¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog El Radar
Invierta en el sitio justo en el momento adecuado con la ayuda de Víctor Alvargonzález

Lecciones de una crisis

Aunque la tragedia griega no ha finalizado, si es cierto que esta “temporada” de la “serie” está acabando. Tal y como escribí en otro medio, la temporada acababa si o si el 20 de este mes. Se puede dejar de pagar al FMI – con el permiso de EE.UU. -, pero no a la empresa que te pone el riñón artificial, que en este caso no es otra que el Banco Central Europeo (BCE). No puedes estar viviendo del dinero del BCE y no pagarle el crédito que vence el día 20. Y menos cuando has cometido el error de ponerte en sus manos porque, al hacer un corralito, lo primero que hace cualquier griego es sacar todo lo que pueda - y como sea - del banco.
 
La crisis no ha acabado porque ya sabemos que esto es política, no economía. Grecia no debería haber entrado en el euro y no está en condiciones de seguir en él. Y todavía menos con el daño que ha hecho a la economía y a la confianza de los inversores este último episodio. Pero la decisión política es mantenerla dentro y el precio de esta decisión es subvencionar su permanencia. Y tampoco ha acabado políticamente. Al menos en Grecia. Después del “papelón” que ha hecho Tsipras, la inestabilidad parlamentaria está garantizada.
 
Pero de todo se aprende, y también de esto. A bote pronto se me ocurren algunas conclusiones para después de la batalla.
 

No gana nadie

Aunque al final da la sensación de que ha ganado la Troika, la realidad es que le debían 320.000 millones y ahora hay que poner más dinero, no menos. Una parte para pagarse a sí mismos – los europeos -, otra que va a perdonar el FMI y otra más para recapitalizar los bancos griegos, que se han quedado cual cajas de ahorro españolas. Se habla de hasta 25.000 millones de euros para este menester. Y hay que añadir la más que probable – y lógica - ayuda humanitaria.
 
 
Los griegos tampoco han ganado nada. De hecho, si el tema iba de recuperar la dignidad, no les podría haber salido peor. Era mejor el acuerdo al que dijeron que no en referéndum que el que ahora van a tener que firmar. Y su situación económica es ahora mucho peor que cuando empezó este sainete. Pasarán generaciones antes de que vean algo de luz. Si es que no acaban en un estado fallido donde campan por sus respetos los extremismos, las mafias, etc. Que cara sale no ya la dignidad, que no la han recuperado, sino simplemente el intento de recuperarla de mano de personas inexpertas.
 

¡Anda! Pues resulta que había una línea roja

Tantas veces dijo Angela Merkel que “esta es la línea roja que no se puede pasar”, y tantas veces la retrasó bajo la presión griega – y norteamericana, no olvidemos que Grecia está en la OTAN y su posición geoestratégica es muy importante - , que los negociadores griegos pensaron que no existía tal línea. Ahora saben que la había. Lo han comprobado la noche pasada. 
 
Es muy duro que todo este desaguisado lo pague, como siempre, el ciudadano de a pie, griego y europeo (con sus impuestos), pero es de lo poco positivo que sale de esta crisis: entrar en el euro da derechos, pero también obligaciones (salvo que las incumpla un país muy fuerte, claro, pero así es la vida). Hay unas reglas mínimas y hay que respetarlas. No es malo recordar a los miembros del club que la demagogia puede dar votos, pero no perdona deudas.
 

Hay que saber plantarse

Como en el juego de las siete y media, el Sr. Tsipras pidió más cartas y ha ganado la banca. Y pidió cartas con un seis y medio en mano. El caso es que había jugado muy bien hasta la fecha. Había conseguido asustar de verdad a políticos y mercados poniéndose la cinta de kamikaze en la frente. ¿Y Varoufakis? Era perfecto para hacer de policía malo. Más que Grecia parecía que se iba Francia. Era el momento de plantarse. Habría conseguido un acuerdo que no había conseguido nadie antes. Había conseguido hasta que Obama llamara a la Sra. Lagarde, presidenta del FMI, la pusiera en posición de firmes y pasara de ser la más exigente a insistir en algún tipo de reducción de deuda (quien la vio y quién la ve). Además, el periodo de amortización de la deuda se ampliaba enormemente. Sólo tenía que pagar unos intereses del 0,5% que, considerando como cotiza su deuda, es un regalo. Pero ahora tiene que avalar. Y pasar por la humillación de hacerlo aportando las joyas de la abuela a un fondo que al final gestionará Grecia, pero con “supervisión” de la odiada Troika. Toma dignidad.

 

La política y la economía no mezclan bien

Nunca lo han hecho. Si el euro fuera una empresa – y no deja de ser un concepto económico, pues es una divisa - esto jamás habría ocurrido. Para empezar porque todas las empresas tienen mecanismos para que un socio disconforme pueda abandonarlas y que no sea una tragedia. Y, al no haber llegado tan lejos la situación, tampoco habría costado tanto la solución. El socio con el 2% podría haber abandonado la empresa recibiendo un buen precio por sus acciones, considerando que, además, la montaba en las juntas de accionistas. 
 
Pero los políticos no piensan que un proyecto pueda tener procesos de ajuste. ¿Para qué establecer mecanismos de salida para casos extremos, si ellos no se equivocan? Cogido el tema a tiempo – cuando la deuda era manejable - Grecia se habría tomado unas vacaciones y con un poco de generosidad – no trecientos mil millones – habría tenido oportunidad de reestructurarse y, de hacerlo bien, volver más tarde a la sociedad.
 
En este tema yo siempre he apostado por la realidad: mejor un divorcio con una buena pensión compensatoria que un matrimonio que acaba en divorcio pero que entre medias genera un enorme sufrimiento. Pero yo soy economista, no político.
 
¿Servirán de algo estas lecciones? No lo creo. En meses, un año a lo sumo, volveremos a las mismas. La Eurozona – los contribuyentes - seguirán pagando la tozudez política y los griegos sufriendo. La realidad muerde y este no será el último bocado que este tema de al bolsillo de los contribuyentes o a la dignidad de los griegos. Como pone en las series de televisión: fin de la tercera temporada. No se pierdan la siguiente.
 
 
Que tengan una buena semana.
 
  1. #1

    Valentin

    Buenos días Víctor, gracias por el artículo.

    Aunque la serie de temporada esta acabando, desafortunadamente la crisis de deuda griega no ha acabado. Me temo que vendrán episodios nuevos mucho más dramáticos: la puesta en práctica en Grecia de los acuerdos convenidos en el tercer rescate. Ello puede dar lugar a manifestaciones no pacíficas e incluso a la elección de algún partido popular alternativo que les saque de la situación crítica en la que se encuentran.

    Bueno dicho esto, si me gustaría saber a que distancia se encuentra España o Italia (por nombrar dos grandes países de la EU) con elevado endeudamiento.

    Saludos, y que tengas un buen día
    Valentin

  2. #2

    Ismael Vargas

    Al parecer no se ha tomado conciencia del coste de un corralito para una economía, y han esperado, bajo mi punto de vista, demasiado en intentar encontrar una solución, al menos si estaban convencidos que no querían salir del euro...
    Al final como decía en el foro es darle una patada hacia delante a un balón, un balón medicinal que cada vez pesa más y va acostar más de mover...

    Otro problema añadido será la formación de un nuevo gobierno... ¿Será un gobierno crítico o complaciente? ¿Hasta qué punto se puede blindar ese tercer rescate?

    Dada la situación a mi no se me ocurre forma de entrar a través de bonos en Grecia...

  3. #3

    Solrac

    Desgraciadamente, tengo la misma sensación: esto no ha hecho más que empezar. Y el euro, para mí al menos, queda muy tocado.

    Saludos.

  4. #4

    Publicis

    Excelente análisis, Víctor.

    ¿Crees que esta "tragedia" por fases, desembocará finalmente en una salida de Grecia del Euro?

    ¿Ves posible que Grecia tenga algún futuro, sin reestructurar su impagable deuda y/o tener su propia moneda con Banco Central propio, que reconstruya -poco a poco- su destrozada economía?

    Gracias, como siempre y Feliz Verano...

  5. #5

    dilbert

    A mi no me convence nada de lo que está pasando. Los griegos estiran la cuerda, convocan un referendum arriesgado (ya de por sí un sopapo a la UE), lo ganan aplastantemente. E inmediatamente después Varoufakis dimite, justo antes de la apertura de los mercados! (que detalle por su parte eh?) Inmediatamente Merkel y Hollande, aún con la cara caliente del tortazo, se reúnen esa misma tarde para afirmar que aún hay 'posibilidades de un acuerdo'. En serio??? ¿Por que no mandaron a paseo a Tsipras en ese mismo instante? Además Obama por ahí maniobrando para que Grecia permanezca en el Euro.

    Así que con todas las cartas en la mano, coge Tsipras y se pega un tiro en el pié. 'Inexpertos negociadores' dirá alguno, pero lo siento, no cuela. Estos no son Rajoy y De Guindos, que nos vendieron en un fin de semana (por un plato de lentejas que al final De Guindos ni siquiera se ha comido). Estos tipos son correosos y han tenido a la UE cogida por las p... durante meses.

    Pero nos vamos enterando de más cosas más allá de los titulares de 'Tsipras se rinde'. Ahora resulta que hay un 'paquete de rescate' de 80.000 millones. Vaya, ¿no se trataba de que devolvieran el dinero? Y les prestamos más! Que victoria! Y que no hay quita de la deuda pero se 'reestructura', período de carencia, bajo interés, hmmmm.

    Ya sabíamos que las instituciones no iban a salir diciendo que Tsipras les había derrotado. Fuese cual fuese el resultado, el discurso tenía que ser diferente. Pero me parece que a Merkel se le ha ido la mano con el postureo de vencedora y empieza a haber autentico odio a Alemania recorriendo las redes sociales europeas.

    Creo que aún se tiene que posar el polvo de esta batalla para que nos enteremos de qué ha pasado, más allá de la pura propaganda que están virtiendo los medios.

  6. #6

    Víctor Alvargonzález

    en respuesta a Valentin
    Ver mensaje de Valentin

    Buenas tardes Valentín,

    Totalmente de acuerdo. Lo único que se ha hecho es, como en otras ocasiones, darle una patada a la lata hacia delante. Salvo que en la segunda ronda se aplique una quita muy significativa, y parece que el FMI ahora está dispuesto a "sacrificarse" (Europa lo tiene directamente prohibido, como bien dice Schauble, especialmente el BCE). Y aún así.

    En cuanto a la distancia con España, no tendría espacio para poner las diferencias. Y con este último "palo" que se ha infligido la economía griega - económico y de confianza crediticia -, mucho más.

    Los políticos dicen muchas mentiras, pero en lo de que España no es Grecia tienen toda la razón, como muestran las primas de riesgo. Solo coincidimos en el paro, pero con la pequeña diferencia de que España puede crecer y de hecho está empezando a hacerlo y Grecia lo tiene muy crudo. Y donde hay crecimiento se reduce el paro.

    Un saludo,

    VA

  7. #9

    Víctor Alvargonzález

    en respuesta a Publicis
    Ver mensaje de Publicis

    Yo creo que tarde o temprano tendrá que salir. Pero la mía es una visión basada en el sentido común y en la economía, no en la política. Y si Grecia sigue en el euro es por una decisión política. Y mientras la idea sea mantenerla cueste lo que cueste por su posición geoestratégica y porque está en la OTAN, etc., etc., pues ahí estará.
    De nada y felíz verano
    VA

Autor del blog

Envía tu consulta

¿Quieres conocer tu perfil de riesgo?

Rellena nuestro test y descubre cuál es tu perfil de riesgo.

Descubrir mi perfil


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar