Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
2 recomendaciones

La semana pasada se ha confirmado la debacle de pocoyo, y lo curioso es la sensación que queda al analizar las noticias y opiniones que se han vertido desde “El economista”, que desde luego parece que ha hablado y abrazado al presidente de la compañía, y se ha olvidado de comprobar la realidad, para explicarnos una versión de la historia un poco sui generis.

A mediodía del 31 de octubre se confirma que Zinkia (Pocoyó) acude al preconcurso de acreedores y ya por la noche tenemos las razones explicadas “a su manera” en dicho periódico. Básicamente se recogían las declaraciones de Castillejos, que nos cuenta que todo es un problema de liquidez, ya que según él la empresa tiene unos fondos propios de más de 10 millones de euros, y por supuesto que tiene unos 14 millones de EBITDA fijados en las previsiones. Por supuesto, habla de las alternativas que es la conversión de los pagarés emitidos en 2010 en acciones, lo cual parece ser que supone un sacrificio a los accionistas iguales. No falta recordar el valor del grupo y el hecho de que se van a firmar contratos importantes que revertirán la situación.

Ante tamaños argumentos, el director del citado medio económico, emite un artículo de opinión el 3 de noviembre en el que es sencillo entender (aunque no lo diga expresamente) que Zinkia ha caído porque la CNMV ha hecho un aviso sobre el que se duda, encajando esto en la afirmación general de que las pequeñas y medianas empresas de la economía real no están accediendo a la financiación y de las ventajas de acceder al palco del bernabeu con la directora de la CNMV.

Todo ello, es directamente un ejercicio acojonante de manipulación de la realidad y de olvido de lo que debería ser el trabajo periodístico, porque no hace falta tener mucha visión para entender que la historia de Zinkia no es exactamente así y desde luego acusar a la CNMV de haber sido demasiado impulsiva a la hora de avisar a inversores es como poco un surrealismo impropio de una persona con cierta responsabilidad, sobre todo porque a la vista está que el problema es que la CNMV no ha avisado en ningún momento de los riesgos de la emisión de deuda subordinada de 2010, que recordemos es lo que no se va a pagar, (curioso que a Castillejos le preocupe lo de la dilución entre los accionistas y no el hecho de que unas personas que suscribieron títulos de renta fija, se encuentren ahora de accionistas de una empresa que difícilmente tendrá algún valor).

 Y eso es precisamente lo que ocurre en este caso; poco importa que los fondos propios que constan en la contabilidad sean casi 9 millones de euros, según los datos al primer semestre de 2013; (frente a los más de 10 millones de euros que afirma el presidente), ya que estos fondos propios están viciados por una serie de irregularidades que la entidad lleva cometiendo desde el principio de la historia; (ver serie de Zinkia en su momento). En realidad, lo que vale Zinkia es lo que puede convertir en efectivo, y descontar lo que ha de pagar. Está claro que los 4.700.000 € que corresponden a los activos fiscales, no valdrán absolutamente nada en el caso de problemas, (lo que por cierto es evidente); tampoco tendrá un excesivo valor los 8.700.000 que son la propiedad intelectual basadas únicamente en sus costes y en unas previsiones disparatadas, y tampoco los 854.000 € pagados de más por adquirir una empresa por encima de su valor. Todo ello es activo que tendrá difícil realización.

Si repasamos el resto del activo, comprobaremos que apenas existe algo con un valor cierto y no sujeto a expectativas más o menos razonables. Sin embargo, las deudas son cuantiosas y elevadas. Por lo tanto, no vale nada.

Pero ¿ha sido culpa de la CNMV, de la situación económica o de la querencia de los bancos por las grandes empresas?. En este caso, la realidad es que estamos ante una compañía que nunca fue rentable por sus medios, (que quizás lo fuese algún día), que nunca cumplió unas previsiones, (que por cierto adolecían de graves errores incluso aritméticos), que nunca ha vendido, y que siempre estuvo endeudada, (y con cuotas pendientes). La historia de esto, me gustaría recordar que comenzó con una compañía que no podía devolver los préstamos al grupo Santander; Banesto la valoró en 80 millones y la sacó al MAB; con esto se cancelaron los préstamos al grupo Santander y se colocó a inversores institucionales, de tal forma que al final de toda esta historia, Santander ha cubierto la morosidad de la operación, pero resulta que todos asumimos en los fondos de pensiones, en los fondos de inversión y en las obligaciones que fueron emitidas con un sui generis estudio de intermoney dicho descalabro.

En fin. Lo de siempre. Pero claro, ahora nos cuentan que la caída vendrá por la CNMV y que ahora no se van a firmar los contratos de los que lleva hablando toda la vida. 

  1. en respuesta a Balta16
    #5
    W. Petersen

    Exacto ....!!!!

  2. en respuesta a Nemigo
    #4
    W. Petersen

    Todo esto de los negocios virtuales, se basa en cosas intangibles, pongamos un ejemplo de "andar por casa", mañana vamos a notaria y creamos una sociedad con 50.000 de capital social, para desarrollar un negocio en internet, tenemos una idea cojonuda, pero tenemos que invertir en "la tienda", por tanto nos hace falta una inversión importante en el diseño, contratamos a ingenieros informáticos, de telecomunicaciones, etc. mientras estemos desarrollando el proyecto, todo este gasto, no es tal, es inversión en la web, serán activos, será nuestra "fabrica", de la misma forma que para fabricar palets tendremos que adquirir maquinaría, en esto de "la virtualidad" nuestra factoría es el programa, la web, los aplicativos informáticos . A finales de verano yo hablaba con unos tipos que pretenden desarrollar un asunto muy interesante, pero precisan de unos 150.000 € para llevarlo a término, esta es la inversión o el gasto, dependerá del resultado si es lo uno o lo otro !!!!!

    Toda esta inversión va en los activos, y al igual que en una fabrica física, su valor va a depender exclusivamente de la venta del producto, la que seamos capaces de conseguir, la diferencia es que en una fabrica física, las maquinas, los equipos, las instalaciones tienen un cierto valor de reposición, se pueden vender, mas baratos o mas caros, pero raramente su valor se acerca a cero, por el contrario en los negocios virtuales, no hay término medio, o valen un pastón (Google, FaceBook, Yahoo ...) o no valen un cuerno, no olvidemos que al final Pocoyó es una idea que funciona igual que Google, unos activos intagibles que producen, o no lo hacen con suficiencia, caso del muñequito de la gorra.

    ¿Se pueden generar pérdidas? Es obvio que si, porque si no funciona adecuadamente, no se consiguen los contratos necesarios para su rentabilidad, la amortización de la inversión, que si es un gasto te lleva a las pérdidas, una idea con mucha inversión que no genera ingresos suficientes es una inversión fallida.

    Aquí la inversión fue muy importante, y es mas que obvio que los ingresos que genera no compensan la misma.

    Volvamos a "nuestra sociedad", pues eso ... vamos desarrollando el producto, pero como esto de la red es extraordinariamente competitivo, la inversión inicial prevista se nos multiplica por cinco, vamos que nos hemos gastado 50.000 € (los del capital) y bajo en nuevo concepto que se nos hace necesario hay que poner 200.000 adicionales, no es que nos hubiéramos saltado el presupuesto, la competencia habría llegado antes, y por tanto debemos replantear la idea y mejorarla, ya no vamos solo al mercado español, sino a toda la U.E. .... y al final resulta que los ingresos que conseguimos serían la coña para 100.000 €, pero no para 250.000 que hemos invertido, pues me temo que algo de eso le ocurre al muñeco azul y el pato con pajarita que le acompaña, que la inversión realizada está desproporcionada con los ingresos que genera, al revés de lo que les ocurre a Google o a FaceBook, que generan mucho mas de lo esperado en la mejor de las previsiones !!!!

    1 recomendaciones
  3. #3
    Nemigo

    No tiene pies ni cabeza lo ocurrido con pocoyó. Cómo es posible tener pérdidas una empresa que no fabrica nada (no tiene gastos fijos por ahí) y vive de vender licencias? Y ya el colmo es que esta gente es incapaz de sacar nada nuevo. No tienen a ningún diseñador y planificador de producto en plantilla. Todo está en el aire.

  4. #2
    Sasha

    Yo, hay una cosa con la que flipo desde que vi un reportaje de esta empresa o del monigote de marras, hará uno o dos años (o uno más, no sé decir). Hablaban del Pocoyó, del bicho y sus compis de pantalla, pero cuando enfocaron al jefe y empezó a hablar, los niños le importaban un pijo. No hablaba más que de dinero, bolsa, modelo de negocio y márketing, de cómo se había gestionado el negocio para protegerse de la piratería. No sé, creía que venían a hablar de un monigote de pantalla para niños... iluso de mí, era un mago de las finanzas.

    Entonces ya fue cuando me di cuenta que era otro puntocom más a destiempo y que en algún momento llegaría su sanmartín. Al carajo con él, de verdad.

  5. #1
    Balta16

    El problema como bien dice usted viene de un NEGOCIO que no han sido capaces de sacar adelante. No han logrado MONETIZAR la marca "Pocoyó". Quizás un cambio de gestores hubiera sacado esto adelante. Una pena.

    Por cierto, su análisis de 2010,... asombroso leerlo 3 años más tarde y ratificar punto a punto


Sitios que sigo
2 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar