¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
El seguro. Luces y sombras
Artículos sobre seguros, los productos financieros y el consumidor.

Intuitu pecuniæ versus Intuitu personae


Supongo que a más de uno le habrá asaltado la duda "¿estará Carlos dedicándose al latín para entender de qué va esto de los seguros?". Aclaro que no.

Solo se trata de que a uno le va lo de leerse cuanto pilla y en esto que me encontré hace tiempo con un texto que dibujaba una situación disyuntiva, en la que una u otra vía debían tomarse como planteamiento de negocio y no cabían situaciones intermedias. Me apunté el asunto y aquí me tenéis exponiéndolo ante vosotros, a exámen.

Para que no creáis que soy un erudito, ni un pedante, os diré que en la wikipedia (un socorrido ayudante incondicional del hombre moderno) podemos encontrar las siguientes definiciones: 

"Intuitu pecuniæ es una locución latina que significa ‘en atención al dinero’. Hace referencia a aquellos actos o contratos que se celebran en atención a la suma de dinero en juego o aporte, constituyen la regla general. Significa que la atención al capital aportado por uno de los contratantes es más importante que la calidad de la persona que lo aporta, contrario al caso cuando el contrato es intuitu personae.

La sociedad anónima, los contratos de compraventa, arrendamiento, mutuo, hipoteca, leasing, prenda, permuta; el joint venture y las apuestas se encasillan en este concepto.

Intuitu personæ es una locución latina que significa ‘en atención a la persona’. Hace referencia a aquellos actos o contratos que se celebran en especial consideración de la persona con quien se obliga.

El matrimonio, los contratos de trabajo, franquicia, mandato, depósito, comodato, sociedad colectiva; la constitución de usufructo, fideicomiso y de los derechos de uso y habitación se encasillan en este concepto."

Y en este punto es dónde abordo el  meollo de la cuestión, allá adonde quería ir a parar desde el principio de esta divagación: por tanto, existen negocios humanos que se realizan estrictamente por dinero pero también los hay que se formalizan por la persona concreta que los propone o los media, de lo que cabe colegir que dicha persona tiene para el otro contratante un valor superior al dinero.

Esta reflexión va para mis queridos consumidores y va también para mis apreciados colegas.

Porque de esa tonta conclusión que apuntaba dos líneas antes, cabe extraer de un modo tajante que:

  1. Nadie debería esperar de un negocio que se transa solo por dinero que la otra parte no tenga otro objetivo que el dinero. Y de ahí que, no nos engañemos, en una solución de seguro en la que como consumidores hemos arañado hasta el último céntimo no podamos esperar otra cosa que en caso de siniestro sea la otra parte la que arañe hasta el último céntimo. Y viceversa.
  2. Nadie debería esperar de un negocio que se transa con una persona concreta, precisamente porque esa persona es quien es y no por otro motivo, que esa persona corresponda a dicha confianza ofreciendo soluciones que entran en el punto anterior. Porque si algo mantendrá la fidelidad de quien confía, no es otra cosa que corresponder a dicha confianza con lo mejor que uno tiene para dar a su cliente. No hay opción.
  3. Nadie debería esperar que quien maneja negocios que solo atienden al dinero sea capaz de cambiar de registro y pasar a negociar asuntos que se realizan solo en interés a la persona. Por ello este corredor no se sintió cómodo en su día con los productos bancarios y abandonó esa lucrativa (entonces) vía de negocio. No encajaba con un estilo de empresa donde lo importante era con quién se hacía el negocio y no cual era el volumen de la operación.

Por tanto, entiendo natural que todos, consumidores, mediadores, bancaseguros y compañías acabemos posicionándonos en uno de los dos postulados: o la pasta pura y dura o la confianza sin trampa ni cartón. No hay término medio ni concesiones. A partir de ahí, los maridajes deberían ser naturales, cada oveja con su pareja y sin engaños previos.

Pero, desgraciadamente, hay mucho tunante suelto. Así hay quien pide a su corredor que haga de funambulista con el precio sin tocar la calidad y hay quien corresponde a la confianza de sus clientes como sólo los mercenarios sabían hacerlo porque otro señor es su amo.

Para terminar, os dejo una cita de Cicerón. Ha llovido pero para mí sigue aún vigente:

"La primera ley de la amistad es pedir a los amigos cosas honradas; y solo cosas honradas hacer por ellos."


* * * * *



 

  1. #1

    Fernan2

    Excelente reflexión, Carlos!! Yo a mi nena le enseño que si pega a los nenes, ellos le pegarán y no querrán jugar con ella, y si es simpática y les deja sus cosas (las que no necesite, ojo), ellos querrán jugar con ella y la tratarán bien. Y esto no es ni más ni menos que lo mismo, pero trasladado a nuestro nivel... y sigue siendo cierto, por más que pensemos que no es así!!

    s2

  2. #2

    Anonimo

    D. Carlos. Nuevamente a sus pies.

    De la erudición más absoluta de los pensadores por esencia, ni que decir tiene, intrumentalizada por un fantástica y elocuente mente como la tuya, a la realidad actual, versan un sin fin de autoescusas que pretendiendo el pecuniae lo disfrazan de personae. Tan grande es el poder del primero, que conscientes de su capacidad para corromper, lo camuflamos de lo segundo... y hasta a lo personal corrompe.

    En cualquiera de las partes, la pela, es la pela. Entidades (Mutuas: Todo para mi, con nosotros o S.A: Sin Alma) Mediadores, clientes, todos jugamos al mismo chantaje emocional. Sólo nuestra moralidad personal diferencia lo personae de lo pecuniae. De los pensadores antiguos (griegos o romanos, no lo se muy bien) se decía que el equilibrio era la lucha encanizada y de igual intensidad entre lo apolineo y lo dionisiaco. Cuanto mayor intensidad de esa lucha, mayor equilibrio. Hoy Apolo y Dionisios se están tomando una cervecita en la barra de un bar y descojonandose de lo que les rodea.

    Gracias por compartir con nostros tus reflexiones.

    Un fuerte abrazo

    Agustín

  3. #3

    Bybogo1999

    Lo de Cicerón lo voy a enmarcar en mi despacho.
    Lo he tenido que decir con otras palabras y en varias ocasiones cuando me ha venido un amigo con el cuento de emitir poliza con fecha anterior a la del siniestro, o la multa en cuestión.
    Suelen decir: pero si eres mi amigo!!! yo suelo contestar: ya veo que tú no,porque me estás invitando a que cometa fraude y a que me corten las pelo......!!!

    Sobre el latín en cuestión, muy bueno tu artículo.

    Saludos,

Autor del blog

  • Avante

    Artículos y comentarios que hablan del seguro, los productos financieros y el consumidor desde la óptica de un corredor de seguros.

Envía tu consulta

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar