49

 

Sigo sorprendiéndome de la opinión generalizada de que una de las soluciones sea la necesidad de ampliar los conocimientos financieros de la sociedad. Esto ya lo expliqué en su día y desde luego me chirria y mucho que se pida a la gente de la calle que sea capaz de preveer todo aquello que ningún organismo, entidad o servicios de estudios ha logrado predecir.

Y desde luego, independientemente de que tengamos que aprender o no sobre economía, el grave problema no son los conocimientos financieros de la gente, sino los mensajes que nos llegan de los expertos, que o bien demuestran una absoluta falta de conocimientos, o bien tratan de manipular vilmente. En todo caso, el problema es la total impunidad con la que expertos autorizados vierten sus opiniones.

Sigue pareciéndome obvio que antes de exigir a la sociedad conocimientos financieros, el paso previo es la limpieza de expertos. La necesidad que tiene la sociedad de aprender por su cuenta y pensar no es más que un subproducto de un fallo de vastas proporciones.

Sigo diciendo que me parece un poco irreal, el hecho de que de repente todos los que estamos de alguna forma relacionado con el mundo económico, creamos que todo el mundo tiene que tener los mismos conocimientos que nosotros; en un raro juego en el que por un lado decimos que “somos la hostia, creednos”, para mañana decir: “era imprevisible” o “deberías haberlo sabido tú”.

Y en medio de la situación actual se nos ha metido por medio una situación sobrevenida, en la que podemos sacar conclusiones. Me estoy refiriendo al problema de la central nuclear japonesa. Ya sé que me dirán, como siempre no es el momento para un debate en caliente, pero en mi opinión, ante circunstancias como está debemos replantearnos cada uno nuestras convicciones sobre todo. Empezando por aquello de ¿Qué sabemos del tema?.

Y yo por lo menos tengo que reconocer que no tengo la menor idea sobre el tema. Lo que sé de la energía nuclear es lo que recuerdo del instituto, (¡y porque tuve la bendita suerte de tener un profesor que me parecía muy bueno!), donde usaron el símil de “la energía nuclear es una muy buena opción, pero tiene el problema de los aviones; que también son muy seguros, (mucho más que un coche), pero cuando tienen un accidente tiene unas consecuencias desastrosas”.

En todo caso, tengo que reconocer que tengo una opinión basada en una circunstancia particular de que un tal Rafael Boullón, fuese un buen profesor, y marcase mi imagen sobre la energía nuclear (con frases como las de “más muertes y contaminación provoca el petróleo”); Y por supuesto, tengo que reconocer que hasta ahora no me había preocupado demasiado el tema. De repente esta semana ha cambiado la situación, y me he dado cuenta de que me costaba mucho entender los artículos y las informaciones que iban surgiendo. Y he llegado a una conclusión clara; no tengo ni idea de esto.

Por supuesto, no sé si será el momento de discutir sobre esto, pero a mí me parece oportuno, porque antes no se me había ocurrido; y otros, (tanto pro-nucleares, como anti-nucleares), seguro que llevan tiempo discutiendo o pidiendo que se abra el debate. Además, dadas las circunstancias, me parece una temeridad no replantearse nada.

Pero en el momento en que me doy cuenta de que no tengo información, me encuentro con todo aquello que supongo que se encontrará cualquier persona que no tenga formación económica y trate de aproximarse a lo que está pasando. Inexplicablemente me siento “culpable” por no tener ni idea de ¿física nuclear?. Y me siento así, incluso cuando luego recuerdo que no podemos ir por la vida pretendiendo ser médicos, economistas, sociólogos, juristas, mecánicos y ahora físicos nucleares.

Y simplemente esto no puede ser, porque para esto están los expertos. ¿Qué tengo que saber yo de física nuclear?. Pues a pesar de que sea un tema de una importancia incluso mayor que la economía financiera, pues tengo que saber lo muy básico. Y esto sería lo ideal. Claro que para esto, los expertos tienen que ser fiables y facilitar la información correcta, para que tomemos las decisiones acertadas.

Esta situación se ha producido al otro lado del mundo, por lo tanto, en principio no hay efectos sobre los españoles de este accidente, pero no podemos perder la ocasión de pensar y ponernos en la situación de una persona que esté hoy en Japón. Es decir, es posible que yo hoy no tenga que tomar una decisión que implique que valore la cuestión nuclear, porque en estos momentos, lo único que tengo que decidir es a quien voto, y no tengo nada claro quién es antinuclear, (ojo; no confundir, con quien se define como antinuclear, porque el PSOE se define como antinuclear al igual que obrero).

Resulta que muchas personas en Tokio, y muchas personas en España, entre los que me cuento, no somos, ni éramos conscientes de la posibilidad de que existía la posibilidad real de lo que está sucediendo ahora, (que por cierto tampoco está demasiado claro). Pero es normal, hay expertos que se supone que tienen un sitio en la sociedad ordenando, calculando y estudiando estos temas. Y a los demás no nos queda más que fiarnos.

Esto es lo que  ocurre en el mundo económico. Los físicos nucleares no tienen porque conocer al dedillo la situación financiera de los bancos, para analizar sus inversiones, sino que se han de encomendar al que sabe.

Pero ¿y si estuviese en Tokio?. Mucha gente tendrá que decidir si se queda o se va. Así de simple. ¿Cómo se puede decidir sin información previa?.  Pues ahora esta gente tiene dos opciones; o de repente comienza a aprender arquitectura o ingeniería industrial, (o incluso primero adivinar la rama del conocimiento necesaria), para tratar de adivinar lo que está ocurriendo con las centrales, luego tendrá que aprender sobre radioactividad, (y todas las palabras y medidas que se esconden tras lo que todos conocemos que es un contador geiger), y después aún por encima tendrá que aprender medicina para analizar los efectos que tendrá este veneno invisible, que se acerca medido en unas magnitudes que no entendemos.

Es en estos casos, donde se entiende que necesitamos que alguien traduzca esta información al común de los mortales, (al igual que en la economía); pero además que lo haga de forma fiel; (o sea que bajo ningún motivo trate de imponer sesgos hacia uno u otro lado). Esto quiere decir que la información que nos ha de llegar sea la adecuada para que tomemos una decisión; ¡no la decisión que interesa a otros que tomemos!. Es habitual, manipular la presentación de los datos para conseguir objetivos que a veces pueden ser hasta legítimos, (suavizar la situación para evitar el pánico), o incluso obscenos, (suavizarla para mitigar bajadas de mercados financieros). En todo caso, lo que no puede ser es que las personas que traten de buscar información ante los expertos reciban información que no sea correcta.

Y esto es en todo; es en los expertos económicos, hablamos de abogados, de mecánicos del coche, de médicos, de reportajes en los que se prueban los coches, de físicos nucleares, de arquitectos o de vendedores de detergentes. Como mucho sabremos mucho de un aspecto necesario para vivir; conoceremos lo básico de otras cuantas cosas y no tendremos ni idea de la gran mayoría en la que existirá un mundo que ni conocemos.

La solución no es que toda la sociedad entienda lo que es un swap; como no parece razonable mortificarnos por no saber lo que es un  milisievert.  Estamos en un mundo en el que simplemente no es que tengamos dudas; es que aparecen conceptos y relaciones que no teníamos la menor idea de que existiesen.

Y como el hecho de que no tengamos que ponernos en plan de emular a Leonardo Da Vinci, mientras tratamos de trabajar y pagar la hipoteca, no parece muy buen plan, lo que se necesita es una buena dosis de responsabilidad por parte de todos y cada uno de los expertos. Cada cual ha de responder de lo que dice. Todos somos conscientes de que todo el mundo, (absolutamente todo el mundo) tiene intereses, por lo que ha de cambiarse el esquema legal y social para que estos intereses se alineen con la sociedad.

Esto no nos puede llevar a otra cosa que maximizar la responsabilidad de todo el que abre la boca, (menda incluido); de tal forma que lo que se afirme, o la idea que se transmita ocasione una responsabilidad que no se pueda escudar en base al “es opinión”.

Lo que no puede ser es que vayas al banco, te diga lo que le de la real gana, te fies de sus recomendaciones y luego venga alguien con el “lo deberías haber sabido”; como no puede ser que tengas miedo, preguntes o te informes y te digan: “no hay problema en Tokio” y luego tengas problemas. Lo que no puede ser es que los de la OMS pongan el mundo patas para arriba cada tres años con la gripe de turno, (generando unos beneficios ingentes en la venta de vacunas), que ocasionen problemas médicos a niños, y no pase nada; pero que unos meses después nos digan que la radiación no está mal y que no acabe nadie en la cárcel.

Cuando un experto transmite una opinión, ha de ser consciente de que se supone que sabe y por tanto será seguido y por tanto tiene responsabilidad en lo que opina; y el hecho de que se le exija esta responsabilidad es necesario para que la opinión sea veraz y no acorde con unos intereses determinados.

Y esto va para el ámbito de un accidente nuclear, en el que no se ponen de acuerdo, o para el ámbito económico, donde la diagnosis es la misma desde todos los expertos, para todos los países, y en todos los momentos, pero que siempre falla.

  1. #20
    27/03/11 19:14

    Aunque sea un atrevimiento, para mí es sencillo.

    Algo que sólo puede pasar una vez cada millón de años y ha pasado 2 veces en los últimos 40 años, es inadmisible.

    Algo que cuando sucede deja secuelas gigantes en el espacio/tiempo, cientos de km, y cientos o miles de años dañados, es inadmisible.

    Si en lugar de expertos, se buscara gente con sentido común, mejor nos iría a todos, no habría Fukusimas ni Subprimes, cosas que no entiende la gente en general.

    Algo que para manejarlo en medicina nuclear se toman mil precauciones, que en las propias centrales nucleares se toman mil precauciones, muros extra anchos, de hormigón de baja porosidad y con más aditivos supongo y resulta que ahora tiene pequeñas fisuras y no pasa nada dicen. Increíble que ahora digan que el vapor de agua no tiene problema, que el agua de enfriar los reactores no tiene problema, etc, etc.

    Lo dicho, inadmisible.

    Hace años, los franceses hicieron pruebas nucleares en Sahara creo, o eso leí. Ahora cada vez que hay calima en canarias (polvo del Sahara en suspensión) en canarias, cada vez que hay temporal del sur, la radiactividad en el aire aumenta. Lo dicho, inadmisibles las pruebas nucleares en ninguna parte del mundo.

    Al que no cumpla, sanciones económicas del tipo impuestos a la exportación, así se quita el cliché de barato.

    Y respecto a lo que indica Monteserín, más de lo mismo, eso se arregla con impuestos que hagan que recoger por ejemplo un cartucho de tinta en Canarias de PVP 8 euros, llevarlo a península, de ahí a China, y volver a traerlo a Canarias, sea más barato que remanufacturarlo aquí, esto es porque ni se aplican impuestos que tengan en cuenta el daño ambiental que se genera con tanto transporte y que tengan en cuenta el daño social de la destrucción de empleo.

  2. en respuesta a Xpep67
    #19
    27/03/11 18:09

    Ni los expertos ni los altos ejecutivos financieros que nos llevaron a esta situación son responsables de nada, sólo es responsable el pueblo por dejarse engañar y seguir sus consejos (así lo piensan).

    Relacionado con estas reflexiones se acaba de estrenar un documental que cuenta cómo la industria financiera se propuso estafar al inversor corriente.

    "Vienen hoy y nos dicen: "Lo sentimos, no volveremos a hacerlo." Pues bien, yo cuento entre mis electores a gente que atracó algunos de sus bancos... Y dicen exactamente lo mismo."

    Michael Everett Capuano, U.S. Representative for Massachusetts's 8th congressional district.

    De "el documental ganador del Oscar 2011, ‘Inside Job’, de Charles Ferguson y Audrey Marrs. La cinta refleja lo que nos ha llevado, a lo largo de la última década, a la crisis en la que nos vemos sumidos y de la que, cuando parecía que ya tendríamos que estar fuera, no hay atisbos de comenzar a salir."

    http://www.blogdecine.com/tag/inside-job

  3. #18
    27/03/11 17:37

    Quemadisimo estoy con la basura de noticias que dan sobre el tema, no dicen nada comprensible, ni que sirva para tomar una decision sensata, y seguro que se podria ser claro, pero gusta mas el sensacionalismo por un lado y ocultar cosas por el otro! Vete a saber cual es la realidad! pufff

    Un saludo desde Tokio, acabo de llegar hace un rato!

    Daniel

  4. #17
    27/03/11 13:38

    El problema del EXPERTO es que no es reponsable penalmente de sus opiniones, ni hay escarnio público. Si así fuera, seguro que verías a nadie abrir la boca para decir sandeces.

    Saludos.

    PS: Y no lo digo por vosotros, que expresais opiniones.

  5. #16
    27/03/11 12:27

    Hay varias cosas que saco en claro de su artículo Sr. Yo Mismo :
    El primero, la necesidad de información transparente y clara.
    El segundo, la propia relevancia que adquiere la figura del experto, pues si no nos fiásemos de sus predicciones o dictámenes (¿¿¿entonces para qué ocupa ese puesto??? ) podríamos encargar que dicha tarea fuese acometida por un comité de expertos, para que tanto la paridad como '' el voto dirimente '' nos permitiese irnos a dormir tranquilos por la noche.
    Pero si intereses más poderosos a ellos, simples mortales, consiguen hacer doblar un órgano compuesto por varias personas, ya no solo ese simple experto...¿ En qué queda entonces la situación ? Dejo esta pregunta retórica en el aire y la ilustro con ejemplos tan evidentes como la colorista politización del CGPJ o las agencias de rating mundiales, para moverme más en un campo propio de economistas, y no en el de los juristas que es el mío.
    Y en tercer lugar, el que considero que es el juego del teléfono a nivel mundial. Todos los niveles o instancias por el que pasa una información que debería ser perfecta ( y casi siempre se demuestra que esperar a recabar o tener la información perfecta, no es el momento perfecto u óptimo de la curva, porque quizá se haya tardado demasiado ) y sin embargo cuando nos llega ya no lo es, o ha sido desvirtuada.
    Desde que el técnico nuclear mide con su contador in situ los niveles de radiación, y sale espantado o despavorido ante la magnitud del desastre, hasta que se lo cuenta a sus superiores, que por interés de la comunidad o intereses políticos por razón del cargo deciden ocultarlo o suavizarlo, para después comunicarselo a sus ''jefazos'', que estos a su vez se juegan el trasero ante los políticos o mandatarios que mandan en la región, que deben igualmente transmitírselo al gobierno de la nación, que lanza un comunicado de interés internacional, que nos será transmitido por una agencia gubernamental o internacional de medios de comunicación, cuyos interés son tan claros, nobles y tan poco politizados como los de su accionista mayoritario ( nótese la ironía ),pues ya me dirá usted.
    Se me olvido comentar que lo imperioso del asunto es obligar legislativamente, no sé si por la vía penal, porque sería demasiado riesgo para emitir un dicamen, pero al menos sí por la vía civil contra el patrimonio del emisor de la información, a ir contra su fortuna si se demuestra a posteriori el interés ilegítimo o la negligencia en el vetido de información. Esa sí sería una medida efectiva.
    Muy buen artículo Sr. Yo Mismo. No se centra usted nunca en analizar la cuestión en sí, sino en analizar los valores, mótivos o móviles que subyacen detrás de cada decisión que en términos económicos sacude el planeta con efectos casi tan terribles como el propio seísmo del país nipón.

  6. en respuesta a Josephine
    #15
    27/03/11 10:55

    Sobre los incentivos a la "amoralidad" de los expertos, me viene a la memoria, una anecdota, apocrifa, probablemente una leyenda urbana más bien, pero que me la contaron como real, en cualquier caso es ilustrativa.

    En una selección de personal, para un trabajo, en la sección de contabilidad de una gran empresa, todos los candidatos recibieron un cuestionario con una sóla pregunta:

    ¿Cuántas son 2+2? a) 4 b)5 c)8 d) 3

    consiguió el puesto el único candidato que tachó las respuestas y escribió

    ¿Cuántas necesita la empresa que sean?

  7. en respuesta a Comstar
    #14
    27/03/11 06:39

    Bueno, hoy el título expresa muy bien todo lo demás.

    ...."la necesidad de responsabilidad de los expertos".

    Y es que será que antes de ser "expertos", habrá que ser buenas personas,
    honestos, sinceros,...
    y querer el bien para nuestros semejantes incluso por encima del lucro propio.

    Claro que yo podría ser una "experta" en biología molecular
    y conocer perfectamente la actividad biológica de las plantas de jardín (como "experta" jardinera),
    de modo que podría cocinar con ellas un suculento plato envenenado (como "experta" cocinera)
    que por sabroso, rico y apetitoso nadie podria negarse a tomar.

    No sé si algo parecido es lo que les pasa habitualmente a los no expertos,
    que se empeñan en comer platos cuya presencia es muy rica y apetitosa,
    pero que esconden peligrosas sustancias tóxicas para su salud física y mental.

    Y es que, antes de tener al lado a algún experto en algo,
    quizás sea preferible tener a una buena persona.

    Supongo que un experto con "mala baba" debe de ser muy peligroso.

    Quizás también por eso en los "curriculum vitae"
    se suelen escribir las áreas de conocimientos y prácticas en las que se destaca,
    pero aquella vertiente moral suele quedar más en el olvido.

    Tampoco sé si es que en las empresas prefieren a "expertos" de moral relajada,
    frente a "expertos" que además son buenas personas,
    imposibles de comprar y que puedan criticar y/o denunciar malas prácticas internas.

    De todas formas,
    nunca está de más informarse de cualquier cosa que nos compete
    a través de "otras" fuentes de información diferentes a las convencionales.
    Expertos también hay de todos los colores,
    algunos más escasos que otros,
    pero se pueden encontrar si se buscan con interés.

    Pero sobre todo hay que aprender a pensar.
    quizás no se pueda ser un experto en todo,
    pero quizás sólo baste con ser un "experto en pensar correctamente".

    Y ante todo, aprender a ser buenas personas,
    seamos expertos en biología molecular ó en cocina (así, cocina a secas).
    (Ni alta ni baja cocina,
    que tampoco existe la "alta biología molecular" ni la "alta macroeconomía").

  8. en respuesta a Caminante
    #13
    26/03/11 21:20

    las probabilidades de que ocurra algo parecido a lo que ha pasado, es = a 0, eso es algo que se nos ha estado diciendo desde todos los debates, se a asegurado desde todos los estudios, asi que esto que esta pasando en el pasado reciente no hubiese ocurrido...
    un saludo...

  9. en respuesta a Yo mismo
    #12
    26/03/11 21:11

    Una de las características fundamentales de todo autoritarismo es el no permitir cuestionar ni cambiar de postura. El privilegio de una democracia es el tener el derecho de poder cambiar de opinión.

    Por supuesto que toda persona, que se encuentra en estado mental apto a tomar decisiones, es responsable de sus actos.

    En mi opinión confundes la responsabilidad de un acto, consecuencia de decidir a llevar a cabo una acción, con el hecho que nuestra cognición, la percepción, interpretación y formación de conceptos, puede ser manipulada.

    Yo dudo que exista una persona que posea todos los conocimientos necesarios para analizar accidentes en una central atómica. Debido a la complejidad de la tecnología, más bien se necesita un grupo de especialistas.

    Soy de la opinión que tenemos el derecho de discutir la situación. No creo que nadie de los que estamos participando busque “ganar puntos” o quiere ser fanfarrón o este dando un estado de la situación de Fukushima; la mayoría somos anónimos y discutimos lo leído.

    No crees tu, que la argumentación de tu profesor, respecto a la comparación de un accidente aéreo con un accidente nuclear, en conjunto con el medio imperativo categórico en el que transcurre la educación, te ha condicionado en tu opinión? Toda comparación implica un enjuiciamiento.

    Tu te preguntas si la central nuclear de tus cercanía es segura. Acompáñame en este razonamiento:
    - Cuál es la probabilidad de que exista un accidente nuclear en un reactor, como podría ser el de tu cercanía, que afecte, digamos, a más de un millón de seres humanos a largo tiempo? Irrelevante?
    Supongamos que las estadísticas nos dicen: un accidente en 1 millón de años.
    - Significa ello que un accidente de esa magnitud puede ocurrir sólo al cabo de 1 millón de años? No, sólo denota la “probabilidad” que ocurra. La “posibilidad” que ocurra permanece siempre igual: puede ocurrir en todo momento, incluso ahora mismo.
    - Y cuales pueden ser las consecuencias de un accidente de esa magnitud? Que los entornos de la central atómica permanecen inhabitable por decenios (cesio 137: http://es.wikipedia.org/wiki/Cesio-137) o miles de años (Fukushima, reactor 3 contiene http://en.wikipedia.org/wiki/MOX_fuel, Plutonio-239 vida media 24.000 años), que miles de seres vivos y vegetales o bien perecen inmediatamente o bien tienen que se eliminados (como en Chernobyl) debido a la radio nucleidos incorporados, que miles de seres humanos tienen que ser evacuados y/o son afectados ellos mismo y sus generaciones por los radio nucleidos incorporados por inhalación e ingestión (alimentos, agua)?

    Y yo te vuelvo a preguntar: pudiéndose dar esta situación, se puede seguir considerando este tipo de electricidad “barata”?

    Y en qué se basan, esos “especialistas”, para afirmar que es segura? Se han hecho crash-test para las centrales atómicas, cómo en la de tus cercanías? En Chernobyl se hizo un test, y ya sabes que ocurrió.

    No, los únicos tests que se realizan y que se realizarán (p.e. por la UE, como ha anunciado hace unos días) son sólo simulaciones de software. Porque si el test falla, hecho que suele ocurrir normalmente en tests ya que para ello se realizan, puedes perder el control del reactor. Y porque los test conllevarían, si se puede controlar la situación, costos por destrucción o daño de los componentes en orden de de miles o millones de euros. Como consecuencia no sería más la energía barata que nos dicen.

    Es como si te ofrecieran un automóvil más barato ya que para este vehículo no se han realizado ningún test real. Pero te aseguran, que en las simulaciones todo ha funcionado. Lo comprarías y mantendrías “esperanzas” de que los frenos y el airbag funcionen cuando los necesites?

    Y cuál es la fiabilidad de los cálculos de probabilidades? En esto seguro que tu también puedes hablar, Yo_mismo, ya que si has estudiado económicas, has estudiado calculado de probabilidades. Y que se puede decir de ellas? Que son sólo lo que son: cálculos, estimaciones. Ya que, a diferencia con otros “productos” tecnológicos, no existen tests reales que permitan corregir ni corroborar. Y en toda estimación existe un margen de error. Este error lo observamos en Fukushima: los generadores estaban preparados para Tsunami con olas de 2 metros, pero hubieron de 5 a 10 metros. Es decir, tenemos un margen de 2 metros +- 7,5 metros (digamos).

    Es decir, podemos afirmar que la probabilidad de que ocurra un accidente en una central nuclear que afecte a 1 millón de personas a largo tiempo es de 1 en un millón de años con un margen de, digamos, +- 5 o 10 millones de años?

    Y algo esencial: en caso de accidente nuclear, como en Chernobyl y Fukushima, sólo es posible controlar la situación “en el reactor”, y esto sólo se puede realizar con “mártires”, con un contínuo relevo biológico.

    [Y ni siquiera hemos comenzado a hablar de los residuos radiactivos...]

    Se puede seguir considerando esta tecnología barata y segura?

    http://crisismaven.wordpress.com/2011/03/23/how-i-brought-down-the-nuclear-industry-in-my-country-and-how-you-can-do-it-in-yours/

  10. #11
    26/03/11 16:42

    "Inexplicablemente me siento “culpable” por no tener ni idea de ¿física nuclear? Y me siento así, incluso cuando luego recuerdo que no podemos ir por la vida pretendiendo ser médicos, economistas, sociólogos, juristas, mecánicos y ahora físicos nucleares."

    Es una nueva característica de la vida en esta nueva religión llamada de forma fraudulenta "democracia": la sensación de culpabilidad.

    Así nos sentimos culpables de:

    - los desperfectos por inundaciones en una vivienda construida con todos los permisos oficiales en el lecho de un cauce seco.

    - haber quedado incomunicado en una carretera de montaña debido a una intensa nevada, dado que nadie nos obligaba a salir de viaje.

    - haber comprado un piso que casi no podemos pagar (porque no los había mas baratos).

    - comprar un coche que puede ir a 220 km/h que es un peligro potencial de accidentes, consume mucha gasolina y contamina.

    - comprar infinidad de productos con envases y materiales de plástico que después tarda mucho en reciclarse y que atentan contra el medio ambiente.

    - hacer caso de los anuncios de publicidad y comprar lavadadoras, lavavajillas, secadoras, aparatos de aire acondicionado... que socavan el ahorro energético del país y también contaminan el aire.

    - la crisis financiera mundial por contribuir con inversiones en productos de alto riesgo al seguir los consejos de los empleados de banca y de los expertos financieros de los medios de comunicación.

    - las medidas políticas que toman los gobiernos a los que hemos votado, gobiernos que piensan que la sociedad les ha dado un cheque en blanco para hacer y deshacer a su antojo durante 4 años y si lo hacen mal la culpa y responsabilidad es de la sociedad por haberlos votado.

    - otras muchas mas situaciones cuya lista sería interminable...

    Culpables de gastar, comprar y usar poductos y servicios nocivos para las finanzas, la economía, la sociedad y el medio ambiente... que producen otros y que dan grandes beneficios a los que nos acusan de ser los responsables de los males de nuestro tiempo.

    Porque ahora resulta que la sociedad debe ampliar también los conocimientos financieros, médicos, juristas, laborales, económicos, políticos, sociológicos... para ejercer uno de los derechos más fundamentales en democracia: el derecho a votar o no votar.

    Y la población debe ampliar todos estos conocimientos porque somos responsables de que los partidos políticos nos manipulen y engañen como si fuéramos pequeños niños mocosos.

    ¿Hasta qué punto va a seguir esta tergiversación de la realidad que ampara todos estos argumentos para hacer que nos sintamos culpables y responsables de todo cuanto acontece?

    ¿Hasta qué punto vamos a dejarles seguir con esta devastadora estrategia destructora del pensamiento crítico y la libertad?

  11. #10
    26/03/11 16:40

    Hola Tomás, te escribo esto porque pensando sobre como evitar que los grandes laboratorios farmacéuticos siguieran imponiendo sus leyes y sus precios sobre la medicina actual pensé en algo que creo que es una buena idea. Aunque antes te comento la de los laboratorios.
    Se podría hacer que las empresas que investigan medicamentos nuevos puedan fabricarlos. Pero que tengan que perder desde el primer día que sale a la venta un nuevo medicamento, la exclusividad de fabricarlo.
    Que puedan fabricarlo desde el primer día los fabricantes de genéricos y que estos paguen durante un plazo de 10 años un % del precio al que venden al distribuidor dichos medicamentos.
    Con esto se conseguiría que el mercado farmacéutico dejase de estar en manos de 4 grandes empresas y, que por ejemplo empresas españolas en España, francesas en Francia o alemanas en Alemania fabricantes de genéricos pudieran ser competitivas en su país de origen al ser más barato fabricar en el país de origen que hacerlo en un centro a nivel mundial o continental debido al precio de la logística y el transporte.
    Con lo que crecería la competencia entre laboratorios y las grandes farmacéuticas no podrían poner el precio que les diese la gana a sus medicamentos.
    Por lo que empresas pequeñas como la gallega Zeltia, no les haría falta asociarse a nivel mundial debido a que no tienen infraestructura para la fabricación del medicamento que han descubierto. Lo que daría lugar a más competencia en el mercado de la investigación farmacéutica.
    Pues después me vino a la cabeza la siguiente idea: Que Estados Unidos y Europa entre otros saquen una ley en la que se obligue a las empresas dueñas de marcas a que estas tengan que permitir la fabricación de productos con su marca a fabricantes de cualquier tamaño y en cualquier país que mantenga contactos comerciales con el país de origen de la marca, a cambio de un % en el precio de fabricación del producto, no pudiendo venderlo por menor precio que el de fabricación del producto en el país sede de la marca más el % que recibe el dueño de la marca.
    Es decir, que si por ejemplo un jersey de la marca Lacoste, que creo que es francesa, cuesta fabricarlo en Francia, por decir algo, 20€ y el % que se le da al dueño de la marca es el 20%. Ningún fabricante en el mundo podría vender un jersey de esa marca por menos precio.
    Por lo que si un jersey Lacoste costara fabricarlo 24€ y el fabricante al venderlo le ganara un 30%, este lo vendería por 31,20€. Lo cual dicho jersey saldría a un PVP de 62,40€ ganándole el 100%, pero creo que habría quien lo vendería por 40€. Dichos precios no estarían nada mal teniendo en cuenta que un jersey así cuesta en plena temporada alta unos 120 ó 150€.
    Otro ejemplo más complejo es el de que si la marca Seat costara fabricar en España un coche tipo Seat León 6.000€, y el dueño de la marca cobrara un 15% sobre el precio de fabricación, ese Seat no podría ser vendido por menos de 6.900€. Si el fabricante le ganara un 20% el precio de fabricación sería de 8280€ y si el concesionario le ganara un 30% el PVP sería de 10764€, lo cual sería más barato que el actual que ronda o supera los 12.000€.
    El que la marca española Seat pertenezca a la alemana Wolsvagen no debería impedir que se considerara como una marca española, igual que la Opel debiera ser considerada alemana y no estadounidense a estos efectos.
    Esto supondría que por ejemplo en España que, se venden actualmente unos 900.000 vehículos año y en épocas de bonanza se podrían vender 1.300.000. Si en Asturías que tiene sobre 1.000.000 h. esistiera una fabrica por cada marca de coches que se vende en España, supongamos que podría haber 30 fábricas. Y si se vendiesen nada más que 900.000 coches en España a Asturías le corresponderían viviendo en España unos 45.000.000 h., 20.000 coches año, lo cual dividido entre 30 fábricas da unos 665 coches año por fábrica de promedio.
    Lo cual daría un beneficio de 917.000€ para el fabricante de ese Seat León. Teniendo en cuenta que Seat fabrica más clases de coches y que estos van a un precio más alto, el beneficio bruto podría subir bien al 1.500.000€ brutos año si se tiene en cuenta que de esta forma en España podría pasarse del 1.500.000 coches vendidos.
    Hay que tener en cuenta que si en España esistiesen solo 20 pequeñas fábricas de coches por cada 1.000.000 h., y estas emplearan un promedio de 50 personas cada una, estaríamos hablando de 45.000 personas empleadas directamente en el sector de la automoción, lo cual como mínimo iguala a los empleos actuales, pero hay que tener en cuenta que además lo haría de forma más distributiva y no situándose en unos pocos lugares como está hoy.
    Pero no solo se crearían de esta forma fábricas textiles o de coches, sino tambien de electrónica, electrodomésticos, etec..
    De esta forma occidente recuperaría los empleos perdidos en las fábricas y en los paises en vias de desarrollo surgirían muchas fábricas.
    Los dueños de las grandes marcas no solo ganarían lo mismo, sino que incluso mucho más al dispararse las ventas de sus productos y evitarían los problemas de la fabricación como los de enfrentarse a sindicatos, gobiernos o trabajadores, pudiendo dedicarse unicamente con muy poco personal al diseño y la fabricación.
    Hay que tener en cuenta que si en un país la inflacción es de un 1% o un 5% anual por ejemplo esa inflacción se aplicaría al% que cobra el dueño de la marca al fabricante de ese país.
    Aunque creo que en un mercado así liberalizado la inflacción en los paises desarrollados tendería a bajar y los sueldos a mantenerse, y en los de en vías de desarrollo los sueldos tenderían a subir.
    Esto Tomás es lo que he pensado, perdona por el rollo pero no me ha sido posible esplicarlo más brevemente y he pensado que tu puedes intrducir esto en Rankia, no solo en tu blog y además darlo a conocer a autoridades, esplicándote de forma mucho mejor que yo lo hago. Pues tambien, si este escrito te gusta claro. Introducirlo en Twiter y en Facebook. Disculpa por lo que te pido, pero yo solo tengo unos estudios de bachiller elemental que equivalen a la ESO, no soy un experto en informática y en economía solo sé lo que he ido aprendiendo por mi cuenta.

  12. en respuesta a Blackadder
    #9
    26/03/11 14:10

    Pero es que necesitamos los técnicos o los expertos...

    Queramos o no, necesitamos que alguien nos diga en lo que no conocemos; no hay otra opción. Pero claro necesitamos que la información transmitida sea veraz.

    Es muy acertado tu ejemplo de la prensa; y en definitiva, lo que necesitamos es la prensa, pero en otras condiciones....

  13. en respuesta a Pocholo r.
    #8
    26/03/11 14:09

    totalmente de acuerdo....

    salvo un pequeño detalle; son dos problemas que se unen. Desde luego el que sean la voz de sus amos es un problema grave, y solo hay un freno para eso; ¡la responsabilidad!.

    Y te voy a poner un ejemplo:

    Si escribes para un períodico puedes poner la verdad, o lo que interese a alguien, (que siempre va en detrimento de todos). Si respondieses de lo que pones, equilibras la balanza.

    pero actualmente si no escribes lo que interesa, simplemente no escribes; y como no respondes de nada....

  14. en respuesta a Caminante
    #7
    26/03/11 14:04

    Yo creo que no tengo una central nuclear cerca, y ahora estamos discutiendo sobre esto.

    ¿voy a ser responsable si me formo una idea de que es muy segura, barata y eficiente y luego resulta que no lo es?

    Esta es la pregunta clave; No me considero una persona de perfil bajo de conocimientos, y ahora yo no contestaría a la pregunta: ¿montamos o no centrales nucleares?. Hace un par de meses si hubiese contestado y estoy empezando a pensar que me habría equivocado.

    Hace poco en un post puse que me parecía buena idea lo de sustituir las bombillas de la carretera; que era de las pocas buenas ideas que había tenido este gobierno. En un comentario me pusieron unos cuantos datos y he tenido que cambiar el enfoque a marchas forzadas...

    ¿por qué?. pues porque no soy un experto en el tema y simplemente creí lo que oía. ¿Soy culpable?... Pues no señor, si me manipulan el culpable es el manipulador; si nos damos cuenta y lo podemos evitar la historia se quedará en un intento. pero la habilidad o lo que queramos entender... solo implica que se quede en tentativa o en definitivo.

    y el ejemplo de la hipoteca es muy bueno... De verdad creemos que el que quiere comprar un piso desea creer que vale eso??????

    Es que lo normal es que a todo comprador de lo que sea, le interesa que valga lo menos posible.

  15. #6
    26/03/11 12:01

    Excelente post, por cierto, has visto la película/documental "Inside Job"?. Habla de todo esto que comentas y la verdad es que después de verla me quedé a cuadros.

  16. #5
    26/03/11 11:29

    Un experto en pura definición etimológica sería el que acumula experiencia -vivencias o estudios reflexivos y concienzudos de hechos pasados- y en base a ellos pareceria "más preparado" para emitir una opinión. Obviamente en todos los campos no se puede acumular ni la misma "experiencia", ni de la misma manera. No son lo mismo los conclusiones sacadas a raiz de la realización sistemática de ensayos empíricos en determinadas condiciones de laboratorio, que la "experiencia" acumulada por mi abuelo en la climatología de su comarca, aunque lleve ochenta y cinco años contemplando el cielo todas las mañanas, y emitiendo su diagnóstico, a veces que llueve y otras que no.

    Con esto quiero decir que por suerte no hay demasiado "expertos" en escapes radiactivos, lo cual no significa que estos no sean preocupantes.

    La continúa apelación a los expertos, al "doctores tiene la iglesia", "y yo bastante tengo con lo mio", es lo absolutamente opuesto a la Democracia. Esa concepción, a la que nos abocan trata de justificar una especie de tecnocracia, que encima no es tal, porque ningún experto asume responsabilidades reales, (no hay más que ver por ejemplo en "Inside Job" como los responsables de las agencias de rating se defendian diciendo que ellos solo emitian "opiniones", osea como si la omnipresente Belén Estebán monta una agencia de calificación de riesgos) y hace que los ciudadanos, expertos sólo cada uno en lo nuestro debamos ser convidados de piedra y delegemos en los expertos en todo y por tanto en nada que son los políticos.

    Lo que los ciudadanos de a pie, al menos los pocos o muchos que preferimos malgastar nuestro tiempo en pensar en algo más allá de nuestra reducida contidianeidad, debemos ser "expertos" a estas alturas en poner en cuarentena cualquier manifestación de los "expertos" ante la gran mayoría de los problemas sobre los que pretendemos informarnos.

    Pasa como con la prensa, que general respetamos y entendemos como bien informada, salvo, casual y "sorprendetemente", cuando cubren una noticia de un ámbito que nos resulta cercano, del que conocemos detalles de primera mano, y que nos sorprende verla tan mal reflejada.

  17. #4
    26/03/11 11:16

    Ayer por la tarde estaba viendo un vídeo de introducción a un curso de Economía que hacen en ATTAC Catalunya
    ( El video está en catalán y podéis verlo aquí http://goo.gl/M4zff ) . El ponente era Arcadi Oliveres
    ( http://goo.gl/rCFSY )y el hombre venía a decir que el problema no es que los expertos no asuman sus responsabilidades, el problema era que los expertos son la voz de sus amos. Según él los medios nos mienten generalizada y descaradamente.

  18. #3
    26/03/11 10:51

    La situación de ser adulto, si, es el asumir la responsabilidad de tomar decisiones.

    Expertos? No, lo que la mayoría busca son personas que asuman la responsabilidad de tomar las decisiones por ellos. Y peor aún, buscan a aquellas personas que le digan “lo que ellos quieren escuchar”.

    La inmensa mayoría de los que firman una hipoteca la han firmado antes de ir al notario; la mayoría de los que firman “productos financieros”(vamos, es que ya escuchando la palabra “productos” en las finanzas te tiene que alertar intuitivamente), lo han hecho antes de entrar en el banco.

    Con la energía atómica ocurre lo mismo. Es necesario querer preguntarse la relación entre probabilidad y posibilidad de ocurrencia de un suceso, aún y sobre todo aquellos, como tu profesor, siendo de ciencias. Hay que querer preguntarse sobre las consecuencias de ese "incidente poco probable". Sin embrago resulta más fácil conciliar el sueño comparando lo incomparable: un hecho “puntual” temporal y físico como es un accidente aéreo con uno exponencialmente creciente en ambas magnitudes como es un accidente nuclear. No hace falta tener un Dr. en matemáticas o física nuclear para comprender lo que es un esquema piramidal invertido, también llamado esquema Ponzi o de bola de nieve. Y este es aplicable a un accidente nuclear en todos sus aspectos.

    Ambas actitudes, tanto frente al (soportable) desastre económico como al (trascendente) desastre biológico debido a un accidente nuclear, son ludopáticas (http://es.wikipedia.org/wiki/Ludopat%C3%ADa).

  19. #2
    26/03/11 10:48

    Tremendo documento Tomás, felicidades por tu excelente post.

  20. #1
    26/03/11 00:05

    Interesante lo de los expertos. ¿Cuál es la brecha entre un experto y un no experto?

    Yo soy un bloguero, pero no me creo experto. La idea de no decir quien soy o que hago o qué cosas tengo en mi curriculum es más bien para que la gente no se predisponga y vea lo que digo con sentido crítico, y ojalá comiencen no creyéndome, para que así sean capaces de digerir por si mismos en lugar de tomar ideas predigeridas y prefabricadas de terceros.

    ¿Saben en que soy un completo lego? En biología molecular, en alta cocina, en jardinería. Y si han visto la película del jardinero con Peter Sellers, ¿se les ha ocurrido la posibilidad de que yo ni fuera economista, ni experto en bolsa, sino alguien que escribe música en ratos libres? ¿Y qué tal si yo conociera ministros, embajadores y astronautas? ¿Haría eso valer más mis ideas que si conociera conserjes y transeuntes de la calle? ¿Y si yo fuera un trabajador en el estrato más bajo de una jerarquía organizacional, me haría valer menos lo que digo?

    Debe haber muchos "expertos" allá afuera, que también son "jardineros" que nunca han visto un jardín, o de la secta de las hortalizas para los cuales hasta las frutas rojas son verdes, y debe haber jardineros que hablan con más sabiduría que un experto.

    A mi que no me vean como experto, no me metan en broncas. Si quieren leerme, que me lean y se entretengan, y luego si quieren pueden analizar si lo que digo tiene sentido o incluso verificar si es cierto o no.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar