Primer contacto con el ex-propietario

40

-  Buenos días, ¿Eres Tristán?

-  Sí, soy yo, buenos días.

-  ¿Eres quien ha comprado mi casa en la subasta?

-  Ah, si, yo soy. Precisamente quería hablar contigo acerca de eso

- Soy Pepe Bocanegra y te llamo por la nota que me he encontrado en el buzón sobre la subasta y no se qué mierdas más. Que sepas que como vuelvas a acercarte por aquí o trates de contactar con nadie de mi familia o hables con los vecinos te voy a partir la cara, pedazo de cabrón y te voy a poner una demanda por acoso que se te va a encender el pelo, subastero de mierda.

Y colgó, sin darme tiempo para replicar.

Existen pocas cosas más irritantes que el que te cuelgue el teléfono un gilipollas después de amenazarte o insultarte y sin dejarte la posibilidad de corresponder  a sus insultos con más y peores insultos. Te quedas con la tentación de devolverle la llamada solo para mandarle a tomar por culo y sentirte mejor. 

Sin embargo no lo he hecho. Ahora mismo vive en mi propiedad y sería una estupidez cabrearle aún más.

La cosa viene porque, como siempre que me acabo de adjudicar una subasta, he tratado de contactar con el demandado y, tras varios intentos infructuosos, finalmente he decidido dejarle una breve y cortés nota en su buzón. Por lo visto no le ha gustado el detalle. No importa, lo intentaré de nuevo más adelante.

Pero me pregunto si este amenazante fantoche que hoy no ha querido saber nada de mí no se convertirá en un tímido cervatillo cuando llegue el día D.

 

  1. #43
    30/10/13 12:08

    Totalmente diferente a un caso que conocí hace muchos años (todavía en pesetas) un caso de unos vecinos respecto a una casa y local comercial...no pudieron pagar, la ayuda de la familia no fue suficiente, no estuvieron espabilados para venderla antes de tiempo "porque mi casa y local valen mucho más". El no haber tenido cabeza...
    Resumen:
    Deuda con el banco, incluyendo intereses y gastos jurídicos: 36.000 €
    Casa y local sale a subasta y es adjudicada: 50.000 €
    Venta de casa y local unos meses después por el adjudicatario: 150.000 € (un "mirlo blanco" de esos que apenas existen)
    "Precio de mercado": Cercano a 180.000 €
    La familia tiene unos 14.000 € para empezar de nuevo...llevan meses que no paran de llorar...de todas formas eran muy honrados y no dieron ningún problema al subastero para darle la posesión, de hecho se fueron al poco de la subasta.
    ¿Qué hubiera pasado si hubieran sido inteligentes y la hubieran vendido antes de llegar a subasta? Pues seguro que se hubieran podido comprar una casa algo más pequeña y haber seguido con el negocio.

  2. en respuesta a Feinmann
    #43
    25/01/12 18:24

    Yo no defiendo a los ex-propietarios que por su propia estupidez pierden su patrimonio, pero lo que tampoco acepto es que nadie pretenda poder ponerse en la piel del arruinado que está en una situación quizá desesperada arrogándose desde la butaca el derecho de enjuiciar su reacción.

    No sé si este pobre desgraciado es un pobre desgraciado por avaricioso, por parado, por iluso, por especulador, por mal padre, por ere, por confiar en su abogado o porque no tiene el máster en finanzas que Dios nos ha dado a todos los tertulianos de Rankia. Lo que si sé es que cagarse en la madre que parió a quien se aprovecha de tu desgracia es una reacción humana, y la entiendo porque aún soy humano, no me cuesta ponerme en la piel de ese sujeto, sea buena o mala persona. Si fuera una calculadora de TAES evidentemente su actitud me parecería irracional.

    Y por supuesto que hay mucha gente peor que un subastero (el banco que sí que piensa como una calculadora, por ejemplo), por supuesto que es una oportunidad de negocio, por supuesto que hay que tener unos grandes conocimientos técnicos y por supuesto que los escrúpulos no están reñidos con el ánimo de lucro.

    "Si no lo haces tú lo hará otro", le dijeron al verdugo.

  3. en respuesta a Aitorbk
    #42
    23/01/12 12:39

    Macho, lo has clavado. Imposible expresarlo mejor.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar