Este contenido tiene más de 13 años
En bolsa, nos movemos impulsados por tres sentimientos: la codicia, el miedo y el orgullo. También influye a veces la razón, pero por desgracia mucho menos.

Y hoy he visto en el foro de bolsa un mensaje de Somied (bienvenido al foro), que se define como "un novato pillado con Iberdrola Renovables", y en el mensaje salen perfectamente los tres sentimientos en una sola frase:

me pregunto por qué no vendí a 6,20€ pero ahora sí que me niego hacerlo a 4,90€ pero claro, ¿y si baja mas, más pillado aún?


"me pregunto por qué no vendí a 6,20€"
Obviamente, por codicia. ¿Quién no pensaría "de 5,25 a 6,20 he ganado xxx en poco tiempo, puedo ganar otros xxx en uno o dos meses más"?

"pero ahora sí que me niego hacerlo a 4,90€"
No te niegas tú, se niega tu orgullo...

"pero ¿y si baja mas, más pillado aún?"
Y aquí sale el miedo, el tercer jinete del apocalipsis...

Yo soy partidario de invertir por fundamentales, pero también se puede operar por análisis técnico; pero lo que no se debe hacer es dejar que sean los sentimientos los que te dirijan. Incluso a los que llevamos más tiempo en bolsa nos cuesta aislarnos de los sentimientos, pero ya en el caso de los novatos... que tire la primera piedra quien no se haya visto en una situación idéntica a la de Somied!!

Lo que sí se puede hacer es guiarse por el sentimiento para operar, pero para operar al revés de lo que sentimos; lo que se llama contrarian investment, y que es uno de los.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar