Rankia España
blog Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

¡Qué país!

Hoy hemos tenido un gran día en España; mientras estamos en capilla para otras medidas de ajuste que compensen que los de siempre se rescaten entre sí,  asistimos al triste espectáculo de que nuestro gobierno convoca a las 44 grandes empresas del país, y avanzar en lo de crear una Comisión Nacional de la Competitividad, formada por personas de gran relieve.

Y esta es sólo una más de las noticias en las que me doy cuenta de que estoy en un gran país, tanto que hoy me animo a exponer las razones y recopilar algunos post.

Vivo en un gran país, porque resulta que estas empresas hablan de competitividad el mismo día que Telefónica sube el 50% las cuotas de acceso y hasta el doble los precios de las llamadas a todos aquellos que no tienen tarifas planas. (y salvo los traídos y manidos números especiales). Vivo por tanto en un gran país donde un monopolio creado con fondos públicos y regalado a determinados fondos, entiende la competitividad como dar menos servicios por más importe apoyado en una normativa de locos.

Vivo en un gran país donde el mismo día, otros de los asistentes, que son las eléctricas han conseguido otra subida de dos dígitos trimestrales en unas tarifas completamente inventadas para reflejar un coste real de la energía, que logra el milagro de que un déficit reconocido por ley no sea incompatible con unos beneficios capaces de generar campeones energéticos mundiales. En un país donde estas eléctricas que limpian a los inversores en sus filiales, y se olvidan de competir en los mercados, entienden la competitividad como dar menos por más precio, y que se entregue a los ciudadanos a las empresas en otro monopolio de servicios básico, (también creado con fondos públicos y también convenientemente repartido).

Vivo en un gran país, donde resulta que los asistentes a esta reunión proponen rescatar al sector financiero mediante un sistema en el que básicamente lo que se busca es un pelotazo a cuenta de las entidades financieras del sector público. Un sector financiero en el que el Banco de España (supuesto regulador) prohíbe la competencia, y no para de sacar datos que no tienen la mínima conexión con la realidad, con tal de engañar y manipular.

Vivo en un gran país donde resulta que el ministro menos preparado de la historia, se ocupa de destrozar a la generación más preparada de la historia, dejándoles las facturas del gran robo del siglo perpetrado para el uso y disfrute de gran parte de los asistentes de esta reunión.

Vivo en un gran país en el que en definitiva se llama a unos cuantos personajes que piden una reforma de la justicia, limitándola con todo el morro del mundo a los ricos, justicia que permite que unos cuantos de los que van a solucionar el problema se hayan limitado realmente o en la práctica de responder de toda clase de delitos económicas, por prescripciones, condenas no firmes, (y que tampoco son constitutivas de reproche ni tan siquiera moral), tras 14 años con peticiones de indultos incluidas y hasta personajes con doctrinas propias en el derecho penal.

Vivo en un gran país en el que la solución está en que el nuevo asistente a la reunión para solucionar el país, (Amadeus), me ha servido como ejemplo de valoración surrealista de una empresa que se infla para colocar a inversores institucionales más allá del límite mientras se regala una empresa del patrimonio público que genera grandes ingresos como es la lotería.

Vivo en un gran país en el que las personalidades que van a tomar las decisiones van a ser con total probabilidad aquellos que se denominan: “los cien economistas”, y que no son más que meros vende humos que ahora van a percibir el pago por venderse de una forma completamente indecente, sin que la prensa sea capaz ni de abrir la boca hasta el punto de que se ha convertido en un medio en el que los grandes grupos lanzan sin parar sus publirreportajes vendidos como noticias.

Vivo en un gran país en el que se convoca para buscar ideas contra el desempleo a aquellos que no han parado de buscar formulas para abaratar el despido.  Vivo en un gran país en el que todos los que dicen luchar contra el desempleo no proponen otra cosa que “adelgazar” las empresas. En definitiva un gran país en el que tras proponer despedir a todo el mundo se sorprenden de que exista paro, y acabamos subvencionando el despido.

Vivo en un gran país en el que tenemos un gobierno que sólo puede ser calificado como infame, que hemos elegido para evitar el otro gran partido que es el que ha puesto los cimientos de toda esta situación; en una situación en la que lo más previsible es que el partido político que va a ganar las próximas elecciones confiesa que no tiene plan, (porque se lo ha robado el que ahora está en el gobierno), y que ya dirá cuando ganen las elecciones y vean lo que hay; pero en este gran país este partido ya anuncia que reducirá a la mitad un sector público completamente destrozado.

Vivo en un gran país donde los sindicatos se limitan a desarrollar campañas de marketing, y en el que ni la mejor campaña de marketing puede lograr que los representantes de la patronal puedan parecer ni medianamente decentes.

Vivo en un gran país donde muy pocas personas hablan y hablan de valores, pero en realidad no dejan de mentir, estafar y apropiarse de todo, bajo la excusa de operaciones de marketing para la opinión pública. Vivo en un gran país en el que además al final resulta que la culpa de los engaños son de los engañados.

Vivo en un gran país en el que la comisión nacional de la competencia, impone multas ridículas y que en ningún caso van a disuadir a las petroleras de no competir. Vivo en un gran país en el que la sorpresa es que la comisión de la competencia emite un informe destacando la nula competencia de las gasolinas. Un informe en el que consta que el Banco de España no es capaz de ver el problema de competencia, (coherente con su idea de la competencia), o en el que consta que el Banco de España tampoco es capaz de ver el proceso de “plumas y cohetes” en el que las subidas de precios son muy rápidas y las bajadas, si existen, son muy lentas, (lo de las matemáticas no son el fuerte del Banco de España).

Vivo en un gran país en el que los expertos no paran de recomendar que para crear riqueza todo el mundo tiene que ser más pobre, y que después de todas las recomendaciones no son capaces de entender las razones por las que estamos tan mal.

Y hoy me gustaría aclarar que este post no tiene la mínima ironía, porque es completamente cierto que vivo en un gran país, un país en el que nos encontramos con todas estas cosas y alguna más; un  país con estos dirigentes, estas medidas y estas acciones. Es cierto que vivo en un país que hoy está noqueado y que está a punto del colapso.

Pero sólo un gran país puede aguantar tal cantidad de golpes, solo un gran país puede aguantar tanta cantidad de caraduras generando negocios a cuenta de los ciudadanos. Solo en un gran país pueden existir personas decentes que tratan de salir a flote en estas situaciones.

Hace cerca de un año, traté de exponer como nos colaban un rescate a los de siempre y dije:

“¡Ya está bien!. Alguien tendrá que reaccionar de una vez. Son muchas las personas que ahora mismo están en la ruina en muchos países, sólo para intentar mantener una loca carrera para ir a ningún lado.  Al final alguien debe pensar que la economía, la política, y demás son instrumentos para mejorar la vida de los ciudadanos, que son los que deberían tener el poder y deberían ser el centro de las actuaciones de los gobiernos. En España son muchas personas las que han perdido su puesto de trabajo y muchas personas tienen serios problemas para sobrevivir incluso con trabajo. Sin embargo, cada vez tengo más claro que el problema no son los parados, sino los miles de personas que aún mantienen sus trabajos y sus ingresos cuando no deberían.

Puede que ahora parezca que una “gran huelga”, suponga unos perjuicios importantes en una situación delicada, pero al igual que en la Inglaterra de 1926, o al igual que en Grecia, la realidad es que el mayor perjuicio o el mayor daño es que sigamos sin hacer absolutamente nada, viendo como las pequeñas empresas, los trabajadores, los funcionarios, los pensionistas nos vamos arruinando poco a poco en una implacable transferencia de renta que se basa en ingentes cantidades de dinero aprobadas en un fin de semana, y por completa sorpresa, que nos van a dejar multitud de pequeñas facturas y grandes sacrificios que deberemos asumir los de siempre.

Lo que hay que hacer es simplemente parar el país y acabar con esta locura. Ahora mismo, mucha gente y empresas están en una situación que pueda parecer que no puedan aguantar un mes de inactividad. ¡Completamente cierto!. Pues es sencillo. Las personas que tengan algo de ingresos, las empresas y todo el mundo tienen que colaborar para que la sociedad pueda aguantar un período de inactividad. Y todo el mundo tiene que ser consciente de que aquel que hoy no pueda aguantar un mes sin sueldo o la empresa que no pueda aguantar un mes sin actividad; ¡simplemente no tiene futuro!.

El problema es ¿Cómo?. Por que lo que está claro es que la sociedad está completamente desorganizada, que es lo que permite que se nos engañe vilmente una y otra vez sin el menor disimulo.

Pensemos que tarde o temprano tendremos que tomar el control de la situación, porque tarde o temprano la situación llegará a un punto crítico. ¡y un entorno en el que nos venden un rescate a los bancos descarado como un rescate a los países, mientras se ponen condiciones a los países, sacrificios a los ciudadanos y los beneficios a los especuladores mientras se nos engaña es algo que es muy parecido a un límite!.”

Este es un gran país, pero la duda no es ya si debemos hacer algo o no; la duda es “que hacemos” y “cuando lo haremos”. Porque debemos recordar que los que están sufriendo son los héroes de la crisis. Sigo con lo de la “lotería de las gasolinas”; (este mes toca evitar Cepsa); y hay muchas propuestas por ahí que creo que son interesantes, (en particular me apunto a “no les votes”.

Vivo en un gran país, que no merece esto, vivo en un gran país, pero no sé lo que debemos hacer; Sólo sé que aquí los que están sufriendo son los verdaderos héroes de la crisis.

Lecturas relacionadas
Héroes en la crisis
Comentarios
23
Página
2 / 2
  1. #21

    Yo mismo

    en respuesta a H3po4
    Ver mensaje de H3po4

    a ver...

    vuelvo a preguntar...

    ¿las cuentas reflejan la imagen fiel de la empresa o no?-.

    costes a nivel de cuenta de resultados pero no costes del sistema????

    y respecto a lo otro no... el beneficio neto contable, (lo que luego se reparte via dividendos, (y esto es real), es el que es, y ahí no está el deficit de tarifa.... (o si no dime donde están),.. sacas las cuentas y ves "importe de cifra de negocios", vas a las memorias y ves luego... "adicionalmente y en virtud del decreto.... se genera un deficit que asciende a...."

    El deficit supone subidas de tarifas, que cuando se producen van a resultados y por tanto a beneficios... ¡cuando vaya al precio!. y si tienen beneficios ahora, son sin contar el deficit...

    ¡a menos que las cuentas de las empresas no sean reales!, y a menos que estén repartiendo beneficios virtuales que se van a producir en el futuro.... cositas que en teoría llevarían a la carcel a los administradores de las empresas.

    tu dirás.

  2. #22

    Ramon13

    Fallan las instituciones, falla la economia institucional:
    "Tras décadas de olvido por parte de la doctrina neoclásica, el análisis económico contemporáneo ha recuperado con cierto entusiasmo que “las instituciones importan”. A partir de los trabajos seminales de Ronald Coase y los posteriores de Douglas North se ha llegado a la conclusión de que las instituciones son las reglas del juego que rigen el comportamiento de las personas y las empresas, proporcionando la estructura de incentivos y el conjunto de reglas que favorecen la reducción del oportunismo en los intercambios, que extienden la mutua confianza entre los agentes y, con ello, la viabilidad a largo plazo de la ejecución de los contratos y el ahorro de costes de transacción" En España, y en muchos paises...
    http://elpais.com/elpais/2012/05/14/opinion/1336994128_051649.html

    1 recomendaciones
  3. #23

    Ramon13

    "Las investigaciones avalan que los países con mejores instituciones, con políticos mas bien preparados crecen y se desarrollan de forma mas rápida , eficiente y equitativa, los economistas institucionalistas dan primacía al estudio de los problemas de organización y poder del sistema económico.
    En el pdf adjunto hay ejemplos de países que establecieron la predictibilidad mediante otro tipo de modelos, como una negociación informal y constante entre Estado y empresas, una burocracia altamente profesional y redes sociales de reciprocidad.
    http://www.economiainstitucional.com/pdf/No14/gburgos14.pdf

Autor del blog
  • Yo mismo

    Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.

Envía tu consulta


Sitios que sigo
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar