Rankia España Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Acreedores

Un acreedor es una persona física o jurídica que, habiendo entregado un bien o servicio, se encuentra a la espera del pago por parte de la otra persona, a quien denominamos deudor.

En economía, un acreedor es toda persona física (un ciudadano) o jurídica (una empresa) que, habiendo entregado un bien, o prestado un servicio, está pendiente del pago por parte de la otra persona, a quien llamamos deudor. En otras palabras, aquel que ha prestado un servicio, o entregado un bien, y todavía no ha cobrado las facturas correspondientes.

Imaginemos que compramos mercancías por valor de 100.000 euros y acordamos pagar el pedido en 30 días. Hasta que esa deuda no se salde, en 30 días, seremos un deudor de nuestro proveedor, a la vez que nuestro proveedor será nuestro acreedor.

Como puede apreciarse, el acreedor es aquel que tiene un cobro pendiente por la prestación de servicios o el suministro de bienes. Este, una vez se cumple el periodo negociado previamente con el deudor, puede exigir el pago por la mercancía o el servicio prestado. De no satisfacerse la deuda, el acreedor podría exigir al deudor otra serie de activos, como podría ser una vivienda, un coche, entre otros activos de valor que compensen la pérdida del acreedor.

Como otro ejemplo, imaginemos que contratamos una línea de móvil para nuestro smartphone, asumiendo por ello una cuota mensual. En este escenario, las cuotas impagadas por nuestra parte nos convierten en deudor, mientras que la compañía telefónica sería, en este escenario, el acreedor.

En esencia, hablamos de aquel que cuenta con un derecho de crédito que, cuando llega el vencimiento, le permite exigir el pago a la otra parte, la cual conocemos como deudor.

Tipos de acreedor


Dentro de la figura del acreedor, podemos encontrar diversos tipos atendiendo a diversas características. En función de si se tiene contrato verbal o escrito; de sí se cuenta con garantía o no; o de sí se trata de un concurso de acreedores, hablamos de un tipo de acreedor u otro.

En este sentido, los principales tipos de acreedores son los siguientes:

  • Acreedores personales: Los acreedores personales son aquellos que, sin documentos ni contratos que reflejen el importe de la deuda, los plazos de devolución, etc., han establecido un contrato verbal basado en una confianza que le impide emprender medidas judiciales. Es muy común encontrar este tipo de relaciones entre familiares y amigos.
  • Acreedores reales: Los acreedores reales, a diferencia de los personales, cuentan con un documento y, en esencia, un contrato suscrito entre las dos partes que, además de reflejar las condiciones de la relación acreedor-deudor, le permite llevar a cabo acciones judiciales en caso de impago. Es el tipo de acreedor más usual.
  • Acreedores pignoraticios: Por último, el acreedor pignoraticio es aquel que, sin necesidad de firmar un documento como tal, exige una garantía al deudor para, en caso de impago, echar mano de dicha garantía y cobrar la deuda. Por ejemplo, un coche, una vivienda, así como otros activos que el acreedor, en caso de impago, puede vender para compensar la deuda.

Pero al igual que tenemos esta clasificación, tenemos otras que podemos encontrar en otros contextos, como los concursos de acreedores.

Un concurso de acreedores no es más que el proceso mediante el que podemos liquidar una empresa que se encuentra al borde de la quiebra. Los acreedores, por su parte, son aquellos a los que la empresa le debe dinero y, en la liquidación, esperan compensar la deuda con los activos que se van liquidando en dicho proceso.

En un concurso de acreedores, podemos encontrar otros tipos de acreedores, como los siguientes:

  • Acreedor privilegiado.
  • Acreedor ordinario.
  • Acreedor subordinado.

En función del tipo de acreedor que sea, se le compensará más o menos tarde. Es decir, los acreedores privilegiados serían los primeros en cobrar y, en última instancia, cobrarían los acreedores subordinados.

Con todo, hemos de señalar, antes de terminar, que existen otros tipos de acreedores. Las características de estos tipos, así como la propia clasificación, dependerán del contexto en el que nos lo encontremos.

Diferencia entre acreedor y deudor


Como hemos podido apreciar en los apartados anteriores, un acreedor no es lo mismo que un deudor.

Como decíamos, un acreedor es toda persona física (un ciudadano) o jurídica (una empresa) que, habiendo entregado un bien, o prestado un servicio, está pendiente del pago por parte de la otra persona. En otras palabras, aquel que ha prestado un servicio, o entregado un bien, y todavía no lo ha cobrado.

Por otro lado, el deudor es la persona que, atendiendo a lo anterior, aún no ha satisfecho su deuda con un acreedor; al que le debe dinero por haberle prestado un servicio o haberle entregado un determinado bien. El deudor, mientras no salde su deuda, sigue siendo deudor, y en caso de no satisfacerla en tiempo y forma, podría verse en la obligación de entregar activos al acreedor para compensar la pérdida.

En resumen, hablamos de las dos partes que intervienen en la operación. Por un lado, tendríamos al acreedor, que es el que está a la espera de cobrar, mientras que por otro tenemos al deudor, que es quien ha recibido el servicio o el suministro y, hasta la fecha, no ha realizado el pago.

Diferencia entre acreedor y proveedor


Otra duda que surge cuando hablamos de acreedores, deudores, etc., es la diferencia entre lo que sería un acreedor y, por otro lado, un proveedor. 

En esta línea, es preciso señalar que hablamos de dos conceptos muy ligados entre sí, además de que no son excluyentes. En otras palabras, se puede ser proveedor y acreedor a la misma vez, y, de hecho, casi siempre ocurre de esta manera.

Un proveedor es toda aquella persona física o jurídica que se dedica a proveer o abastecer de bienes y servicios a una persona o una empresa. En otras palabras, quien nos vende aquellos productos, o nos presta los servicios necesarios para desarrollar una actividad económica.

Por lo general, la relación con nuestros proveedores nos lleva a escenarios en los que el proveedor nos ha entregado la mercancía, pero existen facturas pendientes de abonar por nuestra parte. En este caso, nuestro proveedor sería, a la misma vez, nuestro acreedor. Pues los bienes y servicios que este ha prestado a nuestra empresa todavía no los ha cobrado y, sin embargo, sí los ha entregado.

Los acreedores diversos


En contabilidad, encontramos otro perfil de acreedor al que llamamos "acreedor diverso".

Los acreedores diversos son todos aquellos proveedores que, sirviendo todos los bienes y servicios necesarios para el desarrollo de la actividad de la empresa, se encuentran pendientes de cobrar. 

Es preciso señalar que los bienes y servicios que ofrecen los acreedores diversos no son aquellos bienes que la compañía compra para vender o para integrar en su proceso productivo. Es decir, los acreedores diversos proveen de bienes y servicios que sirven para el desarrollo de la actividad, pero no se integran en el proceso productivo, ni sirven para producir aquello que vendemos.

Como ejemplos de acreedores diversos tenemos a la compañía de telecomunicaciones que nos permite tener conexión a internet; la asesoría fiscal, laboral y contable que nos brinda apoyo; las estaciones de servicio en las que echamos combustible; la empresa que nos suministra energía eléctrica; entre otras empresas que nos ofrecen servicios y productos que nos permiten desarrollar nuestra actividad económica, pero que no se venden, ni sirven para producir.

Ejemplo de acreedor


Hemos de señalar que ya hemos visto varios ejemplos de lo que sería un acreedor, y creo que el lector ya debe tener claro de qué figura estamos hablando. No obstante, no podemos finalizar este artículo sin, antes, culminar con un último ejemplo de lo que sería un acreedor.

En este sentido, imaginemos que tenemos una empresa que produce puertas, y tenemos un proveedor al que compramos el aluminio.

Este proveedor, cada mes, nos entrega el aluminio con el que, posteriormente, haremos puertas, entre otros productos que ofrecemos a nuestros clientes.

No obstante, este proveedor nos entrega la mercancía el día 1 y se la pagamos el día 15. Durante este tiempo, es decir, mientras no se salde la deuda con nuestro proveedor, este será proveedor y, a la misma vez, acreedor.

Como comentábamos, hablamos de todo aquel que, habiéndonos prestado un servicio o entregado un bien, no ha cobrado por ello. Es decir, se encuentra a la espera del pago por parte de aquel que ha recibido el bien o el servicio, y que conocemos como deudor.

¿Quieres referenciar esta definición?
Acreedores, Francisco Coll, 05 de septiembre del '22, Rankia.com

Lecturas relacionadas

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar