Ajuste de Cuentas: los Fernández

6
En este post nos acercamos una vez más a un nuevo programa de Ajuste de Cuentas. Como siempre intentaré destacar una serie de puntos que me han llamado la atención, para bien o para mal. Os recuerdo que si os va el tema, los de burbuja.info se suelen marcar un hilo en tiempo real, paralelo a la emisión del programa en cuestión. El referido al programa de marras es éste. Suelen ser hilos interesantes si prescindimos de alusiones que rozan el insulto personal, y que me parecen fuera de lugar. Es cuestión de abstraerse de las mismas.


La familia Fernández, camarera ella, vigilante de seguridad él, anda bastante pillada. Sus gastos mensuales superan a sus ingresos, en algo más de 60 euros. Sus fuentes de ingresos (1950 euros en total) son bastante modestas (no llegan a mileuristas) y están complementadas por un negocio de fotoescultura (sic) que les da 900 euros al mes. Los gastos mensuales, se van a los 2000 euros aproximadamente, y como hemos señalado sus ingresos no los cubren, quedando el déficit señalado. Para ir tirando han recurrido a los préstamos y tarjetas, pero como eran normal esto no ha hecho otra cosa más que agravar el problema. Además, tal y como veremos, las personalidades de ambos son bien distintas.


¿En qué me he fijado esta semana?


1. A diferencia de la Familia León, los protagonistas de la semana pasada, este es un caso más simple, más viable a la hora de ser resuelto y que se corresponde con una realidad más generalizada entre numerosos españoles. Eso es de agradecer, después de lo sorprendente del programa anterior.

2. Enseguida nos exponen el problema. Son dos formas de ser totalmente diferentes. El antepone el disfrutar de la vida a todo lo demás. Ella la seguridad y la estabilidad. Epicúreo y estoica. Y el hijo parece que ha ido cogiendo la filosofía del padre (nos ha jodido, es mucho más agradecida en el corto). Según exponen, si el no tiene créditos no es feliz. Y ella, lógicamente, desarrolla el sentimiento contrario, se agobia (llega a decir que nunca ha debido nada a nadie. Exagera, lo que habrá querido decir es que nunca habrá tenido retrasos en los pagos de sus prestamos).


3. A alguno le puede sorprender esa manifestación de apego a los préstamos que manifiesta el padre. A mi no. No hay más que ver el programa, escuchar las referencias a compras compulsivas y demás. Supongo que conocería mucha gente como él. Gente que sólo cuando gasta, cuando compra, o incluso cuando se endeuda para ello recibe un subidón de endorfinas, de satisfacción. De alguna manera, en ese momento están controlando su destino y eso les reconforta, reciben una satisfacción inmediata olvidándose de las consecuencias futuras. Eso tiene un nombre y me extraña que no haya salido a relucir. Se llama adicción. Y entre nosotros, me extraña mucho que Vicens no lo comente. Entre nosotros, la terapia del puente me parece demasiado light para curar esa adicción. El caballero esta enganchado a la financiación y a las compras y me cuesta creer que sea tan sencillo cambiarlo.


4. Y es que esta fe en los cambios rápidos de las personas merece un punto aparte. Me llama poderosamente la atención como ella habla de que él le ha prometido cambiar. Siento entrar en terrenos de análisis sentimental pero no puedo por menos comentar que es un cliché que se repite en las relaciones una y otra vez. Mujer conoce hombre, mujer se enamora, pero hay cosas de su carácter que pretende cambiar de él. Y, entre nosotros, normalmente es imposible (me remito al viejo y conocido cuento de la rana y el escorpión). Lo más gracioso, es que, en los extraños casos en que él cambia, súbitamente deja de resultar atractivo para ella (¿prueba superada y a por otra?) Perdón por desviares de los temas financieros, pero creía interesante dedicarle unas lineas, no todo van a ser números.


5. Volvemos a ver a una vieja conocida del programa. La Caja Fuerte donde se guardan las tarjetas (especialmente maquiavélico el darle las llaves al débil y la contabilidad al más responsable y que hasta el momento no llevaba el día a día). El fondo de la idea es buena: cuentan con un presupuesto y no pueden salirse del mismo. Además, y me parece fantástico, les obligan a llevar una contabilidad, apuntando todos los gastos. Repito que es estupendo, pero entre nosotros, las tarjetas bien utilizadas, especialmente las de crédito ayudan a llevar esa contabilidad familiar y a tener fijado ese presupuesto. Y digo las de crédito más que las de débito. Intentaré dedicarle un post en el futuro. La satanización de las tarjetas no me parece correcta (tiende, en el fondo, a crear un chivon expiatorio y a disculpar a quien es responsable, lo que no cuadra con la filosofía del programa). Digamos simplemente que no saben usarlas.


6. Impresionante el nivel de gasto que tienen en algunas partidas. Turulato con los gastos de telefonía, por ejemplo. Me parece muy correcto lo de meterlas en vereda en alimentación, combustible, etc. El control del gasto se revela como la primera medida en todos los casos. Y por supuesto, sólo se controla aquello que se conoce (lo digo por lo de no abrir las cartas)


7. Me chirría un comentario que hace el asesor financiero. Y es que sostiene que ese modus vivendi del cabeza de familia, del living-la-vida-loca, solo es admisible si nadie depende de él. Inicialmente puede tener sentido, si uno esta soltero y no tiene obligaciones familiares, puede hacer lo que quiera. El problema, es que tal y como funciona esta sociedad, más tarde o más temprano el Estado deberá hacerse cargo de él, vía subsidios y demás. Por tanto, esa forma de concebir la libertad de cada uno esta muy bien si luego no va a pedir sopitas. Mi experiencia es que nunca sucede eso, y siempre acaba acudiendo al rescate el primo de Zumosol. Por tanto no estoy conforme con éso de que es cosa suya si no hay personas que vivan de sus finanzas.


8. Una vez más me gustaría reseñar lo bien que enfoca Vicens el tema de la escucha activa, la reformulación, el juego de preguntas abiertas y cerradas. Excelente comunicador, excelente comercial. Deberían mostrarse sus intervenciones en seminarios de comerciales financieros.

9. En el programa subyace algo que no se deja explicito, pero que conviene desarrollar. El es segurata y ella camarera. Aunque no lo digan, son conscientes que son trabajos que tienen una vejez muy mala: hacerse mayor desempeñándolas no suele ser nada gratificante ( y que me perdonen aquellos que me lean y en esa situación, pero es mi experiencia). Se trata de trabajos que dependen mucho de la condición física, de meter muchas horas para conseguir mejorar a base de extras en hostelería, de doblar guardias en seguridad (fijaos cuando se dice que solo trabaja 16 días y que antes llego a ganar cuatro mil euros, esta claro que ahora no hace esas horas extras. Aparte de preguntarse las causas, no es bueno que ése tipo de personas tenga tanto tiempo libre), así como de asumir destinos ingratos. Vaya, que no suele haber un mundo de carreras profesionales a su disposición. Y ellos, que saben lo que hay, intentan salvarlo con el desarrollo de ese negocio.


El problema es que no tengo claro que sea un negocio. O al menos no para ellos. La fotoescultura famosa, tal y como se puede leer en internet, no dejan de ser fotos recortadas y plastificadas colocadas sobre un soporte. Yo, que quereis que os diga, pero no lo acabo de ver como la alternativa financiera. Más bien me parece el típico negocio de franquicia donde quien si que hace negocio (y valga la redundancia) es el franquiciador, que coloca canon, maquinaria y software a sus franquiciados, pero como se ve , no parece que se haya preocupado en exceso del perfil comercial de sus franquiciados, de la formación de gestión de los mismos, etc (quizás ya que sabe que hay poco que gestionar). Por lo pronto, me llama poderosamente la atención que la subida de beneficios del negocio suponga una subida escalofriante: resulta que ahora van a ganar 800 donde antes ganaban 200. De las palabras de él no se desprende eso, si no una simple previsión. No me lo creo.Por cierto, que la alusión de los asesores financieros a que viven como si el negocio ya estuviese dando beneficios exorbitantes, me recuerda a aquella entrada en la que hablaba de los que interpretaban a Kiyosaki y su Cóbrese Vd. primero a su manera

10. Me resulta estupendo lo de pagar por las tareas al hijo. Servidor ha conocido éso, así como el pago por calificaciones académicas, etc. Creo que de esta manera se le deja claro al hijo que el dinero no se genera así como así, que lleva un trabajo detrás y que hay que ganárselo, a la vez que se contribuye a la buena marcha de la vida familiar.

Me consta que hay a quien esto no le gusta, ya que según su visión, se esta deificando el dinero, se le esta dando demasiada importancia, y se están introduciendo factores de motivación exógenos, y no endógenos, que si luego no hay dinero no moverá un dedo. Supongo que quien afirma éso irá gratis a trabajar, y supongo que su jefe sabrá que solo trabaja por el dinero. ¿O no es así? Todos sabemos que en general no es así, y que las distintas fuentes de motivación deben entremezclarse.

Es más, he visto en ocasiones que las familias no podían permitirse ese tipo de bonificaciones. Y entre nosotros, he visto que el hijo lo asumía perfectamente si se le explicaba el mal momento económico que se pasaba (claro que es difícil explicarle a tu hijo que las zapatillas de marca no pero los caprichos de papi si). El sistema entonces cambiaba radicalmente, y es que ya no solo no se pagaba por hacer las cosas, si no que se le dejaba claro que si, por poner un ejemplo, se suspendían asignaturas, el coste adicional que suponín en la Universidad debería cubrirlo él.
Evidentemente ésto implica que se fomenta el trabajo del hijo fuera de casa. Hoy por hoy hay una corriente contraria al mismo, con la que en lineas generales no estoy conforme. No veo que tiene de malo que con 14 o 15 años el chaval de clases particulares, haga de canguro, ni que a los 16 años comience a echar un capote en negocios familiares o de gente cercana (hostelería, alimentación, etc...). Es más, entiendo que el hijo que lo haga, tenga una mayor libertad a la hora de gastarse es dinero que si es fruto de la asignación de sus padres.


11. No me ha resultado acertado el plan de amortización anticipada de créditos que les han montado. Resumiendo, me quito primero los más caros. Error. Las cosas no son tan sencillas. Por poner un ejemplo, es posible que tenga un préstamo al 10 y otro al 9, pero que me interese cancelar anticipadamente el segundo, ya que siendo los dos a 5 años, al primero le quede solo un año para el vencimiento y el segundo lo acabe de pedir. Por mor del sistema francés de amortización ya habré pagado casi todos los intereses del crédito del 10% y las cuotas serán sólo prácticamente de capital, cosa que no ocurre en el segundo. Y éso por no hablar de otros condicionantes como garantías hipotecaria, avales de terceras personas, una serie de factores que aconsejan hacer un estudio detallado. No vale con decir me quito primero el más caro.

¿Cómo lo habéis visto vosotros?










































  1. #6
    25/11/08 20:55

    Se me había olvidado el simulador.

  2. #5
    25/11/08 20:52

    Hola Fernan, hoy vamos a discutir en todo:

    1. No creo que sean actores. Me suena muy real. Lo del padre me recuerdaquel viejo chiste en que se encuentran dos amigos despuesde mucho tiempo, y uno le dice al otro que cómo se conserva tan joven. ëste le dice que su secreto es no discutir nunca. El primer sorprendido, le dice que esa no sera la causa, a lo que l otro asiente diciendo: Pues no lo será.
    Conclusión: Es muy fácil decir a todo que si delante de las cámaras y en un breve espacio de tiempo, al menos en el caso del padre.
    En el caso del chaval le voy a conceder el beneficio de la dda. He visto casos muy próximos a los que se s ha explicado el tema y cuando han visto que sus padres arriman el hombre ellos también lo han hecho.
    Me extraña lo que me dices del excel. en primer lugar unifiquemos herramientas. Propongo esta de abanfin. Ptmo de 150000 euros a 30 años, uno al 7 y otro al 6. Ahora amortiza 6000 euros de golpe. En el del 7% hazlo por ejemplo a partir de que hay transcurrido más de 22 años (por poner una fecha) y en el del 6% supongamos que amortizamos el primer año, con reducción de cuota.

    Se que no es exactamente lo que el propone, pero enseguida se ve que eso de cancer el más caro depende del ciclo de vida en que este el préstamo.Pasado un tiempo no tiene sentido, es el mejor favor que le puedes hacer a la entidad financiera, que ya casi no cobra intereses por ello, le estas beneficiando.

    Pau, los liberales no tenemos huestes, apenas una guerrilla mal avenida, ;)

  3. #4
    Anonimo
    25/11/08 17:06

    Comentario off the topic (se dice así?):
    Invitado estás a debatir en mi taberna bloggera la última entrada sobre el Citi y el liberalismo mal entendido. Tu y tus huestes de sesudos cibernautas, claro.

  4. #3
    25/11/08 00:14

    Lo primero, decir que todo salía sospechosamente demasiado bien; para mí, que después del fiasco de la semana pasada, han puesto actores para asegurarse un final feliz. Y más que nada, lo digo por lo bien que el padre (adicto al gasto, como dices) y el chaval aceptan el cambio; sobre todo el chaval!! A mí no me cuadra que un chaval de esa edad, que en la vida ha visto un control de gastos ni de obligaciones, acepte de buenas a primeras un empeoramiento tan fuerte de sus condiciones de vida... quizá sí por más dinero (y aún lo dudo), pero no como lo planteaban.

    Dicho eso, yo sí que veo correcto el plan de amortización de "primero los más caros", coge un Excel y verás como es la solución óptima.

    s2

  5. #2
    24/11/08 21:51

    Gracias Kalte, lo arreglé.

  6. #1
    Anonimo
    24/11/08 20:46

    Se te ha colado un vídeo (el quinto) del programa anterior :)

    Saludos,
    Kalte

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar