Rankia España Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Rumores de mercado.

649 respuestas
Rumores de mercado.
13 suscriptores
Rumores de mercado.
Página
43 / 44
#631

El desasosiego está pasando ya de Wall Street a "main street"


Nuevas caídas en las bolsas europeas al cierre, en una sesión de más a menos, y con formaciones técnicas que sugieren que las caídas continuarán en el corto plazo. ¿Pero qué está pasando en el mercado?

Para contestar a esta pregunta vamos a traer la reflexión, como hacemos periódicamente, de Juan Carlos Ureta, presidente ejecutivo de R4 Banco, que muestra con claridad a qué se enfrentan los inversores en los próximos meses. Veamos:


Lo más sorprendente de la tercera semana de mayo no es que hayamos visto la séptima semana consecutiva de caídas en los índices americanos, ni tampoco que las tecnológicas continúen sufriendo fuertes descensos a pesar de que la subida de los tipos de interés se haya moderado. Lo más sorprendente es que los desplomes fulminantes que hasta ahora parecían reservados al sector tecnológico hayan llegado a empresas tan tradicionales y emblemáticas como Walmart o Target, dos de las grandes cadenas de distribución minorista ('retailers') en EE.UU.


La corrección de las Bolsas americanas, que en el primer trimestre había sido más moderada que la de las europeas y que se había centrado sobre todo en las tecnológicas, bajo la idea de que la subida de tipos las afectaba especialmente al ser sus flujos de beneficios más alejados en el tiempo, se extiende así al sector de la distribución y lo hace con caídas como la del 25% que experimentó Target en la sesión del miércoles tras presentar sus cifras o la de casi el 20% en la semana que ha sufrido Walmart también después de publicar sus números trimestrales. 

Y lo hace precisamente cuando se acaban de publicar, el martes pasado, unas magníficas ventas minoristas de abril en Estados Unidos, con una subida del 8,2%.


A diferencia de lo que ha ocurrido en algunas tecnológicas, en las que el problema ha sido no la evolución de los beneficios sino la evolución de los ingresos o de los nuevos suscriptores, en el caso de Walmart y de Target lo que no ha gustado a los inversores ha sido, precisamente, la última línea, la de los resultados.

 De hecho, los ingresos de Target superaron las previsiones del mercado, pero el aumento de las ventas fue acompañado de costes inusualmente altos por los cuellos de botella en las cadenas de suministro, el encarecimiento de fletes y salarios, y la inflación, sobre todo en los alimentos y el combustible. En el caso de Walmart también ha pesado la caída del beneficio, que ha sido de un 23%, y no la de las ventas, que de hecho han subido ligeramente pese a la venta de alguna filial.


Son varias las cuestiones que suscita esta brusca y en cierto modo inesperada sacudida del sector de distribución minorista. La primera es que la corrección de las Bolsas americanas va adquiriendo profundidad al extenderse más allá de las tecnológicas y al entrar ya de hecho el S&P, como lo hizo el viernes durante una parte de la sesión, en territorio técnico "bajista" al caer más de un 20% por debajo de su máximo histórico del pasado 3 de enero.



La segunda es que en cierto modo el desasosiego está pasando ya, como dicen los americanos, de Wall Street a "main street", es decir, está llegando a sectores tan de economía real como la distribución minorista, algo que no por ser previsible es menos inquietante.


Una tercera reflexión es que se rompe un poco la idea de la "rotación" de empresa "growth" a empresas "value" dentro de la renta variable. Esta idea se puede seguir manteniendo, pero los desplomes en Walmart y Target sugieren que a lo mejor podemos ver desplomes similares incluso en empresas claramente "value" si de pronto alguna noticia no es del agrado de los inversores. Es decir, sugiere que tal vez no haya ningún sector o empresa que pueda librarse de un eventual e inesperado ajuste que le haga perder una cuarta parte de su valor en pocas horas.


 Dicho de otra forma, los desplomes súbitos no serían ya exclusivos de las tecnológicas o de las empresas growth sino que podrían afectar a cualquier valor. Por eso la rotación no es dentro de la renta variable sino más bien desde la renta variable a la renta fija.


Hay, sin embargo, otra forma de verlo y es pensar que Walmart y Target, igual que numerosas compañías tecnológicas, están ajustando su cotización bursátil a unas previsiones económicas más realistas. Habían subido muchísimo desde marzo de 2020 hasta sus respectivos máximos históricos en el 2021, sobre todo Target que casi triplicó. En definitiva, según esta lectura, lo que estaríamos viendo en las Bolsas es una digestión de los excesos previos y no un cambio del modelo de fondo.


Bolsamania.

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#632

"Estamos ante una oportunidad de compra histórica en Wall Street", según Wedbush


Desde que comenzó el año, las pérdidas se han instalado de forma contundente en los parqués neoyorquinos. La guerra en Ucrania, la presión inflacionista, los problemas en las cadenas de suministro, la apreciación del dólar, el temor a una recesión global y la firmeza de la Reserva Federal a la hora de subir los tipos de interés son algunos de los motivos que explican los descensos próximos al 14% en el Dow Jones desde enero, recortes que se amplían al 27% en el caso del tecnológico Nasdaq 100.

En este escenario, muchos inversores se preguntan si ha llegado el momento de volver a la renta variable y aprovechar dichos “descuentos”. Y, aunque algunos analistas, como es el caso de los de Credit Suisse, consideran que aún es pronto, también hay los que piensan que nos encontramos ante una ocasión histórica para tomar posiciones en la bolsa estadounidense.

"OPORTUNIDAD DE COMPRA GENERACIONAL"

Y, entre estos últimos, figura Dan Ives, gestor de Wedbush Securities, quien afirma que estamos ante una “oportunidad de compra generacional en Wall Street”. En la opinión de este experto, que lleva cubriendo el mercado de valores desde 1999, hay algunos sectores que se encuentran “sobrevendidos”, como el del software o ciberseguridad.

A este respecto y en declaraciones a la cadena de televisión CNBC, hay algunos títulos que cuentan con un potencial “muy interesante”, como Amazon, Microsoft o Apple, entre otros.

De estos grupos, el citado experto destaca sus perspectivas de crecimiento en un momento en el que la computación y la inteligencia artificial seguirán siendo claves en la industria mundial.

Y poniendo como ejemplo a Apple, Ives resalta que su negocio actual no se puede comparar con el de hace unos años, “dados sus mayores márgenes en servicios y un flujo de ingresos de 80.000 millones de dólares”. Igualmente, menciona el caso de Amazon, de quien pone en valor su negocio en la nube.

MIRAR MÁS ALLÁ DE 2023

Por todo ello, este analista insiste en que “no nos encontramos ante un estallido de una segunda burbuja tecnológica y que, pese al repliegue monetario de la Reserva Federal, hay empresas que cotizan ahora a unos múltiplos más que interesantes, solo hay que saber elegir”.

“No podemos conformarnos con mirar las perspectivas para 2023, cuando podemos sufrir una leve recesión, sino las tendencias futuras a dos o tres años. Y, en este plazo de tiempo, son las empresas ligadas a la nube, a semiconductores o a inteligencia artificial las que me vienen a la cabeza, en un contexto que podría suponer la cuarta revolución industrial”, concluye el economista de Wedbush.

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#633

Los 'insiders' están vendiendo más acciones de las que están comprando...pero hay una excepción


Las acciones se han desplomado en las últimas semanas, pero los expertos corporativos aún se mantienen al margen. Los expertos en empresas de pequeña capitalización son una excepción clave.


El índice S&P 500 ha caído un 17% este año, y se ha acercado repetidamente de puntillas al territorio del mercado bajista. Ben Silverman, director de investigación de la firma de investigación y análisis de inversiones Verity, dice que los expertos en las firmas del S&P 500 están actuando de la misma manera que lo hicieron en el primer trimestre: jugar un juego de esperar y ver.


Hubo 272 vendedores internos en las empresas del S&P 500 en abril en comparación con 32 compradores, según los datos proporcionados por Verity. Más de mediados de mayo había 225 vendedores y 42 compradores, lo que significa que había 5,36 vendedores por cada comprador. Las personas con información privilegiada, como los ejecutivos corporativos y los miembros de la junta, deben divulgar sus operaciones bursátiles con la Comisión de Bolsa y Valores.


“Los conocedores, en general, no compran”, dice Silverman. “Más positivamente, todavía estamos viendo niveles de venta inferiores a los típicos. Existe esta falta de voluntad para aceptar las valoraciones actuales y generar liquidez en estas valoraciones”.


Silverman ve señales más positivas para las acciones en el Russell 2000. El mes pasado, hubo 388 vendedores y 105 compradores en abril en las firmas Russell 2000 , pero eso cambió hasta ahora en mayo, donde recientemente hubo 327 vendedores contra 395 compradores. Si tales niveles se mantienen, sería el primer mes con más compradores que vendedores desde los mínimos de la pandemia en marzo de 2020.


Para la semana que terminó el 17 de mayo, hubo 281 compradores, la mayor cantidad desde la semana que terminó el 19 de mayo de 2020. Aún más prometedora, según Silverman, fue la proporción de compradores a vendedores, que fue de 2.8 a 1. El promedio de un año es de 0,7 a 0,8, lo que significa que normalmente había más vendedores que compradores.
Silverman dice que le anima que los expertos de las empresas de pequeña capitalización estén comprando. Señala que estamos en las primeras etapas de la temporada de información privilegiada, cuando las ventanas comerciales trimestrales están abiertas en la mayoría de las empresas.


“Nos gustaría que este número siguiera creciendo o al menos no disminuyera significativamente porque históricamente hemos visto que el impulso de compra se mantiene o aumenta durante un período de tres a cinco semanas cerca del fondo del mercado”, dice Silverman.


A nivel de sector, Silverman ve un impulso de compra en el espacio de bienes industriales, incluidas las empresas de transporte, maquinaria y equipos electrónicos. Considera que la actividad de compra en los bancos regionales es una señal positiva, ya que generalmente tienen un buen pulso en las economías locales.


También ha habido un repunte en las compras de alto perfil. El CEO interino de Starbucks , Howard Schultz, compró alrededor de $ 15 millones en acciones solo este mes. Eso no significa que los inversores deban tomar todas las compras de información privilegiada como una señal alcista.


“Cuando un mercado va así, y luego hay algunas empresas que están algo angustiadas o están pasando por cambios muy visibles, es decir, las nuevas empresas, comenzamos a ver algunas compras de gran valor en dólares”, dice Silverman. “Pero es muy importante que la gente recuerde la riqueza del comprador y cuánto dinero ha sacado de las acciones en los últimos dos años”.







No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#634

Aparecen de nuevo "los caza gangas" en los mercados...¿qué esperan de estas subidas?


Buena semana en las bolsas europeas, que han recuperado parte de las caídas previas. ¿El motivo? Pues oficialmente que se han reducido las expectativas de subidas de tipos tanto en EE.UU. como en Europa a pesar de la fuerte inflación. Nosotros creemos que simplemente es un movimiento de rebote por sobreventa o cazagangas después del crash en algunos importantes valores de referencia.

"El dólar estadounidense se hundió el viernes a un mínimo de un mes frente a las principales divisas, mientras los operadores reducían las expectativas de subida de tipos de la Reserva Federal, ante los indicios de que el banco central pueda ralentizar o incluso detener su ciclo de endurecimiento en la segunda mitad del año", publicábamos en apertura, con un Eurostoxx 50 subiendo tres décimas porcentuales tras los primeros minutos de contratación.


Pocas referencias macro de importancia. Destacaríamos la confianza consumidora de la Universidad de Michigan en mayo que cae a 58,4 frente 59,1 esperado y 65,2 anterior. Y, el índice de precios al consumidor en abril en EE.UU. con una subida del 0,2% frente +0,9% anterior.


Poco a poco el dinero empezó a presionar al alza a las bolsas europeas, y tras la primera hora de negociación las subidas se situaban cerca del punto porcentual. La apertura alcista de Wall Street reafirmó este movimiento alcista, con unas bolsas europeas cerrando cerca de máximos intradía.


¿Y a partir de ahora qué?


Pues creemos que la respuesta a esta pregunta la tendrá el análisis técnico. Un análisis que anticipará si finalmente EE.UU. y el mundo desarrollado entra en recesión. Si el Eurostoxx 50 fuera capaz de superar los 4.000 puntos, la estructura gráfica del selectivo mejoraría considerablemente, lo que sugeriría que no se espera un empeoramiento de las condiciones económicas en el corto medio plazo.


Si por el contrario rompiera el nivel de los 3.500 puntos, es posible una nueva onda bajista por debajo de los mínimos del año.


Mientras tanto, esperar y ver.


BOLSAMANIA
BOLSAMANIA



No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#635

El mercado bajista actual se parece al de 2011...¿qué vino después?



En términos de disminución porcentual durante los períodos que no son de recesión, utilizando el DJIA, si tocáramos fondo aquí, este mercado bajista sería superficial como 1998", afirma el analista Mark Minervini.

La coincidencia más cercana actualmente en términos de precio y tiempo es 2011.






No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#636

"La pregunta obligada es por qué las Bolsas son tan resistentes a entrar en terreno bajista"...'relief rally'


La "calma" ha llegado, finalmente, a las Bolsas, y lo ha hecho, además, acompañada de un claro sentimiento positivo, tras la remontada de las últimas sesiones", así comienza una interesante reflexión de mercado el presidente ejecutivo de Renta 4 Banco Juan Carlos Ureta.

 Reflexión de la que extraemos lo que consideramos más relevante en este cierre de mercado. Veamos:

Es curioso que ese tono bursátil positivo haya coincidido con el pesimismo reinante en el Foro de Davos, que en esta ocasión se ha reunido fuera de las fechas habituales y que ha dejado malas sensaciones tras el optimismo ingenuo que destilaba su visión de un "gran reinicio" ('great reset') de la economía global una vez superada la pandemia. 

En esta ocasión lo que ha dominado ha sido una visión "gloomy" que en algunos momentos incluso ha llegado a rozar lo apocalíptico, al afirmar George Soros en una de las sesiones que la civilización occidental tal vez no logre sobrevivir a la invasión rusa de Ucrania.


Es también curioso que el buen tono inversor haya coincidido con noticias económicas no especialmente buenas. Los datos preliminares de los índices de gestores de compras (PMIs) elaborados por la consultora Markit Economics correspondientes al mes de mayo nos muestran que la economía europea se mantiene en territorio de recesión.


A esas malas noticias se han añadido otras también negativas como malos datos empresariales, o el fuerte retroceso en la venta de viviendas nuevas en EE.UU.


Lo interesante de verdad es que la inquietud (producida por los malos resultados de algunas tecnológicas y minoristas) duró poco, y a partir del pasado miércoles las Bolsas cambiaron completamente de tono, olvidándose del pesimismo.


El giro bursátil ha sido tan espectacular que el S&P ha pasado de bordear el territorio "bajista", es decir, de caer casi el 20% desde sus máximos del 3 de enero a situarse al final de la semana a poco más del 10% de esos máximos históricos, alejándose así de la zona de peligro.


La pregunta obligada es por qué las Bolsas son tan resistentes a entrar en terreno bajista y tal vez la respuesta sea que los inversores empiezan a percibir que la Fed no va a poder llevar a cabo una normalización monetaria completa. Es decir, que una cosa es acabar con la barra libre del modelo "whatever it takes" y otra es quitar a la economía la dosis de dinero barato, casi gratis, que sea necesaria para evitar males mayores.


Es muy significativo que el cambio de tono bursátil coincidiese con la publicación, el pasado miércoles, de las actas de la última reunión de la Fed, en las que se ponía de manifiesto que, en el fondo, los miembros de su Consejo están preocupados porque una política monetaria más restrictiva pueda dañar de forma seria a la economía.


Según las actas, varios miembros del Federal Open Market Committee pidieron que se tenga en cuenta la evolución de la economía ('the evolving economic outlook') a la hora de graduar el carácter más o menos restrictivo de las medidas a tomar. En el BCE pasa algo parecido.

 Christine Lagarde anunció el jueves en Davos el fin de los tipos de interés negativos en septiembre, pero en unas declaraciones posteriores tuvo que reconocer que no hay consenso en el BCE para subir de golpe medio punto los tipos.


Tal vez esto explique por qué la corrección bursátil, pese a ser intensa, está siendo tan ordenada y a la vez también explique por qué la estanflación puede no ser tan mala para las Bolsas si los Bancos Centrales no normalizan las condiciones monetarias en la medida previst Si hay inflación, pero los tipos no suben o no lo hacen en la medida necesaria, las Bolsas pueden dispararse al alza, aunque no haya crecimiento económico. La condición es que al binomio "estancamiento + inflación" le acompañe, formando un triángulo, un tercer elemento: el mantenimiento de los tipos de interés relativamente bajos. 

Parece un contrasentido, pero tiene mucha lógica desde el punto de vista de las valoraciones.
Hay quien no piensa así y ve el futuro de forma más negativa. Un ejemplo es Michael Burry, el famoso inversor que ganó una fortuna apostando en contra de las hipotecas subprime y que el pasado martes publicó un tuit diciendo que mirar los mercados en 2022 es como ver la caída de un avión ("it's like watching a plane crash").


Nos inclinamos más hacia la versión positiva, aunque nos situamos muy lejos del optimismo ingenuo que vivían las Bolsas hace un año. La principal duda que tenemos es con China. En 2008 China salió al rescate de la economía global, lanzando un enorme estímulo masivo, y en los años siguientes China fue responsable de la mitad del gasto de inversión del mundo y de una proporción similar de la nueva deuda corporativa. Hoy no parece que pueda repetir lo mismo, pero si el Gobierno chino es capaz de levantar un poco la presión sobre las empresas y consigue no parar del todo su economía, eso ya sería suficiente para dar soporte a la economía de bajo crecimiento y alta transformación hacia la que vamos.


Estamos probablemente al inicio de un esperado rally de alivio ('relief rally') que dure o no dure mucho nos muestra la fuerza de fondo de un mercado que espera seguir apoyado por las condiciones monetarias ultraexpansivas y no quiere convertirse en "bajista". Un mercado que tal vez piensa que, aunque se haya terminado la barra libre financiera, no vamos hacia una restricción monetaria total al estilo de la de los setenta del pasado siglo.


Pensamos que el tono positivo puede prolongarse hasta el final de mes e incluso continuar en los primeros días de junio.



No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#637

Un gráfico que muestra que la mejor decisión en bolsa es elegir lo pequeño



El siguiente gráfico muestra la evolución que hubiera tenido una inversión de 10.000 dólares en 1980 en acciones de pequeña capitalización, frente a una inversión en grandes compañías. La diferencia es abismal. Veamos:



No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#638

¿Está el mercado de valores buscando un respiro temporal?


El Russell 2000 (IWM) cerró por encima de sus anteriores 3 días de negociación, haciendo una pequeña ruptura dedeeuna zona de consolidación que también ha superado la media de 10 días en $ 181.38. No hay duda de que el mercado de valores se encuentra en una situación difícil fundamentalmente con el aumento de las tasas de interés, la inflación y una tendencia a la baja desde el punto de vista técnico.

Mientras que los traders buscan pistas para el movimiento del precio al alza o más a la baja, seguimos esperando que el mercado continúe fluctuando dentro de un rango.


C.B.
C.B.


Dicho esto, para centrarnos en la imagen del mercado a corto plazo, no nos olvidemos del ETF de bonos corporativos de alto rendimiento (JNK), que nos ayuda a buscar la confirmación de la dirección.
C.B.
C.B.
Observe cómo el JNK se recuperó junto con los sectores Ahora podemos buscar una divergencia en la acción del precio si los sectores continúan subiendo mientras JNK se rompe a la baja.


Por otro lado, si JNK sube, podríamos ver que el mercado da otro paso al alza.


No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#639

¿Sufrirán las bolsas una nueva caída en junio?


Después de un rally alcista a finales de mes, podemos despedirnos del mes de mayo, que ahora abre la puerta a junio. Estas son las malas noticias: junio es históricamente un mes débil y en realidad es el peor mes del año durante un año de mitad de período, con una caída promedio del 1,8%.


Como se muestra en el gráfico del día de LPL, la buena noticia es que los últimos 10 años han sido un mes sólido, con un aumento promedio del 1,4% para ubicarse como el cuarto mejor mes. Pero los últimos 20 años ha sido débil (solo septiembre ha sido peor) y desde 1950 solo agosto, febrero y septiembre fueron peores.

"Junio tiene algo para todos, ya que sin duda es un mes muy débil históricamente, pero la última década ha sido fuerte", explicó el estratega jefe de mercado financiero de LPL, Ryan Detrick.

 "Aun así, después del gran repunte de finales de mayo, no nos sorprendería en absoluto si esta fortaleza reciente continuara en un posible repunte de verano".


He aquí tres razones para el optimismo. Primero, después de las enormes ganancias de la semana pasada, la racha de pérdidas de 7 semanas para el índice S&P 500 finalmente ha terminado. Solo había habido tres rachas de pérdidas previas de 7 semanas y dos veces (1970 y 1980) vieron al S&P 500 subir más del 33% un año después. Sin embargo, por otro lado, los rendimientos en 2001 no fueron tan buenos tras el 11 de septiembre y la recesión que perjudicó los rendimientos.


En segundo lugar, el S&P 500 corrigió un 18,7% antes del repunte de la semana pasada, lo que podría ser bueno, ya que las correcciones anteriores entre el 10 y el 20% mostraron ganancias de casi un 25% en promedio un año después y casi un 40% dos años después.
Por último, grandes ganancias como la subida del 6,6% del S&P 500 la semana pasada suelen ser una gran señal para los alcistas. Aquí están todas las veces que ha ganado más del 6% en una semana (desde 1950) y los rendimientos futuros son muy fuertes. Un aumento del 12,5% en promedio seis meses después y casi el 22% un año después en promedio es algo que podría hacer sonreír a la mayoría de los alcistas después del difícil comienzo de 2022.
2022 ha sido un año difícil para la mayoría de los inversores, pero vemos tiempos mejores en el futuro. El fondo y el repunte de la semana pasada podrían ser el comienzo de un cielo más brillante para los inversores.

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#640

¿por qué no se desploman las bolsas?


Caídas superiores al punto porcentual al cierre de las bolsas europeas, en una jornada de recogida de beneficios tras las alzas de las últimas semanas. Se ha visto hoy ventas del "dinero más nervioso" por motivos técnicos. El Eurostoxx 50 se ha topado con su media móvil de 200 sesiones.

Aunque hoy hayamos sufrido caídas, lo que hay que destacar, una vez más, es que las bolsas se están comportando excepcionalmente bien si tenemos en cuenta los numerosos factores negativos que asolan hoy los mercados. Resumamos: Guerra en Europa, hiperinflación, contracción económica y de beneficios empresariales, aún se lidia con los efectos de la reciente pandemia, tipos de interés al alza...


En otras circunstancias podríamos esperar caídas a plomo de los mercados de renta variable, y esas no se están produciendo. ¿Por qué? Juan Carlos Ureta, presidente ejecutivo de Renta 4 Banco nos da las claves:


Lo más interesante de este buen comportamiento de las Bolsas es que, una semana más, se produce en un contexto que aparentemente invitaría al pesimismo. La semana pasada decíamos que el buen tono inversor había coincidido con noticias económicas no especialmente buenas, como los PMIs preliminares en EE.UU. y en la zona euro, o como el profit warning de Snap, que venía a dibujar un sombrío futuro de escaso o nulo crecimiento económico. Esta semana las Bolsas también han tenido que enfrentarse a algunas situaciones y noticias no muy estimulantes, y por eso es especialmente valorable que las caídas de las Bolsas se hayan mantenido en niveles moderados.

En primer lugar, ha habido malos datos de inflación, que en mayo ha alcanzado el 8,1% en la zona euro, el 8,7% en Alemania y el 8,2% en España. Además, el petróleo ha subido en la semana, situándose de nuevo en el entorno de los 120 dólares. Tampoco ha habido buenos datos en el lado del crecimiento. El pasado miércoles supimos que las ventas minoristas en Alemania cayeron el 5,4% en abril, los PMI adelantados de China siguen en contracción en mayo, es decir, por debajo de 50, aunque mejorando algo, y tampoco ha habido buenas noticias de la producción industrial japonesa.


Por el lado de las empresas, Microsoft, que es una de las tres mayores empresas del mundo por capitalización bursátil y, sin duda, un buen termómetro para indicarnos la situación de la economía global, emitió el pasado jueves un aviso de menores beneficios ("profit warning") culpando a la subida del dólar de un posible recorte de sus ingresos y beneficios este trimestre.


En tercer y último lugar, las Bolsas han tenido que hacer frente también a opiniones negativas sobre el futuro económico de personajes influyentes. Jamie Dimon, presidente de JP Morgan, afirmaba el pasado miércoles en la Bernstein Strategic Decisions Conference que está aproximándose un huracán en la economía. "Ahora" -decía Dimon- "hace sol y las cosas van bien, pero se está acercando un huracán y nadie sabe si es una tormenta grande o pequeña". Decía Dimon que "todos creen que la Fed podrá gestionarlo, pero conviene prepararse ("brace yourself")". También Elon Musk decía el viernes que tiene un sentimiento muy negativo ("super bad feeling") sobre la economía norteamericana, justificando así el recorte del 10% de la plantilla en Tesla.


Pese a todo ello las Bolsas han resistido bastante bien y la pregunta es ¿por qué?

Un primer argumento sería que también ha habido algunas buenas noticias. China ha relajado las restricciones anti virus y parece decidida a abandonar la política de "cero Covid".

 Además, los PMIs adelantados de China a los que antes nos referíamos, aunque siguen por debajo de 50 han mejorado notablemente y podrían volver a superar los 50 puntos en junio.

 Da la impresión de que el Gobierno chino vuelve a estar preocupado por el crecimiento y ha entendido que el objetivo de tolerancia cero no es compatible con el de crecer un 5,5% este año. Tal vez por ello el Shanghái Composite ha subido un 2% esta semana y acumula una subida del 6,5% en las cuatro últimas semanas.


Otra buena noticia es que Arabia Saudí ha mostrado su disposición a incrementar la producción de crudo para suplir la oferta rusa y ese alineamiento de la OPEP con Occidente, si se confirmase, puede ser decisivo para controlar el precio del petróleo.


Pero en nuestra opinión hay un tercer factor y ese factor es que los inversores piensan que la Fed va a valorar más el crecimiento que la inflación cuando llegue el momento de la verdad, en el que tenga que optar por una cosa o la otra. Es decir, está claro que se ha acabado la etapa del dinero barato sin límite, del "whatever it takes" y la fiesta monetaria total, pero no está nada claro que los Bancos Centrales puedan dejar de ayudar a la economía si en algún momento se acercase una recesión. Es verdad que el discurso oficial es que la Fed llevará el endurecimiento monetario ('quantitative tightening' o QT) hasta donde haga falta, y así lo volvía a repetir hace unos días la vicepresidenta de la Fed, Lael Brainard. Pero lo que se percibe es que ha costado mucho volver a una cierta normalidad y que nadie quiere poner en riesgo el crecimiento.



Esto explicaría que el jueves, cuando la encuesta de empleo privado ADP de mayo en EE.UU. salió peor de lo esperado (128 mil nuevas nóminas frente a 300 mil previstas) las Bolsas subieron, con el Nasdaq a la cabeza y, por contra, el viernes, tras publicarse un informe de empleo americano de mayo, con mayor creación de empleo que la prevista, las Bolsas bajaron, con el Nasdaq esta vez a la cabeza de los descensos. La idea es que los inversores interpretaron el jueves que la Fed podía suavizar el endurecimiento monetario (QT) por los malos datos de empleo, pero el viernes, ante los buenos datos de empleo pensaron justo lo contrario.


Nuestra lectura es que las Bolsas vuelven a mirar, sobre todo, a la Fed y a los tipos de interés, y por eso las Bolsas se han visto afectadas esta semana por la subida de los tipos tanto en Europa, con el bund alemán ya en el 1,26% y el bono español a diez años ya en el 2,43%, como en Estados Unidos, donde el tipo de interés del T bond está de nuevo cerca del 3%. Lo que pasa es que ese impacto se ha visto amortiguado por la expectativa de que la subida de tipos pare si la economía empieza a ir mal.


A la espera de la reunión de la Fed el próximo 15 de este mes, esta semana la principal noticia es la inflación americana de mayo, que se publicará el viernes y que nos dará pistas sobre lo que pueda hacer la Fed la semana siguiente.


Las Bolsas parecen atrapadas en una banda lateral. Por un lado, hay un techo a las subidas, dadas las enormes incertidumbres sobre el crecimiento futuro y dada la elevada y persistente inflación, pero por otro lado los descensos también tienen un suelo por la expectativa de que, si fuese necesario, la Fed no negará su ayuda y volverá a relajar las condiciones monetarias. 

En nuestra opinión, queda aún algo de ajuste hacia abajo, pero ese posible ajuste no es incompatible con movimientos laterales a lo largo de las próximas semanas.



Bolsamania.

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#641

¿Burbuja inmobiliaria 2.0?


La burbuja inmobiliaria sigue inflándose y los precios de las viviendas en EE.UU. alcanzan un máximo histórico por 38.º mes consecutivo. A nivel nacional, los precios han subido un 20,6% durante el último año, la mayor tasa de aumento registrada.


Todas las áreas metropolitanas importantes de los EE. UU. han experimentado un aumento porcentual de dos dígitos en los precios de las viviendas durante el último año, encabezadas por Tampa, que es un 35% más alta. Las 20 ciudades del índice de 20 ciudades alcanzaron máximos históricos por quinto mes consecutivo.
La brecha entre los precios de las viviendas en EE. UU. y la inflación general (IPC) nunca ha sido tan grande...




No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#642

El mundo se encamina de forma inevitable a una cruda recesión económica


Se cumplieron las previsiones. El BCE mantuvo sus tipos, y su presidenta, Christine Lagarde, comunicó el inicio de una senda alcista de tipos gradual y sostenida más allá de septiembre.

 ¿El motivo? Una inflación “indeseablemente elevada”, como la definió.

Todo según lo previsto, lo que provocó que los índices de valores europeas a penas se movieran tras la decisión y la conferencia posterior.


Este contexto económico de subida descontrolada de precios, y las alzas en los tipos de interés de los principales bancos centrales del mundo, provocará, según la mayoría de los analistas consultados, que las principales economías mundiales entren en recesión en la primera mitad de 2023.


Muchos pronosticadores económicos y gestores de acciones de Wall Street han dejado claro cuál es su posición sobre la inflación y la respuesta política de la Reserva Federal: la economía y los mercados empeorarán antes de mejorar.

Muchos directores financieros de las principales empresas están de acuerdo con ellos, según los resultados de la última encuesta del Consejo de CFO de CNBC.
Más del 40% de los directores financieros mencionan la inflación como el principal riesgo externo para su negocio, y profundizando en los resultados de la encuesta del segundo trimestre, los vínculos entre la geopolítica y los precios de los alimentos y la energía, y la inflación, son claros en la clasificación de los factores externos que pesan sobre su perspectiva actual.


Casi una cuarta parte (23%) de los directores financieros citan la política de la Reserva Federal como el mayor factor de riesgo. Otro 14 % de los directores financieros citó la guerra entre Rusia y Ucrania como el riesgo comercial número uno.


La mayoría de los directores financieros encuestados creen que las condiciones económicas actuales y las decisiones políticas nos llevarán inevitablemente hacia una recesión
Según la mayoría (77 %) de los CFO que respondieron a la encuesta, ocurrirá una recesión durante la primera mitad de 2023. Ningún CFO pronosticó una recesión más tarde de la segunda mitad del próximo año, y ningún CFO cree que la economía evitará una recesión.
Se espera que la rentabilidad del Bono del Tesoro de EE.UU. a 10 años, que ya se ha duplicado este año a aproximadamente el 3%, coquetee con el 4% a fines de 2022, según el 41% de los CFO.


El Banco Central Europeo dijo el jueves que subirá las tasas por primera vez en más de una década, ya que su perspectiva de inflación aumentó significativamente.


Las perspectivas de crecimiento para la economía estadounidense y la economía mundial se han atenuado. El rastreador GDPNow de la Reserva Federal de Atlanta pronostica un segundo trimestre consecutivo de crecimiento negativo, lo que cumple con una definición clásica de recesión. El Banco Mundial acaba de recortar su perspectiva de crecimiento global, advirtiendo que es posible un período de estanflación como la década de 1970 y con su presidente David Malpass diciendo: “Para muchos países, la recesión será difícil de evitar”. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos también recortó su pronóstico de crecimiento global para este año.


La perspectiva económica, con una inflación elevada y tasas en aumento, se está extendiendo a la visión del CFO sobre el próximo tramo del mercado de valores: será más bajo, según la encuesta.

La mayoría (77 %) de los CFO esperan que el promedio industrial Dow Jones caiga por debajo de 30000 antes de establecer un nuevo máximo, lo que representaría una disminución de más del 18 % con respecto a su nivel actual.

Mohamed El-Erian dijo que cualquiera que esté invertido completamente debería “quitar algunas fichas de la mesa” en una entrevista con “Squawk Box” de CNBC a principios de esta semana.


El miércoles pasado, el CEO de JPMorgan Chase, Jamie Dimon, emitió una advertencia sobre la economía y dijo “prepárense...

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#643

Las acciones se desploman, los rendimientos se disparan tras el dato de inflación en EEUU


Las acciones europeas sufrieron un duro correctivo después de que unos datos de precios al consumidor de EE.UU. más altos de lo esperado en mayo generaran preocupaciones sobre la inflación y probablemente mantengan a la Reserva Federal encaminada a subir agresivamente las tasas de interés. 

También siguen pesando los riesgos de fragmentación en los mercados de deuda europea.



El índice de precios al consumidor en EEUU aumentó un 1,0% el mes pasado después de ganar un 0,3% en abril, dijo el Departamento de Trabajo. Los economistas habían pronosticado que el IPC mensual aumentaría un 0,7%. Algunos economistas y participantes del mercado esperaban que los datos mostraran que la inflación había alcanzado su punto máximo en mayo, pero el informe indicó lo contrario.


"Este informe sugiere que las presiones inflacionarias subyacentes siguen siendo bastante fuertes", dijo Aichi Amemiya, economista senior para Estados Unidos de Nomura.


El rendimiento del Tesoro a dos años se disparó al 2,94% luego del informe de inflación, tras tocar su nivel más alto desde 2018. Ha subido desde el 2,83% del jueves por la noche. El rendimiento a 10 años también subió, pero de manera más modesta que el rendimiento a dos años, que está más influenciado por las expectativas de los movimientos de la Fed. El rendimiento a 10 años subió al 3,10% desde el 3,04%.


La brecha cada vez más estrecha entre esos dos rendimientos es una señal de que los inversores en el mercado de bonos están más preocupados por el crecimiento económico.

 Por lo general, la brecha es amplia, con rendimientos a 10 años más altos porque requieren que los inversores guarden sus dólares por más tiempo.


El Euro Stoxx 50 cede un 3,43%, mientras que el Ibex 35 se deja un 3,68% hasta los 8.390,6 enteros.


Los inversores esperan que la Fed suba las tasas en 50 puntos básicos la próxima semana, ya que los principales bancos centrales endurecen la política para controlar la inflación vertiginosa provocada por el aumento de los precios del petróleo crudo y los alimentos, junto con los problemas de la cadena de suministro.


"No vemos ninguna posibilidad de un aumento de 75 puntos básicos la próxima semana", dijo Amemiya, pero la probabilidad de más aumentos de 50 puntos básicos ha aumentado.
Se espera que el Band of England y el Riksbank de Suecia vuelvan a subir las tasas la próxima semana, mientras que el Banco Central Europeo dijo el jueves que entregará su primer aumento de tasas desde 2011 el próximo mes, seguido de un movimiento potencialmente mayor en septiembre.



Bolsamania.



No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#644

El criptoprestamista Celsius detiene los retiros debido a las "condiciones extremas del mercado"


Celsius, una controvertida plataforma de préstamo de criptomonedas, dijo el lunes que estaba pausando todos los retiros, causando más dolor en el frágil mercado de las criptomonedas.

Celsius es uno de los jugadores más grandes en el naciente espacio de préstamos criptográficos, con más de $ 8 mil millones prestados a clientes y casi $ 12 mil millones en activos bajo administración. El grupo ofrece a los usuarios tasas de interés superiores a la media en sus depósitos.


“Debido a las condiciones extremas del mercado, hoy anunciamos que Celsius pausará todos los retiros, intercambios y transferencias entre cuentas”, dijo la compañía en un memorando a los clientes el lunes.


La medida ha generado preocupaciones sobre la solvencia de Celsius. La firma ha visto caer el valor de sus activos en más de la mitad desde octubre, cuando manejó $26 mil millones en fondos de clientes. El token cel de Celsius también ha borrado el 97% de su valor en el mismo período de tiempo. Celsius es el mayor poseedor de cel.


“Actuar en interés de nuestra comunidad es nuestra principal prioridad”, dijo Celsius en el memorando.


“En servicio de ese compromiso y para cumplir con nuestro marco de gestión de riesgos, hemos activado una cláusula en nuestros Términos de uso que permitirá que se lleve a cabo este proceso. Celsius tiene activos valiosos y estamos trabajando diligentemente para cumplir con nuestras obligaciones”.

Celsius no estuvo disponible de inmediato para comentarios adicionales sobre la situación cuando CNBC lo contactó.

No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

#645

Vigilando las señales de capitulación


La encuesta mensual de administradores de fondos de Bank of America a menudo contiene información valiosa sobre lo que piensan los inversores y la encuesta de junio no es diferente. 

Después de encuestar a 300 panelistas con un total de $ 834 mil millones en activos, BofA señala que los inversores les están diciendo a las empresas que "jueguen sobre seguro".

Prefieren que las empresas fortalezcan sus balances en lugar de aumentar el gasto de capital o devolver efectivo a los accionistas.


De hecho, el porcentaje de inversores que desean que las empresas refuercen sus finanzas (pagando deudas o abordando pasivos de pensiones) aumentó al nivel más alto desde enero de 2021 con un 44 %, frente al 41 % del mes pasado.


En otros lugares, las expectativas de ganancias globales han caído a un -72% neto, el nivel más bajo desde septiembre de 2008, y el optimismo sobre el crecimiento global ha caído a un nuevo mínimo histórico, dice BofA.

La descripción más popular de lo que será el contexto económico en los próximos 12 meses es "estanflación", con un 83 % que ahora espera un crecimiento por debajo de la tendencia y una inflación por encima de la tendencia.

Sin embargo, según la encuesta, todavía hay señales de que no hemos alcanzado los niveles de "capitulación".

BofA destaca que la mayoría de los indicadores señalan capitulación, como el efectivo como porcentaje de AUM, las expectativas de una economía más fuerte y las expectativas de mayores ganancias.

Pero la única excepción son las tasas de interés a corto plazo, dice BofA.


"Normalmente, en un 'gran mínimo', los inversores universalmente esperan que los bancos centrales entren en pánico y reduzcan las tasas... en 2022, el pánico del banco central va en la otra dirección, aumentando las tasas para revertir desesperadamente su exceso de estímulo de 2020 y 2021", dice BofA.




No importa lo fuerte que pegues, lo importante es mantenerse en pie.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar