2

En la memoria colectiva está grabado a fuego lo sucedido el 11S en New York.  Se estima que las pérdidas totales supondrán entre 50.000 y 80.000 millones de USD. Con toda probabilidad debido a los gases de combustión y a las nubes tóxicas que se generaron con millones de toneladas de polvo tóxico que invadieron cada rincón de la ciudad esa última cifra se verá incrementada en el futuro.

La Ley norteamericana no puede actuar exigiendo responsabilidades civiles a los presuntos terroristas (hay mucha polémica al respecto, así que lo dejo en tablas) o a sus familias. Pero sí puede actuar contra quienes presuntamente permitieron que esos terroristas subieran a bordo de las cuatro aeronaves que ocasionaron el mediático drama que todos vivimos con el alma en vilo. Porque en ese escenario, quien no aplicó medidas de seguridad actuó con presunta negligencia. Las aerolíneas estaban seriamente comprometidas y, con ellas, sus aseguradoras.

Nos recordaba hace poco Eduardo Pavelek, en el transcurso de una Jornada de formación en materia de responsabilidad civil de producto que se celebró en Valencia, que el entonces presidente de los EEUU dijo ante la prensa "este es un acto de guerra en tiempos de paz". Sus asesores corrieron a su lado, asustados, y le recordaron a George W. Bush que las pólizas de seguro de las aerolíneas "no cubren actos de guerra".

Como resultado de esta visión protectora del negocio asegurador, que no son otra cosa que entidades financieras, así como de la indústria del aerotransporte el Presidente Bush propuso al Congreso de los EEUU limitar la responsabilidad civil de las empresas de transporte aereo norteamericanas. Así, el 22 de septiembre de 2001 tras solo 11 días desde la consecución del mayor desastre sufrido en territorio norteamericano desde Pearl Harbour, el Congreso de los EEUU aprobó la Public Law 107-42 AIR TRANSPORTATION SAFETY AND SYSTEM STABILIZATION ACT   por la que se aprobaban ayudas al sector del transporte aéreo por importe de 15.000 millones USD y se limitaba la Responsabilidad Civil de las aerolineas con pasajeros en 4.500.000.000 $ por avión (ver sección 103 del informe) que, curiosamente, coincidía con la suma asegurada particular de las Twin Towers. 

Además, se esperaban otros ataques, así que para los siguientes 180 días la indemnización se topó en el agregado de 100.000.000 $ (ver sección 201).

En este sentido tenemos ante nosotros no solo una clara intervención estatal en la protección de los intereses de las entidades financieras aseguradoras intervinientes o expuestas, sino también un claro contraste con los intereses de los miles de víctimas afectadas quienes vieron, por la entrada en vigor de esta Ley, como sus esperanzas de justicia resultaban claramente recortadas.

Este es un ejemplo de lo que los ciudadanos deben esperar de las Administraciones cuando ciertos poderes están en peligro. Ahora el escenario mundial tiene un claro poder en la cuerda floja: el financiero. Las decisiones serán globales, esto se está percibiendo ya en el G20 puesto que todas las entidades y los bancos centrales mantienen nexos que permitieron que los activos tóxicos hayan alcanzado a la mayoría, en mayor o menor grado. La lenta recuperación también será un tiempo común para todos. Veremos escenas que no comprenderemos con nuestros ojos de personas de la calle. Tendrán mucho que ver con la intervención que en este artículo he comentado: según ellos el poderoso debe ser salvado aunque suponga el atropello de los intereses de los particulares.
 

  1. #2
    27/03/09 23:14

    Adrián, me alegra que te gustara el post. La idea básica de estos artículos no es otra que la de movilizar nuestro pensamiento originando debate y que esa idea de partida evolucione y genere otras subordinada o superiores.
    En este caso, lo que llama la atención es que el político se ANTICIPA al mercado, protegiendo sus intereses. Es algo inaudito.
    Las reaseguradoras, ciertamente, acusaron fuertes subidas porque fuera de España el Consorcio no existe y el riesgo de Terrorismo pertenece al seguro privado. Ese cúmulo de daños, hasta entonces desconocido, hizo pensar a más de un reasegurador que una serie de atentados (como realmente ocurrió en Madrid y Londres) podía fácilmente comprometer sus cuentas de resultados.
    Con respecto a lo que indicas de la financiación de los partidos: el PP en noviembre de 2008 tenía 700.000 afiliados mientras que el PSOE andaba por los 360.000. Teniendo en cuenta que las cuotas de afiliación son voluntarias es muy dificil hacer una estimación de lo que ello significa, pero si suponemos que la media está en unos 60 € nos daría 42.000.000€ para el PP y unos 21.600.000 € para el PSOE
    Con esas cifras, creo, no tienen ni para empezar. ¿Quien les financia?

  2. #1
    Anonimo
    23/03/09 22:07

    Me ha gustado mucho este Post!!!

    No hay duda, que el 11-S ha supuesto uno de los mayores retos para la industria del seguro. Es normal que las compañías hagan todos sus esfuerzos para que en caso de que se volviese a producir este evento, la responsabilidad quedase limitada.

    Por desgracia, dado que las reaseguradoras tuvieron tan malos resultados ese año, se trasladó en un endurecimiento del mercado durante varios años, así que subieron sus primas en todos sus contratos de reaseguro!!

    Desde mi punto de vista, el problema que tratas tiene su raíz en toda la financiación que reciben los partidos políticos de las compañías. Están comprando poder político. No me parece bien!!

    Un cordial saludo

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar