¿Cómo invertir en el Nasdaq?

Es posible invertir en Nasdaq de un modo sencillo, tanto en el mercado en general (a través de un índice) como en acciones individuales. Sólo tienes que escoger el instrumento financiero que mejor se adapte a tus necesidades y abrir una cuenta con un bróker.

¿Cómo Invertir en el NASDAQ?

Nasdaq es el nombre de un mercado financiero, normalmente se asocia con la tecnología, ¿por qué?, ¿qué ventajas tiene esto? Y, lo más importante, ¿cómo es posible invertir en este mercado?

Es lo que vamos a tratar a continuación.

¿Qué es el Nasdaq?

El término Nasdaq es un acrónimo. Se corresponde con National Association of Securities Dealers Automated Quotation (Cotización Automatizada de la Asociación Nacional de Agentes de Valores). Se trata de un mercado; una Bolsa de Valores. La más grande de Estados Unidos detrás del NYSE (New York Stock Exchange).

Este mercado también tiene sus propios índices representativos, y también adoptan el nombre de Nasdaq (los cuales veremos en breve).

De esta forma, cuando nos preguntamos ¿cómo invertir en Nasdaq?, podemos hacer referencia a cómo invertir en acciones de esta Bolsa de Valores (Nasdaq Stock Market) o en cualquiera de sus índices. La inversión en índices puede entenderse como la “inversión en el mercado Nasdaq en general” (un índice es una media ponderada de los valores más significativos y sirve para medir la evolución general del mercado).

Cabe la pena destacar que el Nasdaq Stock Market no cuenta con un lugar físico (como el parqué de la New York Stock Exchange), sino que está basado en una red de telecomunicaciones.

Existen individuos que negocian las acciones entre ellos. Son los llamados creadores de mercado (Markets Makers). Publican sus precios (tanto el precio de compra o ask como el precio de venta o bid a través de esta red; al mismo tiempo que pueden ver los precios publicados de otros Markets Makers y encajar las órdenes de compraventa.

La evolución de los precios se refleja en una gran pantalla ubicada en el 4 de Times Square (New York).

Breve historia del Nasdaq para una mejor comprensión

El nacimiento del Nasdaq, como mercado de acciones, tiene lugar cuando la Securities Exchange Commissión (SEC), organismo regulador del mercado bursátil de Estados Unidos, le pidió a la National Association of Securities Dealer (NASD) que regulase el mercado OTC (Over The Counter), en la década de los 60.

Para hacernos una idea, antes de que el Nasdaq viera la luz, en Estados Unidos, las acciones de empresas se podían comprar y vender de tres formas:

  • En la New York Stock Exchange (NYSE).

  • En la American Stock Exchange (AMEX).

  • Fuera de una Bolsa de Valores (mercado OTC; “sobre el mostrador”: acuerdos entre dos partes, al margen de un mercado oficial).

Comprar y vender acciones OTC no es ilegal, sin embargo, tampoco se cuentan con todas las garantías de seguridad, transparencia, liquidez, etc. Por ello, la SEC pidió una mejor organización.

Esto llevó a una automatización del mercado (por parte de la NASD), de la que ya se ha hablado y, así pues, se creó la NASDAQ en 1971.

No obstante, había algo que no gustaba: seguía siendo un mercado OTC y, por consiguiente, de segunda categoría. Las empresas que cotizaban en el mismo comenzaban de esta forma porque no podían acceder al “verdadero parqué”. En otras palabras, su ambición era pasar a cotizar en el mercado AMEX y, como colofón, entrar en la NYSE (la mayor Bolsa).

Para cotizar en una Bolsa de Valores, las empresas deben cumplir con una serie de requisitos. Sin embargo, las condiciones impuestas por la NYSE son muy estrictas y dificulta el acceso de jóvenes compañías.

De esta forma, muchas empresas comenzaron a cotizar en este nuevo mercado. Principalmente se trataba de firmas tecnológicas y, por este motivo, el Nasdaq siempre se ha identificado con la tecnología. Su operativa, totalmente electrónica, también influyó como atrayente de empresas pertenecientes a este sector.

Pero la National Association of Securities Dealers Automated Quotation (NASDAQ) no estaba dispuesta a ser un mercado de “segunda clase”. Así pues, en 1975, desarrolló una serie de normas propias de cotización y separó las acciones de empresas más fuertes de las OTC. En 1982 las empresas más potentes del Nasdaq se separaron y crearon el Nasdaq National Market.

Finalmente, en 1991 los reguladores del mercado bursátil reconocieron a las acciones de las compañías del Nasdaq iguales a las que cotizan en el AMEX o la NYSE.

En la actualidad, este mercado es operado por la compañía Nasdaq Stock Market (se privatizó posteriormente). Además, es, por excelencia, el mercado dónde cotizan las empresas tecnológicas (electrónica, biotecnología, telecomunicaciones, informática). Empresas como Microsoft o Intel cotizan en esta Bolsa de Valores.

Por otra parte, su popularidad vino de la mano de la gran burbuja de Internet, en los años 90.

Los Índices Nasdaq

¿Cómo podemos saber la evolución de una determinada Bolsa de Valores?...

Deberíamos ver todas las empresas que cotizan en ella, analizarlas una por una y realizar una media de los movimientos que han experimentado de forma individual. De esta forma tendremos una idea de si el mercado, en términos generales, se ha comportado alcista o bajista.

Pero, hay una forma más sencilla: tomar un conjunto de las acciones más representativas y, a través de una media (ponderada, en la mayoría de los casos) de la cotización de estas acciones, comprobar su evolución. Esto es precisamente un índice bursátil.

Como hemos comentado anteriormente, invertir en un índice es como invertir en el mercado en su conjunto. En este caso, invertir en un índice Nasdaq es invertir en una cesta de valores compuesta por una serie de empresas más representativas del Nasdaq: Seguir la evolución de todo un mercado.

Los índices Nasdaq son los siguientes:

  • Nasdaq 100: el índice Nasdaq 100 se creó el 31 de enero de 1985 y está compuesto por las cien empresas tecnológicas más importantes que cotizan en el Nasdaq Stock Market (en realidad son 103, puesto que 3 de las compañías que lo integran emiten dos clases de acciones). No comprende acciones de las empresas financieras (tampoco aquellas dedicadas a la inversión); por este motivo, el Nasdaq 100 representa bien el sector de la tecnología. En el Nasdaq Stock Market pueden cotizar tanto firmas estadounidenses como extranjeras (desde 1998). De esta manera, este índice refleja el comportamiento de las 100 empresas mayores empresas de la industria tecnológica en el mundo.

  • Nasdaq Composite: este índice está compuesto por todas las compañías que cotizan en el mercado Nasdaq. En esta “Bolsa de Valores electrónica” se negocian títulos de más de 3 mil empresas. Puede incluir acciones de empresas financieras, de inversión y de tecnología en general.

  • Nasdaq Biotechnology: el Nasdaq Biotecnología lo integran las empresas farmacéuticas y biotecnológicas que cotizan en Nasdaq Stock Market (y únicamente deben cotizar en este mercado), además de otros requisitos).

  • Nasdaq Financial: incluye todas las empresas financieras que han sido excluidas del Nasdaq 100.

Gráfico del Índice Nasdaq100

¿Por qué invertir en Nasdaq?

No todas las empresas que cotizan en el Nasdaq son tecnológicas. Pero este mercado, tiene una fuerte orientación a dicho sector. En el índice Nasdaq 100, la tecnología tiene un peso del 54%. En él podemos encontrar las empresas líderes esta industria a nivel mundial.

La buena evolución de las empresas tecnológicas tradicionalmente se ha asociado a una fase expansiva del ciclo económico. Sin embargo, debido a los grandes cambios sociales que estamos experimentando, la tecnología está cada vez presente en nuestras vidas.

La tecnología tiene una aplicación real en cualquier aspecto de nuestro día a día. Sólo por poner algunos ejemplos:

  • El transporte (vehículos cada vez más equipados en confort y seguridad).

  • Las telecomunicaciones (redes sociales, nuevas formas de ocio e información, B2C, B2B, 5G, etc.).

  • Los cuidados de la salud (robótica, biotecnología, etc.).

  • Los servicios financieros (banca electrónica, Fintech, robo advisors, Blockchain y criptomonedas, etc.).

  • La informática (domótica, cloudcomputing, inteligencia artificial, bigdata, etc.).

A pesar de que algunos analistas e inversores hablan de la posibilidad de que pueda crearse una burbuja por el crecimiento experimentado por este sector en los últimos años, lo cierto es que los beneficios que registran las empresas tecnológicas y el avance que pueden experimentar provocan que el valor de este tipo de empresas también se vea aumentado.

Muchas empresas de este sector se sitúan en el Top 10 de las empresas más grandes del mundo:

  • Apple.

  • Microsoft.

  • Amazon.

  • Alphabet (Google).

  • Alibaba.

  • Facebook.

Dicho de otro modo: es posible encontrar valores sólidos, ricos en liquidez y con una buena posición de balance en el sector tecnológico.

Asimismo, siempre se ha asociado a las empresas tecnológicas como valores volátiles. Esta afirmación es cierta, en parte: la volatilidad de este sector, poco a poco, se está equiparando a la de otros más maduros; ya no presentan el potencial de riesgo de la década de los 90 y durante el año 2000 (cuando estalló la burbuja de las “punto com”).

Sintetizando lo dicho hasta ahora: se trata de una industria con un crecimiento potencial en aumento. La disrupción que ha provocado la tecnología está provocando un cambio en este tipo de empresas. Ya no podemos hablar de un sector de alto riesgo en su totalidad, cuenta con compañías estables.

En todo caso, las empresas tecnológicas se caracterizan por necesitar una constante innovación, la calidad de la dirección es un factor que debe ser estudiado:

  • Se trata de valores de alto crecimiento. La buena dirección puede marcar la diferencia (y convertir una empresa en el nuevo Facebook o Netflix).

  • Los recursos deben ser asignados lo más eficientemente posible.

¿Cómo invertir en Nasdaq?

Si te planteas invertir en el Nasdaq, tienes a tu alcance todo un abanico de opciones, cada cual con sus características, ventajas y desventajas.

Compra de acciones al contado

Es posible comprar acciones de una o varias compañías que coticen en el mercado Nasdaq. Incluso puede crearse una cesta de valores representativa del comportamiento del mercado (si no igual a alguno de sus índices, muy parecida). Esta opción es la más clásica y una de las que menos riesgo supone para el inversor.

A pesar de que, como se ha comentado anteriormente, existen valores que cada vez son más estables y la volatilidad del sector tecnológico (característico del Nasdaq) se está viendo reducida, no se debe olvidar que estamos ante una inversión bursátil y el riesgo siempre está presente. Una de las mejores formas de combatirlo es a través de la diversificación.

El problema proviene de la poca diversificación que se puede obtener a través de este método. Configurar una cartera de valores al contado exige un alto nivel de capital.

Por este motivo, a no ser que se disponga de una gran suma inicial y se pueda replicar al índice en la misma ponderación, el inversor deberá ir analizando los subsectores en los que desea invertir, así como los valores individuales para ir creando su portfolio.

Algunos ejemplos de empresas que cotizan en el mercado Nasdaq (y forman parte del Nasdaq 100) podrían ser:

  • Software: Microsoft, SAP, Oracle, IBM, Symantec, etc.

  • Hardware: Apple, Samsung.

  • Internet: Facebook, Google.

  • Semiconductores: Intel, Qualcomm, Infineon Technologies.

  • Comercio electrónico: Amazon, Paypal.

  • Biotecnología: illumina, Gilead Sciences.

Las empresas tecnológicas, salvaguardando unas pocas, no suelen ofrecer una alta rentabilidad por dividendo. Este tipo de valores, al tener que potenciar constantemente la innovación, deben destinar recursos propios hacia su I+D+i. Y esto provoca que parte de los beneficios sean destinados a reservas para acometer estas inversiones (lo cual se puede transformar en crecimiento, aquí entra en juego la capacidad de la dirección y los proyectos abordados).

Es por esto que, la estrategia de dividendos, típica de los inversores que compran acciones al contado, no suele funcionar bien a la hora de invertir en Nasdaq. La rentabilidad proviene, principalmente, de las plusvalías generadas en la compraventa de los valores.

La parte positiva es que, a través de las acciones individuales, es posible invertir en Nasdaq y no estar tan expuesto al sector tecnológico. En este mercado cotizan otro tipo de compañías, muchas de ellas también forman parte del índice Nasdaq 100:

  • Alimentación: PepsiCo, Monster Beverage.

  • Farmacéuticas: Mylan, Alexion Pharmaceuticals, Celgene.

  • Automoción: Paccar, O’Reilly Auto Parts.

  • Transporte: American Airlines Group.

De los mejorres brókers para invertir en acciones del Nasdaq, es decir,  internacionales, son DeGiro o ClickTrade, pero si te interesa tener más información, en este post se trata sobre los brókers más baratos para comprar acciones internacionales 2020.

Fondos de inversión

Bien sea para invertir directamente en Nasdaq a través de su índice o la creación de una cartera diversificada en la que primen los valores tecnológicos que coticen en este mercado, los fondos de inversión ofrecen una buena alternativa.

De hecho, estos productos de inversión fueron creados para acercar el mundo de las inversiones al ahorrador medio. Invertir en fondos es sencillo y se obtiene automáticamente una cartera de valores completa y diversificada.

Existen fondos indexados que replican el comportamiento de índices. Este tipo de fondos de inversión pueden suponer una buena opción, puesto que, al no tener que gestionar activamente la cartera (más que los rebalanceos periódicos), aplican menores comisiones.

De esta forma, es posible invertir en todo el mercado Nasdaq a través de un fondo de inversión que sigua el comportamiento de alguno de sus índices.

Además, es posible invertir en Nasdaq con fondos de inversión de gestión activa. En este caso, no se replicará fielmente el comportamiento del mercado en sí mismo. Pero, si el gestor realiza un buen trabajo, pueden conseguirse rendimientos superiores al mercado.

Las ventajas de los fondos de inversión se pueden resumir del siguiente modo:

  • Diversificación, puesto que se accede a una cartera completa.

  • Gestión profesional.

  • Absoluta liquidez.

  • Ventajas fiscales (sobre todo a la hora de traspasar capital entre fondos).

  • Futuros financieros.

Para invertir en Nasdaq a través de un fondo tan sólo únicamente hay que ponerse en contacto con la entidad gestora o comercializadora de dicho fondo.

Futuros y opciones financieras

Otra forma de invertir en Nasdaq viene de la mano de los derivados financieros. Este tipo de instrumentos permiten la inversión directa en el índice. Se les llama derivados financieros porque son productos que toman como base la cotización de otros activos (llamados “subyacente”).

Dicho de otro modo, es posible invertir en el Nasdaq 100 comprando o vendiendo un futuro u opción financiera sobre este índice. También sobre acciones individuales.

Un futuro es sencillamente un contrato en el que se establecen las condiciones de compraventa sobre un activo subyacente (pueden ser acciones, índices, bonos, materias primas, etc.) en la fecha presente, pero la entrega y el pago se realiza en una fecha futura. Estos contratos pueden negociarse en un mercado organizado, a un precio determinado.

Por otra parte, las opciones, son un instrumento similar. En este caso, el comprador de la opción (u opciones) no tiene la obligación de ejercer el contrato (el vendedor sí). Según la cotización del subyacente, puede anular la operación si considera que va en contra de sus intereses financieros.

Apalancamiento

Se debe dejar una cantidad de dinero en concepto de margen de garantía. La totalidad de la inversión no se deposita (por lo menos hasta el vencimiento del contrato). Esto supone que no es necesaria una elevada suma de capital para adoptar posiciones de gran volumen: el capital puede multiplicarse. A esto se le conoce como el apalancamiento financiero.

En el caso de las opciones, el comprador debe pagar una prima al vendedor por el derecho de desistir del contrato. En caso de anulación, el comprador perderá esta prima (será su pérdida máxima).

El apalancamiento ofrece la oportunidad de obtener mayores beneficios, sin embargo, también representa un mayor riesgo para el inversor. En un mercado financiero históricamente volátil como es el Nasdaq, la gestión monetaria y del riesgo debe ser una premisa fundamental.

Operaciones cortas y largas

La capacidad de no tener que entregar la mercancía ni pagar el precio propicia que el inversor pueda venderlos en el mercado sin poseerlos. La idea es recomprarlos después (antes de su vencimiento) a un precio inferior y obtener beneficios con el descenso de las cotizaciones. A esto se le conoce como “operar en corto” o “abrir una posición corta”.

La operación contraria, es decir, comprar un futuro para después venderlo en el mercado cuando se haya revalorizado, antes de su vencimiento. Se le denomina “operar en largo” o “abrir una posición larga”.

Para las opciones, es posible comprar o vender opciones que otorgan el derecho a la compra (opciones call) o la venta (opciones put).

Ventajas y desventajas

Los derivados financieros nacieron con dos propósitos concretos:

  • Cubrir el riesgo.

  • Comerciar (especular).

De esta forma, es posible invertir en acciones al contado y cubrir una posible caída del mercado comprando opciones o futuros financieros (operando en corto).

También, se tiene la posibilidad de invertir a corto plazo (en corto o en largo), y multiplicar las ganancias gracias al apalancamiento (sin descuidar una correcta gestión del riesgo).

En cualquier caso, tanto los futuros como las opciones son instrumentos que cotizan en un mercado oficial, con lo cual el volumen de cada contrato, las fechas de vencimiento y demás pormenores están estandarizados. Si lo que se desea es hacer trading sobre el Nasdaq, se tiene una menor flexibilidad (además de mayores posiciones).

Uno de los mejores brókers para operar con futuros y opciones financieras es iBroker, pero si te interesa tener más información, en este post se habla de los brókers más baratos para operar con futuros y opciones en 2020.

CFDs

Los CFDs (Contratos por Diferencias) son un tipo de derivado financiero, pero no cotizan en un mercado oficial (es un producto OTC). De esta forma, son productos más flexibles para la inversión a corto plazo.

Se trata de un acuerdo entre dos partes, un comprador y un vendedor. Ambos intervinientes deciden abrir una posición sobre cualquier activo financiero y, cuando el inversor decide cerrarla, se deben intercambiar la diferencia de precios entre ambos momentos (a favor o en contra del inversor).

Como se puede comprobar, en ningún momento se adquiere físicamente el activo. Simplemente se liquidan las diferencias de precio que puedan existir entre la apertura y cierre de la operación.

La operación puede ser corta o larga, es decir, se tiene la opción de comprar o vender el CFD: el inversor tiene la posibilidad de obtener rendimientos tanto en un alza como en una caída del Nasdaq (o acciones individuales pertenecientes). Adoptar una posición corta es igual de sencillo que operar en largo.

Otro aspecto importante es que los CFDs, a diferencia de los futuros y las opciones, no tienen vencimiento. El trader puede mantener la posición abierta todo el tiempo que desee.

Al tratarse de productos derivados, también ofrecen apalancamiento. Sin embargo, al contratar con un bróker que tenga sede en Europa tienen restringido el apalancamiento máximo por la Autoridad Europea de Mercados Financieros (ESMA):

  • 1:20 para los principales índices.

  • 1:5 para las acciones individuales.

Los CFDs pueden tener como subyacente un índice Nasdaq o acciones individuales que coticen en este mercado. Para invertir en Nasdaq a través de CFDs, sólo es necesario ponerse en contacto con un bróker que ofrezca estos productos derivados, contar una pequeña suma de capital y tener capacidad para contratar. La apertura de cuenta con un bróker es un proceso sencillo y suele realizarse totalmente online.

Es de suma importancia que el bróker con el cual se abra una cuenta de trading para invertir en Nasdaq cuente con la debida regulación, se trata de un mercado no organizado (OTC).

Algunos de los mejores brókers para operar con CFDs son ATFX, ActivTrades, CAPEX.com o Admiral Markets - Admirals, aún así en este post se tratan los mejores brókers de CFDs en 2020.

 

Invertir conlleva riesgos de perder tu dinero

  1. #1
    22/09/20 11:32
    Es interesante ver que hay muy pocos productos indexados para replicar el comportamiento del Nasdaq comercializables en España

    Fondos indexados

    Bankinter EE.UU. Nasdaq 100

    ETF

    También me llama la atención que productos inversos del Nasdaq que no sean apalancados no se comercializan en España (o no los he encontrado) y en general son pocas las casas que tienen ETFs para operar en corto en este índice. 



Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar