7
Este contenido tiene casi 9 años

 

Uno de los argumentos para no cambiar la ley hipotecaria es cuando menos curioso. Seguro que escucharán con frecuencia oír aquello de que las grandes ventajas que da la normativa a las entidades financieras provocaron que muchos ciudadanos pudiesen adquirir sus viviendas. Es decir, tras la ley hipotecaría se pudieron conceder préstamos de todo tipo y sin entrada y a personas que en otra normativa no hubiesen podido acceder a la vivienda.

Esto puede ser cierto; sin embargo tengo que decir que me extraña que este argumento se use para mantener la ley hipotecaria, por las mismas personas que explican de la misma forma la irresponsabilidad de las personas atrapadas en una burbuja inmobiliaria. ¿O no se está hablando de que las causas de la burbuja inmobiliaria eran aquellas de “vivir por encima de las posibilidades?. En este sentido algunas personas deberían aclararse un poco porque no parece muy coherente criticar el exceso de endeudamiento y defender una determinada norma porque ha permitido este exceso de endeudamiento.

Y esto nos lleva a otro punto que normalmente no se considera. Se está hablando del problema de la ley hipotecaria sobre los casos más dramáticos. Es decir, estamos hablando de los efectos que esta normativa provoca en aquellos casos en los que una familia pierde uno o dos pisos y puede quedar aún con una deuda; sin embargo, lo realmente grave es que enfocando el problema sobre la casuística más extrema, es difícil enfocar la realidad del problema. Estamos como siempre mirando la punta del iceberg.

Además de los efectos más dramáticos, tenemos que tener en cuenta que todo el diseño del mercado inmobiliario, lo que ha hecho es provocar una burbuja inmobiliaria, (¿o no?). Y esta burbuja ha tenido unos efectos que son devastadores, pero no tan sólo en el caso de unas personas que han acabado completamente destrozadas, sino que (y sobre todo) en el caso de millones de personas que si bien pueden pagar los créditos para los inmuebles han pagado unos importes muchos mayores para comprar una vivienda.

Nos dicen ahora, para rechazar cualquier tipo de modificación, que esta norma ha permitido acceder a la vivienda a toda una serie de personas que no la podía comprar, olvidando que es una absoluta tontería a menos que alguien sea capaz de justificar de alguna forma que las burbujas son buenas para el que paga las facturas. ¿Cómo se puede entender que cualquier norma que ha sido parte en una burbuja inmobiliaria es buena para el acceso a la vivienda?. No tiene sentido alguno.

Si la ley hipotecaria hubiese sido más equilibrada, es posible (y de hecho probable), que los préstamos hubiesen sido más caros y quizás menos, pero de acuerdo al mismo razonamiento, los precios de los pisos hubiesen sido mucho menores, y desde luego las tasaciones mucho más realistas. En definitiva, y dado que el coste total del acceso a la vivienda viene derivado de las condiciones financieras y del coste de la vivienda, ni de lejos se podría decir que este sistema ha permitido a nadie acceder a la vivienda, ya que el esfuerzo para la compra de viviendas no ha parado de crecer en medio de una burbuja.

Es más, curiosamente nos hemos encontrado discutiendo la existencia de casos extremos en medio de la conveniencia de cambiar la ley hipotecaria, lo cual es un grave error de entrada. Es decir, es muy sencillo defender que no se ha de cambiar la ley hipotecaria por la existencia de algunas situaciones dramáticas que bien se podrían solucionar desde una óptica de políticas de corte asistencial, y lo es porque esto es cierto. Pero, mientras discutimos sobre estos extremos, nos olvidamos el problema básico del mercado hipotecario, que según unas cuantas personas ha funcionado bien, pero que no debemos olvidar que pieza fundamental de una situación terrible.

Todo lo relacionado con el procedimiento hipotecario ha de ser revisado por la sencilla razón de que ha llevado a una asignación de recursos desastrosa, ha llevado a que aquellos que están pagando por tener un techo, (bien sea en alquiler, bien sea en propiedad), están asumiendo una serie de costes extras que vienen de una burbuja, y ha llevado a una parálisis total de la economía. Y lo ha llevado porque las decisiones son asimétricas, la información es asimétrica y por supuesto que gracias a la normativa se han desequilibrado los riesgos y beneficios de tal forma que los segundos siempre estarían de una parte mientras los primeros estarían siempre de la otra.

En definitiva, mientras discutimos sobre unos cuantos casos dramáticos, olvidamos que la economía se ha venido abajo por varias cosas, entre las que sobresale una burbuja inmobiliaria. Y no sé yo si el argumento para no cambiar las normas sea aquel que nos dice que no se hubiesen podido producir determinadas cosas que nos han llevado al desastre. De hecho me parece el argumento perfecto para defender el cambio.

  1. en respuesta a Yo mismo
    -
    #7
    27/12/12 23:55

    Joer..., pues eso no lo sabía (que ya había pisos en la edad media), pensaba que esto de los "pisos" era mucho más reciente.

    Le podemos dar todas las vueltas que queramos, pero esto no lo salva "ni cristo", no es que no se pueda, pues todo tiene solución si los que lo analizan y toman las medidas fueran serios y honrados (y los dejaran actuar), pero como no es el caso.. la miseria llegará a limites que de momento no podemos ni imaginar.

    A veces las ramas no nos dejan ver el bosque, y con un simple cálculo medio a ojo se puede ver la que se avecina: somos unos 47 millones de habitantes, deben trabajar unos 15 millones, pues si hay un 25 % de paro el total serán 20 millones en edad de trabajar (que yo no me creo esto del 25%, pero bueno), vamos a llegar a más de 6 millones de parados, que extrapolados al total de la población puede afectar a más de 15 millones de personas !sin recursos para vivir¡.. ¿durante cuantos años?...

    Alguien piensa que esto es sostenible sin que pase algo muy gordo?...

  2. en respuesta a temperatione
    -
    #6
    20/12/12 22:24

    hasta en la edad media se podía comprar un piso.

    Otra cosa es que se haga de todo, (y se siga haciendo) por imponer unos costes a todo el mundo que los lleva a la ruina, para salvar a los bancos y luego encontrarnos con moralinas...

  3. en respuesta a Yo mismo
    -
    #5
    20/12/12 19:18

    Logicamente se han hecho cosas mal, pero cuando firmas una hipoteca sabes que se corre un riesgo. A todos nos gusta tener una vivienda en propiedad, pero no todos se lo pueden permitir. ¿ Por qué muchos de los que ahora se quejan de no poder pagar su hipoteca no eligieron la opción de vivir de alquiler, que es una opción más flexible?

    Si la avaricia de los bancos por dar hipotecas y la avaricia de muchos por vivir mejor de lo que podían, no se hubiera dado, otro gallo nos cantaría.

  4. #4
    20/12/12 11:11

    A Fleischman: la ley es abusiva con los clientes de las entidades bancarias y tendría que cambiarse con efectos retroactivos, para evitar los abusos y la situación de empobrecimiento general y de bajada de la demanda agregada que están generando los desahucios. Además, es un buen momento para cambiarla, pues la gran mayoría de españoles lo ve con buenos ojos.
    Hace poco un responsable de la banca española dijo que lo que hacía falta eran más pisos y más crédito. A ellos no les afectan las burbujas, porqué su desaguisado lo pagamos nosotros. Tienen incentivos para volver a las andadas. Es cierto, que si cambiamos la ley la banca perdería dinero, pero bueno, por otras partes sigue ganando mucho.

    A temperatione: tu argumento me gusta. El crédito será menor y por tanto, la dificultad para crear burbujas en el mercado inmobiliario será mayor. Todos estamos de acuerdo en que las burbujas son negativas ¿O no? Es mejor que los salarios sean más altos para que así la gente tenga menos necesidad de crédito.
    -----------------------------------------

    Resumiendo, es difícil que la clase política actual cambie la ley hipotecaria porqué si lo hiciesen la banca perdería dinero y se trata de todo lo contrario. Pero desde un punto de vista más social, desde un punto de vista liberal (Buscando la eficiencia económica), desde un punto de vista más humano e incluso desde un punto de vista nacionalista o patriótico sería deseable que alguien modernizase esa ley tan anticuada como injusta.

  5. en respuesta a temperatione
    -
    #3
    20/12/12 10:33

    1. Las hipotecas serán caras o baratas en función del poder de oferta y demanda en un mercado. No lo olvidemos; En todo caso, ya te digo que para comprar viviendas tienes que tener en cuenta precio de los inmuebles y tipos....

    2. el 95% de las hipotecas se pagan relativamente bien, al igual que el 95% de los recibos de electricidad, o un porcentaje similar de gastos de gasolinas..... Esto no significa que determinadas prácticas lo que provocan es que un porcentaje de personas, (y un 5% de 1.000.000 son 50.000, por cuantificar...), vean destrozada su vida, y el 95% vea empeorada su vida, hasta niveles absurdos cargándose la economía.

    No perderemos nada de vista, pero a lo mejor deberíamos tener en cuenta que la economía española se ha ido a la mierda y algo habrá que cambiar, ¿no?. ¿O seguimos así?.

  6. #2
    19/12/12 22:06

    No olvidemos que si cambia la ley hipotecaria y se ponen más dificultades para las entidades financieras a la hora de ejecutar un impago, esto va a significar que las hipotecas que se den en el futuro no serán hipotecas a Euribor +1 o menos como ha venido ocurriendo sino, que se darán menos hipotecas y las pocas que se den serán muchos más caras.

    Al final pagarémos justos por pecadores, y no perdamos de vista que el 95% de las hipotecas en España se pagan relativamente bien.

  7. #1
    19/12/12 11:31

    Me da que ahora ya da igual que se cambie o no se cambie, pues no vamos a tener peligro de nueva burbuja inmobiliaria en decenios...

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar