas físicas, familias, sociedadades ) son las que nos hacen falta y tenemos menos de los que son necesarios para salir de esta crisis.

    Los restantes son personajillos del triste mundo empresarial , que ya , es historia para ellos , sus accionistas , proveedores , trabajadores , clientes y sociedad en general.

  2. #25

    Socito

    en respuesta a erkritt
    Ver mensaje de erkritt

    Por supuesto erkritt!!!

    Ganar dinero y vivir de tu trabajo es la premisa número uno y una obviedad que doy por supuesta. Yo el post de Rafamtz lo quise interpretar de otro modo.

    Un saludo

  3. #26

    Socito

    en respuesta a Feinmann
    Ver mensaje de Feinmann

    Que pena no haberte tenido estos 20 últimos años por mi tierra Feinmann.

    Precísamente aquí, en las comarcas mineras en Asturias, hubo dinero a espuertas precísamente para lo que indicas "diversificar y reconvertir" a cambio de cerrar las minas. Y gente de buen corazón como tú que no eran empresarios salvajes, si no políticos y sindicaleros, tuvo la oportunidad de gestionar y distribuir una lluvia de millones provenientes de fondos europeos para tal fin.

    El resultado es este:
    http://www.lavozdeasturias.es/asturias/cuencas/Cuencas-techo-supera-reconversion-minera_0_643135741.html
    más una serie de individuos vinculados a la política, el sindicalismo y ¿empresarios? afines al régimen, que han visto sus patrimonios y sus cuentas engordar al mismo ritmo que sus barrigas.

    Ahora, estos mismos que tuvieron ese poder que tú no tuviste y con unos cuantos millones en sus bolsillos, se afanan para movilizar a la gente contra "el capital" Imagino que será contra la falta de capital ¡vamos, digo yo!

    Estoy contigo en lo de montar una fábrica de material antidisturbios, yo me compraría con lo del fogasa (Si, el fogasa, porque Diáz Ferrán es gilipollas al lado de estos. Muchos chiringuitos agonizaron hasta la reforma del 2011 y así tocaron a más. Amén del sablazo de los verticatos a sus afiliados por llevar el papel al fogasa) Lo dicho, me compraría con los 20 dias/año cobrados del fogasa una buena porra de tu empresa.

    Un saludo

  4. #27

    Feinmann

    en respuesta a Socito
    Ver mensaje de Socito

    Tomo nota ¡ya tengo mi primer cliente!

    El problema de esas cosas es que cuando se tiene el agua al cuello es tarde. Hay que tomar medidas en cuanto uno ve que se está mojando los pies. Estoy de acuerdo en que es preferible cerrar y preservar la capacidad de inversión antes que arruinarse y perderla, pero siempre pienso que hay otras alternativas, que es lo que hay que buscar.

    Los sindicatos no son apropiados para hacer esas cosas. Aun, siendo como soy, favorable a ellos, no dejo de pensar que ¡zapatero a tus zapatos! la cosa de las empresa han de llevarlas empresarios, no sindicalistas, que no han sido nunca empresarios. (Aunque tambien hay que reconocer que hay empresarios que casi mejor que no lo fuesen)

    Respecto de los políticos, deberían considerarse como los cuidadores de la piscina: son los que se deben encargar de que el agua esté en buenas condiciones para que la disfuten los bañistas, que no le falte el cloro necesario, pero el justo, y que los bañistas que molesten a los demás sean expulsados.

Autor del blog

  • Tristán el subastero

    Información y opiniones sobre el mundo de las Subastas Judiciales desde la mirada de un subastero.

Envía tu consulta


Sitios que sigo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar