6
Este contenido tiene alrededor de 12 años

Desde que abandoné esos libros infantiles en los que tienes un gran dibujo en cada página y unas pocas líneas que intentan recordarte que un niño es un gilipollas porque los adultos creen que eres incapaz de entender nada más complejo, tomé por obligación leer todo cuanto cayera en mis manos. Tuve la suerte de topar con unos padres que no censuraron mis lecturas.

Y en uno de los días que me conmovieron especialmente descubrí a un tipo llamado Francis Bacon. Suyo es algo así como

"El medio más seguro de impedir las revoluciones es evitar las causas".

Desde entonces tengo una natural aversión por quienes pretenden venderme la idea de que lo mejor para corregir todos los males que ha generado algo es volver a iniciar ese algo hasta llegar al mismo punto en que se produce el desastre. Puesto en línea con nuestra situación actual he de decir que me asombra que algunos entiendan que para salir de esta crísis tenemos que volver a la cultura del ladrillo, de la financiación ciega y del desmán territorial urbanizando hasta Doñana (si se deja). Supongo que en ello también hay que dar via libre a la corrupción política y al chanchullo. Desde luego en Balears tenemos corruptos para exportar o montar escuela así que no ha de faltar quien se apunte al círculo vicioso.

Debajo de casa están haciendo unas obras en la vía pública. Veo a los operarios y siguen siendo los chicos que hace poco estaban bajo el casco: los africanos y los moritos; necesitan currar y ¡curran!  Mientras, hablo con alguno de mis clientes que se quedaron sin trabajo y me dicen que "disfrutan del paro" que merecen, que están preocupados porque "está todo muy mal", "no hay curro del que yo quiero" pero " a mí aún me queda casi un año de subsidio..." y mientras tanto están "a ver si vuelve a arrancar esto de la construcción, que no estará muerto para siempre ¿no?". Yo les pido a ver si echaron un vistazo a esos cursos que hacen en "el paro", más que nada por tener un as en la manga, diversificar ... Me dicen que "pa qué voy a hacer un curso que no vale pa ná, porque si curras de eso no llegas a los mil euros y yo embaldosando me sacaba 4.000 y más de la mitad en negro. Antes de currar por mil euros ¡me quedo en casa!".

¡Me encuentro ante una pescadilla, en sentido figurado!

Así que me quedo más preocupado aún. 

Este país no tiene un problema con los neocon ni con los liberales, aunque estoy seguro de que desde sus despachos han conseguido que esta crisis sea global, terrible y muy lucrativa para unos pocos. Este país tiene un problema de narices con parte de la gente de la calle que se porta como si dentro de poco todo tuviera que volver a ser como fue hasta hace dos años y medio. Y si eso ocurriera ¿no estaríamos dentro de poco exactamente donde estamos?

Cerraré este comentario que nada tiene que ver con el seguro con otra cita. Esta de Antoine de Saint-Exupery, el belicoso aviador metido a cuentacuentos : 

****

"El pato es feliz en su sucio charco porque no conoce el mar"

****

  1. #6
    11/09/09 01:43

    Pues sí, parece curioso que un representante de comercios valore negativamente que la gente ande o pasee lentamente en bici junto a las zonas comerciales en lugar de pasar a toda leche con el coche preocupados de que el de al lado no nos corte el carril.
    En nuestra Comunidad Autónoma donde parece ser que hasta hace pronto se repartían el dinero público unos pocos (los actuales están fuera de sospecha, entre otras cosas porque los anteriores no dejaron nada en la caja...)era costumbre eso de inaugurar para luego demoler y vuelta a empezar.
    Recuerdo bajar un día de mi sede colegial y encontrarme con que estaban inaugurando un parque infantil, con su castillo, columpios, tobogán y arbolitos justo en la plaza del olivar, en la Calle Caputxins. Al marcharse los políticos y sus periodistas afines aparecieron unos camiones del ayuntamiento y lo desmontaron todo. Al día siguiente no quedaba nada. Es una de mis estampas favoritas relativas a la estafa ciudadana que suponen ciertos tipos.
    Por cierto, Cañellas, Presidente Autonómico condenado pero sin condena por prescripción gracias al "extravío" de su causa en repetidas ocasiones en sede judicial. Grato recuerdo, si señor.

  2. #5
    10/09/09 23:50

    Al hilo de la primera parte de tu post (esa que habla de volver a crear para acabar cayendo en los mismos errores) comentarte mi sorpresa cuando leía estos días que uno de los patrones del comercio de la isla (Afedeco) amenazaba con un "cierre patronal" en contra del carril bici. A ver si lo vamos a desmontar, como el parque de las estaciones, para volverlo a montar un poco más estrecho o un poco más alejado de algunas tiendas a las que molesta. Sin embargo, lo más llamativo es que unos comerciantes que afirman haber perdido más del 30% de su facturación con respecto al año anterior, estén dispuestos a cerrar sus negocios como protesta ante una situación que afecta exclusivamente al ¡centro de Palma!. Por último, y que yo recuerde, el único cierre patronal auténtico lo convocó el líder de Pimeco (la patronal opuesta), cuando era presidente del Govern el Sr. Cañellas, obteniendo la primera ley de comercio autonómica, la moratoria a las grandes superficies, y un par de miles de millones de pesetas para dinamizar el sector ... esa si que fué una buena batalla.

  3. #4
    07/09/09 13:18

    Ya se sabe, las operaciones difíciles... ¡mejor con anestesia!

  4. #3
    07/09/09 12:57

    LO PEOR DE TODO ES QUE PREFIEREN NO PAGAR UN SEGURO O BUSCAR LO MAS BARATO.
    EN CAMBIO LA CERVECITA DE MEDIA MAÑANA,LA DEL MEDIODIA Y LA DE LA TARDE NOCHE NO LES FALTA!

  5. #2
    07/09/09 03:18

    Por cierto, casos como ese hay a patadas... buscas a gente formada y no encuentras, y mientras los del paro en vez de estar formándose para ocupar esos puestos, están mano sobre mano.

    s2

  6. #1
    07/09/09 03:17

    ¿Te encuentras ante una pescadilla, o ante un besugo? ;-)

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar